Amor no correspondido

Publicado por Trent en el blog Entre dos tierras. Vistas: 125

Qué los japoneses son una raza aparte ya lo sabemos todos; hasta que punto llega su bizarrismo aún no podemos hacernos una idea. Uno lee y ve muchas cosas, muchas extravagancias provenientes de ese país (los videos para adultos nipones son fuente inagotable de rarezas a cada cual mas desagradable y extrema)… aunque insólitos, no dejan de ser actos aislados y rebuscados. Locos sueltos hay en todas partes, piensa uno.

Algo más serio es conocer acerca de un nuevo y enfermizo fenómeno que arrasa en Japón: El alquiler de muñecas hinchables de alta calidad. “No será para tanto”, pensarán, “será como en Occidente con las , algo simplemente anecdótico… para fetichistas… minoritario”. En absoluto. Veámoslo.

Hace años empezaron a aflorar en la Internet japonesa alguna que otra web (como ) en la que vendían muñecas hinchables de silicona y altísima calidad (allí se le conocen como “dutch wives”, y según prometen su textura, libre de costuras, es muy similar a la de la piel humana). La compra, en la empresa que cito, además incluía un servicio post-venta de por vida y la tranquilidad de saber que a la muerte del propietario se comprometían a recogerlas y a celebrar un ritual budista donde consagrar el “alma” de la muñeca para la eternidad. A pesar de su elevado precio (unos 600.000 yenes, 4.385 euros) la cosa funcionó bastante bien, y a algún avispado empresario se le ocurrió “¿porque no alquilarlas?, así mucha mas gente podrá acceder a ellas”. Acababa de nacer el fenómeno.

Las ventajas de ser propietario: te las puedes llevar de paseo o a la playa

¿Como operan? Una de las muchísimas empresas que ahora se dedican a este negocio es (Bosque de muñecas). Tras pagar los 15 euros de “matrícula”, ya puedes empezar a alquilar muñecas (nunca comprarlas) a tarifas que van desde los 95 euros por 70 minutos, a los 330 euros por 24 horas. (Aparte el gasto de transporte hasta tu casa o la habitación de hotel donde te alojes).

Las muñecas, en su mayoría, tienen el aspecto de ; otras imitan el look de . Como extra puedes elegir el : colegiala, sirvienta, enfermera, ropita interior, pijama, etc.

Aún pensarán que estoy exagerando, que no puedo estar hablando en serio. El mejor ejemplo para demostrarles lo contrario es que hasta los diarios de allí hablan del tema con la naturalidad de lo que ya es un fenómeno asentado. En el artículo titulado “Mientras los barrios de prostitutas languidecen, las muñecas arrasan” (Mainichi Daily News) podemos conocer muchos datos al respecto (fragmentos):

Los barrios de prostitución ven como menguan el número de clientes debido al espectacular crecimiento de las muñecas de alquiler, y muchos de los empresarios del sexo se cambian a esta modalidad por sus numerosas ventajas: “Aunque son un poco caras, una vez que las compras no te tienes que preocupar de los gastos de sueldo. No se quejan, no faltan nunca a trabajar y tampoco tienen días libres”.

Es tal el éxito que Doru no Mori va a abrir una sala de exposición para mostrar todas sus muñecas disponibles: “Hay muchos tipos diferentes de muñecas. Creemos que nuestros clientes estarán contentos si tienen un sitio donde puedan ir a ver y tocar todas las disponibles”.

Y hay nuevas iniciativas empresariales al respecto, como las de Pastel Color Doll, que ahora ofrece un exclusivo servicio: tríos. Los clientes que lo contratan se llevan a una muñeca y a una chica humana. Koi, una de las implicadas cuenta su desconcertante experiencia: “La primera vez fue realmente extraño tomar parte en el trío. Allí estaba ese chico gastando toda su energía con la muñeca. ¿No crees que es bastante insultante?”.

(También ofrecen una entrevista con un fanático coleccionador de muñecas. En su web podemos ver )

Tras la exitosa marcha de las ventas y el alquiler era inevitable el siguiente paso: ¿Por qué no montar un burdel de muñecas? alquila, en pleno centro de Tokyo, con baño, aseo, y lo más importante: una amante de latex.

La tienda tiene actualmente en “plantilla” a 17 “hermosas jovencitas”, con una tarifa de 12.000 yenes (88 euros) por 90 minutos. A pesar del precio (similar al de los locales que ofrecen chicas reales) el propietario comenta “En un buen día podemos tener hasta 30 clientes”. Sobre que tipo de personas son atraídas por tal entretenimiento añade: “desde adolescentes a hombres que ya pasan los 60. La mayoría parecen ser personas tranquilas y tímidas, quienes probablemente se sienten más cómodos con una muñeca que con una mujer joven. Algunos traen bolsas de la compra con mas trajes. Supongo que les entretiene vestirlas y sacarles fotos.”
  • Trent
  • Isisotis
  • Trent
  • Cm_Blast
  • Asher
  • Asher
  • Isisotis
  • Trent
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario