Amor a primera vista.

Publicado por Skafôlickësh en el blog This is HARDCORE. Vistas: 76

Papá insiste en molestarme a base de ruidos. Yo he cambiado completamente mis horarios de sueño y de vela, permaneciendo despierta casi únicamente en la noche, que es cuando puedo disfrutar de algo de calma. Suelo tener el sueño muy pesado, así que pensé que no habría problema en dormir durante el día, pero subestimo siempre la capacidad de joder de mis familiares; cada día, luego de abrir y cerrar violentamente mi puerta, papá hace el mayor ruido que le sea posible lo más cercano a mi habitación que le permita el cinismo. Hoy fue el colmo de la impertinencia. Puedo soportar el ruido de la aspiradora, puedo fingir que tolero que rechine los dientes, puedo soslayar el hecho de que haya desarmado mi computadora para pasarle un trapo al escritorio, puedo aguantar la televisión a todo volumen, pero hoy, desgraciado día, papá sumó a todo esto música de cantina. Asquerosa música arrabalera que él mismo detesta pero que pone sólo por joder, joder, joder. Me levanté a las 11 de la mañana murmurando -¡gritando!- algo parecido a "¡Cómo chingaaaaan, me voy a ir a una puta cantina de narcos a ver si allá tienen algo menos corriente, qué asco!"-.

Y me fuí. No a una cantina de narcos, sí al centro, con suficiente dinero en la bolsa para entretenerme todo el día, con los ojos hinchados de haber dormido escasas tres horas, con la estupidez puesta en vez de un sweater que me cubriera un poco del viento frío que me hizo volver a casa un par de horas después, no sin antes haber pasado por un par de librerías y un par de boutiques -donde compré cosas que no me gustaban ni me quedaban, a ver cómo las regreso mañana; no quiero hablar de ello.-

Entré en la primer librería buscando las Obras Completas de Efraín Huerta, o por lo menos Estampida de Poemínimos. No los encontré, pero perdida en el estante de poesía mexicana, vino directo hacia mí Lolita. La tomé, la observé, la toqué. Era una puta muy cara, pero me armé de valor y la hice mía.

Llevaba mucho tiempo buscándola, y no aparecía por ningún lado. De haber ido hoy a la librería con el propósito de encontrarla, no lo hubiera conseguido. Por eso -también- me cae bien Efraín Huerta (de quien mañana iré a encargar Obras Completas, a ver en cuánto me sale). Lolita me acompañó un rato en una banca vacía del Jardín Velasco, pero nos fuimos cuando el viento fue tan fuerte como para mojarnos con el agua que le robaba a la fuente de Balandra.

Yo la amo. E iré con ella justo ahora. (Sólo espero que no nos interrumpan mis ánimos alcohólicos, y quiero que conste que esta vez no fuí yo quien buscó la fiesta, sino que la fiesta llegó hacia mí disfrazada de una llamada telefónica. Estamos aún a tiempo de decir que no; Lolita es muy chica -y muy puta- como para ir a esos ambientes. Se me va a escapar con alguien).
  • _PikMiN_
  • Jade
  • SR_TERROR
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario