Alquimia

Publicado por Kir en el blog Kir, Le cardinal. Vistas: 38

La historia de la alquimia occidental comienza en el siglo XII en España, en ese entonces frontera del mundo occidental y el mundo árabe. Los católicos recuperan poco a poco la península Ibérica y se apropian de los tesoros de las bibliotecas árabes, ricas en textos sobre medicina, matemáticas, astronomía y alquimia. Los europeos descubren los escritos de Djabir ibn Hayyan y Muhammad ibn Zakariyya al-Raza (Geber y Rhazes en latín), alquimistas árabes de los siglos VIII y IX, a su vez herederos de una sabiduría transmitida desde la Antigüedad.
...En los siglos XII y XIII, además de las traducciones de los textos árabes, numerosos manuscritos originales circulan por Europa.La mayoría no son más que libros de recetas químicas elementales, sin enlace esotérico. Es difícil determinar los autores y las fechas: a menudo, los alquimistas utilizan nombres ficticios. En los siglos XIV y XV, la alquimia alcanza el apogeo de su gloria.

EL LIBRO DE ABRAHAM EL JUDIO

...En los alrededores de 1330, nace en la ciudad francesa de Pontoise Nicolás Flamel. Aunque sus padres son de extracción modesta, aprende a leer y a escribir en francés así como un poco de latín con los monjes benedictinos. Se convierte en aprendiz de escribano de maese Gobert, luego compra un cargo de jurado-librero-escribano. Su bufete, que lleva el emblema de la flor de lis, está situado cerca de la iglesia Saint-Jacques-la-Boucherie, de la que aún sigue en pie la famosa torre Saint-Jacques.
...Ahí lleva las cuentas de pequeños comerciantes, enseña a los burgueses a firmar con sus nombres, copia e ilumina manuscritos: aún no existe la imprenta. Según sus relatos, un ángel se le aparece una noche mientras duerme y le muestra un libro extraordinario. Sin embargo, despierta antes de poder leer su contenido. Intrigado, conserva el recuerdo del sueño. En 1357, un hombre entra en su tienda y le ofrece un volumen encuadernado en cobre. Flamel lo reconoce: es el libro que vio en las manos del ángel. No duda y lo compra por la suma de dos florines.
...La obra, firmada por Abraham el Judío, lleva en la primera página una maldición destinada a los que osaran ir más lejos en su lectura a menos que fueran sacerdotes o escribanos. Siendo lo último, Flamel se siente protegido y empieza a leer. El libro proviene seguramente de las pertenencias abandonadas por un judío que fue arrestado y que huyó precipitadamente para escapar de la hoguera. Contiene tres cuadernillos de siete hojas, en total 21 hojas cubiertas de textos alquímicos que Flamel no comprende.

...Durante casi veinte años, Nicolás Flamel intenta descifrar los misteriosos cuadernillos con la ayuda de su mujer, Pernelle. No abandona su tienda, pero cada tarde pasa varias horas absorto en el hermético manuscrito. Sin embargo, el trabajo no progresa y Flamel pierde las esperanzas. Los alquimistas que consulta tampoco logran esclarecer el misterioso texto. Flamel quisiera encontrar la ayuda de una sabio hebreo, pero los judíos, perseguidos desde los tiempos del muy católico Felipe el Hermoso, huyeron de Francia o se convirtieron para perderse en el anonimato.
...En 1378, durante una peregrinación a Santiago de Compostela, Flamel encuentra a maese Canches, antiguo médico judío convertido. Le habla del misterioso volumen y le muestra una copia de algunos pasajes que trae consigo. Maese Canches, entusiasmado, está convencido de que el libro se refiere a la Cábala, antigua tradición judía esotérica fundada en la interpretación mística del Antiguo Testamento. El médico decide acompañar a Flamel a París para ver el manuscrito original. En el camino, explica al francés sus claves de interpretación y los dos hombres se ponen a trabajar con los extractos traídos por el escribano.
...Sin embargo, maese Canches, ya enfermo, antes de su encuentro con Flamel, debe detenerse en Orleans. Agoniza durante varios días y muere sin haber visto París ni el manuscrito original de Abraham el Judío.

...No obstante, con su ayuda, Flamel aprendió lo suficiente como para proseguir sus investigaciones. Durante dos años, estudia el manuscrito y realiza experimentos. En sus textos cuenta que el 17 de enero de 1382 consigue un primer resultado: "La primera vez que hice la proyección, utilicé mercurio y convertí alrededor de media libra en plata pura, mejor que la proveniente de la mina, como ensayé e hice varias veces". Según sus declaraciones, Flamel descubre el elixir blanco, el pequeño magisterio, que transmuta el mercurio en plata. Se sabe próximo a la Gran Obra, próximo al oro.
...Tres meses más tarde, en abril, Flamel realiza el elixir rojo, la piedra filosofal. "Hice la proyección con la piedra roja sobre similar cantidad de mercurio, nuevamente en presencia de Pernelle solamente, en la misma casa, el veinticinco de abril siguiente del mismo año, alrededor de las cinco de la tarde, y lo transmuté verdaderamente en casi la misma cantidad de oro puro, ciertamente mejor que el oro común, más dúctil y más maleable". A los cincuenta y dos años, el pequeño escribano posee un poder aún mayor que el de un rey: puede fabricar oro. Sin embargo, se mantiene discreto y no modifica sus hábitos de vida por temor a atraer la atención.

LA FORTUNA DE FLAMEL

...Esta historia está tomada de los textos que se dice fueron redactados por Flamel mismo, en los que, en realidad, no habla jamás en forma clara sobre su método de trabajo, contentándose con evocar sus "proyecciones". Sin embargo, un hecho permanece: A partir de 1382, Nicolás Flamel se convierte en un hombre rico. Participa en numerosas obras de caridad, funda catorce hospitales y tres capillas. Los rumores sobre su fortuna corren por la capital. ¿De dónde viene el oro? Para algunos, no cabe ninguna duda: posee el secreto de la piedra filosofal; para otros, es simplemente su bufete de escribano el que le asegura buenos ingresos: tiene a su servicio varios copistas y entre su clientela se encuentran las mejores familias de París.
...En Trésor de Recherches et Antiquiez Gauloises et Françoises, Borel, médico y consejero de Luis XIV, escribe en 1655: "También llegó (la fortuna de Flamel) a oídos del rey, que envió a su casa al señor Cramoisy, relator del Consejo de Estado, para saber si lo que se decía era verdad, pero lo encontró en la mayor humildad, utilizando incluso vajilla de barro. Pero, se sabe, sin embargo, por tradición, que habiéndolo considerado un hombre honesto, Flamel se sinceró con él y le dió un matraz lleno de su polvo, que se dice fue conservado por largo tiempo en esa familia, lo que lo obligó a proteger a Flamel de las investigaciones del rey". Después de la muerte de Flamel, el 22 de marzo de 1417, su casa y su tumba son saqueadas por la gente que busca el escondite de la piedra filosofal. No encontraron nada. El libro de Abraham el Jusío reaparece, dos siglos después, en manos del cardenal Richelieu. Actualmente, no se sabe qué fue de él.
  • Kir
  • Kir
  • Kir
  • Kir
  • Kir
  • Yuki
  • KamiiFire
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario