Ah, claro.

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 88

Porque admiraría la maldad absoluta y pura... pero no creo que exista en el hombre, como la música, llegamos y le pusimos nombre, no concibo un hombre simplemente malo aunque todo mundo diga que existen.

Porque los centros comerciales me saturan, como catedrales eclesiásticas de algo que nos carcome, un culto de destrucción humana.

Porque callar siempre que hay que gritar y no dejar de parlotear cuando se necesita un silencio libertador sería algo fácil, si pudiésemos reflexionar como los únicos capaces de hacerlo en el mundo que conocemos.

Porque si dejáramos de pretender y comenzáramos a vivir, las consecuencias serían, simplemente, buenas.

Porque la poesía no fuera ya barata, ni la música ni ninguna arte. Ya que si no hay límites de creación artística, y el amor y el universo son las únicas cosas ilimitadas (o por lo menos en potencial) que conozco, no debería haber prisión para ninguna de éstas.

Porque la corrupción y el sometimiento son cosas mundanas, ignobles e indignas; porque todos lo sepan y para que todos puedan darse cuenta de la calidad de sus acciones.

Porque es personal, individual e íntegro. La esperanza, la humanidad.

Porque somos homogéneos y heterogéneos a la vez, por respeto, pero sobre todo por respeto a nosotros mismos.

¿Por qué maldad?
¿Por qué corrupción?
¿Por qué juego?
¿Por qué odio?
¿Por qué envidia?
¿Por qué amor?
¿Por qué fraternidad?
¿Por qué encarecer?
¿Por qué límites? ¿Cuántas veces nos hemos demostrado que esas líneas son imaginarias, incluso cuando creíamos que no lo eran definitivamente?


Porque no todos humanos, ni todos hombres, ni todos lo seremos nunca mientras sigamos siendo millones... de cosas... que quiero... que digo.

Porque sí. Y contra esto luchar.
  • Distroyer
  • CENTSOARER
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario