Ahá, ahá, ahá.

Publicado por Skafôlickësh en el blog This is HARDCORE. Vistas: 84

Hoy compré un mouse óptico. Es agradable. El anterior tenía serios problemas (yo digo que estaba lisiado, mi papá dice que tenía delirio de persecusión) y no me dejaba hacer nada tranquilamente. Por eso dejé de diseñar y abandoné lo del dominio, creo.

Hablando de, hoy recordé que hace un mes y medio el Cuerno se fue al DF diciendo que volvería en dos meses y que fuera haciendo unos carteles (o algo así) para un evento de música electrónica que pensaba hacer. Espero que ya se le olvidara, como todo.

Pensaba formatear hoy la computadora y quedarme sólo con lo más básico (y de paso dejar Firefox, que de tanta tierra que le echa el Osito ya no me llena) y con el montón de programas de edición gráfica que andan por ahí, que en realidad son muchos más de los que yo pensé que tenía.

Ésta cosa está llena de basura y yo sin darme cuenta. De cada mil fuentes que me ha pasado Juan, unas 200 están defectuosas. En mi carpeta de música hay unos 800 megas de rap y hip hop de los que yo no tenía conocimiento. También hay dos discos de Eros Ramazzotti y uno de Laura Pausini. Creo saber quién fue. O no, en realidad. Sé que fue alguna de las gemelastras, pero no tengo idea de cuál.

El caso es que no se deja. No quiere. Se niega. Y como yo no pienso estarme peleando con una computadora, la dejaré ser hasta que explote y sea feliz.

Ays.

Bajé de peso. Después de haber hecho algo muy estúpido, he vivido con un miedo terrible a engordar. Es cosa de comer una rebanada de pizza y a la media hora sentir un cosquilleo en las caderas, en los brazos, en el vientre, en cada sitio de mi cuerpo que pueda llenarse de grasa y celulitis asquerosas. Y ésta semana ha estado especialmente llena de cosquillas. Recuerdo dos hamburguesas, una pizza, una bolsa de Hot Nuts, comida china, tacos, frituras. Y hoy me encontré con que peso 3 kilos menos que el domingo pasado. Y es terrible. Porque cuando bajo de peso de momento me siento feliz, pero al minuto siguiente entro en pánico porque eso significa que tengo un compromiso mayor con la báscula de no subir de ahí jamás. Y es horrible. Entre menos peso más cosquillas. Y ahora resulta que cuando como ensaladas por dos meses no bajo nada y atragantándome de comida bajo 3 kilos en una semana. Voy a enloquecer.

Necesito amor.
  • Kernel
  • Kernel
  • Distroyer
  • Skafôlickësh
  • Skafôlickësh
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario