Agonía

Publicado por Heros en el blog Escritos y reflexiones. Vistas: 138

Avisaba la lúgubre campanilla el llegar de la medianoche,
mientras hallábame perdido en mis viejas meditaciones,
cuando un lánguido sonido vínome a despertar.
¿A estas horas quién podría estropear mi dormitar?
Oteé con mis durmientes pupilas la sombría alcoba,
permitiendo a las sombras jugar con la luz y la oscuridad.
Esperando a que alguien me contestara, pregunto a la nada:
“¿Quién eres y qué quieres? Respóndeme, no te hagas de rogar.”

(El silencio vuelve a reinar)

La brisa otoñal susurraba tras mi espalda, para mi desasosiego.
¡Cruel murmullo burlón que juega sin razón con mi desvelo!
Vuelve a escucharse el sonido, esta vez más cerca;
un sentimiento de pavor recorre mi ya debilitado cuerpo.
Vislumbro una pequeña figura cerca de la puerta,
¿Será acaso este el origen de mi tormento?
La luz se desvanece y con él mi esperanza de encontrar la respuesta.
¿Por qué recuerdo aquél cuervo con su ronca voz diciendo: “Nunca más”?

(El silencio vuelve a reinar)

Con extremada lentitud veo el pasar del tiempo en la oscuridad abisal;
durante minutos esperaba que el alba llegara para poderme rescatar.
Acerquéme con pausado andar hacia el pardo umbral,
donde me encontré con una muñeca de porcelana que creí extraviar.
El polvo se había deposito en su tez inmaculada, perdiendo su brillo original.
¿Cuánto tiempo hace que tenía aquello?, ¿cuatro años quizás?
El mismo tiempo hace que su amada partió para no volver jamás.

(El silencio vuelve a reinar)

Afloró en su mente varios recuerdos que pensaba tener olvidados,
salpicados de penas y alegrías, de miedos y temores.
Eleonor se llamaba aquella chica de viva mirada,
tan sonriente estaba que incluso en su muerte feliz estaba.
Fue un día de enero cuando todo terminó;
la joven yacía, durmiente, en su lecho de suave tisú,
abrazada a su regalo que le ofrecí cuando era niña.

(El silencio vuelve a reinar)

Miraba a la muñeca mientras me sumía en mil añoranzas,
pensando que con ello aquella mujer reviviría.
¡Fútil esperanza -me decía- pensar que tal cosa ocurriría!
Pero ante mis ojos algo prodigioso ocurrió,
¿acaso vi en esos ojos inertes un fugaz halo de vida,
y un inaudible musitar que me invitaba a escuchar?
Permanecí callado, en la penumbra, esperando a lo que pueda pasar.

(El silencio vuelve a reinar)

“Desde mi rincón olvidado escuché hace días tu voz exclamar,
el pedir que algún día Eleonor y tú juntos pudiéseis estar.
No te preocupes por ello -dijo- el buen Dios te ha escuchado
y ese romántico deseo se te concederá.
Ahora recuestaste en la cama y deja caer tus párpados cansados,
y en cuanto llegue el alba reposarás junto a tu amada.”

(El silencio vuelve a reinar)

Hice caso omiso a las extrañas palabras de aquel ser espectral,
con el ánimo enardecido vi mi temor alejar.
¿Eleonor, realmente me has hablado con aquello que te hice regalar?
No te preocupes, querida, pronto estaremos en el mismo lugar.
Dejé que la noche inundara mis ojos; y en mi cuerpo, la tranquilidad.
Cuando ya mi alma parecía haberte encontrado, alcé mis manos,
abrazándote en mi agonía, para no dejarte escapar: nunca más.

(Por fin el silencio eternamente reinará)
  • Bugs Bunny
  • Okita
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario