2ª conti hentai d su mejor amigo

Publicado por Ewilan en el blog gaby. Vistas: 190

- ¿Sentimientos? ¿Que te hace pensar que yo albergo cualquier sentimiento hacia ti? Solo quiero saber que clase de instrumento toco yo en esta orquesta, porque no entiendo nada.
Inuyasha se acercó despacio a ella y entonces Kagome cogió la botella de champán que estaba encima de la mesa como si fuera un arma.
- No te atrevas a acercarte a mí ¿me oyes? ¡Como te atreves a insinuar que yo pueda entretener a Naraku para que tú hagas de espía!
- Kagome yo no he insinuado eso, y con entretener no me refería que a que hagas de puta de Naraku.
- ¿Ah no?
Inuyasha se movió ágilmente para llegar hasta ella Kagome levantó la botella y él bloqueó el movimiento presionándole el brazo con fuerza para impedir el golpe sin hacerle daño, el líquido empezó a verterse por el cuerpo de Kagome dejándole la blusa pegada al cuerpo y la piel pegajosa. Entonces Inuyasha la recorrió con la mirada despacio como si estuviera aprendiéndose de memoria cada curva de su cuerpo. Kagome se llevó instintivamente una mano hasta el pecho.
- ¡No! –dijo Inuyasha -no me ocultes nada de ti.
Kagome le miró a los ojos como si estuviera en trance y bajó el brazo y en ese mismo momento un trueno resonó en la ventana y comenzó a llover débilmente al principio y con más fuerza después.
Inuyasha acercó su mano hasta la blusa y comenzó a desprender lentamente cada botón, hasta que se deslizó hacia el suelo, la apoyó sobre la ventana y empezó a lamer el líquido que bajaba por su pecho y se perdía por su falda. Tenía la boca ardiendo y su lengua se movía rítmicamente por toda la piel desnuda, cada gota que absorbía le producía un cosquilleo que se reflejaba en la zona inferior de su cuerpo mientras se iba empapando poco a poco de champán y de su propio flujo. Inuyasha siguió avanzando inexorablemente por donde bajaba la bebida y Kagome se tensó en respuesta a la sensación que sus labios le producían y a la expectativa de dónde llegaría mientras bajaba cada vez más. Pero como si Inuyasha le hubiera leído el pensamiento empezó a subir en vez de bajar abriendo el sujetador para introducir un pecho en su boca, fue como si la tormenta que ya golpeaba con fuerza fuera se hubiera adentrado también en su cuerpo, al tiempo que Inuyasha mordisqueaba despacio los pezones totalmente erectos y una mano bordeaba su falda para encontrar el cierre y soltarlo; le costó un poco, porque Kagome no dejaba de moverse inquieta contra su cuerpo, pero al fin pudo sacársela, entonces bajó la lengua por sus caderas tirando de la ropa interior con su boca y después con sus manos dejándola expuesta a sus caricias, introdujo sus muslos entre los suyos para abrirla aún más, Kagome notó su respiración caliente quemándola y a continuación la humedad de su lengua rasposa. Kagome gritó sin poder evitarlo y entonces él subió hasta su boca absorbiendo con su boca sus gemidos. Antes de que pudiera reaccionar Inuyasha la irguió sobre la comoda y bajó la cremallera de su pantalón hasta liberar su miembro introduciéndose fuertemente en ella. Kagome elevó las piernas y le clavó las uñas en los costados debido a la presión que él ejercía en su cuerpo, pero él no se movió dejando que notara toda la envergadura de su pene dentro de ella.
Kagome se sentía completamente inundada por un calor pulsante que la atravesaba dejándole los músculos internos expuestos a su invasión y entonces comenzó a empujarla con fuerza arrastrándola hacia el centro de la tormenta con cada movimiento de su cuerpo hasta que irremediablemente él la guió hasta el orgasmo, pero esta vez no salió de ella sino que dejó que su semen corriera libre dentro de su cuerpo, dejándolos a ambos sudorosos y exhaustos.
Kagome lo miró entre la neblina del placer, él seguía vestido y ella estaba completamente desnuda, salió con cuidado de ella y entró en el cuarto de baño. Kagome se sentía incapaz de moverse pero como pudo bajó de la comoda. Entonces oyó ruido de agua se abrió la puerta y salió Inuyasha, desnudo como una escultura de un dios griego de bronce, la tomó entre sus brazos y la metió delicadamente en la bañera redonda llena de agua caliente y sales y después se metió él. Kagome comenzó a protestar e hizo un movimiento para levantarse pero Inuyasha la agarró por la cintura y empezó a lavarla cuidadosamente con la esponja.
- Yo sé lavarme sola –dijo Kagome que ya no sabía si el color rojo que teñía su cuerpo era del agua caliente o de la intimidad a que él la sometía.
- Si lo sé, pero déjame hacerlo a mí, solo por esta vez disfruta de las sensaciones sin pensar en nada- murmuró Inuyasha junto a su oído
La esponja recorría su cuerpo suavemente haciendo hincapié en todas las curvas que encontraba, mientras el agua caliente resbalaba por su piel y relajaba sus músculos.
Se apoyó en su pecho con la cabeza echada hacia atrás mientras él seguía acariciando cada trozo de su piel. Kagome notó su erección a través del agua.
- ¿No puedes estar excitado otra vez?- dijo Kagome sorprendida
- Pues ya ves… no entiendo de estadísticas -dijo Inuyasha, riéndose mientras le daba la vuelta para que quedara sentada a horcajadas entre sus muslos. La impulsó hacia delante para penetrarla hasta el fondo Kagome se agarró a sus brazos mientras él la subía y bajaba por su miembro endurecido, resbalando agua por todos los poros de su cuerpo, hasta que con un movimiento más fuerte de su pelvis llegaron juntos al clímax. Estuvieron un rato sentados sobre la bañera hasta que él salió, se colocó una toalla sobre la cintura y le ofreció su mano para salir, Kagome se la dio incapaz casi ni de andar y él la envolvió en una toalla y la llevó hasta la cama.
- ¿Has jugado alguna vez con fresas en la cama? -dijo Inuyasha
- Pues no y tampoco pienso hacerlo ahora, tenemos que hablar y no pienso dejarme chantajear con sexo -dijo Kagome tapándose con la sábana.
- ¿De verdad piensas eso? ¿Que estamos haciendo el amor para que te olvides de otras cosas?-dijo Inuyasha
- Ya no sé que pensar, pero si sé que me tienes que responder a algunas preguntas- dijo Kagome- ¿qué hace aquí Kikyo?
- Kikyo es el agente infiltrado dentro de la organización y actúa como la pareja de Naraku, debí decírtelo antes para que no te sorprendiera su presencia aquí, fue un error por mi parte.
- ¿Quieres decir que Kikyo se acuesta con Naraku para espiarlo? -dijo Kagome totalmente asqueada.
- Bueno no es eso exactamente, haces que parezca una prostituta.
- ¿Y me podrías decir la diferencia?, es que no la capto
- Tú no entiendes todos….
- Tienes razón no lo entiendo así es que será mejor dejemos este tema ¿Sabe algo Kikyo de la desaparición de mi hermano?
- No, pero no te preocupes sabremos algo antes de que nos vayamos, dentro de unos días habrá una nueva entrega de armas si conseguimos pruebas de la transacción entonces los tendremos en nuestras manos.
- ¿Y que pasará entonces con mi hermano y Rin?
- No te preocupes Kagome te prometo que averiguaremos antes donde están.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario