ℓιттlε Pєяsơηαℓ εmσtισηs ~

Publicado por Teffu en el blog Liттlє Pєrsoηαl єmotioηs ~ !. Vistas: 149

A mi manera bastante compleja, y me gustaría ser más simple de lo que aparento. Me tomaré la molestia de poner mis pequeñas cosas personales aquí.

Nací el 17 de Mayo de 1993, por césarea, según mi madre a las 10.30 pm. Por el Dr. Taboada (Que ironicamente años después me terminaría enseñando a mi...) Y sí, recuerdo esos pequeños detalles, o al menos eso es lo que me han contado. Que era moradita, que casí la enfermera se equivoca de cama (¿Y si de verdad lo hizo? Sería hija de ricos... O muy pobre) Bueno, después nací en... Perú, Ucayali, Pucallpa. Y no, para los que conocen el Perú... NO, no vivimos con los monitos detrás de nosotros, ni los "leones" a nuestro lado -que estúpido- Es una ciudad normal con muchos arboles y mucho calor, más las lluvias.

Mi infancia la pase de forma normal, mirando esas películas de Disney, que de seguro atrofiaron mi mente, era bastante inteligente para mi edad. Me adelantaron un año motivo con el cual terminé mis estudios a una corta edad. Cursando el 4to de primaria me cambiaron por primera vez de colegio, siempre fui a colegios privados, y para ese entonces no tenía muchos amigos... Me consideraba bastante antisocial. Al pasarme a mi segundo colegio, nunca me volvieron a cambiar, descubrí varias cosas, una de las tantas era de que a pesar de ser muy niños podían ser bastante destructivos y muy hdp. Los consideraba mis amigos, quería encajar, quería que me vieran "normal", tardé me di cuenta que ser única y diferente a los demás era lo que me hacía mejor que ellos.

En la secundaria me volví más estudiosa, empezé a resaltar más por mis logros academicos, a tal punto que mis "compañeros" todo y cada uno de ellos, solo me hablaba por qué querían algo de mi para aprobar. Eran tan estúpido que no sabían despejar una expresión algebraica, o no recordaban quién escribió la carta de la Independencia... Me dejé llevar por ellos, y por seguir queriendo encajar. A cambió de eso encontré otro lugar y otro hobbie bastante agradable. Ver animes, escribir fan fics. Quizá eso fue el mundo al que fui entrando... Hasta que conocí Cz, y todas las concepciones que tenía de los amigos y las largas distancias. Las deje de lado. Poco a poco aprendí a encontrarme a mi misma, mientras que, pararelo a eso... Para ellos seguía siendo rara, antisocial, aunque a decir verdad todos sabían mi nombre.

Conocí personas maravillosas, ygracias a Dios aún sigo teniendo contacto con ellas, aprendí con los años después de muchos intentos míos fallidos, que esos que consideraba mis "amigos" eran personas falsas. Que se dedicaron a reirse de mi. Y no como yo creía reirme con ellos. En mi último año de la secundaria, después de tantas cosas. Me caí en cuenta la mascara y su completa hipocresía, y en vista de que me había hecho tanto daño... Y yo con ingenua, me alejé faltando dos meses para que todo acabara. Aún sigo buscando el remordimiento en mi... Pero no lo encuentro, sigo creyendo de que fue lo mejor que me había pasado.

Entre ese transcurso, me ilusioné, tuve una serie de encuentros amorosos, por así decirlo, uno fallido detrás del otro. Fui aprendiendo de lo que se trataba y mientras me ilusionaba entre eso sentía que me estaba "enamorando" tengo muchos recuerdos y memorias acerca de eso. Todos me llevaron a una gran conclusión en ese momento... El amor existe, había sido capaz de conocer la milesima parte de lo que era querer y brindar el apoyo a alguien, sólo que era muy ingenua e inocente para comprenderlo a mi corta edad.

Sigamos... A mis 15 años ya había terminado la secundaria con honores, ocupando los dos primeros puestos durante ese periodo, en mi arrogancia creía que era lo suficiente inteligente para todo. Quería irme a vivir a Ica, y estudiar en la Universidad en donde mi abuela una vez estudió.Todo por mi cuenta y sola. Pero... era muy joven, dependiente de mis padres a morir, aún lo sigo siendo, y no podía hacer las cosas por mi cuenta propia, aún así ellos en sus ganas de protegerme me dieron otra opción que con los años me di cuenta que era la mejor. Y ahí fue cuando empece a... Por un lado conocer personas honestas y sinceras, mis primeros amigos que se mostraban tal cual eran y por otro lado a caer en una profunda depresión con respecto a mi ingreso.

Soy estudiante de la Facultad de Medicina Humana, cursando actualmente mi segundo año de medicina (cuando debería estar en el tercero en sí) en una universidad estatal de mi ciudad, muchos cambios, el primero fue que al ingresar toda mi altanería se bajo y aprendí a valorar lo que tenía y el esfuerzo que me había costado. Al ingresar a mis 15 años siendo la más joven de todo mi grupo en sí, conociendo a personas de todo tipo que nunca había creído conocer. Me di cuenta de algo... Yo no era nadie allí. No era nadie, y nadie me conocía, no existía y era una pulga para todos los demás. Y a pesar que la experiencia de mi primer ciclo fue atroz, me sirvió para muy aparte de mi depresión, a superarme a mi misma.

Fui al psicólogo a raíz de eso, otra de las etapas de mi vida, donde el motivo de ello era mis clases y los amigos que tenia en ella. Había comenzado una nueva vida y una nueva etapa en la que yo misma con muchas cosas fue aprendiendo. Cambié, cambié, la vida me obligo a cambiar, por qué aún recuerdo ciertas lágrimas tontas que derramé por algunas personas que quise y las fui perdiendo que luego con los años me pidieron disculpas por ello. Y así, transcurrió todo.

Las palabras ingenua e inocente, siempre han caracterizado a mi personalidad, no sólo ahora a pesar de mi mayoría de edad. Si no con años atrás también ha sido lo mismo. Más de una persona me lo ha dicho, y aún sigo pensando si eso es una virtud o un estúpido defecto... Aún sigo analizando, aunque sinceramente no me gustaría perder la inocencia de algunas cosas por como yo las veo. Hacía que todo lo podrido y feo se viera mejor, incluso cuando no lo era. Emmm... soy ociosa, desordenada, gritona, no me gusta hacer deporte, pero algo que si me apasionada en mi secundaria fue el Basketball, tengo una estúpida costumbre de enojarme con una facilidad inmensa hasta decir cosas que no debo, soy lenta -muchas veces me tienen que repetir dos veces lo mismo para entenderlo-, tengo un caracter podrido cuando alguien no me cae... Y si algo no me gusta desde un inicio, me dedico el resto de mi tiempo a creer que no gustará y si puedo hacerle la vida imposible lo hago. Amontono todo en un solo lugar. No me gusta barrer, ni trapear, ni encerar. Lo hago una vez al año cuando estoy de humor provocando en mi casa la cara de sorpresa de muchos. Me gusta cocinarme, como unicamente lo que a mi me gusta, y me acostumbraron -mal en sí- a darme de comer solo lo que a mi me gusta comer. Por eso he tenido muchos problemas al ir de visita y no comer muchas cosas. Entre ellas aprendí a comer pollo y carne, lo curioso es que lo como sólo en algunas comidas, cuando veo algo y no me gusta su aspecto incluso sin antes probarlo digo que no me gusta. Algunos dulces me gustan.... Pero los alfajores me quitan en aliento y me ponen contenta a morir.

Soy detallista, podría decir que algo inteligente, me gusta leer demasiado, suelo dormir mucho, suelo pensar mucho, con mis amigos suelo ser muy cariñosa, celosa, suelo hablar mucho, pero incluso les llego a caer mal a algunas personas, e incluso eso al darme cuenta me deprime. Si en un tiempo pensé que era antisocial, me di cuenta que soy lo más sociable que podría ser. Tengo muy pocos amigos, son muy contados. Y cada uno de ellos los atesoro en el fondo de mi alma para nunca perderlos. Me paso de bondadosa y me cuesta decir muchas veces "no" a muchas cosas que me piden... Odio a la gente hipócrita, sufrí mucho por ellos aunque aprendí a como tratarlos, suelo dar los consejos más largos del mundo... Pero sin embargo no sigo ninguno de ellos, me encantan las frases de algunas cosas. Y en el fondo, muy en el fondo siempre termino brindando una sonrisa detrás de una lágrima mía. En el fondo siempre creí y me burlaba de las relaciones de muchas de mis amigos. En el fondo creía que esa idea tonta de "amar" no existía y que le gente exageraba en el momento de decir y expresar sus sentimientos. Me parecía tonto, estúpido, ridículo...

... Hasta que te sucede, Cuando… La tristeza de la persona amada… te hace sufrir. Su pena, aunque ella sea fuerte… te hace llorar. Una ciega e incomprensible conexión te atrae y te mantiene a su lado sin echar de menos a otras que simplemente te atraen. Cuando escojas a alguien hazlo no con quien puedas vivir, sino sin quien no podrías vivir. Su ausencia te sume en la melancolía, darías por ella tu corazón y tu vida. Incluso después de experimentar todas esas cosas comprendí, después de muchos intentos con otras personas, que cuando un amor es correspondido no sientes pena, agonía ni tortura, deseas a la persona amada, exalta tu pasión; sientes orgullo de tenerla a tu lado; te encanta saberla "allí", no concibes tu vida sin ella; cuando no está a tu lado, el solo pensarlo… te hace sonreír con ternura; te transmite tal confianza que te sientes capaz de conquistar el mundo; el saberla a tu lado y de tu lado te hace soñar en el futuro, llena tu vida de ilusiones.

Y sí, todos ellos tienen un nombre en él. Gabriel, que a través de nuestra historia fui capaz de comprender muchas cosas que hasta incluso ahora me falta bastante por experimentar y comprender por completo. Incluso ahora cuando no me concebía aquí en donde estoy, mi mano pida la suya y sólo incluso cuando uno lo siente, cuando uno es capaz de comprenderlo. Con una sonrisa puedo decir que, uno no comprende todos esos sentimientos hasta que los experimenta. Hasta que lo comprendes, hasta que te llena. En el momento en que te das cuenta de que quieres estar ahí para esa persona sin importar el qué, ahí es cuando te das cuenta de todo por lo que venías esperando.

Y para concluir mi pequeña reseña histórica o lo que sea que fuese esto. Dos cosas que me pueden mucho con mi fangirl interior. Dangos y Pascualina. Si a veces suelo ser materialista unicamente con mi familia, como capricho personal es una agenda de la Pascualina por cada año nuevo. Si ya llevo 6... Aún puedo seguir con mi colección. Los dangos, son en su defecto una motita muy grande y hermosa. Conociendo el concepto de "Dango Daikazoku"... me quita el aliento. Hobbies mios ahora como jugar, quedarme mirando anime y doramas, Tumblr, msn, Fb, y suelo dormir con mis libros a mi lado... Ultimamente mi estetoscopio.

- - - - - ​

Queda como mi entrada de blog mientras remuevo esto.
  • Ángel
  • Teffu
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario