¡Jugue mi primer Silent Hill! [24.7.2011]

Publicado por Mika Trick en el blog ☆Everlasting, True Love, I am yours.☆. Vistas: 180

Si gente, aunque no lo crean, jugué mi primer SH. Y al Left 4 Dead !

Resulta que el domingo 24/7/11 fuimos con mis papás a la casa de la amiga de mi mamá. A las dos les gusta cantar, así que invitaron a los demás miembros del grupo de mi mamá: Sandra y Silvina. Silvina vino con sus dos hijos, Felipe y Lucía. Los nenes no me saludaron, y mi mamá los trajo e hizo que me saludasen ¬.¬.

En total, "menores de edad" éramos Belén (la hija de la amiga de mi mamá), su novio Nicolás, Diego (el hermano de Belu), Sofi (la menor de los tres), Felipe, Lucía y yo.

Cuando llegué, estaba aburridisima. Primero, fui al baño. Me arreglé el pelo y me miré al espejo, juntando valor :)boluudo: ) para quedarme en la sala (es un decir, la casa es pequeñisima), donde estaba Diego con la computadora y Belén. Sofi estaba por ahí, creo. Cuando volví, me senté en el sofá y me puse a escuchar el MP4, mirando lo que jugaba Diego.

Diego, en un momento, se paró y se sentó en la silla en donde estaba Belén antes (se había ido a su pieza). Sofi ocupó la computadora y se puso a jugar al Guitar Hero. Diego seguía el ritmo de la canción con la cabeza y los pies, y yo igual :saltarin:. Cuando Sofi tocó Welcome to the jungle, me la canté toda, esperanzada con que Diego me prestara aunque sea un poco de atención.

Cuando llegaron los dos ñinos (por así decirlo) de Silvina, todo cambió. Felipe se impresionó con los juegos de Diego en la PC, y yo, me acerqué a ver, curiosa. Grande fue mi impresión al ver que Diego tenía el ¡Left 4 Dead! Es decir, ¡el segundo mejor juego de zombies del mundo! Me senté a ver con él los juegos (en la misma silla, aclaro, y no me dejaba lugar ¬.¬). Con Diego charlamos y charlamos de Left 4 Dead, The Calling, Resident Evil, Silent Hill... en fin, montones de juegos. Charlamos comiendo y boludeando.

Diego es extraño, vicio, un poco educado, tonto y gracioso :). Mientras hablabamos, mirabamos a Nico jugar en la compu y a Felipe admirandolo. Diego tarareaba la musiquita del juego y nos reíamos de cualquier boludez. Me dijo que después iríamos arriba, que cuando Belu desocupara la pieza iríamos a jugar videojuegos. Yo estaba realmente feliz.

Cuando fuimos a la pieza, él me dio una caja de juegos y yo revisé los que tal vez podíamos jugar y me interesaban. Casi todos eran de guerra. Yo le insistí (le pegaba, lo empujaba, me tiraba encima de él) en jugar al SH0, pero él no quería porque decía que era una mierda y asdfg. Entonces, de ahí, surgió mi gusto por pegarle con la caja del Silent Hill Origins.

Me prometió que después, despuéeeeeees, jugaríamos el SH0. Me dijo que si quería podía llevarlo a mi casa, quemarlo, darselo a alguien y ahí jugarlo, pero siempre que me lo llevara. Era como una maldición para él. Y era gracioso verlo retorcerse por ese juego de mierda. Me enseñó a jugar a otro juego de pelea que no me acuerdo como se llamaba, pero aprendí bastante practicando.

Cuando yo jugaba al SH0, le explicaba por qué Dahlia había abandonado a Alessa en la casa en llamas, por qué mi afición a SH si ni lo había jugado, y en fin, cosas de Silent Hill. Diego, harto de todo, dijo que se iba porque le aburría. Yo, a cada rato: "¡No puedo creer que esté jugando al Silent Hill!", "¡Mi primer Silent Hill!" y "¡La primera vez que juego Silent Hill!". Resultado: me mató la primera enfermera porque Diego no me explicó con qué botón usaba el martillo (él tiene la PS2 y yo la Wii). Volví a la sala.

Yo: me aburrí.
Diego: ¿Viste? Es una mierda.
Yo: Sí, pero me mató la primer enfermera. Toqué todos los botones pero no podía golpear.
Diego: Con la X.
Yo: No, ya probé. Para golpear con el martillo, te digo.
Diego: ¡Ah, para eso! Con select.
Yo: ¬.¬. (por dentro: :mad: ).

Después de que fuimos arriba y Lucía desocupó la compu, la ocupamos nosotros. Le mostré a él mis dibujos de Crazy Hill en la web y me dijo que no estaban nada mal. Le dije que uno se lo había dado a mi novio (no sé por qué no dije ex-novio, refiriendome a Patrick) y que él lo había tirado. Ésto último lo dije con voz llorosa, casi riendome.
Diego dijo: "Que forro". Me sentí genialmente feliz por un momento.

Después, le dije que nunca se conectaba casi, y él dijo que sólo si lo hacía era para hablar con una chica "no me gusta, nada más es para hablar", aclaró. Tal vez vio que yo fruncí el ceño mirando la computadora, no sé por qué. O por ahí lo dijo por decir.

Diego me mostró el Left 4 Dead (después de ver ASDF movie). Elegí la campaña Cosecha de sangre y a Zoey, la mejor, obvio. Diego me enseñó como jugar una vez que estuvimos a salvo en una casa. Lo increíble es que me tuvo muchísima paciencia y me ayudó a detectar al Tank, al Smoker, al Hunter, la Witch y al Boomer. Diego me indicaba que practicara, me ayudó un poco y me preparó para la horda, inclusive.

Bien, la situación fue así:
  • Una vez derrotados varios zombies en el edificio de los tuneles, tenía que abrir una puerta y prepararme para la horda. Diego me indicó que todavía no lo hiciese.
  • Me dijo que agarrase un tanque de gas y lo pusiese en determinado lugar.
  • Después de eso, que abriese la puerta, me apresurara a subir arriba por una plataforma amarilla y de ahí que le disparara al tanque de gas, así explotaba (creo que era una garrafa, no sé) y quemaba a la mayoría de la horda.
Resultado:
  • Tomé aire.
  • Abrí la puerta.
  • Empecé a gritar desenfrenadamente, me equivocaba y los zombies me atacaban.
  • Diego: ¡Pegales culatazos! Yo: ¿Con qué? ._.
  • Después de varios culatazos, yo, hecha un revoltijo de miedo y nervios, intenté subir arriba, pero no lo logré, por la desesperación, me caí y corrí hacia el lugar equivocado, lejos del coso.
  • Refunfuñé, y Diego me dio ánimos y me dijo que tirara desde allí.
  • Lo hice.
  • Explotó el coso.
  • ¡Incendioooooooooooo!
Nos quedamos jugando un rato más hasta que me fui.

NECESITABA de verdad divertirme con un amigo varón. Hacía muchisimo tiempo que no veía a Santiago, Sergio, Isaías (quién ya no me considera su amiga por una estupidez), Gianni, Mauro, Gabriel. Increíblemente Maxi me hubiese alegrado. Me entristecí cuando me fui, Diego es un chico genial.

No, no me gusta... me gusta Leo. Y aunque me gustase Diego y él gustase de mí, no podríamos vernos seguido. Es una lástima, quiero volver a jugar al Left 4 Dead.

Gracias, Diego :).
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario