[​IMG][​IMG]
Me aburro D:
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Hora: 21: 00
    Fecha: 10/06/2030
    Despierto, me levanto con mucho esfuerzo entre montañas de nieve suave, blanca y fría...
    Suspiro, un hilo de sangre cae de mi boca, manchando la nieve.
    Observo, me limpio la boca, y me seco las lagrimas...
    Estaba sola,de nuevo,...Sintiendome terrible por la falta de sueño y el dolor de mi cuerpo.
    Mi traje estaba rasgado, tenía mi espada a mi lado, reflejando una hermosa montaña.
    Revise mi ropa, para ver si tenía mis pistolas, en efecto las tenía, y suspire aliviada por haberlas encontrado.
    Empece a caminar, sin siquiera saber a donde me dirigia, sin pensar que podría morir de hambre o de sed mientras camino por un lugar donde no habitaba nadie.
    Luego de unas horas, empece a tambalear, de forma debil, me sostuve de una columna de hielo y me agarre el pecho.
    Lloraba, estaba agonizando del dolor que sentía, no aguantaba más, el frío entraba por una herida muy profunda en mi pecho,era raro, jamás sentí tanto frío.
    Me arrodille y grite de nuevo, empece a tocer, todo se me hacia muy borroso, no veía nada,temblaba de miedo, y seguía llorando por el dolor...
    Empece a cerrar los ojos y luego me desmayé...
    ...
    Al despertar de nuevo, me encontre en una pequeña casa, estaba en una cama acostada con ropa de dormir, y un café en la mesa de luz.
    Me senté y mire la pequeña casa hecha de madera.
    Luego, aparecio un hermoso chico, de cabello largo, fino, atado a una cola, un flequiyo bien rebajado y ojos azules.
    -¡¿Quien eres tu?!- Le dije furiosa,pero, tambien asustada.
    El chico solo sonrio y nego con la cabeza, agarró una silla y se sentó al lado de la cama
    -Tipico de un Nakamura...- Dijo él, sonriendo.
    Nakamura es el apellido de la famila mas famosa en el Dimensional World, si, es donde estamos ahora...
    Los Nakamura fueron la primera familia creada por los dioses, y fueron los primeros en empezar una guerra contra ellos.
    Son una de las familias mas prestigiosas y fuertes de este mundo.
    Y como él dijo, yo soy Nakamura
    -¿Como sabes eso?- Dije más enojada.
    Él levanto una ceja, se acomodo en la silla, cruzo sus piernas y sus brazos
    -¿No sabes quien soy?, Yukiko...- Dijo, bastante molesto.
    Me sorprendí, abrí la boca y tartamudee, lo observe un rato, de arriba a abajo,
    y ahí...recordé quien era, y eso, me asustó bastante.
    -T-tú...- Lo dije temblando, lo señale y me aleje, quedando contra la pared
    -N-no, tú...es...¡estas muerto!- Dije, atonita.
    Él se levanto, parecía muy molesto.
    "Mierda", eso pensé, no tenía forma de escapar, NINGUNA, trague saliva
    y solo espere... A ver cual era su reacción
    -Mi nombre es Yukio Nakamura, soy uno de los más fuertes, y soy tu antecesor, ¡¿crees que moriria tan facil?!- Dijo él, muy enojado, tanto, que sus ojos
    se volvieron rojos.
    -L-Lo siento...es-esque, todos decían...- Dije apenada, temblando de miedo.
    -No importa...se acabo el asunto- Corto el tema, y se sentó en la silla de nuevo, apoyando sus brazos en sus rodillas,
    cerro los ojos y suspiro, luego los abrio y me miro fijamente.
    -Un ojo rojo y otro azul...Fuiste corrompida mi pequeña...- Dijo de forma cariñosa, se levanto y se sentó en la cama, me acaricio la mejilla y me miro
    con sus hermosos ojos -¿Fue Kira?, Ella te quito tu ojo...-
    Solo asentí, me deje llevar por sus ojos, y su sonrisa comprensiva.
    -Y-yukio-sama....- Quite sus manos de mi cara, lo empuje un poco y me levante -Disculpeme...-
    -Uhm...- Asintio -Sera mejor que cumplas con tus tareas...-
    Empece a caminar hacia la puerta.
    -Oh...Tengo un Dojo cerca de la CEP, tal vez quieras pasarte algún día por ahí, para entrenar- Dijo, sin mirarme.
    -Si, lo hare- Abrí la puerta y salí del lugar...
    Luego de unos años...
    ...Empece a escribir en el diario...Estoy en el Dojo de Yukio ahora.
    Contaré lo sucedido rapido...
    -Pero...anotare la fecha y la hora...-
    Hora: 18: 32 p.m.
    Fecha: 15/04/2032
    Clima lluvioso, con una tormenta que seguro durara hasta el fin de semana...
    -Me pregunto si esas tonterías son importantes- Me reí, y seguí escribiendo.
    Fue un día como este, lluvioso...
    Estaba peleando contra Ten, el dragón oscuro.
    Fue bastante duro, ella no se rendía, pelie con todas mis fuerzas, aguanté.
    Soporte sus rayos oscuros, sus flechazos, sus espadazos hacía mí.
    En un momento caí...rendida, ante su gran fuerza, toda ensangrentada y
    respirando agitada.
    -Esto es lo ultimo que haras, ¡Yukiko Nakamura!- Dijo feliz de que por fin había caido.
    Empezo a cargar un rayo en su mano...
    Me sorprendí, y quede inmovil, pero, en un instante aparecio alguien delante mio, como un escudo.
    y al otro instante...el rayo lo atravesó.
    Al caer al suelo lo ví bien, era Kaito, escupiendo sangre, con una enorme herida en el pecho.
    Me miro, sonrio por unos segundos y luego...
    Murio.
    Rapidamente vinieron los demás elegidos, alarmados por la gran explosión.
    Ten, desaparecio antes de que la hallan visto.
    Kazuki me echó la culpa por no haber ayudado bien, y me quito la placa de la CEP.
    No me olvido más sus palabras...
    -¡TE VAS PARA SIEMPRE!- Dijo, muy furioso, agarrandome de la camisa y levantandome a centimetros del suelo.
    Me tiro a un costado y les ordeno a los demás irse con él.
    Naoko lloraba y Miyu le acariciaba los hombros intentando consolarla.
    Geo me miraba con un solo ojo, algo preocupado.
    Mi hermana, Yoko, ni siquiera me miraba, solo estaba con los puños cerrados.
    ...
    Deje de escribir y suspire
    ...
    Un año más.
    Volví a escribir en el diario de nuevo, después de tanto.
    -Ya se me terminan las hojas...- Dije, observandolo bien.
    Lo dejé en la mesa y empece a escribir
    Hora: 15: 10 p.m.
    Fecha: 4/01/2033.
    No me arrepiento, juro que no...
    Aún luego su sangre en mis manos, que dulce venganza..¿verdad?.
    La maté, si...por fin lo hice, y me siento satisfecha, ya no la necesitaba,
    nadie, la necesitaba...
    Takeshi quiso defenderla, pero no pudo, me transforme en el caballero Negro y lo derroté
    sin tener que esforzarme mucho.
    -Miyu...-suspire y luego sonreí de forma maliciosa...
    -Por culpa de Yami te tuve que matar, vaya...-
    Creo que no hay mucho que explicar, le atravese la espada y la corte por la mitad,
    toda su sangre cayó en mi ropa, cara y manos...
    Un dulce grito salio de su boca cuando la atravese...
    Me pase la lengua por los labios llenos de sangre, derramandosé.
    Termine de escribir y mire el techo.
    -Eras una gran amiga...Pero, me duraste poco, pedazo de basura- Dije enojada.
    Unos meses después...
    -Ya no tengo muchas hojas...- Me dije, observando el diario.
    Me quede pensando, empece a recordar cosas...
    Como la pasé con Kaito en la playa cuando fuimos con todos, como me divertía
    con Miyu por la tarde, sonreí.
    Empece a escribir.
    Hora: 03: 00. a.m
    Fecha: 15/03/2033.
    -Tinny...te hago una pregunta...- Estaba acostada al lado de ella, mirando el techo de la habitación 04 en
    la CEP -Enserio...¿Crees que yo soy buena?-.
    -¡Shi!- Asintio felizmente y se sentó -¿Quieres galletitas?-.
    -Tinny...- Le dije triste -¿Por qué no me respondes bien mi pregunta?-.
    -Eres buena y punto, y lo eres a tu forma- Se cruzó de brazos y asintio, sonriendo.
    Parpadee, algo confundida y ella me miro enojada.
    -¡Sonrie!- Dijo, inflando los cachetes.
    -¿Eh?- Dije, sin expresión alguna.
    -¡Juuu!- Se levanto de la cama furiosa y empezo a buscar las galletas,
    cuando volvía con el jarrón, se resbalo y cayo con todas las galletitas encima.
    Sonreí un poco, me parecio algo gracioso.
    Ella se levanto y agarró una galletita
    -¡Jum!- Dijo enojada, y la comío.
    Me reí un poco y ella me miro, sonrío de igual forma
    -Eso queria...-Dijo ella, comiendo su galletita.
    ...
    Termine de escribir
    Una lagrima cayo en el diario y corrio un poco la tinta.
    Yukio entró sin golpear, algo agitado.
    -Ya es hora...- Dijo él.
    -Si...- Asentí, agarre el diario y empece a caminar
    Luego de unas horas, llegamos al Olimpo.
    Estaba, Zeus, Cronos y Athena, esperando.
    -Lo siento por la espera...- Dijo Yukio, frente a mí y me empujo.
    -Aquí esta...- Dije y les di el diario, luego empece a llorar.
    Ellos me miraron algo sorprendidos.
    -¿Pasa algo?- Dijo Zeus, algo preocupado, acercandosé a mi con confianza.
    -Es...esque...guardo muchas cosas en ese diario muy importantes para mí...
    no solo mi experiencia y mis aventuras...si no tambien los recuerdos de mis compañeros, amigos
    y familiares...es algo que conservo con mucho cuidado, por que tiene un valor sentimental
    muy importante para mí...- Levante la mirada y sonreí -Todos esos recuerdos...mi familia, mis amigos,
    la CEP, mi hogar, todo...lo guardaré en un lugar muy importante...mi corazón-.
    Cronos me miro con desprecio.
    -¡Deshaganse de ese diario!- Dijo furioso.
    Zeus suspiro, chasqueo los dedos, y hizo caer un rayo de los cielos, apuntando al diario, este empezó a quemarse...

    Diario:
    Hora: 04:00 a.m.
    Fecha: 7/02/2012
    En la tierra...
    -Así que...eres tú, ¿verdad?- Estaba frente a una pequeña chica, de cabello castaño, ojos marrones, con una chaqueta negra,
    guantes de cuero, remera roja, botas y pantalón largo.
    -Si...- Sonreía, su cuerpo temblaba, como si estuviera emocionada, sus ojos brillaban de una forma bonita.
    -Increible, eres...tu...eres...- Decía, temblando, bien sorprendida por verla ante mis ojos.
    -Vamos, dilo- Dijo ella con toda confianza, y alzo su mano.
    Detrás de nosotras se escuchaban los ruidos de tambores, de cascabeles y demás cosas, claro, un Carnaval...
    Nosotras estabamos en una pequeña plaza, mirandonos frente a frente.
    -Mi creadora...- Dije, alzando mi mano hacia ella.
    -Si, Yukiko...y tu eres...mi mayor creación...- Decía con confianza -Te confesare algo...-
    ...
    Las ultimas palabras, se conservaran en el corazón de las dos,
    la creadora y su creación...
    Ella enserio lo sentía, a mi me dejo latiendo el corazón...
    "Te amo"...
    Escuche por ultimo...
    Termine de escribir.
    ...
    -Je...- Dije, mientras veía como las cenizas del diario volaban en el cielo.
    - Lo siento...Yukiko- Dijo Zeus -Pero, antes de desterrarte...tenemos...-
    -Lo sé...- Dije, con la cabeza baja.
    -Mmm...- Yukio me miro, y se acerco, me agarro del brazo y me beso en la mejilla
    -Suerte...- Dijo, con el cabello tapandole los ojos -Te quiero...-.
    -¿Podemos dar el siguiente paso?- Dijo Athena, levantando un bastón y empezó a recargar energía en él.
    Todos menos Yukio asintieron, y Athena me apunto con el bastón, luego me lanzo un rayo que me cego
    por un momento y me dejo inconsciente.
    ...
    Unas horas más tarde
    Abrí los ojos, estaba en un refugio, al lado de un chico de cabello azul y extraño traje apretado, con luces azules
    por muchos lugares.
    -Por fin despertaste, bella durmiente- Dijo él, sonriendo.
    -Uhm...¿Donde estoy?, ¿Quien eres?...- Dije, sorprendida, mirando a todos lados.
    -Mi nombre es Zero...- Dijo, mientras me miraba.
    Un silencio incomodo inundo el lugar, el chico me miraba, luego, lo mire
    fijamente y le pregunte...
    -Mmm, ¿Sabes como me llamo?-Él solo sorprendió.
    ...
    El final?
  2. -Sh-Shiina...vete- Dijo Yukiko, temblando de miedo.
    -No me iré- Le dijo Shiina y la agarró mas fuerte del brazo.
    -Que ridículo...- Dijo Akio, enojado mientras hacía aparecer una katana oscura.
    -Mmm...-Se sorprende -Shiina, vayámonos...-.
    -Ja no escaparan- Levanto la mano y toda un aura negra apareció al rededor de ellos, ocultando el bosque y la CEP.
    -Ah...- Se arrodilla - Shiina, vete ya-.
    -Yukiko, no te asustes- Dijo, preocupada, mientras la miraba.
    -No hay oportunidad contra él- Se abraza y sigue temblando.
    -¡Que patética Yukiko Nakamura!- Dijo Akio, mientras se acercaba a ellas, para atacarlas con la katana.
    -¿Eh?- Shiina se sorprende, saca su katana y defiende a Yukiko -Tú si podrás contra él, Yukiko, yo no...- Por la fuerza del choque, ella empieza a retroceder y un montón de energía empieza a salir por los costados.
    -¡¿Uhm?!- Akio se sorprende y retrocede, el aura negra desaparece -Esto es...-
    -Vaya...- Dijo Geo absorbiendo todo el aura con la galera que tenía en las manos.
    -Un Semidios...- Lo dijo, muy tranquilo.
    -Geo-kun...- Dijo Shiina, sonriendo.
    -Yukiko Nakamura, no creí que fueras tan cobarde- Dijo Geo, poniéndose la galera y sonriendo de lado.
    -¿Eh?- Lo miró y se levantó.
    -Tsss...sera otro día- Akio miró a Yukiko -Tú, si quieres ser fuerte, ven conmigo -Desaparece.
    -Uh...- Se quedó mirando como desaparecía Akio y miro a Geo -Gracias, en verdad-.
    -Bah, no deberías agradecerme, solo alejo a ese maldito de...-Se sorprende y se da vuelta
    -Ya...me largo- Se va y las saluda con la mano.
    -¿Eres un Semidios?- Lo dice Yukiko fría, levantándose y mirando a Geo.
    -Algo así- Sigue caminando.
    -Esto se esta poniendo interesante...- Sonríe de lado.
    -Yukiko...¿es la primera vez que ves a Akio liberar su fuerza?- Dijo Shiina acercándose a ella.
    -Si...- Se da vuelta y entra a la CEP.

    Editando
  3. /////Flashback/////
    -Chicos- Grito Naoko y trago saliva.
    Todos la miraron
    -¿Sucedió algo?- Dijo Yukiko, con una paleta en la boca.
    -¿Naoko? ¿Te sientes bien?- Dijo Miyu preocupada.
    -El...sigue vivo- Dijo ella -Akio sigue con vida-.
    Una extraña chica apareció de repente
    -Lo siento, señores, ¿los interrumpo?- Dijo una chica de cabello negro y ojos violeta.
    ////Fin de Flashback////
    -¿Uh?- Shiina se acercó a la nueva y la miró fijamente -¿Como es tu nombre?-.
    -Mi nombre es Nerine- Sonrió amablemente.
    -¿Para que cambias tu nombre?...Sigues siendo la misma- Dijo Yukiko, sin siquiera mirarla y de forma totalmente fría.
    -¡Claro que no!- Dijo ella, acercándose a Yukiko -He cambiado, gracias a ti-.
    -Jum- Miyu, se dio vuelta y se fue.
    -Kaede, ¿Sabes quien es ella?- Dijo Naoko, mirando al chico, seria.
    -Su nombre antes era Minna, era una de las shinigamis mas fuertes, pero, ahora solo parece ser una híbrida- El vio que Nerine seguía sonriendo.
    -Sip, soy una vampiro-humana- Dijo, mientras asentía felizmente.
    -Wooh, ¿y a cuantos has mordido?- Dijo Shiina, sonriendo emocionada.
    -¿Eh?, no, no puedo morder, mis amos no me lo permiten- Se puso algo triste.
    -Mmm...- Shiina miro a Nerine de arriba a abajo -Tú...- Se sorprendió -¡No puedo creerlo!- Agarró las manos de Nerine -Tú eres la que me salvo aquel día-.
    -¿Uhm?- Kazuki miró a Shiina -¿Es eso que me contaste?-.
    -Si, ella fue la que me salvó de esos demonios- Dijo y abrazó a Nerine -Nunca pude agradecerte- Lo dijo dulce.
    -No es necesario- Dijo Nerine, correspondiendola.
    -¿Desde cuando que eres buena persona?- Dijo Yukiko, interrogando a Nerine de manera fría.
    -Yukiko, silencio- Soltó a Shiina y bajo la cabeza.
    -¿Tengo que?- La miro desafiante.
    -Que te calles...¡asesina!- Nerine gritó.
    Todos se quedaron callados y empezaron a irse, menos Nerine que se quedó mirando a Yukiko furiosa.
    -Tsk- Yukiko se fue y cerró la puerta muy fuerte.
    Nerine se sentó y miro el techo
    -Sera difícil volver a empezar...- Dijo triste, con una sonrisa falsa.
    -Bueno, Yukiko, Kaede y yo vamos a estudiar- Naoko se fue junto con Kaede.
    -Uhm...¿Estas bien?- Dijo Shiina, mientras veía a Kazuki.
    -¿Eh? Si, estoy bien- Miraba a Naoko irse -Yo también me voy- Se va.
    -Nos quedamos solas...-Dijo Yukiko, guardándose las manos en los bolsillos.
    -Si- Dijo Shiina -¿Eh?- Sintió un escalofrió y se puso detrás de Yukiko -¿Sientes eso?-.
    -Por supuesto ...- Dijo molesta -Hay algo, o mejor dicho alguien- Desvaino su espada -¡Sal de ahí!-
    Un humo negro empezó a salir del suelo y a esparcirse.
    -Yu-ki...- Dijo Shiina, temblando de miedo.
    -Estas conmigo, no debes preocuparte- Empezó a recargar un montón de energía en Noble Acero.
    Luego una silueta apareció de la nada, con una larga katana en manos,el cabello corto y los ojos rojos...Salió él Dios del inframundo, Akio.
    En el momento que apareció Yukiko empezó a ver todo borroso, como si la presión aumentara, la fuerza de Akio la estaba aprisionando.
    -¿Yukiko? ¿Estas bien?- Le preguntó Shiina, y le sacudía el brazo.
    -Ah...ah...- Yukiko estaba atónita, no podía mover ni siquiera un dedo.
    -Vaya, jamás pensé que te vería así, Nakamura Yukiko- Dijo Akio, con una sonrisa.
    .
  4. -El despertara...- Dijo Naoko y miro al chico -Onii-sama-.
    -Si- Asintió y la miro -Pero, tranquila, ahora que estas conmigo y con Asahi, podremos contra él-.
    -Yo...- Dijo ella, con la cabeza baja.
    En otro lado...
    Un aura oscura rodeaba todo el lugar, y alguien empezó a mover unos escombros.
    Entre ellos salio un hombre con cabellos oscuros
    -¡AAH!- El grito resonó en todo el lugar -¡Los mataré!- Sus ojos se volvieron rojos.
    Volviendo con Naoko y el chico
    -Kaede...- Dijo ella, asustada -Des...el ...¡ despertó!-
    -¿Eh?- Se sorprendió y la miro
    -Debemos avisarle a los demás- Agarro de la mano a Kaede y empezó a correr hacia la CEP.
    Cuando llegaron, estaban sentados al rededor de una mesa muy larga
    -Chicos- Grito Naoko y trago saliva.
    Todos la miraron
    -¿Sucedió algo?- Dijo Yukiko, con una paleta en la boca.
    -¿Naoko? ¿Te sientes bien?- Dijo Miyu preocupada.
    -El...sigue vivo- Dijo ella -Akio sigue con vida-.
    Todo el mundo se sorprendió y Yukiko mordió la paleta,rompiendo la pala.
    -Es imposible- Dijo Kazuki y se levantó -El no puede...- Lo dijo muy atónito, mirando la mesa.
    -No lo es, el es el dios del inframundo- Dijo Ojijin, acercándose a todos.
    Todos se sorprendieron mas todavia y miraron a Ojijin atónitos.
    -No me creen...¿verdad?- Dijo él, mientras se sentaba en una silla -El estaba a cargo de los shinigamis, ¿eso lo recuerdan?-.
    -Bastante bien...- Dijo Yukiko, con los ojos en blanco.
    -Pues, él tiene la fuerza suficiente para revivirlos otra vez- Dijo, mientras bajaba la cabeza.
    -Eso...- Dijo Yukiko casi sin aire.
    -Es...- Dijo Naoko temblando.
    -Imposible...- Dijo Miyu, agarrándose la cabeza.
    -Uhm- Kazuki las miró fijamente -Ustedes ahora serán mas fuertes-.
    -Eso es cierto, ahora somos un grupo- Dijo Kaito, con los brazos detrás de la nuca.
    -Odio trabajar en equipo- Dijo Takeshi, con los ojos cerrados.
    -Nosotros vamos a poder contra el dios del inframundo, ¡cueste lo que nos cueste!- Dijo Shiina, animando a todos.
    -Shiina, en esta misión podríamos morir...- Dijo Naoko.
    -No tienes por que preocuparte, aquí todos somos muy fuertes ¿verdad? -Sonrió-
    -Kazuki-sama- Vino una chica de cabello violeta, con traje de maid -Esto es para usted- Le dio una carta -Los elegidos nuevos llegaran pronto-.
    -Gracias, Issa-chan- Dijo Kazuki, agarrando la carta- ¿Podrías servirme un té?.
    -¿Elegidos nuevos?- Dijo Miyu, mientras se acomodaba el cabello.
    -Si, nuev- Fue interrumpido, por alguien que abrió la puerta.
    -Lo siento, señores, ¿los interrumpo?- Dijo una chica de cabello negro y ojos violeta.
    -No puede ser...- Dijo Yukiko mordiéndose el labio.
    Continuara...
  5. /////Flashback/////
    Yoko fue secuestrada por un chico de cabello azul y este la amarro a una mesa
    -Vaya, que bonito...- Dijo el chico, que sostenía una galera negra, tenía una pequeña sonrisa maliciosa y un aura sombría
    ////Fin de Flashback////
    -Ahora dime, ¡¿Qué quieres de mí?!- Dijo Yoko, intentando soltarse.
    -¿Qué quiero?, solo verte sufrir, pequeñita- El chico saco una jeringa enorme de su bolsillo.
    -Eh...- Se sorprendió y cerró los ojos –No, por fav...- Alguien la interrumpió.
    -Creo que no, idiota- Apareció Yukiko y desenvainó su espada, Noble Acero –Suelta a mi hermana-.
    -Yukiko...- Dijo Yoko, abrió los ojos y estos brillaron.
    -Tú...eres- Sonrió de lado.
    -Ahora sueltala- Yukiko empezó a correr hacia él, lo atacó y el chico esquivó enseguida –Jo...-.
    -Dudo que puedas darme, eres muy débil- Dijo el chico, poniendóse serio.
    -¡¿No lo crees?!- Siguió atacandólo con la espada.
    El chico se defendía con sus manos y esquivaba los ataques muy rápido.
    -Por favor, dejen de pelear- Dijo Yoko, algo triste.
    -Me cansé- El chico se enojó agarro a Yukiko del brazo y le patéo el estomago.
    -Iaa...-Yukiko chocó contra un arból y cayó al suelo.
    -¡Imouto!- Gritó Yoko e intentó soltarse.
    -Para de moverte...- Preparó para introducirle la jeringa y alguien lo detuvó justo a tiempo
    -Lo siento, no se permite hacer esto entre elegidos- Dijo Kazuki, levantando a el chico de cabello azul.
    -Uhm...- El chico lo miró con desconfianza.
    -¿El es un elegido?- Dijo Yoko sorprendida.
    -Si, su nombre es Geo, es el septimo capitán y uno de los mas fuertes- Le respondió a Yoko, serio y soltó a Geo.
    -Tú nunca me tendras respeto ¿verdad?- Se alejó y miró desafiante a Kazuki.
    -¡AAH!- Gritó Yukiko, se levantó y se acercó a Geo -Ahora suelta a mi hermana, maldito enfermo-.
    -Je...Como quieras- Dijo Geo, mirandole con una sonrisa, metió su mano dentro de su traje y sacó un pequeño bastón oscuro, que luego creció y se transformo en un tridente –La soltaré...- Dijo y pusó una de las puntas filosas del tridente cerca de la soga que sostenía la mano de Yoko.
    -Hazlo rápido- Dijo Kazuki, con los ojos cerrados.
    -Ah...- Luego corto la soga y empezó a cortar las demás –Listo- Dijo Geo, sonriendo.
    -Itte...- Yoko se sentó en la mesa y miro a Geo –No puedo creer que seas tú...¿Por qué hiciste esto?-.
    -¿Eh?- Geo miró a Yoko, serio y le susurró en el oído –Te lo contaré después-.
    -¡¿Mmm?!- Yoko se sonrojo por que sintió la respiración de Geo y olió un dulce perfume.
    -Je...- Geo se quedó mirandola a los ojos.
    -¿Uhm?- Yukiko los miró, confundida.
    -Ya vamos- Dijo Kazuki y se fue primero que todos.
    -Eh...si- Yoko salió de la mesa y se quedo mirando a Geo -¿No vendras?-.
    -No me gusta estar relacionado con eso...- Dijo él y se fue.
    -Si, como quieras- Dijo Yoko, con una mano en el corazón.
    Mientras tanto...en otro lado.
    -Ya sera el día...- Dijo Naoko, mirando el horizonte
    -Se esta haciendo de noche-.
    -Si...- Dijo un chico muy parecido a Naoko, solo que con cabello corto.
  6. -Tiemblas demasiado, imouto-chan- Yoko observaba seria a Yukiko –Esto recien empieza- Su cara se vio sombría.
    -Lo tengo bien entendido, nee-sama- Dijo Yukiko, con una sonrisa, ya dejando de temblar y con más confianza.
    -Eh...- Se quedó, sorprendida.
    -¡YUKIKO-CHAN!- Kaito apareció de la nada y abrazo a Yukiko por detrás.
    -¡¿Tú?!- Dijo ella enojada intentando soltarse -¡No aparezcas así, no me toques, tus sucias manos pervertidas no deberían hacerlooo!- Agitaba los brazos desesperada.
    -Je...- Yoko sonrió al ver la escena.
    -Jiji, Kaito-nii, para ya- Dijo Naoko, tapando su risa.
    -Dios, ustedes nunca cambian- Dijo Miyu sonriendo.
    -¿Uh?- Kazuki los miraba confundido.
    -¿Qué te parece?- Dijo Shiina acercandose a él –Son buenas personas...-.
    -Te confias demasiado pronto- Le contestó frío, Se dio vuelta y se fue.
    -Buff- Suspiró y los siguío mirando, reía.
    Se escuchó otra vez el bastón de Ojijin, golpeando el suelo
    -Lo siento por interrumpirlos, pero, quiero que me presten atención- Dijo el anciano, enojado.
    -Si, señor- Kaito enseguida soltó a Yukiko y se le alejo.
    -Quiero que los seis elegidos, desde ahora, sean parte de la CEP- Dijo, serio y abrió los ojos –Naoko, seras la tercera capitana, Miyu la segunda, Yukiko la cuarta, sus habitaciones tienen los numeros que yo dije,la comparten con su equipo de combate-.
    -¿Equipo?- Dijo Naoko, con curiosidad.
    -¡Claro!, los elegidos mas fuertes, tienen sus propios equipos, como tú Naoko-chan, un equipo consiste de personas como yo- Dijo Shiina, poniendóse al frente de todos –Son personas que tienen pocas habilidades, los capitanes son como sus maestros y los lideran, para combates estrategicos-
    -Si que es interesante, aunque no creo ser buena en eso de...- Dijo Miyu, algo desconfiada.
    -No te preocupes, los de tu equipo te ayudan cuando tienes problemas, así que mas o menos se mantendrían todos juntos- Dijo Shiina sonriendo.
    -No me gusta estar en grupos grandes...- Dijo Yukiko, guardando sus manos en los bolsillos y mirando a otro lado.
    -Pero, Yukiko-chan...- Shiina infló los cachetes –Tú...-
    -Estas obligada- Dijo Ojijin, mirando a Yukiko desafiante.
    -Tú no tienes la autoridad para obgligarme- Dijo ella, mirando a Ojijin de la misma forma.
    -Tss- Golpéo a Yukiko con el bastón y ella cayó al suelo –Ahora, si, desde ahora ustedes...deben hacerme caso- Se fue y azotó la puerta.
    -Ese viejo no me gusta- Miyu se cruzó de brazos.
    -Agh, a mi menos- Yukiko se levantó y se limpio la boca –Me sangra...-.
    -Desde ahora, debemos obedecerle- Dijo Naoko y suspiro-.
    En otro lado...
    Yoko caminaba por el bosque, con las manos en los bolsillos y los ojos cerrados.
    -Uhm Imouto...- Susurró y miro el cielo.
    Luego una mano le tapó la boca,la abrazo por la cadera y se la llevó
    -Suel...- Se movía para que el tipo la soltara, pero, él la golpeó y ella quedo inconciente.
    Al despertar, Yoko estaba atada a una mesa
    -¿Dónde?- Abrió los ojos y miro a todos lados.
    -Vaya, que bonito...- Dijo un chico de cabello azul, que sostenía una galera negra, tenía una pequeña sonrisa maliciosa y un aura sombría
    -Tú...- Se sorprendió.
    Continuara...
  7. /////Flashback/////
    Kaito les habló a las chicas de un tal Ojijin-sama, y de una muy conocida organización, la CEP.
    Al entrar una presión de energía increíblemente poderosa invadió el lugar y las chicas cayeron al suelo.
    Cuando lograron levantarse vieron un chico de cabello oscuro que les señalo una habitación.
    Las tres se dirigieron a la habitación desconocida y vieron a una chica
    -Wooh, te estaba esperando- Se levantó y se acerco a Yukiko -Imouto-chan- Sonrió
    /////Fin de Flashback/////
    -Im...¿Imouto?- Dijo Yukiko, que seguía sorprendida, tenía la boca abierta y temblaba -¿De que hablas?-.
    -Naoko...-Le dijo Miyu, susurrando -Debemos irnos-.
    -Sí- Asintió y se dio vuelta para empezar a caminar hacia la puerta
    -Debo explicarte muchas cosas- La chica agarro de los hombros a Yukiko y la miró con nostalgia
    -Imouto-chan-.
    -Basta, para, detente, ¡NO ME DIGAS DE ESA FORMA!- Gritó Yukiko, muy enojada y se separó de ella -No tienes por que tocarme- La señalo -Tú no eres nadie-.
    -Uh...-Se quedo mirándola sorprendida -Vaya chica retorcida eres...- Se guardó las manos en los bolsillos de la gabardina y suspiró -Creo que deberías saberlo, soy tu hermana mayor, mi nombre es Yoko Natsuko Nakamura- Dijo seria -Shizuku-chan ¿Por qué no me recuerdas?, jugábamos juntas...- Se sobo la cara -Claro, eras muy pequeña-.
    -¿Shizuku?- Yukiko la miro confundida y se alejo -No se quien eres- Se negó con la cabeza asustada.
    -Shizuku fue el primer nombre que te pusieron, nuestros padres biológicos, claro ahora tu nombre es Yukiko- Dijo Yoko, mirándola a los ojos.
    -¡Ya basta!- Una chica de cabello rojo se acerco a ellas -Yoko, estas dando demasiada información, Yukiko se confundirá-.
    -Es cierto, Shiina- Yoko la miro y se rasco la nuca -Bah, cuando quieras te hablare de nuestra familia- Se dio vuelta y la saludo con la mano.
    -¿Yukiko? ¿no?- Dijo Shiina, agarrándole la mano a Yukiko y sonriendole -Mi nombre es Shiina, es un placer conocerte-.
    -Si...gracias, Shiina- Dijo fría, se dio vuelta y se fue.
    -¿Eh?- La miro confundida -¡Espera!- Corrió hasta ella y vio a Naoko y Miyu -¿Ustedes?, ¡Woaw!, Naoko Akiko Fukushima- Shiina se dio cuenta que Naoko se sonrojo un poco -Miyu D´anello- Miyu solo la miro algo raro -Mi nombre es Shiina-.
    -Vaya, ¡Una chica sociable!, por fin- Miyu se cruzo de brazos e infló los cachetes.
    -No te quejes- Dijo Naoko mirándola algo feo y las dos empezaron a reír.
    -Se llevan muy bien eso parece- Shiina sonrío -Yo espero que sea así también conmigo-.
    -Tú alma parece amigable- Dijo Naoko y también le sonrío
    -Con la que no te llevaras bien al principio es con Yukiko- Miyu la señalo -No le gusta la gente-.
    Se sintió un bastón golpeando el suelo y todos vieron de donde provenía el ruido
    -Ojijin-sama, ya están aquí- Dijo Kazuki que se había parado al frente de las chicas
    -Perfecto, ¿Donde esta Yoko?- Dijo el anciano, que tenia una larga barba blanca y los ojos cerrados.
    -Aquí- Dijo Yoko levantando la mano y acercándose a los demás.
    -Señor, debe decirle como son las reglas aquí- Dijo Shiina levantando la mano.
    -¿Hay reglas?- Dijo Yukiko disgustada.
    -Si, las hay, y si no las obedeces- Yoko miró a Kazuki, y Kazuki a Shiina, completamente serios
    -Morirás- La palabra resonó en todo el lugar, como si hubiera sido una sentencia, Yukiko se volvió a sorprender y empezó a temblar.
  8. Si pudiera tenerte y poder controlarte solo te utilizaría para torturarte...
    Tu sangre en mis manos, tener
    Reír, cada vez que escucho tus gritos y quejidos
    Sin mas que hacer ver que te arrastras en el suelo,
    dejas un camino de sangre y gritas para pedir ayuda
    -Nadie te ayudara-, te digo sin parar de reír
    Tú me preguntas -¿por qué?- y yo te digo, -Por que te amaba-.
    Me mirabas, confundido y temblabas al ver que mi cara se ponía mas sombría,
    -Me hiciste sufrir- Te dije, mientras prepara el cuchillo, alzándolo por sobre mi cabeza,
    Te tapabas con los brazos y gritabas que te ayuden, me puse seria y tire el cuchillo.
    Me miraste sorprendido y empezaste a escupir sangre, te miraba con lastima...
    -Somos iguales- Le dije mientras me arrodillaba cerca de él, que estaba rodeado por sangre.
    -Claro que no, eres un monstruo- Me dijiste, te arrastraste para alejarte y yo empecé a llorar
    -Lo sé...- Saque una pistola y me la puse en la cabeza -Te amaba...¿Por qué no me entiendes?- Empecé a apretar el gatillo
    -Yo te entendía- Me dijiste y intentaste estirar el brazo hacía mi.
    -¡¡¡MENTIRA!!!- Me disparé y caí...
    ______________________________

    Yo...te amaba...
    te amaba...
    te amaba...
    te amaba...
    te amaba...
  9. Llegan Yukiko, Naoko y Miyu al palacio, ven a Kaito sentado en el sofá y se acercan rápidamente a él, Yukiko le pone la pistola en el estomago, Naoko lo agarra del cuello y Miyu prepara una bola de fuego.
    -Ahora dinos ¿Quien es ese Ojijin-sama?- Dijo Naoko apretándole mas el cuello
    -No se de que hablas- Dijo Kaito sin aire
    -Es fácil saber de que habla, nos han estado atacando demonios, fantasmas y monstruos, tú debes saber por que- Dijo Yukiko apretando despacio el gatillo.
    -No te hagas el tonto, Kaito-kun- Dijo Miyu acercando la bola a la cara de él -Si no nos dices, te quemaré tu bonita carita- Sonreía.
    -Bueno, bueno, les diré, no me amenacen más- Dijo Kaito, todo nervioso, tragando saliva.
    Todas se alejan, y se quedan mirándolo fríamente, él se acomodo el cabello y tocio un poquito
    -¿Saben lo que es la CEP?- Dijo él, mirando fijamente a Yukiko.
    -¿CEP?- Dijo Yukiko, guardando la pistola y poniendo las manos en los bolsillos del pantalón corto.
    -La CEP es la comunidad de elegidos protectores del mundo dimensional- Lo dijo y se acostó
    -Ojijin-sama es el que opera todo ahí, y las necesita- Se pone los brazos detrás de la nuca-.
    -¿Nos necesita?- Dijo Miyu acercándose un poco mas
    -Sipi- Kaito asintió y rió.
    -Pues...¿Qué opinan?- Dijo Yukiko mirando a Miyu y Naoko.
    -Si, esta bien, ¿Donde es la CEP?- Dijo Naoko a Kaito.
    -Mmm, hay un mapa en la mesa- él señalo la cocina.
    Todas se acercaron a la mesa y Yukiko agarró el mapa primero.
    -Pues, haber- Dijo, mientras lo levantaba para mirarlo mejor -Aquí lo tenemos señalado-.
    -Entonces vayamos, no tenemos tiempo que perder- Dijo Miyu, ya dirigiéndose a la puerta.
    -Yukiko, Ya vamos, no pierdas tiempo mirando el mapa- Dijo Naoko y le tocó el hombro a Yukiko
    -¿Eh?- Dío vuelta el mapa y vio un escrito -"Tu racha de mala suerte esta por cambiar, pero no para bien"
    -Miraba sorprendida el mapa -Ya, vamos- Dijo, lo tiro y se fue junto con Miyu-
    Al empezar a caminar por la ciudad, Yukiko se quedó pensando la frase del mapa, con las manos en los bolsillos y la cabeza baja, Naoko y Miyu la miraban.
    -¿Sucede algo malo?, Yuki-chan- Dijo Miyu, mirándola preocupada
    -¿Uhm?- Ella levantó la cabeza y la miró -No es nada...- Dijo con un tono nostálgico
    -Dudo mucho que no sea nada- Dijo Naoko, mirando a Yukiko seria.
    Yukiko solo se sorprendió y siguió caminando mas rápido que las demás
    -Su carácter cambio al de hoy en la mañana- Miyu le susurró a Naoko y ella solo asintió.
    Al llegar a la CEP, solo se quedaron mirando el pequeño edificio, que mas bien parecía un refugio pequeño.
    -¿Este es?- Dijo Naoko, desilusionada
    -No todo debe ser bonito y bien hecho- Dijo Yukiko, mirando a otro lado.
    -Bueno, sí pero...- Dijo Naoko
    Al entrar, Yukiko cayó al suelo, Naoko y Miyu se arrodillaron y se quedaron temblando.
    -Esta energía- Dijo Naoko sorprendida
    -No es normal, esto no es de un demonio cualquiera, no, ni siquiera es de un demonio- Dijo Yukiko
    -Vaya, vaya...-Las chicas levantaron la cabeza y solo vieron unas botas oscuras -Naoko, Miyu, Yukiko, las tres elegidas- La voz que se escuchaba era de un adulto
    -Tú, ¿Quien eres?- Yukiko se levantó y miro sorprendida al chico, que tenia ojos rojos y cabello oscuro.
    -Mi nombre es Kazuki, soy un ...- Se quedo callado y desvió la mirada -No importa, bienvenidas a la CEP, soy uno de los capitanes principales aquí, alguien las espera ahí adentro- él señalo un cuarto.
    Todas se miraron sorprendidas y entraron al cuarto.
    -Esto me es muy familiar...- Dijo Yukiko sorprendida, viendo a una chica de un cabello celeste sentada delante de ella, con los brazos cruzados y una sonrisa en la cara.
    -Ella...- Miyu miró a Yukiko.
    -Ella si es un demonio, pero...- Naoko también miro a Yukiko
    -Ah...- Estaba totalmente atónita.
    -Wooh, te estaba esperando- Se levantó y se acerco a Yukiko -Imouto-chan- Sonrió
    Continuara...
  10. Después de unos años, la guerra continuaba, a pesar de que los shinigamis ya habían desaparecido, muchos demonios se pusieron en contra de los elegidos, para conseguir una sola cosa, los artefactos del infierno, que eran nombrados de esta forma:
    Noble Acero, la espada mas pesada
    La corona del infierno, conocida por sus poderes malignos
    Ragna, la katana oscura
    Colmillo de plata, la espada intocable
    y Arco negro.
    Los artefactos eran defendidos, pero el mas codiciado era la corona del infierno, utilizada por Ruisuke el rey de Soul hace unos años, sus poderes eran increíbles, tanto que hasta el propio Dios del Inframundo lo quería en sus manos de vuelta, Ruisuke encerró la corona en un santuario, para que nadie la vuelva a tocar.
    ________________________________________
    -Es bonita- Dijo un chico de cabello rojo y ojos celestes como el cielo, mirando un libro con una imagen de una corona llena de diamantes, sentado en una cama
    -Esa corona fue utilizada por mi padre, Kaito- Dijo un chico de cabello celeste y ojos color azul, sentado a su lado.
    -¿Por qué lo hizo?, arruino todo Soul city...- Dijo Kaito, desanimado, mirándolo triste y decepcionado.
    -Losé...- Suspira -¿Sabes donde esta mi hermana?- Dijo Takeshi, mirándolo, serio.
    -Mmm, dijo que tenía que hacer algo...- Kaito rió y se despeino, rascándose el cabello.
    En un bosque de Soul, una chica estaba sentada, apoyada contra un árbol, con una paleta en la boca y los brazos detrás de la nuca.
    -No pueden dejar a uno en paz ¿verdad?- Se levanto y se acomodaba la paleta en la boca -Salgan, no les tengo miedo- Ve que unos demonios salen de los arboles y sacan espadas, pistolas y más armas -Je, que empiece la acción- Sonríe perversamente, saca su paleta de la boca, lo tira y saca una pistola -¡Let´s rock!- Le dispara a la paleta y esta se parte en miles de pedazos, seguía sonriendo, mientras los pedazos de la paleta caían.
    Mientras tanto en una parte de Vampire city, una chica de cabellos largos y rubios estaba arriba de un volcán, un viento paso y su hermoso cabello se movía suavemente -Uhm- Mira la lava del volcán -Hoy es el día- Unos extraños monstruos salieron del volcán y le gritaron a Miyu, desafiándola -Ustedes no son oponentes para mi nivel- Desenvaina una hermosa espada de fuegos rosas -Vengan a mí- Empieza a dar vueltas junto con la espada, y un tornado con combinaciones de color rosa y rojo aparece al rededor de ella, los monstruos rápidamente se acercan a ella -Ju...- Alza la espada y el tornado cae sobre los monstruos, ellos caen en la lava del volcán y este hace erupción, Miyu se queda mirando la lava con una sonrisa -Si, no me sorprende-.
    En Magic city, había una chica de cabellos negros y ojos verdes, mirando el cielo oscuro -Hoy sucederá...es el día perfecto- Unas sombras aparecen en el suelo -¿No tienen otra cosa que hacer?, seguirme es una muy mala idea- Dijo Naoko, dándose vuelta y viendo que unos fantasmas aparecen -¿Tienen algo que decirme?- Los fantasmas se acercan a ella y le dicen -Ojijin-sama te espera, pero, primero, debes pasar una prueba- Los fantasmas sacaron una hoz cada uno, Naoko se los quedo mirando -Esta bien, háganla- Levantó su mano y unas llamas negras aparecieron -Pero, no me gusta usar mis poderes con especímenes tan débiles- Alzó su mano al cielo y lanzo la llama, entonces una lluvia de llamas negras cayeron en el suelo, destruyendo el suelo, los fantasmas rieron -Eso no nos afecta- Después al ver que Naoko había desaparecido, se sorprendieron.
    Ella volvió a aparecer, arriba en el cielo, preparando para lanzar sus flechas, con Arco negro
    -Digan adiós- Un montón de flechas caen del cielo.
    En el bosque de Soul...
    -Dios, ¿Qué nadie es fuerte aquí ya?- Lo dice apuntándole la pistola a un demonio que estaba en el suelo sangrando -Y díganme ¿Por que están peleando?-.
    Uno de ellos levantó la cabeza -Pronto, la corona del infier~- Se escucha un disparo
    -No creo que sea necesario decir más- Dijo Yukiko y guardó la pistola -Odio que hablen de ese artefacto- Se guarda las manos en los bolsillos y se va.
  11. Ya de mañana, al terminar de desayunar seguí escribiendo el diario
    -¿Mi maestro?- Le pregunté a Kaito, sorprendida.
    -Si, venga, vamos, te mostraré algo- Se levantó y se me acercó
    -Uhm- Yo me tapé con las sabanas y lo miré desconfiada.
    -Confía en mi, no te haré daño- Dijo él, sonriendo.
    -¿Eh?- Lo miré bien y lo agarre de la mano.
    Después de unas horas, llegamos a un parque
    -¿Por qué vinimos hasta aquí?- Le dije yo, mirándolo confundida.
    -¿Recuerdas a las personas que mataste?- Sin mirarla se lo dijo serio.
    -Si- Asentí, algo temerosa.
    -Bueno, ven conmigo- Siguió caminando, hasta el callejón -Aquí fue...-
    -Si, aquí- Le dije yo, con la cabeza baja.
    -No te sientas culpable, quisiste defenderte- Me dijo él, sonriendo -Tus habilidades son increíbles-
    -Gracias- Me sonroje un poco y baje la cabeza.
    -Vamos- Hizo una especie de portal, al frente de él -Entremos-
    -Si- Asentí y entre al portal junto con él...
    Una luz blanca se vio y llegue a una ciudad, desde ese momento, no me arrepiento de haber vivido todo lo que viví, de haber sangrado, de haber sufrido y de haber transpirado
    De haberlas conocido...no se que hubiera pasado conmigo.
    Naoko, Miyumi...nada hubiera sido si no estuvieran ustedes, gracias por ser mis amigas, por ser mi todo, por que sin ustedes, yo no tendría razón por la cual vivir.
    Deje de escribir y me levanté, abrí la puerta y los vi a todos en el comedor, Miyu en la laptop, Naoko leyendo un libro, Kisho afilando una espada, Takeshi mirando su mano de acero y Kaito sonriéndome -Gracias...- Les dije y me miraron todos sorprendidos.
    -¿Por qué?- Preguntó Miyu.
    -Por qué...Si no fuera elegida ¿Qué seria?- Lo dije riendo.
    -Je...- Rió Kaito -Adoro que lo valores-
    -Si- Asentí -Ahora, ¿Qué tal si pateamos mas traseros?
    -¡Ja!, Espere que dijeras eso, tooodo el día- Se levantó Naoko, entusiasmada.
    -Jooo- Suspiró Miyu -Otro día de descanso, arruinado...-
    -Je- Takeshi golpeo la mesa con su mano de acero -¡Por supuesto!-.
    -No vayan a matar a alguien- Dijo Kisho, algo asustado.
    -¡Iuuujuuu!- Dijo Kaito exaltado.
    -Pues vamos, ¡Let´s rock!- Patee la puerta del palacio.

    -------

    Mientras tanto en Melt city...
    Se empezaron a escuchar disparos en un callejón oscuro
    -¡Vengan!, ¿Qué no puedes contra alguien como yo?- Grito, alguien que solo se le veía su uniforme policial
    -Ya veras, maldito...- Dijo un tipo desangrándose en el suelo
    -Bah, Creo que no llegan a mis expectativas- Se acercó despacio a él y le disparó.
    -Vaya, si que eres brusco- Dijo un chico de cabello azul y galera -¿No fue demasiado para él?- Se le acercaba al que disparo
    -Joder, ¿Tú otra vez?, ¡NO me molestes mientras trabajo!- Dijo el chico de uniforme policial
    -Que trabajo tan...sangriento- Sonrío de lado el chico de cabello azul.
    -¿Tienes algún problema con eso?- Lo dijo, enojado, cruzándose de brazos.
    -No, esta genial que seas así- Dijo el de cabello azul, riéndose -¿Iras a visitarla?- Le preguntó.
    -¿A quién?- Dijo el chico, del uniforme.
    -A tu hermana- Dijo el del cabello azul.
    -Si...Lo haré- Sonrío -Muy pronto- Mientras guardaba la pistola
    El final?
  12. -¿Por qué festejamos estas cosas?- Dije, sentada en la mesa comiendo Onigiri, con una cara de dormida.
    -Es navidad, Yukiko-chan, por lo menos, se algo menos fría- Dijo Miyu con la boca llena,al frente de mi.
    -Tsk...Pides demasiado- Me chupo los dedos y puse mis brazos detrás de la nuca -¿Donde están los demás?- Le pregunté mientras agarraba otro Onigiri.
    -Haber- Se puso un dedo en la boca -Naoko y Kaito se fueron a una reunión familiar de los Fukushima, Kisho esta de compras y Takeshi durmiendo- Agarro otro onigiri y empezó a comer
    -¿Por cual vas?- preguntó, con un montón de arroz en la boca.
    -Lo de siempre...-Le dije seria y después reí -Creo que por el cuarto- Seguí comiendo.
    -¡Yukiko-chan!- Inflo los cachetes -Déjame uno, por lo menos, no seas egoísta- Dijo Miyu, algo enojadita.
    -Esta bien, perdona...- Reí y la miré bien -Miyu-chan...-
    -¿Si?- Volvió a mirar, sonriendo.
    -...- La mire un buen rato y mire para otro lado -Nunca te rindas- Disimule, por que iba a decir otra cosa.
    -Querías decirme otra cosa...¿no?- Me miro decepcionada.
    -¿Eh?, no, claro que no- Le dije yo, mirándole con un ojo.
    -Oh...- Bajo la cabeza, y la levanto ni bien sintió que entro otra persona al comedor -¡Takeshi-kun!
    -Dijo sorprendida-.
    -Lo siento, me quede dormido- Se rascaba el cabello y se despeinaba mas.
    -Nii-sama...- Le dije yo y seguí comiendo mi Onigiri
    -¿Uhm?- Me miró, como siempre, frío -¿Qué quieres? Onee-chan- Me dijo él
    -Yo...- Me levanté y me acerque a él -Merry Kurisumasu- Le dije sonrojada.
    -¿Eh?- Se sorprendió y sonrió -Igualmente, Onee-chan- Me acarició la cabeza.
    -Eso me gusta- Sonrió Miyu
    Más tarde...
    -¡FELIZ NAVIDAAAD! -Gritó Kaito y golpeó la puerta del palacio-
    -¡Oye borracho ven aquí!- Le gritó Naoko desde atrás y lo agarro de la oreja -Debes ir a dormir ahora- Le dijo enojada, y todos nos reíamos.
    -Miren chicos, traje regalos- Dijo Kisho, con una montaña de regalos entre los brazos -Ay...Ayuden...¡Me! -Cayó al suelo con todos los regalos- Lo siento -Dijo sonrojado-.
    -¡Regalos!, Haber que hay para mi- Dijo Naoko y abrió uno que tenía su nombre
    -Haber ...- Yo también abrí mi regalo
    -Gracias, ¡Kisho-kun!- Dijo Miyu y corrió hacia los regalos
    -Espero que me hayas traído el juego eroge de ...- Abre el regalo y no hay nada
    -¿Que significa esto?- Miró a Kisho,decepcionado.
    -Como te portaste muy mal, te traje una caja vacía- Le saca la lengua
    -Snif...- Empezó a lloriquear y se fue a su habitación -Esta es la peor navidad de todas-.
    -Que melodramatico- Dije, levantando una ceja.
    ...
    Al terminar de abrir los regalos,casi todos nos fuimos a dormir, menos yo, quise continuar con mi diario
    Empece a escribir
    Al llegar a una casa abandonada, me fui y me acosté en una cama
    -¿Por qué?...¿Por qué me siento tan diferente? -Me agarré la cabeza y me tape con la almohada.
    -Creo que se por que- Dijo un chico que estaba en la ventana, sonriendo.
    -¿Eh?- Me senté en la cama y lo mire -¡¿Quien....Quien eres tu?!- Lo miraba sorprendida
    -Mi nombre es Kaito Burning, y yo... seré tu maestro- Me dijo, muy confiado.
    Deje de escribir y bostece
    -Creo que es hora de dormir...Uhm...no escribí nada- Mire por la ventana y sonreí -Ya esta llegando el final...
    Continuara...
  13. Miyumi llegó a un hermoso palacio, se veían muchos adornos y había mucha gente tomando vino, charlando y riendo, ella se acerco rápidamente dos personas, un hombre y una mujer
    -Papá, Mamá, no quiero ser mas elegida- Les dijo seria, con los ojos totalmente blancos -No quiero pelear más-.
    Los dos la miraron sorprendidos, y uno de ellos la agarro de los hombros.
    -Hija querida, no tienes por que...- Dijo la mujer preocupada por la elección de su hija.
    -Mamá, se lo que hag~- Escuchó unos pasos atrás de ella y enseguida se dio vuelta -¿Yukiko?- Se quedo sorprendida -¡¿que haces aquí?!-.
    -...Navidad ¿eh?- Dijo Yukiko, disimulando por que sabía que tenía que hablar de otra cosa -Jamás festeje esta clase de cosas, incluso en la tierra-.
    -Tú no viniste para esto...- Dijo Miyu, algo triste.
    -Mmm- Yukiko suspiró y sonrió -Soy muy predecible- Lo dijo algo nostálgica -Escuché lo que dijiste, ¿por qué?-.
    -Yo...- Miyu negó con la cabeza -No quiero pelear-.
    -Oh...- Yukiko bajo la cabeza -Lo comprendo, pero, tu...-
    -¿Qué?. ¡yo no sirvo!, Yukiko-chan- Dijo con lagrimas en los ojos y negaba con la cabeza -no sirvo, no sirvo no~-
    Todos se quedaron mirando sorprendidos, el ambiente se había pausado, Yukiko le pegó un cachetazo.
    -Pero, antes de decir eso, piénsalo bien- Yukiko siguió con la cabeza baja y salió corriendo del lugar.
    Cuando Yukiko llegó al palacio, empezó a escribir apresuradamente en el diario.
    Empecé a saltar por todos los tejados de los edificios, y para limpiarme la sangre llegue a una estación de servicio, entre al baño y una mujer me vio muy asustada.
    -Mmm...- Limpiaba mis manos, pero, la sangre no lograba salir del todo.
    -¿Q-Q-q-?- La mujer me miraba y tartamudeaba.
    -¿Uhm?- La miré -Oh, ¿esto?, yo, solo me lastime...-.
    -Oh...- Empezó a salir del baño y salió corriendo.
    -Dios...humanos- Suspiré, y al salir del baño encontré miles de oficiales de policía apuntándome con miles de armas
    -¡Ponga las manos en alto!- Gritaron todos y empezaron a apretar los gatillos.
    -Tsk...no jodan- Me saque la capucha de la cara y mi cabello se movió
    -Je- Me acomode el cabello y ellos empezaron a disparar, yo rápidamente los esquive y salte hacia el tejado.
    -No podemos darle- Grito uno, bajando el arma.
    -Dejemos la, esa mujer es... increíblemente rápida- Dijo otro, cerca de él.
    Todos dejaron de disparar y yo seguí a la mujer, pensando que ella me acusó, cuando llegó a su casa yo pegué un salto y le atravesé todo el cuerpo con mi brazo de hielo.
    -Eso te pasa...por decirles- Me levanté y mire mis brazos -Vaya, me costo mucho quitarme la sangre...- Tape mis brazos con la capucha y empece a caminar.
    Deje de escribir.
    -Uhm...- Salí de mi habitación y vi a Miyumi hablando con Kaito, yo sonreí -Volviste...-.
    -Creo que no puedo irme...- Se levantó y me sonrío.
    -Bien, seguimos siendo elegidas entonces.
    -Claro- Asiente.
  14. Al levantarme, me fui a desayunar, como siempre, casi todos estábamos comiendo, menos Miyumi, que estaba durmiendo muy tranquila en su cama.
    -Esa chica duerme como un tronco- Dijo Kaito, lloriqueando -Ni bien quise despertarla me golpeo y me dijo "vete al carajo"- Bajo la cabeza- Jamas lograre mi Harem así.
    -¡No somos tu harem!- Gritamos Naoko y yo, enojadas y seguimos comiendo.
    -Bueno, ya me largo- Me levante, al terminar de comer y me fui a mi habitación.
    -Últimamente ella esta...- Dijo Kisho, algo preocupado por mi aislamiento.
    Los otros asintieron y siguieron comiendo.
    Me senté y abrí mi diario -A escribir- Me dije y agarre mi lápiz.
    ...
    Al levantarme me trepe por la pared de una casa y empece a saltar sobre los tejados, había mucho sol, intente ocultarme de el, por que sentía que me derretía ante él.
    -Cuando venga otra vez la noche, saldré- Lo dije mientras llegaba a un parque y me ponía debajo de un árbol -Saque un libro y lo leí tranquila, aunque, la gente me miraba raro.
    Ya más tarde, me levante y empecé a caminar.
    -Diciembre...24...- Dije despacio y mire el cielo, ya estaba oscuro, sonreí.
    Sentí unos pasos atrás mio, que se acercaban cada vez más a mi, entonces sentí que una mano me toco, yo me sobresalte y mire enfurecida a las personas detrás mio, eran tres tipos, con sonrisas maliciosas, extendiendo sus manos hacia mí.
    -Vamos pequeñita, sácate esa capa y déjanos tocarte- Lo decía uno, que parecía borracho y me intento tocar los pechos.
    -Mmm...- Me di vuelta y camine hasta un callejón oscuro, ellos me siguieron, convertí mis brazos en hielo, ellos se asustaron y quisieron salir corriendo, pero los encarcele entre mas hielos -No escaparan...- Les enterré mi hielo y ellos gritaban y se arrastraban por el suelo, dejando una marca de sangre, seguí atacándolos y la sangre salpico por todos lados y quedo un poco en mi rostro.
    ...
    Deje de escribir.
    -¿Ah?, ¿ Sucedió algo?- Lo dije sorprendida y vi entrar a Miyumi.
    -Perdona, Yukiko-chan- Me dijo y bajaba la cabeza.
    -¿Qué?- La mire confundida.
    -Es que, yo debo irme- Lo dijo algo triste.
    -Y bueno, si, puedes irte...-Le dije y la miraba comprensiva.
    -Me tengo que ir para siempre- Se tapo la cara con el cabello.
    -¿QUE? -Le dije yo y me levante de la silla.
    -Debo hacer algo muy importante, Yukiko-chan- Lo dijo algo enojada y también se levanto -No puedo ser elegida para siempre-.
    -Miyumi...tu...-Bajé la cabeza- ¡Vete de aquí entonces! -Le grité, furiosa-.
    Detrás de la puerta de mi habitación estaban los demás, escuchando.
    -No lo acepto- Dijo Takeshi, con los ojos cerrados y los brazos cruzados-.
    -Yukiko quiere mucho a Miyu-chan...- Dijo Kaito -¡¿Por que no me quiere a mi?!- Dijo lloriqueando.
    -Dios...-Suspiro Naoko.
    -No te quiero por que eres un pervertido- Le grité a Kaito -Idiotas, escuchamos todo-.
    -Mmm...- Miyumi miro el diario- ¿Qué es eso?.
    -No es nada- Lo tape -Ya debes irte...- Le dije y me volví a sentar.
    -Si, losé- Ella se fue, y yo solo la mire desconfiada.
    -Vaya...- Miré a la ventana, y ya estaba oscureciendo -Debo hacer de cenar-.
    Mientras tanto, Miyumi salía del palacio, con la cabeza baja.
    -Lo siento chicos...- Lo decía y lloraba un poco -Debo...hacer algo muy importante- Levanto la mirada, fría.
  15. Cambiaba y cambiaba de canal, sin parar, mientras estaba sentada en el sofá comiendo papas fritas
    -Vaya- suspire y volví a mirar el televisor, y ahí lo vi, ojos verdes, cara totalmente pálida -¿Quien es el?- Le pregunté a Naoko que justo pasaba por el living.
    -Ulquiorra Cifer, ¿Qué, te parece interesante?- Me miro, sonriendo.
    -Solo un poco- Le dije, mirando sorprendida el chico -Bueno, me largo- Me levanté y me fui a mi habitación, por que se que Kaito se pone a ver HSOTD y yo, no lo soporto.
    Al llegar, me senté y abrí el diario sobre mi escritorio, me quede mirándolo un buen rato y suspire.
    -Comencemos- Empecé a escribir...
    Al llegar a la mansión solo me quede boquiabierta, no sabía si quiera lo que me esperaba allí, pero, todo lo que paso ahí fue ...una...sucia jugada.
    -Bueno, bienvenida- Dijo la mujer, mientras abría la puerta -Pasa pequeña-.
    ...
    Deje de escribir
    -Creo que debería pasarme esta parte, avanzare al día de los hechos- Y volví a escribir. Claro fueron muchos años después de haberme adoptado.
    Fue el día de mi cumpleaños, bueno, uno que me celebraron por que no sabían cuando era, un montón de chicos correteaban y jugaban cerca de la piscina, y los adultos hablaban, no comprendía nada, se sentía extraño estar ahí, sin conocer a nadie.
    -Bueno ellos son, la señorita Maria...y esa chica es- La mujer me empezó a hablar y me señalaba a los demás, pero yo la miraba mas confundida.
    -Si, esta bien- Le dije, mirando a los invitados.
    -Woaw, no hablabas desde el día en que te adoptamos- Dijo sorprendida y me acariciaba la cabeza.
    Cuando cortamos el pastel...
    -¡¿Por que le festejamos esta fiesta a la muda?!- Grito un niño y yo levante la mirada.
    -No lo se, solo es una tonta huerfanita, que esta aquí por que el tío quiso adoptarla- Dijo una niña que estaba cerca mío.
    -¿Por qué?- Dije despacio y suave -¡¿Por qué?!- Les dije un poco mas fuerte y me miraron todos -Ustedes ya tienen una familia- Mire a los que me adoptaron -No entiendo por que hicieron esto, yo nací sola, sin mi familia, y dudo que me interese haber tenido una, ahora quiero saber ¡¿Por que adoptaron a alguien que esta acostumbrada a estar sola?!-.
    Todo el mundo se quedo callado, mi voz había pasado de ser tierna a ser desgarradora y temible.
    -Bueno, si nadie contesta- Me fui, caminando hacia la mansión.
    Al llegar, me fui corriendo por la puerta principal sin mirar atrás...
    Unos años después...
    Una capa oscura cubría todo mi cuerpo, y escondía mi cara, yo estaba arriba de un edificio observando a los humanos con desprecio, sabía que no pertenecía ahí.
    -Uhm- Mire mi brazo y lo levanté un poco -Tsk...-Suspire y lo transforme en un brazo de hielo-.
    Después de haber escapado, descubrí mis poderes, fue una extraña reacción de defensa hacía unas personas que tenían malas intenciones.
    Me levante -Mmm...- Mire el cielo y luego volví a mirar el suelo, ahí vi a dos hombres acosando a una chica -Creo que no les puedo permitir que se aprovechen de personas mas débiles que ustedes- Les dije, mientras bajaba del edificio -Tendré que castigaros-.
    ...Otro día que escucho gritos y sangre salir de los cuerpos de aquellas personas, la chica corrió asustada por mi manera de haberlos asesinado, sin darme las gracias -Vaya, ¿que nadie agradece aquí?, ni siquiera pido dinero por matarlos- Lo dije con un tono burlón -Tsk, da igual...- Mire el cielo y vi que oscurecía -Deberé dormir aquí- Baje la cabeza y me dormí entre los cuerpos despedazados de los dos hombres.
    ....
    Deje de escribir.
    -¡¿Qué sucedió?!- Grité, por que escuche alguien que se desmayo.
    -Fue Kaito, tuvo otro derrame nasal, malditas chicas de HSOTD- Dijo Takeshi, gritando desde el living.
    -Pervertido- Dije algo furiosa y miré mi diario -Continuaré mañana...-Lo cerré y mire a la ventana -Aquí ya oscureció-
    Continuara...