Hogar de la Dra. Especialista en Oncología Médica Voodoo
[​IMG]




Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. El año pasado, cuando llegué a mi segundo año de la residencia la vida se tornaba de color rosa otra vez, podía dormir bien, tenía tiempo para estudiar, la enseñanza en el hospital de especialidades de Centro Médico Nacional S. XXI para el área de medicina interna era sublime, los médicos los mejor, los residentes una bendición, mis compañeros no podían ser más buena onda y el ambiente era muy cercano al que ha de existir en el nirvana.
    Desayunos en el sanborns, invitaciones a comer gratuitamente a buenos restaurantes por parte de los laboratorios, una cantidad de pacientes perfectamente manejable... Si alguna vez deciden estudiar medicina interna tienen que estudiar ahí, claro, tendrán que aguantar el purgatorio del primer año de la residencia pero una vez llegado a CMN SXXI todo cambia... En fin para mí era la reiteración del por que ser médico era la opción...

    Me derivé... Hospital de Oncología de Centro médico nacional Siglo XXI, mi destino: Enfrentar el cáncer (y todo lo que conlleve). Razones: Si bien medicina interna es un tarro de miel en cuanto a ambiente, enseñanza y demás se refiere yo sé que no es lo que finalmente me llama más la atención, lo mío mío va a nivel más molecular, por eso opté por oncología médica.

    Lugar: Centro Médico Nacional Siglo XXI Hospital de Oncología... pero el cambio no puede ser más radical...
    Antes de llegar me dijeron que el ambiente era feo... y tenían razón, me dijeron que el trabajo era mucho... y tenían razón... me dijeron que no había tiempo de estudiar... y tenían razón...

    Pero la razón por la que estoy ahí es por que realmente me gusta la oncología y ni el mal ambiente, ni la sobrecarga de trabajo ni la falta de enseñanza harán que desista, ahora, más que a una actitud asquerosamente positivista (de esas que normalmente me asquean), es una actitud egocentrista, el hecho de decirle al mundo: ME LA PELAN, es lo que me tiene entrando al hospital a las 5 de la mañana, saliendo a las 10 de la noche y aventándome turno de mínimo 32 hrs cada tercer día sin importar que caíga fin de semana o feriado, es lo que me tiene aguantando los inverosímiles castigos de mis residentes de mayor jerarquía y las absurdas y a veces mal fundamentadas peticiones de mis médicos de base.

    Bien me dijo el Dr. Malagon el año pasado: Medicina es una carrera muy hermosa... pero no es buena onda.
    a JARxG y Kentaurus les gusta esto.
  2. Dicen que dicen que cierta personita muy buena ondita viene a visitar el D.F. tal vez los próximos meses para tomarse unas frías con Jadecita bonita y Distroyer omnipresente... y me quiero anexar magicamente a la reunioncilla XD

    Me pone contenta por que quiero conocerla :p...

    Dios... necesito vida social jajajajajajajaj AUXILIOOOOOOOO!

    P.D. Nunca es buena idea por más que pienses lo contrario pensar que estudiar medicina es buena idea LOL.
  3. Por que mañana salgo de vacaciones, así es, mañana durante 2 semanas seré libre del agotante trabajo al que me he sometido ya no sé si por gusto o resignación, pero estoy contenta por que durante 2 semanas dormiré diario, comeré diario, me divertiré diario, y ¿por que no? tal vez me empede diario. Bueno tal vez no diario, pero al menos ya tengo fiesta para el viernes, para el sábado y domingo de la semana que viene, entre semana veré si me sonsaco a Mau y nos vamos por unas carolus que el six que compre hace 2 semanas se lo acabó con mi hermano y no me guardaron ni una (malditos abusivos!)

    Esto de tener netbook con internet inalámbrico es la ondita jajajajajaja así aunque esté en el trabajo (como ahorita) puedo entrar a hacer lo que me dé en gana, como revisar el mail, sacar artículos, ver porn... perdon ver videos interesantes o escribir en mi blog abandonado jajajajaja.

    Dichoso el domingo que no hay tanto trabajo, lo feo se pone en la madrugada cuano empiezan a subir todo lo que entra por urgencias y le arruinan a uno el sueño :( espero que no suban muchos :(, pero bueno es mi última guardia en las siguientes 2 semanas jojojojojo y esto muy contenta por eso -o-.
  4. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!

    Dios te salve Bonifacio...
  5. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  6. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  7. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  8. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  9. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  10. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  11. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  12. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  13. para esos días de frustración... solo queda acudir a lo sublime...

    Cuando se haga en ti la sombra;
    cuando apagues tus estrellas;
    cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto,
    más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte,
    más de bestia, más de cárcel,-
    no has caído todavía,
    no has rodado a lo más hondo…
    si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota,
    más secreta, más arcana, más oscura, más vacía,
    más ruin, más secundaria,
    canta salmos a la tristeza,
    muerde angustias el despecho,
    vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos,
    se hace un nudo de ansiedad.
    Los que nacen tenebrosos;
    los que son y serán larvas;
    los estorbos, los peligros, los contagios, los Satanes,
    los malditos, los que nunca,- nunca en seco, nunca siempre,
    nunca mismo, nunca nunca,-
    se podrán regenerar,
    no se auscultan en sus noches,
    no se lloran a si propios…
    se producen imperantes, satisfechos,- como normas,
    como moldes, como pernos, como pesas controlarias,
    como básicos puntales,
    y no sienten el deseo
    de lo sano y de lo puro
    ni siquiera un vil momento, ni siquiera un vil instante,
    de su arcano cerebral.
    Al que tasca sus tinieblas,
    al que ambula taciturno;
    al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable,
    como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos;
    de cien razas delincuentes,-
    su tenaz obcecación;
    al que sufre noche y día,-
    y en la noche hasta durmiendo,-
    como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta,
    como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos,
    como un callo apostemado
    la noción de sus miserias,
    la gran cruz de su pasión:
    yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas;
    yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve…
    ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro,
    vaso infame de dolor!
  14. Bla bla bla, a decir verdad esto de hacer una especialidad en medicina es una mierda, una mierda muy mierdera...

    Para empezar todo el puto día estas ocupado haciendo cuaquier idiotez excepto medicina, como recoger orines, cagadas y otras secreciones humanas que nadie se imaginaría que existiesen hasta escribir incontable cantidad de resúmenes de los pacientes que en sí nada dejan por que lo único que haces es repetir hasta el cansancio: paciente femenino/masculino de XX años con los diagnósticos de: x, x, x, signos vitales X, X, X, actualmente en manejo con X, X, que a la exploración física encuentro con bla bla bla bla
    Plan: continuar mismo manejo hasta que el paciente mejore por si mismo o haga disociación alma-cuerpo....

    Hacer un posgrado en medicina es una de las cosas más decepcionantes que me han ocurrido en mi vida, ahora entiendo por que los residentes somos sometidos a tanta mierda, a eso de trabajar 36 horas seguidas por 365 días sin derecho a días festivos o fines de semana... por que los Imbéciles que pasaron antes que nosotros fueron tan idiotas como para tragarse esta mierda así sin más, no maldecir en lo absoluto y asumir que esta mierda es NORMAL y que las cosas así DEBEN DE SER y que ninguno de esos supuestos "GALENOS" haya sido lo suficientemente listo para decir: "QUE NO SE DAN CUENTA DE QUE ESTO ES UNA ESTUPIDEZ!" haberle dado de patadas en el culo a medio mundo y cambiar las cosas.... no... todos son unos idiotas que piensan que las cosas así siempre han sido por que así deben de ser...

    Como cuando le dije al otro doctor: " Si bueno, hace 100 años su hija se hubiera tenido que casar a los 15, ser desvirginada y criar un escuincle o resignarse a ser una quedada"... Claro ese día supuestamente me tenía que quedar hasta las 8 de la noche en el hospital por que al doctor no le causó mucha gracia mi "Terquedad" pero la verdad es que mi terquedad me importa un carajo y lo que el piense más así que me largué a la hora que acabé.

    El chiste es que yo (y afortunadamente dos más de mis compañeros de residencia) si estoy dispuesta a patear traseros, y me importa un carajo quedarme sin residencia, pero algún día todos las putas quejas que estamos mandando tienen que hacer algo, y aunque me tachen de rebelde sin causa, para mi tiene mucha causa... estas circunstancias son una estupidez, como casi todo en México por desgracia... va que va en todo el mundo es la misma mierda solo que revolcada... pero esperense a que sea dictadora por que rodarán cabezas carajo, me cae que rodarán cabezas...

    Una de las cosas que mis colegas no entienden... es por que soy médico si no me gusta la gente... y pues esa es precisamente la razón por la que elegí ser médico... ( y no bola de malpensandos no es por que vaya a matar a alguien... al menos no por ahora).
  15. Holaaaa después de años de no postear nada de nada lol

    Bueno hoy les quiero presentar a mi perrita Patsy :3

    Patsy es una perrita criolla de 6 ó 7 meses de edad, ya que la encontré en la calle no tengo manera de saber exactamente cuando nació pero la edad aproximada me fué dada por la veterinaria ^^.

    Es muy tranquila generalmente pero cuando se pone juguetona puede morder un poquito duro LOL.

    A Patsy la encontré hace como una semana aproximadamente cuando iba llegando con mi hermano a la casa en la madrugada, cuando mi hermano se bajó del coche ella simplemente le saltó encima jajajajajajaja, estuvimos un ratito lucubrando si meterla o no a la casa jeje y pues al final la metimos XD, a mi papá al principio no le causó mucha gracia pero ya es oficialmente parte de la manada, digo Familia Juárez Albarrán :3.

    [​IMG]


    Le gusta mucho su pelota :3


    Y este es Jack, (mi hermano le puso así por su whiskey favorito XD) el es un schnauzer estándar, nació en un refugio para animales donde fue abandonada su mamá , pero unas amigas de mi hermano lo sacaron y se lo regalaron ^^, está greñudo por que acaba de pasar invierno y no queriamos que pasara frío con el tipo de corte que comúnmente le hacen a a esta raza, pero esta semana ya le toca visita a la peluquería :3.

    [​IMG]