Sin compartir el calor la vida puede continuar,
Sin embargo, sólo vivir no es suficiente para mí.
...
No importa qué tan lejos viaje,
El inicio de la vida es un bebé solitario que llora por vivir y ser amado
...
Mi razón para salir de aquí y continuar en otra parte,
Es que es necesario ver que no hay respuestas en otro lugar aparte del corazón
[SIZE=2
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Aclaraciones del Capítulo: He aquí, la primer historia de mi Blog. Espero les guste.
    Disfrútenlo, este es el primer capítulo de veintiuno.
    ________________________________________________


    21 Días de San Valentín


    Capítulo 1: Lluvia en febrero e identidad en secreto


    La lluvia caía estrepitosamente desde las densas y grises nubes, golpeando su ventana. Podían oírse los truenos y ver los relámpagos que se extendían por el ennegrecido cielo como las ramas de un árbol. Eran apenas las cinco de la madrugada, sin embargo, él ya estaba despierto. El cielo se mostraba renegrido y, a juzgar por la intensidad de la precipitación, lo más seguro era que no hubiese un amanecer soleado ese día o, quizás, siquiera se lo viera brillar.
    Le pareció un poco extraño que lloviera esa mañana, ya que normalmente habría un Sol fuerte y un día caluroso en extremo y no veintitrés grados. Parecía ser capricho divino el hecho de que llegara agua en lugar de cielo despejado a la tierra esa madrugada, precisamente en ese día...

    Él se había levantado de su cama para poder ver mejor como llovía. La caída del agua no significaba nada en especial, aunque muchos dijeran que sentía gusto por ella porque quizá le gustaría llorar. Pero no, no era eso: simplemente le agradaba el sonido de las gotas chocando contra la superficie, el aroma a tierra mojada que se expandía por el ambiente incluso antes de que comenzara a llover, el frio que llegaba a calar los huesos, la melancolía que impregnaba el aire, y aquel toque de depresión silenciosa y latente que llegaban en esos días...

    Recordaba como mucha gente le había dicho que tenía alma de un poeta, igual que de un suicida que pretende utilizar cada oportunidad que se le presente para abandonar cobardemente ese mundo. Sus psicólogos se lo habían recalcado, a él y a sus padres. Más eso no era cierto, él no sentía que su vida no valía la pena o que quisiera morirse, simplemente era un depresivo recurrente. No porque le gustara arruinar la vida de otros, sólo le fascinaba lo delicioso de estar entre triste y feliz, por nada y por todo, era una sensación única que le recordaba que existía y que había mas que solo días de luz o de oscuridad... El punto gris era su preferido.

    Además, la lluvia le hacía soñar... soñar despierto. Le parecía recordar cosas, lugares y situaciones de vivencias que, muy bien sabía, nunca había atravesado ni remotamente. Siempre tan sumergido en él mismo, que parecía poder vislumbrar, entre gota y gota de agua, un lugar lejano e impensable, en donde todo era de tono grisáceos, puro y silencioso. Podían decir que estaba loco, le daba igual, pues él sabía que eso no era verdad, seguramente estaba más cuerdo que cualquier otra persona... o eso se permitía decir en aquellos momentos, porque sabía que él era falto de cordura para muchas cosas, y que la mayoría de sus actos carecían de sentido común.

    Esperó pacientemente, sin mirar el reloj ni una vez, a que su alarma sonara. La lluvia no había cesado y seguramente no se detendría en toda la mañana. Muy a su pesar se levantó de su asiento, frente al ventanal en su cuarto que daba al patio trasero. Se metió a bañar y luego se vistió y arregló para asistir al instituto con el uniforme de pantalón negro, camisa blanca con corbata roja y campera por sus estrechas caderas de igual color que los zapatos de cuero negro; peinó hacia atrás su corto y lacio cabello color ébano, algunos rebeldes mechones cayeron por su frente, rozando sus finas cejas; también se colocó sus redondas gafas de fino marco amarillo, que combinaba a la perfección con sus ojos ámbares.
    Él preferiría poder saltarse ese día las clases, pero sus padres estarían en total desacuerdo con esa idea... sus padres, ¡qué irritantes!
    Terminó de alistarse. Desayunó rápidamente lo mismo de todos los días: un cappuccino caliente con pan tostado untado de queso fresco y dulce de batata. Salió, con un paraguas en mano, abrigado y con un gran y largo impermeable puesto de color negro, rumbo a la preparatoria. A veces se preguntaba por qué no se podía contratar un tutor que le enseñase todo lo que debía saber y listo, total, sus padres eran millonarios...
    Miró desinteresadamente a su alrededor. Había algunas personas en la calle, pese a que era temprano y diluviaba. Casi todos llevaban un paraguas, un abrigo e impermeable encima, justo como él iba. Era tan común... sí, muy común. La vida a esas horas, a todas horas en realidad, era muy aburrida.

    Sabía que llegaría temprano, como todos los días, siendo el único presente por varios minutos. Sin embargo, podía apostar lo que fuera, a que en aquel día en particular, muchas chicas irían muy a tiempo al instituto. Sí, porque ese era el día, bautizado por él como el día en que Dios, o la entidad que sea, dejaban llegar el infierno a la vida de los mortales que, como él, eran reacios ese tipo de cosas.
    Como cada año, seguramente nadaría en la desesperante montaña de muestras de afecto de las chicas, y no tenía como zafarse de ello. Durante su último año de secundaría fue casi, casi, muerto por medio plantel educativo, pero tenía un consuelo: ese año no pasaría eso, no, estaba seguro; ese año su vida y baja popularidad estaban aseguradas en esa escuela, puesto que varios de los chicos más populares de la ciudad iban a la misma secundaria.

    Por citar algunos ejemplos, estaban:
    Shûki, un estudiante que medía 1,95 m.; de piel ligeramente bronceada y carácter serio; era de cabellos rubios y rizados; se lo definía como un gigante de músculos bastante marcados, pero al contrario de la gran mayoría, tenía cerebro, además de una sensibilidad especial para con todo tipo de ser vivo. Se podría decir que tenía ese no-se-que que volvía locas a las mujeres tímidas que buscaban a un caballero, en lugar de un príncipe, que las cuide y proteja; alguien que entendiera sus sentimientos y las hiciera sentirse amadas, protegidas y respetadas.
    Sôbi, un joven de cabellos rojos, tirando a anaranjados, presumiblemente naturales; un tanto más alto que él, aproximadamente 1,87 m.; era muy serio y también fuerte, tenía una reputación de chico malo, pero con un corazón noble. Estaba más que comprobado que hacía delirar a todas las niñas que soñaban con un príncipe algo rudo que las rescate de todo mal, habido y por haber, sobre la faz de la tierra.
    Tsukishiro, un muchacho que parecía tener su misma altura, de cabellos azulados y oscuros, casi negros; usaba gafas ovaladas y de marco púrpura, muy combinable con sus ojos del mismo color; era esbelto y muy inteligente. Además de que era el campeón de arquería juvenil, a nivel nacional, lo cual lo hacía muy popular ente las soñadoras que buscaban a un príncipe del tipo noble y educado, pues el muchacho en cuestión hacía gala de modales propios de gente de nobleza.
    Había más chicos, estaba seguro, pero le daba pereza recordarlos a todos ellos. Para él ya era suficiente, y tranquilizador, que esos tres estuvieran en su misma escuela, de esa forma no sería asediado por las revoltosas estudiantes de sexo femenino de todo el plantel. Ese año podría pasar la fecha del terror con relativa paz.

    Casi sin darse cuenta pasó el portón de la preparatoria que recién estaba abriéndose. Se hallaba demasiado sumido en sus pensamientos ese día.
    Entró con calma. Divisó a varias chicas que estaban llegando antes de horario para poder dejar sus regalos de la fecha. Caminó hasta su casillero para dejar unos libros y sacar los que usaría en las materias que tocaban, pero, para su grata sorpresa, el mismo estaba vacío. Pudo respirar profundamente con paz en esos primeros minutos. Suspiró imperceptiblemente, parecía un milagro muy bueno, parecía que el comienzo de ese ciclo escolar iba a ser el mejor de todos los vividos hasta ese momento.

    Parece que este catorce de febrero va a ser el más tranquilo de toda mi existencia —pensó con profundo entusiasmo, casi feliz. Tenía ganas de sonreír con sinceridad, pero las reprimió justo a tiempo, con el único deseo de que esa tranquilidad siguiera todo el resto del día.

    Cerró el casillero con dos libros no muy gruesos en mano y se dirigió hacia la derecha. Subió a su aula sin apuro, con la mirada oro perdida apuntando al frente. Entró pausadamente, como queriendo no llamar la atención. No había nadie ahí, lo único que se divisaba, apenas, eran los regalos dejados en los lugares de sus compañeros de clase; no pensó que los demás fueran a recibir presentes en ese día realmente... las sorpresas de la vida.
    Tampoco había nada fuera de lo normal, y caminaba pensando que en su lugar no habría ni un solo maligno chocolatito empalagoso y que nadie iría a molestarlo por ese preciso motivo, así podría mirar la lluvia mientras esperaba el inicio de clases. Sin embargo, ahí estaba, en su mesa de trabajo, un amenazante y gran corazón rojo, el cual tenía por adorno un listón negro y un moño del mismo oscuro color.

    En una primera impresión le pareció repulsivo, pero siendo un poco más justo, tenía que reconocer que era extraño, sólo eso, pues el negro no era un color típico en San Valentín; parecía mas de Halloween. Pero no iba a quejarse, no, era uno, sólo uno, que carecía de cursilerías y adornos de figuritas ñoñas, lo cual lo hacía tolerable. La caja era de cartón liso y la tapa también; tenía una nota blanca pegada al moño, de nuevo sin porquerías tan de chicas: sólo estaba aquella prolija y legible letra en cursiva. Era poco convencional y totalmente fuera de la norma, y lo peor del caso es que tenía que reconocer que le acababa gustando, pero sólo un poco, porque era sencillo y eso lo hacía muy llamativo a su gusto. No pudo resistir la tentación y abrió la nota para saber que clase de cosas le habían dedicado en aquel papel:

    Para: Mí querido Ran.
    ¡Feliz día de San Valentín!
    La caja simboliza los latidos de mi corazón, que salta de mi pecho cada vez que mis ojos te divisan, el contenido representa mis sentimientos, tan sinceros y salvajes, hacia a ti.

    Atte.
    Quien se adueñará de tu corazón.

    — ¡Que declaración tan pretenciosa! No imagino qué clase de chica escribiría algo tan osado y atrevido —Pensó con cierta burla. Pero tenía aun más curiosidad por saber cómo era el contenido de la caja. Había logrado cautivar su atención de tal forma, que incluso se había olvidado de la lluvia que tanto le gustaba mirar caer. Sí, tenía que saber qué había dentro de ese presente, pero sabiendo que abrirlo dentro de la escuela equivalía a dejar saber que estaba interesado en ello —y él jamás admitiría estar interesado en algo así—, y que por ello su reputación peligraría bastante, no lo hizo. Por lo que sólo le quedaba la opción de esperar hasta llegar a su casa para poder abrir la caja, bien lejos de sus padres, y ver el contenido.

    Dejó la caja sobre su mesa, esperaría al inicio de las materias mientras veía llorar al Cielo, pero, y para su desgracia, fue interrumpido, una vez más, por un grupito de alumnas. Ellas avanzaron hacia él con cierta lentitud, pero mirando la gran caja con forma de corazón de el escritorio de él. Sin atreverse a decir nada al respecto, la chica que iba a declarársele se el acercó hasta quedar justo al frente suyo: tenía una cajita, de unos quince centímetros de diámetro entre sus manos, estaba forrada con un papel de rosas y un moño blanco con adornos de corazoncitos. Muy cursi a su parecer, excesivamente empalagoso, más se guardaría su opinión, a fin de no mal gastar palabras en esa ridiculez.

    —Esto... Ran... Por favor, acepta mi regalo... —Dijo ella, con la voz hecha un hilo y la cara sonrojada de vergüenza mientras le extendía sus chocolates. Se sentía intimidada por aquel enorme corazón rojo; aún así, no iba a desistir de entregar su obsequio, más aún después de todo el esfuerzo que le costó el sólo reunir valor para ir a entregárselo. Esperaba que él no la rechazara o al menos no fuera tan cruel con ella, como muchas otras chicas por ahí decían que era.

    —Puedes dejarlo sobre el escritorio, si deseas —le contestó de aquella manera tan fría y distante, mirando hacia la ventana las gotas de lluvia que seguían cayendo, sin dedicarle una sola mirada. La lluvia era tan intensa y hermosa, eso era lo que cruzaba su cabeza en aquel momento; la humedad calaba los huesos y el frio parecía incrementar en ese instante. Simplemente era algo muy agradable para él, aunque no para la pobre joven parada frente a su banco.

    —Gracias... —susurró quedadamente antes de salir corriendo del aula. Dejó su presente allí mientras las lágrimas caían por sus mejillas; su grupo de amigas la siguió, con consternación: aunque Ran no hubiese sido grosero, sí había sido muy cruel.

    —Adolescentes estúpidas, ¿cómo pretenden entregar sus sentimientos a alguien que no conocen?

    Miró su mesa de trabajo, sintiendo algo parecido al terror, inmenso terror fundado al pensar en que tenía que tocar esa abominación de la cursilería que era el regalo de esa joven. Muy por el contrario, ese corazón rojo le causaba gran intriga, quería saber qué contenía, qué clase de sabor tendrían aquellos chocolates de su interior, el cómo sería aquella osada chica que le había escrito esa tarjeta.
    Lo único malo era que tendría que esperar a que las clases terminaran para averiguarlo, y todo lo que se repetía en su cerebro era esa declaración, que se negaba rotundamente a aceptar:
    "Atte.
    Quien se adueñará de tu corazón".

    ¿Realmente quería saber todo aquello? ¿Obtener las respuestas no sería como caminar hacia su propia destrucción? ¿No sería ir en contra de sus creencias y su propia manera de ser? ¿No sería como traicionarse a sí mismo? ¿No le llevaría eso a contradecirse continuamente y acabar por enloquecer?
    Se dijo que eso debía de ser una prueba de algún ser divino u obra del molesto y, según él, inexistente destino. Se juró no dejarse llevar por nada. Se prometió ni pensar en buscar a la remitente del presente. Estaba decidido a aprobar el examen impuesto y no dejare engatusar por ninguna niñata, la puerta su corazón sólo sería abierto por una única persona...

    Continuará.


    ________________________________________________


    Notas Finales: Bueno, como dije al principio, espero les haya gustado el inicio de esta long-fic de amor no-cursi. Como dije, son un total de 21 capítulos de igual longitud que este. Sin embargo, estará dividido en dos sagas: “21 Días de San Valentín” (11 capítulos) y “El Día de San Blanco” (10 capítulos). Se llevarán una sorpresa cuando esta mini novela finalice.

    Para los que son bastante observadores y leyeron mi one-shot más reciente, que luego publicaré aquí también, (en este blog y en el oficial) “Cada Gota de Lluvia”, habrán notado dos cosas importantes: la primera, es que ambos comienzan con lluvia y que a los dos personajes les encantan la misma (aunque no se sabe aún si por parecidos o diferentes motivos); la segunda, es el parecido físico entre Ran y la joven de la que Gregori se enamoró... ¡qué cosa, ¿no?!

    Dejando la cuestión anterior de lado, deseo que hayan pasado un buen ratito al leerlo y ansío leer sus comentarios.

    Para dejar un comentario sobre este capítulo, ir a ésta página: Agradezco, de ante mano, a quienes se tomen un poco de tiempo para comentar.
    Para leer los demás capítulos, aquí les dejo el link:
    El capítulko séis estará este sábado o domingo, a más tardar.
    Hasta el fin de semana que viene.

    Atte.
    \Tsuyuka/

    Ante cualquier duda, no duden en preguntarme que yo responderé.
    Para más información enviar un mail a esta dirección: sofi.anime94@gmail.com
  2. ¡Hola a todos!

    A algunos les gusta jugar vídeo-juegos, a otros reunirse con los amigos, a otros mirar series y películas, y a otros hacer deportes, entre otras cosas. También están los que les gustan dibujar, leer y escribir, como a mí. En los últimos dos años, he estado progresando en mi escritura, haciendo todo lo posible porque sea interesante e inédita, siempre buscando que no hayan parecidos ni que se den situaciones típicas y predecibles.


    A pesar de que siempre publiqué en grupos y foros, donde he de admitir que me sentí muy cómoda, deseé tener mi propio sitio donde exponer lo que escribiera, y así llegué a la conclusión de hacerme este Blog.
    Aquí traeré escritos nuevos, variando el género y las situaciones para que nos agrade a todos.

    Por esa razón, los invito a todos a pasarse por , para que, si gustan, puedan leer todos los fines de semanas un capítulo nuevo de las distintas historias que allí publicaré.

    Actualmente sólo hay una en curso con tres capítulo publicados, llamada 21 Días de San Valentín, en la cual no mato ni mataré, lo juro, a ningún personaje principal. Tampoco es triste. Se trata de una mini-novela de 21 capítulos, de género romántico, pero no empalagoso ni cursi (¿qué más quieren? ¡Recuerden quién soy!), la cual estará dividida en dos sagas: 21 Días de San Valentín, que constará de 11 capítulos; y El Día de San Blanco, que tendrá los 10 restantes.

    Básicamente la historia trata de Jakû Leila, una chica rebelde, salvaje y muy poco femenina, jugadora estrella en el equipo de baloncesto de la preparatoria, que se enamora de un chico dos años mayor que ella. Éste joven se llama Eun Ran; es frío y totalmente indiferente a las relaciones con otras personas; suele ser muy malo a la hora de hablar con la gente, sobre todo si se trata de alguien que se le declara. También aborrece días como San Valentín, San Blanco, el Día de la Amistad (o de los amigos), y todo ese tipo de fechas que, según él, fueron creadas con fines puramente comerciales.
    Sin embargo, Leila cuenta con la ayuda de su hermano mayor, Jagû Danniel (sí, tienen apellidos distintos), quien conoce a Ran y sabe lo difícil que será para su querida hermanita ganarse el corazón de ese muchacho. Pero eso no es considerado más que un pequeño obstáculo para nuestra protagonista, quien no se dará por vencida y decide darle a su enamorado "21 días de San Valentín".


    Igualmente ya tengo más proyectos en mente, como Sombras en la Eternidad, otra mini-novela que tendrá cerca de 20 capítulos (puede que los sobrepase) y tratará de Cazadores y Vampiros. Aunque ésta será algo más subida de tono de lo que usualmente escribo y con una trama mucho mejor que las novelitas baratas sobre éstos seres nocturnos y los "héroes" que intentan matarlos (no quiero ofender a nadie, pero ando bastante enojada a causa de un libro pedorro). Será de género trágico y también romántico, con un intento de acción y "efectos especiales". Habrá parejas de todo tipo, ya que será una historia para entrar en otro tipo de géneros, como el Shoujo-Ai (chica-chica) y el Shonen-Ai (chico-chico), tratando de, por ningún motivo, llegar al Yuri o Yaoi, ya que, se supone, es un blog para todo público.
    Por esos motivos, será publicada mucho más adelante, cuando tenga más lectores y me sienta con suficiente confianza como para escribir cosas de ese tipo... ¡y es que es tan difícil escribir sobre parejas homosexuales y que a la gente les agrade igualmente!

    Otro proyecto que ya estoy poniendo en marcha es Las Crónicas de Kira, que tratará de una joven llamada Sofía (no tiene nada que ver conmigo), quién es una quimera humana creada a causa de experimentos hechos a su madre sin que ésta se diera cuenta.
    Pero no por nada fue creada. En el mundo se está desatando una guerra por los pocos recursos naturales y las escasas tierras llenas de nutrientes que quedan. Potencias como Estados Unidos, Inglaterra, China, Rusia, Japón, Brasil y Argentina (aunque ésta última está metida en medio porque son sus tierras de las que quieren apropiarse), realizan experimentos con humanos voluntarios y animales para crear quimeras fuertes, veloces y ágiles, capaces de combatir mucho más que un soldado normal.
    Un año más tarde se corre el rumor de que se ha creado exitosamente la primera quimera humana dentro del vientre de una madre, la cual nunca se enteró de lo que le hicieron a su hija mediante químicos, drogas y mezclas. La noticia recorre todo el mundo llegando a los países asiáticos, quienes se enfurecen al verse vencidos por nada más ni nada menos que Argentina...
    Así unos 14 años más tarde estalla la guerra y Sofía, ya una adolescente marginada a causa de su aspecto físico anormal, decide utilizar sus extrañas habilidades y cualidades para pelear en contra de quienes mataron a una persona muy querida por ella en su infancia, un chico cinco años mayor que ella que también era una quimera; la única persona que la comprendá y quería por quien era.
    La historia girará en torno a su vida, tanto su pasado, presente y futuro; a su manera de pensar y ver el mundo; a sus creencias con respecto a la violencia, la discriminación, la marginación, el abandono, la soledad, el sufrimiento, la locura y la muerte; a su fortaleza para seguir adelante; a su esfuerzo por encontrar y reunirse con su familia aunque ella sepa que nunca será bien recibida por sus seres queridos; a sus deseos de venganza, de recuperar todo lo que le han quitado, de proteger a las personas que se convierten en seres cercanos a ella; a su anhelo de poder confiar en los humanos y otras quimeras que conoce más adelante; y a cómo influye en los huamnos los pensamientos positivos y negativos.
    Se desarrollará en un futuro no muy lejano, hablamos del 2015 más o menos, sin super avances tecnológicos ni nada por el estilo.
    Al fin y al cabo será una historia bastante trágica --Dios nos salve de mis escritos angustiosos--, donde, como casi siempre, haré sufrir al protagonista con el fin de transmitir importantes mensajes a mis lectores y tratar de mirar desde otro punto de vista el mundo en el que vivimos y las sociedad de la que formamos parte.

    Esos fueron los "Proximamente" más importantes, peron, aún así, no son todos, recuerden esos Fanfiction que no finalicé:

    Al Diablo con el Ángel, yo Quiero a mi Caballero, de Blood+ (lo publiqué en otro foro antes de entrar a CZ, pero lo borré para reescrbirlo). Es una costosa adaptación a una novela que estoy escribiendo actualmete; es tan importante que aún no le haré mención. Continúa la historia del anime desde el episódeo 50.

    Ha pasado casi un año desde que Saya despertó lejos de su familia, en otro país, bajo el cuidado de Jura y Tien, un matrimonio sospechosamente sobreprotector, quienes trabajan todo el día y no tienen tiempo para ella.
    Ambos le tiene terminantemente prohibido consumir ni una sola gota de sangre una; pero para que no muera por las necearias transfusiones dirias, le suministran todos los días un brebaje hecho especialemnte para sustituir el líquido carmín.
    Desde quetiene conciencia de su pasado y de todas las personas que conoció, se preguntó por qué no estaba con ellos, más nunca se atrevió a indagarle a sus padres adoptivos. Eso la hizo sentir muy triste. También recordó lo que fue de su fiel caballero, aquel que siempre la tranquilizaba con sus escasas palabras, sus acciones y las notas de su cello; la culpabilidad, la sensación de abandono y la soledad, invadidieorn su ser todo ese tiempo, causando su conversión a un ser más abstraído y callado. Las risas y sonrisas no formaron más parte de su carácter.
    Pero, un viernes como cualquier otro, al salir de casa para irse al instituto, en su carrera por alcanzar el colectivo y no llegar tarde al importante examen, tropezó con un hombre; no un hombre cualquiera, era uno de una complexión física muy conocida para ella, era Hagi, quién se veía claramente sorprendido.
    Entonces, era ahí cuando venían las preguntas: ¿Qué hacía Hagi ahí? ¿Por qué se veía sorprendido de verla? ¿La estaba buscando? ¿Por qué no la había ido a buscar antes? ¿Por qué dejó que lo creyera muerto? ¿Qué había sido de Kai y las niñas? ¿Y del disuelto Red Shield?
    Pero, lo más importante era, sin ninguna duda, el hecho de uqe estaban apareciendo quirópteron en todas partes del mundo. Más fuertes, grandes, poderosos e inteligentes, casi completamente inmunes a la sangre de la Reina Carmesí.

    No seré tuya, aunque eso me salga caro... o tal vz no tanto, de Inuyasha (publicado en éste foro). Otra historia de mi pareja favorita, Sesshoumaru y Kagome.

    La historia comienza con el final de una común y ardua batalla contra el mayor némesis, el enemigo en común: Naraku. Pero había algo diferente esa vez, faltaba alguien, alquien importante, alguien en quien uchos confían, alguien que aparentemente los había traicionado a todos.
    El Lodr de las Tierras Occidentales y la joven miko del futuro se encontraban bastante lejos del campo de batalla, de Sango, Miroku, Shippo, Kaede, Kirara, Rin, Jaken y Ah-un, también lejos de la aldea de la vieja sacerdotiza.
    Ella tenía un tobillo lastimado y él no había salido muy mal parado.
    Pasaba que, el Príncipe que se había visto obligado a estar cerca, demaciado cerca, del grupo de su hermanastro, se había acostumbrado a ellos --aunque eso no quería decir que se llevaran de maravilla--, y le tomó una cálida familiaridad a cierta joven del futuro que parecía querer retarlo cada vez que él decía o hacía algo que ella pensaba estar mal.
    Pero ahora estaban ellos dos solos en medio de un bosque cerca de una cabaña, a la cual se habían puesto de acuerdo en ir para descansar y curar su heridas. Aún así, no todo sale como se planéa y ambos terminan confesándose a pesar de haber estado evitando que eso sucediera; uno por su dilema de no debo, pero quiero y la otra con su resignación al creer que con él tendría menos suerte que la que tuvo con Inuyasha.
    Luego de esa noche, sus prioridades cambien de "Matara Naraku y odiar al Inu-hanyô" a "Ir a la aldea de Kaede y buscar a los demás". Sin embargo, la no formalizada e inestable pareja se encuentra con quien menos deseaba ver: Inuyasha.

    Yo la maté, lo siento mucho, de Inuyasha (publicado en éste foro). No daré sipnosis porque será la continuación de "No seré tuya,...". Debo aclarar que al principio iba a ser una historia independiente, pero luego decidí que al hacer algo con esta pareja atípica de la/el serie/manga porque no podía darle un final feliz --aún no obtengo mi licencia de finales felices con calidad--. Decidí finalmente que sería la continuación, por eso les pido, que no busquen ni lean la versión aquí publicada, porque si bien cambiará bastante para adaptarse a la otra historia, será minimante spoiler.

    Bueno, esos fueron todos por ahora, espero les interese pasarse por el blog.
    Mil gracias por prestarme unos minutos de su tiempo.
    Los estaré esperando con ansias.

    Atte.
    \Tsuyuka/

    Cualquer duda sobre el blog:
    sofi.anime94@gmail.com
  3. Bueno, sin más, otra vez algo para su diversión...
    Disfruten.

    Derechos de autor reservados.

    No estés triste...

    --> Yo sé que estás pensando en mí.
    --> Yo sé que me seguís amando.
    -->Yo sé que llorás cuando no me tenés.
    --> Yo sé que me buscás por todos lados.
    --> Pero te vengo a decir que no te preocupes...
    --> Estoy en las heladera.

    Firma: La Cerveza.

    Jejeje, espero les haya gustado. Corto, pero mi cabeza no pudo hacer nada mejor.
    Ando mal de salud, y con cierto problemas personales.
    Espero ansiosamente recuperarme de todo y volver a ser la misma persona de antes: activa, creativa, divertida...

    ¡No lloren por mí!

    Nos leeremos más pronto de lo que piensan, prometo traer algo mejor... ¡Borrachos!

    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.


  4. ¡Jajajaja!
    He aquí, yo de nuevo, sin nadita que hacer.
    Mentira, tengo mucho que escribir, pero como estoy con la PC que no es mía --y por lo tanto no tengo axeso a los escrtos a medio terminar--, no puedo hacer nada...
    Antes de ir a jugar al Diablo II quise venir a dejarles esto:

    ¡La Primera vez Duele!

    Al tiempo que te recuestas,
    tus músculos se tensan.
    Lo apartas po un momento buscando una excusa,
    pero él se rehúsa a retirarse.
    Te pregunta si estás asustada,
    y niegas con la cabeza.

    Han tenido más experiencia,
    pero esta es la primera vez que el dedo de él ha encontrado el lugar correcto.
    Él presiona con su dedo índice profundamente y tiemblas.
    Tu cuerpo se tensa,
    pero él es tan suave como te había prometido que sería.

    Mira directamente tus ojos y te pide que confíes en él;
    te dice que él ha hecho eso muchas veces.
    Su sonrisa te relaja y abres más para darle mejor acceso a una entrada más difícil.
    Comienzas a pedir y rogar que se apure,
    pero él se toma su tiempo esperando causarte el menor dolor posible.
    A medida que él se acerca y va más profundo,
    el dolor aparece por todo tu cuerpo;
    sientes que sale sangre mientras él continúa.

    Te mira y te pregunta si es muy doloroso...
    tus ojos están llenos de lágrimas, aún así, niegas con la cabeza y le indicas que siga adelante.
    El empieza moviendo para adentro y afuera con habilidad,
    pero estás muy dentro de ti para darte cuenta.
    Luego de unos momentos frenéticos,
    sientes que algo revienta dentro tuyo;
    él lo jala hacia afuera.
    Te recuestas jadeando,
    pero contenta de que haya terminado.

    Él te mira y te dice cálidamente --riéndose de sí mismo--,
    que has sido la más dificultosa, pero más gratificante experiencia...
    Sonríes y le agradeces a tu dentista,
    después de todo, esa era la primera vez que te scaban un diente.

    ¡Pervertid@!
    Yo sé que estabas pensando en otra cosa totalmente diferente.
    ¡Pervertid@!

    ¿Te ha gustado? ¡Pués dímelo!
    Espero hayan disfrutado esto tamién.
    Son idioteces, peor, a veces, están buenas para reír un poco... Al mneos así lo veo yo.

    Nos leemos luego.
    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.






  5. Jejeje... Etto, no tenía nada que hacer y me puse a ver mis mensajes...
    En eso encontré uno cadena, muy bonito, lleno de simbolitos hechos caritas uy esas cosas...

    =';'= Tener =';'=

    Amigos: Es tener confianza.
    Amor: es tener esperanza.
    Paz: Es tener felicidad.
    Todo: es tener tu amistad.

    ¡Feliz día del amigo!
    Esto es para msj de texto, mail, o como quiera enviarlo...
    No sean malos, dejen un comentario --por persona-- please :eek:

    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.
  6. Bueno, yo sigo jodiendo e inventando cosas sin sentido... :vergüenza:
    Este lo tengo como tono en mi celu, lo hce con uno de esos programas que dejan modificar la voz, y graban mediante un micrófono.
    Imaginen que habla un hombre de voz muy grave, con asento español bastante marcado.
    ¡Disfruten!

    Los pajaritos... No hablan. :eek:

    Si alguna vez un pajarito te dice:
    Que hay una persona que te quiere mucho,
    Que no puede vivir sin ti,
    Y que en este momento está pensand en vos...
    No dudes ni un instante y ándate al psicólogo.
    ¡¿Cómo carajo te va a hablar un pajarito?!
    ¡Jajajajajajajajajajajajajajajaja!
    Carita ruborizada... Arrex2

    Emmm... Ante la duda no soy flogger, solo que sonaba muy dvertido con esa voz.
    Espero se hayan divertiido leyéndolo, y pos... No me vendría mal un comentario ToT

    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.
  7. Declamación: Primero voy a aclarar que los derechos de autor son de KiBou. Yo solo lo publico aquí por, primero, me parece divertido, segundo, no tengo qué publicar... ToT

    Luego del Padre Nuestro "flogger", y otros tantos más, llega el ¡Versión CemZoo!

    Administrador nuestro que estás en México.
    Blinkeado sea tu NikcName.
    Hágase tu voluntad tanto en el Foro, como en el Wiki.
    Danos hoy nuestras discuciones de cada día.
    Perdona nuestro Spam, así como nosotros perdonamos a OKITA...
    No nos dejes caer en los diálogos y líbranos de Velli.
    Amén.

    Espero que nadie lo tome a mal. No es una burla, tan solo es una oración, casi sin sentido, hecha hacia los administradores...
    Pasen un buen rato.

    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.

  8. Lo que están a punto de leer me pertenece. :eek:
    Derechos de autor reservados. :cool:
    Si quiere quejarse porque les hago perder el tiempo leyendo estas cosas, no lo haga aquí, ni a mi. :mad:
    Esto lo lees bajo su propio jucio. *perverso*


    ¡Qué horrible que te pase esto!

    Estás de lo más bien... :D
    De repente, suena tu celu, y un montó de preguntas te pasan por la cabeza: ¿Será mi amorcito? , ¿Será el mensaje que estaba esperando?, ¿Será alguien que me necesita?
    Pero después te das cuenta de una sola cosa:
    Que es este mensaje estúpido, que lo único que hace es ocupar lugar en tu buzón, y que te lo envió una persona que está al pedo. :silbar:
    Igual que vos, ¡Porque sino no lo hubieras terminado de leer! xDxDxD

    Si estás al pedo (como yo), reenviá este mensaje a todos los que sepas que viven al pedo. :rolleyes:
    ¡Yo ya cumplí! :saltarin:


    ¿Te gusta molestar a la gente y gastar crédito al churrete? :P
    Pués no te gastes en escribir cosas idiotas; directamente envía este mensaje de texto, oalzo como mail... o como quieras. La cuestión es ver que te responden. :eek:
    ¡Cuidado! Puede que haya alguien de mal humor. ToT
    :beso::beso::beso:

    Atte.
    Tsuyuka, el 5to Dios.

  9. Algo divertido para que lean y se etretengan.
    (Al menos cinco minutos)

    Silogismo 1:

    Beber alcohol mata a las neuronas...
    ... Las neuronas que mueren son las mas débiles...
    ... Si mueren las más débiles
    quedan las mas fuertes e inteligentes...

    Conclusión: Cuanto más alcohol bebo más inteligente me hago.



    [​IMG]




    Silogismo 2:

    Cuando bebemos alcohol en exceso acabamos borrachos...
    ... Cuando estamos borrachos dormimos...
    ... Mientras dormimos no cometemos pecados...
    ... Si no cometemos pecados vamos al cielo...

    Conclusión: Para ir al cielo hay que ser un borracho.



    [​IMG]




    Silogismo 3:

    Hoy en día los trabajadores no tienen tiempo para nada....
    ... Sin embargo sabemos que los vagos tienen todo el tiempo del mundo...
    ... El tiempo es dinero...
    ... Por tanto los vagos tienen más dinero que los trabajadores....

    Conclusión: Para ser rico no hay que trabajar.



    [​IMG]




    Silogismo 4:

    Imagínate un trozo de queso suizo todo lleno de agujeros...
    ... Cuanto más queso más agujeros...
    Cada agujero ocupa el lugar en el que debería haber queso...
    Por lo tanto, cuanto mas agujeros menos queso...
    Cuanto más queso, más agujeros y
    cuanto más agujeros menos queso...

    Conclusión: Cuanto mas queso menos queso.



    [​IMG]




    Silogismo 5:

    Pienso, luego existo...
    Las mujeres tontas no piensan, por tanto, las mujeres tontas no existen...
    Mi amigo dice que no es gay porque sale con una mujer inteligente...
    Si una mujer inteligente saliese con mi amigo sería una tonta...
    Y, como las mujeres tontas no existen, mi amigo no sale con nadie...

    Conclusión: ¡¡¡Mi amigo es puñal!!!



    [​IMG]




    Silogismo 6:

    A quien madruga Dios le ayuda...
    ... Quien madruga duerme por la tarde...
    ... Quien duerme por la tarde no duerme por la noche...
    ... Quien no duerme por la noche sale de parranda...

    Conclusión: Dios ayuda a los que salen de parranda.



    [​IMG]




    Silogismo 7:

    Dios es amor...
    ... El amor es ciego...
    ... Steve Wonder es ciego...

    Conclusión: ¡¡¡Steve Wonder es Dios!!!



    [​IMG]




    Silogismo 8:

    Siempre me dicen que soy un don
    nadie...
    ... Nadie es perfecto...
    ... Entonces, yo soy perfecto...
    ...Pero solo Dios es perfecto...
    ...O sea, yo soy Dios...
    ... Ummm...
    ... Si Steve Wonder es Dios..
    ... ¡¡¡Yo soy Steve Wonder!!!

    ¡¡¡Maldita sea!!! ¡¡¡Soy ciego!!! ouh!!!



    [​IMG]




    Si tú lo estas leyendo es porque tampoco tienes nada que hacer.
    Entonces, si no tienes nada que hacer, cópialo y ponlo en tu Blog para compartirlo a mas personas que estén de flojas igual que tú y yo.

    "La flojera no se crea ni se destruye, solo se transmite"
    ¡¡¡Jajajajaja!!!