[​IMG]







[​IMG]
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Ya me canse de ocultar lo que verdaderamente siento, y es que han de pensar que alguien como yo tiene todo lo que desea.

    Y asi es en algunas ocaciones, pero mas que cosas materiiales yo lo que en verdad deseo es tener a alguiien con quien deshaogarme, alguien que palmee mi espalda y me diga que esta conmigo, que seque mis lagrimas y llore conmiigo.

    Ya no quiero pasar noches de soledad encerrada en mi cuarto esperando a que alguien toque mi puerta y pregunte como estoy.

    Estoy arta de vivir en una familia tan hipócrita, tan materialista, que solo busca su bienestar y quiere pasar sobre los demás, de tener "amigos" que solo busquen para su conveniencia tu amistad y que quieran estar siempre mas arriba que uno.

    Añoro tanto que mi madre algun dia me comprenda, que deje ya de ser tan perfeccionista, quiero poder confiar en ella y contarle mis secretos e inquietudes. que mi padre me demuestre que me quiere, Que me abrace en mi cumpleaños, que pase conmigo las navidades y años nuevos.

    Que mis abuelos dejen de presionarme para ser igual qe mi priima, quieren hacer de mi un clon de ella.

    Que todos tengan altas espectativas de mi, que piensen que sere algo grande, algo que llegara muy lejos y que solo lo alcansará si deja atras todo lo que para una chiica de mi edad es normal.

    Tantos años ya les he aguntado para poder evitar una confrontacion tan grande, y todo para que ellos ni siquiera demuestren que les importo aunque sea un poco.

    Ante ellos debó ser alegre, responsable, educada, chistosa, no debo dejar de sonreir sin importar lo que pase debo tener una buena imagen.

    Les cuento esto no para que sientan lástiima de mi, sino por que es el unico sitio donde puedo expresar lo que realmente siento.

    Algun dia tendré el valor y dejaré todo esto atras, no me importará nada en absoluto, dejaré de ser el títere de esas personas y les demostraré que apesar de que ellos alguna vez me tuvieron en sus manos e hicieron de mi lo que quisieron, verán que no influyeron nadamas más que hacer crecer un gran rencor.

    Lástima que no se puede regresar el tiempo para ayudar a esa niña, apartada de los demas de su edad, temerosa de alguien llegará y la latimaran, siempre seria y callada, con la mirada perdida y melancolica con la esperanza de que llegarán esas personas que tanto ama y le dieran un abrazo para reconfortarla y decirle que todo estaria bien.
  2. Holαααααα..!!!
    Bueno αntes qe nαdα qiiero αgrααdecerles por tomarse un tiempo y Checar mi Blog! sisi^^ Se Les αgrαdece muchisimo!! Les dejo αqui otra Reflexiion, espero les αgrαde!!

    "El Corαzon mαs Hermoso"


    Un día un hombre joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.^

    Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni máculas ni rasguños. Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto.

    Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

    De pronto un anciano se acercó y dijo: "¿Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso como el mío?

    Sorprendidos la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente,
    éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su derredor.

    Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.
    La mirada de la gente se sobrecogió "¿Cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?", pensaron ...

    El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se echó a reír. "Debes estar bromeando," dijo. "Compara tu corazón con el mío... el mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor."

    "Es cierto," dijo el anciano, "tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo"...
    Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado.

    Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido."

    "Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. De ahí quedaron los huecos.

    Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día, quizás, regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón."

    ¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?"

    El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas.

    Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció.

    El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven.

    La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.
    El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

    ¡Desde aquí puedo ver lo hermoso que es tu corazón!

    ¡Que tengas un lindo día! El más hermoso!!!
    Recibe un pedazo de mi corazón...





    [​IMG]
  3. Este es un boniito pensamiento, cheqenlo:

    No es más que un sapo
    *Todo lo que sucede... sucede por una razón*
    ‘’Sapos encantados, auténticos y garantizados"
    Así decía el letrero sobre el acuario de cristal, lleno de pequeños sapos, en una tienda. La idea se me hizo medio fumada y la curiosidad me llevó a preguntarle a la mujer que atendía que me explicara. Y me contestó esta jalada.

    "Se convierten en príncipes. Sólo tienes que seguir las instrucciones" y diciendo esto me entregó un pequeño cuadernillo de barata con las instrucciones. Por supuesto que yo ni le creí pero la vendedora tomó uno al azar y me lo dio asegurándome "TODOS SON IGUALES" -me dijo -" ¡Sigue las instrucciones al pie de la letra! "¡Y mañana a estas horas tendrás a tu príncipe!"-- Al llegar a la casa, y pensé pinche vieja loca ahora que voy a hacer con este sapo, le marqué a una amiga que al igual que yo tiene una suerte con los hombres bien jodida y le platiqué lo que me dijo la vieja del sapo que convertiría en príncipe (!si claro!)

    Cuando colgamos me puse a leer las instrucciones bastaba con alimentar al bicho asqueroso cada media hora exactamente, durante 24 horas exactas, día y noche, sin retrasarse ni un minuto, ni saltarse una comida porque de lo contrario, el hechizo no se rompería y el sapo seguiría siendo un asqueroso pinche sapo.

    ¡Pero esperense!... que voy leyendo el manual y decía “Aclaración: los sapos encantados se alimentan de amor, cada media hora exacta, debes decirle a tu sapito palabras cariñosas, piropos, hacerle sentir que no es un sapo, sino un príncipe, para que efectivamente, se convierta en uno”.
    "Aliméntalo con amor"

    ¡Yo dije no!... ¿Qué clase es esta? Pero bueno pues a falta de que hacer lo hice, total pinche sapo a lo mejor sí necesitaba amor, miré el reloj que marcaba exactamente las 8:15 de la noche, así que tomé al sapo entre mis manos, y nada mas de verle esos pinches ojos tan feos no supe de donde agarre inspiración y empecé:
    "Eres hermoso, te amo"

    -Me sentí tan mensa pero de repente una luz dorada se desprendió del animalejo, tan intensa que me deslumbró y hasta creí escuchar el sonido lejano de campanas.

    A la madre fue mi única expresión pero al momento de verlo, el bicho seguía entre mis manos, un sapo común y corriente, frío y resbaladizo. Pensé que quizás me estaba volviendo loca así que a las 8:45 volví a tomarlo entre mis manos y le dije: -"Eres un príncipe, el más hermoso de todos, te amo".

    La luz dorada fue ahora más intensa que antes, el sonido de campanas pareció envolverme.

    No se que me pasaba haciendo eso pero todo el pinche día, cada media hora, estuve diciéndole al sapo las cosas más hermosas que, salían de mi cabeza. Le hice poesías, le canté canciones, le dije que lo amaba y lo hermoso que era, y cada vez la luz dorada era más y más resplandeciente, el sonido de campanas era más intenso.

    Prefería no comer y no ir al baño con tal de seguir con el proceso del pinche sapo feo. Todo ese día estuve dedicada a mi sapo.

    Al día siguiente, estaba tan cansada que yo creo que me drogó tanto sueño y besé al pinche sapo en el hocico (si ya sé ¡que asco!) nunca hubiera hecho eso, me quede dormida y cuando me desperté un hombre acostado al lado mío en mi cama!

    Me quedé impactada o sea el viejo estaba de no m....!

    Buenisisisismo

    Así desnudito como que listo para comérselo. El volteo a verme y me
    dijo:
    -"Gracias por romper el hechizo, soy tu príncipe. ¿Me amas? "No lo
    pensé ni dos veces y le conteste ¡CLARO QUE SÍ! (es que si lo hubieran
    visto) Estaba más que perfecto, y me dice "mientras mas me ames mas
    hermoso" Uuuuuta no callense, me decía: Dime qué me amas, y yo le decía: -"Te amo, te amo, te amo".

    ¿Cuánto me amas? me preguntaba y yo le respondía -"¡Mucho, mucho, mucho!".
    "¿Qué serías capaz de hacer por mí?" y yo -"¡Todo, todo, todo, TODO!"-
    Claro que le decía todo esto porque no quería perder esas noches de
    pasión que ya me urgían!

    Le compré a mi príncipe ropa, porque no tenía y no podía andar desnudo por todos lados, aunque yo era feliz contemplándolo así, pero no les iba a dar la dicha a las demás viejas en la calle.

    Un día, mientras yo aseaba la casa y lavaba su ropa, tomó mi carro
    sin avisarme y fue y lo chocó, regreso diciendo que me había hecho un favor que el carro estaba feo, que el no se veía bien en el... ¡y yo aun no terminaba de pagarlo!

    Pero bueno no se que tan endiosada me tenía que no le di importancia, (esas noches...)

    Claro que el era creidísimo y no paraba de decirme: "Eres afortunada
    de tenerme a tu lado" -No cualquiera tiene un príncipe!"- Las exigencias
    fueron en aumento, y entonces mi príncipe empezó a quejarse de que no lo atendía (desgraciado), que se sentía solo y que yo ya no lo amaba como antes.

    Después de haber trabajado toooodo el día, y encontrar al tipo viendo la televisión, con su vaso de cognac en la mano.

    Me ví en el espejo: mi mirada estaba apagada, mi cabello, necesitaba con urgencia un buen corte, mis manos ásperas, mi ropa... ¡hacía tanto que no me compraba ropa nueva!

    Para que el cabrón se diera sus lujos y encime dijera: "los príncipes no
    dan explicaciones"-- Total que el pendejo un día llega y me dice:

    "Fui a buscar lo que no tengo en casa, porque tú ya no me amas, ya no me atiendes, no te arreglas para mí, ya no haces nada por mí y si no haces nada por mí, me iré, te dejaré, y si me voy, te morirás de tristeza sin mí, porque tú no quieres perderme, soy un príncipe. ¡Soy lo mejor que has tenido en tu vida!".

    Yo estaba "encabronadísisma", y "encabronadísima es poco". Agarré el manual de instrucciones y en la última página, con letras tan pequeñas como pulgas, pude leer: "Para deshacer el hechizo, basta con recordarle al príncipe que es un sapo", basta recordar que tú eres real, basta con recuperar la fe en ti misma y en tu propia fuerza, basta entender que no necesitas príncipes para ser feliz.

    Bajé corriendo las escaleras y me planté delante de mi príncipe, el que de repente, ya no me parecía tan hermoso, ni tan perfecto: "¡Eres un pinche y jodido sapo sapo!" -Le dije. "¡No!" el wey me gritó furioso.

    -"¡Soy un príncipe, soy lo mejor de tu vida tú me amas, me necesitas!" "¡Eres un pinche sapo que da asco!" -Le grité de nuevo. -"¡No!". Dijo ahora, pero en su voz se notaba la inseguridad. -"¡Tú me amas! ¡No puedes perderme!" .

    Me empecé a cagar de la risa y sorprendido preguntó del porque me reía y le contesté: "eres un estúpido sapo hueco, quien va a necesitar semejante animal tan asqueroso como tu, bla, bla , bla".

    Y entre mas le gritaba cosas que bajaran su autoestima más chiquito
    se hacia el wey, hasta llegar a hacer un sapo, en chinga fui a regresárselo
    a la vendedora, quien sonrió y me repitió de nuevo: "Todos son iguales", nada mas es cuestión de que te endioses con ellos para que se crean la octava maravilla, y hagan de ti lo que quieran. ¡Así que cuidado porque hay muchos!...

    NO traten al hombre como un príncipe, si no es mas que "¡UN SIMPLE PINCHE SAPO FEO!"... ¡FEO!...