En este día soleado, con un mosquito revoloteándome, comienzo a escribir este blog.
En este día soleado, con un mosquito aplastado, comienzo mi segundo día de vacaciones.

En fin... basta de cursilerías, Soy The Lady, pero me pueden llamar Anahí. ¡Un placer!
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Hacía bastante que no entraba a mi blog, de hecho ya me había olvidado que existía. Recordé que lo tenía cuando empecé a revisar uno de mis fics publicados acá y releí el lemon que escribí. Todavía no puedo creer que haya escrito algo así, pero a decir verdad me divirtió, jaja. Me siento una pervertida y puede ser que sea verdad... De hecho pienso agregar un lemon en cada uno de los fics que estoy publicando ahora, jeje ;)

    En fin... estoy enferma, me duele un montón mi pobre garganta (tengo placas) y otra vez no voy a poder ver a mi novio :(. Para mi fortuna, no hay sol y llueve mucho. Creo que en cualquier momento me voy a tomar un ibuprofeno porque estoy muriendo del dolor y no puedo ni comer, lo cual para mí es una desgracia, jaja.

    Voy en busca de mi ibuprofeno...

    The Lady
  2. [​IMG]



    Bajo la luna creciente
    Capítulo X



    La mano de Sesshoumaru comenzó a masajear el pecho de la muchacha con fervor y sus besos se volvieron más fogosos a cada instante. Sin contentarse, la misma mano se metió debajo de la musculosa de la joven y fue deslizando el corpiño hacia arriba a la vez que avanzaba hasta que finalmente tuvo contacto directo con el redondo y blando pecho. Rin soltó un suspiro que no hizo más que agrandar el ego del hombre.

    Súbitamente, la joven apartó a Sesshoumaru por unos segundos para así poder sacarse su musculosa y ropa interior superior, dejando libre sus senos, que a pesar de ser blandos de textura, se veían firmes y muy sabrosos en los ojos ámbares que los admiraban. Rápidamente, las manos de él capturaron aquellas delicias y nuevamente pudo deleitarse cuando Rin gimió. Ésta, en ese mismo instante, dirigió sus manos hacia la camisa del hombre y la fue desabotonando torpemente, puesto que las caricias y manoseos que recibía de Sesshoumaru la estaban haciendo derretirse del placer.

    Sesshoumaru podía escuchar el latido del corazón de Rin acelerarse más y más, amenazando en salirse de su lugar en cualquier momento. Dejando sus pechos de lado, la tomó de la cadera y una vez que ella pudo quitarle su camisa, la llevó hacia él y la besó tiernamente. Lo que él no podía demostrar sonriendo o hablando, lo quiso mostrar en ese dulce beso. Luego de que sus bocas se entretuvieron en ese tierno y delicioso beso, los finos labios de él pasaron a sus mejillas y fue dejando un rastro de besos por allí hasta llegar a su cuello.

    —Sesshoumaru… —gimoteó Rin al sentir la presión de los labios del aludido y su lengua jugar en el cuello e ir subiendo hasta el lóbulo de su oreja.

    Mientras tanto, Rin iba deslizando sus manos sensualmente por la desnuda y ancha espalda de él. Una vez que llegó a su cadera, metió traviesamente sus manos por el borde del pantalón y a cambio recibió un mordisco juguetón en su cuello. La Joven lanzó una carcajada divertida, se echó hacia atrás y le plantó un beso en la frente.
    —Te quiero —murmuró.

    Sesshoumaru, al escuchar aquellas palabras, cerró sus ojos y lo único que hizo fue abrazarla con todas sus fuerzas y apoyó su frente en los hombros de la muchacha. Después fue alzando la cabeza y le dio otro de esos emotivos besos mientras se iban cayendo lentamente contra la cama y él nuevamente quedó sobre ella. Sesshoumaru apoyó sus manos en ambos lados del cuerpo de Rin y se la quedó observando. Si bien él quería averiguar las maravillas que podían hacer esos rosados labios carnosos, esa noche quería demostrarle lo que él podía hacer.

    El joven hombre se fue agachando y comenzó plantando besos en el cuello de Rin y sutilmente fue bajando hasta llegar al pezón erguido y lo tomó entre sus labios. Ella no pudo hacer más que gemir a la vez que tironeaba juguetonamente del cabello de Sesshoumaru. Éste, por su parte, comenzó a acariciar el pezón con su lengua, por momentos succionándolo y por otros nada más lamiéndolo, mientras que su otra mano masajeaba el otro seno y apretaba sensualmente el pezón con las yemas de sus dedos. Rin se volvía loca y era inevitable que moviera su cadera como pidiendo algo.

    Sesshoumaru siguió bajando por el vientre y al verse obstaculizado por el pantalón, comenzó a desabrocharlo con una de sus manos mientras que con la otra desabrochaba el de él. Una vez los dos completamente desnudos, y luego de que él tuviera que quitar la ansiosa mano de Rin de su erecto miembro, la volvió hacer acostar contra las sábanas y nuevamente comenzó a bajar a la vez que iba lamiendo cada parte del cuerpo de la joven. Al llegar a su sexo, él hundió su boca en él comenzando a brindarle un placer indescriptible que comenzó como un cosquilleo entre sus piernas y luego pasó a ser una sensación divina en la que Rin pensó que terminaría disolviéndose en la boca del hombre que le estaba haciendo tantas maravillas por allá abajo.

    Ella ya no podía más, estaba completamente húmeda gracias a la hábil lengua de Sesshoumaru que exploraba todo su sexo, pero lo que ella quería en ese momento era humedecerse por otra razón. Llevó sus manos hacia la cabeza del hombre y la fue alzando para que él la mirara. Ella le sonrió pícaramente y él entendió lo que quería.

    —Déjame estar arriba… —pidió ella sentándose mientras apoyaba su manos sobre el firme pecho del hombre de cabellos plateados.

    Sesshoumaru asintió y sacó algo de su mesa de luz, abrió el pequeño paquete que había sacado y se colocó el contenido en su erecto miembro. Una vez listo, se acostó en la cama tomando la mano de Rin para que ella se acomodara sobre él.

    Rin se colocó sobre él, tomó el miembro de Sesshoumaru con ambas manos, siempre sosteniéndole la mirada, luego lo apoyó contra sus labios vaginales que estaban húmedos y deseosos. La joven empujó suave, mordiendo sus labios y cerrando los ojos para disfrutar de la sensación. En ese preciso momento sintió una cálida mano en su mejilla, por lo que Rin volvió a abrir sus ojos para encontrarse con unos ámbares contemplándola y ella sólo atinó a sonreírle dulcemente.

    El corazón de Sesshoumaru se estremeció al ver la sonrisa que lo hizo enamorarse de la joven que estaba sobre él, la joven que movía sus caderas en un sensual vaivén a la vez que gemía y gritaba su nombre una y otra vez. Para hacerla gozar más, él aferró sus manos a las nalgas de la joven para que hicieran presión con cada embestida, quitándole gemidos más profundos a Rin.

    Los dos amantes estaban envueltos con el olor a sexo y jadeos se podían escuchar por toda la habitación, e increíblemente algún gimoteó se escapaba de los labios de Sesshoumaru. Finalmente, las piernas de Rin comenzaron a temblar, mientras que el joven hombre con sus manos agarradas fuertemente de las nalgas de la joven seguía con las embestidas hasta sentir una explosión que hizo que ambos dos estallaran de placer.



  3. Debido a que estoy en medio de una mudanza un tanto complicada con mi familia, no supe en donde había guardado un CD con un montón de doujinshi de Sesshoumaru y Rin. Encima soy una persona muy despistada y suelo tirar cualquier cosa que ya no me sirva. En un momento pensé que quizás lo había tirado al tacho de basura entre todos los Cds rayados que había encontrado por mi ex-cuarto y Ahhhhhhhhhhhhh! Me quería matar porque uno de los sitios de donde saqué los doujinshis ya no existía más y los otros ya no me dejaban guardar las imágenes!
    Hoy, que fui a empezar a limpiar algunos muebles para colocarlos en mi nuevo cuarto, revisé las cajas que había guardado dentro de un placard y justo, justito, la primera caja que abrí era la que tenía este CD. :D

    Feliz Feliz Feliz!

    The Lady

    pd: como no entiendo mucho esto de agrgar imágenes, no sé si se verá o no la que adjunté.
    Sino, si alguien es fantaico de esta pareja, me la pueden pedir y yo se las paso por mail :D.
    Perdón por mi falta de entendimiento computacional, jajaja

    Archivos adjuntos:

    • a15.jpg
      a15.jpg
      Tamaño del archivo:
      336.1 KB
      Vistas:
      31
  4. La verdad, hoy el día está hermoso. Quizás salga un rato a la tarde y le toque el timbre a alguna amiga para charlar de la vida. Mentira, seguro vaya a chusmear, ajaja. Pero, ¿acaso eso no es parte de la vida? ;)

    Cambiando de tema... hoy, hace tres años, fue mi fiesta de egresados. ¡Qué recuerdos!
    Una de las partes qué más me gustó fue cuando pusieron una canción que se llamaba Chicken dance o algo por el estilo y con mi mejor amiga empezamos a saltar en una pata, de un lado a otro mientras con los brazos hacíamos de cuenta que éramos gallinas, jajaja. Otro momento que me encantó fue cuando vi al chico que me gustaba en esa época. Vino solito a mi fiesta, sin sus amigos. ¡Un amor! Según mi mejor amiga, cuando lo ubiqué en medio de toda esa gente (que no era demasiada para una fiesta de egresados), por poco lo tiró al piso del abrazo que le fui a dar. ¡Es que estaba tan feliz! Y conste que no estaba borracha.
    Después hubo más parte que me gustaron de la fiesta, como cuando empezó a caer espuma... en fin... amé toda mi fiesta de egresados.

    The Lady