Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Para el que lee esto espero que le guste, es un pequeño fic de por el cuál me considero la hermana del inigualable inu
    Capitulo 1: La predicción.
    Inuyasha y sus amigos se encontraban en un campo abierto, de noche, debido a que se sentía la presencia de Naraku en ese lugar.
    -Kagome, si no viajaras tanto a tu época encontraríamos a Naraku más rápido-dijo inuyasha altaneramente.
    Como todos saben, Kagome no se quedaría callada ante eso, pero no habló, Inuyasha estaba preocupado ante eso, volteó y… estaba sorprendido, todos sus amigos habían desaparecido, pero algo lo hizo volver en sí, el “olor repugnante” de Naraku estaba en el aire.
    -Maldito Naraku-pronunció en voz baja mientras sacaba a colmillo de acero.
    Miro a sus alrededores, detuvo su mirada en una chica que se encontraba tirada en el suelo, se acercó para ver si era Kagome, la levantó un poco para mirar su rostro, pero no era Kagome.
    Aquella mujer llevaba cabello plateado y ojos ambar, era casi idéntica a Inuyasha y se encontraba gravemente herida.
    De pronto, la mujer abrió los ojos y al ver a Inuyasha solo mostró una sonrisa muy dulce hacía él.
    -Inuyasha que bueno aún no me has abandonado-dijo agonizante.
    -Pero, ¿quién eres tú?-preguntó aún extrañado de que la joven le hablara con tanta familiaridad.
    -Inuyasha pero que tonterías dices pero si soy…-.quizo responder pero fue interrumpida por una voz.
    -Con que aquí estabas humana insolente-dijo la voz que interrumpió a la joven.
    Inuyasha volteó.
    -Sesshomaru que demonios haces aquí-grito inuyasha mientras dejó a la joven y volvió a sacar su espada.
    Inuyasha, si no quieres morir, más vale que te marches y no me interrumpas-dijo Sesshomaru.
    Feb, Crees que un mounstro tan debilucho como tu logrará vencerme, además, ¿Quién eres tú para darme ordenes?-gritó Inuyasha mientras corría con su espada hacia Sesshomaru.
    Sesshomaru eludió el golpe de la espada de Inuyasha con mucha facilidad, luego dio una mirada frívola a Inuyasha y se marchó.
    -Ya llegará el día en que pueda exterminarte-dijo Sesshomaru cuando se marchaba.
    -No creas que te escaparas cobarde-gritó Inuyasha corriendo hacía Sesshomaru.
    Inuyasha dio un salto para cortar a Sesshomaru en pedazitos.
    Sin embargo cuando Inuyasha se encontraba a unos pocos metros de Sesshomaru, él lanzó un ataque con sus garras, provocando que Inuyasha retrocediera, pero Inuyasha se detuvo clavando su espada en la Tierra.
    Inuyasha no iba a desistir con matar a Sesshomaru pero la joven de ojos ámbar lo llamó, Inuyasha se acercó a ella y se arrodilló.
    -Dime, ¿qué quieres?-preguntó Inuyasha.
    -Naraku está cerca, mátalo, hazlo por mí-respondió la joven con una mirada algo frívola.
    De pronto algo extraño le sucedió a Inuyasha, sentía un extraño deseo de proteger a la joven desconocida, pero más que eso, sentía que ese rostro lo había visto en algún lado.
    -“Pero que me pasa, ¿por qué siento que la conozco?”-pensó Inuyasha.
    Inuyasha se levantó y dio un enorme suspiro.
    -Si mataré a Naraku, pero no por ti-le dijo Inuyasha un poco furioso.
    -Ya veo, así que todavía no me quieres, pero es normal hemos vivido mucho tiempo separados-dijo la joven mostrando una tierna sonrrisa.
    -“Porque su sonrisa y sus palabras me hacen sentir triste y feliz al mismo tiempo”-pensó Inuyasha.
    -No entiendo, ¿de qué me estás hablando?-dijo Inuyasha.
    -Inuyasha-gritó una voz fuertemente soltando una carcajada.
    Inuyasha volteó a ver quién era, pero solo llegó a observar unos rayos que golpearon a Inuyasha y a la mujer que estaba junto a él.
    Entonces Inuyasha despertó totalmente alarmado miró por un momento lo que le rodeaba y al principio estaba algo atemorizado debido a que era un campo abierto tal como en su sueño, pero después al observar un poco más el lugar recordó que él y sus amigos habían decidido dormir en el bosque ya que no había aldeas cerca.