Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Hola!! pues... jeje, me tarde un poko
    spero les guste
    sayo n.n

    Ah, aun así no me convences, ¿Por qué la cigüeña tendría k traer a los niños? –Cuestione.
    Uff. –Vi que se enojo de que no me convencía con nada, así que fue a un estante de su biblioteca y saco un libro: Kamasutra. Lo abrió en una página, que me enseño mientras decía: ¡elhombreintroduceelpenedentrodelavagina,enlamujer.estoproducequedelpenesalgaunliquido,elespermaquecontieneunascelulasquesellamanespermatozoides,deloscualessolounollegayconsuertemas,queadentrodeluterofecundaunovulo,yapartirdeahicreceelfetoyluegosaleelbebe!
    Hem… bueno, esto… ¿sabes? ¡Tengo que ir a saludar al Hokage!- Exclame rápidamente y Salí de la casa como alma que se la lleva el diablo. Uff, tengo que dejar de ser curiosa y hacer enojar al fumador, o ya sé que dice cosas traumadoras a niñas “Pequeñas e inocentes como yo”
    ¡Qué problemático! –Suspire al estar fuera de la casa.
    ¡Hana! ¡Hola! ¿Cómo estás? –Alguien fue hacia mí mientras me abrazaba.
    Voltee a ver quién era…
    ¡Kahoru! –Grite confundida al verlo. No creía que fuera de las primeras personas que vería al regresar a casa de mi padre. –Etto… me alegra verte, yo estoy bien, ¿y tú?
    Muy bien Hana, y más al verte ahora, ¿Cómo lograste escapar de tus secuestradores? –Pregunto mientras me dejaba de abrazar, un gran alivio, ya que me estaba dejando sin aire.
    Pues… veras… -Iba a responder con algo como: Es algo complicado, o, larga historia, pero en eso, vi que él se acerco peligrosamente a mi rostro, estaba a escasos centímetros, dejándome confundida.
    Etto… ¿QUE HACES? –Cuestione mientras todavía tenía espacio vital.
    ¿Qué hago? Solo quiero besarte. –Dijo descaradamente el baka.
    Oh, ¡no! Es como el sueño que tuve, cuando me desmaye por perder tanta sangre y desperté al ser besada por Ayame (recuerdo no muy grato por ahora) Pero esa no es la cuestión, sino que en el sueño, bueno, mas bien, la pesadilla, estaban Kahoru y Ayame, uno quería besarme y el otro hacerme… otra cosa, de esas como las que me acaba de explicar Shikamaru. Pues, aun no recuerdo muy bien quien quería hacer que cosa. Espero que este día, que no va tan bien, por Kami-sama, que no empeore, aunque… Al menos no está aquí tampoco Ayame.
    ¡Hey! ¡No te atrevas a tocarla! –Alguien se acerco a kahoru golpeándolo. Era una persona con cabello rubio, ojos morados… ¡Ayame! (N/A: Esas eran sus características de el, ¿no?
    ¿Qué haces aquí? Y ¿Por qué lo golpeas? –Exclame yendo a donde estaba Kahoru. -¿estás bien?
    Ok, mi pesadilla comienza aquí, ¿Qué rayos hace Ayame aquí? ¿Cómo me encontró? ¿Qué no estaba con los demás pervertidos? Espero que no tenga intenciones de llevarme de nuevo para ser rehén o juro que lo mato, bueno, tal vez no lo mataria, simplemente… lo dejaría en coma xD por cierto, algo para recordar: Nunca digas que nada podría ir peor y menos poner los detalles como: “Al menos no está aquí tampoco Ayame.” Creo que cosas como estas… solo me suceden a mí.
    Sí, estoy bien, gracias Hanita. –Comento el chico aun en el suelo, por cómo me acaba de decir, hubiera dejado que le dieran otro golpe.
    ¿Qué? Pensé que estarías feliz al verme, además de que te acabo de salvar de que ese chico te hiciera algo. –Respondió muy tranquilo mi ex-secuestrador.
    ¡Por dios! ¡Que alguien me saque de aquí! ¡Kami-sama! ¡Solo te pido que si cae un meteorito en la tierra y la humanidad deja de existir… SEA AHORA!
    ¡Hija! ¡Qué bueno verte! –Exclamo la madre de Shikamaru abrazándome.
    Ah, hola… Yoshino, -Estaba feliz de que hubiera pasado algo, ¡Gracias Kami-sama! Aunque no haya sido el final de la humanidad… es un avance. –Etto… ¿Qué tal si vamos con mi padre, estará feliz de verla.
    Y dejando a los chicos, uno tirado aun y el otro creyéndose el héroe, me fui con… ¿es mi abuela?
    Cuando llegamos, me dirigí a la sala mientras ella iba a regañar a el fumador por tener la casa hecha un desastre, mire de reojo la hora… 6:00 pm. Ya solo faltaban 2 horas para que sucediera algo, y temo que a Shikamaru, así que debo estar atenta a todo… o no sé que podría pasar.
  2. Hi minna!!
    pues me puse las pilas y grax
    a TemariVc x sus clases se sexualidad
    que me ayudaron a hacer el fic
    jajajjaa

    aki esta:


    [FONT=&quot]Vemos sin entendí, según lo que hacían mis padres era… ¿eso?[/FONT]
    [FONT=&quot]Creo que es suficiente trauma para que alguien tenga un pequeño trauma emocional. Entonces unos pasos atrás de mí me sacaron de mis pensamientos. [/FONT]
    [FONT=&quot]¡Hana! – Me grito mí madre para que volteara a verla.[/FONT]
    [FONT=&quot]Etto… ¿Si? –Dije y voltee a verla, aun estaba un poco nerviosa por la escena de hace rato.[/FONT]
    [FONT=&quot]¡Hana! ¡Hija! ¡Qué bueno que regresaste! –Exclamo alegre el problemático abrazándome hasta dejarme sin aire. ¿Cómo regresaste?[/FONT]
    [FONT=&quot]Pues… larga historia. –Simplemente respondí. Era muy problemático contarle acerca de los ninjas de sonido, la emboscada a mi tío Gaara, sobre… Ayame, y las demás cosas. Uff, ahora que lo pienso, tantos días allí con los pervertidos tratando de hacer un plan para avisarle al kazekage. ¿Para qué? ¡Para nada! … Un momento… Ahora que lo pienso.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Dónde rayos estaban? ¿Por qué no fueron a buscarme? ¡Me puedo haber pasado algo malo y ustedes aquí como si nada! – Les reclame furiosa. Era la verdad, fue mucho tiempo secuestrado, en los que pensaba en ellos y de seguro ni se acordaban de mí.[/FONT]
    [FONT=&quot]Bueno… Hana… Hija… Mira. Cuando te paso eso, te estuvimos buscando a más no poder… pero en cuanto encontrábamos una pista… regresábamos al comienzo. Además… Sobre lo de hace rato… tu sabes… las personas tenemos… ¿Cómo decirlo? … Necesidades. –Me explico mi madre algo nerviosa.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Qué tipo de necesidades? –Pregunte con cara inocente, a lo que los dos dieron un suspiro tipo: Tenemos que explicarlo.[/FONT]
    [FONT=&quot]Por favor, tengo 15 años. No es que esté al tanto de todo lo que hacen los adultos. Pero… mi tío Kankuro (N/A: Informante no muy confiable) ya me había explicado… eso… de cómo nacen los niños y todo lo demás. [/FONT]
    [FONT=&quot]FLASH BACK[/FONT]
    [FONT=&quot]Oye tío, ¿qué haces? –Le pregunte llegando a casa del hermano de mi mamá.[/FONT]
    [FONT=&quot]Pues aquí, viendo una película. –Me respondió sin quitar los ojos de la televisión.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Y qué tipo de película? ¿Puedo verla? –Cuestione sentándome junto a él.[/FONT]
    [FONT=&quot]¡No! ¡Eres muy chica para ver eso! –Exclamo Kankuro y le puso pause a la película.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Por qué? Creo que tengo edad para ver muchas cosas. –Le comente. Solo tenía 14 años, en ese entonces supuse que no era algo tan malo. [/FONT]
    [FONT=&quot]Uff. –Dio un suspiro y antes de reproducir el video, me dio una introducción. –Hana, ¿Tu sabes cómo nacen los bebes? [/FONT]
    [FONT=&quot]Pues… No, en la escuela no enseñan eso. –Le respondí. En la escuela solo enseñaban sobre armas ninja y misiones.[/FONT]
    [FONT=&quot]Bueno, pues... En este video, veras que tiene que hacer un hombre y una mujer para que nazca un bebe. –Me dijo y le puso play al video. –Se llama la película: Tócamelo otra vez, Sam (N/A: Creo que si existe esa película :S)[/FONT]
    [FONT=&quot]30 Minutos después.[/FONT]
    [FONT=&quot]Quede en Shock, la película era de uno hombre… arriba de una mujer… y haciéndole cosas… que no quiero recordar.[/FONT]
    [FONT=&quot]Y así es como nacen los bebes. –Termino de decir mi tipo al acabar de ver la televisión. Desde ese día… se me quito lo curiosa.[/FONT]
    [FONT=&quot]FIN FLASH BACK[/FONT]
    [FONT=&quot]Shika… explícaselo tú. –Mi madre puso al susodicho enfrente de ella, mientras la kunoichi se iba.[/FONT]
    [FONT=&quot]Papá, explícame que hacían hace rato. –le pedí muy curiosa.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Qué?… ¿Qué hacíamos?... Pues… veras… esto… (Y así pasaron 5 minutos balbuceando esto sin llegar a nada concreto) Y así nacen los bebes.[/FONT]
    [FONT=&quot]¡Ey! No me explicaste nada con lo que dijiste. –Le reclame.[/FONT]
    [FONT=&quot]Hem… ser padre es algo problemático. –Lo escuche susurrar. –Veras… Cuando una mujer y un hombre se quieren mucho… cosa que pasa entre tu madre y yo… pues… ya que son grandes… desean demostrarse su amor.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Y como lo demuestran?[/FONT]
    [FONT=&quot]Mendokusai… ¿Cómo decirte?… Como a veces los besos y abrazos no son suficientes para demostrarlo, así que… pues… hacen cosas… como las que hacíamos tu madre y yo. –Se trato de expresar agarrando un cigarro para fumarlo.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Y entonces que se hace para demostrar más su amor? –Seguía preguntando, era divertido ponerlo en problemas.[/FONT]
    [FONT=&quot]Etto… ¿Qué? ¿Cómo?… Pues… haciendo cosas que solo los adultos hacen. –Dijo balbuceando y poniéndose muy nervioso.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Y qué es eso que hacen los adultos? ¿Tiene k ver algo sobre cómo nacen los bebes? –Pregunte. Ahora se pondría más difícil.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿EH? ¿Qué Si tienes que ver? Pues… algo así.-Simplemente dijo.[/FONT]
    [FONT=&quot]¡Entonces dime como nacen los bebes! –Le pedí con cara de cachorrito, de la cual nadie se negaría.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿EHHH? –Exclamo sorprendido. –Pues… veras… cuando un hombre y una mujer son grandes… deciden… tu sabes… tener un bebe… ¡así que se lo encargan a la cigüeña! –Me respondió encontrando una pésima respuesta.[/FONT]
    [FONT=&quot]Ah, aun así no me convences, ¿Por qué la cigüeña tendría k traer a los niños? –Cuestione.[/FONT]
    [FONT=&quot]Uff. –Vi que se enojo de que no me convencía con nada, así que fue a un estante de su biblioteca y saco un libro: Kamasutra. Lo abrió en una página, que me enseño mientras decía: ¡[/FONT]elhombreintroduceelpenedentrodelavagina,enlamujer.estoproducequedelpenesalgaunliquido,elespermaquecontieneunascelulasquesellamanespermatozoides,deloscualessolounollegayconsuertemas,queadentrodeluterofecundaunovulo,yapartirdeahicreceelfetoyluegosaleelbebe!
    o.O
    [FONT=&quot][/FONT]
  3. jejeje, aqui la perdida que actualiza cada año bisiesto jajaja
    weno, en este me ayudo temarivc
    ya que.. weno, algunas cosas no se me dan muy bien para escribir
    ^^


    [FONT=&quot][/FONT][FONT=&quot][/FONT] [FONT=&quot]¡Wow! Muchas gracias, me será de mucha ayuda que me lleve con él, se lo agradezco mucho. –La abrace mientras sonreía. Es obvio que no me cae bien, pero aun así, soy una actriz y tenía que quedar bien con ella.[/FONT]
    [FONT=&quot]Ahora sí, tengo que encontrar a Shikamaru para protegerlo de un posible ataque.[/FONT]
    [FONT=&quot]Caminamos por Konoha, solo quería mirar los paisajes, para reconocer el camino y no volverme a perder, pero la tal Shiho, no paraba de hablar, que si su club de bakas unidos ya había aumentado, que un neurotismo estaba siendo controlado por pastillas y psicólogos, que Shikamaru era la persona más perfecta del mundo –En cuanto lo veas, quedaras maravillada con él. –Me decía a cada rato. Yo la verdad, al ver a Shikamaru no sentí nada, tal vez una conexión como un familiar, pero solo eso, además de que es alguien muy problemático el que resulto ser mi padre.[/FONT]
    [FONT=&quot]Ahora que recuerdo, tal vez por aquí este Kahoru, ese inútil debe estar conquistando (Sin éxito) a muchas chavas, supongo que es de un Uchiha ser alguien así, ya que su madre era alguien muy calmada, aunque me han dicho, que si te la encuentras enojada, despertaras en un hospital, en la sección de terapia intensiva. [/FONT]
    [FONT=&quot]Vi un parque, habían muchos niños jugando, se veían tan alegres, disfrutando de su diversión, de pronto, entre ese grupo de infantes, me pareció ver una sombre, un hombre con las características de… ¿Ayame? No, no podía ser, la intriga me dejo pasmada un momento.[/FONT]
    [FONT=&quot]¿Qué te ocurre niña? –Me pregunto Shiho al ver que me detuve.[/FONT]
    [FONT=&quot]No, nada. –Negué con la cabeza y seguí en el camino. –No podría ser el, supongo que solo fue mi imaginación, tantas cosas que han pasado en tan poco tiempo, están afectando a mi razón.[/FONT]
    [FONT=&quot]Después de poco rato de caminar, llegamos a una casa, se veía algo descuidada, típico del problemático fumador. [/FONT]
    [FONT=&quot]Aquí es. –Me dijo la acosadora, -¿Deseas que entre contigo?[/FONT]
    [FONT=&quot]No, no hace falta, en poco saldré, muchas gracias. –Le dije ya que no me convenía que escuchara lo que le tenía que decir a Shika.[/FONT]
    [FONT=&quot]Se fue la maniatica, al fin, no podía acosarlo estando yo aquí. Como buena ninja, entre a la casa por la ventana, era tan típico que el señor no pusiera trampas, supongo que le resulto un fastidio. Al entrar la casa se veía muy sola, no tan desordenada cosas que tengo que admitir. Algo que me pareció muy raro, fue que en el buró, donde solía estar la foto rota de Shika, se encontraba otra pero completa, claro, con mi madre a su lado. Esto me agrado mucho, de veras se ven muy bien juntos, mamá se ve tan feliz en esta foto, Ojala ya se haya reconciliado. [/FONT]
    [FONT=&quot]Me acerque hacia lo que paresia era la habitación, me detuve en la puerta se sentía unos ruidos muy extraños, reconocí esa voz perezosa, era él era el vago y por lo que se siente lo deben estar torturando. [/FONT]
    [FONT=&quot] [/FONT]
    [FONT=&quot]Me puse un tanto nerviosa, tal vez había llegado tarde, aquellos lo deben de haber atrapado y seguro en este momento lo están obligando a confesar algún terrible secreto de la villa. [/FONT]
    [FONT=&quot] [/FONT]
    [FONT=&quot]Que nos pondra en peligro a todo el mundo Ninja como lo conocemos.[/FONT]
    [FONT=&quot]Pero que importaba eso, era a mi padre al que estaban torturando esos sujetos, no permitiría que eso pasara, deberás eso suena raro… mi padre… creo que eso me agrada. [/FONT]
    [FONT=&quot]No puedo quedarme parada, lo acabo de gritar claro, esta clamado por kami, tomo el pomo de la puerta y la empujo con fuerza. [/FONT]
    [FONT=&quot]Me caigo al suelo, cerré fuerte los ojos, gritando “No toquen a mi tosan”, el tiempo se hizo eterno no había ningún sonido hasta que Denti una voz femenina gritarme. [/FONT]
    [FONT=&quot]“¿pero que no te enseñe a tocar la puerta?”[/FONT]
    [FONT=&quot]Abrí los ojos temerosa, esta segura que esa voz era la de mi madre, no puedo creerlo, el vago estaba pálido, sobre ella, con una de sus manos en su pecho, mientras que ella estaba roja hasta el pelo, ¿Dónde tiene metidas las manos mi mama? [/FONT]
    [FONT=&quot]Me quede analizando la pose, hasta que Temari aparto al vago de un empujón, se tapo con la sabana y me grito “sal de aquí… y esperas en la sala”. [/FONT]
    [FONT=&quot]Salí en silencio, me senté en la sala, todavía me recorría en la cabeza, que pose era esa, y donde tenia las manos metidas Temari, seguro y a tío Gaara le daría un infarto si lo supiera…[/FONT]
    [FONT=&quot] Pasaron unos 5 minutos mientras quede atónita ante tal situación, no tenía muy claro lo que había pasado pero creo que lo he visto algo así en otra ocasión, pero… ¿cual fue? Hum… recuerdo que era algo que tenía que ver con mi tío Kankuro, algo como, de unas pizzas, ¡Ah! ¡Ya me acorde! Era une película que se llamaba “Jugando con la metralleta del pizzero” Nunca supe que era, pero mi tío lo llamo “Película porno” ¿Qué significa eso? Saque un diccionario del librero del fumador, y busque. Veamos… porno… “Vea Pornográfica” de allí, busque esa palabra… “Pornográfica”[/FONT]
    [FONT=&quot]“El término pornografía procede del griego πορνογραφíα (porne es "prostituta" y grafía, "descripción", es decir, "descripción de una prostituta"). Por tanto, en sentido estricto designa la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su trabajo. Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición muy reciente, pues en la Antigua Grecia nunca se usó la palabra "pornografía". Modernamente se entiende por pornografía todos aquellos materiales, imágenes o reproducciones que representan actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor. Desde la década de 1970, las películas y fotografías con dicho contenido sexual explícito recibían la clasificación X, para diferenciarlas de las de erotismo más suave (S).”[/FONT]
    [FONT=&quot] [/FONT]
    [FONT=&quot]Vemos sin entendí, según lo que hacían mis padres era… eso?[/FONT][FONT=&quot][/FONT]
  4. Hi minna! k tal?
    pues ahora si no m tarde tanto
    o si?
    weno
    aki sta!!


    Caminaba sin ver a nadie, entre un mar de gente, de pronto, alguien toco mi hombro, reaccione rápidamente volteándome y con una kunai amenazando a la persona.
    Cálmate. Me dijo la persona que esta tras de mí.
    Tu eres… -Dije sorprendida.
    Tú eres… ¿Cómo te llamabas? –le pregunte, jejeje, es que no soy muy buena para los nombres.
    ¿No te acuerdas? Mi nombre es Shiho, nos conocimos en la entrada de Konoha.
    Ah, era cierto, ya me acuerdo, era la loca que conocí cuando llegue a este lugar.
    Flash Back
    Estaba entrando a la aldea de la hoja, obviamente no conocía a nadie, así que pase como si nada, pero de pronto escuche un gran alboroto en una casa. Me dio curiosidad saber que era, y como tenía tiempo, pues entre, no sin antes, ver una carpa en el techo que decía: “B. U. Jamás serán vencidos” No tenía la menor idea de que era, así que entre. Era un lugar algo lúgubre, oscuro. Primero había un pasillo lleno de velas de colores, después una gran sala, llena de unas 50 personas con capuchas negras. Me dio una especie de escalofrió ver algo tan… raro. Pero mi curiosidad me ganaba, así que decidí quedarme más. Tal vez era algún tipo de secta gótica, amantes de los vampiros, brujería, hechicería o algo por el estilo.
    ¡No nos dejaremos! ¡Tenemos derecho de expresión! –Gritaba una señora de unos 35 años, cabello largo, lentes de cristal en forma de espiral. Era al parecer una ninja, pero no supe bien de que aldea, se veía algo, sin ofender, loca o imperativa.
    ¡Sí! –Aclamaban las demás personas aceptando lo dicho por la señora.
    ¡No tengamos miedo! ¡El hecho de que seamos así, no les da derecho de tratarnos diferente! –Seri exclamando aquella mujer.
    ¡Sí! Dijeron los presentes mientras se paraban y aplaudían.
    Muy bien, hasta aquí termino la sesión, la semana que viene seguiremos estimulándonos. Y recuerden. ¡Bakas unidos, Jamás serán vencidos!
    Ahora sí, todas mis expectativas sobre esto, han quedado arruinadas, lo que creí era un club de ocultismo, es simplemente un grupo de personas, bakas (Espero sepan qué es eso, n.nU) Bajo de la plataforma la presidenta del lugar, me vio y se acerco a mí.
    Hola niña, ¿Qué tal? –Me pregunto sonriendo.
    Ohayo, pues me dio curiosidad el grupo y decidí ver que era. –Le explique el porqué de mi presencia en ese lugar.
    Ah, ¿Y cómo te pareció? –Cuestiono dándome un vaso de soda.
    Gracias. Pues, me gusto la idea, pero solo estoy de visita. Le mentí, la verdad no me uniría a ese grupo, pero no quería hacerla sentir mal.
    Bueno, que lastima, espero que mientras estés aquí, puedas venir a alguna sesión. –Comento alegremente.
    Esa señora, no sé porque, pero me daba miedo, se veía algo psicótica, o neurótica, aunque no lo expresara.
    Bueno, ¿sabe qué? Tengo que irme, o llegare tarde con el Hokage. Me fui rápidamente, me daba mala vibra, camine rápido, cuando salí me pareció escuchar unos gritos.
    ¿Acaso no escuchas? ¡Te dije que observaras todo el tiempo a Shika! ¿Cómo fue que se te escapo? –Le grito Shiho a uno de sus subordinados muy molesta. Hum… ¿Quién es Shika?
    Perdone Shiho-Sama, pero ese Shikamaru es muy inteligente, así que supo que lo seguíamos.
    ¡Es que no puede ser posible! ¡No por nada somos el club secreto de acosadores de Shikamaru Nara! –Reclamo Furiosa.
    Ya lo decía yo, es histérica la mujer, menos mal que no se enojo conmigo. ¿Nara Shikamaru? El nombre se me hace familiar, además ese apellido es mío, ha de ser solo una coincidencia.
    Fin Flash Back
    Bueno, ahora que lo recuerdo, además de ser la presidenta de Bakas Unidos, también la mayor acosadora, de Shikamaru Nara, o sea ¿Mi padre? Wow, al fin veo a una acosadora se verdad. Supongo que no tengo que decirle que soy hija de él, o me iría mal, ahora tengo que pensar que hacer.
    Y… dime, ¿A dónde vas? –Me pregunto con una sonrisa.
    Pues… -Piensa Hana, ¿Qué le digo? Ah! Ya sé. –Es que soy la sobrina del Kazekage, y necesito encontrar a un tal Shikamaru para que ayude en unas cosas con mi tío y el consejo de Suna, ¿Sabes dónde puede estar?
    En cuanto escucho el nombre del problemático, sus ojos se llenaron de brillo, era obvio que era la mejor acosadora de él.
    ¡Claro! ¡Te puedo ayudar! –Respondio muy feliz. Sabía que no podía resistirse a decirle a alguien sobre Shika, aun así, tengo que tener cuidado de ella.
    ¡Wow! Muchas gracias, me será de mucha ayuda que me lleve con él, se lo agradezco mucho. –La abrace mientras sonreía. Es obvio que no me cae bien, pero aun así, soy una actriz y tenía que quedar bien con ella.
    Ahora sí, tengo que encontrar a Shikamaru para protegerlo de un posible ataque.
  5. HUm...
    k les puedo decir?
    no hay excusa u.u
    pero se me olvida,
    les dejo mi msn
    para k me rekuerden a kada rato
    Vampire_TemariNara@hotmail.com


    ¿Todavía que te salvo me golpeas? –Pregunto Ayame sobándose la mejilla.
    ¡Cállate y sal ahora mismo de mi habitación! –Le grite desconcertada por lo que al parecer fue un sueño, un raro e inimaginable sueño.
    Y si no ¿Qué harás? –Cuestiono el chico parándose enfrente de mi muy decidido.
    Iba a responderle con una gran serie de de amenazas pero por suerte, sonó la puerta, a punto de entrar los demás. Salió algo enojado mi secuestrador pero no me importo en lo mínimo. En cuanto cerró la puerta con un gran azotan, me levante lentamente, ya que aun me sentía débil y me acosté en la cama.
    ¿Por qué tuve ese sueño? Acepto que eso despertó muchos sentimientos frustrados en mí, tenía tiempo que no pensaba en mi mama y menos en Shikamaru, que, al parecer, es mi padre. Además ¿Qué hacia ahí Ayame y Kahoru? Es verdad que se han involucrado mucho en mi vida, pero, no era para que quisieran hacerme las cosas que querían. Fue todo tan extraño, tal vez solo fueron alucinaciones por parte de mi falte de sangre, no me explico que más pudo haber sido.
    ¡Hanakoooooo! –Escuche un grito desesperado, no supe de que dirección vino, solo que era una voz fuerte, al parecer de hombre y muy desesperada; Al mismo tiempo, se rompió el cristal de mi reloj. Afine mi odio para ver si el sonido venia de los pervertidos, pero por los ronquidos deduje que estaban dormidos (Bola de flojos xD) Mire mi reloj, este aun funcionaba, solo se había cuarteado la caratula, pero extrañamente se había puesto una marca en el numero 8, apenas eran las 12:00 am, así que se me hizo muy raro, que eso ocurriera. De pronto, volví a escuchar ese sonido, pero ahora más bien parecía que era un susurro que no dejaba de merodear en mi cabeza. Parecía voz de hombre, no muy profunda pero tampoco tan suave como para ser de un niño; ¡Espera! Esa voz… es de… Shikamaru!! No podría creerlo, tiene mucho que no lo veo, ¿Por qué escucharía su voz? Algo quiere decir esto…
    La verdad no creo en las señales de que algo va a ocurrir… pero siempre hay una primera vez.
    Ya no puedo quedarme aquí, necesito ver a mi padre, siento que algo le pasara, es un muy mal presentimiento que le causa dolor a mi pecho. Lo siento tío Gaara, pero no puedo seguir mas, espero encontrarte pronto para avisarte de la trampa, por el momento hay cosas más importantes. Agarre las pocas cosas que tenía en ese cuarto y con el abanico abrí la pared, se escucho un gran estruendo, que hasta los secuestradores escucharon; Abrieron mi cuarto y vieron que estaba a punto de escapar, a mi no me importo mucho, pero al ver que ahí estaba Ayame sorprendido, me sentí un poco culpable y una gran melancolía.

    Adiós… -Le dije preparando una técnica y a punto de llorar.
    ¡Espera! –Grito fuertemente, se acerco a mi –Yo… Yo… ¡Te amo!
    Quede con los ojos de plato al escuchar tal cosa, no sabía si era verdad o no, tal vez era una trampa para que me quedara pero… ¿Qué tal si era cierto? ¡No! ¡Ya no podía pensar en eso! ¡Debo recordar por que Salí! Para salvar a Shikamaru… de un posible ataque.
    Con lagrimas que derramaban mis ojos sin saber porque, con mi abanico mande a volar a los pervertidos, contando a Ayame. Sali rápidamente de ahí, aunque no sabía a dónde dirigirme. La verdad no sabía dónde estaba, pero supongo que en Konoha, ya que las pocas personas que vi pasar, tenían en su banda de la cabeza la marca de Konoha. Como era obvio, a nadie conocía, hasta miedo daban las personas, caminaba sin rumbo, solo veía personas y casas, nada que me dijera a donde ir o donde estaba. Era algo raro, ya que por lo regular, me oriento muy bien, aun en lugares que no conozco, supongo que estoy algo cansada.
    Caminaba sin ver a nadie, entre un mar de gente, de pronto, alguien toco mi hombro, reaccione rápidamente volteándome y con una kunai amenazando a la persona.
    Cálmate. Me dijo la persona que esta tras de mí.
    Tu eres… -Dije sorprendida.
  6. Hi!!!!
    despues de mucho... mucho tiempo aki esta la conti, no tengo mucho tiempo, asi k luego leo todos los comentarios
    este va para tetemari, tixtutemar y temarivc

    Hola, ¿Cómo estás? –Salude yendo a donde estaba el, o sea me senté al lado de él en la cama.
    Bien, pero algo triste, ya que tengo algo que decirte. –Menciono mirándome fijamente.
    Muy bien, ¿Qué cosa? –Pregunte.
    Ok, mira... desde que te conocí… vi que eras una persona muy linda… la cual no puedo dejar de pensar… y no descansare… ¡Hasta que seas mía! – Respondió y me tiro en la cama.
    ¿Eh? Retiro lo de persona cuerda, hoy todo está más que raro, al menos Ayame solo me quería besar y Kahoru quiere… bueno, hacer otra cosa. Me tenía abajo sin poder salir, creo que de esta no me podre librar…
    ¿Qué? Espera, soy una excelente ninja, no me entrene tantos años con la maestra más exigente para nada. Ahora vera de lo que soy capaz.
    Kahoru me tenía aprisionada.
    Solo dejame decirte algo, antes de que hagas cualquier cosa. –Le dije viéndolo con una gran sonrisa de mi parte.
    Lo que quieras linda. –Acepto recorriendo todo mi cuerpo con su mirada.
    ¡Estás loco si crees que te saldrás con las tuyas! –Grite zafándome de él.
    Me miro sorprendido.
    E-espera, no te escaparas. –Advirtió el chico corriendo furioso hacia mí.
    ¡Claro que sí! –Le aclare, saque un pergamino con el cual invoque mi abanico y mande al chico a volar, literalmente, hacia el otro lado de la recamara, dejándolo aturdido.
    Salí rápidamente de ahí. Me pregunto con quien me fue peor con Kahoru o Ayame. No lo sé, pero tengo que salir de aquí rápidamente. Donde estaba había muchas puertas, era difícil escoger una, así que abrí la primera que encontré. Era verde con un ciervo pintada, se me hizo algo conocida pero no logre acordarme. Entre a la habitación, al principio se veía todo oscuro, de pronto, en una esquina, vi a mi madre, se me hizo extraño, ya que parecía una película, donde pasaron todos los momentos que pase con ella. De otro lado, figuro Shikamaru, también con las escenas que pase a su lado, pero en consecuencia, donde estaba Temari, visualice los momentos tristes cuando me hizo falta mi padre.
    Todos esos recuerdos sofocaban mi mente, la angustia que había sentido, regreso a mí, sentía que mi pecho ardía por el rencor que acumule durante tantos años. A pesar de que siempre he sido fuerte e independiente, aunque para los demás nunca me importo mi padre, la verdad era otra. Como cualquier chica, siempre necesite una figura paterna; Alguien que me platicara sobre chicos, malas y buenas experiencias de la vida, me ayudara cuando este triste, regañara o me hiciera aprender la lección cada que cometiera un error… que… me amara. Es cierto que mis tíos: Gaara y Kankuro, me ayudaron a no sentirme tan sola, aun así, simplemente no era lo mismo. De pronto y sin darme cuenta, sentí que unas lágrimas recorrían mi cara. Al parecer, los recuerdos me habían afectado, hasta ahora, había sido fuerte, sin embargo, no se puede serlo siempre. Mientras divagaba en mis pensamientos, escuche una voz que me desconcentro.
    ¡Hanako! ¡Reacciona! –Escuche que alguien me gritaba, la voz era familiar, pero no la distinguí. Mire a mis padres, bueno, su figura, pero no era ninguno de ellos, entonces, ellos se empezaron a alejar y la voz se oía cada vez más fuerte. La espesa oscuridad, empezaba a disolverse.
    Volví en sí, pero… con algo diferente… Estaba en el suelo y… ¿¡Ayame me estaba besando!? Solo lo mire, quede perpleja, ya que todavía estaba algo confundida, pero unos segundos después, seguía besándome, lo golpee hasta alejarlo de mi y después me levante.
    ¿Qué rayos tratabas de hacer? –Le grite furiosa.
    Y-yo… solo trata de despertarte. –Se levanta. –No es justo que trates así a tu salvador.
  7. Perdon x tardar tanto, no tengo tiempo
    siguen abiertas las votaciones ^^
    y super lindp el fic de tixtu
    Kahoru
    Ayam

    Uff, otra vez tendré que quedarme con el serio, cuando de verdad lo necesito no está y cuando no quiero verlo ahí anda todo el día disque cuidándome, ya que solo se pone a ver la televisión, comer y una vez tirarse sobre mí, realmente agradezco que hubieran llegado los otros porque si no… bueno, no quiero pensar que hubiera pasado. Escuche que salieron 3 personas y que alguien caminaba por la casa. Me acosté un rato en la cama tenía muchas cosas en que pensar. Entonces, Ayame abrió la puerta ¿Acaso no sabe que tiene que tocar la puerta antes de entrar? Bueno, al estar dentro, vi que traía un plato con comida y un gesto de indiferencia.
    Hola-Le salude levantándome de la cama.
    Hmp, Ahí está tu comida. –Dijo y me aventó el plato.
    ¿Qué rayos te pasa Ayame? ¿Por qué me aventaste la comida encima? –Le reclame furiosa con muchas ganas de matarlo.
    Hmp. –Sencillamente respondió el de ojos morados mientras salía del cuarto, antes que cerrara la puerta puse mi pie para detenerla.
    ¡Te pregunte algo así que tienes que responder! –Grite molesta. El solo salió sin mucho interés, fui tras él.
    No dijo nada.
    Eres un… -Trate de decirle mientras íbamos llegando a la desordenada sala pero el me interrumpió.
    Jaja, ahora yo soy… mira quien lo dice, la chica cualquiera que se abraza con todos, seguramente los besa, y apuesto se acuesta con ellos. –Menciono con expresión seria el chico.
    ¡Ayame Idiota! –Me queje en voz alta dándole una fuerte cachetada, el chavo quedo sin habla, con la cara torcida y tocándose la mejilla. Corrí a mi cuarto, al entrar, cerré la puerta.
    Ya no podía esperar a que mi tío Gaara llegara para ayudarlo a vencer a toda esta bola de pervertidos. De pronto me acorde que en el baño había una ventana, entre ahí. Como no tenia hojas ni tinta para el mensaje, arranque una manga de mi kimono y con mi sangre le escribí una carta al Kazekage donde explique mi situación y la futura emboscada. Por suerte, iba pasando unos de los tantos subordinados de Gaara, le avente el mensaje. No vio de donde cayó pero lo leyó y entendió la gravedad del asunto, así que fue rápidamente a Suna para entregarlo. Salí del baño dispuesta a ir un rato a mi cama, me sentía muy mareada, todo me daba vueltas, bueno, era razonable, ya que perdí mucha sangre, empecé a ver las cosas borrosas, un zumbido terrible atravesaba mis oídos, al final vi completamente negro, me desmaye cayendo al piso. No sentía nada, no miraba más que cosas oscuras. Sin esperarlo, cuando mire bien, estaba en mi casa, bueno, en la del señor problemático, pero ya es como si fuera mi hogar. Bueno, camine buscando a alguien. La sala estaba vacía, pero ordenada, no como la de la casa de los ninjas del sonido, donde esa era más que un caos. A pesar de que pensé que no había nadie en la habitación escuche unos ruidos. Fui hacia allá con mucha cautela, no sabía porque pero tenía un mal presentimiento. Cuidadosamente abrí la puesta con un molesto chirrido. Con un poco de miedo observe lo que había dentro, mire y había… ¿Una habitación normal? Si, solo estaba una gran cama en medio del cuarto, un buro al lado esta con dos lámparas arriba. Me sentí aliviada por un momento pero… ¿Quién o qué ocasiono los ruidos que escuche? Estaba pensando en eso, hasta que de pronto sentí algo en mis piernas, no me asuste ya que mire rápido, era un lindo gatito blanco. Era tan tierno que no puse evitar acariciarlo, lo tome entre mis brazos, agarre la perilla de la puerta, cuando iba a dar un paso para salir, escuche un ruido tras de mí.
    ¿Qué? ¿Ya te vas a ir? –Oí a alguien preguntar eso, di la vuelta para ver quién era.
    ¿Ayame? –Cuestione viéndolo.
    Sí, soy yo, mi querida Hanako, ¡Te extrañaba! –bien, ¿Apoco creías que era el extraño de Kahoru? –Dijo abrazándome inesperadamente, ¿Acaso no sabe que el raro es el? Hum… un momento, ¿Dijo Kahoru? No sabía que lo conociera.
    Ah, Hola. –Salude mientras acariciaba al minino y tratándome de quitar de encima al chico.
    Mi querida Hana. –Dijo serio.
    y sin decir: Agua va; me acorralo en la pared.
    ¿Q-que quieres? –Pregunte algo nerviosa.
    Solo deseo descubrir el sabor de tus labios. –Se acerco a mí.
    Ah, solo desea saber eso… ¿Qué? ¿Está loco? Ok, no sé qué está ocurriendo y tengo miedo.
    ¡No! ¡Aléjate o…! -Trate de decir pero me callo poniendo sus dedos en mis labios.
    Calla, dulce chica, no arruinaras el momento. –Menciono Ayame. SE estaba acercando cada vez más. Estaba a unos escasos centímetros, y cuando estaba a punto de besarme… ágilmente agarre al gato y lo puse para que lo besara. Fue genial la cara que puso. Antes que reaccionara Salí corriendo de ese cuarto. Entre al que estaba al lado y cerré la puerta, creí que estaba a salvo pero escuche una voz.
    Hola Hana, tanto tiempo sin verte. –Dijo un chavo conocido para mí… Era Kahoru, hum… por fin alguien cuerdo en este lugar.
    Hola, ¿Cómo estás? –Salude yendo a donde estaba el, o sea me senté al lado de él en la cama.
    Bien, pero algo triste, ya que tengo algo que decirte. –Menciono mirándome fijamente.
    Muy bien, ¿Qué cosa? –Pregunte.
    Ok, mira... desde que te conocí… vi que eras una persona muy linda… la cual no puedo dejar de pensar… y no descansare… ¡Hasta que seas mía! – Respondió y me tiro en la cama.
    ¿Eh? Retiro lo de persona cuerda, hoy todo esta más que raro, al menos Ayame solo me quería besar y Kahoru quiere… bueno, hacer otra cosa. Me tenía abajo sin poder salir, no creo escapar de esta… ¿Qué estoy diciendo? No tuve tantos años de entrenamiento para nada.
  8. Hola, pues al fin la conti, escogan a quien quieren para que se kede con Hana
    1: Kahoru
    2: Ayame

    hasta ahora van 2 votaciones
    1 de TemariVc x Kahoru
    y uno mio por Ayame
    bueno, aki va la conti



    ¿Quieres hacer algo divertido? –Pregunto Ayame con una gran sonrisa.
    ¿Qué cosa?- Cuestione. Debo aceptarlo, con un poco de miedo.
    Ya lo veras. –Dijo con una mirada perversa.

    10 minutos después…

    No, no quiero hacerlo. –Dije con mucho miedo.
    Ándale, vas a ver que es divertido. –Menciono el chico.
    Tengo miedo, nunca antes lo había hecho en mi vida. –Reclame.
    Ya te dije, las primeras veces te asustan pero después te acostumbras y lo disfrutas.-Comento.
    Mira, si quieres cierra los ojos, cuando los abras ya abra acabado.- Agrego.
    ¿Y no me va a doler?- Cuestione temerosa.
    Tal vez un poco por la emoción del momento, después ya no sientes nada. –Suspiro. –Vamos los 2 juntos.
    Hem… No se… -Vacile.
    ¡Comencemos! –Me tomo de la mano y… nos tiramos en el bongi (N.A: ¿Si se llama así? Bueno, la cosa donde se tiran para saltar.) Como ya lo había dicho nunca antes había hecho algo así, por eso me daba miedo. También ¿Cómo se le ocurre a Ayame hacer eso? Este loco. (N.A: De verdad creí que iba a pasar otra cosa snif, snif) Al pasar 2 minutos, 2 terribles, agobiantes, lentos, llenos de miedo, vergonzosos y con gritos, minutos. Cuando estuvimos fuera del juego.
    Por favor llévame… -guac (vomite)- de regreso.
    Uy, no aguantas nada. –Se burlo el de ojos morados.
    Estaba realmente mareada y espantada. Regresamos a la casa, por suerte no había nadie, entramos a mi cuarto y me tire en la cama rendida de cansancio, Ayame se acostó a un lado de mi.
    Que sueño tengo. –Menciono acomodándose en el colchón.
    ¿Apoco te vas a dormir aquí? –Cuestione irónicamente.

    Si, junto a ti.- Respondió y me abrazo. Quedamos así por un momento.
    ¡Ya quítate! –Le grite y baje de la cama.
    El iba a decir algo pero llegaron los otros así que se fue antes de que lo vieran.
    Ya que estaba en la cama me dispuse a dormir.
    Al día siguiente.​

    Escuche que alguien abrió la puerta así que me desperté y me senté en la cama.
    Buenos días princesa.- Dijo Akio besándome la mano cuando entro.
    Hem… Buenos días. –Le respondí con una sonrisa falsa. ¿Cómo estás?
    Muy bien ángel ¿y tú? Hoy te ves hermosa. – Menciono el chico.
    Estoy bien, gracias aunque un poco triste ya que no he podido salir de aquí. –Respondí poniendo una cara triste.
    Pobre belleza, no te pongas así, pronto contactaremos con el Kazekage y podrás ser libre. –Explico tratándome de consolar.
    ¿Enserio? Espero que sea pronto ya que quiero ver a mi familia. –Sollocé obviamente actuando, por lo regular, cuando estoy con esos pervertidos, mas Akio, casi todo lo que digo es actuación, que problemático, Ah! Tenía tiempo de no decir esa frase.
    Si, hermosa princesa radiante como el sol y soñada con la luna. Mañana enviaremos el mensaje por medio de una paloma, y al menos en una semana el Kazekage estará aquí para ser emboscado, una vez que lo capturemos, tu serás libre.- Me comento el chico con una gran sonrisa y abrazándome. Yo no me resistí, no es que me guste, simplemente necesito ganármelo a él y a todos, es parte de mi plan.
    De pronto y sin esperarlo, entro Ayame. Akio y yo nos quedamos viéndolo aun abrazados, juro que después de ese contacto físico, me desinfectare unas 10 veces; el chico serio solo me vio con un sentimiento de incomodidad y salió al instante. No supe bien la razón pero me sentí un poco mal de que nos viera así, tal vez le explique lo que ocurrió… ¿Eh ¿Explicarle? ¿Y yo porque tengo que decirle lo que pasó? Si entendió mal, es su culpa y no la mía, no me importa.
    Esto… ¿podrías traerme algo de comer? –Le pedí al presumido.
    No puedo princesa ya que tengo que irme con los demás pero se quedara Ayame, el te traerá algo. –Respondió él dejándome de abrazarme, abrió la puerta y salió.
    Uff, otra vez tendré que quedarme con el serio, cuando de verdad lo necesito no está y cuando no quiero verlo ahí anda todo el día disque cuidándome, ya que solo se pone a ver la televisión, comer y una vez tirarse sobre mí, realmente agradezco que hubieran llegado los otros porque si no… bueno, no quiero pensar que hubiera pasado.



    No se les olvide votas ^^:eek:
  9. Hola!!!
    pues despues de muchas neuronas muertas... aki ta.




    Esos ojos me tenían como hipnotizada, sus labios se acercaba cada momento, mas a los míos. Estábamos a unos 5 centímetros para que se juntaran… cerré despacio los ojos, cuando ya iba a cerrarlos completamente, se escucha que alguien abría la puerta, ese fue el factor para que despertara de mi shock, lo quite de encima y entre rápidamente a mi cuarto. Cerré la puerta dejando al de ojo morado tirado en el sillón. Menos mal que llegaron los otros pervertidos, o si no, no sé qué habría pasado.
    Y así termino el día, no volví a hablar con ese chico, me dio de cenar Sora, y no hice nada importante, ¿Que podía hacer? Pues no encontré nada interesante. Al día siguiente me desperté temprano, empecé a entrenar en silencio. A eso de las 9 de la mañana, se iban a volver a ir los pervertidos pero ahora me dejaron con Akio, el chico que se cree Dios. El otro día le toco cuidarme a Sora, y el siguiente a Kenshin. Esa vez, estaba concentrándome en mi chakra, hasta que el señor abrió la puerta sin cuidado alguno.
    Sal ahora mismo-Me grito el de cabello café. Se veía algo extraño, y sonaba raro.
    Está bien, solo no grites. –Le respondí saliendo del cuarto sin muchas ganas.
    Salimos a la sala y obviamente no había más gente, y como siempre estaba desordenado, realmente no sabía que quería el ninja, y no me importaba mucho.
    ¿Para qué me sacaste? –Le pregunte mirándolo fijamente.
    Ya lo veras. –Me dijo, tomo una cerveza del refrigerador y se la tomo se un solo trago, sin réplica, al terminarla con trabajos pudo estar de pie, pero eso no lo detuvo. Saco otra bebida igual, después de 2 cartones, dejo de tomar.
    ¡Ven aquí! –Me ordeno todo atarantado.
    Si, ahí voy. –Dije acercándome a él, me detuve a estar unos pocos centímetros de él.
    ¡Dame un beso! –Pidió agarrándome de la espalda y jalándome.
    ¡No! ¡Aléjate pervertido! –Exclame tratando de soltarme.
    Hip, quiero divertirme un rato, hip, vamos. –Se excuso Kenshin.
    Ok. –Le respondí sin decir nada. Fui acercándome a su cara y cuando estaba a punto de besarme… ¡Pas! Lo patee en el orgullo haciendo que se arrodillara, fui rápidamente por un vaso de vidrio y se lo rompí en la cabeza, provocando que cayera inconsciente al suelo, obvio que no lo mate, medí mis fuerzas, aunque no hubiera sido mala idea, pero tengo que seguir con el plan.
    Agarre al sujeto de los pies y lo senté en el sillón, en la mano le puse una cerveza y escondí el vaso roto, para que creyeran los demás que por borracho había quedado así. Me senté en otro sofá y prendí la televisión, estaba un programa llamado Naruto. Aunque solo vi un capitulo, me gusto mucho. Trataba de un chico llamado Naruto, que era ninja y quería llegar a ser Hokage. No sabía que el Hokage Uzumaki tuviera tanta importancia como para salir en la televisión. De pronto escuche la puerta, apague el televisor y entre rápidamente a mi habitación. Desde ahí pude escuchar como regañaban al mayor por haberse quedado dormido y no haberme vigilado, él ni siquiera se acordaba de lo que había pasado, ni de que se había emborrachado.
    Como ya era tarde, opte por dormirme, aunque sea un prisionera mañana me espera un largo día, me pregunto que estarán haciendo mi mamá, shikamaru y Kahoru. Me acosté y estaba a punto de dormir, hasta que sentí una presencia. Voltee hacia atrás, saque una kunai poniéndosela al sujeto de atrás, vi que era… Ayame.
    Tienes mucha fuerza, no sé por qué no te has escapado. –me comento el chico abrazándome acostado atrás de mi.
    Tengo planes. –Conteste quitándole la kunai del cuello y haciendo que me soltara. ¿Qué haces aquí?
    Solo vine a ver como estaba la chica que golpeo a Kenshin. –Respondió el rubio levantándose a extendiéndome su mano para que me levante.
    ¿Por qué dices que yo fui? –Cuestione aceptando su ayuda y poniéndome de pie.
    Es fácil, por un vaso roto que intentaste romper, y por que cuando el esta borracho le gusta propasarse con las chicas lindas y solo estabas tú. –Menciono el chavo. LA verdad no sé, pero… ¿eso fue un cumplido? Al decir que le gustan las chicas lindas y que yo era la única.
    Salgamos un rato, se volvieron a ir, tenían una misión que hacer y me dejaron a cuidarte. –Dijo sonriendo el de ojos morados.
    Bueno, no hay nada más que hacer. –Respondí saliendo del cuarto.
    ¿Quieres hacer algo divertido? –Me pregunto guiñándome el ojo.

    ¿k opinan? ¿k querra hacer ayame? ¿Hana se kedara con el o con Kahoru?
  10. Hola, pues, hoy la conti, fueron geniales sus ideas... mmm... seria maravilloso k pasara eso!! de solo pensar en la cara k pondria Hanako... wow... al ver a sus padres asi... genial!!! dejen sus ideas y veran k lo pondre, sera para el capi final o penultimo, al fin, en NU esta en mas de 18, eso si, yo no se escribir lemon, eso se lo dejo s las expertas: Temarivc y Tixtutemari^^



    Ah, qué lindo recordar esas cosas, si pensara en todos los novios que ha tenido Temari, no acabaría pronto, pero ahora no es momento para eso, tengo que pensar algo para no aburrirme mientras esté aquí encerrada con el callado de Ayame. Que problemático.
    Habían pasado unos minutos desde que se fueron esos pervertidos y me dejaron con el rubio. No había mucho que hacer, contando que soy una prisionera, estoy atrapada en un cuarto asqueroso y lleno de basura, no puedo salir ya que Ayame está afuera vigilándome. Que ganas tengo de escapar y regresar con mi madre, el problemático de Shikamaru y hasta Kahoru. Solo me queda tirarme en el suelo y pensar en que cosas divertidas podría estar haciendo ahora, bueno, aunque mi vida no es muy divertida, veamos: Tal vez estaría haciéndole la vida imposible al fumador, es una de mis cosas favoritas, a pesar que no tengo mucho de conocerlo, es como un padre, aunque con la discusión que tuvieron, sobre que eran novios y que él la había engañado, y muchas cosas más, no descarto la idea de que él sea mi verdadero padre; Burlándome de la “estrella pop” por creerse mucho y decir sus tonterías, ¿Cómo es posible que se crea tanto? Solo de mirar su cara se nota que no es muy inteligente, está bien, lo acepto, está un poco guapo, pero solo un poco, pero yo no me fijo en eso ¿o sí? Quien sabe; Estaría de compras con mi madre, me imagino a ella alocada con cada zapato y vestido lindo que vea, tardaríamos casi todo el día en eso, de solo pensarlo me estreso, ya que se pone a ver todo unas 3 o 4 veces, y al final, únicamente compra un helado de chocolate jajaja; Entrenando con mi tía Matsuri hasta que no pueda mover un solo dedo, es un arduo trabajo, lo que tengo que hacer para ser una gran ninja como mi madre, pero Matsuri se va a los extremos, y eso que dice que es suave conmigo; recibiendo consejos locos por parte de mi tío Kankuro, que, por cierto, son muy…¿ cómo decirlo? Creo que… interesantes, trata de muchos asuntos como de: Como tener novio sin que mis padres lo sepan, hacer una bomba de humo, vengarse de cualquier persona para que se arrepienta de lo que me hicieron, tips para no embarazarme, como irme de pinta y dar una receta falsa, y muchas cosas más, hasta que llega Temari y lo empiece a regañar; o tal vez rogándole a el Kazekage que me dé una misión rango S para mi solita, a pesar de todos mis esfuerzos, nunca he logrado que eso pase, dice que aun soy muy chica para ese tipo de cosas.
    Mientras seguía pensando lo que podría estar haciendo, escuche en raro sonido, me levante y voltee hacia la puerta, vi que se estaba moviendo la perilla.
    ¿Quieres salir un rato? –Pregunto Ayame, Me sorprendí al verlo, ya que no esperaba ni siquiera que me hablara, tenía como siempre esa mirada fría, la cara indiferente, ya no vestía con la gabardina negra, tenía una camisa roja sin mangas, pantalones negros de cuero, botas negras chicas y una gargantilla negra con rojo en el cuello, sinceramente, se veía bien.
    Claro que sí, ya estoy cansada de estar encerrada. –Le respondí con muchas alegría, no tanto por verlo, si no porque ya podría salir, por lo menos un momento.
    El chico me miro de re ojo sin expresión alguna, como de costumbre, abrió completamente la puerta y me dejo salir.
    Gracias. –Le agradecí saliendo del cuarto, al estar afuera cerró la puerta, eche un vistazo y vi que todo estaba sucio, más que mi cuarto cuando apenas llegue, realmente para eso me quería Ayame, al menos eso sospeche, hasta que hablo.
    No te preocupes por el desorden, no te hare limpiarlo. -¿Qué? Wow, parece que leyó mi mente, da miedo.
    Hem… Está bien. –Respondí, de hecho, ni quería responder, todo sea por la educación, mire para todos lados, algo divertido que hacer, pero no había nada, ahora que lo pienso ¿Qué se puede hacer en una casa vacía, un chavo y yo? Mi tío Kankuro tendría miles de raras y pervertidas respuestas, claro, yo no pienso lo mismo que él, pero cada que hay una situación como esta, lo recuerdo.
    ¿Qué quieres hacer? –Pregunto mirándome fijamente, tal vez noto mi aburrimiento.
    No sé, ¿Qué se puede hacer? – Cuestione viendo a otro lado, no sabía la razón pero me incomodaba que me mirara a los ojos.
    Pues mira niña, no puedo sacarte a la calle ya que afectaría la misión, así que mejor te daré algo de comer y tal vez veamos una película en casa, claro, hasta que lleguen los demás. –Dijo el de ojos morados. ¿Niña? Odio que me llamen así, si no se lo perdone al señor problemático, menos a este chico, ¿Qué se cree? Es más orgulloso que Kahoru, y eso que no pensé que alguien la ganara en eso. Pero, solo por esta vez, se la perdono, ya que va a hacer de comer y tengo mucha hambre.
    Está bien. –Acepte. Fui a la mesa y me senté, Ayame cocino ramen. También se sentó y comimos, no quise mirarlo, así que solo me concentre en lo que comía, pero, a cambio, notaba que el si volteaba hacia mí, no le hacía caso, aun así, esa algo molesto eso. Al terminar de comer.
    ¿Qué película te gustaría ver? –Me pregunto el rubio yendo al sofá de la sala, yo lo acompañe y nos sentamos.
    No sé, la que sea. –La verdad no tenía muchas ganas de ver televisión pero no me quedaba de otra, además ya tenía tiempo que no me interesaba en eso, estaba más concentrada en entrenar, ir a misiones o hacer el quehacer de mi casa.
    La única que esta es la del titanic, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. –Añadio el. Ni idea de quienes fueran ellos, ni había oído de esa película.
    Pues entonces esa. –Respondí. Bueno, al fin, ya no había de otra, y tenía que matar el tiempo.
    Ayame puso la película y la vimos, trataba de, al menos lo que yo entendí, que la chava embarca al barco llamado Titanic junto con su madre, su prometido y cientos de personas, para no hacer larga la historia, se enamora de uno. Pero en una escena se ve como ellos van a un cuarto y empiezan a hacer… bueno, eso que se hace para que nazcan los niños, obvio no es explicito, pero si se nota, además se ven las manos sudadas jajaja, voltee a ver al chico y se veía muy entretenido con la película, de repente, me miro con unos ojos raros, y sin decir: “Agua va”, se lanzo contra mí, tomando mis manos y dejándome debajo de el, sin poder escapar, quedando su cara muy cerca a la mía. No sé cómo pero no me di cuenta, además si yo quisiera lo quitaría de encima, pero en ese momento me quede inmóvil, viendo sus ojos morados que me miraban sin apartarse, no tenía expresión en su cara. Esos ojos me tenían como hipnotizada, sus labios se acercaba cada momento, mas a los míos. Estábamos a unos 5 centímetros para que se juntaran… cerré despacio los ojos, cuando ya iba a cerrarlos completamente, se escucha que alguien abría la puerta, ese fue el factor para que despertara de mi shock, lo quite de encima y entre rápidamente a mi cuarto. Cerré la puerta dejando al de ojo morado tirado en el sillón. Menos mal que llegaron los otros pervertidos, o si no, no sé qué habría pasado.


    Wow, hasta yo me emocione de solo pensar lo k le paso jjejeje, dejen sus comentarios^^
  11. Hola, pues ando apurada, les dejo la conti, ahora creo k kedo un poco mas larga, benditos sean los flasback jajajaja.


    Por lo que veo, en mi reloj, ya es de noche, este día ha sido muy agotador, con lo de mi mamá y Shikamaru, la revelación de que Kahoru es una “Súper estrella pop” Y que tal vez el señor problemático pueda ser mi padre, me acaban de secuestrar para vengarse de mi tío y mis secuestradores son unos pervertidos que solo desean abusar de mi en cuanto acabe su misión. Tengo tantas cosas en la mente que voy a caer rendida a dormir. Acomode la única cobija y me acosté en el colchón, que por cierto, estaba muy duro e incomodo pero, ya que tenía mucho sueño, no importo mucho.
    Caí rendida de sueño, al despertar, revise mi reloj, eran las 5:00am, por lo regular, estoy acostumbrada a despertarme temprano, además en cualquier momento esos pervertidos me despertarían. Ya que estaba aburrida, decidí arreglar un poco el sucio cuarto, después de todo, me quedaría un tiempo, mientras consigo más información. Pensé en arreglar toda la habitación, pero se darían cuenta, así que solo opte por el baño, que por cierto, era el peor de todos. Abrí la puerta, se me un truco que me enseño mi tía Matsuri, para abrir las puertas que solo son abiertas por fuera, Salí con mucho cuidado para que nadie me escuchara, fue fácil, ya que aun estaban dormidos a más no poder, al parecer se habían desvelado, fue por la escoba, un recogedor, una bolsa, y agua limpia, ya iba a entrar a mi cuarto pero vi que alguien me miraba, voltee y era…
    Ayame… -Susurre, al verlo tras de mí.
    ¿Qué haces fuera? –Me pregunto con una mirada fría, no daba miedo, más bien, como si no quisiera que los demás sepan que piensa.
    Por favor no les digas, solo fue por cosas para limpiar mi cuarto. –Le pedí enseñándole por lo que había ido.
    Está bien, pero hazlo rápido, ya casi se despiertan. –Me sugirió. Tal vez estoy alucinando pero… ¿Me está ayudando? Pues quien sabe pero es casi imposible saber que piensa. Entre a mi cuarto, limpie rápido el baño, quedo reluciente, al fin y al cabo, se de esto, casi siempre me quedaba sola en casa, tenía que hacer algo de provecho. Cuando termine, iba a abrir la puerta con mi truco, pero no pude ya que se abrió son que la tocara, era Ayame, otra vez, este sujeto lee la mente ¿o qué?
    Ya termine de limpiar. –Le dije dirigiéndome a la cocina, donde estaban los instrumentos.
    Ya veo. -Respondió indiferente el chico.
    Deje las cosas como estaba, como si nadie las hubiera agarrado. Regrese al cuarto, el de ojos morados, agarro la puerta, yo ya había entrado.
    Cuídate de ellos, no son tan dóciles como se piensa, y nunca te quedes sola con alguno, menos con Kenshi. –Me susurro mientras cerraba lentamente la puerta.
    No sé bien a qué se refería con eso, pero ya que me ayudo a pasar desapercibida, pues seguiré su consejo, además desde que los vi, les he tenido una gran desconfianza a ellos, menos, no se por qué, a Ayame, tiene una mirada fría pero sientes que pide que solo lo entiendan, ni idea de por qué siento eso pero así es. Seguía pensando en eso, hasta que llego Akio.
    Veo que ya te levantaste, nosotros tenemos cosas que hacer, asi que te quedaras encerrada, te vigilara Ayame, pórtate bien. –Menciono despidiéndose lanzando un beso.
    Uff, ahora tendré que estar con el rubio, no es que no quiera, pero tenía pensado salir un rato, por lo menos a inspeccionar la casa, ahora me aburriré demasiado.
    Ahora que recuerdo Ayame se parece a uno de los ex novios de mi madre. Ah, como olvidarlo, estaba guapo, bueno según era de los mejores parecidos del escuadrón ANBU, aun me pregunto por qué mi madre siempre escogía a ANBUS, bueno, seguía diciendo, ese sujeto tenía unos 2 años mas que Temari, cabello rubio, ojos verdes (tipo estrella de Hollywood) muy musculoso, se notaba que se esforzaba mucho en cuidar su figura. Como casi todos sus ex novios, no me quería, no sé porque, pero es así jajajaja. Está bien, lo superare. El se llamaba Sakano Yuki, ni tan raro nombre como Simeón Pancracio. Un día fuimos al súper mercado de compras, Yuki llevo a mi madre y de pilón a mí, ni modo que me quedara sola, yo, una pobre chica inocente desprotegida. Bueno, conforme pasábamos las tiendas lo veía algo nervioso, volteando para todos lados, estaba demasiado raro. Mi madre, obviamente, mi madre no se había dado cuenta, estaba demasiado ocupada revisando los zapatos y vestidos.
    Mamá, voy a comprar un helado, ahorita vengo ¿puede Sakano acompañarme? –Le pregunte a ella.
    Está bien. Cariño, acompaña a Hana por un helado, nos vemos en media hora enfrente de la plaza. Le dijo a Yuki, escuche mal o ¿le dijo cariño? Creo que tantas cosas lindas y tanta gente le hace mal a ella.
    Claro. –Tuvo que aceptar más a fuerzas que por voluntad propia.
    ¡Vamos! –Le dije agarrándolo de la mano, uff, tuve k desinfectarla con cloro por 1 mes, lo encamine a la heladería y pedí un helado de chocolate, con chispas y mas chocolate, claro que me encanta ese sabor pero no era exactamente para comérmelo, tenía un plan en mente. Fuimos a la plaza, ya habían pasado 15 minutos, al estar los 2 ahí, bueno, con muchas más gente, estaba casi lleno, lo lleve a una tienda de productos domésticos donde estaban haciendo un tipo de concurso, enfrente de ellos, le tire sin querer queriendo el helado a Yuki en su camisa y pantalones, el pobre hizo una cara tan graciosa que hasta le tome una foto, se puso más rojo que un tomate, se puso enfrente de mí y empezó a gritonearme.
    ¿Qué rayos te sucede? ¡Solo porque tu mamá esta como quiere y vas a ser mi hijastra, no te da derecho a hacerme esto, por eso en cuanto me case con tu madre te enviare a un internado en otro país! –Exclamo eufórico Sakano.
    Jajaja, ¿Quién te crees para decir eso? –Le pregunte solo para hacerlo enojar mas.
    ¿Cómo que quien Soy? ¡Soy Karekano Yuki, tu futuro padre y peor pesadilla!-Respondió fuertemente aquel sujeto.
    Como digas, para mí que eres gay. –Le comente
    ¿Qué? ¡Yo no soy así, detesto a ese tipo de personas, antes muerto que gay!-Reclamo furioso.
    Ah ¿Cómo te atreves? –Cuestiono un “hombre” si así se le puede llamar, ya que traía un vestido morado corto, zapatos de tacón alto, un bolso negro, muy lindo, y el cabello largo suelto; súper que era hombre por la voz que utilizo y por la forma de su cuerpo, aunque si parecía mujer.
    Yu-Yu-Yumi –Menciono sorprendido Yuki.
    ¿Así que no te gustan los hombres y que piensas que son desagradables? Jajaja, m haces reír, tanto que pase contigo, los hermosos días, las maravillosas noches, pero algo te digo, eres el peor amante que he tenido, me alegro que te consigas una mujer, espero te regrese la vida todo lo malo que me has hecho. –Le dijo y se fue de ahí.
    Pobre de él, solo se quedo viendo, siento un poco de lastima por el pero nunca espere que fuera gay, solo lo decía de chiste, bueno, ahora va el remate.
    ¿Cómo que su futuro padre? –Pregunto mi madre atrás de él.
    Hem… si… cuando no casemos, seré su padre. –Menciono Karekano.
    No lo creo. Vámonos hija. –Respondio enojada y se fue conmigo, dejando al señor como el perro de las 2 tortas, ni mi madre y sin Yumi.
    Ah, que lindo recordar esas cosas, si pensara en todos los novios que ha tenido Temari, no acabaría pronto, pero ahora no es momento para eso, tengo que pensar algo para no aburrirme mientras esté aquí encerrada con el callado de Ayame. Que problematico.
  12. Hola, bueno, la conti, como se supone k tendria k ser, los martes^^



    Hola princesa bella, me llamo Akio (Chico brillante), no le hagas caso a Sora ni al gruñón de Kenshi, tampoco al callado de Ayame, si te portas bien, no te haremos daño, al menos no mucho. –Me dijo Akio sacando de su bolsillo una rosa negra. Al parecer, Kennshi, era el que regaño a Sora, y Ayame un chico que también estaba con ellos pero no había hablado, parecía muy callado, tenía cabello rubio, ojos morados y la típica gabardina negra.
    Lo único que quiero es que suelten cuanto antes. –Le reclame a Akio.
    No será posible linda chica, ya que esta es nuestra misión. –Respondió el de cabello azul oscuro tomando mi cara.
    Me da igual lo que sea. –Dije indiferente soltándome.
    Ya déjala, solo perdemos el tiempo, tenemos cosas más importantes que hacer. –Comento Sora jalando al de ojos miel.
    ¿Dónde se quedara la chica? –Pregunto Kenshi mirándome fríamente.
    Mmm… Buena pregunta. ¡Ya se! En mi cuarto, ninguna mujer se niega a estar junto a este bombón. –Sugirió presumidamente Akio. Bueno, viéndolo bien, me recuerda a otra molestia… Kahoru. Nunca pensé decir esto, pero: Lo extraño. Uff, aunque sea es mejor con el “artista pop” a que con estos pervertidos.
    ¡No! Recuerda que es una misión, no un juego. Lo mejor será que duerma en el cuarto vacio del fondo. –Decidió El mayor, o sea el señor gruñón.
    Bueno, después de dijeron eso, me llevaron al cuarto, era de tamaño normal, ni muy grande ni muy pequeño, las paredes color blanco y el piso de puro cemento. No tenía ventanas y la puerta solo se abría desde afuera. Solo había un pequeño cuarto, el cual se suponía era el baño, estaba asqueroso, súper sucio el retrete, un lavabo lleno de porquería y un espejo lleno de algo que aun no distinguía. Habían puesto un colchón con una simple cobija de cuadros, roja con café. Se distinga el olor a húmedo, y las goteras en el techo, la verdad aun me preguntaba cómo podría sobrevivir en este lugar, además todavía tenía una duda.
    Oye Akio lindo, ¿Por qué me tienen como rehén? –Le pregunte al presumido con ojos tristes, nadie se ha podido resistir a ellos.
    Lo siento es un secreto. –Dijo tratando de no caer en mis encantos.
    Por favor, quiero sabes ¿Siiiiiiiiiiiii? –Le pedí con voz tierna.
    ¿Eh? … Está bien, pero no le digas a nadie que te dije ¿ok? –Acepto, debo reconocerlo, muy fácilmente.
    Mira, es que queremos a tu tío, el Kazakage de la arena, tenemos asuntos pendientes con él, ya que alguna vez mato a nuestro líder: Kimimaro. –Me explico el sujeto. Bueno, me acuerdo una vez que mi tío me conto una misión que tuvo en la aldea de Konoha, junto con un ninja, según él, algo rarito, creo se llamaba Rock Lee. Esa misión era para traer a Sasuke de vuelta a la aldea, o sea, el ahora padre de Kahoru, y dijo que les impedía el paso un subordinado de Orochimaru: Kimimaro. Así que no tuvieron de otra más que atacar también, ellos ganaron. Y eso es todo de lo que me acuerdo pero…
    ¿Qué tengo yo que ver con la venganza hacia mi tío? –Le cuestione al chico.
    Pues ya que esta él en la aldea de la arena, pues te tenemos como señuelo para que venga a salvarte y en eso, lo embosquemos y así vengarnos. –Me explico el cabeza hueca.
    Ah, gracias. –Le agradecí con una sonrisa amable, obviamente falsa. Pensé que en ese momento podría escapar fácilmente, pero tenía que aprovechar al máximo la información obtenida, por eso me quede como una pobre niña indefensa jajaja, si supieran de lo que soy capaz.
    No te vayas a ir. –Me dijo en tono burlón Akio.
    Si no hay por donde salir. –Le reclame molesta.
    Así me gusta, que me hagan caso, mientras estés calmada, no te amarrare. –Menciono él mientras cerraba la puerta,
    Uff, ahora tendré que fingir cada rato sonrisas y que soy amable con esos pervertidos, espero que pronto llegue Gaara o no sabré lo que hacer. Por lo que veo, en mi reloj, ya es de noche, este día ha sido muy agotador, con lo de mi mamá y Shikamaru, la revelación de que Kahoru es una “Súper estrella pop” Y que tal vez el señor problemático pueda ser mi padre, me acaban de secuestrar para vengarse de mi tío y mis secuestradores son unos pervertidos que solo desean abusar de mi en cuanto acabe su misión. Tengo tantas cosas en la mente que voy a caer rendida a dormir. Acomode la única cobija y me acosté en el colchón, que por cierto, estaba muy duro e incomodo pero, ya que tenía mucho sueño, no importo mucho.




    Eso es todo, grax x leer
  13. Hola, pues despues de varias neuronas muertas, traje la conti, ahora si esta interesante.




    ¿MI hija? –Pregunto Temari como si no tuviera hija-
    Si, Hana, Hanako Nara de la Arena. –Aclaro Ikki.
    ¿Hanako Nara de la Arena? ¿Por qué Hana tiene mi apellido? –Cuestiono Shikamaru.
    No te interesa. –Exclamo mi madre.
    No será… ¿Qué es mi hija? –supuso el señor problemático.
    ¿Cómo que su hija? Está bien que me parezca a él en la cara, el jutsu de sombras, el cabello negro, incluso en nuestras frases, pero no era para tanto ¿o sí? No sabía que pensar, quede intrigada, ya no podía soportar no saber lo que pasaba, así que baje del árbol donde me escondía.
    ¿Es cierto? ¿El es mi padre? –Le pregunte a mi mamá
    Te había dio que te fueras, esto es cosa de adultos. –Me grito aun atrapada en la técnica.
    No, no me iré hasta que me des una respuesta. –Le exigí a ella.
    En eso, alguien nos ataco por sorpresa con unos shurikens y kunais, obviamente, los logramos esquivar, incluso el señor problemático dejo libre a mi madre.
    ¿Quién rayos eres tú? – Reclamo Shikamaru.
    No tienes que saberlo, después de todo, morirán pronto. –Respondió aquel sujeto, de unos 20 años, cabello verde oscuro, ojos negros y vestido con una gabardina negra.
    Pero bueno, al fin no se lo contaran a nadie jajaja, me llamo Sora, soy ninja de la aldea del sonido, ahora sí, no puedo decir más. –Agrego
    Ah!!!!! –Grite, este ninja, fue tan rápido que me agarro de la cintura y llevo con él.
    No te la lleves desgraciado.-Exclamo mi madre tratando de alcanzarlo.
    ¡Ayúdeme mamá, papá! –Pedí alejándome, contra mi voluntad.
    Nos vemos, gracias por el regalito, no lo tendrán de vuelta. –Agradeció en forma burlona Sora.
    Regresa maldito. –Trato de alcanzarnos el señor problemático pero fue inútil, ya que el ninja utilizo un jutsu con el que desapareció.
    De pronto aparecimos en un tipo de casa, tenía unos 4 cuartos, cocina, sala de estar y 2 baños, estaba pintada de blanco las paredes y las puertas parecían de madera. Estaba algo oscuro, pero alcanzaba a ver bien, en la sala, había un gran sofá, en el cual me tiro Sora.
    ¡Suéltame! –Le exigí golpeando su estomago.
    Que niña tan más molesta, recibirás un castigo. –Me amenazo con mirada pervertida.
    ¡Imbécil! Te me acercas y… -Trate de decirle pero de repente se transfirió enfrente de mí y agarro mi cara.
    ¿Y qué? ¿Qué me piensas hacer? ¿Apoco eres un niña mala? –Cuestiono el de la aldea del sonido.
    No pude ni responder ya que por suerte llegaron otros ninjas, al parecer de la aldea del sonido, y al verlos, el sujeto se levanto instantáneamente.
    ¡Déjate de juegos, recuerda nuestra misión! –Lo regaño un señor, de unos 30 años, cabello café y ojos, igual de gabardina negra.
    Si. –Respondió.
    Jajajaja, veo que trajiste al rehén, después de terminar lo planeado, puedes ocuparte de ella, todo lo que quieras.- Le menciono una persona de al menos 23 años, cabello azul oscuro y ojos color miel, también con una gabardina negra, ahora que veo bien, todos traían gabardinas negras.
    Hola princesa bella, me llamo Akio (Chico brillante), no le hagas caso a Sora ni al gruñón de Kenshi, tampoco al callado de Ayame, si te portas bien, no te haremos daño, al menos no mucho. –Me dijo Akio sacando de su bolsillo una rosa negra. Al parecer, Kennshi, era el que regaño a Sora, y Ayame un chico que también estaba con ellos pero no había hablado, parecia muy callado, tenia cabello rubio, ojos morados y la típica gabardina negra.


    Bueno, grax x leer, tratare de poner la conti mas seguido XD
  14. hola
    se k debi ponerla el martes
    pero he estado muy ocupada


    Esperen un segundo ¿Nara? Ese es mi apellido paterno, ahora que lo pienso, dijo que ella lo dejo hace unos 14 años, tiene la misma técnica da sombras que yo, nos la pasamos todo el día diciendo: “Que problemático”, además somos muy parecidos físicamente. No será que… ¿Es mi padre?... No, no creo que sea así, Temari me hubiera dicho antes que mi papá seguía vivo y en la aldea de Konoha, hubiera entendido lo que ocurrió.
    Yo nunca he besado a Ino, por si no sabes ella está casada con Chouji. –Replico Shikamaru. Bueno, eso es cierto, yo escuche cuando el jefe de “Ichiraku” le decía a Naruto que iba a tener un hijo con su esposa, Ino Yamanaka, cierto, por eso no se me hacia familiar ese nombre, parece nombre de un animal, como un puerco.
    No intentes hacer como que nada paso, yo lo vi, por ese me fui, no quiero estar con un traidor, mentiroso como tú, ahora deja que me vaya. –Grito mi madre al señor problemático, tratando de zafarse del jutsu de sombras.
    No, hasta que aclaremos todo. –Exigió el ninja de Konoha.
    Muy bien, no entiendo nada, mi madre dice k la engaño con una compañera de equipo, y por eso ella se fue. Recuerdo que mi tío Gaara una vez me dijo que mi padre había engañado a su hermana (la de Gaara), un día mientras ellos eran novios, vio a mi padre besándose con una compañera de equipo, así que opto por irse, además nunca le dijo que esperaba una hija de él. Shikamaru alega que nunca la traiciono. Ahora que me pongo a examinar los hechos, lo que le paso a mi madre, se parece mucho a lo que me conto de su ex novia el señor problemático.
    FLAS BACK​
    Nada, cambiemos de tema… ¿Por qué no celebras la navidad? –Cuestione al señor.
    Te respondo en un lugar más privado. –Dijo Shika.
    Está bien. –Acepte.
    El señor me dirigió a la azotea para que habláramos.
    Muy bien, te contare pero no le digas a nadie. –Me advirtió seriamente.
    Está bien. –Susurre.
    Bueno, hace unos 15 años tenía una novia, era una gran ninja de la aldea de la Arena, por mucho tiempo estuve saliendo con ella, incluso el día de su cumpleaños iba a pedirle matrimonio. Un día salía de la joyería, acababa de comprar un anillo para dárselo, y me encontré con una amiga, a la cual aprecio mucho, incluso es esposa de mi mejor amigo; Salí corriendo ya que se me hacia tarde, pero por la rapidez tropecé con mi amiga y sin querer, nos besamos, no le tome mucha importancia y me fui, no sin antes disculparme con ella. Fui rápido donde se hospedaba mi novia y la busque pero no estaba, el portero del edificio me dijo que ella sin avisar salió de ahí, al parecer iba triste por algún problema. Supongo que me vio a mí y a mi amiga besarnos. Yo trate de buscarla por todos lados pero ya no estaba. Tal vez te preguntaras ¿Y eso que tiene que ver con que no celebre? Pues es que el día en que mi novia se marcho, era día de noche buena, desde ese entonces ya no lo celebre ya que me recordaba e ella. –Explico bajando la mirada.
    Eso si es triste. –Mencione entre sollozos.
    Es problemático. Dijo tirándose en el suelo.
    FIN DEL FLAS BACK​
    Son idénticas sus historias, como si mi madre hubiera sido la ex novia de Shika.
    ¡Hola Señora! –Grito un chico dirigiéndose a mi madre.
    Ah, hola Ikki, ahora no tengo tiempo de hablar ¿puede ser en otro momento? –Pidió ella, ya que estaba atrapada en un jutsu y peleando con el fumador.
    Claro señora, solo quiero saber dónde está su hija. –Dijo el chico.
    ¿MI hija? –Pregunto Temari como si no tuviera hija-
    Si, Hana, Hanako Nara de la Arena. –Aclaro Ikki.
    ¿Hanako Nara de la Arena? ¿Por qué Hana tiene mi apellido? –Cuestiono Shikamaru.
    No te interesa. –Exclamo mi madre.
    No será… ¿Qué es mi hija? –supuso el señor problemático.
  15. Hola
    bueno, k mas da? despues de la amenaza pues me portare bien y pondre la conti xDxD
    Bueno ¡a leer!

    ¡Te odio! –grito furiosa mi madre saliendo de la casa.
    La verdad yo no entendía nada, al parecer ya se conocían pero ¿de dónde? Tal vez en una misión pero el dijo k lo dejo hace 14 años, los mismos que yo tengo, o sea, que se conocen desde antes que yo naciera.
    ¡Espera por favor! Necesito hablar contigo, ¿Cómo pudiste dejarme? Yo te amaba, no, te digo amando, desde que te fuiste no he dejado de pensar en ti, por lo menos dame una explicación, tengo derecho a saber. –Pidió Shikamaru.
    ¿Cómo que la amaba? Esto cada vez va más confuso, sigo sin entender nada.
    ¿No lo entiendes? Tú me engañaste, me traicionaste, No sé cómo a mi hija le has caído tan bien, se ve que todavía no te conoce bien, eres un desgraciado, y todavía me preguntas como pude dejarte. –Le respondió mi madre llevándome con ella.
    Yo no te he traicionado, fuiste tú quien me dejo solo, un día de repente desapareciste sin ningún aviso, yo… yo iba a pedirte matrimonio. –Reclamo el señor problemático.
    Pedirle matrimonio… mi mamá cuando escucho eso quedo impresionada pero después volvió a reclamarle.
    Ah, ¿sí? Yo, tu prometida, mientras te das de besos con otra, uy, que linda mentalidad de tu parte. –Dijo furiosa mi madre.
    ¿Besarme con otra? Nunca te haría eso, siempre te ame. –Cuestiono el fumador alcanzando a Temari.
    Mamá, quizá debas escuchar al señor. –Le sugerí a ella.
    Tú no te metas en esto, ahorita mismo regresamos a la aldea de la arena, no quiero que te vuelvas a acercar a él. –Me amenazo.
    Yo me quede perpleja, nunca antes había visto a mi madre tan enojada, esta vez se altero mucho, con solo llegar aquí, pero no podía quedarme sin respuestas, así que intente salir de dudas. ¿Podrías explicarme que paso entre ustedes dos? –Le pregunte al señor problemático zafándome de mi madre.
    A ti no te interesa, no debes de saber sobre esas cosas, vámonos ahora mismo, no quiero estar otro minuto más junto a este desgraciado. –Respondió ella.
    No, no te dejare escapar otra vez, hablaremos como personas civilizadas. –Le comento Shikamaru.
    Inténtalo si puedes, ya que por nada me detendré. – Le exclamo tratando de irse.
    Entonces cuando mi madre dio la vuelta, el fumador hizo una seña muy rara, entonces… ella quedo inmóvil tratando de escapar. Pero no podía, no supe porque hasta que grito mi madre.
    ¡Deja de utilizar tu jutsu en mí, no hablare contigo! –Exclamo ella.
    Me di cuenta de algo, yo tengo esa misma técnica: Jutsu de imitación de sombras. Pero se suponía que solo el clan Nara puede hacer eso.
    Oye, Kahoru, ¿Cuál es el apellido de Shikamaru? –Le pregunte al cantante que estaba conosotros viendo le escena.
    Pues es… Trato de decirme pero los gritos de mi madre lo callaron.
    ¡Hanako, vete de aquí! –Me ordeno temari.
    Pero… - Intente excusarme.
    No hay peros, es una orden, ahora aléjate de aquí con Kahoru, luego nos vemos. –Exclamo.
    Ya que la “jefa” es la que manda, pues me aleje de ahí. Obvio no podía quedarme con la duda, me fui con mi amigo arriba de un árbol, donde nadie pudiera ver que espiaba.
    Ahora sí, debemos hablar, ¿Por qué te fuiste sin despediste? –Pregunto
    ¿Por qué me fui? ES fácil, me traicionaste, odio ser plato de segunda mesa, ye vi besándote con tu compañera de equipo: Ino Yamanaka. Me haces reír Nara, me hacer reír. –Aclaro mi madre.
    Esperen un segundo ¿Nara? Ese es mi apellido paterno, ahora que lo pienso, dijo que ella lo dejo hace 14 años, tiene la misma técnica que yo, nos la pasamos todo el tiempo diciendo:”Que problemático”, además somos muy parecidos. No será que… ¿Es mi padre?
    ESpero les guste, tarde musho en hacerlo, varias neuronas muertas R.I.P.
    jeje