Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. PRISIONERA EN TUS BRAZOS

    Había comenzado como una misión sencilla. Nada complicada para una kunoichi de la talla de Sakura. Una entrega. Todo consistía en llevar unos documentos a Suna. Mas ahí estaba ella, prisionera por unos enemigos, pero no eran unos enemigos cualquiera, eran ellos...era él.

    Sasuke Uchiha.

    Y mientras su mirada recorría incansable la habitación semioscura, intentando encontrar una salida, su mente no así más que recordarle la imagen de él, y más aún sus ojos. Y es que Sasuke Uchiha no la había mirado con su usual frialdad, es más, ella juraría que había atisbado cierto deseo en sus oscuros pozos.

    “¡Basta!”, se recriminó a si misma intentando alejar esos pensamientos de su mente. “¡vamos Sakura, tú puedes, debemos salir de aquí!”, se decía la Kunoichi tirando de las esposas de Chakra que la mantenían sujeta a la pared.

    -Kuso...esto es imposible-susurró derrotada minutos después mientras se apoyaba en la pared y cerraba los ojos.

    “Inner¿ya te rindes? vamos!! tenemos que soltarnos y romperle la cara a ese uchiha shanaroooooooo!!!!” le gritaba en su interior.

    “Ojalá fuera tan fácil!, pensó Sakura mientras volvía a su mente la imagen de Sasuke...

    Había experimentado un gran crecimiento. Sus facciones eran más marcadas y varoniles. Llevaba el pelo más largo y el pecho al descubierto.

    “inner: y que pecho...shanarrrrrrroooooo!”, le dijo con una sonrisa divertida.

    “¿No eras tú la que quería partirle la cara?” le inquirió frunciendo el seño, mas no pudo evitar que sus mejillas se tiñeran de rubor ante el recuerdo de esos pectorales bien marcados.

    “Inner: bah!! pero”, mas su conversación fue interrumpida al oír como una llave se metía en la cerradura de su puerta.

    Tensando todo su cuerpo, Sakura esperó expectante la entrada del personaje en cuestión.

    -Veo que ya estás despierta...

    -¿Se puede saber que te propones reteniéndome aquí?- le inquirió intentando mantener la máscara de frialdad que había adoptado.

    -No tienes la libertad de hacer las preguntas-le contestó mientras volvía a cerrar la puerta tras de si y se apoyaba en ella.

    Sakura hacía grandes esfuerzos por ver su rostro entre las sombras que reinaban en la habitación. Conteniendo un grito de frustración, respiró para serenarse y volvió a encararlo.

    - ¿No te parece ya bastante lo que has hecho?- pudo entrever como se tensaban sus hombros ante sus palabras.

    -Hn!

    -Se ve que la antiguas manías si que no han cambiado...-susurró para sí al oír su respuesta.

    -No se puede decir lo mismo de ti...-comentó Sasuke mientras se separaba de la pared y se acercaba a ella.

    - ¿Nani?- inquirió confusa la Kunoichi poniéndose nerviosa por su cercanía.

    -Tú si que has cambiado...Sakura...-susurró mientras se acuclillaba entre sus piernas estiradas.

    -Bueno ¿y qué esperabas¿Qué siguiera siendo la misma ninja débil que se pasaba todo él día gritando “Sasuke-kun”?- preguntó alterada por la cercanía de su cuerpo al suyo.

    - Yo me refería a otro cambio...-oyó Sakura que susurraba con su Sharingan activado y su mirada posada no precisamente en su cara.

    - ¿Qué quieres de mi?- le preguntó acercando su rostro al de Sasuke. Mas este no le respondió, y se dedicó a escrutar los bellos ojos jade de la muchacha, haciendo que su respiración se acelerara.

    Sakura no entendía que le estaba pasando. Sentía como sus sentidos se había agudizado al máximo pudiendo notar el olor que desprendía Sasuke y que le embriagaba en extremo. A su cara llegaba su aliento cálido y húmedo, que no hacía más que aumentar la temperatura de su rostro ya sonrojado de por si. Notaba como las manos le temblaban ligeramente y como su corazón empezaba a latir con fuerza.

    - ¿Sabes lo que significa ser mi prisionera, Sakura?- le susurró al oído de la Kunoichi mientras atrapaba su lóbulo con los dientes. Ésta no pudo hacer más que exhalar todo el aire que contenían sus pulmones mientras reprimía un gemido de sorpresa.

    Sasuke había abandonado su oreja y ahora se dedicaba a acariciar con una ternura exquisita la sensible piel de su cuello utilizando sus labios.

    Sakura no se podía creer lo que el simple contacto de su boca estaba provocando en su cuerpo. Miles de sensaciones se despertaban allí donde él posaba sus labios haciendo que sus barreras comenzaran a desmoronarse.

    - Uchiha...como intentes algo te juro que...te juro que yo...-intentó decir, mas éste la acalló poniendo uno de sus dedos contra sus labios.

    -Sakura...aquí las reglas las pongo yo- le dijo con una leve sonrisa en sus labios ante la reacción de la kunoichi, quien había saltado ante el contacto de su mano.

    Lentamente la boca de Sasuke se fue acercando a la suya hasta ponerla sobre el dedo que aún se mantenía sellando sus labios. Sakura le miraba con los ojos desorbitados, mas su cuerpo no le respondía, rindiéndose a los deseos de Sasuke.

    Éste fue deslizando poco a poco su dedo hasta que sus bocas quedaron unidas. Sakura fue cerrando lentamente sus ojos mientras sentía como Sasuke acariciaba su boca con la punta de su lengua.

    Mas volviendo a la realidad, Sakura se negó a dejarle paso y apretó fuertemente sus labios. Sasuke notó su reticencia, y posando una mano en su brazo, comenzó a deslizarla con lentas caricias mientras continuaba delineando la boca de la kunoichi.

    Sakura sentía como la sangre se iba calentando en su cuerpo, y aunque su mente le gritaba una y otra vez que eso estaba mal, que él era su enemigo, y que le había hecho demasiado daño, su corazón le gritaba otra cosa. Así que lentamente fue cediendo y abriendo la boca, se abandono a las sutiles caricias de la lengua de Sasuke.

    Este sonrió contra la boca de la kunoichi al percibir su derrota y profundizando el beso, posó una de sus manos en su pierna derecha que se hallaba ligeramente alzada.Sakura notaba como la boca de Sasuke se volvía exigente sobre la suya. Su lengua se enredaba con la de ella y notaba como le robaba el aliento, con cada roce de sus labios.

    Poco a poco fue perdiendo la noción del tiempo y del espacio mas su cuerpo dio un respingo al notar como una mano de Sasuke se deslizaba por su pierna hasta llegar al final de su muslo. Asustada, rompió el beso, y buscando aire, movió la pierna en un intento de que la mano de él la abandonara.

    Mas Sasuke no estaba por la labor, y agarrándola del mentón la obligó a encararlo mientras pegaba sus frentes, haciendo que respiraran el mismo aire.

    - Primera regla...relájate...-le susurró agarrando con sus dientes el labio inferior de la kunoichi.

    Sakura no pudo evitar soltar un gemido ante su gesto y su enronquecida voz, lo que provocó una sonrisa por parte del shinobi.

    Sasuke continuó con la caricia de su mano, que esta vez se dedicó a ascender por su costado derecho, mientras, su boca se había deslizado hacia el cuello de Sakura, y se dedicaba a morderlo juguetonamente provocando que suaves suspiros escaparan de la boca femenina.

    Sakura sentía la irrefrenable necesidad de hundir sus manos en su pelo negro, de recorrer su piel, de sentir el calor de su cuerpo. Poco a poco, mientras notaba la mano de Sasuke ascender, una terrible tensión se anudó en su vientre. Su respiración si hizo más agitada y la temperatura de su cuerpo aumentó en extremo.

    Lentamente, la mano de Sasuke se cerró sobre el cierre de la blusa de Sakura y su mirada voló a sus ojos, comprobando como éstos transmitían temor y dudas.

    -Segunda regla...confía en mi...-le susurró con seguridad mientras comenzaba a bajar el cierre. Su mano iba acariciando el recorrido de la cremallera, provocando que la piel de Sakura se erizara y ardiera.

    -Sasuke...-susurró rendida ante su contacto.

    Éste deslizó la prenda por sus hombros hasta sus muñecas y fue acariciando su piel mientras deslizaba su mano hasta su espalda. Allí desabrochó su sujetador y cortando las tiras con un Kunai, lo tiró sobre su hombro. Sakura se sonrojó violentamente al sentir la profunda mirada de Sasuke fija en su piel desnuda.

    - ¿Se puede saber que miras Uchiha?- le inquirió avergonzada por su situación.

    -A ti...-le dijo llanamente mientras deslizaba un dedo desde su cuello hasta su ombligo. Luego posó sus dos manos en sus senos y los apretó suavemente.

    -ahh!!...-no pudo evitar gemir Sakura mientras cerraba los ojos por el deleite.

    Se sentía estremecer mientras notaba sus manos en su cuerpo, mas cuando éstas fueron sustituidas por su boca, todo cambió...la tensión que antes se anudaba en su estómago fue más angustiosa...la necesidad creció hasta hacerse inaguantable...y mientras notaba su lengua acariciar un erguido pezón, un fuego abrasador se extendió por todo su cuerpo...

    -Sasuke...Yo...Ahh!!!...-intentaba explicarse la kunoichi.

    -Dime Sakura... ¿qué quieres?- le inquirió mientras atrapaba el otro pezón con la boca y lo mordisqueaba juguetonamente.

    -Yo...necesito...yo quiero tocarte...-susurró quedamente mientras sentía como sus mejillas se encendían. Sasuke sonrió contra su piel al oír su petición, e incorporándose levemente, le dio un toque a las esposas provocando que estas se desasieran y soltaran las manos de Sakura.

    Inmediatamente, Sasuke agarró a Sakura por debajo de los hombros y la obligó a erguirse. Lentamente, se fue acercando a ella, y mientras interponía una pierna entre las de ella, volvió a apoderarse de su boca.

    -Sakura, dímelo...- le susurró rompiendo el contacto

    Ésta sentía como la necesidad se hacía presa de su cuerpo...la mirada hambrienta de Sasuke recorría su pecho...mas él no hacía nada para calmar su necesidad...

    - ¿Qué quieres que-que te diga?- le preguntó en un susurró...

    -Dime que me deseas...-le ordenó clavando su mirada en ella.

    Los ojos de Sakura se abrieron por la sorpresa mientras su corazón empezó a latir salvajemente...mas cuando sintió el aliento de Sasuke rozar sus senos, todo pensamiento racional quedó relegado al olvido dejándose llevar por sus sentidos...

    -Te deseo...

    Este nada más oírla, sonrío sensualmente mientras acariciaba con la punta de su lengua un pezón erecto de la chica. Esta sintió como un ramalazo de placer le ascendía por el cuerpo, y subió una de sus piernas a la cintura de Sasuke.

    Una de sus manos presionó su seno y lo empezó a masajear mientras con la boca, acariciaba el otro. Su mano libre ya se hallaba en su pierna y la fue deslizando hasta llegar a sus nalgas, en donde las apretó contra él...

    -ahh!! Sas-Sasuke...-gimió Sakura al notar la potente excitación del uchiha.

    - ¿Te gusta?- preguntó con la voz ronca por la excitación.

    - ¿Na-ni?-inquirió perdida en las sensaciones que la boca de Sasuke le estaba provocando.

    Este situó las dos manos en su espalda, y apretando sus nalgas, movió sus caderas contra las de ellas, provocando que un ronco y sensual grito escapara de sus labios.

    -Se ve que si...-respondió mientras le mordía el labio inferior juguetonamente.

    -Imbécil...-dijo esta al contemplar su sonrisa satisfecha, mas Sasuke la empotró contra la pared y sin previo aviso comenzó a frotarse contra ella.- Ahh Sasuke...yo...ahh!!...

    -Eso me gusta más...

    Minutos después, Sasuke se separó de ella mientras la miraba profundamente. Sakura lo observaba sonrojada y con el aliento entrecortado.

    -Sakura...desnúdame...

    - ¿Co-como has dicho?- inquirió nerviosa mientras veía como Sasuke sonreía ligeramente.

    - ¿Tú no querías tocarme?...pues ven, soy todo tuyo-le dijo ofreciéndole su mano.

    Sakura la aceptó retiente, y lentamente se fue acercando a su cuerpo. Con un temblor terrible en sus manos, fue desnudando el pecho de Sasuke, mas cuando llegó al elástico de sus pantalones sintió como su cuerpo se paralizaba.

    - Recuerda la primera regla Sakura...-le dijo Sasuke alentándola. Ésta tragó saliva intentando bajar el nudo que se le había formado en la garganta, y poco a poco, fue deslizando sus pantalones hasta dejarlo en ropa interior. Sin querer, su mirada se fijó en el bulto que se hallaba entre sus piernas, pero segundos después aparataba la mirada sonrojada mientras a sus oídos llegaba la suave risa de Sasuke.

    - ¿Se puede saber de que te ríes?- le preguntó encarándolo aún con el sonrojo en sus mejillas.

    - Después de todo, no as cambiado tanto...- susurró tomándola de nuevo entre sus brazos y acorralándola contra la pared.

    - Sasuke...-gimió al notar como la apresaba y deslizaba sus manos por su espalda hasta sus caderas.

    Sakura por su parte, empezó a pasear sus manos por el pecho y espalda del Uchiha, notando como se le erizaba la piel ante su contacto. Sasuke había soltado un pequeño gemido ronco al notar las manos de Sakura bajar, indecisas por su barriga, y luego vagar hasta llegar a sus nalgas.

    -Sakura...-gimió haciendo que a la Kunoichi le hirviera la sangre.

    Lentamente le fue bajando el pantalón a Sakura una vez le hubo quitado la falda. Esta se dedicaba a dejar ligeros besos en la piel que Sasuke dejaba a su alcance. Una mano de Sasuke, voló traviesa hasta el estómago de Sakura y empezó a descender hasta internarse en su braguitas.

    -Sasuke!!-gritó sorprendida y a la vez excitada por el contacto de su mano.

    Éste empezó a realizar un movimiento circular mientras lamía el cuello de Sakura. Ella no podía evitar gemir fuertemente, mientras se agarraba a la espalda de Sasuke.

    Sin previo aviso, Sasuke deslizó la mano más abajo e introdujo dos dedos dentro de ella mientras estimulaba su clítoris. Sakura no pudo impedir el grito que escapó de su garganta, y arqueando la espalda, hundió las uñas en al espalda de Sasuke.

    -Ohhh!! Sasuke...esto es tan...yo nunca...-susurraba incoherente mientras notaba como miles de oleadas de placer ascendían por su columna.

    -Eso es mi pequeña...disfruta...-le dijo Sasuke pegando su frente sudorosa a la de ella.

    Los movimientos de éste se hicieron más rápidos mientras notaba como su mano se humedecía por la excitación de Sakura. Con su otra mano cogió un pecho de ella y empezó a apretarlo, mientras introducía su lengua en su boca y la movía al compás de sus dedos.

    Sakura notaba como todo se precipitaba dentro de ella. El placer era cada vez más intenso. La sangre le corría desbocada en las venas, y su corazón llevaba un ritmo salvaje.

    Poco a poco, notó como el orgasmo le estaba llegando en oleadas de placer. Sus ojos comenzaron a nublarse y sus piernas perdieron fuerza. Segundos después, gemía roncamente mientras se desplomaba contra Sasuke.

    Éste había sacado la mano de sus braguitas y mirándola intensamente, se las llevó a la boca, y lamió uno a uno, los dedos de su mano.

    -Sasuke...-gimió extasiada la Kunoichi. Éste aprovechó para terminar de desnudarla a ella y a él.

    Sakura no pudo evitar que su mirada se dirigiera a la desnuda erección de Sasuke, el cuál notó como se lamía los labios sin apartar la vista.

    - Sakura...-la llamó suavemente- deseo...que me toques...- sus palabras provocaron que de la garganta de la kunoichi saliera un ronco gruñido mientras miraba sus ojos azabache.

    Sakura levantó lentamente su mano y la acercó al Sasuke.

    - Tranquila, que no muerde-le comentó provocando que una sonrisa se dibujara en los labios de Sakura. Ésta envolvió con sus manos la erección de Sasuke, y la apretó suavemente mientras veía la reacción en su rostro.

    Sasuke no pudo evitar cerrar los ojos mientras gemía roncamente. Ere realmente deliciosos, sentir sus suaves y cálidas manos envolverlo de esa manera. Mas cuando sintió como le rozaba su cálido aliento, supo que podría morir allí mismo.

    Sakura, no supo por qué, pero sintió la necesidad de devolverle el placer recibido, y arrodillándose delante de él, encerró con su boca su erección, mas cuando sintió como se estremecía el cuerpo de Sasuke, supo que esa era la acción adecuada. Sonriendo traviesamente, empezó a mover su boca mientras daba pequeños lametones.

    Sasuke sentía como se le escapaba el control de las manos, y temiendo no poder controlarse, la agarró por los hombros y la obligó a que se levantara mientras la pegaba a la pared.

    - Me vas a volver loco Sakura...-le susurró apoderándose de su boca. Ésta envolvió sus caderas con sus piernas y hundió sus manos en su pelo.

    Sasuke situó sus manos en las nalgas de Sakura, y mordiéndose el labio inferior, empezó a penetrarla con cuidado. Sakura se tensó al notar la invasión de Sasuke y le clavó las uñas en la espalda

    -Tranquila pequeña, pronto pasará, te lo prometo- le dijo calmando sus temores. Segundos después, Sasuke notó como Sakura movía las caderas contra él, alentándole a empezar.

    Éste captó enseguida la señal, y mientras le besaba con ternura, comenzó a moverse en su interior, provocando que las molestias que sentía Sakura se convirtieran en placer.

    - Ahhh!! Sasuke...-gimió Sakura en su oído mientras sentía como se deslizaba dentro de ella.

    - Sakura...- dijo este al notar como la cálida cavidad de ésta lo aprisionaba y envolvía.

    Poco a poco, los movimientos se fueron haciendo desesperados. Sus cuerpos se movían rápidamente, uno contra otro en busca de la satisfacción definitiva. Los alientos de ambos chocaban en la boca del otro, bebiéndose sus propios gemidos. Toda su piel se hallaba bañada en sudor y sus manos se movían por el cuerpo del otro.

    Segundos después ambos llegaron al orgasmo con un gemido ronco. Exhaustos, se fueron deslizando hasta quedar echados en el suelo. Sasuke cogió a Sakura en brazos y la sentó sobre su regazo mientras intentaba recuperar la respiración.

    Cuando ya ambos lograron serenarse, notaron como el sueño se iba apoderando de sus cuerpos.

    -Sasuke...-le llamó Sakura mientras notaba como sus párpados se cerraban lentamente-

    - ¿Mmm?

    - ¿Cual es la tercera regla?- inquirió mientras se imaginaba como la boca de Sasuke se curvaba en una sonrisa.

    -La tercera regla es... déjate llevar...