Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. http://foro.cemzoo.com/picture.php?albumid=347&pictureid=346183





    Capitulo 32: La transformación de Kykio.

    POV INUYASHA.

    Las dulces palabras de Kykio me conmovieron y no fui capaz de pensar por más tiempo lo siguiente que supe fue que la estaba recostando en la maleza del bosque, cercano a una preciosa cascada que nos brindaba el reflejo de la mágica luna que seria testigo de nuestra unión. Mía. Kykio seria mía y solo mía dentro de unos brevísimos instantes.


    ▬ Kykio no sabes lo feliz que me hace oírte decir esto ▬ susurre en su oído mientras lamia y mordía el lóbulo de su oreja derecha provocando un escalofríos en ella.

    ▬ ¡Oh Inuyasha! ▬ exclamo mientras se arqueaba con mi tacto en su espalda.

    ▬ ¿Deseas realmente esto Kykio?; ¿Quieres que te haga mía? ▬ cuestione mientras mi lengua jugaba en donde latía su pulso intercambiando pequeñas mordidas y lengüetazos; mientras al mismo tiempo una de mis manos iba acariciando su espalda y la otra desprendía su ropa superior.

    ▬ S…si, lo deseo ▬ jadeo con dificultad ▬ te deseo.

    Al escuchar eso mi cuerpo se encendió de inmediato, puede sentir como con ese leve sonido de excitación que sus labios emitieron endurecieron su cuerpo, su miembro tanto como el estaban ansiosos por reclamar lo que era suyo por derecho.
    Kikyo sintió como su miembro despertó con fuerza y no pudo evitar bajar su mirada y exhalar con fuerza al verlo tan erecto.

    ▬ Kykio eres preciosa, no sé que hice para merecerte pero agradezco al destino que nos ha unido ▬ susurre mientras dejaba libre a sus pechos y comenzó una lenta y tortuosa caricia, en la que sus pequeños gemidos solo conseguían excitarme más.

    La risa de Kykio no tardo en llegar a mis oídos y no ayudo a mi auto control menos aun sus siguientes palabras.

    ▬ Tontuelo por supuesto que no me mereces, pero aun así te amo con toda mi alma y agradezco al destino por esto ▬ respondió besándome con ternura mientras acariciaba mi rostro.


    POV KYKIO.

    La pasión con la que Inuyasha me beso en ese momento me sacudió por dentro, era un beso tan apasionado en el que me transmitía todo su amor, ahora podía entender porque Kagome amaba tanto a Sesshomaru, el amor entre compañeros puede llegar a ser tan adictivo como placentero.

    ▬ Hazme tuya Inuyasha ▬ susurre mientras abría mis piernas dejándole un libre acceso a mi intimidad, ya húmeda por él.

    ▬ Kykio estas tan húmeda ▬ susurro mientras me devoraba con la mirada, acaricio mis pechos y bajo su boca hasta mi intimidad y empezó a lamerla, a saborearla.

    Su lengua recorría lo más profundo de mi ser, lamiendo, bebiendo de mi, provocando fuertes espasmos en mi, sentía que me correría en cualquier momento y aun no había entrado en mi. ¡Oh esto era tan increíble!

    ▬ Eres deliciosa Kykio

    ▬ I…Inuyasha voy a…voy a...

    Fui incapaz de terminar puesto el orgasmo fue tan potente que mi grito de placer interrumpió mis palabras de advertencia, sujete uno de mis pechos mientras jadeaba con fuerza y otro orgasmo atacaba mi cuerpo, era impresionante dos orgasmos y lo consiguió solo con su lengua, podría tener siglos de esto. Al verlo vi que sus labios desprendían una sonrisa orgullosa por lo que había provocado en mí, pero mi molestia por esto desapareció cuando vi tomar entre sus dedos lo que mi orgasmo había liberado y los lamia. Eso me excito aun más y otro orgasmo llego.

    ▬ Maldición Inuyasha, ya entra de una vez ▬ no pude evitar recriminarlo, deseaba saber que produciría en mi una vez que su erecto y enorme pene estuviese dentro de mi, oh…encasaba que me penetrara con fuertes estocadas, uniéndonos en cuerpo y alma.

    ▬ Eres tan impaciente amor mío ▬ susurro mientras besaba mis labios con ternura y se colocaba sobre mi ▬ seré rápido, así no dolerá tanto.

    Me prepare para lo que vendría el desgarramiento de mi inocencia, seria un poco doloroso, Kagome me lo había dicho pero confiaba en Inuyasha, se que no me lastimaría.

    ▬ Confió en ti Inuyasha.

    Fue en ese momento en el que nuestros cuerpos y labios se unieron evitando así que soltara un grito de dolor, su estocada fue fuerte y apasionante, desgarro mi inocencia de una forma tan directa y amorosa que mis ojos se llenaron de lagrimas, Inuyasha era el hombre para mi, mis sueños estaba en plantados en este hombre.

    Después de acostumbrarme a la invasión comenzó con estocadas pequeñas, lentas y tiernas, mientras que con una de sus manos acariciaba uno de mis pechos y devoraba el otro con su boca, mis gemidos lo excitaban lo se por que su miembro no paraba de crecer, tanto que me llegue a preguntar si realmente entraría en mi.

    Al cabo de un rato ya cien por ciento acostumbrada, pero ansiando más enrolle mis piernas alrededor de su cintura indicándole que incrementara el poder de sus estocadas y lo hizo, oh…si que lo hizo me llevo al cielo en menos de un segundo llegando ambos al clímax con un grito tan desgarrador que temí nos escucharan los demás, aunque para mi vergüenza los youkais tienen súper oídos, así que si habrán escuchado todo o al menos olido, Inuyasha lo supo cuando Kagome y Sesshomaru lo hicieron por lo que ellos deberían saberlo ya….bueno al menos la pequeña Rin no podía escucharlo, por lo que estaba bien.

    ▬ Inu…yasha eso fue increíble ▬ susurre en un suspiro.

    ▬ Concuerdo contigo cariño, me hiciste ir hasta las nubes ▬ susurro abrazándome con fuerza mientras olía mi cuello ▬ es hora del ritual, si es que me aceptas Kykio.

    ▬ ¿No has dicho las palabras aun? Creí que no las escuche ▬ comente pensativa, realmente creí que me perdí de las palabras, que según Kagome eran preciosas ▬ Pues a que esperas hombre, me volveré vieja si te tardas tanto ▬ la risa de Inuyasha no tardo en llegar, con eso lo había tranquilizado.

    ▬ Impaciente mujer ▬ comento burlón mientras mordía mi oreja en reprimenda por mi “impaciencia” ▬ Te reclamo como mi compañera eterna, prometo serte fiel, protegerte y hacerte feliz por siempre. Tu seguridad, felicidad y tu bienestar estarán por siempre por encima de las mías. Tu vida será lo mas importante y preciado para mi, velare siempre por ti. Tomo tu cuerpo, tu alma, tu mente y tu corazón para mí y yo te brindo lo mismo para ti. Estarás a mi cuidado por siempre eternamente. ▬ susurro las palabras tan esperadas, era verdad, eran hermosas y aun mas hermoso fue al sentir como unos hilos invisibles nos unían, esto era tan hermoso.

    ▬ Tu eres la hermosa cariño ▬ comento burlón mientras besaba mis labios.

    ▬ Oh, oh creo que alguien ya puede leer mi mente ▬ comente mientras percibía su pensamiento <<Y tú la mía, por cierto me gustan las cosas que pasan por tu mente>> ▬ Ahora entiendo lo que Kagome quería decir con lo de no tener privacidad.

    ▬ ¡Ja! Somos compañeros no necesitamos privacidad, hare todos tus sueños por mas pervertidos que sean, realidad ▬ susurro mientras me miraba a los ojos con ternura.

    ▬ No soy la única con una mente pervertida señor ▬ comente mientras lo veía sonreír, pero su semblante cambio a uno serio de repente.

    ▬ Te siento cansada cariño, pero aun no puedes dormir debes pasar por la conversión antes ▬ comento, lo había olvidado.

    ▬ Puesto no lo olvide Kykio y quiero prometerte que pase lo que pase te seguiré, si no salimos victoriosos de esto te seguiré a la otra vida ▬ prometió solemnemente.

    ▬ Todo estará bien Inuyasha, te amo ▬ al susurrar estas palabras deje que el destino decidiera que pasaría, más dejo en claro que pase lo que pase luchare por estar a lado de Inuyasha.

    ▬ Yo también te amo Kykio.

    Paso un rato en el que estuvimos abrazados, solo disfrutando uno del otro, más de un momento a otro un fuerte espasmo de dolor invadió mi cuerpo provocando como llamaradas en mi interior, el dolor era intenso una batalla dentro de mi propio cuerpo. Era fuerte y doloroso.

    ▬ I…Inuyasha ▬ susurre con dolor mientras tomaba su mano y me colocaba entre sus piernas para sujetarme con fuerza.

    ▬ Shhh…pequeña todo saldrá bien, estoy aquí contigo ▬ susurro varias palabras tranquilizadoras.

    Los espasmos paraban cada 5 minutos y volvían cada 10 segundos, no tenia tiempo para descansar era tan doloroso, ¿Cómo Kagome soporto esto?

    ▬ Kykio perdóname pero no puedo tomar todo tu dolor, solo una parte ▬ comento Inuyasha arrepentido.

    << ¿Estas tomando mi dolor?>> cuestione mentalmente sin fuerzas para hablar en uno de los brevísimos descansos.

    ▬ Todo lo que puedo ▬ respondió.

    Si Inuyasha estaba tomando una parte de mi dolor, ¿Cuán fuertes eran en realidad los espasmos? No tuve tiempo de obtener una respuesta puesto este fue el peor de todos y por lo que percibí en la mente de Inuyasha seria el ultimo, mi descanso duro 3 segundos el dolor 10 minutos, fue un verdadero infierno, si que debía ser el ultimo puesto caí rendida a los brazos de Morfeo e Inuyasha lo permitió.

    POV INUYASHA.

    Me advirtieron que seria doloroso, pero jamás creí que lo seria tanto, al ver el miedo y el sufrimiento en los ojos de Kykio quise llorar, le dolía tanto, pero finalmente termino y aun respiraba, su cuerpo había cambiado, mas fuerte, sus pechos incrementaron un poco mas, su pelo mas fuerte, la belleza de un youkai pero en el cuerpo de una hanyu. Ella era como yo, mitad humana, mitad bestia.

    Sus orejas de perro negras como sus cabellos, sus garras largas y afiladas, una belleza singular, un espectáculo digno de mirar.


    ▬ Te amo Inuyasha ▬ susurro entre sueños mientras me colocaba a su lado, la abrazaba con fuerza y me unía a ella en sus sueños.

    ▬ Yo también te amo Kykio.
  2. [​IMG]


    Capitulo 23: Por ti.
    POV SESSHOMARU


    Kagome quería librarse del rastro de Naraku por lo que durante su baño se la paso refregándose una, otra y otra vez el cuerpo hasta hacerse pequeñas heridas, verla en ese estado, con lágrimas que sus ojos no dejaban de derramar me partía el alma y había jurado por décima vez en esa tarde que Naraku pagaría lo que le había hecho.

    Kagome ya deja de hacer eso, solo te lastimas a ti misma. Traté de susurrar con dulzura puesto lo único que había en mi interior era rabia por lo que estaba pasando.

    Deseaba escuchar su respuesta, pero no podía ni en voz alta ni en su mente y esto era una pesadilla temía que haga alguna estupidez, el no saber que pensaba me frustraba, cuando hable con mi padre que después de demostrarme cariño por primera vez en su vida durante casi veinte minutos con sus abrazos y llanto le comenté lo que sucedía, fuimos con Kaede quien dijo que eso debía de ser por que Kagome se encontraba traumatizada y en negación por lo sucedió, que se recuperaría en cuanto aceptase la situación y tuviese el valor de enfrentarlo, lo que me daba aún más rabia ¿Cómo pedirle a una mujer violada que casi pierde su vida que recupere sus fuerzas, se enfrente a sus problemas para que pueda por lo menos volver a hablar? Yo la amaba y se que tendría fuerza para hacerlo pero no ahora, no aún y no sé si después de que hiciéramos el amor se recuperaría o no, o si llegaríamos a hacerlo realmente, ella lo deseaba ¿pero y si en el momento que estuviese sobre ella le venia a la mente ese maldito y no podía continuar? Eso me mataría sin duda por que yo deseo que me vea a mí, y solo a mí, no a ese infeliz.

    Déjame sacarte de aquí. Susurré mirándola a los ojos con tristeza Kagome ¿sabes que jamás te haría daño cierto? No pude evitar cuestionarlo cuando en sus ojos solo podía percibir el temor y la tristeza.

    Ella tocó mi brazo, lo acaricio, luego se acerco lentamente y con determinación besó mis labios con suavidad.

    Gracias. Susurré Te amo Kagome y eso no va a cambiar nunca Confesé mientras limpiaba su rostro de las lágrimas que habían caído.

    Ella me abrazo fuertemente mientras la sacaba de la tina, no quería soltarla por lo que la lleve hasta la cama para sentarla allí y secarla con la toalla, cuando empecé a secarla, ella me sostuvo de la mano y me miró a los ojos.

    ¿Quieres hacerlo ahora cierto? Cuestioné con dulzura mientras ella solo asentía Lo haremos, no te preocupes, pero primero deseo que descanses un poco, Kaede me dijo que lo mejor seria que duermas por unas horas más Comente mientras proseguía con mi labor.

    Por un tiempo me dejo hacerlo sin problemas, pero eso cambio cuando la recosté y ella me arrastro para que la besara, al separarnos un poco lo vi en sus ojos, ella quería que lo hiciéramos ahora, estaba determinada a querer verme a mi en su interior y no a Naraku.

    Esta bien pero lo haremos despacio, no deseo herirte Susurré mientras correspondía el beso más ella me detuvo, tomo el anotador que le había dado y escribió…

    “Quiero hacerlo en serio, no te contengas. Te deseo a ti en mí, no a ese infeliz. Ámame tal y como lo hiciste la primera vez hazme tuya uno, otra y otra vez de todas las formas posible para que Naraku no vuelva a estar en mi mente nunca más”

    Al leer esas palabras fue mi turno de que mis ojos se llenaran de lágrimas ella me deseaba a mi, me quería solo a mi.

    El alivio de esas palabras son únicas Kagome, creí que después de lo que ese maldito te hizo me verías como a un…monstruo comenté mientras ocultaba mi rostro en entre sus cabellos para que no viera las lagrimas que amenazaban con salir.

    Como respuesta ella solo acaricio mis cabellos con la ternura tan característica de ella, cuando me recupere comencé a besar su cuello dejando pequeños rastros de saliva, besando, lamiendo y mordiendo su piel era tan dulce y suave que no podía resistirme, su sabor era único, una droga para mi, ella era la droga de la que no seria capaz de librarme nunca.

    Podía sentir que con mis caricias ella se estremecía, más estaba decidida a continuar por lo que proseguí con mi labor, subí hasta sus labios y la besé con pasión queriendo borrar de su mente el temor, nuestras lenguas se entrelazaron comenzando una guerra por el dominio de la situación, al separarnos levemente para tomar un poco de aire noté la lujuria en sus ojos y esta vez no fui yo quien comenzó el beso sino ella quien se introdujo en mi boca con el derecho único que ella posee para entrelazar de nuevo nuestras lenguas y juntar nuestras salivas, saber que me deseaba provoco que mi erección creciera de tamaño por lo que me producía cierto dolor al estar atrapado en mis pantalones pero lo ignore, para no separarme de sus delicioso labios.

    Cuando nos separamos nuevamente comencé acariciar sus pechos uno con mi mano apretujando y masajeando mientras con el otro lo chupaba y le daba pequeños mordiscos a su pezón para darle más placer, intercambiaba de pezón a pezón hasta dejarle pequeñas marcas de mordisco en ambos, para luego lamerlos y absorberlos de nuevo.

    Eres deliciosa Kagome Susurré mientras descendía por su plano vientre y cada besaba y lamía cada herida que Naraku le había hecho a su cuerpo, la respuesta a su deleite fue los gemidos que escapaban de su boca, las caricias que le daba a mi cabello y por supuesto a su húmeda cavidad que esta lista para recibirme.

    Proseguí con mi labor hasta llegar a su húmeda cavidad, bese sus entrepiernas y besé su triangulo rizado. Desde donde me encontraba, la miré a los ojos para saber si podía proseguir o deseaba que me detuviera y lo que vi en ellos me indico que ella deseaba que prosiguiera.

    Di pequeñas lamidas a su hermoso y húmedo triangulo sintiendo nuevamente como mi miembro latía con fuerza, ansioso por entrar a el interior de mi amada, más estaba decido a que en esta ocasión quien disfrutar sea ella por lo que ignore la protesta de mi miembro para introducir mi lengua en el interior de su cavidad adsorbí el dulce néctar y la miré con lujuria, sus gemidos eran música para mis oídos, saque mi lengua re-mojé mis labios con su néctar eso produjo que Kagome estuviera más ansiosa aún, pero yo no me introduciría aún sino que introduje mi dedo en ella, primero despacio, luego con fuerza provocando que su espalda se arqueara de placer, luego introduje dos para empezar a meterlo y sacarlo con delicadeza cada vez con más fuerza, cuando le llegó su primer orgasmo, de todas las veces que le haría venirse introdujé mis dedos en mi boca, saboreándola de nuevo, para que ella supiera lo que su sabor era para mi, la besé al instante en que saqué mis dedos, un beso rápido y profundo, acaricie sus cabellos y le susurré.

    Eres exquisita Kagome, te amo Mientras la volvía a besar, acariciaba uno de sus pechos ¿Deseas que me meta en tu interior? Cuestioné con voz ronca a lo que ella solo asintió.

    Me eleve un poco para librarme de los pantalones, en el momento en que Kagome vio el tamaño de mi erección se sorprendió y se estremeció.

    No deberías sorprenderte tanto, es así cuanto te deseo Kagome Susurré para besarla en los labios mientras separaba sus piernas y me colocaba para poder introducirme en su interior Lo haré despacio Susurré a lo que ella negó¿Quieres que me introduzca con fuerza? Cuestioné sorprendido, a lo que ella solo asintió.

    Con su afirmativa no pude hacer más que obedecerla, haría lo que fuera solo por complacerla, y si esto era lo que quería, pues yo no iba a quejarme.

    Empujé mis caderas de un solo golpe, vi que unas pequeñas lágrimas salían de sus ojos así que me acerqué para limpiárselas con los labios, esperé unos momentos mientras dejaba que se acostumbrara a mi miembro.

    No quería que recordara a Naraku, cuando vi que sus músculos se relajaban, posé mis manos en su cadera para mejor agarre y empecé a moverme despacio, luego más rápido, sus gemidos musicales llegaron a mis oídos, no pude evitar que mis caderas se movieran a un ritmo bestial, quería unirme a ella de todas las formas posibles.

    Ella me clavó las uñas en la espalda, eso solo subió más mi temperatura, gemí audiblemente mientras la penetraba con fuerza, sus paredes vaginales apretaban mi pene, avisándome que pronto llegaría su orgasmo. Nuestros cuerpos parecían ser solo uno, nuestros gemidos llenaban el lugar.

    Aumenté más el ritmo, si eso era posible, entonces sentí como sus músculos se tensaban y llegaba el orgasmo, apretando mi miembro, hice unos penetradas más, cuando por fin llegó mi orgasmo, eyacule en su interior, con fuerza sobrenatural salí de ella y me recosté a su lado.

    Quería dormir un poco para recuperar energías, pero ella no, sino que se me montó encima queriendo más...

    Pequeña lo mejor será detenernos Kaede recomendó que descansaras, no deseo que colapses de nuevo Susurré con delicadeza mientras acariciaba su rostroEn cuanto descasemos un poco podrás hacerme lo que deseesComente con una sonrisa en los labios¿Estas de acuerdo?

    Espera su consentimiento pero lo que recibí a cambio me sorprendió tanto como para olvidar las advertencias de Kaede y querer hacerle el amor nuevamente.

    Pero yo deseo darte el mismo placer que me diste SesshomaruSusurróSi bien sufrí por lo que Naraku me hizo no fui la única, tu viste cuando me torturabaComentó.

    Ka…Kagome puedes hablarSusurré sorprendido mientras la abrazaba con fuerzaGracias al cielo has recuperado tu voz.

    “Y la telepatía”

    La alegría en mi no se hizo esperar, la abrase con fuerza mientras susurraba palabras de amor a su oído.

    “¿Me dejaras continuar Sesshomaru?” Cuestiono telepáticamente.

    “Las recomendaciones del doctor son reposo y las de tu compañero también lo haremos en cuanto descanses un poco mi amor” Conteste ganándome el puchero que tanto me encanta ver en su rostro.

    Te amo Sesshomaru

    Y yo a ti mi amor.
  3. [​IMG]



    Capitulo 15: Nuestra unión en cuerpo y alma.

    POV KAGOME.


    ▬ Ninguno de los dos, si eliges corromperte no viviré mucho tiempo Sesshomaru y no deseo vivir como humana y obligarte a esa vida cuando tenemos un enemigo peligroso tras nosotros…

    ▬ Kago…

    ▬ No he terminado Sesshomaru has dicho que yo elijo la vida para ti y ya lo hice, incluso antes de saber todo lo que implica ser tu compañera elijo permanecer a tu lado como youkai. Quiero estar por siempre a tu lado y ayudarte, no importa cuan dolorosa sea nuestra separación siempre estaremos juntos y sanaremos ese dolor que pueda surgir.

    ▬ Kagome –susurro sorprendido - ¿esta segura?

    ▬ Mas segura que nunca, quiero que me unas a ti Sesshomaru y quiero que digas esas palabras, por favor. Hazme la mujer más feliz del mundo y permíteme estar a tu lado.

    ▬ Si es lo que deseas y es lo que te haría feliz no puedo más que velar por que así sea mi pequeña compañera –comento en un susurro para acercar sus labios al pómulo de su oreja y mordisquearlo levemente permitiendo así que escapara un leve gemido por parte de Kagome.

    Al escuchar eso el cuerpo de Sesshomaru no hizo más que encenderse, pudo sentir como con ese leve sonido su cuerpo se endurecía de la excitación, ansioso por reclamar lo que era suyo por derecho.
    Kagome sintió como el miembro de Sesshomaru se endurecía bajo su prenda provocando que su respiración se entrecortara de la excitación y de los nervios que sentía por encontrarse en una situación como esa con el que seria el ser mas hermoso que pudiese haber conocido nunca.

    ▬ Eres hermosa Kagome –susurro para acariciar mis cabellos con sus fuertes y suaves manos depositando un suave beso en mis labios – Eres la mujer mas hermosa que visto en toda mi vida.

    Se sorprendió ante sus palabras si bien ella pensaba que el era lo mas hermoso y maravilloso del mundo él la consideraba a ella de igual manera, no pudo evitar que en sus labios se formara una sonrisa ¿de verdad existía alguien capaz de poner su mundo patas para arriba?, ¿de verdad Sesshomaru la consideraba tan maravillosa como lo decía? Muchas dudas venían a su cabeza mientras sentía las manos de Sesshomaru recorriendo su espalda bajo su blusa.

    ▬ Por supuesto que te considero maravillosa Kagome –susurro para levantar su rostro y observarla directamente a los ojos – ¿Cómo no podría considerarte maravillosa si estar por cambiar tu vida por un monstruo como yo? Eres lo mejor que me pudo pasar en la vida.

    ▬ No eres un monstruo Sesshomaru, eres tan maravilloso como dices que soy – susurre observándolo fijamente para que creyera mis palabras.

    ▬ Si lo soy, soy un monstruo que te esta obligando a dejar todo lo que conoces – susurro con deje de molestia en su voz – desearía poder darte todo lo que mereces, todo lo que deseas, desearía poder ser un humano y no obligarte a esto, dese…

    ▬ Sshh si fueras humano Sesshomaru jamás podrías defenderme de Naraku como lo hiciste la primera noche, si fueras humano tu no estarías aquí pero yo si, si fueras humano no estaría aquí contigo ahora y la verdad Sesshomaru no quisiera estar con nadie mas que no fueras tu –susurre para depositar un pequeño beso en sus tensos labios – no eres un monstruo no para mi, para mi eres el ángel que vino a salvarme, eres mi ángel guardián.

    ▬ Eres tu quien a salvado mi alma pequeña –susurro despacio – y te estoy inmensamente agradecido por ello.

    El cuerpo de Sesshomaru se encontraba verdaderamente encendido después de las palabras de Kagome, no podía creer como una persona como ella podía existir para una persona como el, pero no le importaba ella estaba ahí para el y el la aceptaría con todo su ser, para resguardarla y protegerla siempre.

    Sesshomaru empezó a besarla nuevamente desabrochando los delicados botones de la suave blusa para deslizarla sobre la delicada piel de Kagome depositando así pequeños besos en sus hombros, brazos llegando así hasta los bien formados pechos ni muy pequeños ni muy grandes, perfectos ante su vista y motivo mas que suficiente para atraer la mirada de mas de uno que no viviría para contarlo de atreverse a posar una mirada sobre su Kagome, se entretuvo bastante con sus pechos antes de bajar hasta su obligo dejando tras de si una marca de besos quería sentirla completamente suya, quería conocer cada centímetro de su cuerpo, quería que ella disfrutara tanto como el.

    Kagome no podía resistir tanta ternura, era hermoso la forma en que Sesshomaru la tocaba, son tanto amor y devoción casi como si la adorara.

    ▬ Te adoro –susurro entre besos.

    Adoraba la forma en la que estaba en su mente, como la consolaba y la tranquilizaba, adoraba todo de el. Pero lo que mas adoraba era su forma de ser, su carácter para quienes no lo conocían era un ser frió, déspota y hasta incluso malvado pero con ella era tierno, amoroso y cariñoso era tan cuidadoso, la hacia sentir protegida, segura entre sus fuertes brazos.

    Ciertamente Sesshomaru se estaba deleitando con los pensamientos de Kagome, nadie nunca pensaría en de esa forma y le alegraba que ella lo hiciera, le gustaba que ella lo aceptara tal cual y que no le temiera, amaba el valor de esta mujer al estar con el, amaba la forma en que se preocupaba por el nunca nadie se había preocupado única y exclusivamente por el, pero en la mente de Kagome solo había pensamientos para el, pensamientos lleno de amor y confianza en el.

    ▬ Gracias por aceptarme como soy Kagome – susurro ocultando su rostro para que no notara las lagrimas que había en ellos, lagrimas de dicha y felicidad por tener a alguien como ella a su lado.

    ▬ Gracias a ti por dejarme entrar a tu vida Sesshomaru – susurro mientras acariciaba sus cabellos.

    Sesshomaru agradecido por el regalo que se le había dado, se dispuso a seguir su trabajo de explorar el cuerpo de su amada depositando besos por donde pasaba fue sacando ya la ultima prenda que cubría su húmeda intimidad.

    Kagome percibió el instante en que Sesshomaru se despojaba de sus prendas estando así ambos tal y como habían venido al mundo, no pudo evitar el sonrojo al ver el duro miembro de Sesshomaru excitado, por un momento se sintió cohibida por la situación en la que se encontraba pero Sesshomaru al percibir eso la tranquilizo depositando un beso salvaje en sus labios mientras separaba las piernas de Kagome e introducía dos dedos en la intimidad húmeda moviendo suavemente en su interior brindándole placer mientras el se deleitaba con los gemidos que el le producía, una vez terminado el pequeño vaivén de sus dedos en el interior de ella saco sus dedos de la húmeda cavidad para introducirlos en su boca y saborear así el sabor de su compañera.

    ▬ Eres tan dulce amor mió – susurro encendió de pasión, mientras veía el sonrojo y la excitación de Kagome en sus ojos.


    Kagome se sentía plenamente viva y llena de alegría por las sensaciones que Sesshomaru producía en su cuerpo, y aun mas cuando este se deposito cuidadosamente en su húmeda cavidad para empezar con pequeños y suaves vaivén, al principio delicado para acostumbrarla y no lastimarla, suave y delicado, tierno y amoroso, más cuando Sesshomaru levanto su vista para verla a los ojos y tomar posesión de su boca supo que se introduciría en ella con mas fuerza y fue así como lo hizo de una fuerte estocada ella sintió el dolor del desgarramiento de su inocencia dejando así que una lagrima escapara de sus ojos puesto que su grito había quedado atrapado en la cavidad bucal de Sesshomaru quien trataba de calmarla con profundos besos llenos de amor y con suaves caricias en su sedoso cabello.

    Sesshomaru percibió el olor de la lagrima de Kagome brindándole así una caricia en su sedoso cabello para calmarla, una vez que su hubo acostumbrado al vaivén mas fuerte dejo de besar sus labios para limpiar su rostro de las lagrimas.

    ▬ Te amo Kagome – susurro mientras observaba sus ojos chocolates brillantes de deseo.

    ▬ Y yo a ti Sesshomaru –susurro acariciando sus cabellos plateados que estaban desparramados por su hermoso rostro de marfil.

    Sesshomaru pudo sentir como todo en su interior se excedía ante las palabras de Kagome provocando así que las estocadas fueran mas fuertes y salvajes que antes, sus cuerpos empapados de sudor encontraron el éxtasis luego de largas horas de apasionada entrega y amor explotando así los dos en un grito de placer que lleno la habitación en el momento que Sesshomaru se derramo dentro del frágil y tembloroso cuerpo de su amante.

    Kagome se encontraba verdaderamente agotada hacer el amor con Sesshomaru era mágico y único, era verdaderamente maravillas y presintió que no querría experimentar tan maravillas placer con nadie mas que no fuera su amado youkai de mirada ámbar.

    ▬ Solo yo podría satisfacer las necesidades de mi compañera –susurro mientras depositaba un delicado beso en sus sonrojados labios antes de recostarse a su lado y abrazarla fuertemente.

    ▬ No me cabe la menor duda de eso compañero –susurre con una sonrisa en los labios – por cierto ¿ya has dicho las palabras del ritual?

    ▬ No –comento vacilante temeroso de hacerlo y completar así su unión.

    ▬ Hazlo, es lo que deseo y lo que necesito – susurre cansada pero abrazándolo fuertemente – necesito sentirte unido a ti por medio de ese ritual, necesito escucharte decir esas palabras, me lo prometiste Sesshomaru.

    ▬ Te reclamo como mi compañera eterna, prometo serte fiel, protegerte y hacerte feliz por siempre. Tu seguridad, felicidad y tu bienestar estarán por siempre por encima de las mías. Tu vida será lo mas importante y preciado para mi, velare siempre ti. Tomo tu cuerpo, tu alma, tu mente y tu corazón para mí y yo te brindo lo mismo para ti. Estarás a mi cuidado por siempre eternamente. –susurro las palabras ancestrales que los uniría internamente.

    ▬ Gracias Sesshomaru –susurre feliz por las palabras del ritual eran hermosas y con ellas sintió como unos lazos los unía a ambos fuertemente, lazos irrompibles, fuertes y poderosos.

    ▬ Aun no termina pequeña, ahora debo trasformarte en youkai –susurro depositando un beso en su cabellera azabache.

    ▬ Mmm… ¿no puede esperar? Estoy agotada - susurre débilmente, antes de levantar mi rostro y ver sus hermosos ojos viéndome fijamente con tanta ternura y amor.


    ▬ Desearía que así fuera pero una vez dicha las palabras la transformación deberá ser inmediatamente o te quedarías como humana si posibilidades de cambio – comento pensativo, era mas que claro que la idea le gustaba, el no deseaba que me transformara en youkai pero yo si deseaba hacerlo.

    ▬ Entonces hagámoslo – comente segura y seria.

    ▬ Hmp…sabia que dirías eso eres tan terca –comento mientras se acercaba lentamente hasta mi cuello.

    ▬ Mira quien lo dice – desafié confundida por lo que estaba haciendo ¿Cómo se transforma uno en youkai? Pregunte mentalmente.

    ▬ Con un pequeño intercambio de sangre –contesto seriamente vacilando antes de morder mi cuello, esperando mi reacción.

    ▬ Entonces toma lo que te ofrezco Sesshomaru –susurre luego de meditarlo para tomar su cabeza entre mis manos y presionándolo firmemente contra mi cuello, lo que sentí al percibir sus colmillos clavando mi piel no fue ni temor ni repulsión sino mas bien excitación, el acto de intercambiar sangre era tan intimo como hacer el amor.

    ▬ Eso solo lo es entre compañeros- susurro luego de lamer los dos pequeños orificios que había hecho cerrando así sus heridas. – Ahora toma lo que yo te ofrezco Kagome – susurro para sujetarla entre sus brazos y hacerse un leve corte en el pecho para que ella pudiera beber su sangre, cuando sintió la boca de Kagome sobre tomando su sangre su cuerpo se encendió nuevamente, pero era consiente de que el cuerpo de Kagome estaba agotado y que la transformación seria dolorosa para ella, seria como llamas corriendo por su cuerpo, sus órganos cambiarían adaptándose así a su nueva vida, la conversión era dolorosa, seria una noche larga pero el estaría con ella para calmarla y apaciguarla, llenándola de amor cuando la convulsión seria mas fuerte. Una vez que Kagome termino de beber cerró sus heridas, para luego depositarla suavemente en la cama entre sus brazos, preparado para los espasmos que se vendrían, preparado para recibir a la nueva Kagome cuando el sol se levantase.

    ▬ Te amo pequeña –susurro suavemente.

    ▬ Yo también te amo Sesshomaru –susurro derrotada por el cansancio.
  4. 25 cosas que no sabias de Rob Pattison:
    [​IMG]

    1. Rob calza 45.

    2. Fue expulsado dos veces de la escuela.

    3. Le gusta tanto la vestimenta de Edward, que se las quedo luego de que Crepúsculo terminó de filmarse.

    4. Fue la primera persona en audicionar para el papel de Cedric Diggory; y lo obtuvo.

    5. Tuvo su primer beso a los 12 años.

    6. Le encanta hacer noches de Karaoke, pero no lo hace más porque los fans lo filmarían y lo subirían a Internet.:eek:


    7. Le encanta escribir canciones y poemas.:)

    8. Le encantaría que un guión que ha escrito sea convertido en película.

    9. Una vez estuvo en una banda que se llamaba "Bad Girls".

    10. No le importa el dinero.

    11. Estaba tan nervioso en el set de Harry Potter que lo hizo enfermarse.

    12. Rob tiene un perro llamado Patty.

    13. Interpreto al hijo de Reese Witherspoon en Vanity Fair.

    14. Su segundo nombre es Thomas.

    15. Nunca fue a una escuela de teatro.

    16. Va interpretar el papel de Phineas en la pelicula "Unbound Captives" el próximo año.

    17. A Rob no le gustan mucho los bares así que prefiere quedarse en su habitación del hotel con sus amigos Kristen Stewart, Nikki Reed y Jackson Rathbone.

    18. Odia ejercitarse asi que en vez de eso, corre un poco.

    19. Su libro favorito de la saga de Crepúsculo es Luna Nueva.

    20. Las escenas de Rob en Vanity Fair fueron cortadas y nadie le dijo.:(

    21. Rob aprendió a manejar en un curso de 10 horas.

    22. Encontró a sus agentes cuando se mudó por primera vez a LA.

    23. Le encanta comer hamburguesas y tomar Coca Cola.

    24. Rob ha sido herido por una chica en el pasado.

    25. No esta buscando una novia en estos momentos porque está muy ocupado.
  5. [​IMG]