Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. -miren, que hermoso una estrella fugas dijo ilusionada ann

    -¡haaaaaaaaaaaaaa! Pidan un deseo ¡rápido! Grito tomoka

    Sakuno asintió y las tres chicas que estaban en la azotea de la casa de sakuno pidieron un deseo para sus adentros

    -¿Qué pidieron ustedes? Interrogo tomoka

    -si lo decimos no se cumplirá contesto ann

    -pero creo que es obvio dijo sakuno sonrojada

    -ja, ja, ja, tienes razón contestaron las otras dos chicas

    - la noche es hermosa no creen

    -si hoy hay muchas estrellas, se ve hermoso

    -ojala pudiéramos verlas con nuestros príncipes comento tomoka

    -vamos a dormir dijeron las tres al mismo tiempo

    -esperemos que se cumplan nuestros deseos

    Sakuno, ann y tomoka se durmieron

    --- a la mañana siguiente ---

    Sakuno era despertada por algo húmedo en su cuello

    -¿Qué pasa? Dijo bostezando antes de abrir los ojos

    -buenos días preciosa le contesto un hombre al lado de ella besándole el cuello

    -¡haaaaaaaaaaaaaa! ¿Quién eres? Pregunto sakuno levantándose de la cama aterrorizada

    -¿Cómo que quien soy? Te sientes bien –acercándose-

    -¡aléjate de mi! ¿A dónde esta mi abuela?

    -en su casa saku ¿A dónde mas podría estar?

    -¿y a donde estamos?

    -en nuestra casa –abrazándola- ¿Qué te pasa?

    -¡no me toques! Y dime como es que llegue aquí, ayer estaba en mi casa con tomoka y ann y ahora estoy aquí con… ni siquiera se con quien estoy

    -con ryoma echizen TU ESPOSO contesto molesto

    -¿Qué? Tú no eres ryoma, ryoma es mucho mas chico

    -¿de que hablas? Acabo de cumplir veintidós años y no creas que tú eres mas joven –en tono gracioso-

    -¿A dónde hay un espejo?

    -en el baño

    -¿y donde esta el baño?

    -esto debe ser una broma, ¿en verdad no me recuerdas? –triste-

    -yo te recuerdo, pero ayer tenias doce años al igual que yo

    -mira dijo parándola en frente del espejo

    -OoO esto debe ser una broma, no es un sueño ¡si claro como no lo pensé antes! Yo pedí el deseo y luego me dormí pensando en eso ¡es un sueño!

    -¿estas loca? Llevamos casi un año de casados, te aseguro que yo no estoy soñando

    Rin, Rin, Rin (el sonido del teléfono)

    -¿a quien se le ocurre llamar justo ahora? Hola dijo ryoma contestando al llamado

    -hola ryoma soy momo lamento despertarte pero tengo un problema con ann y me dijo que llamara a sakuno

    -tu también tienes el mismo problema, es como si tuvieran amnesia

    -mas bien como si estuvieran locas

    -espera esta entrando otro llamado

    -ryoma, momo ayuda tomoka intenta matarme cree que la secuestre y dice que yo no soy horio y que aunque lo fuera ella nunca se habría casado con migo

    -momo/ryo: ¡tu también! Sakuno y ann están iguales

    -esta bien traigan a las chicas a mi casa así hablan con sakuno dijo ryoma sorprendido por la situación corto la comunicación y se dirigió al baño donde todavía estaba sakuno mirándose al espejo

    -esto no puede ser, que vieja estoy… así me veré dentro de diez años

    -¿vieja? Estas hermosa y tienes veintidós años y tres ofertas para ser modelo ¿aun crees que eres fea?

    -no, pero esto es solo un sueño así que las ofertas no son reales

    -me puedes contar ¿Qué es lo que crees que te paso? Dijo ryoma sentándose en el filo de la bañadera y con un tono muy comprensivo

    -no lo se te juro que anoche estaba con ann y tomoka en la azotea de mi casa y vimos una estrella fugaz las tres pedimos un deseo y nos fuimos a dormir

    -¿y tu que pediste?

    -saber que me depararía el destino con tigo

    -¿y es lo que esperabas?

    -si pero esto no puede ser real tu y yo casados. Cuando teníamos doce años no sabias que yo existía, parece un milagro

    -te tomare la fiebre, tal vez anoche tomaste frió y…

    -¿no me crees? Para ti esto es una estupidez

    -todo lo que se relaciona con tigo para mi es importante y por eso quiero saber si tienes fiebre, después de todo anoche hicimos el amor en el balcón, tal vez tomaste demasiado frió

    -¿tu y yo hicimos…?

    -si, como todas las noches contesto ryoma observando como la cara de sakuno se volvía roja como un tomate -¿necesitas que te ayude a recordar?

    -no… no gracias

    -hacia mucho que no te escuchaba tartamudear

    -hasta ayer lo hacia cada vez que te veía

    -bueno suponiendo que tu deseo se aya cumplido ¿Qué harás?

    -no lo se quiero volver y vivir todo como corresponde

    -si tu vuelves ¿Qué pasara con mi sakuno?

    -no lo se ryoma, no me pasa esto todos los días

    -no quiero que te vayas –abrazándola y besando su cuello-

    -tengo miedo de que no sea un sueño, ¿Cómo haré para acostumbrarme?

    -por eso no hay problema yo te enseño todo de nuevo… ven dijo llevándola a la cama

    -no espera, soy virgen

    -no, no lo eres

    -tal vez ahora no, pero hace diez años si y me da miedo

    -lo se, también te dio miedo la primera vez que lo hicimos y lo superaste

    -¿mi primera vez fue con tigo?

    -si, con quien esperabas que fuera

    -que alivio por lo menos ya se que mi vida es tal y como yo la deseo


    Ryoma la acostó y se puso sobre ella, beso su cuerpo de la forma mas dulce que sakuno se pudiera imaginar y le repitió una y otra vez que la amaba y que eso no era un sueño

    -si esto es un sueño espero que jamás me despierten por que con tigo tengo planeado vivir la vida mas hermosa que te puedas imaginar dijo ryoma besando a sakuno, ella empezó a corresponder a los besos y caricias de ryoma y el ambiente se volvió suave, en el aire solo se podía oler el seductor aroma de la atracción entre ambos. Sakuno sonreía por el placer que le provocaban las frías manos de ryoma en su ardiente piel, no sabia en que momento la había desnudado pero en ese instante no le importaba en lo absoluto solo quería sentir el rose de pieles que hasta ahora ryoma le había mostrado. Pero al contrario de sakuno, ryoma necesitaba mas que un simple rose, no quería asustarla por que sabia que sakuno estaba extraña ese día, no sabia si creer en lo que le decía sakuno, todo indicaba que era cierto, pero aceptarlo seria creer que en esos momentos estaba con la sakuno de hace diez años de trenzas y sonrojos eso era imposible… ¿imposible? Pero si justamente sakuno era la que le había enseñado la insignificancia de esa palabra

    Cuando ryoma empezó a dejar los roses y a tocarla de verdad como un hombre a su esposa noto como ella temblaba

    -no debes preocuparte, no te dolerá ya te dolió la primera vez y después de ese día solo sentiste placer. Yo te creo que se te cumplió el deseo y ahora estoy con la sakuno de antes. Te creo por que confió en ti, es hora de que tu confíes en mi

    -te amo –escondiendo su rostro en el pecho de ryoma-

    -yo también, no te dolerá te lo prometo

    Cuando ryoma estuvo a punto de quitarle la virginidad a sakuno por segunda vez, sonó el timbre y cayó como un balde de agua helada sobre ese ardiente momento

    -somos momo y horio trajimos a las chicas abre ryoma

    -¡ya voy! Grito ryoma parándose rápidamente y vistiéndose –ponte algo –mirando a sakuno-

    -de donde saco algo para ponerme

    -en ese armario esta tu ropa, cámbiate en el baño dijo ryoma mientras se dirigía a abrir la puerta, espero a que sakuno entrara al baño y luego abrió la puerta

    -¡sakuno! Gritaron tomoka y ann apenas pusieron un pie en la casa

    -¿Qué? Pregunto saliendo del baño con un vestido un poco desarreglado

    -¿a ti te pasa lo mismo que a nosotras?

    -a ver… se despertaron con diez años mas, casadas y con una vida que no conocen

    -¡si!

    -bueno, creo que yo también

    -¡y todo por culpa de tomoka! Dijeron sakuno y ann molestas

    -¿Por qué es la culpa de tomoka? Preguntaron los chicos intrigados
    -por que…

    --- flash back ---
    -miren, que hermoso una estrella fugas dijo ilusionada ann

    -¡haaaaaaaaaaaaaa! Pidan un deseo ¡rápido! Grito tomoka
    Sakuno asintió y las tres chicas que estaban en la azotea de la casa de sakuno pidieron un deseo para sus adentros

    --- fin del flash back ---


    -la culpa es de ustedes por hacerme caso justifico tomoka

    -no se preocupen a los diecinueve aprenderán a no hacer caso de lo que tomoka dice dijo ryoma riéndose

    -ja, ja, ja si tienes razón dijeron momo y horio

    -¡¿Por qué?! Preguntaron sakuno y ann con pánico de oír la respuesta

    -eso lo sabrán dentro de siete años

    -si es que podemos volver a la normalidad –tristes-

    -claro que podrán, ann y yo compramos un libro de mitología urbana cuando veníamos para acá

    -¿y que dice? Pregunto sakuno

    -no lo se ahora lo leeremos dijo momo empezando a buscar en el libro -¡aquí esta! El famoso mito de la estrella fugas, aquí dice:

    Una vez cada tres años la diosa de la felicidad visita a su amado que vive al otro lado de la galaxia, ella cruza toda la galaxia para encontrarse con su amor y a las personas que la ven cruzar les cumple un deseo, pero ese deseo solo durara hasta que la diosa vuelva de ver a su amado. Cuando la diosa en forma de estrella vuelva a cruzar la galaxia en retorno a su hogar los deseos se perderán y las personas olvidaran lo que paso. El deseo solo dura veinticuatro horas, el tiempo en que la diosa vuelve a su hogar

    -no quiero olvidarte dijo sakuno llorando

    -pero mi amor ya sabes que al final estaremos juntos, no te preocupes- besándola- te amo y es mejor que disfrutemos de este día por que será único

    -estoy de acuerdo dijo momo abrazando a ann

    -yo también, pero dudo que tomoka este conforme con su futuro comento horio triste

    -ya, que mas da, si me case con tigo debe haber sido por algo –abrazándolo-

    -entonces vamos al festival del cerezo que será esta noche

    -pero debemos prepararnos dijeron las chicas

    -esta bien, esperen aquí les traeremos algo adecuado para ponerse dijo ryoma llevándose a los otro dos

    Luego de que se fueron los hombres y las chicas se quedaron a solas


    -¡NO LO PUEDO CREER!!!!!!!!!!!!!!! Gritaron las tres chicas al mismo tiempo

    -soy la mujer mas feliz del mundo dijo sakuno sentándose en la cama

    -yo también dijo ann sentándose al lado

    -yo todavía me pregunto como es que me canse con horio

    -¿ustedes que pidieron? pregunto ann

    -yo desee saber que me deparaba el futuro con ryoma

    -yo desee saber como seria mi futuro amoroso

    -¿y tu ann?

    -yo pregunte si momo alguna vez me amaría

    Las chicas estuvieron hablando por aproximadamente una hora hasta que volvieron sus esposos

    -ryoma por que tardaste tanto, sabes que tenemos poco tiempo dijo sakuno en un tono triste para después recibir un dulce beso de su esposo

    -por que para conseguir algo bueno debes tomarte el tiempo de buscarlo bien contesto entregándole un kimono mientras que horio y momoshiro hacían lo mismo con sus esposas

    -es hermoso dijo sakuno saliendo del baño con un kimono negro con flores de cerezo rosas bordadas

    -me alegra que te guste dijo ryoma sonriéndole dulcemente

    Por atrás de sakuno salio tomoka con un kimono blanco con dragones bordados en azul

    -me debo haber casado con tigo por tu buen gusto –sonriéndole a horio-

    -y lo mejor para el ultimo dijo momo viendo como salía ann con un kimono verde oscuro, y bordado con peces en verde claro

    -me encanta –mirando a momo-

    -y tu me encantas a mi

    -bueno vamos antes de que se termine el tiempo dijo ryoma abriendo la puerta
    Llegaron al festival donde por supuesto estaba lleno de cerezos en flor y se sentaron bajo un cerezo con una canasta llena de comida que momo se ocupo de conseguir. Era temprano así que las chicas se relajaron y después de comer se fueron a las atracciones momo y ann se fueron al se fueron al paseo del amor, tomoka y horio al karaoke y sakuno y ryoma fueron a los juegos.

    Sakuno se quedo mirando una cadenita con un corazón en una vidriera y ryoma se acerco a ella

    -¿la quieres? Pregunto abrazándola por detrás

    -me gusta, pero para conseguirla hay que ganar el juego (era uno de esos juegos de golpear latas con una pelota)


    Ryoma se acerco a la mujer del puesto y le pidió una pelota, la señora le cobro el valor del juego y ryoma con un solo movimiento golpeo la lata de mayor puntaje y le gano a sakuno la cadenita cuando se la entregaron sakuno noto que abriendo el corazón se encontraba un pequeño portarretratos

    -creo que debes poner esto ahí dijo ryoma sacando una pequeña foto de su billetera –es de nuestro casamiento la hice achicar para que entrara en mi billetera
    -es hermosa dijo sakuno colocándola en el corazón


    -claro que es hermosa, estas tu eso la hace hermosa

    -tengo miedo, ¿y si tu cambias de opinión y no nos casamos?

    -yo jamás dejare de amarte ni ayer ni hoy ni nunca ¿entiendes?

    -si, te amo ryoma

    -yo también dijo colocándole la cadenita y besando su cuello –vamos con los chicos que ya deben haber ido de nuevo al árbol de cerezo

    Todos se dirigieron hacia el árbol de cerezo y se sentaron a ver como explotaban los colores de los fuegos artificiales en la oscura noche

    -ya va a terminar dijo tomoka triste

    -quiero que sepas que te amo, no importa cuanto peleemos te amo

    -yo también te amo y eres el mejor futuro esposo que una mujer pueda tener

    -no puedo esperar para que pasen estos diez años quiero ser feliz a tu lado dijo ann besando a momo

    -yo también quiero que seas feliz mi vida y te prometo que a partir de ahora te dedicare mas tiempo

    -gracias –volviendo a besarlo-

    Sakuno estaba abrazada a ryoma ninguno de los dos decía nada pero ryoma podía escuchar el llanto de sakuno

    -por favor deja de llorar, estaremos juntos y seremos felices, solo debes saber esperar

    -prométeme que dentro de diez años cuando este el festival me traerás de nuevo

    -claro es una promesa, así que hay que sellarla con un beso

    Sakuno sonrió y dejo que ryoma la besara dulcemente mientras ella correspondía apegándose más al cuerpo de su amado

    -sabes me siento como la diosa del mito, viaje tan lejos solo para verte y de seguro ella también siente esta tristeza cuando tiene que regresar

    -yo te prometí que dentro de diez años te traería al festival. Ahora prométeme tu, que si vuelves a ver una estrella le pedirás el mismo deseo así nos volvemos a ver

    -claro dijo sakuno bostezando

    El deseo estaba por terminarse pronto sakuno se dormiría y olvidaría todo lo que vivió ese día.

    -ryoma hazme un favor… no tardes mucho en pedirme matrimonio dijo sakuno antes de quedar dormida en los brazos de ryoma

    Ann se quedo dormida justo cuando momo le daba el beso de despedida y tomoka cuando se reía de qué horio aun no mejoraba en el tenis

    -se me olvido decirle que fue ella la que me propuso matrimonio susurro ryoma con una sonrisa

    Al otro día sakuno despertó y todo lo que vivió y sintió esa noche se borro de su memoria lo único que le quedo fue una cadena en su cuello con una foto adentro que ella nunca pudo ver por que el corazoncito se había sellado

    Apenas sabrás quien soy,
    apenas entenderás que significo,
    pero sin embargo te traeré salud,
    y filtraré tu sangre y le daré vigor

    si al principio no me encuentras,
    no te desanimes,
    si no estoy en un lugar, búscame en otro,
    en algún sitio te estaré esperando…
    …fin…
  2. El reflejo de la luna resplandecía en aquel lago de konoha, la noche era calida como comúnmente eran en verano y un chico de cabellos rubios caminaba quejándose por todo.

    Le molestaban los días de luna llena por que perdía una cierta parte del control de su ser, se sentía mas corrompido por aquel demonio que llevaba dentro. En esos momentos podía sentir el poder del animal correr desenfrenadamente por sus venas, sus actos se volvían torpes y sus movimientos mas instintivos, todo su ser en esos momentos se guiaba de instinto, como todo animal.

    -no puede ser, maldito zorro de las no se cuantas colas –se quejaba naruto mientras caminaba hacia el lago para procurar no hacerle daño a nadie- me comporto como akamaru… no hasta akamaru tiene mas control de si mismo que yo, ¡maldición! Tendré que pedirle a ero-senin que me entrene para evitar los problemas en este tipo de noches –comento en voz baja mientras miraba de reojo la luna llena-

    Estaba llegando a donde se encontraba el lago, detrás de los árboles que tenia en frente se encontraba el lugar donde pasaría la noche, después de todo nadie iría al lago tan tarde.

    Se sorprendió al notar cuan equivocado estaba, en el lago había alguien que se había adelantado a sus pensamientos… ¿Qué hacia ella ahí?

    Sintió como sus piernas se paralizaban, era la primera vez que le pasaba algo así frente a ella. Aun se sentía sorprendido de notar los grandes cambios en ella, lo mas notable era su cabello ahora largo, se veía tan… tan linda con el cabello así, además se mostraba mucho mas decidida y fuerte, algo que a el le atraía mucho, pero mas en esos momentos que no tenia el control total de su cuerpo.

    Hinata no se había percatado de la presencia del rubio, lo único que parecía hacer era mirar a la luna desde aquella roca donde estaba sentada.

    Así pasaron los minutos y naruto no podía salir de entre los árboles, se sentía inhibido por la belleza de ella. Jamás había notado tanto lo bella y seductora que podía ser hinata.

    Sus azules ojos se abrieron hasta no poder mas al ver las prendas que cubrían el cuerpo de hinata caer al piso y dejarla completamente desnuda, no pudo evitar sonreír al comprobar de cerca lo perfecta que era ella.

    Pero la sonrisa se esfumo al perder de vista aquel hermoso cuerpo, la joven se había sumergido en el lago, en lo que aparentaba ser un baño de media noche.

    -no sabia que venia a bañarse aquí –comento naruto sonriendo, a el también le parecía muy fresca el agua de ese lugar-

    Se sentó en aquel lugar procurando no ser descubierto y se dedico a perseguir aquel cuerpo con la mirada.

    Pero no era suficiente, el lo sabia. Un naruto dentro le gritaba que la tomara, que se hiciera poseedor de aquella perfección tan pura como era la de hinata.

    Esos eran los efectos de la luna llena, dejaba salir su lado salvaje y perdía parte del poco buen razonamiento que tenia.

    Pero nada podía convencerlo, quería a hinata y jamás le haría daño, aunque eso no quería decir que no intentase nada esa noche…



    Mientras tanto hinata se dedicaba a dejar que aquel cristalino líquido azul recorriera su cuerpo, era tan relajador que ni siquiera se había percatado de naruto. Jamás se habría enterado si el rubio no se hubiese acercado a tomarla entre sus brazos para poder besar su cuello.

    -hinata, quiero estar contigo –dijo en un murmullo que se perdió dentro del oído de la joven-

    Ella intento voltearse para saber quien era, pero el no se lo permitió ya que la tomaba fuertemente de la cintura atrayéndola hacia su cuerpo.

    -¿es que acaso no reconoces mi voz? –Le pregunto mientras ahogaba la posible respuesta con un beso- quiero que seas mía, y no aceptare un no como respuesta –advirtió naruto luego de haberse separado unos escasos centímetros de ella-

    -no tenia intenciones de decirte que no –aclaro hinata con la voz que acostumbraba a tener, era una mezcla de dulzura y seducción que atrapo a naruto desde la primera vez que vio su nueva imagen.

    Todo encajaba tan perfectamente su rostro, su voz, su cabello lacio y largo combinado con la seguridad en si misma… lo volvían loco.

    -espere mucho este momento naruto-kun –comento en un murmullo haciendo que el sonriera-

    -ya deja de llamarme así, para ti soy solo naruto –le aclaro mientras le permitía voltearse para verlo a los ojos-

    -¿y sakura? Siempre estuviste enamorado de ella además yo…

    -no te compares, tu eres mucho mas hermosa –dijo mientras la besaba nuevamente pero esta vez con mas pasión-

    -¿te pasa algo malo? –pregunto hinata al ver que naruto se comportaba muy bruscamente-

    -solo es un mal día –comento el intentando controlarse-

    Aun teniéndola de la cintura la guió hasta la orilla del lago para poder recostarla en el piso. Ella pronto sintió como naruto se acomodaba sobre ella y se entretenía jugando con sus cabellos, al parecer había sido una buena idea dejarse el cabello largo.

    Su cuerpo estaba completamente desnudo y su voluntad se la había cedido a naruto, ya solo le quedaba disfrutar de aquel hermoso momento con el que había soñado siempre.

    -naruto… yo… quiero que sepas que yo…

    Todas sus palabras fueron interrumpidas por un gemido, el rubio le estaba besando los senos y el placer que esto producía no la dejaba terminar de hablar.

    -cuando terminemos dime lo que quieras –comento naruto- ahora solo disfruta

    El rubio tomo sus manos y las entrelazo impidiendo así que ella se moviese, luego se lanzo sobre su cuello para besarlo y dejar pequeñas marcas rojas a su paso. Escucho que esos besos le producían cosquillas a hinata, lo dedujo al escuchar su risa, otra de las cosas hermosas que tenia ella ahora era una hermosa sonrisa, el sonido de su risa lo hacia bastante feliz, sentía como si siempre hubiese buscado eso que acababa de encontrar.

    Deslizo sus labios hacia abajo encontrándose con la clavícula y comenzó a lamer el pequeño desnivel que se formaba en ese sector, luego bajo un poco mas hasta volver a sus senos, ahí nuevamente se concentro en besarlos y morderlos hasta conseguir arrancar todos los gemidos que deseaba oír de ella.

    Se deslizaba fácilmente por aquel cuerpo húmedo, inspeccionando cada rincón y sintiendo a hinata cada vez mas suya.

    -naruto… quítate esto –pidió hinata refiriéndose a la campera del rubio-

    - eres impaciente –comento el divertido mientras se desvestía-

    -no es eso… yo solo… -le divirtió verla así de nerviosa, hacia mucho que no se comportaba así, eso le indicaba que aun quedaban rastros de la vieja hinata-

    -me gustas mucho, seas fuerte o débil con vergüenza o sin ella me encantas –le comento mientras se disponía a penetrarla-

    -naruto… luego de esto…

    -nunca te dejare –interrumpió el sabiendo cual era el miedo de la joven- porque te amo mas que a nada –aclaro antes de comenzar a hacer presión para romper aquel fino tejido que mantenía virgen a hinata-

    -me… me duele… naruto

    -no te preocupes, pasara en unos momentos –aseguro siendo lo mas suave posible-

    -pero naruto… -reclamo ella con lágrimas en los ojos-

    -ya te dije que pasara, a mi tampoco me gusta hacerte sufrir pero no hay otra forma –aclaro mientras hacia un poco mas de presión-

    Hinata cerro los ojos fuertemente y naruto aprovecho eso para terminar de penetrarla de un solo golpe, eso arranco un audible quejido de dolor de parte de la joven hyuga.

    -me quedare quieto un rato para que te acostumbres –advirtió el- pronto sentirás el placer –dijo mientras se apoderaba de sus dulces labios, jamás se cansaría de besarla porque era una sensación realmente hermosa-


    En esos momentos se reclamaba a si mismo haber perdido tanto tiempo, hinata siempre estuvo enamorada de el y nunca pudo verlo, ahora se sentía feliz de tenerla ahí entre sus brazos. Se había dado cuenta de sus sentimientos por ella pocos días atrás y se alegraba de no haberla perdido frente a las insistentes demostraciones de afecto de kiba.

    Mientras pensaba todas estas cosas inconscientemente había comenzado a moverse produciéndole a hinata un extraño cosquilleo que la hacia realmente feliz.

    Se percato de que ya había empezado a moverse cuando escucho los suspiros entre cortados de la joven, recorrió nuevamente el cuello de hinata con sus labios y fue subiendo lentamente hasta que encontró sus labios, cuando por fin encontró aquellos tiernos y voluptuosos labios se dedico a besarlos desenfrenadamente hasta que ambos sintieron la falta de aire.

    Las embestidas eran cada vez más rápidas y con más fuerza, naruto aun tenía sus manos entrelazadas como si no quisiera que nunca hinata se escapase de allí.

    -naruto… naruto… te quiero –decía agitada mientras recibía gustosa cada embestida-

    -la…lamento haber tardado tanto en darme cuenta –respondió el en un murmullo mientras se acercaba la etapa final de aquellas embestidas, acelero el ritmo hasta ver que el cuerpo de hinata se arqueaba por los espasmos que le producía el placer, no pudo evitar sonreír al verla tan rendida ante el.

    Pero de ahora en mas seria el quien estuviera a los pies de esa jovencita, quería complacerla y darle todo lo que quisiese para ser feliz, no dejaría que nadie jamás la lastime y procuraría enormemente ser el quien la dañe.

    Sus cuerpos dejaron de moverse y sus respiraciones se normalizaban lentamente, aquello había sido un sueño hecho realidad para hinata, descubrir a un naruto tan atraído hacia ella y hacer el amor por primera vez con el era lo más hermoso que le podría haber pasado. El pensaba exactamente lo mismo de ella, ahora mas que nunca planeaba ser el mas fuerte para proteger a hinata y la familia que pensaba formar con ella en el futuro.


    -naruto… yo, quiero que sepas que… yo te amo –dijo por fin completamente sonrojada-

    Lo miro extrañada al no escuchar respuesta y noto que el rubio ya se había dormido… ¿Cómo era posible que tardase tan poco en conciliar el sueño?

    -hinata… -dijo el medio dormido-

    -¿Qué pasa?

    -me olvide de preguntarte algo… ¿quieres ser mi novia? –pregunto para verla sonreír nuevamente-

    -claro que si –contesto besándolo- te hubiera matado si no me pedías eso –aclaro sonriendo mientras se cubría con la campera de su novio-pero naruto no podemos dormir aquí, a la mañana circulara gente… mejor vamos a mi casa –pidió sonriendo-

    -no, ahí esta tu familia y seguramente querrán matarme –comento con miedo- vamos a mi casa, ahí estaremos tranquilos –dedujo mientras la tomaba en brazos luego de haberse colocado el pantalón y corría rápidamente a su casa-
  3. -¿para que nos cito? –pregunto neji molesto a su compañero jounin, (en el shippuden el es un jounin así que acá también)

    -quiero mostrarles algo –comento mirando de reojo la triste mirada de la otra persona en la habitación, era tenten, la linda chica de cabellos castaños oscuros y mirar chocolate.

    -pues aquí no hay nada que mostrar –dijo nuevamente neji molesto al encontrarse en un cuarto completamente normal, seguramente era el cuarto de algún jounin porque había una cama, un pequeño armario y una mesita de noche.

    -miren bien ahí –pidió gai-sensei señalando el punto contrario de donde se encontraba la puerta-

    -¿Qué hay ahí? –Pregunto tenten pero antes de escuchar una respuesta escucho simplemente el portazo de su sensei saliendo de la habitación-

    -¿Qué hace? –Pregunto neji furioso mientras que el sensei serraba con llave la puerta de metal-

    -quiero que arregles tus problemas con ella, no intenten voltear la puerta porque tiene suficientes sellos explosivos como para volar el edificio completo, también puse sellos en las cuatro paredes de la habitación pero del otro lado así que no hay forma de escapar –aclaro el tomando aire por todo lo que había dicho- tengo que ir a una misión, volveré mañana por la mañana y solo si arreglaron sus diferencias les abriré

    -¡no puede hacer esto!! –grito tenten molesta-

    -si, si puedo así que… adiós –dijo el jounin antes de irse-

    -¡maldición ahora tengo que pasar todo un día aquí! –Grito furioso el reciente jounin-

    -¿y crees que a mi me agrada?

    -no te pregunte –contesto secamente mientras miraba hacia otro lado-

    Era tan molesto, se sentía herida con cada cosa que el decía, desde que se había convertido en jounin solo se dirigía a ella con indiferencia… ¡como lo odiaba!!

    Se alejo de el, lo mas que podía en aquella pequeña habitación, y se acostó en la cama que había, pronto sintió la mirada de el ojiblanco sobre ella, pero como estaba boca abajo de espaldas a el no le dio importancia.

    -tenemos que buscar una forma de salir de aquí, con llorar no lograremos nada –comento el de manera mas gentil al escuchar un ahogado sollozo-

    -la manera de salir de aquí es decirle a gai-sensei que ya no hay problemas con nosotros y luego cada uno se va a su casa –aclaro ella sin dejar de sollozar-

    -el no es tonto, sabrá que mientes –advirtió el jounin-

    -no si tu cooperas un poco, tu también di que ya arreglamos los problemas y nos iremos

    -es que ni siquiera se cuales son esos problemas ¡maldición! -reclamo molesto acercándose a ella y girándola para que quedara boca arriba en la cama-

    Ella no lo miro, cuando sintió que la giraban simplemente se dedico a mirar el techo, pensaba evitarlo hasta el día siguiente que llegara su sensei.

    -tenten dime que demonios te pasa –pidió el molesto- ¿Qué fue lo que te molesto? …ramos amigos y estaba todo bien y de pronto tu te molestaste y dejaste de hablarme ¿Qué paso? –pregunto el mientras le acariciaba la cara suavemente.
    Noto como ella cerraba los ojos para disfrutar aquella caricia y continuo rozando suavemente sus dedos por las mejillas de tenten para luego bajar al cuello y tomarlo fuertemente con la mano completa, logrando estremecer a la castaña.

    Al ver que todo aquello le gustaba siguió con las caricias. Tomaba con una mano su cuello y lo acercaba a su rostro para besarlo mientras que la otra mano se entretenía en las piernas de tenten.

    Sonrió al escuchar que lo estaba llamando entre murmullos, al parecer en aquellos momentos ella ya no recordaba ni el porque de su enojo.

    Comenzó a desvestirla casi instintiva y salvajemente a lo que creyó que ella lo golpearía o algo por el estilo, pero en ningún momento dio señales de descontento asi que neji no se detuvo.

    -ya no hay vuelta atrás –susurro el jounin en su oído-

    Se extraño al notar que ella no lo miraba, ni tampoco contestaba a lo que el decía.

    -¿Es que acaso todavía estas enojada? –pregunto molesto- ¿Sabes lo que estoy por hacer? –interrogo levantándola de un tiron logrando que quede sentada en la cama-

    Ella lo miro un poco cohibida por estar desnuda frente a el, pero como a neji no parecía importarle decidió también ella restarle importancia.

    -¿has estado con otros hombres? –pregunto neji confuso al notar la tranquilidad de la joven-

    Tenten sonrio, hacia mucho que neji no se preocupaba por algo relacionado con ella. Pero el ojiblanco malinterpreto aquella sonrisa como un “SI” y se molesto de sobre manera.

    No dijo mas nada, pero aun asi eso no terminaría ahí, tenten sin siquiera saberlo había despertado el deseo de neji hyuga y estaba apunto de pagar las consecuencias, aunque probablemente fueran muy placenteras.

    Se tiro bruscamente sobre ella dejándola nuevamente acostada en aquella cama, pero esta vez con el encima besando su cuello desesperadamente y masajeando brutamente sus senos, se suavizo solo un poco al sentir que le causaba dolor, pero luego de desvestirse se preparo para algo mas intenso. Seria algo rápido, su deseo no le permitiría contenerse de nada.

    Se apego mas a ella una vez desvestido y llevo su mano hacia la intimidad de tenten, con movimientos circulares que provocaban que la joven gimiera por lo alto, sin ninguna clase de pena.

    El ojiblanco sintió un calor rodeando su espalda y tardo muy poco en darse cuenta de que los brazos de tenten lo estaban rodeando con ternura y necesidad.

    Separo las piernas de tenten para abrirse paso y luego se acomodo listo para penetrarla, justo antes de que lo hiciera escucho a su compañera pedirle que pare.

    -ya no puedes pedirme eso –contesto con tranquilidad mientras hacia presión con su miembro hacia dentro de la castaña-

    -no es como piensas, no eh estado con nadie nunca … tengo miedo –aclaro en un murmullo acompañado de lagrimas-

    -¿y porque temes si sabes que no te hare daño? –pregunto mientras hacia mas y sentía el rechazo del cuerpo de tenten, la cavidad era demasiado estrecha y era seguro que a ella le dolería. –no te asustes de esto, en algún momento tendras que enfrentarlo y prefiero asegurarme ahora de que sea conmigo –aclaro antes de terminar de penetrarla de golpe, escuchando un grito de dolor por parte de la castaña-

    Se quedo quieto por unos minutos besando el cuello de ella, mientras que ella movia las piernas intentando expulsarlo de sus adentros, pero aquel movimiento que tenten estaba haciendo para quitar a neji de su cuerpo pronto comenzó a darles placer a ambos.

    El ojiblanco dio por acentado que ella ya estaba lista y comenzó a moverse hacia adentro y afuera haciéndola sonreir.

    Las embestidas de a poco iban aumentando en fuerza y cantidad, también asi los gemidos que inundaban aquel cuarto.

    -neji… neji por favor… no te detengas –pedia en vano porque el reciente jounin no tenia ningún tipo de intención de parar con las sensaciones que estaban experimentando-

    Se sento en la cama con ella sobre el sin dejar de penetrarla y aprovecho para besarla salvajemente, sin siquiera pedir permiso introdujo su lengua en la dulce boca de tenten que lo recibió complacida.

    -ahora serás mi mujer –comento con mucha hombría excitando mas a tenten-

    Aumento las embestidas lo mas que pudo hasta que sintió que su entrepierna iba a estallar.

    -dilo –le ordeno a tenten-

    -soy tuya –dijo tenten con una sonrisa justo antes de terminar y sentir como un liquido se derramaba en sus adentros.


    -¿y por que estabas enojada? –pregunto mirándola de reojo en aquella cama-

    -desde que te convertiste en jounin ya no tienes tiempo para entrenar conmigo y además me tratas diferente y eso me molesta –respondio ella frunciedo el ceño en señal de molestia-

    -relajate –pidió el acariciando aquel rostro- ahora me encargare de prestarte mas atención –dijo mordiéndole el labio- todavía nos sobra tiempo –comento neji un poco mas descansado- gai vendrá mañana por la mañana asi que… -dijo acostándose sobre ella nuevamente-
  4. Sakura caminaba distraídamente por konoha, su madre le había entregado un pedido que debía llevar a un lugar muy especial, por lo menos para ella. Su querido sasuke había encargado una ración de comida a la mama de sakura que preparaba excelentes comidas japonesas.

    -que bien, podré ver a sasuke hoy –se decía sakura mientras caminaba hacia la casa del chico-

    Mientras tanto en la casa de sasuke:

    -¿Qué estará haciendo? Ya debería haber llegado –decía sasuke bastante ansioso-

    El timbre sonó acabando con sus ansias, había planeado aquello por mucho tiempo y ese era el momento de hacer realidad su fantasía.

    -buenos días sasuke-kun –dijo ella sonriendo-

    -hola –dijo el con su típica frialdad pero esta vez con cierto brillo en los ojos-

    -aquí esta tu pedido, espero que te guste –comento la joven entregándole la cajita de madera donde iba la comida-

    -si, estoy seguro de que hoy me comeré algo bien bueno –dijo el recibiendo la comida y al mismo tiempo tomando la muñeca de sakura- pasa, comamos juntos –sugirió el logrando que sakura se sonrojara-

    -pero sasuke-kun debo ir a mi entrenamiento con tsunade-sama –recordó ella cada vez más sonrojada-

    no hizo caso a nada de lo que ella decía, simplemente la guió escaleras arriba hasta su habitación.

    Ella entro primero ya que sasuke la llevaba jalando, aprovechando que estaba detrás de ella sasuke miro descaradamente la figura de sakura. La joven ya tenia 15 años y su figura completamente desarrollada, sasuke tenia unos meses mas que ella y por eso el tenia ya los 16 años cumplidos.

    -sasuke-kun prende la luz, no veo nada –comento la pelirosada intentando girarse a ver a su compañero pero el la tenia fuertemente abrazada… -¿en que momento me abrazo? –se preguntaba sakura sorprendida-

    -sasuke-kun… ¿Qué pasa? –Su voz se notaba asustada, cosa que excitaba más a sasuke-

    -te voy a hacer mujer sakura –dijo el pelinegro luego de haberla tirado sobre la cama de esa habitación-

    -¿sasuke-kun… en donde estamos? –pregunto asustada intentando levantarse, pero el cuerpo de sasuke ya estaba sobre el de ella-

    Su pregunta no obtuvo mas respuesta que las manos del uchiha recorriendo su cuerpo, y sus labios y dientes mordisqueando su cuello.

    -¡basta sasuke-kun detente!! –ordenaba molesta-

    -cállate, ¿acaso no eras tu la que se moría por mi? –pregunto el irónico mientras desgarraba las ropas de la joven.

    -si, pero no así sasuke-kun hay tiempo… espera un poco –pedía ella inútilmente-

    Sasuke termino de arrancar la ropa y se vio con un pequeño problema…
    Estaba tan oscuro que ni siquiera el podía disfrutar de ver a sakura, por suerte todo estaba perfectamente planeado para si satisfacción.

    Con un simple yutsu de fuego prendió las velas que había esparcido alrededor de la cama, iluminando así la habitación.

    -¿te gusta? –pregunto sasuke al ver a sakura muy sorprendida-

    Los ojos color jade de la pelirosada recorrieron toda la habitación, asombrándose en especial con el piso que se encontraba cubierto de velas y pétalos de rosas rojas.

    -sasuke-kun tu… ¿tu hiciste esto? –pregunto asombrada-

    -me ocupare de que tu primera vez sea maravillosa –aclaro el-

    -¿y que tan maravillosa puede ser si lo estas haciendo en contra de mi voluntad? –pregunto ella nuevamente asustada-

    Sasuke no contesto, el estaba cada vez mas excitado y ella cada vez mas asustada.

    Sintió como la rodilla de sasuke separaba sus piernas, intento cerrarlas nuevamente pero no pudo ya que el pelinegro las tomo con sus manos y sostuvo una a cada lado de sus anchas caderas. no tardo en darse cuenta del gran bulto que había bajo el pantalón de sasuke, ya que este hacia presión contra su entre pierna.

    -basta sasuke-kun detente por favor –rogaba ella una y otra vez como si fueran las únicas palabras que sabía-

    El inspecciono con su mirada el cuerpo de la joven, aun permanecía cubierta con sus prendas mas intimas, aunque no durarían por mucho tiempo.

    La abrazo pasando sus manos por alrededor de su espalda, y aun manteniéndola bajo su cuerpo desabrocho el sostén. Ahora solo quedaban las bragas, pero antes de ocuparse de la última prenda quería deleitarse con las delicadas curvaturas que habían quedado al descubierto recientemente.

    -eres tan perfecta –le comento sasuke mientras tomaba uno de los botoncitos rosados entre sus dientes y lo mordía delicadamente, siempre cuidando de no hacerle daño.

    -sasuke… kun –dijo ella entre suspiros-

    Bajo desde sus pechos hasta encontrarse con las bragas, sin darse cuenta había soltado las piernas de sakura para poder tomar posesión de su parte mas intima, separo delicadamente las piernas de sakura dejando ver su intimidad que estaba cubierta con unas lindas bragas azules.

    Deslizo la prenda color mar y la dejo caer a un lado de la cama, asegurándose que no hiciera contacto con ninguna vela.

    -no te preocupes, esto te va a gustar –aseguro el despreocupadamente-

    La pelirosa solamente cerro los ojos para dejarse llevar, las circunstancias no eran buenas pero aun así decidió darle una oportunidad a sasuke, después de todo era lo que siempre había querido.

    En menos de un minuto sintió como sasuke le besaba el cuello susurrándole que le iba a doler un poco, eso logro asustarla y solo pudo pedirle a sasuke nuevamente que se detuviera.

    Sintió el miembro rígido del uchiha haciendo presión en su intimidad intentando invadirla.

    -espera un poco –ordeno ella empujándolo ya que empezaba a sentir el dolor de la penetración.

    Sasuke estaba sumergido en el placer, no escuchaba nada de lo que sakura le decía, jamás pensó que aquello pudiera sentirse tan bien. La pelirosa le estaba regalando los placeres mas grandes del mundo sin siquiera habérselo propuesto.

    Lo único que logro traerlo de regreso a la realidad fue sentir las frías lagrimas de sakura corriendo en sus mejillas, poso una mano sobre el rostro de la joven y limpio delicadamente esas gotas cristalinas, ella por su parte corrió su rostro para que sasuke no la tocara, en esos momentos lo odiaba, a el no le importaba nada de lo que ella sintiese…

    -solo querías tener sexo –comento sakura molesta mientras el comentario se perdía entre sollozos.

    -¿realmente crees eso? –pregunto el deteniéndose sin estar dentro de ella por completo-

    -claro que si, no seas hipócrita. Me engañaste para que viniese aquí solo para poder hacer esto –comento con tristeza-

    -¿y porque te elegiría a ti? –pregunto el con arrogancia -tengo a mis pies a todas las mujeres de konoha, incluyendo a ino que es muy hermosa

    Escuchar esto molesto aun mas a sakura, estaba haciéndole el amor y se atrevía a decirle que ino era mas hermosa…

    Lo empujo fuertemente intentando sacárselo de encima, lo único que deseaba era tenerlo lejos y no verlo nunca más. Pero su fuerza le fallaba en aquellos momentos, no podía quitárselo de encima así que solo se dedicaba a llorar.

    -¿aun no lo entiendes? –pregunto el luego de un rato de escuchar su llanto- ino puede ser hermosa, pero yo te quiero a ti, para mi tu eres la mas hermosa de la aldea y esto lo hago porque te deseo demasiado y ya no me puedo reprimir. –le comento el mientras se acercaba a su oído y lo besaba lentamente-


    Aun tenía la mitad de su miembro dentro de sakura y no pensaba salir de ella hasta que ambos hubiesen llegado a sentir placer.

    -¿puedo continuar? –pregunto el mientras besaba el cuello de sakura-

    Asintió levemente con su cabeza dándole la libertad de continuar al pelinegro que ya estaba impaciente.

    Ella rodeo la espalda de sasuke mientras el volvía a hacer presión para adentrarse aun mas en su cuerpo, sintió como las delicadas uñas cubiertas de un esmalte rosado se clavaban en su espalda para luego escuchar los gemidos de sakura que comenzaban a inundar el lugar.

    -¿te gusta? –pregunto el mientras empezaba a moverse dentro de ella con leves envestidas-

    -s…sasuke –su respiración era demasiado agitada como para hablar, solo podía sentir el peso del cuerpo de el sobre el suyo y el placer con que iban cargadas las envestidas.

    El aumento el ritmo obligando a que el cuerpo de sakura se arqueara por las enormes descargas de placer que le regalaba sasuke en pocos segundos el había aumentado el ritmo frenéticamente terminando con aquellas sensaciones antes de lo que el mismo había planeado.

    Se dejo caer completamente sobre el cuerpo de sakura, disfrutando de las últimas sensaciones que le regalaba su cuerpo, había sido maravilloso, por primera vez en años se había olvidado del resto del mundo.

    Su hermano, orochimaru… en esos momentos nada ni nadie era más importante que aquella pelirosa que tenia debajo.


    -mi madre debe estar preocupada –comento sakura en un murmullo-

    -se preocupara aun mas –advirtió sasuke- porque no pienso dejarte ir –aclaro sonriéndole por primera vez a aquella joven-

    -sasuke… yo…

    -si, lo se yo también te amo –dijo mientras rodaba a un lado de ella para poder dormir mas cómodos y se encargaba de que una ráfaga de viento apagara todas aquellas velas que ya estaban derretidas-
  5. Bueno, ya hice mi blog para hablarles mi, de mi, y mas de mi -no mentira no las aburriria con eso- En realidad lo hice para publicar unos fanfics que en el foro no podia, ademas ya se me van a ocurrir mas cosas para ponerle. Bueno no se que se supone que siga poniendo aca asi que.. nada -ne- BYE