Porque la certeza es absurda... :writting:


Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo
Lo que me gusta de tu sexo es la boca
Lo que me gusta de tu boca es la lengua
Lo que me gusta de tu lengua es la palabra
- Julio Cortázar
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Llegó la Navidad, una costumbre muy linda... pero desgraciadamente las costumbres "arrastran" otras "sub-costumbres" desagradables, como lo es el famoso intercambio de regalos, ya sea en:

    • Trabajo
    • Escuela
    • Familia

    Disgustabastante, porque uno gasta dinero en un obsequio decente, cruzando los dedos para que sea del agrado de la persona. Si la conoces y es de tu mismo sexo, perfecto. Si no, tienes tremendo dolor de cabeza. Y de seguro que a la mayoría, el intercambio le sabe a merde.

    Comparto ahora dos recuerdos: uno bueno (en primaria) y otro malo (secondary high school). Empiezo con el malo.


    Por suerte, me tocó una chica. No éramos cercanas, pero le conseguí algo decente y presentable: una t-shirt. De hecho, le gustó, (no le podía dar un trapo, ¿o sí?) Pero resulta que cuando llegó mi turno de recibir, uff...

    Era una chica, y una muchacha con quien era bastante cercana-accesible-amistosa, como quieran llamarlo. Me dió una cajita con un simple brazalete de plástico (azul... por Dios, ¡recuerdo el color y la textura!). La muchacha tenía tremenda sonrisa en la cara, pensando que me había dado el mejor regalo del mundo: "Como eres tan sencilla y agradecida...".

    Está bien que regales algo similar, pero por favor, asegúrate que no sea una porquería. Con eso quise decir rompible a cualquier roce. Desde esa vez no hubo madre ni Dios que me hicieran volver a participar en un intercambio... ejem, navideño. Pero ya son otras historias aparte.


    Y el buen recuerdo de primaria... es uno de ésos que ponen cálido el corazón siempre que lo rememoras.

    Me tocó una amiga, y curiosamente me tenía un detalle, aunque le tocó otra persona. *verguenza* En fin, desde un principio supe quién me iba a regalar. Un gemelo que se sentaba detrás de mí en clase y con quien disfrutaba bromear (la clase era malísima) me preguntó directamente qué quería que me regalara, porque él no tenía idea. Típico dilema de chico-a-chica, y más con la llegada de la pubertad.

    El pobrecito estaba hecho un lío. Le dije que no lo tomara en serio, pero aún así pretendía que yo le dijera. Para sacármelo de encima pedí bombones, (mentos, me acuerdo... ¡ja!) ¡pero no quedó satisfecho! Al final, cuando la maestra nos amenazó con cambiarnos de lugar, (¿se imaginan a 2 niños discutiendo a susurros en clase?) sonrió y dijo: "ya sé". Y no sacó prenda por más que intenté hacerlo hablar.


    El día de la fiesta se me apareció contentísimo, con tremenda caja en los brazos. Tuve que sentarme para poder abrirlo. Me dio un poco de pena porque sabía que la situación económica en su casa no era la mejor. Y cuando lo abrí, descubrí un kit completo de maquillaje, como para una adulta.

    ¿A qué niña de 11 años no le va a gustar? Lo abracé y le dí las gracias como cien veces. El gemelo tenía la cara más iluminada que una bombilla.

    En retrospectiva, supongo que notó el proceso de pubertad entre las chicas. Mi generación fue precoz, y rápido experimentaron con el maquillaje. Yo era una de las pocas que no se maquillaba, él pudo haber unido una cosa con la otra y ¡zas! Problema resuelto. En fin, es sólo una suposición.

    Fue un gesto de amistad muy bonito, y todavía me da cierta nostalgia al recorodarlo. Fue parte de "las primeras veces": primer período, primera graduación, primera separación, etc. Si en algún momento lo vuelvo a ver, le voy a preguntar si aún se acuerda. Algo me dice que sí. :)


    Los desgraciados intercambios de regalos valen la pena si crean recuerdos como ésos, ¿no creen?

  2. Chicos, esta entrada se la dedico a ustedes, ¡así que presten atención!

    La universidad es un mundo, cierto. Se va a dedicarle tiempo de calidad para sacarle el máximo provecho, pero me gusta pensar en ella como un menú, con una variedad que... mamma mia! ¡¿Quién fuera bizca para verlos dos veces?! De vez en cuando se saca un ratito para apreciar lo que hay alrededor.

    ¡Pero chicos, tengo una crítica constructiva para ustedes! No sé si será un fenómeno mundial, pero por lo que he notado en mi entorno, se han puesto tremendo repelente anti chicas. Sigan leyendo, si acaso hacen algo de lo siguiente... reflexionen, reflexionen.

    Los amamos, chicos. Queremos estar con ustedes. Pero a la hora de hacercarseles, ¡por Dios! Se arman con tremendo escudo.

    1. El celular
    A ver, ¿quién fue el tipo que se inventó esa... esa cosa? ¿Nadie pudo avecinar que el aparatito se volvería en nuestra contra? Cada vez que vemos un chico que nos agrada a la vista, y nos aproximamos para saludar (y dependiendo de la respuesta, entablar una charla) ¡Chin! ¿Qué hacen? Alzan la cabeza, sonríen por medio segundo y se agarran del celular de tal manera que hay que verlos. Hacen que hablan, o textean, o no sé qué.

    Hombres... queremos que nos miren y nos encuentren interesantes. Lo último que queremos ser es un estorbo. Cuando andan con el I-touch y I-phone encima, envían un fuerte mensaje de "Ocupado", "No molestes". Así que, como las damas que somos, pasamos de largo.

    Lo mismo con la laptop, el I-pod, los libros (aunque son más pasables), pero pongo el celular porque... cazzo, ¡es el repelente #1! Entiendo que quizás quieran evitar a cierto tipo de mujeres, pero se pierden de una buena oportunidad. ¡Y después dicen que nosotras somos las difíciles! A veces ustedes se ponen una armadura impenetrable mil veces peor. Open up, guys, just a little bit.

    Déjenos dar un vistazo en ustedes. No los vamos a comer. ;)

  3. Hace mucho tiempo que no actualizo, y tengo ganas de compartir algunas experiencias universitarias.


    1. English 130


    Me agrada la profesora, es muy sweet y todo, pero la clase... es del mismo formato que tomé el año pasado, así que estoy aburrida, sin retos. Más bien soy la "guía" de mis classmates, pero me he dado cuenta de cierto patrón que tengo que cortar... desde ayer.


    Tenemos fechas asignadas para "x" cuentos, donde debemos leerlas con anticipación para tomar un quiz y una presentación oral. La cosa es que, desde hace par de quizzes para acá mi co-worker y classmate me acosa con un "¡cuéntame el cuento!". Yo, de boba, le explico. ¡Pero hoy me di cuenta!


    Llego más temprano de lo normal, y habíamos cuatro chicas. La profesora salió, y mi co-worker volvió a disparar su "cuéntame-el-cuento", "no-lo-leí-completo". Empiezo a resumirle lo más importante, y una chica me interrumpe. "¿Le estás contando el cuento?", me pregunta. En vez de regañarme, corre a mi lado con un: "¡Empieza desde el principio, que no lo leí!". Le sigue la otra con un "sólo-me-sé-el-final". Les explico el cuento, llega la profe y el quiz... muy específico.


    La pregunta era sencilla: exponer la primera explicación de la muerte de un personaje, y su causa. Inmediatamente las chicas gimieron un "¡ay-ay-ay!". Yo lo sabía y lo expuse. Pero me sorprendí porque yo les había dicho lo que era, y no me escucharon. ¿Y cuál era la respuesta? Fácil, la ingestión de un alimento que causó irritación al sistema que ya no servía para nada: grosellas.


    ¿Que no me atienden cuando soy tan amable de contarles el cuento cuando no lo leen? Muy bien, de ahora en adelante me hago la loca y digo que no lo leí. No soy capaz de darles las respuestas erróneas, pero se acabó la niña buena (por cierto, la presentación oral del cuento fue desastroso).


    2. Italiano 101


    Tuvimos un examen esta semana, y me invitaron a un estudio en grupo. Pensé que sería genial y funcionaría, pero resultó todo lo contrario.

    • Primero, llevo unos munchies (en la fiesta del sorullo, cada cual lleva lo suyo). Los pongo en la mesa y al rato las meten en una bolsa plástica y nadie comió de lo que llevé... a menos que se las repartieran entre ellas de regreso a sus casas cuando me fui.
    • Lo menos que se hizo fue estudiar. Se comió y bromeó en exceso, aprovechando cualquier comentario para formar un alboroto. Le dieron exclusiva atención a las partes del cuerpo, nadie se sabía los adjetivos, los artículos, ni la mayoría de los colores ni conjugaciones verbales... menos yo.
    • La chica que tiene mayor dificultad en aprender el idioma (tiene una pronunciación horrible, ¡como si fuese así de complicado!) en vez de estudiar, estuvo la mitad del tiempo metida en facebook. Supuestamente le iba a mandar un e-mail a la profesora, pero cuando la atrapamos, se justificó. -¿Quiere aprender o no? ¡Es una manduleta de 23 años!
    Me fui. Al otro día, el del examen, estaba estudiando en paz cuando se me acercan con la misma invitación. Pero no quieren quedarse en el patio, ¡no señor! Hay hormigas, gallinas de palo, y además, necesitan aire acondicionado como si fuese un tanque de oxígeno. Cuando entramos a un saloncito, me fui al rato aprovechando lo único que me dio gracia. Les demostraré lo irritante de éste tipo de estudiante:



    Primero, lee todo a grito. Si pronuncia algo mal, repite la forma correcta como un disco rayado.

    - Lo stinco. Il polpaccio. Il pie...
    - Es "piede", no "pie". (por milésima vez)
    - ¡PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE, PIEDE...!
    - ¡YA!
    - Ay, perdón- Me responde por encima del hombro. Honestamente, ¿quién puede soportarlo?


    Si se preguntan qué fue lo único que me hizo gracia, (I'll tell you anyway) fue un incidente con los colores. La chica del "PIEDE...!" no se sabía el color violeta. Le dijimos: viola. Volvió a hacer lo mismo: "VIOLA, VIOLA, VIOLA, VIOLA..." Menos mal que su compañera dijo:

    - Fácil, mamá: piensa en una violación y no se te va a olvidar.
    - ¡Ésta cabrona...! Una pensando en violines, ¡y mira con lo que sale! ¡Vii-ooo-la-ci-óooonn!

    Sí, casi todas nos hacemos encima del soberbio ataque de risa. xD

    A la hora del examen, resultó ser una bobería. Estuve tranquilita, hasta que... el dúo rompió en llanto en medio del mismo. Reían y lloraban, y gimieron un: "tengo-sueño-no-he-dormido-nada". Al final del show, cuando les pregunto qué rayos fue eso, me vienen con que estaban frustradas, que cómo era posible que aquello fuese el examen luego de todo lo que se embotellaron en la amanecida, que para mantenerse despiertas se alternaron un café y un "Monster" cada vez que se dormitaban... en fin, pendejadas.

    Pero me estuvo raro, porque ellas no son así (vulgares). Y lo admito: soy virginal, una boba. A pesar de que "Monster" me sonaba familiar, no tenía idea de qué era. Salgo de dudas con mi tía, experta en ese tipo de cosas, y me dijo: "Es una bebida energizante con mucha cafeína que provoca hiperactividad, y la gente explota." Le cuento todo lo que ya he redactado, y contesta:

    - Nada de nervios ni frustraciones, Ed. Tenían una nota* de todo lo que se metieron, y te apuesto que aquella supuesta pastilla para el dolor estomacal era una anfetamina.
    - O-M-F-G!!

    *"Tener una nota" = "Feelin' high" al tomar alguna droga.

    Son cosas irritantes pero que al discutirse resultan interesantes y cómicas. Después de todo, amo la universidad y tendré buenas historias que contar a mis hijos, nietos y bisnietos si vivo lo suficiente.


  4. Mi piace! :) Qué gran noticia luego de una semana ajetreada en la universidad. ¡Estoy contentísima! Grazie mile.


    PD: También participo en el concurso literario de este año.
  5. Hoy vamos a aprender algunas cositas en italiano, empezando por el abecedario.




    A: a
    B: bi
    C: ci
    D: di
    E: e
    F: effe
    G: gi
    H: acca
    I: i
    J: i lunga*


    En italiano, la "j" se pronuncia como "i". He aquí unos ejemplos:


    Majestad: Maistá
    Juventud: Iuventus


    K: cappa
    L: elle
    M: emme
    N: enne
    O: o
    P: pi
    Q: qu
    R: erre
    S: esse
    T: ti
    U: u
    V: vu
    W: vu doppia
    X: ics
    Y: i grecaipsilon)
    Z: zeta

    Así que tenemos 5 vocales, 16 consonantes y 5 letras extranjeras: j, k, w, x, y.

    ¡Y ahora los números!

    1. uno
    2. due
    3. tré
    4. quattro (pronunciar "cuá-tro")
    5. cinque (pronunciar "cin-qu-e")
    6. sei
    7. sette (pronunciar "set-te")
    8. otto
    9. nove
    10. dieci (pronunciar "dieshi")
    11. undici (pronunciar "ún-di-shi")
    12. dodici (pronunciar "-di-shi")
    13. trédici
    14. quattordici
    15. quindici (pronunciar "queen-di-shi")
    16. sedici
    17. diciassette (pronunciar "di-shia-set-te")
    18. diciotto (pronunciar "di-shio-to")
    19. diciannove
    20. venti
    21. ventuno
    22. ventidue
    23. ventitré
    24. ventiquattro
    25. venticinque
    26. ventisei
    27. ventisette
    28. ventotto
    29. ventinove
    30. trenta
    Qual é la data di oggi? ~ ¿Cuál es la fecha de hoy?



    = Oggi é sabato 28 agosto 2010


    Si se preguntan, "2010" se pronuncia: "due-mille-dieci" (dos, mil, diez).
    En otra entrada nos ocuparemos de los días de la semana y meses del año.

    Hasta entonces, ci veriamo!
  6. Todo se resume en una palabra: cambios. Son buenos, pero vamos a hablar claro... los cambios están para fastidiarnos la vida, ¿o me equivoco? Nuestros cuerpos pasan por unos cambios en ocasiones difíciles de entender, y antes de darnos cuenta, no somos los mismos de antes. ¿Y qué refleja mejor tal cosa? ¡La comida!

    Veamos, yo de pequeña podía comer fast food ocasionalmente sin problema alguno, hasta que llegué a la pubertad. Cambié mis hábitos alimenticios, y si hoy día intento comerme algo de eso, el envenenamiento es inminente. ¿No les ha pasado?

    Primero fueron las hamburguesas. Las comía con cierta frecuencia cuando estaba fuera de casa, ya sea por citas, terapias, operaciones y todo eso. Era lo más rápido. Ahora es mi enemigo #1. Hacen par de años mi abuelo me recomendó el programa de TV How it's made, y mi vida cambió para siempre. Para ése entonces ya había tenido problemas en digerir las hamburguesas. Cuando vi cómo las hacían, no quise volver a saber nada del asunto. Sean las carnes que usen, van directo al sur en malas condiciones, así que las hamburguesas quedaron descartadas desde hace buen tiempo atrás.

    Luego fue la pizza, mi pastel favorito. Hacía un tiempo no lo comía, fui a una pizzería, lo saborreé, y estuve tres semanas con problemas gastro-intestinales por eso. ¿Qué puede ser más deprimente que comer galletas de soda, papas asadas plain y 7-Up por dos semanas? Es lo único que el sistema digiere en tales condiciones. Me llevé soberbio regaño de un tío naturópata: que si los ingredientes que usan son expirados, los empleados no se lavan las manos, que si recalientan las pizzas, blah, blah, blah... hoy tengo el orgullo de decirles que llevo casi año y medio sin comer ni una rebanada. :D

    Y ahora les toca el turno a... ta-ta-ta-táaan... fried chicken nuggets! Justamente los comí de almuerzo ayer, luego de no-sé-cuánto tiempo. Todo fue bien, hasta la noche. Saben que cuando el estómago les gruñe algo va mal, ¿no?. De más está decir el mal rato que pasé a esas horas, y hoy... ¡ja, ja, ja! Esto tiene su gracia.

    Me conecto, voy a la página de MSN Lifestyle, y veo un link que dice "10 Food Tough to Digest". Doy click, ¿y a que no me adivinan cuál encabezaba la lista? Fried-chicken-nuggets, junto con todas las porquerías fritas. Son causantes de náusea y diarrea, (con razón) además de que son un tremendo problema para el estómago y los intestinos. Una mejor opción sería hornearlos en lugar de freírlos.

    Créanme que si sigo teniendo tantos problemas con la comida (no sólo chatarra, sino con otras) tendré que volverme vegetariana a la fuerza.


    Para los interesados:
  7. Para ser honestos, nunca me han interesado los deportes... y menos el soccer. Pero con esto de la fiebre de la FIFA (y el puertorriqueño es A+ cogiendo fiebre de lo que sea, nada más por la joda) me dije: "Bueno Ed, dale un chance a ver y a lo mejor te guste". La verdad nunca entendí la cuestión del juego (y eso, que busqué las reglas) porque los jugadores corrían, se detenían de momento y volvían a empezar; metían un gol y no contaba and so on...

    Aunque fueron pocos partidos los que tuve la oprtunidad de ver, mi favorito es el de Uruguay vs. Ghana. Ése me lo disfruté como ninguno, sobre todo cuando les tocó los goles de falta, o algo así. Estaba cada equipo alineado en línea recta, agarrándose de manos, por los hombros, y hasta rezando. Me encantó, porque como soy una ignorante futbolística, mi cerebro podía inventarse lo que le diese la gana. Y salió una comedia.

    Uno ve a los jugadores en esa posición y piensa que se están apoyando... ¡mierda! Ya me imaginaba que los uruguayos decían: "Coño, más vale que éste tipo meta un puto gol, porque si no me lo chingo yo mismo tras bastidores.", "Que lo meta, que lo meta, ¡que lo meta, coño!", "Carajo, este tipo la va a cagar.", "¡Epa, tenía que ser ese ______ el que metió el gol!"; y así sucesivamente.

    Con los de Ghana me di un banquete, porque me imaginé que el negro que juntaba las manos era un babalao que rezaba al orichá (o cualesquiera sean sus dioses): "Por Santa Bárbara y San Jerónimo, que te entre un comezón en el _____.", "Que falle, que falle... coño, ojalá se resbale." Había que ver la cara que pusieron cuando perdieron: parecían nenes chiquitos.

    Eso es algo que no entiendo. Y además, ¿por qué cuando ganan tienen que revolcarse en el piso, hacer piruetas, quitarse la camisa y hacer como si volaran? Aunque si el que se quita la camisa es Diego Forlán, no pongo objeción ninguna, mi gente.
  8. Meet Sherilyn. This High School schoolgirl thinks she's an inborn writer. She had been sending her stories to Gary Stu, an American History teacher, with commendable results. That's about to change on Wednesday, when she asks for the constructive criticism she have been waiting for about a poem... the coolest one ever written before.



    Gary: Miss Sherilyn, please stay a moment.
    Sherilyn: Yes, Mr. Stu?
    Gary: Remember the poem you gave me two days ago?
    Sherilyn: Sure!



    I haven’t seen the greatest light

    That pours its gentleness in our feet

    A subtle spot, oh, so bright!

    That overwhelms our eyes with feast


    I haven’t, nor would I never see


    I haven’t seek the dawn

    In search for an aim

    I, for many years considered a pawn

    With a brow branded with shame and no one to blame


    I haven’t, nor would I never will


    I haven’t succumb to grief

    Although sometimes I dressed often in gloom

    And even though my frown illustrated disbelief

    I never left my perfume consumed in doom


    I haven’t, nor would I never allow


    I haven’t heard the bells

    Nor felt the dreadful fear

    Of the chimes from Hell

    That announces my end’s near


    I haven’t, nor would I never care





    Gary: You wanted your CC? Here it goes...



    Sherilyn holds her breath for a second and prepare herself to smack the upcoming praises, but...



    Gary: I, I, and I. Who cares about I!?
    Sherilyn: Wh-what?
    Gary: Your poem has rhythm, which is pretty good. I can see you put a lot of effort to it, but other than that, its sounds like a sixth-grade poem.
    Sherilyn: What do you mean by "who cares about I"?
    Gary: A story, like any other story tell, must have a topic, then an explanation of that topic, examples, and strong endings. Who cares who I am, and what my opinion tells?


    Was he pretending her poem was void?



    Gary: We keep ourselves out of the equation because we, I and you don't belong there. We need to portrait a message to the readers. In a poem the rhythm is secondary. Famous people use I, but you should start by keeping yourself out and grab the reader's attention by other means at the beginning. A good writer flows like water down the river. Sorry if it hurts.
    Sherilyn: Oh, no! I'm glad. I'm really really glad you say so.
    Gary: Um, maybe I was a little hard on my criticism...
    Sherilyn: Not at all! Now I'm aware of what's in and out. I'll be more conscious in my writing, thanks to you. Thank you!
    Gary: My pleasure. I'd like to read your next poem, or story.
    Sherilyn: Ok!


    Oh, no, no, no! Sherilyn had a reputation of lying, besides the "writer" one she strove to build. She took her paper and passed the rest of the day with a stunned mood. A few hours later after arriving home, she found the paper in her notebook and remembered what Gary had said. Tears appeared on her eyes.


    Sherilyn (with contempt): We need to portrait a message to the readers... you should start by keeping yourself out and grab the reader's attention by other means... a good writer flows like water down the river. Sorry if it hurts! Well, I'll tell ya'h what hurts!

    She spat on the paper and tore it. She couldn't stop herself crying and moaning like never before. Sherilyn locked herself in her room and curled up in bed all night. She didn't attend school the next day, nor the day after. As we all know, (at least the few ones who know her very well) Sherilyn hates being really criticized. She prefers to be praised instead with the most elaborated and cheapest compliments.

    At the end, Sherilyn didn't learn the lesson, for she drops it all.





    ~ :)

  9. Por alguna razón, éste ha sido el cumpleaños más triste, deprimente e insignificante de mi perra vida. Odio mis cumpleaños. Pueden ser todo, menos "felices"... ¡al diablo!


    Archivos adjuntos:

  10. The best in my opinion


    Peter Griffin:

    Peter: Oh my god, Brian, there's a message in my Alphabits. It says, 'Oooooo.'
    Brian: Peter, those are Cheerios.


    Peter - I'm afraid I have some very bad news, your wife's gonna be a vegetable. You're gonna have to bathe her, feed her, and care for her for the rest of your life.
    Guy - OH MY GOD!
    Peter - No no no, I'm just kiddin. She's dead.


    Peter: Oh, Lois, you are so full of (BEEP)! WHAT?! Now I can't say (BEEP) in my own (BEEP)ing house?! Great, Lois. Just (BEEP)in' great. You know, you're lucky you're good at (BEEP) my (BEEP) or I'd never put up with ya. You know what I'm talking about, when you (BEEP) lubed-up (BEEP) toothpaste in my (BEEP) while you (BEEP) on a cherry (BEEP)Episcopalian (BEEP) extension cord (BEEP) wetness (BEEP) with a parking ticket. That is the best!

    Peter: Sometimes it's appropriate to swear
    (Peter is in court)
    Bailiff: Do you swear to tell the truth, the whole truth, and nothing but the truth so help you God?
    Peter: I do... You bastard.


    Peter: So did your therapist figure out what the problem was?
    Brian: Yeah. He thinks I'm in love.
    Peter: Oh my God...you can talk!


    Stewie:

    Meg: Everybody! Guess what I am?
    Stewie: Hm, the end result of a drunken back-seat grope-fest and a broken prophylactic?

    (Lois finds a note in Chris's pocket)
    Lois: Huh, what's this? You know Stewie, Mommy doesn't usually read things out of Chris's pocket. She's more respectful than that.
    Stewie: Whatever helps you sleep at night, bitch.

    Lois: Oh, I haven't been on a college campus in years. Everything seems so different.
    Stewie: Really? Perhaps if you laid on your back with your ankles behind your ears that would ring a few bells.


    Stewie: Uh you've reached Stewie and Brian, we're not here right now, uh and if this is mom, uh send money because we're college students and we need money for books... and highlighters... and... ramen noodles... and condoms, for sexual relations with our classmates.

    Brian:

    Brian: I just spent all morning watching a VH1 special on Gwen Stefani. I don't know what a Hollaback girl is. All I know is that I want her dead.

    Brian (talking to Meg): How about a lot less talk and a lot more, SHUT THE HELL UP?!

    (Peter and Brian are setting up a crib for the expected baby.)
    Brian: Insert Rod A into Rod Support B.
    Peter: That's what she--
    Brian: If you say that's what she said one more time I'm gonna poop you.

    Brian: So, uh, where's your good buddy James Woods?
    Peter: Eh, turns out he wasn't so good at catching stuff in his mouth. So where's your girlfriend?
    Brian: Same problem.
    Brian and Peter: Wooooaahh!! (They both laugh)

    Peter (to Brian before he gets neutered): I am not looking forward to what you're going to be like once they do this to you.
    Brian (overweight and eating a box of chocolates): I LOVE chocolate...but I can't eat it because then I'll get fat. But it's SOOOO good!

    Brian: Hey, Peter, it's seven o'clock and you've still got your pants on. What's the occassion?

    Quagmire:

    Brain: Ugh, I can't beileve you're serving a three year sentance, it seems so harsh.
    Lois: Well, the only upside is that it's given me time to think about why I ended up in here. I guess I was stealin' because I was so sick of the same old routine. I felt like I had a void in my life, like, like, there was a secret hole in me...
    Quagmire: Oh God!
    Lois:...and I was tryin' to fill that hole with all kinds of expensive objects, and things...
    Quagmire: Oh God!!!
    Lois: ...and I felt wonderful with all those things fillin' that hole.
    Quagmire: Oh God!!!!!!
    Lois: I did this to myself, so I'm just gonna have to lay back and let the penal system teach me a lesson.
    Quagmire: That one is also sexual.

    Quagmire: Fat chicks need love too...they just have to PAY!

    Brooke: Quagmire, will you accept this rose?
    Quagmire: Really? After I drugged you and had sex with your unconscious body?
    Brooke: What?
    Quagmire: Yes.

    Quagmire: I've never seen so many chicks in one place! Hey, hey, check out those two hotties...they're so lonely they're practicing kissing each other!
    Cleveland: I don't think they're practicing...
    Peter, Quagmire and Joe: Oh...oooohhhhh...OOOOOOHHHH!!!...oh...

    Quagmire (to lady): If I could change the alphabet I would put "U" and "I" together.


    You gotta love those guys!!
  11. Ésta pareció ser la respuesta luego de un largo rato de reflexiones hace unos días. Hace una semana me gradué de preparatoria y éste evento provocó un largo y en ocasiones doloroso "rewind" a través de mis 12 años de estudio. No pasó mucho tiempo cuando caí en cuenta de que se repetía cierto patrón:

    I. Segundo grado: Un fuerte abuso psicológico, mental y emocional por parte de la profesora. (Era una abusadora contra todos los niños que caían con ella... Hasta era capaz de quitarnos el recreo: hacía que los alumnos regresaran al aula inmediatamente después de almorzar para "arreglar" los errores que tenían en las tareas.) He aquí la anécdota más memorable:
    • Recuerdo que llegué a odiar mate (y en cierto modo, la escuela en general) gracias a ella. Constantemente me repetía: "No sabes sumar ni restar, ¡estúpida!" Cuando aprendíamos a contar números grandes y de "cinco en cinco", "diez en diez", y así, me hizo regresar al salón en el recreo porque tenía TODO incorrecto. El material era sobre resta. Resté con palillos, puntitos, con los dedos y todo lo que se me ocurrió, pero siempre tenía el mismo resultado. Estaba desesperada porque mis amigas jugaban afuera y no podía estar con ellas, y mi madre me esperaba. Cuando me marcó por enésima vez que estaba incorrecto, dije con voz temblorosa que me salía siempre igual. Me dijo: "Es que no sabes restar, ¡eres bruta!"
    Rompí a llorar, como era de esperar. Entonces mi madre se acercó a ver qué pasaba, y la muy bruja le dijo: "Es que su hija no sabe restar". Mi madre me tranquilizó y me quejé de que todo me salía igual. Ella revisó el papel, y... ¡sorpresa! Resulta que todo estaba correcto. La bruja entrecerró los ojos, se puso sus gafas, y tras un momento lo confirmó. Perdí el recreo en vano, y tuve que soportar 3 horas más con la bruja antes de llegar a casa.

    Otra cosa: Ella y otros más se burlaban de mis lágrimas. Es normal que los niños me apodaran "llorona", pero, ¿los profesores? Cuando lloraba no hacían sino reírse y comentar con sarcasmo: "Mira, ya empezó otra vez". "Niña, deja de llorar, o no tendrás lágrimas cuando estés vieja". Créanme que esa frase no se me ha olvidado... ni se me olvidará jamás.
    ¿Y qué pasó con la bruja de Blanca Nieves? Casi entra la policía a la escuela para llevársela presa por abuso infantil, pero la rectora empezó a llorarle y rogarle a mi madre que no le hiciera eso a su escuela. Recibió una amonestación... pero al sol de hoy es una infeliz. Vive sola en su casa porque su hija se mudó tras entrar en la universidad y desapareció. Todos los que la ven comentan su amargura... ¡se le volteó la tortilla!

    II. Segundo grado: Bullying. Tras que tenía a la bruja encima, una muchacha en particular me hizo su blanco predilecto de burlas. Casi todas las chicas éramos precoces, pero mi condición de hemiplejía me brindaba cierta categoría no deseada. Su bullying era contra todo: mi forma de caminar, correr, (más bien diría incapacidad de correr, porque no lo parecía) etc. No lo soporté más, y aunque se le amonestaba por ello, continuaba. Se citó a nuestras madres a una reunión, y resultó que la suya era una vulgar. Se excusó con un: "Ah, ¡pero los niños son así y siempre hacen eso! Blah, blah, blah..."

    • ¿Y qué pasó con la chica? Siete años después, y una semana antes de su quinceañero, sufrió un infarto cerebral. Fue tan grave que quedó en silla de ruedas. No puede valerse por sí misma. No camina, no puede moverse, el habla es limitado, etc. Mi madre fue a verla al hospital y me contó que la chica estaba asustada, no entendía qué le pasaba. Y su madre no se atrevió a mirar a la mía a la cara, por vergüenza y porque recordó. Lo último que sé de la muchacha es que no quería aceptar ser parte de Educación Especial, (programa para niños con necesidades especiales) y recibía terapia. ¿Saben? Cuando caí en cuenta de esto me dió un respingo. A eso sí que le llamo ironía.

    III. Entre cuarto y quinto grado: Otro abuso más de otra profesora. Aunque no fue tan fuerte como la otra, llegué a sentir apatía hacia ella, odiaba su clase. Era su "target" predilecta en ciertas ocasiones, vista como "la oveja negra". Por desgracia, era una mujer mayor, y enferma. No recuerdo su enfermedad, pero el hecho es que cayó enferma y murió. Tiene cierta gracia, porque antes de que falleciera nos hicieron dibujar cartitas de "¡mejórate pronto!". La verdad no sé si las llegó a ver.

    IV. The Singer: Cuando entré a la escuela primaria, necesitaba cierta asistencia en algunas tareas. La primera mujer comenzó a quejarse, ya saben, que si esto o lo otro, mucha mierda y asdf... no tomó el empleo, pero ¿a que no adivinan qué? Su hijo "cantante" (un año menor que yo) murió siete años después a causa de un infarto cerebral.

    En la prepa he tenido unos cuantos casos muy dolorosos en los cuales no entraré en detalles. Amé y sufrí con locura, pero si el patrón se sigue repitiendo, como intuyo... ya los mantendré informados. xD ¡Por eso pienso que debieron llamarme Locusta, como la envenenadora al servicio de Nerón! Tengo un doble filo con veneno preparado.


  12. Te toco. Te toco como si tuviera pleno derecho de ello, como si sólo eso me bastara para satisfacer mi capricho. “I touch you”, ¿no tiene un sonido sensual en inglés? Te toco cada vez que lo deseo, como si tuviese pleno control de tu cuerpo. ¡Ah, ojalá! ¡Ojalá se cumplieran tantas cosas! Ansío el día en que te bañes al río en una tarde otoñal para beberme tu desnudez con los ojos, saciarme de ti y poseerte bajo un inesperado asalto… ¡ojalá fueses Leda!
  13. Lunes...

    Jodido lunes. El desayuno estaba frío, como de costumbre. La columna de Coehlo en el periódico dejaba mucho que desear, y no había mucho que hacer. Cómo no, ¡si era lunes! Las noticias debieron de anunciar la grave epidemia de lunitis que arropa al país, ¡es un problema serio!

    Martes...

    El día estuvo mejor, aparte del aburrimiento. Qué bueno que en la casa no hay gatos ni perros pulgosos a los que cambiarle la arena, la comida, limpiarle los parásitos. No hay animales... salvo, quizás, yo misma. Dentro de mí habita un instinto animal, como todos. Todos y cada uno de nosotros somos unos animales, unas fieras que se esconden en piel humana. Camino por las calles con mis pares, y veo... Veo machos cabríos, taureanos. Cabras, jabalíes, asnos, caballos, camellos, satos sarnosos, de todo. Soy un animal... una animal, ¿o quizás ánima?

    Miércoles...

    ¡Miércoles, el ombligo, la miér-...! Es un día especial, por eso me harté de cuanta cosa hubiera de chocolate... donas, cereales, barras, jarabes, de todo. Luego dí soberbia vomitada sobre el mantel de la mesa, ¡pero qué diablos! Boté el mantel y me di una purgada. Desempolvé la máquina de escribir y me senté frente a ella sin hacer nada por 10 minutos, nada más por cumplir cierta vanidad. El cigarrilo proporcionó cierto alivio... pero la soledad no se puede esconder debajo de la cama.

    Jueves...

    ¡Qué sed, qué hambre! ¡Qué ganas de sentirme hembra! Razgué mis ropas por gusto, andé sólo con collares y pulseras con cascabeles en los tobillos por capricho. Rugí y gruñí como el animal que soy, la taureana que soy, ¡joder! Me embriagué de brandy también, pero me hubiese gustado tener a un idiota de ésos del lavado de autos en el sofá, sólo por... ¿caridad? ¿Satisfacer mi sexualidad? Oh, ¡al diablo! ¿Para qué diantres tengo diez dedos? ¿Para chupármelos...?

    Viernes...

    Bendito sea el viernes. Es momento de reflexión sobre cómo te haz desenvuelto en la semana de tu puta vida. Sí, eso es... puta vida. Todo es repetitivo, aparte de los sábados cuando voy al Cat's Pub por unas margaritas y algún imbécil con cuerpo de atleta. ¡Ay! Antes que se me olvide, nota mental: necesito otra cajita de condones Durex, Midol con naproxeno, purgantes, tampones, y... ¿qué más? ¡Oh! Tengo que actualizar mi blog, hace un mes que lo tengo sin utilizar, pero... ¡ay, la flojera! Mejor me voy al Pub para probar mi suerte. El éxito de mi próxima entrada bloguera depende de cómo me vaya.

    Sábado...

    Desayuno a las 11:30 a. m. Depilación con wax a la 1:00 p. m. Estreno de lencería nueva, y cara. Salida de 4:00 - 9:30 p. m. con Molly. Noche de chicas en un bar nuevo de por ahí, con margaritas, martinis e imbéciles incluídos. Ligue fugaz, el nivel de idiotez en los consumidores era descomunal. Baile en la pista con las chicas, después de eso... después de eso...

    Domingo...

    Día oficial de la resaca. Desperté en la habitación desorganizada de un motel, tirada boca abajo en la cama, con olor a licor, y desnuda. Sobre mí estaba Molly, con una sonrisita de pendeja en la boca. Sólo tenía el sujetador puesto. Mis blumes estaban enredadas en sus muñecas y... no me atrevo a pensar nada más.

    Zarah, 2010

  14. He aquí algunos principios básicos sobre el tema, a mi inexperto parecer.

    • Regla de oro: Nunca acostarse con la primera pareja (y ojo con la segunda) aunque suplique, llore y amenace. Sencillamente, es un/a idiota, además de inmaduro/a. Si lanza la típica amenaza de dejarte si no mantienen relaciones como "prueba de amor", abandónalo/a inmediatamente, no merece la pena ni tu tiempo.
    • Si hay mucha calentura en la relación, evita el coito lo más que puedas. ¡Mientras más tarde, mejor! Pueden contentarse gratificantemente viendo una peli porno, fajando, tocándose, masturbándose mutuamente o hasta llegando al sexo oral, si lo deciden.
    • De mantener coito, prepárense: condón, diafragma, anticonceptivos, lubricantes, ¡todo!
    • Deben ponerse de acuerdo y estar claro en lo que quieren. ¡Después de todo, quieres repetirlo, no hacerlo una vez cada 6 meses y traumarte!
    • Hay que aprender a tocar, el chico está preparado máximo en 3 minutos mientras que ella, 15. ¡Deben besar, chicos y chicas! Besar y tocar sin miedo. Si tuvieron agallas para llegar a este punto, no se hagan los puritanos en el proceso.
    • Descubran los puntos erógenos sin llegar directamente a los genitales.
    • Chicas: mientras más relajadas y seguras, menos dolor sufrirán. Cuando están inseguras la tensión se centra en el sexo, por lo tanto, la penetración será dolorosa. Si dudan, opten por otra cosa.
    • La vagina debe estar bien lubricada. ¿Por qué los chicos no ayudan un poco al masturbar a su pareja y regar los fluídos por todo el sexo femenino? Es buena excusa para ser caballerosos.
    • Aseguren que ambos estén disfrutando realmente, no fingiendo. Prueben susurros eróticos como: "Me gusta cuando haces esto o esto otro.", "Me encanta que me toques así", o el más popular, "¿te gusta?"- al realizar alguna acción. ¡Deben saber tocar!
    • Tenemos dos manos, veinte dedos y una lengua, ¡hay que emplearlos bien!
    • Deben estar IRREVOCABLEMENTE Y COMPLETAMENTE seguros de querer hacerlo. Ojo, ¡querer! No hacerlo por presión.
    • Edúcate sexualmente todo cuanto puedas, conoce todas las opciones.
    • Finalmente, queda disfrutarlo como se merece, y saber esperar el momento: cómo, cuándo, con quién, dónde, ect. Si quieres parar en cualquier momento, ¡hazlo!

    ¡Espero que sirva de algo! Hace falta verdadera educación sexual. Queda abierto a discusiones. ¿Cuál es su parecer?
  15. De hombre a hombre...

    Éste es un matrimonio inglés. La mujer le pide al marido:

    "James, nuestro hijo ha cumplido 16 años y creo que deberías hablarle de hombre a hombre y contarle lo que hacen la vaquita y el toro, la abejita y el abejorro, el perrito y la perrita, etc."


    "De acuerdo, querida".

    A continuación va a buscar a su hijo y le dice:

    "John, siéntate y sírvete un whisky. Tú y yo vamos a tener una conversación de hombre a hombre. ¿Tú te acuerdas, John, cómo el año pasado, cuando estabamos cabalgando cerca del río, nos encontramos a dos chicas desnudas bañándose y acabamos tirándonoslas? Pues bien, tu madre quiere que sepas que eso también lo hacen las vaquitas, los perritos, las ovejitas..."



    No hay $$$$

    Un compadre le dice a otro:

    "¿No crees que cada día hay más maricones en el mundo?"

    "No, ¿por qué?"

    "Vamos a suponer, si yo te diera mil pesos ¿me darías las nalgas?"

    "¡No, cómo cree compadre!"

    "¿Y si te diera cien mil?"

    "Ah caray, eso si está de pensarse".

    "Ya ve compadre, putos si hay, lo que no hay es dinero."


    ¡Se cae de la mata!

    Al llegar a su casa, una mujer de 60 años escucha ruidos extraños en una de las recámaras. Abre la puerta y descubre a su hija de 40 años usando un vibrador.

    "¿Qué estás haciendo?", pregunta sorprendida la madre.

    "Mamá, tengo 40 años y mírame, soy fea, nunca me casaré, así que esto es más o menos mi esposo".

    La madre sale de la habitación moviendo la cabeza. Al otro día, el padre entra a su casa y escucha ruidos en el cuarto e inmediatamente entra, encontrando a su hija usando el vibrador.

    "¿Qué diablos estás haciendo?", pregunta ofendido el hombre.

    Su hija replica:

    "Ya le dije a mamá. Tengo 40 años y soy fea. Nunca me casaré y esto es lo más cercano a un hombre... Como si alguna vez hubiese tenido esposo".

    El padre sale de la habitación moviendo la cabeza. Al otro día, la madre llega a casa y encuentra a su esposo con una cerveza en una mano y el vibrador en la otra viendo el ESPN en la TV.

    "¿Qué estás haciendo?", grita ella.

    "¿Qué parece que estoy haciendo? ¡Estoy aquí sentado, tomando una cerveza y viendo el juego con mi yerno!"


    ¡¡Anda pa'l sirete!! o.ó

    Un hombre le relataba a otro por qué había despedido a su secretaria.

    Dos semanas atrás, contaba él, fue mi cumpleaños numero 37 y no me sentía nada bien cuando me levante esa mañana. Fui a desayunar sabiendo que mi esposa estaría contenta y me diría "Feliz Cumpleaños" y quizás tuviera un regalo para mí. Pero ella ni siquiera me dio los buenos dias. Yo pensé: "Bueno, quizás mis hijos se acuerden." Los niños vinieron a desayunar y no dijeron ni una sola palabra.

    Cuando me fui a mi oficina me sentía totalmente deprimido. Al entrar en mi despacho, mi bella secretaria, Jeanette, me dijo: "Buenos días licenciado, y ¡feliz cumpleaños!" Empece a sentirme un poco mejor. Por lo menos ella sí se acordaba.

    Después de innumerables reuniones y telefonazos, ya cerca de las dos de la tarde, entró Jeanette y me dijo: "Sabes, hace un día precioso y además es tu cumpleaños, ¿que tal si vamos a comer los dos solos, tu y yo?". Y yo pensé: "Esta es la mejor cosa que he oido en todo el día", así que tomé mi saco y salimos. En vez de ir a comer al lugar acostumbrado, fuimos a un sitio mucho mas privado. Comimos y nos tomamos varios martinis, la comida estuvo deliciosa y nos divertimos bastante. De regreso a la oficina ella dijo: "Sabes,¿para qué desperdiciar este ambiente? mejor no regresemos a la oficina. Te invito a mi apartamento en donde prepararé unos deliciosos martinis o lo que tú quieras."

    Una vez dentro del apartamento, puso música suave, la luz tenue y me dijo de manera prometedora: "Si no te molesta, creo que voy a mi recamara a cambiarme de ropa y ponerme algo más cómodo, ahora regreso." Yo la dejé ir... no me molestaba eso.

    Ella entró en su habitacion, cerrando la puerta a su paso, y a los seis minutos regresó cargando un gran pastel de cumpleaños... seguida de mi esposa, hijos y algunos compañeros de oficina, todos ellos cantando "Feliz Cumpleaños".

    Y allí estaba yo, desnudo en la sala, sólo con los calcetines puestos.


    No todo lo que brilla es oro.

    Un hombre murió y fue enviado al infierno. Allí encontró al diablo, quien le dijo que acababan de introducir algunas mejoras y que ahora cada nuevo inquilino podía elegir entre tres tipos de tortura. El demonio le explicó que estas torturas corrían en ciclos de mil años y que podía elegir en cuál ciclo empezar.

    El tipo fue conducido por el diablo a la primer sala de torturas donde un hombre estaba siendo azotado con cadenas.

    "Paso al siguiente", dijo el fulano.

    En la siguiente sala, un hombre estaba colgado de los brazos y lo estaban azotando con un látigo con puntas de hierro. El tipo sacudió la cabeza en señal de disgusto.

    Finalmente, pasaron a la última sala, donde otro hombre estaba atado a la pared, totalmente desnudo. Una mujer escultural le estaba prácticando sexo oral. El tipo indica:

    "Sí, sí, aquí es donde quiero empezar".

    El diablo le preguntó:

    "¿Estás seguro? Te recuerdo que esto va a durar mil años".

    "Sí, estoy seguro. Éste es el lugar".

    "Bueno", acepta el demonio encogiéndose de hombros.

    El diablo caminó hasta donde estaba la hermosa rubia, le tocó el hombro y le dijo:

    "Ya llegó tu reemplazo."


    Los 7 enanitos sin Blanca Nieves...

    Los siete enanitos están de viaje por Europa, y han llegado a Roma. Piden audiencia con el Papa, ya que están por allí y por supuesto se la conceden, porque claro, para eso son LOS FAMOSOS SIETE ENANITOS.

    Los enanitos, encabezados por Gruñón, entran en la sala de audiencias. El Papa les saluda: "Queridos hermanos, quereis preguntarme algo? Hay algo que los inquiete?" Gruñón se adelanta: "Disculpe Santidad, queríamos saber si en Roma hay monjas enanas." El Papa le responde sorprendido: "Pueeees, no, en Roma no hay monjas enanas." Se oyen algunas risitas y murmullos entre los enanitos. Gruñón mira atrás molesto y todos se callan. Vuelve a preguntar:"Y en Europa no hay monjas enanas?" El Papa responde de nuevo con santa paciencia: "No, querido hijo, que yo sepa en toda Europa no hay monjas enanas." Ahora los enanitos se ríen francamente mientras Gruñón se va poniendo colorado. "Y en el mundo? En todo el mundo no hay monjas enanas?", pregunta Gruñón. "No, querido hijo, seguro que en todo el mundo no hay monjas enanas", responde el Papa.

    Los enanitos, sin Gruñón, se ríen a carcajadas, saltan, se abalanzan los unos sobre los otros en montones mientras cantan: "Gruñón se cogió a un pingüino, Gruñón se cogió a un pingüino, Gruñón se cogió a un pingüino..."


    La secretaria robot.

    Un mexicano fue a visitar a su compadre a Japón: "¡Compadrito! ¿Cómo le va? "Bien, compadre, ¿y a usted?" "Muy bien, compadre, oiga qué secretaria tan buenota tiene". "Pues ahí como la ve es una robot." "¿Una robot, pues cómo está eso?" "Mire, le aprieta un seno y toma dictado, le aprieta el otro y escribe a maquina; y eso no es todo, hace el amor mejor que cualquier mujer." "No me diga..." "Si es una maravilla, si quiere se la presto."

    El hombre se mete a la oficina de su compadre, y de repente se escuchan unos gritos desesperados. "Aaaay, aaaaay, aaaaay..." Entra el compadre y le dice: "Perdóneme compadrito, se me olvidó decirle que por atrás es sacapuntas."


    ¡Muahahaha...!
    xDxDxDxDxD