[​IMG]
[​IMG]
Atte.: Annie​
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Tiene muchas faltas de ortografía :eek:
    Lo hice hace mucho tiempo, pero bueh~


    Tu Dama de Hierro
    Más de una vez he intentado olvidarte
    Arrancarte para siempre de mí.

    Ese chico, ese del que pienso día y noche, ese que no me deja dormir en las noches y no me deja pensar en el día. Al acercarme a él, me siento tímida, como una niña pequeña que se enamoro, más cuando converso con él, me siento nerviosa y a veces el tartamudear hace que no se entienda lo que digo. Su paciencia para entenderme y hacer que repita las cosas algunas veces. Esa frialdad y seriedad las adoro, ese perfil, esos labios que se miran tentadores, ese largo cabello azabache, el apellido “Uchiha” lo caracteriza mejor.
    Y siempre llego a la misma conclusión
    Tendría que arrancarme el corazón.

    Siempre pensé en solo terminar una misión y retirarme a comer o a divertirme con mi mejor amiga, hasta que llego Tsunade con una misión para nosotras, fue ahí donde me quede con él, ese azabache de ojos profundos, y en momentos rojos hermosos que me hacían enloquecer.
    Nunca, desde que lo conocí, nunca e podido sacarlo de mis pensamientos, e llegado a estar despierta todas las noches por pensar en él. E cantado en la ducha, algo nuevo para mí. E intentado sacarlo de mis mente mas no puedo ¿tan enamorada estoy?
    Más de una vez digo al diablo contigo
    Si por un tiempo no se nada de ti
    —Vete al diablo Itachi-san —maldije.
    Sentía que estaba sola, necesitaba de él aunque no quisiera admitirlo. Necesitaba ver otra vez esa mirada que daba miedo, su frialdad con los demás y a veces conmigo, lo esperaba como una desesperada y se estaba tardando mas de lo normal. ¿A dónde abra ido? Solo dijo que esperara, pero al menos podría a ver dicho a donde iba por si necesitaba algo.
    Mas de repente te apareces y todo
    Cambia mi mente y me siento feliz

    Azoto la puerta de la habitación, voltee a ver de quien se trataba, asustada y enojada.
    —Itachi. —dije su nombre al verlo entrar, “llego al fin” pensé sonriendo al verlo como siempre.
    —solo fueron 5 minutos, Amaterasu —comento.
    Mire el reloj y si, mire que solo habían pasado cinco minutos. Sabia que siempre me ponía como loca al no saber a donde se había metido ¿eso es algo malo? Tal vez, pero siempre era lo mismo, me enojaba, pero al final sonreía como si no hubiera pasado nada, otra vez feliz por mi suerte de tenerlo a mi lado.
    Y como siempre
    Sigo siendo tu esclava
    Sigo siendo tu dama de hierro.
    La que nunca te dirá que no
    La que siempre tiene listo
    Un beso por que te quiero

    Me había sentado a la orilla de su cama, y el a mi lado, conversando un poco de cosas sin importancia alguna. ¿Podrían pensar que Uchiha Itachi me diría alguna ves “te amo”? no lo creo, pero yo se lo diría hasta el fin del mundo si pudiera. Lo adoro, adoro a ese azabache, aunque se y tengo en cuenta que tal vez no sea correspondido este sentimiento. Lo besaría hasta el cansancio. Nunca le e negado nada y no lo planeo. Lo quiero tanto que no podría llegar a negarle nada.
    Sigo siendo tu sombra sigo
    Siendo tu niña mimada
    Aunque a veces te quiera matar
    Reconozco que sin ti no vivo, sin ti me muero

    Siempre te e seguido, soy tu sombra y si eso significa seguir siempre contigo, siempre lo seré.
    Sentí sus brazos rodeándome, pegando mas hacia él, beso mi cabeza, susurrando “te amo.” Esas palabras me hicieron pensar en lo que sentía en verdad. ¿Era cierto lo que sucedía o solo era un sueño? Un calido y bello sueño que me seria difícil despertar.
    —yo también —respondí ante el susurro de él.
    Lo admito, se me había enchinado la piel de solo pensar en que podría pasar algo mas que solo palabras. Latía tan fuerte mi corazón que sentía que saldría de mi pecho.
    Sentí su mano en mi cintura, algo que me hizo estar más nerviosa que antes. Lentamente fuimos recostándonos en su cama, estaba nerviosa no sabia que iba a suceder después de eso. Nos besábamos lenta y tiernamente. No había lujuria, era un ritmo lento y agradable. Seguía tomándome de la cintura, mientras con la otra mano tocaba mi rostro, mi mano estaba tocando su pecho manteniéndolo a una distancia considerable, mientras la otra la tenía en su hombro. El beso seguía calmado solo unas pequeñas pausas para tomar un poco de aire. Él empezó a besar mi cuello, sin querer solté un gemido y al parecer eso parecía excitarlo.
    Más de una vez he maldecido tu nombre
    Y luego a Dios perdóname

    — ¿Quieres hacerlo? —pregunto mirándome a los ojos, con un tono seductor.
    —Ie. —negué, se que dije en un principio que siempre diría que si a todo, pero esto es diferente.
    — ¿Por qué? —me pregunto Itachi, y yo solo voltee hacia la puerta
    —porque esta abierta Idiota —insulte finalmente, apuntando hacia la puerta. “Gomen Itachi” me disculpe en el pensamiento, esperando a que no lo hubiera tomado en cuenta ese insulto.
    —Konan —llamo, volteando a la puerta, Konan se asomo por la puerta nos estaba espiando Konan ¿no pueden respetar la privacidad de uno?
    —Hai –asintió ella cerrando la puerta lentamente. Valla bola de metiches.
    — ¿ahora si? —me pregunto, algo que hizo que me ruborizara; asentí con mi cabeza.
    Cuando te siento amanecer en mis brazos
    Cuando estallo ante tu desnudes

    Rápidamente me besó, deshaciéndonos de nuestras ropas hasta quedar al desnudo. Me besaba con mas pasión que antes, me besaba el cuello mientras yo gemía algo que lo excitaba cada vez mas; puse mis manos en su espalda, comencé a besarle el cuello al momento en que el se retiro del mío, mientras mas seguía mas me dolía, sentía algo hacer presión, supongo que no necesitaba saber que era. Me encontraba completamente sonrojada. Respirábamos agitadamente cada uno. Al inicio se quedo quieto mientras yo cerré los ojos fuertemente esperando a que todo pasara, dolió eso si puedo decir. Me dijo que me ‘relajara’ y lo intente, volvía a investir, mientras yo solté un suspiro.
    Y como siempre
    Sigo siendo tu esclava
    Sigo siendo tu dama de hierro.
    La que nunca te dirá que no
    La que siempre tiene listo
    Un beso por que te quiero
    Sigo siendo tu sombra sigo
    Siendo tu niña mimada

    Enrede mis piernas alrededor de él, juntándonos más que antes, mientras se escuchaban nuestros gemidos. Una sensación difícil de explicar para mí. Seguimos así un rato más, hasta que ambos sentimos que llegamos al límite. Nos acomodamos en la cama y nos cubrimos con una sabana, uno junto al otro, me acurruque a su pecho como siempre lo había hecho.
    —Te amo —dije, cursi lose, pero era la verdad y mas que la verdad, espere una respuesta, un, ‘yo también’ no se, algo parecido. Mas pasaron algunos segundos, que para mi fueron como horas.
    —Yo igual —respondió, algo que me sorprendió, creí que no me respondería.
    Sigo siendo tu sombra sigo
    Siendo tu niña mimada
    Aunque a veces te quiera matar
    Reconozco que sin ti no vivo, sin ti me muero

    Y lo reconozco, me gusta, lo amo y lo are hasta que muera.

    Tiene muchas faltas de ortografía :eek: