[​IMG]
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Bueno, hoy fue el día dle clavel y recibí 9 hermosos claveles :D

    4 Blancos
    4 Rosados
    1 Rojo

    Y bueno les informo que cada uno tiene un significado diferente ya que en este día no es solo el clavel, si no que el color :P

    -Blanco: Amistad
    -Rosado: Amor Platónico
    -Rojo: Amor

    Yo le di uno rosado a dos amigos... y rojos no regale, pero aún así les mande la indirecta con mi clavel rosadito

    Poly
  2. Aún me cuesta creer y aceptar el que de las 20 personas que invité a mi asado de cumpleaños... hayan asistido solo 5... y ni eso, solo 3, ya que el resto era una amiga que llego con una y mi prima qe tenía que ir.

    No voy ni puedo negar que estoy sentida con todos mis amigos, tengo impotencia y mucha rabia y ganas de mandarlos a todos a freir monos al áfrica o mandarlos al infinito y más allá. Me desilusione de algunos que la excusa para faltar fuera tan escasa como "quiero ir al cine" y me da lata de otras como "me perdí" o "me enferme". Aún así los quiero, pero no se si como antes, ya que con la mayoria de ellos ya había tenido algunos roces anteriormente.

    Solo algo puedo asegurar en este momento, algo que venía sospechando hace tiempo ya, y que en este momento es innegable... Mi mejor amigo, y tal vez el único es el Phil, lo quiero mucho, de verdad lo aprecio y le agradezco por todo, ya que no solo fue al asado, si no que también me fue a buscar a coro, y pasamos toda la tarde juntos y creo que ese es el mejor regalo que el pudo haberme dado. Estoy completamente segura de que si él hubiese faltado todo mi asado hubiera sido una basura y yo abría terminado con depresión tal vez cortándome las venas -como forma de expresión nada más- con la pena presente en mis ojos, con al ánimo por los suelos y nada habría sido tan genial como hoy.

    Por ese motivo solo quiero rescatar lo bueno de este día...
    ...
    ...
    La pase genial con le Phil y lo quiero mucho.
  3. Hoy comienza un día más, pero depende del lado que sea viso ya que también este día significa un día menos para la llegada de algo tan esperado como es mi cumpleaños, no solo por el hecho de cumplir un año más de vida, o el recibir regalos, si no que por el hecho de ver todo lo que he crecido y aprendido a lo largo de estos 12 mese, todo lo que he cambiado, tanto en gustos como físicamente y obviamente psicologicamente.

    También con mi cumpleaños llega la presiada libertad por decirle de una forma, ya que al fin se acaba mi castigo, podré volver a salir, juntarme con mis amigos y tener aquella libertad que aunque es limitada por mis padres es libertdad de todos modos.

    Más que un hermoso regalo o un voluptuoso presente, prefiero recibir un saludo y el saber que mis amigos están ahí y se acordaron de este día especial.

    Los quiero!:ANYWORD:


  4. jajaja un divertido video :D

    OnLi LLuuu!! :musica:
  5. ¿De qué sirve que nos manden tarea? ¿De qué sirve que nos hagan aprendernos cosas de memoria? si finalmente la única que sale a delante a exponer siempre soy yo, ya que o los demás comienzan a hacer show hasta que los salva la campana o ya luego de mi exposición al profesor se le ocurre repasar algo para que arreglemos ciertas cosas.

    Realmente es hartante, ya que ocupo de mi tiempo para hacer la disertación -que el día de hoy fue un entrevista a mi banda favorita solo con preguntas indirectas- y tiempo para memorizar todo, para que después diga que es en pareja, que yo no tengo una maldita pareja, el me lee las preguntas, las respondo -como puedo- y cuando termino se quede 30 minutos mirando mi cuaderno para luego decir que hará una clase para ayudarnos a hacer las preguntas y finalmente enseña como hacer las preguntas básicas de si y no... siendo que debíamos hacer las indirectas ¬.¬.

    Además que al final de la clase diga que nos ayudemos con el traductor de Google siendo que yo hice ahí las preguntas... es realmente hartante... por lo que definitivamente el día de hoy odio el inglés.
  6. Aún tengo el amargo sabor de la derrota en la boca, me hace sentir mal el saber que perdimos por estupideces como lo son el que un nivel entero vote por ellos solo porque encontraron guapas a las chicas, luego de todo lo que luchamos, de todo lo que nos esforzamos ellos terminaron ganando.

    Ellos nos dieron la contra todo el tiempo, primero nos quitan gente, luego van a hablar para que me saquen, logramos reintegrarme, pero solo para que saquen a otro de la lista dejándolo condicional por atrasos, por suerte encontramos rápidamente un reemplazo para este, luego otra chica debe irse por problemas personales y volvemos a reaccionar teniendo a alguien que ocuparía su lugar... pero ¿para qué? si finalmente igual ganaron ellos.

    Es una extraña sensación, una mezcla de mil y un pensamientos y emociones, rabia, impotencia, pena, etc. Saber que no saliste solo por prejuicios de los demás y porque no formabas parte de los chicos populares de tu escuela igual te deja con el ánimo por los suelos... pero lo hemos decidido... no nos daremos por vencidos.

    En un año y medio más -más o menos- se nos viene la revancha y para ese entonces yo estaré nuevamente dando la cara por la lista B, vamos por la revolución y la justicia, vamos a defender los derechos y deberes del estudiante con cabeza y corazón! y no me rendiré hasta lograrlo. Por ese motivo es que cuando hayan nuevamente elecciones ahí estaré, con epok a mi lado, ojala mi Rusia querida, si bien Asumi, Jakin y Dada no podrán estar presentes aún así estarán siempre presente entre nosotros como con los que nació todo esto, no nos rendiremos por nada del mundo, no hasta lograr lo que los estudiantes merecemos.
  7. Uno tiene distintas formas de ser según la persona con la que uno se comunique, igualmente los actos que hacemos... por ejemplo:

    Si nos encontramos con nuestro amigo y nos sentimos algo tristes, solo nos ponemos a llorar y lo abrazamos fuertemente pidiéndole apoyo, y este nos responde con un apretado abrazo que es lo que necesitamos. Nos habla, aconseja, seca nuestras lágrimas.

    En cambio si nos encontramos con algún compañero con el que no nos llevamos del todo bien, solo contenemos las lágrimas y tratamos de soportar todo, al menos hasta que esta persona se aleje y te encuentres solo o hasta que te encuentres con un amigo para poder desahogarte.

    Pero mucho más diferente es aún cuando nos encontramos con alguien que realmente nos cae mal... y con la cual no tenemos intenciones de sociabilizar en exceso, ya que con esa persona mantenemos la compostura y aguantamos las lágrimas como si en eso se nos fuera la vida, no dejaremos que aquella persona nos vea llorar, nos vea débiles, no le daremos ese gusto, no le daremos esa satisfacción.

    Nuestra forma de ser y actuar es muy variada dependiendo de la compañia, como lo acabo de "demostrar", la forma de expresarnos es igual, con nuestros amigos sonreímos, gritamos, hacemos locuras, con conocidos solo sonreímos y demostramos levemente nuestra felicidad, y con la gente que no nos simpatiza... prácticamente no podemos demostrar eso, ya que es dificil ser feliz cuando te topas con uno de ellos.

    Besitos

    Poly
  8. Holaa! bueno... tuve un día algo agitado, con vidrios rotos en la sala, bailes inconclusos, una "discusión" con mi grupo de baile, la típica pelea con mi vieja y bueno un divertido día de coro y una tarde con la Asumi.

    jajaja Bueno tengo tarea de física que realmente no me llama la atención hacerla... además de unas de matemática e historia, pero esos cuadernos los deje en el cole... así que ya las haré mañana :D

    Besitos :D
  9. [​IMG]

    Capítulo XIV

    Me encontraba comiendo con Esme en la cocina, nos encontrábamos en un silencio sumamente incomodo hasta que ella lo rompió, cosa que agradecí

    —Bella… he pensado en lo que nos contaste… cariño… dijiste que cuando volviste acá… él… bueno que él siguió con sus abusos

    —Hm… si

    —¿Hasta cuando fue eso?

    —Nunca dije que él hubiera dejado de hacerlo

    —Entonces —parecía que Esme sufriría un paro cardiaco en cualquier momento— ¿hay posibilidades… de que él… bueno —sabía a donde se dirigía esa pregunta— que él fuera el padre?

    —Al principio pensé lo mismo pero no lo creo, es decir, no creo que el destino me odie tanto como para hacerme eso

    —Pero… hay posibilidades ¿no?

    —La verdad es que sí. Incluso tengo una teoría

    —¿Una teoría?

    —Sí

    —¿Cuál sería?

    —Que Charlie me hecho de casa al saber que estaba embarazada, con el temor que supieran algo, o que siquiera sospecharan, es decir, eso sería perjudicial, en parte, aunque nada que no pueda solucionar con sus contactos

    —Pero… ¿Hoy no fue a verte al instituto?

    —Si, eso también tiene una teoría. Uno: para aparentar que no sabe nada y Dos: como se dio cuenta de que me estoy quedando en casa de alguien donde me están cuidando sin quejas, debe pensar que estoy con el padre del bebé, y por lo tanto piensa que no es de él sino del chico con el que me estoy quedando, por lo que quiere aparentar que es un buen padre que apoya a su hija, todo esto para aparentar ante la comunidad y demostrar que su jefe de policía no es solo un buen jefe, sino que además es un excelente padre

    —Es razonable —dijo una voz tras de mí— la verdad es que tiene bastante lógica

    Al voltearme, me encontré con un Edward mucho más relajado y nada irritado —o es al menos lo que se veía en su rostro—, en sus ojos había un leve brillo, su mirada destilaba cariño y ternura, pero aún así… me sorprendió ver que se acercaba a mi demostrando tanto amor

    —Perdón —me susurro en el oído antes de dejarme un beso en el cuello

    —No debes perdonarte por lo de hace un rato —Dije mientras sentía que Esme se retiraba, tal como lo había hecho en la sala anteriormente

    —No es por eso —dijo aún abrazándome— De verdad… perdóname —Su voz sonaba algo rasposa

    —¿Por qué te disculpas entonces?

    —Por no estar

    Lo separé de mí para mirarlo a los ojos

    —¿Por no estar? Edward… estas aquí y ahora, estuviste allí cuando Charlie me echo de casa, cuando les conté de mi embarazo, cuando no tenía donde ir, estuviste hoy cuando Charlie fue al instituto

    —Sí, pero no estuve cuando más me necesitabas

    —Edward en momentos como este son en los que más te necesito y mira… estás acá

    —Mentira, yo no estuve

    —¿Cuándo no estuviste?

    —No estuve para protegerte de Charlie… de sus sucias manos que te tocaron… de su cuerpo que se pegó al tuyo sin tu consentimiento, a la fuerza…

    Todas esas cosas prácticamente me hicieron volver al pasado y ver o más bien revivir sus abusos

    Flash-Back

    El portazo en mi habitación me hizo dar un salto al despertar de mi sueño, sabía lo que eso significaba, pero no quería confirmar mis sospechas, por lo que cerré los ojos fuertemente para tratar de dormir, pero esto producía el efecto contrario y podía sentir cada paso que él daba hasta llegar a mi cama, en donde levanto las sábanas. Sentí como se hundía el colchón a mi lado debido a que otra persona se había recostado en la pequeña cama

    Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo al sentir como unas frías manos tocaban mis piernas e iban subiendo lentamente, levantando al mismo tiempo mi camisón

    —Cariño, sabes que me gusta que me miren —dijo Charlie obligándome a girar

    Siguió subiendo mi camisón hasta sacármelo, entonces se paró de la cama, pensé que mi castigo había terminado, pero me equivoqué ya que solo se había levantado para comenzar a desvestirse

    Traté de salir de la cama, pero al percatarse de mi intento de fuga me agarró las manos y con sus esposas ató mis muñecas a la cabecera de la cama, de esta forma me impedía salir de la cama sin tener que atarme los pies, por lo tanto podría hacer lo que deseara con total libertad

    Cuando termino de sacarse la ropa, volvió a entrar en la cama, comenzó a masajear mis nalgas junto con mis pechos, más para el placer de él que el mío, ya que más que placer todo esto me causaba unas horripilantes náuseas. De pronto sin previo aviso, y sin siquiera importarle si estaba lista o no me penetró sin piedad

    Grité desesperadamente por el dolor que me produjo aquel brusco movimiento, Charlie trató de callarme con un beso, cosa que me dio más asco aún tanto de él como de mi cuerpo que estaba siendo utilizado de forma tan sencilla. Solo de ira comencé a moverme en la cama rápidamente a ver si de esta forma salía de mí, o al menos que se quitara de encima, pero nada, me agité con más fuerzas

    —¡Quédate quieta maldita sea! —dijo a la vez que me golpeaba en el rostro [tuve aquel moretón más de una semana y a los que me preguntaban solo les dije que me había caído en casa]
    Inmediatamente comenzó con sus embestidas follándome como si fuera un ser irrompible, con una fuerza y rapidez que sentía que me iba a matar en cualquier momento, aunque con esta maldita vida que tenía todo valía para escapar ¿no?

    —Suéltame maldito infeliz

    —Cállate y bésame cariño —dijo mientras juntaba nuestros labios nuevamente e introducía su lengua en mi boca a la fuerza

    Comencé a llorar, no estaba segura de si era por el dolor que me producían las embestidas de Charlie o por la impotencia que sentía por la situación, lo más seguro es que fuera una mezcla de ambas cosas.

    Al rato el terminó dentro de mí, y con este hecho solo logré sentir repugnancia, asco y por sobre todo impotencia de no hacer nada para evitar estas situaciones

    —¿Terminaste? —dije con la voz quebrada, pero aún así con un tono tanto o más frío que el hielo

    —Para tu felicidad sí

    Dicho esto me saco las esposas y se marcho de mi habitación

    Fin Flash-Back

    Edward me miraba fijamente a los ojos, parecía que él sabía en lo que pensaba, parecía saber lo que había recordado

    —Perdóname por favor

    Sus ojos demostraban una tristeza y culpabilidad, él no era culpable. No debía disculparse, pero aún así lo hacía, no soporté más y me puse a llorar con mi mirada clavada en la suya

    —Tú no tienes que disculparte —decía entre llantos— entiéndelo, tú no tienes la culpa

    —Aún así, yo no estuve para protegerte —dijo con la voz algo quebrada

    —No tendrías que haber estado, grábatelo en la cabeza, como querías estar si ni siquiera lo sabías. ¡Deja de culparte! Que me siento mal, la única culpable soy yo

    —No te sientas mal Bella

    —Entonces deja de culparte

    —Mi ángel… no llores —dijo secándome unas lágrimas que surcaban mis mejillas

    —Entonces tu tampoco llores —le dije también secando unas lágrimas traviesas que bajaban por su rostro, que normalmente era inescrutable y no mostraba más emociones de las necesarias—. Entiéndelo, tú no tienes la culpa —dije pareciendo disco rayado—. Si quieres culpar a alguien… cúlpame a mí, yo fui la que se quedó callada y nunca se atrevió a decirla nada a nadie

    Es normal que las personas no lo digan

    —¿Qué tal si dejamos de culparnos?

    Él solo volvió a abrazarme con tanto cariño como lo había hecho anteriormente, nos separamos levemente solo para dirigirnos una mirada fugaz y besarnos

    —Bella —me dijo rato después cuando estábamos en la sala viendo TV— si el bebé… si fuera de Charlie…

    De solo pensar en esa idea me sentía enferma

    —Tranquilo, si fuera de él… creo que me iría de Forks y bueno… no se

    —¡No! —Gritó desesperado— Bella… yo ya te dije que aunque el bebé no sea mío quiero hacerme cargo

    —¿Aunque… aunque fuera de Charlie? —pregunte emocionándome nuevamente

    —Aunque fuera de Jake, de Charlie, o incluso por algún extraño caso de la naturaleza fuera de Mike, yo te quiero ayudar, quiero darle un padre, una figura que pueda querer y ojala admirar

    —¿Por qué?

    —¿ah?

    —¿Por qué te quieres hacer cargo? ¿Por qué quieres hacer esto?

    —Por el simple motivo de que Te Amo Isabella Mary Swan

    Él hablaba enserio, aquellas palabras significaban mucho. Yo pensé que esas palabras era solo una conjugación más con las palabras de su diccionario interno, pero por el tono en que lo dijo era muy claro que era mucho más que eso. Todo esto lo dice de corazón y me preocupa, me preocupa no corresponderle o no hacerlo de la manera adecuada y lastimarlo… eso era lo último que quería

    —Edward… yo…

    —Bella, no tienes que decir nada ahora

    Aún así, no sabía que decir, no sabía que sentía por él, no tenía reacción. Si bien me había acostado con él —y con algunos más— fue para huir de Charlie, no era que me sirviera de guía como para decir si estaba o no enamorada de él. Además seamos realistas, mi experiencia en el amor fraternal es todo un fracaso y el amor de pareja es totalmente nula, y con un padre que abusa de ti y una madre que te cambia por un hombre no se puede esperar mucho más

    —Solo quiero que sepas, que pase lo que pase quiero ayudarte y estar allí para ti, para todo lo que necesites

    Eso me hizo volver a pensar en qué pasaría si el bebé resultaba ser de Charlie, porque en el peor de los casos era posible

    Me recosté inconscientemente en el torso de Edward mientras seguía pensando en esto

    ¿Y si el bebé era de Charlie? ¿O si era de Jake? ¿Qué haría yo? Si bien Edward se quiere hacer cargo, yo no quiero aprovecharme de él, y… ¿Hasta cuándo querría hacerse cargo? ¿Hasta enterarse que realmente él no era el padre? ¿O seguiría hasta el final?... ¿Y si era de Edward? ¿Qué haría yo? Es decir, ¿Habrá un futuro juntos? ¿Una familia feliz? ¿O qué?

    —Yo quiero estar junto a ti Bella —me susurro como si me hubiera leído la mente

    Los ojos comenzaron a pesarme y poco a poco me fui quedando dormida, protegida y acurrucada por los brazos de Edward alrededor de mí
  10. [​IMG]

    Capítulo XIV

    Me encontraba comiendo con Esme en la cocina, nos encontrábamos en un silencio sumamente incomodo hasta que ella lo rompió, cosa que agradecí

    —Bella… he pensado en lo que nos contaste… cariño… dijiste que cuando volviste acá… él… bueno que él siguió con sus abusos

    —Hm… si

    —¿Hasta cuando fue eso?

    —Nunca dije que él hubiera dejado de hacerlo

    —Entonces —parecía que Esme sufriría un paro cardiaco en cualquier momento— ¿hay posibilidades… de que él… bueno —sabía a donde se dirigía esa pregunta— que él fuera el padre?

    —Al principio pensé lo mismo pero no lo creo, es decir, no creo que el destino me odie tanto como para hacerme eso

    —Pero… hay posibilidades ¿no?

    —La verdad es que sí. Incluso tengo una teoría

    —¿Una teoría?

    —Sí

    —¿Cuál sería?

    —Que Charlie me hecho de casa al saber que estaba embarazada, con el temor que supieran algo, o que siquiera sospecharan, es decir, eso sería perjudicial, en parte, aunque nada que no pueda solucionar con sus contactos

    —Pero… ¿Hoy no fue a verte al instituto?

    —Si, eso también tiene una teoría. Uno: para aparentar que no sabe nada y Dos: como se dio cuenta de que me estoy quedando en casa de alguien donde me están cuidando sin quejas, debe pensar que estoy con el padre del bebé, y por lo tanto piensa que no es de él sino del chico con el que me estoy quedando, por lo que quiere aparentar que es un buen padre que apoya a su hija, todo esto para aparentar ante la comunidad y demostrar que su jefe de policía no es solo un buen jefe, sino que además es un excelente padre

    —Es razonable —dijo una voz tras de mí— la verdad es que tiene bastante lógica

    Al voltearme, me encontré con un Edward mucho más relajado y nada irritado —o es al menos lo que se veía en su rostro—, en sus ojos había un leve brillo, su mirada destilaba cariño y ternura, pero aún así… me sorprendió ver que se acercaba a mi demostrando tanto amor

    —Perdón —me susurro en el oído antes de dejarme un beso en el cuello

    —No debes perdonarte por lo de hace un rato —Dije mientras sentía que Esme se retiraba, tal como lo había hecho en la sala anteriormente

    —No es por eso —dijo aún abrazándome— De verdad… perdóname —Su voz sonaba algo rasposa

    —¿Por qué te disculpas entonces?

    —Por no estar

    Lo separé de mí para mirarlo a los ojos

    —¿Por no estar? Edward… estas aquí y ahora, estuviste allí cuando Charlie me echo de casa, cuando les conté de mi embarazo, cuando no tenía donde ir, estuviste hoy cuando Charlie fue al instituto

    —Sí, pero no estuve cuando más me necesitabas

    —Edward en momentos como este son en los que más te necesito y mira… estás acá

    —Mentira, yo no estuve

    —¿Cuándo no estuviste?

    —No estuve para protegerte de Charlie… de sus sucias manos que te tocaron… de su cuerpo que se pegó al tuyo sin tu consentimiento, a la fuerza…

    Todas esas cosas prácticamente me hicieron volver al pasado y ver o más bien revivir sus abusos

    Flash-Back

    El portazo en mi habitación me hizo dar un salto al despertar de mi sueño, sabía lo que eso significaba, pero no quería confirmar mis sospechas, por lo que cerré los ojos fuertemente para tratar de dormir, pero esto producía el efecto contrario y podía sentir cada paso que él daba hasta llegar a mi cama, en donde levanto las sábanas. Sentí como se hundía el colchón a mi lado debido a que otra persona se había recostado en la pequeña cama

    Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo al sentir como unas frías manos tocaban mis piernas e iban subiendo lentamente, levantando al mismo tiempo mi camisón

    —Cariño, sabes que me gusta que me miren —dijo Charlie obligándome a girar

    Siguió subiendo mi camisón hasta sacármelo, entonces se paró de la cama, pensé que mi castigo había terminado, pero me equivoqué ya que solo se había levantado para comenzar a desvestirse

    Traté de salir de la cama, pero al percatarse de mi intento de fuga me agarró las manos y con sus esposas ató mis muñecas a la cabecera de la cama, de esta forma me impedía salir de la cama sin tener que atarme los pies, por lo tanto podría hacer lo que deseara con total libertad

    Cuando termino de sacarse la ropa, volvió a entrar en la cama, comenzó a masajear mis nalgas junto con mis pechos, más para el placer de él que el mío, ya que más que placer todo esto me causaba unas horripilantes náuseas. De pronto sin previo aviso, y sin siquiera importarle si estaba lista o no me penetró sin piedad

    Grité desesperadamente por el dolor que me produjo aquel brusco movimiento, Charlie trató de callarme con un beso, cosa que me dio más asco aún tanto de él como de mi cuerpo que estaba siendo utilizado de forma tan sencilla. Solo de ira comencé a moverme en la cama rápidamente a ver si de esta forma salía de mí, o al menos que se quitara de encima, pero nada, me agité con más fuerzas

    —¡Quédate quieta maldita sea! —dijo a la vez que me golpeaba en el rostro [tuve aquel moretón más de una semana y a los que me preguntaban solo les dije que me había caído en casa]
    Inmediatamente comenzó con sus embestidas follándome como si fuera un ser irrompible, con una fuerza y rapidez que sentía que me iba a matar en cualquier momento, aunque con esta maldita vida que tenía todo valía para escapar ¿no?

    —Suéltame maldito infeliz

    —Cállate y bésame cariño —dijo mientras juntaba nuestros labios nuevamente e introducía su lengua en mi boca a la fuerza

    Comencé a llorar, no estaba segura de si era por el dolor que me producían las embestidas de Charlie o por la impotencia que sentía por la situación, lo más seguro es que fuera una mezcla de ambas cosas.

    Al rato el terminó dentro de mí, y con este hecho solo logré sentir repugnancia, asco y por sobre todo impotencia de no hacer nada para evitar estas situaciones

    —¿Terminaste? —dije con la voz quebrada, pero aún así con un tono tanto o más frío que el hielo

    —Para tu felicidad sí

    Dicho esto me saco las esposas y se marcho de mi habitación

    Fin Flash-Back

    Edward me miraba fijamente a los ojos, parecía que él sabía en lo que pensaba, parecía saber lo que había recordado

    —Perdóname por favor

    Sus ojos demostraban una tristeza y culpabilidad, él no era culpable. No debía disculparse, pero aún así lo hacía, no soporté más y me puse a llorar con mi mirada clavada en la suya

    —Tú no tienes que disculparte —decía entre llantos— entiéndelo, tú no tienes la culpa

    —Aún así, yo no estuve para protegerte —dijo con la voz algo quebrada

    —No tendrías que haber estado, grábatelo en la cabeza, como querías estar si ni siquiera lo sabías. ¡Deja de culparte! Que me siento mal, la única culpable soy yo

    —No te sientas mal Bella

    —Entonces deja de culparte

    —Mi ángel… no llores —dijo secándome unas lágrimas que surcaban mis mejillas

    —Entonces tu tampoco llores —le dije también secando unas lágrimas traviesas que bajaban por su rostro, que normalmente era inescrutable y no mostraba más emociones de las necesarias—. Entiéndelo, tú no tienes la culpa —dije pareciendo disco rayado—. Si quieres culpar a alguien… cúlpame a mí, yo fui la que se quedó callada y nunca se atrevió a decirla nada a nadie

    Es normal que las personas no lo digan

    —¿Qué tal si dejamos de culparnos?

    Él solo volvió a abrazarme con tanto cariño como lo había hecho anteriormente, nos separamos levemente solo para dirigirnos una mirada fugaz y besarnos

    —Bella —me dijo rato después cuando estábamos en la sala viendo TV— si el bebé… si fuera de Charlie…

    De solo pensar en esa idea me sentía enferma

    —Tranquilo, si fuera de él… creo que me iría de Forks y bueno… no se

    —¡No! —Gritó desesperado— Bella… yo ya te dije que aunque el bebé no sea mío quiero hacerme cargo

    —¿Aunque… aunque fuera de Charlie? —pregunte emocionándome nuevamente

    —Aunque fuera de Jake, de Charlie, o incluso por algún extraño caso de la naturaleza fuera de Mike, yo te quiero ayudar, quiero darle un padre, una figura que pueda querer y ojala admirar

    —¿Por qué?

    —¿ah?

    —¿Por qué te quieres hacer cargo? ¿Por qué quieres hacer esto?

    —Por el simple motivo de que Te Amo Isabella Mary Swan

    Él hablaba enserio, aquellas palabras significaban mucho. Yo pensé que esas palabras era solo una conjugación más con las palabras de su diccionario interno, pero por el tono en que lo dijo era muy claro que era mucho más que eso. Todo esto lo dice de corazón y me preocupa, me preocupa no corresponderle o no hacerlo de la manera adecuada y lastimarlo… eso era lo último que quería

    —Edward… yo…

    —Bella, no tienes que decir nada ahora

    Aún así, no sabía que decir, no sabía que sentía por él, no tenía reacción. Si bien me había acostado con él —y con algunos más— fue para huir de Charlie, no era que me sirviera de guía como para decir si estaba o no enamorada de él. Además seamos realistas, mi experiencia en el amor fraternal es todo un fracaso y el amor de pareja es totalmente nula, y con un padre que abusa de ti y una madre que te cambia por un hombre no se puede esperar mucho más

    —Solo quiero que sepas, que pase lo que pase quiero ayudarte y estar allí para ti, para todo lo que necesites

    Eso me hizo volver a pensar en qué pasaría si el bebé resultaba ser de Charlie, porque en el peor de los casos era posible

    Me recosté inconscientemente en el torso de Edward mientras seguía pensando en esto

    ¿Y si el bebé era de Charlie? ¿O si era de Jake? ¿Qué haría yo? Si bien Edward se quiere hacer cargo, yo no quiero aprovecharme de él, y… ¿Hasta cuándo querría hacerse cargo? ¿Hasta enterarse que realmente él no era el padre? ¿O seguiría hasta el final?... ¿Y si era de Edward? ¿Qué haría yo? Es decir, ¿Habrá un futuro juntos? ¿Una familia feliz? ¿O qué?

    —Yo quiero estar junto a ti Bella —me susurro como si me hubiera leído la mente

    Los ojos comenzaron a pesarme y poco a poco me fui quedando dormida, protegida y acurrucada por los brazos de Edward alrededor de mí
  11. -Bueno... tal vez es la hora de contarte la verdad

    -¿De qué verdad me hablas?

    -Charlie... era y me parece que sigue siendo un maldito borracho, todos los fines de semana y más de alguna vez día de semana llegaba totalmente ebrio a casa y un par de veces… trato de a-abusar de mí… pero no lo logró gracias a la ayuda de mamá- agache la cabeza al darme cuenta de el tipo de declaración que estaba haciendo- Ya hartas de esta situación, mamá hablo con él y le dijo que si llegaba pasado de copas una vez más… ella pediría el divorcio y nos marcharíamos e casa, esto hizo cambiar a Charlie, o al menos eso creímos

    -Un momento- dijo Edward- ¿Cuántos años tenías cuando ocurrió esto?

    -Alrededor de 9 años… Como les estaba contando- dije retomando el relato en donde lo había dejado- Creímos que había cambiado, hasta que volvió a ocurrir, Charlie llegó borracho y también parecía algo drogado aunque no podría asegurarlo. La cosa es que cuando mamá lo vio así presintió que iba a pasar algo malo, y sus sospechas se ratificaron al darse cuenta de que habían pasado unos minutos desde el portazo de Charlie y el aún no llegaba a su habitación y era obvio… se había dirigido al mío- tomé aire, ya que ahora venía la parte difícil del relato, la parte que nunca le había contado a nadie- Yo estaba durmiendo hasta que me desperté asustada por el fuerte portazo que dio Charlie al llegar, me quede en mi cama hasta que de la nada el apareció en el umbral de mi puerta… él…- me comenzó a fallar la voz- él sacó las sábanas, me rajó el pijama que llevaba puesto…- podía sentir la mirada de Esme y Edward sobre mí, pero yo solo miraba al suelo, como si al mirarlo lograra cambiar lo que me paso hace ya varios años- me gustaría decirles que mamá llego a tiempo… pero les estaría mintiendo

    Cuando mamá me separo de él, Charlie sacó su pistola y nos apuntó a ambas pero por suerte estaba sin balas, fue entonces que él salió de la habitación desesperado. Fue entonces cuando mamá aprovecho para ir a buscar una maleta a su habitación y echar unas prendas para marcharnos lo antes posible pero nuevamente Charlie fue más rápido que ella y volvió a la habitación esta vez con un cuchillo en mano

    -Te lastimo ¿verdad?

    -¿Nunca te preguntaste como me hice las cicatrices del brazo?

    -¿Qué cicatrices?- preguntó Esme

    -Charlie comenzó a mover el cuchillo, cruce mis brazos para protegerme- dije mientras me arremangaba la polera- en ese instante me hizo unos cortes- y le mostré a Esme la gran cicatriz que recorría el espacio existente desde el codo a la muñeca, aquella cicatriz que en pocas palabras recorría todo mi antebrazo

    -¿Por qué no lo denunciaron?- dijo Edward presionando el puente de su nariz como lo hacía cada vez que intentaba calmarse

    -¿Para qué? Es decir, es el jefe de policía Swan… nada podíamos hacer ¿Acaso no sabes lo corruptos que son?

    Yo esperaba que Edward explotara en gritos y que me rechazara por haber sido violada, esperaba que se alejara de mí y no planeara volver a dirigirme la palabra pero como es típico de Edward hizo todo lo contrario y se acercó a mí para envolverme en sus brazos y brindarme uno de los abrazos más reconfortantes que había recibido en años. Tanto así que no soporte más toda la emoción contenida y me largue a llorar en sus brazos.

    Sentí como Esme se unía al abrazo y luego susurraba amablemente

    -De seguro que no almorzaron… les iré a preparar algo para comer- después de esto Esme se retiró de la sala y me dejo a solas con Edward

    -Bella… si sigues llorando le puede hacer mal al bebé y te dolerá la cabeza

    -Demasiado tarde -le susurre- ya tengo una horrible jaqueca

    -Vamos a comer -dijo besándome la frente como si fuera tan frágil como una muñeca de porcelana.

    Comenzó su camino a la cocina pero yo no me moví de mi lugar- ¿Qué pasa?- dijo volviendo hacia mí tendiéndome su mano

    -Solo espero- me dirigió una mirada de duda- se que pronto estallaras en gritos u mandaras todo a la mierda… incluyéndome

    -Bells, por favor no pienses eso- dijo acercándose para abrazarme de nuevo pero me corrí

    -Edward, te conozco. Sé que estas enojado, se que la furia llena cada parte de ti en este momento y que esa tranquilidad que muestras es solo una máscara, además ¿Quién querría estar con una maldita que ni siquiera puede evitar que su padre la folle?

    -Sí, estoy furioso, pero no contigo. Me da rabia tu padre... ese maldito...- volvió a presionar el puente de su nariz- y Bella, eso fue... fue solo algo que te paso, tú no tienes la culpa, y eso no cambia el que de verdad yo te quiero, y quiero tener este bebé contigo

    Eso me dejo marcando ocupada un momento… él dijo que quería tener al bebé por sobre todo

    -Pe-pero y ¿si el bebé es-es de Jake?

    -Bueno… si pasa eso también te querré y querré al bebé como si fuera mío, ya sabes que no me interesa si es de Jake, del cartero, del lechero, del de la tienda… de verdad que no me importa. Yo te amo Bella- dijo tomando mi cara entre sus manos- grábatelo bien en la cabeza

    Y aquellas palabras que aparecieron de la nada en la charla me impactaron… "Te amo" esas palabras tenían un gran significado, y yo lo sabía muy bien y estaba segura de que Edward también lo sabía

    -Me queda una duda… Si tu padre te hizo eso… ¿Por qué diablos volviste con él?

    -Mamá… bueno cuando cumplí los 11 ella se encontraba en una gran depresión, estaba con pastillas y digamos que comenzó a auto-medicarse y a tomar más pastillas de las que debía por lo que terminó siendo una drogadicta

    Traté de ayudarla pero ella no ponía de su parte por lo que apenas tuve la "oportunidad" discutimos y logré que ella se internara. Si bien yo ya era una chica lo bastante auto-suficiente a los 13 años, que fue cuando al fin la convencí, tenía dos opciones. La primera era irme a un hogar de menores y permanecer allí hasta que mamá se rehabilitara o cumpliera la mayoría de edad o ya simplemente volver con Charlie y aunque yo hubiera elegido el hogar de menores la jueza le dio la custodia temporal a Charlie

    Tenía la esperanza de que René saliera pronto de aquel lugar pero cuando estaba cerca de cumplir los 15 años me enteré de que ella se había ido del recinto sin haberse rehabilitado por completo, me parece que se fugó con un hombre con el cual estaba teniendo una relación hace unos años y como su tratamiento quedó inconcluso la corte terminó por darle la custodia definitiva a Charlie… y acá estoy yo, ahora con 17 años, embarazada sin saber quién es el padre y a meses de liberarle al fin de Charlie

    -Vaya Bella… no sé qué decir- podía ver la duda en su rostro

    -Ya… pregunta

    -¿De qué hablas?-dijo algo avergonzado por ser descubierto

    -Edward, se nota que te mueres por preguntarme algo

    -No es el momento ni el lugar Bella

    -Solo pregunta ¿ok?

    -¿No temes que Charlie vuelva a hacer lo que ya te hizo una vez?

    Ese fue un golpe bajo… ya que la verdad era que había comenzado a salir por las noches con chicos solo para no toparme con Charlie, fue por miedo a él que comencé a crear una vida sexual activa, fue por temor a él que ahora me encontraba embarazada

    Por alguna razón que no comprendo sentía que debía contarle a Edward la verdad, confiaba en él y quería conocerlo y que de una vez por todas me conociera tal como soy

    -Nunca dije que Charlie no haya vuelto a hacer lo de aquella vez- dije con la mirada clavada en el suelo, como si fuera la cosa más interesante que existiera en todo el mundo. Miré de reojo a Edward y tal como me imaginé se encontraba con los ojos cerrados fuertemente y presionando el puente de su nariz como si se le fuera la vida en eso

    -¿Cuántas veces lo hizo?- dijo con la voz sumamente ronca por la ira

    -No quieres saberlo

    -¡Respóndeme!

    -No, si te lo digo irás donde Charlie… y no quiero que cometas una estupidez y mucho menos que te pase algo malo…. Recuerda que él es el jefe de policía

    -Ok… te prometo… es más, te juro que no lo iré a buscar y que no hare nada estúpido. Por favor… respóndeme

    -No puedo…

    -¿Por qué?

    -Perdí la cuenta después de 3 meses viviendo con él- dije en un susurro para que el no oyera, pero al parecer escucho cada palabra fuerte y claro ya que oí como salía de la casa dando fuertes pisadas y luego un portazo

    Salí corriendo tras él

    -¡Dijiste que no harías nada estúpido! ¡Me lo juraste!

    -Solo conduciré para no hacer algo estúpido- dicho esto se subió a su volvo y partió a toda velocidad dejando una capa de tierra tras él

    Sentí una mano en mi hombro y al girarme vi a Esme

    -Créele, él trata de alejar su furia conduciendo siempre lo hace cuando está furioso- dijo con tono dulce- mientras vuelve ¿Qué tal si vamos a comer?

    Me guió dentro de la casa y me dio un plato de comida, pero no ponía mucha atención ya que mi mente estaba concentrada en lo que Edward estuviera haciendo
  12. Me puedes pedir perdón todas las veces que quieras
    Pero de todas formas no podré olvidar
    Todos los golpes que me diste
    Todas aquellas lágrimas que mis ojos debieron botar

    Tú decías que me amabas
    Pero si realmente hubiera sido verdad
    Nunca te hubieras atrevido
    A cambiar nuestra realidad

    No conforme con golpearme
    Tus abusos seguían
    Tus inconsideraciones
    Tus maltratos me dolían

    Por más que pidas perdón
    Nunca lograras borrar
    Todas las malas experiencias
    Que con tus actitudes me hiciste pasar

    Si realmente me amaras
    Nunca me hubieras golpeado
    Nunca me hubieras levantado la voz
    Y mucho menos la mano

    Pero por sobre todo
    Jamás me hubieras dejado marchar
    Pero ya es tarde
    Ya que acá no debo estar

    Ya me marche de aquí
    Esperando una mejor vida
    Ojala hayas aprendido tu lección
    Y yo también la mía

    Ya que en la tierra
    Obviamente no esta
    Espero al fin en el cielo
    Poder el amor encontrar
  13. Porfavor no lo hagas
    se que ocurrio por un descuido
    por un error
    pero porfavor no lo hagas
    asume la responsabilidad
    no me importa que el no lo haga
    ma basta con una oportunidad
    porfavor no lo hagas
    si no me quieres
    lo entendere
    solo nueve meses te pido
    después de eso te podrás ir
    y dejarme con alguien más
    pero porfavor no lo hagas
    quiero vivir
    meresco vivir
    solo quiero una oportunidad
    solo pido nueve meses
    no me esperabas lo se
    pero igualmente llegue
    se que fui un descuido
    tal vez hasta un error
    pero solo pido una oportunidad