jajaja esta es la primera vez que tengo un blog. la verdad no se si alguien alguna vez vaya a entrar aqui pero aun asi me gusta poner lo que siento (y algo de lemon si puedo:eek:) pero en fin y para inagurar este blog los dejo esta cancion que me encanta
"sin miedo a nada" de alex ubago
Me muero por suplicarte que no te vayas, mi vida,
me muero por escucharte decir las cosas que nunca digas,
más me callo y te marchas,
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. guau no hoy puedo jurar q aunq el dia no haya sido lo mejor de todo (despues de todo es el ultimo año de la prepa y las materias se pondran perron) pero me acabab de decir q por fin voy a poder ver a mi prima despues de 5 años de no verla!!!

    mi prima crecio casi conmigo pues sus papas trabajaban y las ejaban (a la otra primita tambien) con mis abuelos y yo tambien estaba con ellos. crecimos tres años juntos y 5 años con su hermana. practicamente eran mis hermanitas pues yo soy hija unica. cuando cumplio su 4 cumpleaños ya no la vi....mis tios se empezaron a separar. lo material se arreglo rapido pero la custodia de mi primita no pues la otra pequeña no era hija biologioca de mi tio y el papeleop de adopcion se cancelo. 5 años no la he visto y la he extrañado como cuando se extraña a un familiar q se fue de viaje por un LARGO tiempo...ahopra por fin me han dejado ir a verla a la casa donde se hacen visitas familiares!!! soy tan feliz!!!!!!!! ^^
  2. y ahora no se que pensar respecto a ti, con lo facil q es obsecionarse con alguien verdad? pero ya no se ue hacer ya ni pensar se diga q decir, me haces reir, me haces fantasear con cuialquier cosa, me haces pensar en como seria si nos vieramos...
    q rara es la vida no crees? encontrarnos con un evento triste, empezar algo con tan solo un uego, profundisar mas conforme bromeamos, ¿no se siente vien tener a alguien q te entiende?
    y ahora q hare? como te dire? amigo? compañero?...o quizas algo mas?, la verdad no lo se y solo pienso en ese momento disfrutar lo q tengo a tu lado, sonriendote y mmostrandome como realemnrte soy solo esprando q tu te muestres tal y como eres
    por eso solo o lose y esperare...
  3. Soy masoquista, lo acepto, lo admito ¡lo grito si es necesario! Pero siempre será en soledad, porque no quiero que tú te enteres, porque no quiero que me mires con lastima, que seas mi amigo por compasión, porque yo no puedo evitar mirarte de otra forma, porque ese sentimiento dormido en mi corazón se hizo cada vez más grande, tanto que ya no lo pude contener. Ahora, por tu culpa si quiero ser cobarde, lloro todas las noches, pienso en ti en cada instante, preguntándome porque no puedo ser yo la que este a tu lado. Soy débil aunque siempre muestre una sonrisa en el rostro, tratando de ocultar la oscuridad de mi corazón con travesuras y risas, llorando en soledad, odiando en la oscuridad.
  4. pues nose he encontrado aqui la forma de expresar al menos lo q siento en estos momentos. la verdad q nose q es lo q pasa, ultimamente cuando estoy sola en la casa, cosa que deberia de alegrarme mucho, me pongo triste incluso me pongo a llorar por varioas horas, no tengo ganas de nada y al menos me calmo cuando estoy hablando con mis amigos aunq aun asi me dan bastante ganas de llorar. no soy emo debo de aclarar y creo q es pq estoy en periodo (cosa q tampoc me agrada y q podria explicar esto) pero la mera verdad no se q tengo, ademas las costantes peleas en la cas ay las presiones en la escuela tampoco me estan ayudando mucho
    no se si a alguien alguna vez le haya pasado esto, sea chico o choca, solo quiero sabes q demonioos tengo!
  5. Solo quiero ver esos ojos que me llevan a la locura, solo quiero sentir esos labios que me pueden hacer que flote, quiero sentir tus manos recórreme entero, porque yo se que nos pertenecemos, aunque solo sea materialista o egoísta como prefieras llamarlo. Un simple juego que empezó contigo, jamás creí que me llegaría a enamorar demasiado de ti, incluso sacrificando todo lo0 que era valioso convirtiéndote en lo mas valioso e mi existencia. A los ojos de todos seré solo algo para pasar el rato, el error que no debió de haber ocurrido esa noche helada, el juguete para calentar tu camas, pero entre nos, ¿ellos sabrán algún día las palabras de amor que me dedicas? ¿Ellos sabrán el cómo te hago gemir cada vez que nos encontramos de ese modo? ¿Ellos sabrán alguna vez lo que sentimos el uno por el otro? No claro que no, nadie lo sabrá y nadie debería de saberlo, porque esto es un error, pero un dulce y masoquista error que me gustaría compartir contigo

    Así que dime haku... ¿crees que deberíamos tener otra ronda?
  6. ¿Qué será más doloroso? ¿Ver cómo le sonríes a él? o ¿solo poder tocarte como un amigo? Quizás sean ambas porque cada vez que te veo o en el momento que mis brazos se cierran en tu cuerpo, ciento que mi corazón se quiere partir en mil pedazos y cada uno de esos cachitos es para ti y solo para ti aunque tú no lo sepas.

    Ser masoquista, porque siempre estoy a tu lado aunque solo me veas como tu mejor amigo, aunque siempre me platiques de él y yo sienta que me parta en dos no me importara, solo sonreiré y te daré consejos para que las cosas vayan mejor entre ustedes pero en mi secreta pasión me hubiera gustado que hablaras de mi con ese deseo que demuestras en cada una de tus palabras.

    Solo puedo soñar, que algún día yo pueda estar a tu lado, queriéndote y mostrándote todo el amor que siento por ti di mil y un formas diferentes, oliendo ese exquisito perfumo de tu cuerpo y perderme en la profundad de tus ojos hasta el fin del mundo, porque solo imaginare que eres mío y de nadie más, que solo los dos exitismo, que nos amamos y que daríamos el todo para ver esa felicidad en su mirada.

    Dime tu amor ¿Qué es peor? ¿Llorar por algo que nunca existió? O ¿sonreír por algo que te destroza el corazón?
  7. El amor soporta mejor la ausencia o la muerte que la duda o la traición.
    (Anónimo)

    Su mente se quedo en blanco y solo se le quedo viendo fijamente a los ojos por un momento. De todas las cosas que hubieran pasado por su mente, eso era de las últimas ideas que hubiera creído que le pudieron pasar, pero también eso era latente, cada comentario de sai, cada burla que le hacía por estar “tan bueno”.

    -¿conoces algún lugar donde nadie, absolutamente nadie, sepa dónde estamos?- pregunto el rubio sacándolo de sus pensamientos

    -hay un lugar cerca de aquí y solo hay dos personas que saben que existe- cuando vio que naruto iba a reclamar le tapo la boca con un dedo- y están paradas aquí en medio de la lluvia-

    -¡teme! Mejor vamos, necesito explicarte varias cosas- dijo empezando a caminar al auto de nuevo, pero cuando iba a medio camino, sasuke vio como su cuerpo se inclinaba en un ángulo extraño y casi caí al suelo si no fuera porque él lo sostuvo.

    -¿Qué te hicieron dobe?- pregunto preocupado al verlo desmayado

    Con mucho cuidado lo llevo hasta el auto, lo puso cómodamente en el asiento trasero y se fue rápidamente hasta la cabaña. Al menos fueron 10 minutos de recorrido hasta que por fin llegaron a una pequeña casi, de esas que describen en los cuentos de cabañas perdidas en medio del bosque, pequeña y acogedora. Estaciono el auto en un ángulo que no se viera a simple vista y llevo cargando a naru a la casa

    El lugar por dentro era bastante simple pero no dejaba de ser cómodo, una chimenea, una gran cama, un pequeño baño que se veía hasta el final, una cocina y una mesa al menos para tres personas. Con mucho cuidado dejo a Naruto en la cama y fue por unas toallas al baño. Necesitaba cercarlo y arroparlo para que no se enfermara y de paso curar la herida de su brazo. Se sentó aun lado de el y comenzó a quitarle la camisa, horrorizándose al ver las múltiples cortadas y moretones que tenia.

    -son unos…malditos bastardos- susurro con ira

    Quería hacer algo, de verdad pero se sentía tan impotente ante el hecho de no haber actuado antes de que lastimaras a su rubio. Delicadamente paso una mano sobre las heridas, sobre todo su pecho hasta llegar a la garganta donde también constato más mordidas y heridas.

    -“concéntrate, necesitas curarlo”- se dijo pero tampoco podía ignorar aquel hermoso cuerpo, aunque manchado, que tenía el kitsune

    Con su mano temblándole de ira, empezó a bajar los pantalones pero no alcanzo a hacerlo, ya que sintió como era fuertemente agarrado de las muñecas y tumbado al suelo con gran violencia. ¿Qué demonios había pasado?

    -óyeme bien uchiha, si te atreves hacerle daño al mocoso te juro que no me arrepentiré de matarte aunque sea con las manos de él- susurro de manera amenazante

    Ahora el moreno si estaba desconcertado. ¿Por qué primero naruto le decía que lo quería y luego se refería a sí mismo en tercera persona? ¿Por qué lo ataco si lo estaba ayudando? Su cabeza era un lio así que miro directamente a los ojos del rubio, en busca de respuestas en sus zafiros azules…pero vaya sorpresa se dio al ver los ojos rojos como la sangre que tenía en ese momento el rubio, y eso no era toda ya que su pupila estaba rasgada como si fuera un gato.

    -¿q-quien eres tú?- tartamudeo. ¡Eso era una locura! El sasuke Uchiha asustado por aquel que robaba sus sueños…

    -ahh, veo que tenemos a un chico listo por aquí- dijo maliciosamente mostrando una sonrisa, donde se podían ver dos grande colmillos- al menos uno de los Uchihas tener algo de cerebro-se burlo de nuevo

    -¡responde! ¡¿Quién eres tú y que hacer en el cuerpo e naruto?!- pregunto ya muy preocupado. Kyuubi bufo y se quito de encima de sasuke. El moreno se levanto mirándolo fijamente

    -bien chico listo, mi nombre es kyuubi, soy un kitsune o un zorro de nueve colas y soy el guardián de naruto- explico con un deje de molestia, sentándose en una de las sillas del comedor

    -¿y quieres que me crea esa farsa dobe?- pregunto escéptico, rodeándolo y poniéndose enfrente del. Quería constatar que lo que vio en sus ojos había sido un mero reflejo de su imaginación

    -idiota, no creo que pudiera ponerme en dos segundo lentes de contacto rojos, arrojarte como mero juguete contra el suelo cuando el cuerpo del mocoso esta tan fatigado que se desmayo…creo que todos los Uchiha son unos imbéciles- dijo mostrando una sonrisa maliciosa y sádica, incitándolo a pelear

    -¡no te atrevas a hablar mal de mi familia!- grito enojado el moreno, pero en verdad se dio cuenta de algo crucial- entonces…tu de verdad no eres naruto- susurro

    -¡bingo! Deberían de darte el premio al más estúpido- sasuke ya iba a replicar pero kyuubi siguió hablando- al parecer aun su cuerpo está muy lastimado, por lo que tendré que usar la otra apariencia- ignorando al moreno se fue de nuevo a acostarse en la cama y cerró los ojos.

    Sasuke estaba sumamente confundido, su cabeza no dejaba de darle vueltas. Con paso inseguro fue a un lado de naruto. Ahora se veía su expresión relajada y no como llego que era de puro cansancio.

    -dobe…-susurro moviéndolo un poco para despertarlo

    - yo que tu lo dejaba descansar… a menos que quieras que te golpe de nuevo- la voz provenía atrás del. Un escalofrió recorrió su columna, volteándose de inmediato a ver a quien fuera

    -lástima que no tengo mi verdadera forma, siento que me veo menos amenazante- parecía que el humor negro de kyuubi nunca se acababa. Sasuke se quedo viendo a aquel joven de cabellera naranja, sonrisa afilada y ojos rojos y rasgados. Al parecer iba vestido con ¿un traje al estilo pachuco? Pero se notaba que le gustaba el rojo…o el color de la sangre ya que su camisa eran de ese color con pantalones y saco naranjas

    -¿esa es tu otra apariencia?- pregunto mirándolo de arriba abajo

    -sí, aunque solo la uso en ocasiones necesarias y solo cuando el mocoso me deja ver a alguien más- respondió yendo a la chimenea-¿Por qué no haces algo útil y prendes la fogata?- ordeno señalándola

    -¿Por qué no la prendes tu si ya tienes un cuerpo propio?- pregunto enojado el moreno ¿Quién se creía que era? ¿Su jefe?

    -imbécil, puede que tenga apariencia pero no puedo tocar muchas cosas materiales y si no quieres que tu adorado rubio se resfrié mejor haz lo que digo sin rechistar- ordeno

    En ese punto el kyuubi tenía razón, así que sin más prendió la fogata. El ambiente subió un poco mas de temperatura haciendo cómoda la estancia. El pelinaranja fue a sentarse de nuevo en las sillas y fue seguido por Sasuke.

    -bien, naruto está muy cansado así que ere yo quien te explique todo lo que paso en esta última semana y un plan de acción contra os bastardos que hicieron esto- dijo poniéndose muy serio. Sasuke se seto enfrente del, más interesado que nunca…

    De verdad que sentía que el cuerpo estaba más relajado, ya no sentía ese cansancio que había tenido desde la noche que llego al burdel. Lentamente empezó a abrir los ojos. Se encontraba muy cómodo en una enorme cama y muy calientito. Cuando se iba a poner de pie oyó voces que reconoció instante así que decidió hacerse el dormido para saber de qué platicaban

    -si eres tan poderoso y toda la cosa ¿Por qué estas con naruto?- reconoció la voz del moreno. Esa pregunta se le había hecho tantas veces pero kyuubi nunca se la respondía

    -eso debería de ser algo que no te incumba uchiha…pero viendo las circunstancias en las que nos encontramos te lo diré…- hizo una pausa. Naruto estaba impresionado ¡eso no había querido decírselo a él y venia sasuke y se lo decía de buena gana! La vida no es justa

    -¿y bien?- apremio sasuke

    -como has de saber, el chico perdió a sus padres cuando solo tenía 5 años, no había nadie que lo cuidara excepto un anciano llamado sarutobi. Él fue quien le dio el departamento en el que ahora vivimos, de hecho fue un golpe de suerte conocerlos a ustedes, ya que desde que naruto te conoció no ha estado tan solo como se tenía previsto, pero aun seguía siendo un mocoso sin nadie quien lo cuidara y fue por so que una noche cuando regresaba de tu casa fue atacado por dos hombres que lo intentaron violar…- otra pausa, mas tensión se podía sentir

    -“ya no me acordaba de eso”- pensó el rubio, quizás esa fue lo que ocasiono que kyuubi se uniera él, pero espero a continuación de la historia

    -mi participación en todo esto se remonta desde mucho antes de esto. Has de saber que los niños pequeños pueden ver cosas ¿no? Naruto me vio una vez, incluso me hablo cosa que la verdad me dejo sorprendido; ningún ser humano se había acercado tanto para hablarme por mi aspecto y venia ese niño hiperactivo y saludaba, m dejo muy desconcertado, así que decidí seguirlo para ver cómo era o si solo eran imaginaciones mías. Así pasaron los años hasta que esos bastardos lo intentaron. Corrió hasta casi su casa pero no llego y se escondió dentro de un basurero- el rubio oyó el sonido de una silla que se movía y se quedo mas quieto. Pasos que se alejaban y se movían constantemente lo ponían nervioso

    -¿lo salvaste?- la voz de sasuke se oía ansiosa…y eso hizo que el corazón de naruto diera un vuelco, ya que demostraba que se preocupaba por el

    -hicimos un pacto: el me dejaba estar en su cuerpo y yo lo protegía así de simple. Obviamente que acepto. Lo que me alegra es que yo no dejo huellas digitales en los cuerpos así no pudieron identificar al asesino de esos bastardos- Naru ya se podía imaginar la sonrisa sádica que tenia kyuubi

    -¿haces lo mismo cada vez…?- las ansias hicieron reír a carcajadas al zorro

    -lastimosamente naruto me lo prohibió y solo los dejo inconscientes…además, el mocoso nunca me perdonaría si te hiciera algo a ti. Esa es la explicación- concluyo.

    Después de haber oído la conversación, el rubio se sentía ¿feliz? ¿Tranquilizado? Quizás muchas cosas que no sabía cómo definirlas exactamente pero se sentía bien y eso le gustaba. Se empezó a levantar con cuidado noto que no tenía ropas y que sus heridas están curadas.

    -¿Cuánto tiempo me dormí?- pregunto al aire.

    -más o menos dos horas- respondió el uchiha acercándosele y acomodándose a su lado

    -creíamos que tardarías mas en reponerte mocoso, al menos esta vez no tardaste tanto- respondió burlonamente kyuubi, sentado en frente de la chimenea y con su típica sonrisa sádica

    -hubiera tardado menos si no hubieras tratado de salir en este tiempo- reclamo el rubio con molestia pero luego vio que sasuke podía ver a kyuubi- ¿desde hace cuento que estas afuera?- pregunto

    -desde que llegamos a este lugar mas o menos- respondió sasuke acariciando los cabellos del rubio

    -bueno no tengo nada más entretenido que hacer así que espero que las cosas resulten como las dijimos o me las pagaras caro uchiha- amenazo kyuubi antes de desaparecer de la nada

    -¿siempre es así de amargado?- pregunto sarcástico Sasuke mirando fijamente a Naru

    -se podría decir que estaba de buenas, aunque creo que los dos se llevan bien- contesto naruto. Sasuke esbozo una sonrisa y abrazo con ternura a naruto- sasu...yo-

    -ahora no naruto, debes descansar mas- apremio el uchiha con una mini sonrisa.

    El rubio no le quedo más que hacer así que se acorruco de nuevo en los cojines aun lado del uchiha. Este le empezó a acariciar los cabellos y la espalda con suavidad haciendo que Naru se quedara dormido al poco tiempo.

    De nuevo se empezó a despertar poco a poco. Somnoliento se levanto de la cama, constatando que no había nadie. Cuando vio a un lado encontró una silla donde había una playera ligera y unos bóxers negros. Cuando termino de ponerse la ropa busco con la vista a sasuke pero al no encontrarlo empezó a recorrer todo el lugar, pero sin éxito.

    -y ahora ¿A dónde se fue?- se pregunto en voz alta

    -mejor busca atrás de ti-susurro alguien a su oído, sintiendo como unos brazos lo envolvían por la cintura

    -teme, ¿Dónde andabas?- pregunto sonriente el rubio

    -pues solo haciendo unas llamadas- contesto simplemente. Naruto quiso preguntar pero no pudo

    Un fuerte golpe se escucho en la puerta que fue derribada al instante. Varios hombres enmascarados entraron corriendo. Naruto pudo sentir como es que sasuke lo soltaba siendo sustituido sus brazos por los brazos de aquellos hombres. Apenas y pudo oponer fuerza cuando le dieron aquel golpe en el estomago y en la cara, dejándolo desconcertado. Lo estrellaron contra el suelo mientras lo ataban de las manos.

    -con que aquí te escondías naruto-kun- reconocería esa voz silbadora como víbora en cualquier lugar.- es bueno saber que se tiene el apoyo de los uchiha en ocasiones- respondió

    Naruto vio horrorizado como es que aquella maldita serpiente le sonreía cómplice a sasuke y este…este no hacía nada más que ver al rubio ser sometido con una seriedad mortal en su rostro y aun lado de él se encontraba Itachi, que lo veía con una expresión de pena y de disculpa, pero no era a él a quien quería ver esa expresión. Sintió como un enorme peso le caí encima.

    -“te dije que los Uchiha no son de confiar”-recalco Kyuuubi en ese momento, pero era lo que menos le importaba. Lo había vendido, lo había traicionado… ¡le había jurado amor y así le pagaba!

    -¡eres un maldito desgraciado sasuke!- no pudo seguir insultándolo mas ya que una mordaza le tapo la boca y sus pies también fueron atados

    -¿sabes? Mis clientes te están esperando ansiosamente naruto-kun pero también esperan a gaara-chan así que espero que nos digas en donde se encuentra- dijo viéndolo detenidamente pero el rubio solo movió la cabeza negativamente- bien, llévenselo- ordeno

    En el acto los hombres lo cargaron hasta sacarlo de la casa. El rubio vio como es que Orochimaru se quedaba hablando con Itachi y este ponía una expresión relajada ante unas palabras, pero lo que mas le dolió fue ver a sasuke mirarlo sin ninguna emoción evidente. La cajuela se cerro de un portazo, eliminando así la poca luz que había en ese momento de crepúsculo en el cielo

    -tenias razón kyuubi, los Uchiha no son de confiar- respondió amargamente Naruto
  8. "El deseo nos fuerza a amar lo que nos hará sufrir.”
    Proust

    -“¿estás seguro que ese bastardo llegara?”-pregunto expectante kyuubi mirando la calle en busca de cualquier persona que tuviera pinta de enemigo. Al parecer, por no tener un cuerpo propio y estar ligado a la mente y espíritu del rubio, solo este podía verlo, claro otros también podían ver al zorro en su forma “humana” cuando así lo quería Naruto.

    -eso espero o si no estaremos fritos- respondió jadeando en busca de aire.

    Naruto vio preocupado a su amigo gaara, quien estaba en verdad muy mal de apariencia. Su cabello rojo estaba mojado por la repentina lluvia que estaba cayendo, sus mejillas pálidas con un sonrojo bastante pronunciado a causa de la temperatura y el refriado que lo estaban atacando, sus ojos aguamarina estaban entrecerrados y parecía que estaba casi inconsciente

    -“si no hacemos algo pronto quedara inconsciente”- observo kyuubi mirándolos detenidamente

    El rubio solo apretó fuerte sus puños, combinando así el agua con la sangre de sus heridas. No podía dejar que alguien más saliera lastimado por su culpa en tratar de ayudarlo a escapar de ese lugar…quizás también había sido mala idea decirle a Sasuke que fuera por él; pero es que no pudo evitarlo

    -“fue buena idea pedir ayuda pero el problema es a quien le pedimos ayuda”- el chico pelinaraja le respondió el pensamiento con una mueca de fastidio- “recuerda que su hermano es la mano derecha de esos bastardos y por ende tiene bastantes posibilidades de traicionarnos”-

    -el teme puede ser todo pero menos traicionero- le gruño por la falta de confianza que tenia sobre sasuke.

    -solo espero que ahora si nos podamos deshacer de ellos-contesto mirando de nuevo a la calle

    El rubio solo suspiro, recargando a su amigo en la pared para que descansara. Oyó un leve “gracias” y se quedo dormido con la respiración agitada. ¿Cómo demonios había descubierto su plan los muy bastardos? Nadie, aparte de gaara, sabía lo que estaban planeando y que de alguna forma pudieron hacer: escapar de aquel “lugar”. Aun recordaba con incredulidad y algo de alegría cuando conoció a su amigo

    ***FLASHBACK***
    Después de quedarse colgado y las lagrimas ya se le había terminado, la puerta nuevamente se abrió lentamente. Naruto se tenso pensando en que otra vez lo violarían, pero en cambio vio aparecer a un chico que podría y/o tendría su edad, cabellera roja deslumbrante, unos ojos aguamarina que se le notaban el cansancio y la tristeza por las pronunciadas ojeras que tenia y un peculiar kanji en su frente con la palabra “amor”

    -¿Quién eres tú?- pregunto rápidamente el rubio

    -no te preocupes, te ayudare- contesto sencillamente sin poder detectar mucha emoción en su voz.

    Se acerco hasta naruto y con el mismo puñal que habían usado para maltratar al chico, corto las sogas. Su cuerpo cayó como peso muerto por el cansancio que sentía. Con mucho cuidado el nuevo lo cargaba y lo llevaba a una puerta que no había notado al entrar. Cuando estuvieron adentro se fijo que era un lujoso baño con una enorme tina y un montón de cosas, muy parecido a un hotel de 5 estrellas. Dejo al rubio recargado en la pared mientras que el pelirrojo habría la llave de la tina y empezaba a preparar el baño

    -¿Por qué me estas ayudando?- pregunto curioso

    -no me gusta mucho como tratan a los nuevos, pero a ti parece que te tiene un cariño especial- contesto ahora se podía ver un poco de amargo sarcasmo en su voz

    -¡rayos! Esos son unos lunáticos que deberían meterle las palizas de sus vidas cada vez que piensan en esto- murmuro. De reojo observo cómo es que el nuevo mostraba una muy mini sonrisa.

    Cuando el baño estuvo listo lo ayudo a meterse en la tina. Cuando el agua hizo contacto con su piel y trasero lastimados, sintió que algo le quemaba y dolió de verdad, soltando una maldición por lo bajo. En todo el tiempo que duro el baño no se dirigieron la palabra pero era un silencio cómodo que disfrutaban de verdad. El pelirrojo le ayudo limpiando todas las heridas, curando las mientras que el rubio se dejaba hacer, ya que no tenía muchas fuerzas para hacer algo. Cuando el baño termino de nuevo le ayudo a pararse y a secarse. Cuando salieron del baño, la habitación estaba como nueva, no se notaba que acababan de violar a alguien ahí. Con mucho cuidado dejo a naruto acostado boca abajo.

    -tengo que curarte eso- dijo señalando su trasero. Naruto se sonrojo un poco pero asedio.

    El rubio pudo ver que del mismo buro de hace rato sacaba un tarrito, pero prefirió no seguir viendo ya que no quería recordar demasiado lo que había pasado la ultima hora. Con movimientos lentos el pelirrojo fue introduciendo un poco de bálsamo en el ano del chico y con movimientos lentos le fue untando en todas las paredes que alcanzaba. Después de un rato de estar tenso por aquella acción, sintió como los dedos salían de su trasero. Lentamente fue doblándose hasta que quedo sentado enfrente del chico pelirrojo

    -¿Cómo te llamas?- pregunto curioso

    -sobakku no gaara- respondió mirándolo fijamente

    -Naruto Uzumaki…y ¿Cómo terminaste en este sitio?- pregunto, sentía que con el podía hablar sin temor a ser traicionado

    -trabajaba como ayudante de un contador en los restaurantes de esos…malditos- murmuro con enojo apretando los puños- pero un día fue su “socio” a ver qué tal se hacían las cosas en las oficinas de los restaurantes. Lo último que supe fue que estaba en este burdel para millonarios y que era el juguete sexual de unos de los tantos clientes frecuentes de esos imbéciles- explico. Su voz sonaba parca sin emoción

    -¡te paso casi lo mismo que a mí!- exclamo entre entusiasmado y triste el rubio

    -a casi todos los que estamos aquí les ha pasado igual- contesto mirando la puerta fijamente

    -¿sabes en que zona de la ciudad estamos?- pregunto, mientras sentía como es que kyuubi empezaba a idear un plan

    -casi a las afueras de la ciudad, en los barrios menos agraciados- respondió mirando la cara de seriedad que mostraba el rubio.

    -¿así que en los barrios bajos? Bien esto será difícil…-

    -“y mas porque no sabemos mucho de estas calles”- opino el zorro igualmente serio

    -debemos encontrar a alguien que también vaya hasta la zona de mi casa o al menos pase por el restaurante y pedir ayuda a alguien- susurro

    -“el problema ahora es ¿a quién se la pedimos? Todos los que están aquí son clientes frecuentes de esos bastardos y no creo que vayan a querer dejar todos sus placeres- respondió escéptico

    -¡maldición! Tiene que haber alguien- gruño estrujando las sabanas

    -¿quieres escapar?- pregunto incrédulo gaara. Naruto alzo la mirada, ya se había olvidado que el estaba ahí.

    -¡obvio! No pienso quedarme sentado de brazos cruzados mirando como esos imbéciles usan mi cuerpo a su antojo.- respondió inflando una de sus mejillas

    -estas más loco de lo que imagine- murmuro gaara mirando para otro lado. Naru solo lo miro sorprendido un momento

    -tú ya te resignaste a estar aquí ¿verdad?- pregunto un tanto incrédulo

    -ellos tienen más poder de lo que te imaginas ¿Qué ganaría yo resistiéndome a ellos? Solo que me maten a mí y a mis hermanos- contesto viéndolo fijamente, en el tono podría ponerse un “¿no es obvio?”

    -tú sabes lo que se siente que te traten de obligar a algo que no quieres hacer, pero yo he vivido eso muchas veces y te puedo asegurar que si no fuera por un amigo muy cercano a mi yo hubiera llegado a este lugar hace mucho tiempo, pero tampoco quiero estar aquí no saber nada de mis amigos y…a la persona que quiero le tengo que decir todavía muchas cosa…por eso quiero salirme de este maldito lugar cueste lo que cuete-termino de dar la explicación con sus ojos llameándole vehemencia y seriedad

    Gaara se le quedo viendo un momento. Ese chico parecía que hablaba como un adulto en vez de un adolecente hiperactivo que había visto y eso le impresiono mucho ya que ni el mismo había tenido las agallas de poder enfrentársele a Orochimaru y Madara y venia ese rubio y se las refrescaba.

    -¿estás conmigo?- pregunto extendiéndole la mano

    -si- contesto estrechándosela. Naruto mostro una enorme sonrisa zorruna- si te ayuda en algo yo conozco esta zona, solía trabajar aquí cerca y la universidad a la que nos mandan no queda muy lejos de aquí- comento

    Naruto esbozo una sonrisa muy sincera. Sabía que ya tenía a alguien en quien confiar y que de seguro se escaparía con el si tenían la oportunidad. Se quedaron hablando un buen rato hasta que se percataron que ya era muy tarde. Cuando salió de la habitación del rubio, gaara pidió que él no fuera a buscarlo y que el siempre seria quien lo fuera a buscar. Después de que cerró la puerta el rubio se dejo caer en la almohada y se quedo inmediatamente dormido.

    Ese fue el primer día que paso en ese lugar, cuando lo despertaron temprano al día siguiente fue para llevarlos, a gaara, a un chico llamado lee, y a alguien que ya había oído hablar en el restaurante, Deidara, a la universidad. Fue una sorpresa al ver el gran edificio enfrente de sus ojos, pero para su desgracia noto que siempre eran vigilados con una cámara de seguridad y que el “tutor” del salón no era nada más ni nada menos que el maldito de Kabuto.

    Así paso al menos una semana, en la cuela, estudiaba de día y servía de “calienta camas” ya que desde que llego al burdel ese era bastante solicitado por los clientes frecuentes de Orochimaru. También se arrepintió de no haberle hecho caso a gaara cuando le pidió que él no lo fuera a buscar porque cuando eso ocurrió lo encontró siendo salvajemente penetrado por otro chico de cabello rojizo pero sus ojos eran muy diferentes, casi sin expresión. Un día después de que casi creía que no podría librarse de su condena la suerte le sonrío…

    ***FIN FLASHBACK***
    -“necesitamos llevarlo a algún lugar donde no lo encuentran, además de que está haciendo un retraso para irnos a reunir con el Uchiha. Reclamo kyuubi, regresando a la actualidad al rubio

    -estamos ya casi cerca de la zona centro conozco a alguien- dijo naruto cargando de nuevo a su amigo pelirrojo.

    La lluvia no dejaba de azotar contra las calles y parecía que esta no se iba a detener. Después de un rato caminando llegaron a una pequeña casa que parecía más bien museo porque desde las puertas se podían apreciar unas paredes inferiores hechas de puro vidrio dejando ver una gran galería de pinturas. Toco repetidas veces como si la vida se le fuera en ello. La puerta se abrió automáticamente déjanoslo pasar. Sai estaba en la segunda puerta con semblante preocupado y sorprendido

    -¿naruto? ¿Qué haces aquí? ¿Qué te paso? Y ¿quién es él?- pregunto mirando a gaara y ayudando a naruto a cargarlo.

    -es un amigo sai y no tengo tiempo para explicártelo todo ahora. Cuídalo por favor, quizás cuando despierte te contara parte de la historia, tengo que irme.

    -espera, todos hemos estado preocupados por ti en estos días ¿Por qué te fuiste?- pregunto tristemente pero la cara de enojo y tristeza que puso naruto le confirmo que él no quería irse

    -créeme, es algo que yo no decidí y gaara te puede explicar mejor en la situación en la que nos encontrábamos

    -“mocos, deja de hablar y apúrate que se te hace tarde”- apremio Kyuuubi

    -me tengo que ir sai, en serio cuídalo esta algo delicado, le dispararon…-

    -¡¿Qué?!- grito sorprendido el moreno volteando a ver al chico inconsciente, quien descansaba en un pequeño sillón

    -en serio ahora no tengo tiempo el te lo explicara mejor- y sin más salió corriendo de la casa del pintor con el alma que se llevaba el diablo

    Corrió por las calles de la ciudad de Konoha, esperando y rogando a Kami-sama que ninguno de los secuaces de sus captores lo viera o seria su fin. Sus pasos resonaban en cada charco que había en el suelo y sus ropas estaban muy empapadas, sentía todo su cuerpo entumido y los dientes empezaban a castañearle. De repente sintió que era seguido por alguien. Apresuro aun mas su paso.

    Cruzo la calle sin siquiera mirar por donde iba…grave error

    Un BMW se atravesó en su camino y no lo atropello fue porque el conductor freno a tiempo y el rubio salto para atrás, cayendo de espalda en uno de los puntos donde todavía le dolía de la noche anterior.

    -¿naruto?- pregunto alguien

    Al mirar de frente se encontró con la mirada incrédula y preocupada del uchiha menor, pero no tuvo tiempo de decir mucho ya que oyo de nuevo que alguien le seguía

    -¡vámonos de aquí!- exclamo parándose de un salto y metiéndose rápidamente al auto

    Sasuke no lo dudo por un momento y también subió al auto, arrancándolo y saliendo rápidamente de aquel lugar. Al menos condujo por unos 20 minutos hasta la carretera y llegar a un paramo desalojado, muy cerca del bosque. Cuando por fin paro el auto se encaro con el rubio.

    -¿y bien? ¿se puede saber para que era tu “urgente llamada”?- pregunto irritado el moreno ¿tenía derecho no? El se había ido sin avisarle

    -estoy en problemas…-susurro pero el moreno no le dejo continuar

    -¿Qué clase de problemas están metidos tu novio y tú? Para que sepas de una vez no ayudare a ese infeliz y tampoco debería de ayudarte a ti- un trueno resonó después de esa última oración

    -¿mi novio y yo? ¿Crees que eso he estado haciendo en la última semana?- pregunto molesto Naruto…!como demonios le decía eso si ni siquiera le había dejado explicarse¡

    -¿no fue él quien te cambio de universidad? Además tampoco dijiste nada cuando te cambiaste de trabajo, lo más seguro que fue por el- dijo fríamente el uchiha

    -¡¿y a ti que te importaría si tuviera a alguien así?!- pregunto sumamente molesto el rubio saliendo de un salto del coche

    Sasuke lo siguió y le agarro por el brazo, al hacerlo Naruto hizo una mueca de dolor, le había sujetado donde en una de las ocasiones le enterraron el puñal y la herida no estaba totalmente sanada. Intento zafarse del agarre pero cada vez que forcejeaba sentía que la herida se abría de nuevo. Al fin el moreno logro levantar el brazo por encima de su cabeza y al hacerlo noto una pequeña mancha negra caer. Miro esa extraña sustancio oscura buscando su origen hasta que encontró el fino hilo que escurría desde el codo hasta los dedos del rubio

    -¿Qué…que te hicieron?- pregunto preocupado al ver los diferentes moretones que tenía el todo el brazo moreno-¿Quién te hizo esto?- pregunto ahora enojado pero naruto se zafo de un movimiento

    -¿ahora cambias de parecer? ¿Qué te importa lo que hagamos mi “novio y yo”?- pregunto con un humor negro. Daba gracias al cielo de que todavía siguiera lloviendo porque no quería que sasuke viera las lágrimas escurrir por sus mejillas

    -¡porque eso es de alguien que no te quiere! No deberían tratarse así…yo no te trataría así- susurro

    Los dos quedaron en un silencio cargado de significado. El rubio por la sopresa y el moreno porla decepción; quizás ya fuere muy tarde para decirle cuanto lo quería pero era la verdad. Decidido, a que quizás esta fuese su última oportunidad de verlo y decirle, levanto la mirada del suelo y junto de improvisto sus labios con los del rubio; este al principio se sorprendió mucho de aquel acto pero de manera casi instantánea le contesto

    Al principio fue lento, explorando por primera vez aquellos labios que solo había podido probar en sueños. Sasuke delineo con la punta de la lengua el labio inferior del rubio, pidiendo permiso para entrar siendo concedido casi al instante. Después de ese momento la pasión tomo el primer lugar, volviendo el beso en uno más apasionado, necesitado de la participación de los dos. Exploraban sus bocas como si no hubiera mañana, como si el mundo se les fuera a abrir debajo de sus pies y tragarse a aquel que ahora estaban demostrando su cariño. La bendita falta de aire hizo su aparición haciendo que los dos chicos se separaran pero se quedaron mirándose fijamente

    -teme, no estoy con nadie y si estuviera con alguien seria contigo- respondió mostrando una leve sonrisa

    -me gusta escuchar eso y de todos modos en el momento que me hubieras dicho su nombre hubiera ido y le daría la paliza de su vida por alejarte de todos de esa manera- amenazo mostrando esa sonrisa prepotente.

    - me temo que eso es algo que yo todavía puedo hacer…y por eso necesito tu ayuda- dijo seriamente- no me vas a creer, pero fui secuestrado- soltó
  9. bueno este es el capi dos asi q espero q lo disfruten
    adevertencia: en este capi contiene violacion. a las personas que no les guste estegenero abstenerse de leerlo


    "Quiereme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite."
    Dr. jeckyll

    -“tu cuerpo aun esta débil y aun mas tu mente…”- el tono era lúgubre, no presagiando nada bueno-“no puedo salir y en la situación que estamos…-

    -“así que no tenemos opción ¿he?”- susurro naruto con mucha pesadumbre

    -“la única posibilidad de matarlo es cuando te desaten”-contesto kyuubi muy serio y momentos después puso su tan característica sonrisa sádica-“me encantaría ver su sangre correr por…”-

    -“eso está fuera de discusión” su voz era dura pero aun seguía siendo triste. Se removió en aquel reducido espacio tratando en vano de zafarse de las cuerdas-“por mucho que quiera matarlos no podemos, ¿recuerdas que son importantes empresarios?- pregunto entre sarcasmo y enojo

    -“para mí solo son unos asquerosos humanos, si tuviera mi verdadera forma ya lo habría hecho pagar”-confirmo el zorro

    Antes de que el rubio pudiera replicar, la camioneta paro de golpe haciendo que Naru se golpeara la espalda con un tuvo que tenia a un lado soltando un quejido pero siendo acallado por la maldita mordaza que tenia. Oyó como alguien bajaba y otras personas más se unían al peliblanco. Cuando abrieron el portaequipajes y el rubio le lanzo una mirada de odio a kabuto, se dio cuenta de que este estaba acompañado por otras dos personas pero estas no se les podía ver el rostro ya que traian unas extrañas mascaras y unas gabardinas negras. Sacaron a naruto a rastras del maletero y lo sostuvieron enfrente de kabuto.

    -he aquí tu nuevo hogar- dijo con una sonrisa de superioridad. El rubio se removió tratando de escapar pero fue controlado con un golpe al estomago- llévenselo, esta noche hará un debut estelar-

    Los otros dos se lo llevaron arrastrando. Sentía todo su cuerpo pesado y muy fatigado, ya no podía oponer mucha resistencia y la pelea de kyuubi por salir lo había dejado agotado. Lo llevaron hasta una habitación apenas iluminada donde se podía ver una gran cama y un pequeño buro a un lado. Lo llevaron hasta ella, donde lo pusieron de rodillas y le alzaron los brazos, le quitaron toda la ropa dejando su cuerpo desnudo. Cuando los sujetos terminaron su trabajo salieron rápidamente de la habitación pero para disgusto y enojo del rubio entro Orochimaru

    -debo de admitir que Madara tiene buen gusto en elegir a sus empleados- susurro acercándose al cuerpo de naruto. Paso levemente la mano por la hombría del chico, sacándole un jadeo. De un jalón le quito la mordaza.

    -¡¿Dónde rayos estoy?!- exigió en un grito tratando de moverse pero solo se hacía más daño en las muñecas

    - en mi nuevo negocio, por supuesto. Y como siempre madara ha sido un proveedor muy bueno- dijo mostrando esa sonrisa maligna en su pálido rostro.

    -¡bastardos!- palideciendo cuando entendió lo que decía la serpiente

    -llámanos como quieras, pero de ahora en adelante vivirás aquí, claro que terminaras los estudio en tu universidad pero lamentablemente ya no podrás estar con nadie mas- su mano fue deslizándose por todo el cuerpo del rubio, este trataba de separarse pero cuando lo hacía aquella serpiente enterraba sus uñas en el pecho del muchacho

    -¡suéltame maldito!- jadeo el rubio, pero las uñas se siguieron clavando hasta que la sangre empezó a bajar en fino hilos sobre aquel bronceado pecho

    -esta noche será especial y por tal será un espectáculo privado. Me encantara oír tus gritos- dijo lamiéndose la sangre.

    Con esto se fue a sentar a un sillón que estaba en una parte alejada de aquella sala. Naruto jadeo apretando con fuerza sus ataduras. Quería salir corriendo, quería liberar a kyuubi para que le diera su merecido a ese ser tan despreciable, pero su cuerpo no respondía.

    De la entrada entraron los mismos sujetos que hace rato pero en esta ocasión solo portaban las mascaras, una de gato y otra de perro, y lo que parecía ser una toalla y nada más. Con pasos lentos se acercaron al rubio, el de mascara de gato llego primero con naruto, agarrándole el mentón haciéndolos levantar la vista y lo beso con fuerza, sacándole un quejido cuando sintió que su labio era mordido hasta sacarle la sangre, mientras que el de mascara de perro se colocaba atrás del empezando a lamer o más bien a morder con fuerza su cuello, bajando por los hombros y empezando a apretar fuertemente los pezones del rubio. Naruto saco un fuerte gemido de dolor, todo lo que le hacían le dolía de sobremanera tanto física como mentalmente. Sintió como los dos sujetos empezaban a morder su cuello, uno bajando por el hombro enterrando los dientes y sacándole sangre mientras que el de atrás manoseaba descaradamente los glúteos del rubio.

    -¡maldición suéltenme!- grito de impotencia removiéndose en la cama, pero las cuerdas se apretaron mas en sus muñecas

    Ninguno hizo caso y siguieron manoseando el cuerpo del pequeño. El gato empezó a morder duramente los pezones del rubio sacándole gritos y gemidos de dolor a este mientras que el perro rasguñaba con fuerza la espalda morena, empezando a sacar pequeños hilos de sangre que bajaban por los hombros y espalda. Del buro de alado, uno de los sujetos, más específicos el gato, saco un pequeño pero atemorizante puñal de plata. Lentamente el gato lo paso por la mejilla del rubio quien trago duro al verlo.

    -no lo hagas…- susurro viendo fijamente el resplandor que tenia

    -“concéntrate en mi naruto”- dijo de repente kyuubi. Fue una suerte en ese momento ya que si no fuera por el, el pequeño grito que solto el rubio al sentir la frialdad de aquel objeto lo hubiera sido mucho más fuerte

    -“no creo poder resistir”-le contesto el rubio sintiendo de nuevo como era cortado pero solo sacando un jadeo casi inaudible.

    -“escúchame, aquel bastardo solo quiere verte gritar y suplicar…-

    -“y lo está consiguiendo”-contesto revolviéndose ante una nueva mordida en su hombro

    -“ahora no podemos hacer mucho, tienes que soportarlo niño hasta que se nos ocurra como salir de esta”- la voz de kyuubi desapareció cuando sintió algo…

    -eres más fuerte y obstinado de lo que pensaba, Naruto-kun- alano Orochimaru con una copa en su mano.

    Y tenía razón, ya que no cualquiera no gritaría cuando le metían de una sola estocada, sin preparar ni lubricante ni nada, un gran pene en aquella virginal entrada. El rubio mordió muy fuertemente su labio para no gritar, no quiera darle aquella satisfacción a aquel bastardo y fue tan grande la presión que otro hilo de sangre escurrió por sus labios. Las embestidas eran fuertes y salvajes mientras que el gato mordía y manoseaba el pene del rubio sin ninguna delicadeza, causándole más dolor al rubio. Aunque no gritara sacaba pequeños jadeos, lágrimas de impotencia y dolor bajaban de sus ojos siendo mescladas con la sangre que escurría de su boca. Estrujaba con fuerza a las amarras de sus muñecas, enterrando las uñas y apretando los pies para no soltar ningún sonido.

    -métansela los dos- ordeno el jefe de aquel espectáculo.

    Naruto abrió grandemente los ojos ante esa orden pero no pudo decir nada, solo soltar un lastimero gemido cuando sintió que otro miembro entraba en su ya lastimado trasero. La sangre y pre-semen se deslizaban entre sus muslos manchando las sabanas y piernas de sus ocupantes, el sudor y los gemidos de placer por aquellos dos que violaban salvajemente a aquel chico q se podían escuchar por toda la habitación mientras que Naruto hacia acopio de todas sus fuerzas e incluso las de kyuubi para no gritar, pedir piedad y echarse a llorar por aquel profano acto que le estaban haciendo. Con una última estocada, sus violadores terminaron dentro del él, causándole un dolor insufrible, salieron sin ninguna delicadeza rasgando las paredes de su ano y así como entraron salieron de la habitación

    -veo que eres una presa difícil de domesticar- hablo el sujeto culpable de aquel sufrimiento del rubio

    Su cuerpo sucio y fatigado se balanceaba de lado solo siendo sostenido por las cuerdas pero levanto su cabeza mostrando una sonrisa zorruna- ni en tus sueños sucumbiré ante ti- juro

    -apostaremos de eso- y sin más salió de la habitación

    Ya solo, la sonrisa que había puesto desapareció dejando paso a unas lagrimas silenciosas. ¿Cómo demonios iba a mantener esa promesa cuando se sentía el ser más despreciable del universo? ¿Cómo podría salir victorioso de esa situación cuando estaba a merced de unos ninfómanos?

    -“hemos salido de muchas y esta no será la excepción chico”-aseguro kyuubi, apoyándolo de una manera indirecta.
    ***************************************************

    -dinos que estas mintiendo- pidieron tres personas a la vez

    -no tengo que darles más explicaciones pero es verdad, naruto acepto la oferta de trabajo que le ofreció mi socio, ahora pónganse todos a trabajar que ya es hora de abrir- contesto Madara saliendo de la concina.

    -¡eso no puede ser verdad!- grito enfadada sakura

    -si lo dijo el ciego debe de ser verdad- respondió cabizbajo sai.

    -bueno ya lo oyeron, pongámonos a trabajar- ordeno sasuke

    -se nota la frialdad que tienes bastardo, Naru-lindo se fue y parece que ni te molestara- observo enojado el moreno. Sasuke lo volteo a ver con bastante frialdad

    -lo que haga ese dobe me tiene sin cuidado y estamos aquí para trabajar no para estar hablando de ese idiota- respondió fría y duramente

    Los demás se alejaron con un suspiro triste al saber que su amigo rubio ya no estaría con ellos. Pero sasuke casi rompe el plato que sostenía las dos manos al repasar las palabras que había pronunciado y que ahora le quemaban como fuego en la boca. ¿Por qué demonios no podía decir a los cuatro vientos cuanto le dolía que el dobe se hubiera ido? ¿Por qué no le pudo por lo menos pedir o en el mejor de los casos, suplicar que no se fuera o que lo llevara con él a menos? La respuesta era simple: era un maldito arrogante y sobre todo cobarde, nunca, en público; admitiría que amaba a Naruto y cobarde porque al no admitirlo ya lo había perdido

    -dobe…-susurro tristemente seguro que nadie lo escuchaba

    Una idea se le cruzo en la mente, como un rayo de esperanza ¡estudiaban juntos en la universidad! Podría ir hoy y preguntarle o más bien regañarle, el porqué se había ido sin decirle nada. Sí, eso haría le pediría una muy buena explicación. Con ese pensamiento y esa nueva determinación espero hasta que la hora de trabajo terminara, cosa que se le hizo muy eterna y cuando por fin termino se subió de un jalón a su convertible y salió disparado hasta la universidad.

    El edificio era alto, y muy pero muy ancho, con bastantes salones y áreas recreativas para todo el personal y no está de más decir que era una de las escuelas más prestigiosas de todo Konoha, pero nada de eso importa ahora. Un convertible BMW atravesó como un rayo el estacionamiento. Sasuke salió rápidamente de su asiento y se dirigió a su salón, en busca de aquel rubio que tanto amaba, pero no lo encontró. Cada vez más desesperado busco en cada salón en que los dos o el rubio tomaban clases pero en ninguno de ellos lo encontró. Ya muy frustrado se dirigió a la sala de información aun lado de la dirección. Al entrar se encontró con la secretaria, shizune, una chica linda de cabello oscuro y amable sonrisa

    -sauske-kun ¿Qué te trae por aquí?- pregunto con amabilidad al verlo entrar

    -¿no sabes algo de Naruto?- pregunto directamente pero antes de que la morena contestara la directora tsunade salió de su oficina con expresión seria

    -naruto solicito su cambio a otra escuela fuera de la ciudad- respondió entre seria y triste. Todos sabían que Naruto hacia perder la paciencia a la directora pero a la vez era imposible no encariñarse con ese terco rubio

    Al escuchar eso todas las esperanzas del moreno se cayeron en un gran vacío, frio y sin fin. Sentía sus piernas flácidas y que el aire no entraba correctamente a sus pulmones. Naruto no le había dicho nada del cambio de trabajo y ahora salía con que se había cambiado también de la escuela…

    -¿no dijo a que escuela?- pregunto o más bien siseo lastimeramente pero solo un poco

    -de hecho vino un joven haciendo todos los trámites para cambiar a naruto de la escuela, no dijo a cuál pero solo los cambio- contesto shizune

    Ahora si estaba enojado ¿un chico? ¿Ese dobe no le dijo nada de un chico que supuestamente lo cambio de escuela? Eso le molesto de verdad. Sin más salió del despacho muy irritado. No fue a clases ese día y en cambio se dirigió a la casa del rubio, toco por un largo rato pero nadie contesto y cuando vio por dentro tampoco vio a nadie. Es como si la tierra se lo hubiera tragado, pensó.

    Una semana y dos días había pasado desde la extraña desaparición del rubio y al parecer las cosas para sus amigos se habían puesto muy difíciles. Las cosas en el restaurante ya no eran las mismas, hasta el mismo sasuke se había puesto más gruñón y frio que de costumbre. Esa tarde después de que salió de trabajar, recibió una extraña nota de parte de uno de los clientes. No se fijo ni que decía ni quien la mandaba, solo se dirigió hasta un observatorio casi al final de la ciudad. Una vez alejado del ruido y pensando en aquel rubio se digo a ver la nota y vaya que fue su sorpresa al ver quien la mandaba

    Sasuke

    Necesito verte pronto, te espero en los límites de la ciudad, necesito explicarte muchas cosas y pedirte ayuda, no puedo explicártelo todo aquí por favor ve

    Naruto
  10. [​IMG]

    bueno este es un fic yaoi cn el nombre de Noriko Dark asi q no es plagio
    sasunaru espero q les guste nos vemos bye


    -¡¿Quién demonios eres?!- exigió el hombre, agarrándose el costado como tratando de amainar el dolor que sentía en sus costillas

    -¡solo eres un mocoso!- exclamo otro hombre que sangraba abundantemente por la nariz y la boca

    -tienes razón, solo soy el chico que quisieron violar- respondió sarcástico y malicioso, mostrando una enorme sonrisa sádica

    El chico solo sonrió y se acerco a paso lento a esos hombres, un paso que ellos reconocieron al instante pues lo único que significaba era que les daría el golpe final. Fue rápido aunque no se podría decir que sin dolor, los dos hombres cayeron al suelo, uno escupiendo sangre cayéndole en la cara al chico mientras que el otro sacaba un grito desgarrador de dolor.

    -me encantaría matarlos, pero le prometí al mocoso que ya no lo haría, ¡rayos que aburrido es!- gruño, limpiándose con los dedos la sangre derramada y llevándosela a la boca para saborear

    Las sirenas de las patrullas se empezaron a oír desde lejos, aquel muchacho misterioso se alejo rápidamente de aquel lugar aun así borra la sonrisa sádica y satisfactoria de su rostro. Llego a un pequeño departamento, ni muy grande ni muy lujoso suficiente para que solo una persona cupiera en el. Cuando llego al dormitorio ni siquiera se digno a cambiarse, se derrumbo en la cama y se quedo dormido. Cuando los primeros rayos de sol se hicieron presentes en la ventana, un rubio con tres marquitas en cada cachete se empezó a levantar muy adormilado. Indiferente fue hasta el baño y se miro en el espejo

    -¡maldición! Kyuubi ¿lo volviste a hacer?- pregunto en voz alta examinando con sus hermosos ojos azules la camisa y cara manchada de sangre.

    La risa de alguien se escucho a un lado de él. El rubio volteo a verlo con cara de reproche a aquel muchacho que estaba en frente. Alto, de tez bronceada y de cabellera de un naranja encendido, podría pasar como un muchacho muy sexy con todos sus músculos perfectamente definidos mas la mirada roja, felina y sádica que le mostraba al rubio podrían intimidar a cualquiera.

    -claro que no, me contuve y solo nos desmaye- suspiro con pesadumbre, como si le cortaran la diversión- ¿es que no te acuerdas?- pregunto malvada y socarronamente

    -me acuerdo perfectamente- susurro con tristeza el rubio sacándose la ropa manchada y metiéndose a bañar

    -además ¿Por qué te preocupas de que mate? Si encontraran alguna vez los cadáveres solo sabrían que eran unos pedófilos violadores ¿no crees naruto?- pregunto mirando fijamente la silueta del muchacho

    -¡¿Cómo carajos no quieres que me preocupe kyuubi?! ¡Es mi cuerpo si no lo recuerdas!- exclamo enojado el rubio

    -pero yop no dejo huellas cuando uso tu cuerpo, por si no lo recuerdas- corrigió, usando el mismo tono de burla maliciosa que tenia

    Naruto solo bufo molesto, cortando la plática que tenia con su guardián…si, porque ese chico que estaba sonriendo sin pena era un guardián-zorro. Quizás se estén preguntando ¿Cómo que un guardian y no un alter ego o un trastorno de personalidad múltiple? La respuesta era sencilla, kyuubi era un kitsune, un zorro mítico tan viejo como era la tierra. Ahora ¿Cómo es que este “poderoso” ser estaba atado a un simple, distraído y torpe mortal llamado Naruto Uzumaki? Esa era una pregunta que solo el zorro sabía y ni siquiera se la había dicho a su portador.

    El adolecente de 18 años salió del baño, buscando nuevas ropas para su trabajo en ayudante del restaurante del centro. Eran un pequeño trabajo de medio tiempo que cubría algunos gastos hasta que acabara la universidad. Cuando estuvo listo se miro en el espejo arreglándose un poco

    -¿en serio piensas que así llamaras su atención?- pregunto arrogante kyuubi, acostado en la cama

    -me quiero ver presentable en el trabajo, no quiero llamar su atención- respondió molesto, mostrando un pequeño sonrojo

    -¡bah! Recuerda que estamos conectados, oigo lo que piensas- respondió sentándose para mirarlo fijamente

    -como sea- susurro abriendo la puerta para salir

    -igual. Si veo que algo anda mal saldré importándome una mierda lo que piénsense- advierto y un momento después ya no estaba en la cama.

    Naruto solo suspiro, así era kyuubi y no podía hacer mas, era su guardián y lo había sacado de demasiados líos como para deshacerse de él. Cerró el apartamento y salió corriendo al trabajo. Cuando paso por el lugar donde kyuubi había hecho el desastre ya había varis policías en la escena del crimen esposando a esos dos idiotas.

    -“¿no es genial verlo con otros ojos, naruto?”- le dijo el zorro en su cabeza, con ese tonto sádico que le caracterizaba

    -“solo diré…gracias”- sin voltear a ver se fue corriendo al trabajo. Al llegar al local fue recibido por un fuerte zape que lo mando a besar al suelo

    -¡Naruto! ¿Dónde demonios estabas a noche? Nos preocupamos- regaño una de sus compañeras. Sakura Haruno era una cocinera experta en comida india. De cabellos rosados y ojos jade era una chica bastante atractiva, según naruto.

    -jeje lo siento sakura-chan, es que tuve un...inconveniente que tuve que solucionar- respondió con una mano en la nuca y su enorme sonrisa

    -ahh, al menos para la próxima vez avísanos para donde iras- exclamo su amiga ino, ella cocinaba comida occidental, de buen cuerpo cabellos rubios y ojos aguamarina, era también una chava bastante bonita

    -no queremos que te violen en la calle o algo así- comento sai, un mesero como naruto, moreno de piel sumamente pálida y una sonrisa muy, pero muy falsa

    -¡sai! No digas estupideces- regaño ino

    -solo digo la verdad, Naru-chan es tan lindo que cualquiera se lo quisiera comer- alabo, haciendo sonrojar tenuemente a naruto

    -¿Quién quisiera estar con un dobe como él?- pregunto una voz arrogante. Todos voltearon a verlo

    Y ahí estaba. Sasuke Uchiha. Segundo hijo y hermano de la mano derecha del dueño de aquel restaurante. Chef experimentado en todos los ámbitos y sumamente guapo, alto y de buen cuerpo de cabellos oscuros con un toque de azul, mirada negra y penetrante, piel pálida pero con más olor que sai. Y para colmo de naruto, estaba enamorado de ese teme prepotente, engreído y gruñón. Todos los del lugar vestían con ropas de chef y los meseros con ropas elegantes de ese estilo.

    -que tú seas un estreñido y no veas a Naru-lindo no significa que sea tan tentador- molesto sai con una sonrisa

    -mph, ya debemos de abrir así que todos a sus puestos y dobe- llamo a naruto, este le lanzo una mirada enojada-la próxima vez dinos dónde estabas, todos hacían demasiado escándalo por ti- respondió arrogantemente

    -¡teme! Yo sé cuidarme solo- grito enojado pero sasuke ya se había ido- ¡baka! Murmuro

    Y así comenzaron a trabajar, no era tan pesado estar yendo y viniendo entre las mesas cuando ya tienes algo de práctica pero lo difícil era soportar a un compañero tan pesado como era sasuke. Esos dos parecianq ue siempre estaban en guerra, insultos aquí y allá y nunca paraban de retarse, pero eso si, los dios juntos en el trabajo eran el equipo más eficiente que habia en el restoran.

    Cuando ya iba a dar las tres de la tarde entro el dueño del local acompañado por un impórtate empresario. Uchiha Madara y Orochimaru. El primero era alto, no mayor a los 40 y aun así tenía un cuerpo bastante aceptable, cabellos castaños y extrañamente siempre llevaba lentes oscuros aunque podía ver. Orochimaru…ese tipo sí que daba miedo, piel sumamente pálida, cabellos negros atados en una coleta, unos extraños ojos como una serpiente y siempre que hablaba terminaba con un extraño siseo que helaba la sangre. Para mala suerte del rubio fueron ellos a quien llamaron

    -¿en qué les puedo servir caballeros?- pregunto educadamente

    -¿no te lo dije Orochimaru? El es uno de los mejores meseros que hemos contratado- dijo madara mirando a través de sus lentes la cara de nervios de naruto

    -tienes razón. Naruto-kun- un escalofrió le recorrió la espalda cuando dijo su nombre- ¿no te gustaría venir al bufet que vamos a abrir en poco tiempo? Te aseguro que tendrás un magnifico sueldo- le aseguro con una sonrisa macabra

    -“Naruto, algo no está bien”- dijo kyuubi con voz sumamente seria.

    -“lo sé, pero no puedo hacer mucho”-respondió. El sonido de platos rompiéndose saco lo saco de su ensoñación. Volteo a ver la procedencia del ruido encontrándolo junto al Uchiha menor

    Sasuke no lo podía creer ¡se querían llevar al rubio! NO, eso era de las tantas cosas que no permitían que nadie se metiera, Naruto. Solo en su interior se permitía pensar en el de cierta forma protectora, se conocían desde pequeño, el estuvo cuando los padres del Kitsune murieron ¡era como un hermano! Pero lo que nunca admitiría era que lo amaba aunque no se lo dijera directamente. ¡Y ahora se lo querían llevar!

    -disculpen- dijo en voz fría mientras recogía los platos, pero naruto se le adelanto y los empezaron a recoger entre los dos

    -teme, ¿Por qué estas tan distraído?- pregunto el rubio intrigado

    -no es algo que te importe dobe- respondió fríamente

    -¡baka!- grito enojado mientras rompía otro pedazo de plato en su mano.

    -¡ha! ¿Con que tu eres sasuke-kun?- pregunto una voz viperina. El mencionado volteo a ver a orochimaru con una seria mirada

    -sí, yo soy- respondió secamente

    -me han dicho muchas cosas sobre ti, ¿Por qué no también te vienes con nosotros a trabajar en el bufet?- pregunto, con un raro brillo en los ojos

    -me agrada estar aquí, si nos disculpan hay clientes a quienes atender- y sin más jalo a naruto y se pusieron a trabajar de nuevo

    -es un chico muy interesante- comento la serpiente mientras bebía el vino que habian dejado en la mesa

    -y no podrás negar que esos dos juntos se ven esplendidos- observo madara

    -tienes razón aunque primero sería bueno traer al rubio- respondió, chocando sus copas con una sonrisa que no auguraba nada bueno

    Los demás siguieron trabajando con la sorpresa y la duda en sus mentes ya que era muy extraño que sasuke se comportara de aquella forma con el dueño y un amigo de negocios pero así era sasuke, nunca sabias cuando te podía dar una sorpresa, eso sí, se la pasaba vigilando a naruto ya que todo el día el dueño del lugar pedía que solo el rubio los atendiera y eso le molestaba de sobremanera. La noche cayo rápidamente entre miradas asesinas por parte del moreno y lo nervioso y pensamientos del rubio, el local estaba a punto de cerrar, todos ya colaboraban para limpiar el lugar pero había dos clientes que aun no se iban.

    -naruto- llamo madara. El rubio fue de inmediato seguido por la insistente mirada del uchiha menor

    -¿se le ofrece algo señor?- pregunto educadamente sintiendo un escalofrió recórrele la columna al mirara a aquellos caballeros

    -si, nos gustaría que tomaras unas copas con nosotros si no fuera mucha molestia- pidió Orochimaru, aunque por el tono seria más una orden. El rubio sin saber que hacer se sentó con ellos

    El rubio ni siquiera se dio cuenta, poco a poco entre varias copas, su cuerpo fue decayendo en un estado q comúnmente se llama embriagues. A cada nueva pregunta era un nuevo sorbo a la copa de vino. Mientras que a sasuke no le quedo mas de otra que irse resignado, con la preocupación latente que le causaba dejar al rubio con aquellas dos personas de mala agüero

    -“naruto, hazme caso cuando te hablo”-se quejo kyuubi en su interior

    -¿Qué quieres que haga? Me estoy mareando-respondió frustrado mientras sentía su cuerpo muy pesado

    -“al menos déjame salir, algo está pasando”-gruño molesto al intentar escapar pero sin éxito

    -eso intento pero no puedo-respondió sacando un jadeo por el esfuerzo que estaba haciendo

    -creo que ya es hora- comento Orochimaru parándose del lugar agarrando con cierta fuerza a naruto, también parándolo a duras penas de su lugar

    -tienes razón- concordó

    Ambos hombres salieron como si nada del local, arrastrando a naruto ya que su cuerpo estaba pesado a causa de la borrachera a la que fue sometido pero extrañamente se mantenía consiente gracias a la pelea que estaba haciendo kyuubi por salir y tomar el control del cuerpo de naruto, pero esto solo hacía que las fuerzas del rubio se agotaran más rápido

    No caminaron mucho ya que dos carros los estaba esperando en un callejón cerca del restaurante. Desde cada uno de ellos bajo un hombre, el de la limosina parecía que traía una gabardina negra en el lado derecho de su cuerpo mientras que solo se podía ver la otra parte de su rostro, era una persona misteriosa y al verla a los ojos a naruto le recorrió un escalofrió, el otro hombre, el que bajo de una camioneta negra, parecía ser mayor que naruto por 5 años, cabellos platinados y unos lentes redondos, mostraba una sonrisa misteriosa pero para nada confiable y también portaba una gabardina.

    -¿este es Orochimaru-sama?- pregunto el platinado agarrando al rubio para verlo detenidamente

    -quiero que lo prepares kabuto- ordeno con una sonrisa venenosa y con malicia en los ojos

    -zetsu, quiero que te encargues del traslado de naruto-kun al nuevo bufet y esta vez quiero que sea una historia creíble-ordeno con un tono que podía intimidar a cualquiera

    -entendido madara-sama- contesto desapareciendo entre las calles

    -¿Qué…demonios…planean?- pregunto dificultosamente naruto mirando a los dos hombres de negocioso mientras qué Orochimaru le sonreía con maldad pura

    -una oferta de trabajo que no estás libre de rechazar- y sin más ellos se subieron a la limosina. Mientras naruto los veía desaparecer en la vuelta de una esquina fue consciente de que aquel que se hacía llamar Kabuto le ataba las manos a la espalda

    -¡¿Qué rayos…haces?!- pregunto alarmado pero antes de que pudiera decir mas le pusieron una mordaza en la boca y un puñal en la garganta

    -solo sigo las ordenes de Orochimaru-sama, siéntete afortunado, no todos los jóvenes que lo conocen tiene oportunidad de seguir con vida después de esta noche y tu eres de los afortunados- dijo poniendo una sonrisa lúgubre

    Los ojos de naruto se abrieron grandemente, ¡joder! No podía llamar a Kyuubi para sacarlo del problema, estaba a merced de unos pedófilos y para colmo…sus amigos no sabían nada de él. De un jalón lo aventaron al maletero de la camioneta, cerrando de un portazo la cajuela. Una lagrima surco su rostro al saber que le iban a hacer, quizás ya no podría ver a nadie de sus conocidos, quizás lo tomen como un cualquiera, quizás lo odien…

    -incluso sasuke- pensó angustiado

    Sintió como la camioneta cobraba vida y se empezaban a alejar del lugar. Sus peores pesadillas se habían vuelto realidad…

    Mientras que en una casa algo apartada de esa zona, un moreno no podía dormir tranquilamente. Pensaba en aquel rubio escandaloso y en las miradas que le mandaban su jefe y su compañero, y por alguna extraña razón sintió en su pecho que algo no estaba para nada bien…
  11. aqui en mexico se hacen las tnt (convenciones de manga y anime) y esta vez toco en un puente, ya saben poerfecto para ir todos los dias...
    !pero mi madre no me dejo ir! y todo por culpa de la dichosa escuela!! y!!encima de eso no me quiere dejar ir a un cpncierto con mis amigas!!
    llorare no me pude comprar mis animes yaoi T.T es deseperante
  12. como no tenia nada mas que poner mientras pues pondre esto


    Penas y fuerzas




    Un horizonte alguna vez vi

    a tu lado como un sol
    pero todo se oscureció
    cuando el sol se oculto


    Ahora la oscuridad es mi compañera
    pues tu presencia desapareció
    dejando solo amor y pena
    matando a este pobre corazón.


    Un dolor mas allá de esta vida
    incluso la muerte no lo soportaría
    y todo el sonido del mundo
    puede consolar a este mudo.


    Un minuto se hace hora
    y la hora se hace día
    tratando de encontrar una salida
    en un hoyo del tamaño del mar.


    Solo le pido al cielo olvidar
    y a la tierra despertar
    para empezar a vivir
    esta vida sin ti.


    Dejare todas las penas atrás
    y empezare a caminar
    cambiare esta expresión
    para conseguir algo mejor.


    No puedo negar que contigo fui feliz
    ya que cada día era una alegría
    y aunque esto suene infantil
    nada de lo que tenia lo podría cambiar.


    Esto no es un “adiós” sino un “hasta luego”
    para sustituir el “te quiero”
    la ultima lagrima caerá
    y una sonrisa aparecerá.
  13. [​IMG]





    bueno pongo este lemon por una amiga que me pido el favor. espero que les guste a mi si me gusto mucho. yin: ¿sera porque tu lo hiciste? yo: lo hicimos entre chibi turquoise y yo. bueno sin mas preambulos EL LEMON!!!!!:D


    La habitación era la más grande que Kagome había visto en toda su vida, c la nueva edición de tamaño de cama "God Size" que había salido en el año 2,988.
    A la derecha se encontraba el tocador y junto a éste, dos vestidores bastante amplios y al lado contrario, el inmenso baño.

    -¿Y así de preciosa tiene que ser? Wow -Kagome se quedó maravillada al ver la habitación.

    -¿No te gusta? Te encanta, lo sé.

    -Oh, vaya, me pusiste las palabras en la boca, ¡es preciosa!

    -¿Esperabas otra cosa? -Sesshomaru la empujó hacia adentro de la alcoba-. Te conozco DEMASIADO bien.

    -S-Sesshomaru, ¡cielos! -Tenía ¿pena? ¿Confusión?-. Lamento no poder recordar.

    -no te preocupes, ya recordaras, y yo te ayudare-después de eso la tomo de la barbilla delicadamente y la beso.

    Lentamente, y recopilando toda la paciencia de Sesshomaru, empezó a caminar hasta llegar a la gran cama. Cuando las piernas de kagome sintieron el filo de esta los dos se recostaron, dejándose llevar por el peso. Sesshomaru estaba encima de ella, sin aplastarla con su peso. Kagome realmente sentía que Sesshomaru estaba siendo muy cuidadoso con ella, pues se notaba la ligera tensión en sus brazos para no dejarse caer. Sin embargo, no podía olvidarse de lo que había pasado con el príncipe de Karak y empezó a respirar agitadamente.
    Sesshomaru noto su respiración agitada, ¿en qué pensaba? ¿Estaba disfrutando? o tal vez...

    -¿Estás bien?-pregunto algo preocupado por ahora su señora esposa.

    -Creía que me conocías demasiado bien- dijo en ella sin reprocharle, sino como una broma tratando de normalizarse.

    -Pero es que yo… algo no anda… bien.

    -¿Lo que pasó entre el cretino de Karak? ¿Es eso?-pregunto algo molesto, no con ella sino con el maldito de Kouga.

    -Es… no es eso, ¿sabes?... -Sesshomaru la miró levantando una ceja. ¿Acaso decía la verdad?-Bueno, sí de acuerdo, ¡es por eso! Yo no sé no puedo…

    Sesshomaru la tomó de nuevo la barbilla y la besó. Pasado unos momentos se alejó de ella, para que tomara aire.

    -Escucha-dijo en su tono usual, pero a la vez cercano a ella y demasiado seductor- ahora yo estoy aquí y nada ni nadie te puede tocar que no sea yo, ¿entendido?

    -Eso suena posesivo -dijo Kagome riéndose-. Pero no me parece mal y, ah, ya respiré.

    Y ahora es ella quien lo besa de nuevo. A pesar de sentirse nerviosa, según ella, el momento con mayor tensión no había llegado aún y no se sentía tan mal.
    Sesshomaru no comprendía muy bien a su amada, pero ahora era ella quien lo besaba y sabía...tan bien. Su beso fue correspondido mientras él la estrechaba contra sí y podía sentir que el cuerpo de la chica se empezaba a calentar…pero también comenzaba a temblar. Sesshomaru lo notó enseguida pero consideró que sería mejor no hacerla recordar más, pero tuvo unas ansias terribles de que aquél precioso vestido quedara fuera de la escena no pudo más que hacerlo. El la estrechó más y le susurro al oído:

    -Kagome, yo te amo y he esperado por ti más de una década, pero si tú no te sientes bien con todo esto yo- tratando de decir las palabras pues tenía un gran orgullo- podré esperar hasta que estés lista-. Empezó a levantarse pero Kagome lo tomó del brazo.
    La princesa de Prima se sintió terriblemente mal. A su opinión: ¿cómo podía ser tan egoísta?

    -No, Sesshomaru, esto es lo que tú quieres -dijo sonriendo-. Y me doy cuenta de que yo también.

    Esta vez Sesshomaru la besó de un modo más apasionado, con cuidado de no lastimarla. Se sentía feliz, estaba radiante, aunque solo lo notara kagome, por tener a la chica que amaba con toda su vida entre sus brazos. Se separaron por un momento para verse a los ojos.

    -¿Segura que estás bien?-preguntó ansioso por la respuesta.

    -Yo…sí, sí lo estoy, Sesshomaru- y con estas palabras lo besó.

    El amor que se sentía en el habiente era en exceso, un momento después Sesshomaru puso mala cara, pues noto que las ropas estorbaban. Lentamente, tratando de que kagome no se alterara le empezó a quitar el vestido. Al notar lo que estaba haciendo Sesshomaru respiró hondo y también ella empezó a retirarle el saco negro y la camisa blanca, pero cuando vio el bien formado torso de Sesshomaru, pálido y duro y tenía la forma de un dios.
    Sesshomaru ya le había sacado el velo y los zapatos… y el vestido estaba olvidado en algún rincón de aquella hermosa habitación. Al ver el asombro de kagome y sentir una pequeña frustración la dejó pensar durante un minuto. Cuando por fin salió de su asombro se dio cuenta de que ella misma estaba en paños menores y se sonrojó como un tomate, con mano temblorosa fue bajando hasta llegar al pantalón de éste, Sesshomaru la ayudó a bajarlos hasta que el también quedó sólo con la ropa inferior. Sesshomaru la volvió a besar de manera delicada, como si fuera una burbuja, pasando sus manos por la cintura de kagome asiendo que esta se estremeciera entre placer e incertidumbre, pero mayormente placer. Kagome recorría toda su espalda con ambas manos, sujetándose con fuerza a él.

    -¿Estás lista para empezar?- preguntó Sesshomaru.

    -Sí-respondió Kagome con un suspiro y con un rubor en ambas mejillas.

    Abrazándola contra el paso sus manos a la espalada desabrochando el sostén de Kagome y tirándolo en algún rincón. Si cuando estaba vestida era muy hermosa teniéndola así, bajo su pecho y casi sin ropa, no tenía palabras para describir cómo es que se sentía en esos momentos. Todavía con nerviosismo Kagome tomó una de las manos de Sesshomaru y la posó sobre uno de sus senos, asiendo que ella misma se ruborizara. Sesshomaru empezó a masajear el pezón, con pequeños círculos y de forma cariñosa mientras la volvía a besar. Kagome recorría todo el deslumbrante torso de Sesshomaru con las dos manos, explorando todos los rincones de aquella perfecta anatomía. Los besos fueron descendiendo, desde su cuello pasando por sus hombros, hasta la parte de su ombligo. Kagome trataba de ahogar los pequeños gemidos mordiéndose el labio inferior, pero Sesshomaru la estaba volviendo loca. Él por su parte disfrutaba de la sensación, el calor y la fragancia que despedía su cuerpo eran enloquecedores y casi no podía resistirse y tomarla como suya de una vez, pero sabía que si hacia un movimiento brusco podía herirla física y mentalmente. Levanto la mirada para encontrarse con un par de ojos azules como el mar. En el rostro de Kagome se dibujó una gran sonrisa, dándole a entender que podía proseguir. Con esta afirmación dirigió su atención a la última prenda intima de Kagome, y con mano rápida, la desapareció. Kagome también, decidida a entregarse a la persona que amaba le fue sacando los bóxers a Sesshomaru. Este empezó a acariciar las largas piernas de Kagome una y otra vez, sintiendo como entre los dos cuerpos pasaba una corriente eléctrica cada vez más intensa. Decidiendo que ya era el momentos se recostó sobre de ella, tratando de no poner demasiado peso. Lentamente presionó intimidad contra la de ella y lentamente la fue penetrando. Ella estaba sintiendo dolor mezclado con placer.

    -Abrázate a mi espalda, sólo durará un momento- le susurro Sesshomaru.

    Kagome así lo hizo después de unos momentos Sesshomaru topó con un obstáculo, prueba de que Kouga no le había hecho nada, con un movimiento rápido rompió la barrera. Kagome soltó un leve grito de dolor mientras se pegaba a Sesshomaru. Se quedaron unos segundos quietos mientras ella se acostumbraba.

    -¿Estás lista? Voy a comenzar a moverme- le previno Sesshomaru enjuagando unas de las pequeñas lágrimas de sus ojos.
    Ella solo asintió. El empezó a moverse lentamente, mientras besaba el cuello blanco de Kagome y ésta le besaba el torso. Sus movimientos empezaron a hacerse más rápidos pero de cierta manera cariñosa, como si disfrutaran del momento que habían estado esperando desde mucho tiempo atrás. La tensión de sus cuerpos era evidente, el sudor y el placer se combinaban en una exquisita fragancia que inundaba todo el cuarto. Los dos ya estaban al máximo y lanzado un último gemido los dos llegaron al cielo al mismo tiempo. Las embestidas fueron parando poco a poco y Sesshomaru salió de ella. Sus respiraciones agitadas y el latir frenético de sus corazones era todo lo que se escuchaba en la habitación. Ella estaba acurrucada sobre su perfecto pecho mientras él la abrazaba y besaba frente mejillas y la punta de la nariz.

    -Te amo, siempre te amé… y ahora te lo digo, te amo. Creo que nunca me cansaré de repetirlo- le dijo Sesshomaru con una nota de burla pero muy feliz.

    -Yo también te amo- dijo Kagome. El cansancio hizo de las suyas con los ahora marido y mujer y los dos se rindieron a los brazos de Morfeo en u tierno abrazo.
    ************************
    dejen comentarios criticas etc. todo es bienvenido chao:rolleyes: