Bienvenidos a mi espacio e.e
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Un día en la oscuridad (One Shot)
    Tenía el presentimiento de que algo malo iba a ocurrir y esa noche ese presentimiento comenzó a intensificarse, justo cuando una de las peores tormentas que yo haya visto comenzó a azotar la ciudad.
    Trataba de dormir pero aquel presentimiento no me lo permitía, sentía la imperante necesidad de subir al techo y así poder liberarme de ese sentimiento que no me dejaba en paz.
    Cuando por fin subí un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, como si alguien hubiera clavado su mirada en mí, estaba empapada y tenia frío, sin embargo algo sobrenatural me impulsaba a permanecer ahí.
    Me quede observando la tormenta por un breve momento, luego cerré los ojos preguntándome porque continuaba en ese lugar.
    De pronto un extraño sonido detuvo mi meditación, al abrir los ojos pude advertir que todo el cielo se iluminaba y un rayo de color negro se dirigía hacia mí, con tanta rapidez que no me dio tiempo de reaccionar, me golpeo con tal fuerza que sentí como si mi cuerpo hubiera sido partido en dos, perdí el conocimiento, pero de alguna manera dentro de mi inconciencia pude observar como aparecía una figura formada por dos lunas entrelazadas, de pronto escuche una voz que decía:
    - Si quieres terminar con todo, recupera las 2 piezas.
    Aquellas palabras no tenían ningún sentido para mí.
    Al despertar, al día siguiente, sentí como una gran energía maligna recorría todo mi cuerpo y al levantarme comenzó a arderme el antebrazo, justo ahí apareció un tatuaje con la figura que había visto estando inconsciente.
    De pronto y para mi sorpresa, el tatuaje comenzó a brillar con una luz resplandeciente que por un momento me cegó, un poder desconocido se apodero de mí, perdí el control y solo pude sentir como mí cuerpo se elevaba por el aire como una hoja que es arrancada del árbol y llevada sin control.
    Ya en el aire comencé a destruir todo lo que se encontraba cerca con extraños rayos que salían de mi mano.
    Luche con todas mis fuerzas contra aquel poder que me dominaba, hasta que por fin aliviada pude recuperar el control.
    Aun sentía aquella energía maligna recorriendo mi cuerpo, pero con menor intensidad, al regresar al techo de mi casa estaba muy confundida y asombrada al ver todo lo que podía hacer, la cabeza me daba vueltas, no quería pensar en nada, tratando de olvidar lo ocurrido entre rápidamente a mi casa.
    Prendí la televisión y en las noticias pude ver como una gran ciudad había sido destruida por causas desconocidas, entre las ruinas de la ciudad, apareció una imagen que era igual al tatuaje de mi antebrazo, además que aquella destrucción no parecía ser causada por un desastre natural.
    Después de ver aquello yo quería respuestas, no estaba segura como, pero en ese lugar las iba a encontrar.
    Así que subí nuevamente al techo, pensé que la forma más rápida de llegar a ese lugar era volando, después de todo lo que había sucedido eso y más era posible, por lo tanto y sin pensarlo mucho, me acerque a la orilla del techo, tome valor, cerré los ojos y salte.
    Cuando sentí que mi caída se detuvo, abrí los ojos y me di cuenta de que me encontraba flotando, entusiasmada empecé a moverme en todas direcciones, era como algo natural en mi, me encontraba como en el mejor de mis sueños; pero al poco tiempo recordé mi verdadero objetivo y ubicando el lugar me dirigí hacia allá.
    Cuando llegue a la ciudad empecé a buscar el lugar que vi en la televisión, recorrí el sitio y con gran asombro descubrí que la destrucción era peor de lo que imaginaba, pues nunca había visto nada parecido, aun lo que yo había causado era poca en comparación con ese lugar.
    En medio de esa escena catastrófica logre escuchar algunas voces dentro de un edificio que aunque en muy malas condiciones aun estaba en pie, por lo que decidí acercarme.
    En ese lugar encontré a 2 niños de más o menos 10 años recostados en uno de los muros derribados, estaban llenos de polvo, parecían cansados y hambrientos.
    Me acerque lentamente, pero al percatarse de mi presencia se levantaron asustados.
    - ¿Que paso aquí? – Pregunte.
    - ¡Unos tipos destruyeron la ciudad! – Respondió el niño que parecía ser el mayor.
    - ¿Qué?, ¿Unas personas causaron tanto daño? – Pregunté incrédula.
    - Fueron demonios entrenados en artes marciales, sus poderes son increíbles. ¿O acaso dudas de mi palabra? – Me contesto desconfiado uno de ellos.
    - Seguramente cree que estamos mintiendo – dijo el otro niño.
    - Les creo, después de todo lo que me ha pasado…- dije intentando recuperar su confianza.
    - Algunos intentaron detenerlos pero fue en vano, pues eran muy fuertes – dijo el menor.
    - Nuestros padres nos ordenaron que nos escondiéramos al comenzar el ataque, salimos cuando todo termino, pero no los pudimos encontrar.
    Algunos personas que pasaban por aquí comentaron que en una ciudad vecina hay un anciano que esta ayudando a los afectados, pero como esta demasiado lejos, decidimos permanecer aquí – Dijo el mayor – Pero… ¿Por qué tanto interés en lo que sucedió?
    Les conté todo lo que me había ocurrido y les mostré los poderes que ahora poseía.
    - Y si vamos a la ciudad, tal vez tengan algunas respuestas para ti y quizá nuestros padres podrían encontrarse ahí – dijo el mayor mientras pude observar como sus ojos brillaban.
    - Muy bien, no hay tiempo que perder – dije mientras los niños se sujetaban y nos elevábamos en busca de respuestas.
    El punto de reunión era una enorme mansión muy antigua, al acercarnos a la puerta pude sentir como la energía maligna que recorría mi cuerpo empezó a desvanecerse como si en aquel lugar se encontrara una fuerza mayor.
    Tocamos la puerta y un hombre que tenia facha de mayordomo nos dejo pasar sin hacernos ninguna pregunta.
    Ya adentro pude observar muchas personas reunidas en la habitación, todas dirigían su mirada hacia el piso inferior, me acerque al bacón para ver lo que ocurría, ahí pude observar una gran mesa donde se encontraba sentado un anciano junto con 5 jóvenes.
    - Hace 500 años los Shadows comenzaron a asesinar a los humanos, su objetivo era recolectar su energía vital y transformarla en energía negativa, con ella aumentarían sus poderes y obtendrían suficiente fuerzas para dominar todo el universo.
    Su líder era el temible Devil Dark, un gran demonio que era experto en el arte de la destrucción, sus manos estaban manchadas de rojo por todas las veces que había asesinado, además de que era el único que podía transformar la energía vital de los hombres en energía negativa, pero entonces un grupo de valientes guerreros lograron atraparlos en otra dimensión, aunque uno de ellos tuvo que sacrificar su vida para destruir al Devil Dark.
    No sabemos como pero han vuelto. Yo soy el guardián de los poderes de aquellos guerreros y ustedes son ahora los portadores de esos poderes, fueron elegidos por sus grandes habilidades, contamos que puedan devolver la paz a la tierra – dijo el anciano.
    Entonces los 5 jóvenes se pusieron de pie, parecían listos para irse.
    - ¡Esperen! – Grité- He venido en busca de respuestas.
    - Sentí tu presencia, en tu interior habita una gran energía maligna. – dijo el anciano.
    Los guerreros rápidamente se dirigieron a donde me encontraba como si fuera una amenaza.
    - Alto, yo solo quería ver si ustedes me podrían explicar que me ocurrió – dije un poco asustada.
    -Muy bien te escucho – dijo el anciano.
    Al contarle lo que me había ocurrido me pidió que le mostrara mi tatuaje.
    - Es la señal del Devil Dark, a menos que me equivoque su alma entro a tu cuerpo, probablemente están intentando resucitarlo y por lo que me as contado esta obteniendo mucha fuerza.
    Lo mejor será que permanezcas aquí, si te diste cuenta mi poder es suficiente para detener el poder del Devil Dark, mientras los elegidos trataran de acabar con los Shadows y buscan la forma de eliminarlo. – Dijo el anciano un poco sorprendido.
    - Pero los poderes que poseo podrían ser de gran ayuda y no pienso quedarme aquí sin hacer nada – dije suplicante.
    - Solamente estarías arriesgando a tus compañeros, entiende lo mejor es que permanezcas aquí – Replico el anciano
    - Pero yo también quiero ayudar, vamos… solamente necesito una oportunidad – Volví a insistir
    - No veo el problema somos 5, podremos controlarla, además usted no podrá detener al Devil Dark para siempre, aquí solo se convertirá en una amenaza, será mas útil en el campo de batalla. – Dijo uno de los elegidos.
    - Muy bien. – Dijo el anciano.
    - Esperen un poco – Dije, mientras regresaba a la sala principal.
    Comencé a buscar a mis amigos y cuando los encontré me alegre de ver que habían encontrado a sus padres, les di las gracias y me despedí.
    Me reuní con los elegidos y nos dirigimos a la fortaleza de los Shadows.
    Al llegar encontramos unos cuantos guardias, aquellos seres parecían enormes demonios rojo brillante, sus ojos resplandecían como brazas ardientes, su sola presencia atemorizaba, pero en ese momento todos teníamos una idea en mente salvar al mundo, así pues comenzó la gran pelea y todo resulto mas fácil de lo esperado, justo cuando nos preparábamos para celebrar, aparecieron miles de demonios.
    Sentí miedo pero no era el momento de arrepentirse así que tome valor y decidí continuar, durante varias horas continuo la batalla, parecía que íbamos a ganar, pero justo en ese momento perdí el control, comencé a atacar a mis propios compañeros, me esforcé pero ahora esa fuerza parecía ser superior a mi, aunque no me iba a dar por vencida, seguí luchando en mi interior no se como pero poco a poco logre vencerla. Cuando acabamos la batalla tome al líder y le pregunte:
    -Tú sabes como detener el despertar del Devil Dark verdad, dímelo. Ya lo sabes, para que me preguntas.
    Entonces recordé lo que había dicho aquella voz “Si quieres terminar con todo, recupera los 2 objetos”, le pregunte: – ¿Cuáles objetos?
    - No lo se y si lo supiera no te lo diría.
    Lo solté y les dije a los demás: – Debemos encontrar 2 piezas en forma de luna
    - ¿Estas segura?
    - No, pero es lo único en lo que puedo pensar.
    Todos se apresuraron a buscar las piezas, mientras yo sentía como el poder del Devil Dark crecía, era tan intenso que creía que me estaba quemando por dentro,
    Pronto encontraron las 2 piezas y las unieron, al hacerlo el tatuaje comenzó a brillar hasta que desapareció.
    Todo había acabado, mis poderes se habían ido, todo había vuelto a la normalidad. Pero mi ser había permanecido “un día en la oscuridad”.

    ¡Gracias! Espero que les gustee;)
  2. Nombre: Okita Misame
    Edad: 12
    Aldea: Konoha
    Clan: ---
    Rango: Estudiante
    Sexo: Masculino
    Arma: Guarda en su hogar unas cadenas que pertenecían a su padre, aunque aun no sabe utilizarlas.
    Rasgos físicos: Un joven delgado de 1,65 mts de altura. Presenta unos ojos de color verde claro, los cuales se tornan amarillos cuando su emoción aumenta. Su boca es normal de un color rojo oscuro y no presenta ninguna marca extraña en su cara ni en su cuerpo. Su cabello se extiende hasta la nuca y se distingue con un color castaño claro.
    Personalidad: Es un joven alegre y muy responsable. Se distingue por ser de carácter tímido aunque solo se presenta de tal manera cuando no conoce a las personas. Cuando realiza amistades, suele ser un tanto despistado aunque siempre intenta ayudar a sus amigos. Siempre se muestra de buen humor e intenta no preocupar a los demás, a pesar de ser un amante de las peleas.
    Historia: Misame fue criado por una familia de clase media, aunque este no los recuerda demasiado. El joven fue criado hasta los 3 años por aquellas personas, pero una difícil misión los llevo a dejar a Misame a cargo de un buen amigo de su padre, llamado Kenta. Desde entonces, sus padres nunca volvieron.
    A la edad de 8 años, Misame descubrió que sus ojos se tornaban amarillos a través de la emoción que recorría su cuerpo. Esto fue cuando Kenta le entrego las cadenas que pertenecían a su padre, y aclaro que aquella emoción y el cambio del color de sus ojos podrían pertenecer a la de un clan. Pero no todo fue emoción en esta edad. Luego de 2 meses, una carta proveniente de la oficina del Hokage anuncio que habían hallado los cuerpos de sus padres. Misame se ve rodeado de lágrimas y angustias, por lo que se va del lugar sin que Kenta pudiera detenerlo.
    Aquella noche, Misame experimenta una sensación desagradable y sin pensarlo se adentra en un bosque desconocido. Misame solo piensa en estar solo y se queda en el lugar, pero en unos instantes colisiona contra algo enorme, dándose cuenta que se trataba de un oso. Misame cae al suelo y comienza a arrastrarse hacia atrás, pero el oso se descontrola e intenta atacarlo. Un rápido destello aparece frente a el y el oso se asustado, por lo que abandona el lugar. Detrás de Misame, Kenta había lanzado una bomba luminos, pero termina abrazándolo.
    Desde aquella noche, Misame solo piensa en ser fuerte e intentar descubrir si realmente pertenece a un clan, además de averiguar quienes son los verdaderos asesinos de sus padres.
    A la edad de 12 años, Kenta decide enviara para alejar al animal y se acerca al chico mientras lo insultaba a Misame a la academia ninja para que este se vuelva más fuerte, por lo que Misame accede y se dirige de inmediato..