Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Hoy he decidido escribir mi historia.

    Debe de ser un paso importante, tal vez no sea una decisión fundamental pero por lo menos estas páginas guardaran los remanentes de aquello que fue y nunca pudo ser, no sé por qué he decidido narrar esta historia de esta manera, sería mucho más fácil tal ves que no me involucrara directamente con ella pero creo que me resulta imposible.

    ¿Se trata de una depuración o de otra cosa? La verdad es una historia muy loca, bueno ya no mas rodeos me dispondré a narrarla.

    Mi nombre es Johnny, soy originario de un pequeño pueblo en el sur de México, el estado de Campeche, donde casi por todo el año hace un calor infernal, es inevitable sentirlo, la verdad no es un lugar muy interesante es muy aburrido y un problema mas no soy como todos, no es mi intención resaltar o ser diferente o el raro, pero si hay algo peculiar en mi vida es que siempre seré parte de algunas minorías y dentro de esas minorías soy también una minoría porque siempre llevo la contraria a cualquier tipo de regla a veces muy estruendosamente y otras veces de maneras más sutiles, desde que nací forme parte de una minoría la mayoría de la población Champotonera como el resto del país suele ser profesantes de la fe católica yo nací dentro del seno de la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días, no sé por qué se los menciono en este momento pero tal vez tenga alguna relevancia mas adelante

    Casi no recuerdo nada de me infancia pero no debió haber estado tan mal o eso supongo, bueno hasta ese terrible momento en que nació mi hermana menor, siempre peleando siempre discutiendo siempre quejándonos.- ¡MAMÁ DILE QUE DEJE MIS COSAS!-Si ese que gritaba era yo, pero me vengaba congelando sus muñecas en el congelador mientras era llora, más adelante me acostumbre a ella, incluso la empecé a tolerar y a querer, como pueden notar mi infancia fue muy divertida.

    Bueno les mostrare mi escuela secundaria, en Champotón solo hay dos la escuela secundaria técnica y la escuela secundaria general y hay una rivalidad eterna entre ellas, yo pertenecía a la secundo, que se encontraba casi en los límites de la ciudad, pero no estaba mal, tenía un amplio campo de futbol y una cancha de basquetbol mi deporte favorito, les diré un secreto siempre me escapaba de clases para jugar todo el día.

    Bueno eso durante las primeras semanas en realidad y cuando tenía tiempo, había una clase en particular, la clase de educación artística, en la primera clase el maestro nos ponía en un circulo y nos enseñaba un paso, al que le llamo zapateado base, nadie sabía que eran unas especies de audiciones seleccionaba a los alumnos y les decía que regresaran en la hora del descanso y les proponía la entrada al grupo de baile folclórico de la secundaria, tal vez en otras escuelas de otras ciudades los grupos deportivos y los grupos de porristas sean muy valorados, pero en esta pequeña ciudad no es así lo único que tenemos es el Folclor y las bandas de guerra, pertenecer a ellas te ponía en la mira de todos en la escuela así que cuando el maestro te hacia la pregunta.-¿Quieres ser parte del ballet folclórico?- nadie contestaba que no y yo fui uno de ellos.

    Consideraba que tenia cierto compañerismo con ellos, y aparte tenía un pequeño grupo de amigos fuera del ballet, dentro del ballet había tres personas de ultimo año, a uno le apodaban la bruja, a otro Karl y Ana.

    Durante todo el primer año nos dedicamos a las presentaciones, a los eventos públicos y a salir a poblados en la región, pero todo cambio cuando entre a mi segundo año de secundaria.

    Ella llego, la primera y fue tan efímera.

    Era un día cualquiera, tomábamos un descanso de un ensayo largo y tortuoso, me senté a una esquina agitado con el sudor corriendo por mi rostro, sentí mi cabello empapado en sudor y me lleve a la boca mi termo de agua.

    En ese momento ella entro, todos la miramos entrar chicos y chicas, piel blanca, rostro risueño, cabello castaño, largo, lacio, para mí fue una visión, la luz del sol entraba por la gran puerta de metal del salón, recortando una silueta casi perfecta.

    Sentí mi corazón acelerar, ¿es por el esfuerzo físico? ¿Es por el cansancio?, no comprendía, era una sensación totalmente extraña o es…levante mi rostro y la mire nuevamente.-Es por ella.

    Ella hablaba con el maestro, y yo trataba me esforzaba por quitar mi mirada pero no podía, mis ojos se clavaban en los movimientos de su boca, quiera acercarme y presentarme como siempre hacia con cualquier persona pero con ella no pude.

    Uno de mis mejores amigos que también estaba en el ballet se acerco a mí y se sentó a mi lado.-Te la vas a comer con los ojos.-me dijo.

    -¿Qué? ¿De qué me hablas?-Respondí saliendo de mi transe.

    -De ella-Dijo señalando a la chica con un movimiento de cabeza.-Es bonita.

    -Ham creo que si.-Dije tratando de fingir desinterés pero mi voz pareció no obedecerme, ella empezó a marcharse y giro su cabeza, sus ojos se clavaron en mí.

    Mi amigo Luis se empezó a carcajear, ella solo sonrió.

    -¿De qué te ríes?-dije en un tono ronco.

    -John estas rojo.

    -¿Qué?

    -Y te pones a un más rojo.-dijo desatornillándose de la risa

    Ella sonrió mientras salía, entonces pareció quitárseme el ensimismamiento del cuerpo y le di un golpe fuerte en la cabeza a Luis que profirió un grito sin dejarse de reír.- ¿Por qué hiciste eso?

    -¿Por qué te burlas de mi?

    -Jajaja.-Luis se siguió riendo, me puse en pie para alejarme, pero un peso me detuvo, Luis se aferraba a mi muñeca, lo mire extrañado.

    -¿Qué sucede?-pregunte frunciendo el seño

    -¿Ella te gusta verdad?-Su risa se había esfumado y su rostro estaba serio, no me miraba a los ojos.

    -Me estás haciendo daño.-me apretaba con demasiada fuerza, trate de zafarme, pero no me soltaba.

    -Respóndeme.

    -Sí, ella me gusta-toda esta conversación se daba en tono bajo, al parecer ninguno de los dos quería que los demás se enterara de la charla.- ¿Me vas a soltar?- el aflojo la mano y yo me pude zafar tallándome la muñeca.-Pero sabes que no pasara nada, no soy tan guapo como para que me haga caso y ella es muy hermosa.

    Luis se levanto y puso una mano en mi hombre.

    -¿De dónde sacas eso? ¿Acaso no ves como te miran?

    -¿Quién me mira?-dije mirando a mis espaldas, pero vi a varios en sus celulares y en otras conversaciones

    -Las chicas.-Dijo Luis en tono desesperante.-y algunos chicos

    -Eso no es verdad.-dije quitando su mano del hombro.- ¿Qué te paso hoy a ti?

    -Nada, tu eres muy guapo John, solo falta que te des cuenta de eso, y si se nota que te gusto, tu rostro fue muy obvio. -empezó a reír de nuevo, apretó mis mejillas en sus manos y en tono burlón me dijo.-Ya me gustaría a mí darte un beso

    -Estás idiota-dije riendo y liberando mi rostro de la opresión.

    -Ven bésame.- dijo Luis pasando su brazo sobre mis hombros en tono burlón mientras reía

    -Ya Luis.- Decía riendo tratando de zafarme. Mañana seria otro dia