Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. "You ate this?" I asked, holding up the white pad.

    He ignored me. But I knew. He would be very difficult to reach for the next six
    hours. The whole blotter was chewed up.

    "You evil son of a bitch," I said. "You better hope there's some thorazine in
    that bag, because if there's not you're in bad trouble tomorrow."

    "Music!" he snarled. "Turn it up. Put that tape on."

    "What tape?"

    "The new one. It's right there."

    I picked up the radio and noticed that it was also a tape recorder - one of
    those things with a cassette - unit built in. And the tape, Surrealistic Pillow,
    needed only to be flipped over. He had already gone through side one - at a
    volume that must have been audible in every room within a radius of one hundred
    yards, walls and all.

    "'White Rabbit,"' he said. "I want a rising sound."

    "You're doomed," I said. "I'm leaving here in two hours - and then they're going
    to come up here and beat the mortal shit out of you with big saps. Right there
    in the tub."

    "I dig my own graves," he said. "Green water and the White Rabbit . . . put it
    on; don't make me use this." His arm lashed out of the water, the hunting knife
    gripped in his fist.

    "Jesus," I muttered. And at that point I figured he was I help - lying there in
    the tub with a head full of acidand the sharpest knife I've ever seen, totally
    incapable of reason, demanding the White Rabbit. This is it, I thought. "I've
    gone as far as I can with this waterhead. This time it's a suicide trip. This
    time he wants it. He's ready..

    "OK," I said, turning the tape over and pushing the "play" button. "But do me
    one last favor, will you? Can you give me two hours? That's all I ask - just two
    hours to sleep before tomorrow. I suspect it's going to be a very difficult
    day."

    "Of course," he said. "I'm your attorney. I'll give you all the time you need,
    at my normal rates: $45 an hour - but you'll be wanting a cushion, so why don't
    you just lay one of those $100 bills down there beside the radio, and fuck off?"

    "How about a check?" I said. "On the Sawtooth National Bank. You won't need any
    ID to cash it there. They know me."

    "Whatever's right," he said, beginning to jerk with the music. The bathroom was
    like the inside of a huge defective woofer. Heinous vibrations, overwhelming
    sound. The floor was full of water. I moved the radio as far from the tub as it
    would go, then I left and closed the door behind me.


    FEAR AND LOATHING IN LAS VEGAS: A SAVAGE JOURNEY TO THE HEART OF THE AMERICAN DREAM

    can't sleep. clowns will eat me.. ='[ me acordé recién. nah pero ya me voy muack...
  2. fuí a wal-mart y compré focos azules y blancos de 100W para hacer un ambiente más propicio para el estudio jAJ la idea proviene de una amiga ke está por rendir una tesis de architecture. hoy hablábamos de ke ella usaba en su escritorio una luz azul de 60W pero este ambiente es grande, y btw prefiero la luz bien fuerte. la fusión keda bastante bien.. can't wait a ke sea de noche. dicen también ke ayuda a regular el reloj biológico del sueño, y bueno, ya veremos.

    :sniff:
  3. Japanese Psychiatric Medication Advertisements
    http://psychodoc.eek.jp/abare/gallery/index_e.html

    hoy ví una seguidillas de películas "this babe's in trouble"-like recostado en un puff.. jAJ lo mejor de no ser por la calidad... ojalá hubiese HDTV en río cuarto. btw hubo un cese en mis actividades como no fumador... volví al cigarette u_u sniff.. era obvio ke cuando empezara a estudiar iba a hacerlo.

    ahora ando estudiando AOP con la companía de Faith No More hasta que sean las 11, hora límite... hora de cenarrrrrrrrrrrrr sanduisssssssshhess. :richard:
  4. [​IMG]

    no sé.. lo mejor. fuí con leandro & crew medio tarde a una expoanime [ok] donde había stands de IVREA y Animax y no sé.. maquetas-scenarios de Star Wars... ¡había muñecos de Ratatouille! TOT quería comprar uno de Remy que estaba genial para mi annie, pero no los vendían jAJ CHE y estuvimos hablando de manera casi exclusiva con el actor de doblaje José Vilchis... ¡la voz de Andrómeda de Caballeros del Zodíaco, DIOS MÍO! adelantó mucho info útil para el fan mil, y antes de empezar la conferencia, habló en EXCLUSIVA con nosotros sniff.. y además de sacarse fotos con leandro & crew (yo fotógrafo) me dió su cámara para el también tener el recuerdo. magia =D

    dps conocí al mejor gato que ví en toda mi vida. era negro con patitas blancas y era GIGANTE! no sé, caminaba arrastrándose y la mejor attitude jAJ un amor.. la verdad. lo amé mucho. dps fuimos a un showcase a comer y conocí a más amigos de LEascuad y me ayudaron a irme a retiro rápido jAJj llegué justo no sé el colectivo salió a las 00:20 EN PUNTO y yo llegué cuando los letreros rojos de TEBASA marcaban las 00:17 ;D tuve tiempo nada más de llamar segs a mi chica y correr a abordar. coso
  5. [​IMG]

    edit: undefined. entrada dedicada a todos aquellos que carecen de sensibilidad política.

    edit: pronto: crónicas del día en el que discutí con phil margera en la puerta del Santander Rio de Olleros

    Si estudiaran Cs. de la Computación sabrían... como aumentar la vida de las flores en VEINTE ORDENES DE MAGNITUD

    Si tuviese que desear algo bueno para alguien que no conozco, desearía que Mohinder Suresh se saque una foto al lado del graffitti de Cauchy.

    tenés un kibou de bolsillo
    y todo lo que querés
    and your yashiro can "=p"s
    but you can't feel me roaring

    la noción de muerte nos agita. lo sentí recién.. lo peor eso, eh, lo de probar pedacitos de realidad, a nadie le gusta. :( CRÉANME

    PRÓXIMAMENTE
  6. Qredida dita: grita grita lorte en el sorte trueno ruego heno a used con craricia naras aras del guey salcolómono

    Jola, grita: non tan fojo mal sin guna de la infanta infauta inflinge inflangia del evito de Coloma con la mare madre medra juana foca oca croa al fin sanguidos agudos crobiales


    Estigmada segnera: se me añuda agnora la noez de agamo atraganta la regenta premanta cronta rota ronda el musgo del pegdon pendon

    truato cuor: os curo soladaria sal malrita de la sed de ser sorana sre y si sre

    de ANIMALES Y OTRAS A VVVV S



    " Ese pez no sueña nada "

    A) S pz
    E) S Pz
    I) S Pz
    O S pz
    U)

    "Mono de carpintería"

    SRRCH
    RM
    CRT
    PG
    CLV
    FRT
    PNT

    LJ

    MZCL
  7. Op Oloop

    10 Hs. Sonaron las diez.

    Ya había escrito todas las invitaciones. Sólo le faltaba redactar el sobre de la última, para su amigo más íntimo: Piet Van Saal. Pero una fuerza enorme le inhibió. Algo así como dos garras plúmbeas se posaron en sus hombros. Y lo sustrajeron a su empeño.

    Permaneció largo rato con la cabeza apoyada en el respaldo del sillón giratorio. La laxitud parecía hacerle la barba. Después abrió los ojos con dulzura. Y como engañando a la fatiga, lentamente, aproximó de nuevo su busto al escritorio. Miró a izquierda y derecha, lleno de cautela –como quien va a cometer una mala acción y tomó la pluma. Pero no pudo escribir más que la S de Señor. Una ese mayúscula fina y elegante en forma de gancho de carnicería. Y colgó en ella la carne: su cansancio, y el alma: su fastidio.

    Op Oloop acababa de convencerse una vez más que no es posible ser traidor a sí mismo. "Domingo: escribir de siete a diez", era la regla. Cuando la vida está ordenada como una ecuación no se pueden saltar las coyunturas matemáticas. Era incapaz de cualquier impromptu allende las normas preestablecidas; aún del levísimo impromptu gráfico de poner el nombre y domicilio en un sobre ya empezado.

    –Lo veré personalmente –se consoló.

    Verdugo paulatino de toda espontaneidad, Op Oloop era ya el método en persona. El método hecho verbo. El método que canaliza en profundo las ilusiones, las sensaciones y las voliciones. El método ya consubstancializado que evita los respingos del espíritu y los corcovos de la carne. ¿Cómo romper su vaivén rítmico?

    ¿Cómo alterar su fluencia consuetudinaria?

    –Es inútil. No podré nunca emanciparme. El hábito me ha forjado una tiranía atroz. Yo no quise nada más que trabajarme, hacerme grande desde la pequeñez, como una de esas joyas diminutas del Renacimiento, cinceladas sobre la paciencia, que ostentan el decoro de una fresca intuición y una larga sagacidad. Pero me he adiestrado idiotamente en una amarga escuela de constricción. He hecho de mi espíritu un cronómetro de exactitud ineluctable, con timbre despertador y esfera luminosa... Oigo y veo mi "exacto" fracaso a cada instante. Y sufro no poder vencerme, venciendo el arte indigno que ahogara desde el escrúpulo más tenue al impulso más poderoso. Un factor novel de rebeldía, tímido ayer, implacable ahora, trabaja la populosa pena de mis ideas. Estérilmente. Me ha castrado el afán de ser algo, ¡algo notable! en el concepto del mundo. Y sólo he logrado ser algos, en el sentido patológico de la palabra: un dolor vivo, que se desliza oculto bajo las horas y la mentira de mis propias sumisiones.

    No hablaba. Su voz era dirigida hacia adentro, a un daimon acurrucado en la conciencia.
    El valet entró en ese momento:

    –Señor: me permito recordarle que hoy, domingo, a las diez y media, debe usted tomar su baño turco. No le quedan más que pocos minutos para llegar a tiempo. ¿Pido el auto?
    –¡Todavía esto! Ya le he dicho que no olvido nunca nada. El auto está pedido. Entregue hoy mismo esta correspondencia a sus respectivos destinatarios.

    Un movimiento automático de cabeza cercenada hizo chocar la barbilla con el tórax del mucamo. Se contrajo a entregarle el sombrero, el bastón y los guantes.

    Hay personas que conocen los días en que viven por los boletos de combinación que expenden los tranvías, por los avisos bancarios de próximos vencimientos o por el almanaque de las oficinas donde llenan gratuitamente de tinta la pluma-fuente. Op Oloop no era de ésos. Su casa era una agenda viva, un archivo meticuloso, un emporio de mementos. Cada pared ostentaba profusión de tablas sinópticas, mapas estadísticos y diagramas policromados. Cada mueble era un almacén repleto de datos y reseñas, de estudios y experiencias. Cada cajón, un fichero que custodiaba la fidelidad de su memoria. Hasta en sus bolsillos guardaba extractos de profundas lucubraciones.

    Unigénito del método y la perseverancia. Op Oloop era la más perfecta máquina humana, la más insigne creación de autodisciplina que conociera Buenos Aires. Cuando se llevan compulsados y seriados desde la pubertad los fenómenos más importantes del universo y los actos fallidos más leves del ser, se puede afirmar con seriedad que el sistema ha sido constreñido a su mínima expresión: vale decir endiosado a su mayor jerarquía metodológica; ¡porque la grandeza del método se revela en su soberanía sobre lo nimio!

    La vida se llena. haciendo esquemas: en el aire, la tierra, el agua y las cosas: vuelo, surco, estela, escrito. Los ociosos que redactan espirales de humo, que dibujan ritmos en el baile o trazan contorsiones en el sport, provocábanle su mayor indiferencia. Si en vez de esos esquemas inconducentes se ahincaran a contar los paraguas que se pierden en los cafés, los casos de bigamia o apendicitis, las comas que obstruyen la claridad de los códigos, al menos resultarían fructuosos para establecer en el cálculo de probabilidades los índices normativos del nexo causal. Mas, no todos vienen al mundo impregnados del fervor divino, que es la presencia útil del hombre en su medio. Hay gentes que no reconocen otro quehacer, que hacer esquemas en su nada. Op Oloop era distinto. Usando impermeable, sabía el número de paraguas que se pierden; siendo soltero, la jurisprudencia universal respecto de la bigamia; gozando buena salud, las teorías arcaicas y modernas en torno de la apendicitis; y aborreciendo gentilmente a los abogados, la cantidad de comas sobre las cuales especulan en embrollos de latines y hermenéutica.

    El automóvil frenó frente a la casa de baños.

    Parece mentira, pero es cierto. La vida solitaria de los especímenes más evolucionados gira siempre sobre goznes de rutina. Al pobre Kant, los imperativos no le dejaban alejarse más allá de las cervecerías de su pueblo; al pobre Pasteur, los microbios lo forzaron a una soledad pura de leche pasteurizada; al pobre Edison, los inventos lo retuvieron circuido en el insomnio y la sordera. A medida que se expande el espíritu, la carne se sujeta a clisés ineludibles. Los hábitos de yacer, folgar y yantar se tornan matemáticos. Y las horas del día, irrevocablemente asignadas a goces, funciones y eventos conocidos, se ahondan en el deber; pues, cuando la audacia mental más se aventura por las zonas inéditas de la abstracción, la materia más se empecina y circunscribe en el sótano de la costumbre.

    5.15 Hs.


    Sonó el cuarto de hora. Las ondas del gong llevaron flotando sus palabras. Quedó suspenso, como persiguiendo la quimera.

    Después, sin saber por qué, la puerta abierta le invitó a asomarse al balcón. ¡Fue un vértigo espantoso! Una tromba absorbente de pensamientos macabros le encalabrinó. Elevándose desde la calzada, otra tromba hacía girar las casas, los árboles, los automóviles, en una zarabanda demoníaca. En medio de esos dos caos, frenéticamente, remolineó en sí y fuera de sí. Como un náufrago se crispó sobre los barrotes. El estrago abatía todo en feroces rolidos. Al entreabrir los ojos, la calle se verticalizó. Entonces, el asfalto hecho goma se adhirió a sus párpados. Y le tiraba, le tiraba con tanta fuerza, que bamboleó ya en trance de ceder. Cuando el vértigo iba a arrancarlo, Op Oloop cerró los ojos guillotinando la atracción.

    Sudoroso, trepidante, reculó hasta el escritorio. Se sentó. En medio del desorden mental se abría una enorme franja de luz:

    –¡Los prados azules de la muerte!

    Y en ella –friso de gloria– la imagen concisa y frágil de Francisca, repetida al infinito, cada cual con un encanto nuevo, cada cual con una ternura fresca.

    No pudo ahondar el prodigio.

    Al reponerse, su gabinete de trabajo –colmado de bibliotecas y cajas compiladoras, de máquinas y diagramas– le causó repugnancia. El, que había llenado las horas de sabiduría, tenía al fin la experiencia negativa de la vanidad. Todo se le antojó insufrible. Todo había sido inútil. No era dolor su padecimiento, sino escarnio viendo al Tiempo sacudir su odre vacío y aconsejarle:

    –¡Imbécil: otra vez lo llenas de amor!

    Revolviéndose en el sillón, afligido por agudas heridas espirituales, al llevar la mano al pecho palpó su libreta de apuntes. Ebrio de un interés subitáneo, abrió las páginas destinadas a su estadística libidinosa. Y en el cuadro asignado al Número Mil, escribió:


    KUSTAA IISAKKI, 21 años, finlandesa, rubia, manida. Hija de Minna Uusikirkko. Casi hija mía.. . ¡Hija de mis sueños! Coito interrupto. 0 0 00...
    OP OLOOP.


    Mientras estampaba su resumen de ceros, se le anudó la garganta gimiendo:
    –¿Eso es amor, Minna?... ¿Eso es felicidad Kustaa?... ¿Eso es lo que prometes, Franzi?...

    Enrojecía. Las respuestas –obvias– acentuaron su anormalidad afectiva. Ninguna emoción le era agradable ya. Su desaliento aumentó, sin embargo, merced a un motivo fútil. Al cerrar con su firma los mil casos de su estadística sensual, las cuatro O de su nombre y apellido coincidieron con los cuatro ceros del renglón anterior. Vio en ello un símbolo deprimente. Magnificándolo, interpretó los cuatro ceros como el juicio puesto por el destino a los cuatro afanes cardinales de su vida: libertad, trabajo, cultura, amor. Y se llenó de tintes crepusculares su antiguo gusto de vivir.

    El arte y la ciencia de todas las cosas está en saber manejar las fatalidades. Leyendo a Daudet, en la adolescencia, se había apropiado de esa verdad que fue mentora de sus pasos en diversas encrucijadas. Pero esa noche todos los fatums y anankés estaban convulsionados en el aquelarre de su cabeza. No podía espantarlos. Los recursos de veinte años para elevarse, depurarse y glorificarse fallaron. Eran meros espejismos, suntuosos burladeros de un sino preestablecido, ¡tan preestablecido que brillaba en las cuatro nulidades de su firma!

    El Estadígrafo se inmergió en un remanso de tranquilidad contemplativa. Hizo el balance escueto de su trayectoria vital. Estaba errada. Escudriñó la perspectiva de afrontar nuevos rumbos. Eran pavorosas. Sumiso, entonces, aceptó su suerte, su impotencia y su esterilidad. Y se allanó a considerarse la encarnación de un teorema absurdo.

    Viendo aún el sobre que intentó llenar, al iniciar la jornada, con la dirección de Van Saal, lo tomó. La soledad de la S ya escrita, acusábale sus desatenciones para con él. En desagravio, resolvió escribirle primero que a nadie. E1 numen que concentra las energías finales del espíritu le ayudó con tanta lucidez y fortaleza que, en vez de pensar, parecía transcribir:


    Querido Piet:

    ¡Silencio! Mientras la vida puede sobrellevarse dignamente es obligación vivirla. Mas, cuando se comprueba la falencia de los valores eviternos, vivir es una cobardía. No me juzgues. Sólo la muerte juzga a la vida. He aquí mi falla.

    ¡Silencio! Sea flor de ternura la comprensión de tu sonrisa. Y sol que ilumine el abismo de mi trance, el sol diminuto que brilla en el punto de luz de tus pupilas. El sol que rueda en tus lágrimas.

    ¡Silencio! ¿Para qué exaltarte con un recuerdo estéril? Junta el mío y nada mas. Tú también eres una incidencia de recuerdos... ¡Que no los actualice nunca el amor! Te alumbrana el recuerdo del futuro que forjaste en el ensueño. Eso es fatal.

    ¡Silencio! Tú sabes que mi egoísmo ha contradicho todo lo que ha podido y que ahora contradigo "el principio supremo de todo deber". Tú sabes que al sumirme en la eutanasia yo me no de Dios. Bueno: calla y tolera.

    ¡Silencio! No extiendas tu lástima como un manto sobre mi cadáver. No hagas la tonta filosofía del ejemplo. Cada cual es un triste ejemplo de torpezas en esa vida exenta de paradojas que se vive en el fondo del ser.

    ¡Silencio! Un silencio trágico de rostro demudado. Vuelve mi soplo al aire, mi fuego al sol, mi sombra a la tierra. Y toda mi algarabía a la mudez esencial del mundo. Ni una palabra. Hay un riesgo atroz. Podrías oírte...

    ¡Silencio! Soy un alma con mucha muerte encima. Me enorgullece. Es la única fortuna que vale... Desde la distancia póstuma vendré a buscar tu amistad que fue el gran hallazgo de mi vida. Ya charlaremos en la vereda del misterio.

    ¡Hosanna, Piet!

    OP OLOOP

    Leyó la carta con fría naturalidad. Obraba de acuerdo con un plan que dijérase maduro en la subconsciencia, por la insensibilidad de su realización. Tomó más papel y escribió:

    Gastón:

    Kustaa lisakki, "la sueca" que usted me indicara es nada menos que hija psíquica mía. Si bien yo no materialicé el ensueño, su realidad me acusa. Por el amor que tuve a su madre: Minna Uusikirkko –hija del profesor de letras del Liceo de Uleaborg– le ruego coopere con Piet y Franziska en la noble tarea de redimir su alma.

    Confío en usted como he confiado siempre

    OP OLOOP

    Sonriendo tétricamente secó la tinta. Su letra era neta, firme, estilizada con sobriedad. Acto continuo, sin ninguna hesitación, redactó:


    Yo, Optimus Oloop, soltero, treinta y nueve años, nativo de Uleaborg, Finlandia, por este mi testamento ológrafo declaro: Primero: Que no tengo herederos forzosos. –Segundo: Que no debo nada a nadie ni nadie me debe a mi. –Tercero: Que mi patrimonio lo constituyen el mobiliario de este departamento y veintiocho mil pesos depositados en el Banco Anglo Sud Americano. –Cuarto: Que lego el mobiliario con todo su material científico a la Dirección Nacional de Estadística; y el resto de los enseres a mi "valet". – Quinto: Que lego el dinero, por partes iguales, a Mina Uusikirkko, Kustaa lisakki, Piet Van Saal y Franziska Hoerée. –Sexto: Que estando la primera internada en el Manicomio de Mujeres de Helsingfors, Piet Van Saal dispondrá de la suma para atender al recobro de su salud. –Séptimo: Que estando la segunda como pupila "chez" Madame Blondel, de esta ciudad, Franziska Hoerée dispondrá de la suma para obtener su reeducación. –Octavo: Que mi cadáver sea cremado y mis cenizas aventadas sobre el Río de la Plata, por el Comisario de tráfico aéreo, don Luis Augusto Penaranda, próximo al lugar donde desaguan los detritos de la urbe; mientras, simultáneamente, el Jefe de obras sanitarias, don Cipriano Slatter, escriba en la playa este epitafio:


    "Aquí yace Op Oloop.
    Para él nada fue difícil
    excepto el amor.
    ¡Por eso amó tanto a las
    mujeres fáciles!"

    –Noveno: Nombro albacea para el cumplimiento de estas disposiciones a don Gastón Marietti, amigo fiel, cuya riqueza y cultura superan al bien y al mal. En Buenos Aires, a veintitrés días de abril de mil novecientos treinta y cuatro.

    Optimus Oloop

    Juan Filloy.

    Me encantó, y estoy pensando. Léanlo, háganme el favor, y cuentenme qué les pareció.
  8. Se prohibe mirar el cesped

    Maniquí desnudo entre escombros. Incendiaron la vidriera, te abandonaron en posición de ángel petrificado. No invento, esto que digo es una imitación de la naturaleza, una naturaleza muerta. Hablo de mí, naturalmente.

    Alejandra Pizarnik, Textos de sombra y últimos poemas, 1982.

    PORQUE TUVE GANAS.
    "SI."
  9. Amenza al Mundo, de Fantômas. El álbum entero es increíble, o diferente.

    Dios, pensar que estuvieron en México; ojalá tuviesen algún plan de bajar a Sudamérica, si no fuese tan lejos... los iría a ver. Claro que si, por ejemplo, llegan a dar concierto en Venezuela, o Colombia, no podré ir. En fin... nada muy importantes con respecto a ellos.

    Ayer fuí al cine, y luego a caminar por ahí. Pasé por una tienda de discos, muy bien puesta, la verdad, y mucho mejor que el Musimundo del mini centro comercial. Tienen música importada, y tenían una sola copia del DELÌRIVM CORDÌA que conseguí en Bs. As. Carísimo, ni hablar de comprar algo, pero... verán, ese lugar parece olvidado, no lo frecuenta muchas personas, a lo sumo... dos o tres, a lo largo del día. La señora que me atendió, muy amable, me dejó sentarme en el sillón y me la pasé escuchando CD's, porque podía sacarlos de sus cajas, cuidadosamente, y esuchucharlos en un discman con auriculares, que está ahí para, bueno, oír un poco de lo que estás por comprar. Weather Report, Liquid Tension Expriment CD 2, Camel, Paco de Lucía, Hermeto Pascoal... no me acordé de todos los que quería oir en ese momento, además ya me daba apuro quedarme, me veía tan... bien acomodado que me incomodé. Así que le dije que volvería hoy, no sé por qué. Veré si le compro algún trabajo de McLaughlin, que tiene varios, más que nada de la Mahavishnu Orchestra.

    Caminar es genial. Además, ayer no hizo tanto frío pero sí viento, y no había nadie en la calle, así que estaba prácticamente solo a las... ocho de la noche, ya de noche.

    Ya, ya. La semana que viene rindo exámenes en Bs. As. Son los últimos parciales del año, y luego vienen los temidos exámenes finales, es decir, los exámenes de ingreso. Ansío una beca... pero es muy dificil. Es casi tan dificil como tratar de entrar a una Universidad pública, al menos, a la que yo aspiro si no consigo la beca, que es lo más probable. Ya me harté de la carerra, esta competitividad antes me emocionaba e incluso me animaba, ahora ya no, ya preferiría... otra cosa.

    FIN.
  10. Nuevo contenido en el radio.blog. Hope you enjoy it.

    Saqué a Mike y a Björk unos momentos de mi radio.blog para promocionar este álbum de His Name is Alive, que recomiendo encarecidamente que escuchen.
  11. ?¿Dos dodos.
  12. *
    autumn has come to rest
    in her garden
    come to paint the trees with emptiness
    and no pardon
    so many things have come undone
    like the leaves on the ground
    and suddenly she begins to cry
    but she doesn't know why
    heavy are the words that fall through the air
    to burden her shoulders
    caught up in the trees
    her soliloguy,
    don't leave me alone

    **
    Rome now comes to sit
    in her garden
    mingling the breeze with memories
    of a time when
    there was a room in pale yellow hues
    her room with a view
    where love made a bed of happiness
    in muslin and lace
    sweet is the voice from far away
    that speaks sotto voce and
    is lingering there in the golden air
    to quiet the day.


    [ * Inner Garden I]
    [** Inner Garden II]

    No sé, no puedo dejar de escuchar King Crimson. Será un trauma. =/
  13. Lo pequeño es hermoso.

    Debido al año sartreano, pensé que no sería demasiado snob dedicarme a releer "La náusea" y "El ser y la nada" (+), de cualquier forma, no tengo otra cosa en la que invertir mi tiempo libre.

    Hace dos días que me levanto con una sed increíble, y me duele la cabeza. Lo bueno es que después de estar un rato en el PC se me va, o ya no lo siento.

    Escucho a Eric Johnson tocando Manhattan, y gracias a eso quise agregar cosas a mi radio.blog, pero como pueden oír, Total Mass Retain no funciona bien.

    Los días "emo" suckean. No me dejan pensar en nada, y es incómodo. Tengo las manos secas. Me voy a comer, y después edito esta entrada. -_-

    Editado.

    O morettina

    Ho trovato sul lago di Tana
    Una bella moretta che Dede si chiama
    Che m'ama e m'adora
    La porto in Italia, la porto in Italia
    Ora è povera e nuda
    Ma quando sarà al mio paese
    La voglio vestire da bella signora
    La porto in Italia, la porto con me

    O morettina, o morettina
    Ti voglio vestire con una pelliccia di barba di ras
    O morettina, o morettina
    Ti voglio vestire con una pelliccia di barba di ras

    Morettina và nella capanna
    Và dire alla mamma
    Se vuole lasciarti venire in Italia
    ti porto in Italia, ti porto in Italia
    La mia mamma mi ha dato una chicca per te
    Perché é tanto contenta che tu mi conduca in Italia
    Io vengo in Italia, io vengo con te.

    O morettina, o morettina
    Potrai assaggiare: le pizze, le vongole ed il panetton
    O morettina, o morettina
    Potrai assaggiare: le pizze, le vongole ed il panetton

    Addio Signor Negus, in Italia me ne vo
    Non mi far la faccia scura, tanto non tornerò
    Non mi far la faccia scura, tanto non tornerò

    Ma perché morettina vuoi lasciarmi, ma perché ma perché
    Ma perché morettina vuoi lasciarmi, ma perché ma perché

    Io vado laggiù a civilizzarmi! Ciao ciao Selassiè
    Io vado laggiù a civilizzarmi! Ciao ciao Selassiè

    O macchinista fuoco al vapore
    Tra poche ora potrò sbarcar.
    Porto in Italia l'ombrello del Negus
    E cinque barbe, e cinque barbe
    Porto in Italia l'ombrello del Negus
    E cinque barbe….tagliate ai ras !
  14. Anoche pensaba seriamente la posibilidad de agarrar toda la guita para mis estudios y comprar un pasaje aéreo a Mali, llegar, quemar todo el dinero restante, y quedarme ahí, viviendo como esa gente durante varios meses. Pero no pasó de nomás pensarlo...

    Sería interesante. Una lástima que no tenga 21 años para poder concretar todas las estupideces que se me ocurren.
  15. Hoy me acosté en el pasto del Aeroclub, y me picó la espalda.

    Me invitó a su casa y estuvimos varias horas. Dog Fashion Disco mediante, le conté que. No tuve tiempo, porque ya había posado sus (?) Me gustó. Iremos a SCDB unos días: obtuvo permiso. Yo me emocioné, y hacía mucho que no.

    Gex, ¿conoces Dog Fashion Disco?