Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Bueno he echo lo k e podido xd y sí, es largo jiji solo espero k te guste ^^

    información: personajes extraidos de Naruto y Naruto Shipudden XD, el argumento es original.


    SENTIMIENTO DE AMOR

    Época feudal, un poblado cercano al clan Hyuga era atacado por unos criminales corruptos. Bárbaros sanguinarios que mataban a ancianos y niños a sangre fría. Se llevaban a las mujeres y las forzaban. Gritos, cadáveres y destrucción. Solo quedaba eso.
    Los criminales se marcharon llevándose las pertenencias del pueblo, abundante en riqueza y montaron un campamento cerca. Pero entre esa multitud un hombre no estaba satisfecho. Su cabello era negro como la noche y sujeto por una coleta. Sus ojos eran de color gris azabache.

    -Jefe, disfrute. Hemos hecho una buena recolecta -le animaban.
    -Si, señor. Esto es por usted. Beba.
    -Callad, no me molestéis. –Y golpeó al más cercano.
    -Itachi, cálmate –en ese momento un hombre de cabello azul le agarró de los brazos e intentó llevárselo a la tienda.
    -Suéltame, suéltame! Sabes que puedo matarte.
    -¿Ah si? Atrévete, vamos.
    -Tsk –cabreado se sentó en una silla.
    -A ver, dime que te ocurre.
    -Nada.
    -No es normal que te comportes así. Bueno, ya se que eres muy rudo y todo eso pero…
    -No es nada. Déjame solo.

    El hombre de pelo azul salió de la tienda. Itachi estaba confundido. No sabia a que se debía su comportamiento. No lograba comprender ese sentimiento que le concomía por dentro. Lo tenia todo; dinero, poder… que mas podía necesitar. ¿Familia? No, sabe que no es eso. Tuvo una vida muy dura en el pasado pero eso no era. Que más, que era lo que no tenia y que tanto necesitaba.
    Cansado, recorrió la tienda hasta su cama. Se tumbó y cerró los ojos.

    Un sueño apareció en ese momento. Oscuridad envuelta iba desvaneciendo suavemente y una imagen se posó en él. Era su casa y allí estaba su hermano Sasuke. Parecía divertirse. No solo él, su padre y su madre también.
    Pero el ambiente cambia enseguida. Un muchacho se acerca a ellos, era él. La diversión había desaparecido y la oscuridad había vuelto a ocultarlo todo. Unas voces se oían de fondo.

    -Yo tenía esperanzas contigo. Pero me mentiste.
    -Hiciste daño a tu padre y a mi también.
    -Por tu culpa, nunca me felicitaron. Tú eras el favorito. Y aunque me esforzara lo suficiente nunca te superaba. Por tu culpa mi ira hacia ti aumentó. Por tu culpa he acabado así.

    No, no, basta, no sigáis >> por tu culpa<< callad… >> por tu culpa<< CALLAD!.
    En ese momento Itachi despertó. La velocidad del latido le aumento enseguida. Se levantó y salió de la tienda. Necesitaba pasear y aclarar su mente. Pensaba que había olvidado todo. ¿Porque lo había soñando? Camino por el bosque adentrándose más.

    Al final del bosque una luz brillante sobresalía de entre los árboles. Itachi, curioso, decidió ir hacia allí. Lentamente y con sigilo fue avanzando. Por si un caso, no quería encontrarse con algún enemigo. Quien sabe si alertaron a los alrededores del asentamiento del pueblo. Cuando por fin salió de espesor pudo observar de donde provenía la luz. Un pequeño lago tenía reflejado en él la luna que estaba completamente llena. La sensación de tranquilidad que mostraba el agua calmada, hizo que Itachi se absorbiera en ella. Pero, algo dentro del agua se movió. Itachi despertó enseguida y al pensar que podía estar en una emboscada, se tiró al agua para atacar. Dentro de ella no veía nada, la luz de la luna no parecía traspasar. Pero algo le estiró al fondo. Intentaba salir como sea; giró rápidamente para comprobar que era lo que le obligaba a hundirse. Su cara de sorpresa le hizo perder aire. Una muchacha de pelo negro azulado y muy corto, piel blanca y ojos albinos, se acercó a él y con una mano posada en la cara de Itachi, suavemente posó sus labios. Itachi no comprendía nada y falto de aire intentaba escapar. Pero la mujer no le soltaba. Lo que pretendía era darle aire suficiente para salir a la superficie. Cuando Itachi notó que la muchacha de ojos albinos le soltó y se dirigía a salir, él decidió hacer lo mismo. Ya fuera se abalanzó hacia ella para que le diera una explicación.

    -Chica, como te atreves. –la muchacha bastante tímida, se dirigió hasta la costa del lago. –No escapes maldita.
    -No escapo. –dijo entre dientes muy suavemente.

    Itachi sin comprender todavía, se dirigió a ella. Parecía bastante cabreado.

    -Entonces, explícate.
    -Me estaban buscando.
    -Quienes… digo… me da igual, no tienes derecho a hacer lo que has hecho.
    -Pero, es que sino me hubieran descubierto. –algo asustada.
    -No me importa, me marcho.
    -Yo, me disculpo. –dijo la muchacha con una cara bastante preocupada.
    Itachi, viéndola de cerca, se dio cuenta de que no era como las mujeres que había conocido durante su vida. Ésta era tan delicada y hermosa. Y con la luz de la luna y el agua que le deslizaba por el cuerpo, la piel le brillaba. Itachi no quería reconocerlo pero esa muchacha le interesaba, y mucho. Se acercó a ella lentamente. No sabía qué pero no quería que se marchara.

    -Dime, de donde eres.
    -De una aldea. –cada vez que Itachi se acercaba a ella, la muchacha daba un paso atrás.
    -¿Cercana?
    -Algo así.
    -Y quienes te buscaban.
    -Unos hombres, quieren obligarme a que me case.
    Itachi paró al oírlo. La muchacha al ver que no seguía avanzando instintivamente avanzó ella. Era como si no quisiese que se pusiera triste.
    -Pero me he escapado.
    Itachi la miró. ¿Qué decía? Como si me importara, pensó. Un ruido de entre los árboles asustó a la chica. Itachi fue a comprobar quien podía estar escondido pero en ese momento fueron rodeados por una docena o mas de hombres. Uno de ellos habló:

    -Devuélvenosla, tenemos que regresársela a nuestro señor.
    -¿Para obligarla a casarse con él?
    -Eso no es de tu incumbencia.
    -Tarde, ya estoy metido en esto. –Itachi comenzó a atacar a todos con técnicas de lucha. Pero no estaba solo pues la muchacha también comenzó a luchar. Al ver que los oponentes caían como moscas, el subordinado mas fuerte escapó. Itachi cogió a la muchacha y dijo:

    -Ven, te llevare a mi campamento.

    Cuando llegaron, sus hombres ya estaban despiertos. Extrañados por la inesperada marcha de su jefe. El hombre de pelo azul se acercó a Itachi.

    -Dime, quien es ella.
    -A partir de ahora vendrá con nosotros y quien le ponga un dedo encima morirá. –los hombres sin saber nada aceptaron las ordenes de su jefe, pero el de pelo azul no estaba muy de acuerdo.

    Itachi entró dentro de la tienda con la muchacha.

    -Por que haces esto.
    -No lo sé. Pero algo dentro de mi me dice que no puedo dejarte ir.
    La muchacha de ojos albinos se acercó a Itachi y le abrazó suavemente acercando su cuerpo al de él, mirándolo con cariño. Ella tampoco lo sabía pero quería estar con él. Itachi cogió el mentón de la chica y la besó tan dulcemente que parecía que fueran a unirse. La acostó en la cama y juntos quedaron dormidos.

    A la mañana, Itachi despertó solo. La muchacha no estaba. Se levantó y fue directo a sus hombres.

    -Decidme, donde está.
    -¿Dónde está quien, señor?
    -Entupido. –le dio un golpe que le izo sangrar al instante.- La muchacha inútil.
    -No, no sabemos nada. No la hemos visto.
    Itachi nervioso fue a buscar a su mas leal hombre, pero este no estaba en su tienda.

    -Dónde esta Kisame – (el hombre de pelo azul)
    -Dijo que tenía un pequeño negocio que resolver en la aldea mas cercana

    Cabreado se dirigió hacia allí. No sabia la razón peor sospechaba que había algo entre la muchacha y Kisame.
    Cuando llegó a la aldea una celebración estaba a punto de comenzar. Esto no le gustaba para nada. Fue buscando entre la multitud hasta que encontró a Kisame. Éste sorprendido preguntó:

    -¿Itachi, que haces aquí?
    -Eso quiero saber yo.
    -Oh! Tranquilo, vine a cobrar un trabajo.
    -Explícate.
    -¿Sabes esa chica? La que trajiste. Pues es la hija del líder del clan Hyuga y su padre la quiere casar. Ofreció un buen pellizco para traerla. –dijo sonriendo.
    Itachi estaba punto de explotar. Como se atrevía. Lo cogió con fuerza y…

    -Dime, donde esta ella.
    -Ya es tarde.
    -¡¡Donde esta!! –gritó
    -Pero que importa, tú no la necesitas. Así lo único que lograras será perderte a ti mismo.

    Harto de escuchar, soltó a Kisame y fue en busca de la muchacha. No sabía dónde buscar pero no queria perder el tiempo. Entonces fue cuando la vio. Entre soldados estaba ella, atrapada y triste. Iba avanzando hasta un altar donde le esperaba su prometido.
    Itachi, sin pensárselo dos veces se abalanzó a los soldados y luego agarró a la muchacha que al comprobar quien era se alegró enseguida.

    -Has venido a por mí.
    -Si, y no te dejare escapar nunca más.

    Pero en ese momento Itachi notó algo punzante en su espalda. Kisame le había lanzado una daga y pretendía lanzar mas.

    -Si eso es lo que quieres Itachi. Entonces morirás y yo seré el nuevo líder de nuestra organización.
    -Maldito. –se quejó.

    Kisame fue directo a Itachi para volver a atacarlo y este con la propia daga en su espalda atravesó el corazón de Kisame. Pero en ese momento mas soldados del clan Hyuga fueron hacia ellos. Itachi y la muchacha intentaron luchar unidos y al comprobar que nadie más los atacaba huyeron juntos.
    Se dirigieron al bosque, al mismo lugar donde se conocieron, el lago.
    Itachi estaba cansado, había perdido mucha sangre.

    -Como te encuentras –dijo la muchacha preocupada.
    -Cansado y débil.
    -Todos es por mi culpa.
    -¡No! No digas eso nunca más. Odio esa frase. Yo fui quien quiso salvarte y aunque es raro en mi me siento muy feliz.- la muchacha con lagrimas en los ojos le besó.
    -Una cosa. –Le apartó Itachi en ese momento.- dime cual es tu nombre.
    -Hinata.
    -Hinata, –repitió él. –¿sabes que es este sentimiento?
    -Es amor.
    -Me gusta. –y al momento Itachi cerró los ojos. Eso era lo que en realidad necesitaba, amor.

    Itachi murió en aquel hermoso lugar, recuerdo de un amor corto para algunos pero intenso para ellos dos.
    Hinata, la muchacha de ojos albinos, marchó lejos de los dominios del clan Hyuga, decidida a honrar aquel amor hasta el final de los tiempos.


    ____________________________________


    Bueno eso es todo ^^ quizás el final es muy seco pero es que no keria alargarlo tanto xd


    un salu2