Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Qué pasaría si te dieras cuentas de que te enamoraste de tu mejor amigo? y lo peor... que fuera el día en él que su ex novia le pidiera otra oprtunidad?

    Pues eso fue lo que me pasó a mi, mis queridos amigos...
    Y lo cierto es que me siento mal al respecto, sin embargo ya no puedo hacer nada y creo que mi vida en la esuela no será igual..

    Recen por mi mis amigos y recen por que mi amigo no salga lastimado de esta relación
  2. ¡Hola! Se que a lo mejor y esto es de último momento, pero he tenido fuertes problemas escolares y familiares, por lo tanto se me ha prohibido acercarme a la computadora hasta nuevo aviso.
    Pido una disculpa por esto y espero poder volverlos a ver pronto, de verdad lo siento.
  3. Hola!!! He decidido hacer este programa, por que tengo muchos temas en la cabeza y también por que quiero saber su opinión acerca de todos los temas que hablemos por acá, si existe algún problema, porfavor háganmelo saber. Ustedes pueden venir a dejar sus comentarios y también pondré siempre a un invitado especial, exceptuando esta primer transimisión.

    O-O-O-O-O-O-O-O-O

    Akuma: ¡Hola mis queridos amigos! Bienvenidos a la primera transmisión de este programa: "Mira quien habla" Lo cierto es que aquí ta mi parte demoniaca: Sayu, bienvenida.

    Sayu: Muchas gracias Akumita, bueno pues en este primer programa vamos a hablar de...

    Akuma: ¡Espera! Primero: ustedes sientanse libres de poner sus comentarios acerca del tema que estemos manejando, y en segunda espero que se la pasen megan bien, ahora si Sayu, te concedo la palabra.

    Sayu: Al fin, bueno como iba diciendo este primer programa hablamos de algo que yo creo que sí puede llegar a interesarle a cualquiera... "La Personalidad"

    Akuma: Exacto, ahora yo daré mi opinión, yo considero que la personalidad es algo que tú va creando a lo largo del tiempo, podemos llegar a ser auténticos o bien podemos imitar las actitudes que tiene las demás personas, ¿ Y dónde podemos imitar ese tipo de actitudes? Bien lo podemos sacar de la tele, de nuestros padres, la escuela, etc etc.

    Sayu: exacto hay cierto tipo de personas que tiene mucha personalidad y sin embargo no son en absoluto atractivas pero es tanta esa..."aura" que tiene que pues otra persona puede sentir atracción hacia ella.

    Akuma: bueno queridos amigos ustedes ¿qué opinan? Dejen susu comentarios y cuando los termine de leer discutiremos sus puntos de vista.
  4. Amor a Las Oscuras de La Noche

    Emily POV
    Sigo mi camino hacia la salida del edificio, después de un día de pesado trabajo, no anhelo más que una taza de café y el televisor.
    Subo al elevador, se cierran las puertas y suspiro pesadamente. Ya no aguanto los zapatos, los dedos de las manos están acalambrados y mis parpados se cierran de vez en cuando.
    Faltan 50 pisos, ¿por que tenia que trabajar en un edificio tan alto?
    Repentinamente, la luz se va, dejándome en medio del piso 50 y 49…asustada trato de tranquilizarme…
    Saco de mi portafolio una navaja, nunca se sabe cuando puede haber una emergencia, con ella abro ágilmente la puerta del elevador.
    Me agacho para poder salir hacia el piso 49. Me pongo de espaldas para bajar más fácil.
    Siento dos manos cálidas en mi cintura ayudándome a bajar, sorprendida me dejo caer, pero por culpa del elevador mi falda negra se sube bastante para dejar MUY poco a la imaginación, apenada volteo a ver quien es mi rescatista y lo veo en la oscuridad…la escasa luz que brinda la ventana me ayuda a ver sus ojos de color miel.
    Mas roja de lo normal trato de reaccionar para bajar mi falda, pero él hace la tarea que no logro completar, baja la falda lo suficiente.
    = Gracias – le susurro
    = Tenemos que salir de aquí…
    = ¿Tan grave es lo de la luz?
    = Si…alguien entró al edificio y colocó una bomba en el sótano…si no salimos…
    =Lo se…bien…entonces…
    = Las escaleras están bloqueadas…
    = ¿Entonces como cuernos vamos a bajar?
    = No lo se, ya se me ocurrirá algo.
    *A ti siempre se te ocurre algo*
    Paseamos por el piso 49 durante bastante tiempo…pensé que habían pasado horas…pero no es así…
    Llegamos a un cuarto que tenia ventilación, así que él la abrió y me ayudó a subir, lo malo era que como traía falda y la ventilación estaba en el techo…el tuvo muy buena vista…cuando me di cuenta de que me miraba, lo pateé en el hombro por lo que volteó al suelo.
    *Pervertido…*
    La ventilación era un poco pequeña…bastante…me estaba entrando el pánico, así que me dispuse a volver, pero oh sorpresa cuando él no me lo permitió, ya que me tomó por la cintura y me fue empujando suavemente…
    Me negué rotundamente a continuar, así que me acosté por completo.
    = Vamos…tenemos que seguir
    = No quiero…quiero volver.
    = No vas a volver…
    = ¿Quien lo impide?
    = Yo
    = ¿Y que tiene si vuelvo?
    = Que es peligroso…
    = ¿Y eso te importa?
    En un hábil movimiento me volteo boca arriba y se coloco encima de mí, un brazo a cada costado de mi cabeza. Sonroje al momento.
    = Si…y mucho
    = ¿Poo…por que?
    = Por que si te sucede algo…nunca me lo perdonaría…
    Abrí los ojos con sorpresa…
    *¿En serio este chico es el chico de la semana pasada?*
    Mi mente voló rápidamente a mis recuerdos…
    Flash Back
    Salí del elevador hacia mi oficina en el piso 67, camino por los pasillos, saludo a una amiga, pero iba en dirección opuesta a la mía, así que cuando me despedí seguí caminando con la cabeza ligeramente volteada hacia donde iba mi amiga, por lo cual, no me fije que estaba apunto de chocar con mi amor platónico…
    Ese chico que me conquisto el corazón con una sola mirada, aquel que con su simple sonrisa me derritió como hielo bajo una lupa y un rayo de Sol.
    Ojos color miel, pelo castaño, ligeramente despeinado lo que lo hacia ver atractivo, bastante alto, casi dos metros (exagero, lo se), musculoso, dientes blancos, labios jugosos, sonrisa…perfecta.
    Al momento del impacto, solo pude oír un pequeño grito lo cual supuse que provenía de mi garganta, vi un vaso con café volando y luego vi el piso acercándose precipitadamente.
    Cerré los ojos, lista para el impacto, pero en vez de sentir el frío suelo, sentí dos brazos musculosos sobre mi espalda, demasiado cerca de mis pechos por lo cual me sonroje al instante.
    Me puse de pie al fin. Lo vi…con la camisa ligeramente llena de café…no era nada comparado con mi cabello y mis pantalones negros, DEMONIOS adoraba esos pantalones, y si no llevaba los pantalones tenia que llevar falda negra que parecía de teibolera.
    Suspire al ver mi cabello, después lo mire a el, me miraba con furia.
    = ¡Por que cuernos no te fijas por donde vas!
    Al oír su ira salir de su boca, sentí que el edificio de 70 pisos se me caía encima. Tartamudee algo, pero no estoy segura de que…supongo que fue un perdón o algo así…por lo que me respondió con mas furia.
    = ¡Ten mas cuidado si!
    Furioso, tomo unos libros llenos de café y salió hacia el elevador…
    Me quede paralizada por lo que parecían horas…
    Mi chico adorado…acababa de gritarme…
    Resignada, tome mi portafolio, con lágrimas en los ojos, me metí a una puerta, me encerré en mi cubículo y me dispuse a llorar…
    Fin del Flash back
    Claro que había algo peor…
    Flash Back
    Había acabado un pesado día de trabajo, estaba en la esquina tratando de conseguir un bendito taxi.
    Por fin, uno se detuvo, me subí, le dije a donde me dirigía, recosté mi cabeza sobre el respaldo y suspire. Malditos tacones…
    Oí la puerta del taxi abrirse, pero estaba tan cansada que no me moleste en ver. Supuse que el taxista estaba revisando las llantas o algo por el estilo.
    Pero me lleve una cierta sorpresa cuando el taxi comenzó a avanzar, pensé que la palanca se había accionado. Así que abrí los ojos de golpe y mire al asiento de conductor, pero ahí estaba el taxista tarareando una canción ranchera. Sentí cierta presencia a mi lado, así que voltee y ahí estaba…nuevamente él.
    Me miraba fijamente, como si en cualquier momento desaparecería.
    Yo me pegue a la puerta del taxi de mi lado lo mas que pude, el solo puso una de esas sonrisas seductoras.
    Llegamos a mi casa, suspire aliviada por que por fin podría dejar de vigilar todos sus movimientos, aunque, todos ellos fueron sonrisas seductoras y miradas profundas.
    Salí del taxi más roja que un semáforo en rojo en medio de la oscuridad.
    Le pague al taxista y corrí a mi puerta, saque histéricamente las llaves y lamentablemente se resbalaron de mis manos.
    *MALDITOS NERVIOS*
    Me agache para recoger las llaves pero ya no estaban, me incorpore y pude ver su camisa.
    Lo mire, me estaba extendiendo la mano con las llaves.
    Las tomé y me metí.
    = ¿Puedo pasar?
    Parecía que iba a llover, y no lo podía dejar caminar bajo la lluvia como cachorro abandonado.
    Lo mire a esos irresistibles ojos color miel. Asentí levemente y me aparte de la puerta para que entrara.
    Me dirigí a la cocina, me siguió, se sentó en una de las sillas de madera y me observo.
    Me senté frente a él.
    = Dime algo… - me dijo…
    = ¿Qué quieres que te diga?
    = ¿Por qué eres tan torpe?
    Abrí la boca sorprendida.
    = ¿¡Perdón!?
    =Bueno, digo…hace unos días tropezaste conmigo y me tiraste el café encima, hoy tiras las llaves y le pagas al taxista un billete de 50 envés de darle 5 pesos como era lo correcto…
    Abrí los ojos con terror. ¿Le había dado al taxista un billete de 50?
    = Aparte…se lo que sientes por mi…y créeme que el cambio de la falda no funciona…siento que eres un fastidio aún.
    Me levante enojada. Mi rostro hervía de furia.
    = ¡Sal de mi casa!
    Se levantó tranquilo y se dirigió a la puerta mientras yo daba zancadas detrás de él.
    = Torpe y enojona…
    = ¡Sal! – volví a gritar abriendo la puerta.
    Negó con una sonrisa en la cara y salió a la lluvia. Azoté la puerta, me aventé al sillón y evite pasar la mirada por la ventana.
    No me importaba si le daba hipotermia y moría, no me importaba, era el hombre más estúpido y grosero que conocía.
    Me dedique a gritar sobre mi almohada, necesitaba más. Fui a la cocina, tome los platos arrojándolos al piso, se hacían trizas con el contacto al suelo…
    No recuerdo cuantos platos rompí…pero el teléfono sonó.
    Extendí el brazo hasta el teléfono, estaba tirada en el suelo sobre todos los platos rotos.
    = ¿Hola? ¿Emily? – era Bella
    No conteste…comencé a llorar…
    = Emily… ¿Qué sucede?
    Fin del Flashback
    No podía creer que el hombre que salió de mi casa hacia la lluvia estaba sobre mí en un conducto de ventilación.
    Después de unos minutos reaccione y me retorcí bajo su cuerpo. No iba a dejar que me hiciera eso…
    = De acuerdo, seguiré pero ¡muévete!
    Se quito de encima, me volví a poner en la misma posición y me fui a gatas hacia otro pasaje de ventilación pero hacia abajo.
    = ¿Cómo vamos a bajar?
    = Te tomaré de los brazos y te bajare hasta que toques el suelo…
    = De acuerdo…
    Así hizo, no tardo ni un minuto en que mis pies tocaran el suelo y a jalones me solté.
    Llegamos a otra puerta de ventilación y la abrí, era un cuarto oscuro, primero bajo él, me dijo que me tirara…
    Hice caso y me tiré, caí sobre su pecho, me levante rápidamente y miré a mi alrededor. Parecía un almacén.
    Caminamos a la puerta…maldición estaba cerrada…y yo no pensaba volver a ese espacio tan reducido.
    = Tendremos que volver…
    Cruce los brazos.
    = Vamos Emily…tenemos que salir.
    *Al menos sabe mi nombre…*
    Negué con la cabeza y señale una ventana.
    = ¿Estas loca? Estamos en el piso 48…
    Subí los hombros despreocupada.
    Suspiro…supuse que estaba tratando de idear un plan para convencerme de volver…
    En ese mismo momento, yo veía la ventana con seguridad…
    Caminé hacia ella, no iba a volver a los conductos de ventilación.
    Abrí la ventana y mire…
    Sentí un mareo horrible al ver la gran altura a la que estábamos.
    Respiré hondo y me concentre en buscar en algo en lo cual sostenerme, y al parecer tenia un poco de suerte de mi lado ya que había un marco de la ventana suficientemente ancho para pisarlo y suficientemente fuerte para sostenerme.
    Ahora…el problema aquí era… ¿Cómo cuernos iba a bajar a la ventana del piso 47?
    Me fije que el marco de la ventana llegaba a unas escaleras que bajaban de la azotea. Suspire aliviada.
    Volví a meter mi cabeza al cuarto y lo miré, aun estaba pensando.
    *Se ve tan lindo así…*
    Sacudí mi cabeza de lado a lado tratando de alejar esos pensamientos.
    = Ya se como bajar…
    Dirigió su mirada hacia mí.
    = ¿Cómo?
    = Ven…
    Me acerqué a la ventana y me asomé junto con él.
    Le señale el marco.
    = Podemos caminar por aquí, llegar hasta la orilla y bajar por la escalera. – decía mientras le iba señalando todo.
    = Eres…tan…
    *Que no diga torpe por favor*
    = Lista… - continuo
    Abrí los ojos sorprendida.
    = Gr…gracias…
    Tras ponernos de acuerdo, salí de la ventana con sumo cuidado…pero mas que cuidado…miedo.
    Él me detenía por los brazos para que no cayera.
    Caminé hasta la orilla del marco, me estiré lo más que pude para tomar la escalera…
    Por fin, subí a la escalera y bajé hasta el suelo.
    Miré hacia arriba, vi que él bajaba, al fin se puso a mi lado.
    Era un lugar muy extraño, aún no estábamos fuera del edificio, era como una terraza…
    Entramos por la única puerta, estábamos en la recepción del edificio.
    Todo estaba oscuro…lo único que se alumbraba un poco era el gran ventanal que estaba detrás del escritorio de la recepcionista.
    Miré la puerta y suspire…
    *Al fin…*
    Comencé a caminar hacia la puerta pero su mano me lo impidió.
    Me jaló por la muñeca y me azotó contra la pared, se puso delante de mí, pegó su cuerpo contra el mío dejándome entre su cuerpo y la pared.
    = ¡¿Qué te sucede idiota pervertido?!
    Él simplemente me tomó por la barbilla y me subió la cabeza hacia la suya, sus labios rozaban los míos, me miraba lujuriosamente mientras su mano bajaba con calma por mi cuello a mi hombro…
    Me retorcí bajo su cuerpo, pero eso solo provoco que mi cadera rozara con la suya y lo excitara aún más ya que miro al techo y de su pecho salió un gruñido.
    Lo mire sorprendida, demonios tenia que salir de ahí.
    = ¡Suéltame!
    Se volvió a pegar a mi rostro y me miro nuevamente con los ojos ardiendo de excitación.
    = ¿Por que?
    = ¡Tengo muchas razones en la cabeza!
    Comenzó a morder suavemente mi labio inferior. Su mano paseo lentamente por mi vientre…
    Suspire y entre abrí los labios.
    *¡No caigas Emily!*
    Me volví a retorcer pero volví a cometer el mismo error ya que repitió el gruñido.
    = ¡No te entiendo Sam!
    Él me miró curioso.
    = ¿No entiendes que?
    = Primero me dices torpe y enojona y ahora esto.
    = Oh vamos…no seguirás enojada por eso ¿o si?
    = ¡Si!
    Puso un dedo en mi labio inferior.
    = Cuando eres torpe…me fascinas.
    Sentí un poco de calor en mi cuerpo y sobretodo en mis mejillas.
    = Eres un…
    Desgraciadamente no pude continuar mi frase ofensiva ya que en un hábil movimiento pego sus labios a los míos…
    Al principio comencé a retorcerme y a golpear con mis puños su pecho marcado, pero comencé a sentir que caía en un trance, en una especie de hechizo. Mi mente se torno en blanco y mis labios comenzaron a responder aquel beso.
    No tenia idea de cuantos minutos pasaron… ¿o fueron horas?
    Me separe por dos segundos y en esos dos segundos grité con toda mi alma.
    = ¡¡¡¡¡¡IDIOTA!!!!!!
    Pero el volvió a atrapar mis labios entre los suyos.
    Lo único que supe después era que le correspondía desesperadamente.
    Me tomo por los muslos y me cargo, haciendo que yo enrollara su cintura con mis piernas.
    Comenzó a caminar y con una mano quito todo lo que había en el escritorio. Me coloco encima de él y me recostó en el escritorio, se separo unos segundos para respirar y poder soltar un gruñido seco y sensual. Yo respire una y otra vez, con los ojos y los labios entreabiertos.
    Respiraba agitadamente mientras el inspeccionaba mi cuerpo y mis labios rojos por la brusquedad de sus besos.
    De repente, paró, abrí los ojos con sorpresa y se separó de mí, tomó mi mano y salimos fuera, donde empezó a correr y yo apenas y podía seguirle el paso.
    Sam se veía muy desesperado, por lo cual, cuando menos me lo esperaba… Me estaba cargando, yo cerré los ojos.
    Se oyó una fuerte explosión y Sam paró, abro los ojos y me dio cuenta que estamos en un callejón demasiado estrecho, tanto que nuestro cuerpos se quedaron pegados.
    =La bomba…la había olvidado
    =Hmp, me pregunto por que será
    = Digamos que tú tampoco estabas muy concentrado en salir del edificio…
    Sam simplemente me sonrió, y le correspondí, al instante comienza a caer una fuerte lluvia que nos moja a ambos.
    Salimos del callejón estrecho, y comenzamos a caminar tranquilamente, la lluvia no me molestaba en absoluto, y al parecer a Sam tampoco.
    Llegamos a lo que yo suponía, su departamento que tenía un excelente gusto para decorarla.
    =Ven, te mostraré donde te puedes cambiar la ropa y secarte
    Me llevo a un cuarto muy grande y bonito, me dedicó una sonrisa, señaló el ropero y me dijo:
    =Toma lo que quieras de ese armario, yo vuelvo en seguida…
    Y tras decir eso, cerró la puerta, dejándome sola.
    Suspiro e inspecciono el cuarto, tenía una cama individual, y un gran armario, lo abro y veo que estan sus camisas, toma una de color azul marino, me desvisto y me la pongo.
    Me dio cuenta que Sam no ha vuelto, así que huelo la camisa, ¡Dios! Huele a él…
    Me quedé así hasta que siento cierta presencia en el cuarto, volteo y ahí estaba él, y me quedé embobada con lo que ví, no traía camisa, solamente un pantalón negro.
    =No sabía que mis camisas olieran tan bien
    Me sonrojo escandalosamente, él avanza hacia mí y me susurra al oído:
    = Me la tendrás que devolver, porque es mi camisa favorita
    Se separa de mí, yo no se como reaccionar, la verdad esa noche ha sido una de las más extrañas, pero lindas que he tenido.
    =Si quieres puedo tomar otra
    =No, pasa nada ¿quieres comer algo?
    Lo pienso, siendo honesta si tenía mucha, cuando estaba muy estresada me daba hambre.
    =Pues la verdad si, pero no quiero ser una molestia, o un fastidio…
    Dije acentuando lo último, recordando lo que me dijo el día que lo eché de mi casa.
    Sonríe, como intentando decirme que entiende lo que quiero decirle
    =No te preocupes, no eres un fastidio… eres MI fastidio
    Sonrojé al momento, intento calmarme pero no puedo ¿qué acaba de decir?
    Se aproxima a mí, me abraza y me susurra:
    = Voy a preparar algo, en seguida vuelvo
    Y se fue dejándome de nuevo sola, me siento en la cama que había ahí y me pongo a pensar, en lo que había pasado en la recepción del edificio, me miraba con una lujuria a más no poder, eso si que me asustó mucho, pero cuando me besó sentía que flotaba muy alto…
    Sam POV
    Me dirijo a la cocina, y comienzo a preparar la cena, lo que pasó en la recepción del edificio si que me había gustado, aunque perder el control de esa manera hubiera sido muy peligroso, quito esos pensamientos de mi cabeza y me vuelvo a dirigir al cuarto, entro despacio y abro los ojos con sorpresa; Emily se había puesto de nuevo su ropa mojada, y estaba en el baño, arreglándose el cabello, entro de puntitas y le pongo el seguro al cuarto, no iba a permitir que se fuera de esa manera, el trabajo en ese edificio era mi único contacto con ella.
    = ¿Qué haces?
    Se asustó y volteó la cabeza, y abrió con sorpresa.
    =Na-Nada
    =No te vas a ir si eso es lo que piensas
    = ¿Quién lo impide?
    =Yo
    = ¡Dios! ¿Vamos a empezar la discusión que tuvimos en el conducto de ventilación?
    =Mira, es de noche; regresar a casa es peligroso y te puedes enfermar
    Como por arte de magia mis últimas palabras surten efecto en ella y estornudó, sonrío con satisfacción.
    =Bien, pero mañana me voy
    =Esta bien…
    Ya pensaré en como hacerte volver, le doy mi camisa favorita y cierro el baño cuando salgo, ahora lo más interesante de todo sería ver como le hago para que podamos dormir juntos…
    Emily POV
    ¿Cómo es posible que la mala suerte me persiga? ¿Cómo era posible que las palabras de Sam surtieran tan buen efecto sobre mí? Me quito la ropa mojada con desgana y me vuelvo a poner su camisa…
    Salgo del baño y lo encuentro recostado en la cama, con los ojos cerrados *no se ha dado cuenta que salí del baño* me acercó cuidadosamente a él y me doy cuenta que está profundamente dormido, miro con delicadeza su rostro.
    No supe como pero en menos de lo que me esperaba abrió los ojos, yo no me moví, mis piernas no respondían, él se limitó a verme y me sonrió, acercó sus manos a mi rostro y me besó, pero esta vez con dulzura y amor, yo lo único que pude hacer fue corresponderle.
    Se separa de mí y me inspecciona con la mirada, ha decir verdad su camisa me queda algo larga aunque mis piernas no se salvaron tanto como yo quería…
    Sam POV
    La miraba, y es que no podía dejar de hacerlo, aunque le había dicho que la falda no le iba bien, eso era una mentira completamente, sus piernas tan bonitas y torneadas eran mi perdición…
    =Te queda muy bien esa camisa – digo seductoramente
    Se sonrojó, adoraba verla de esa manera, no pude más y la vuelvo a besar, no quería que se fuera, no lo iba a permitir…
    Emily POV
    ¿Cómo había llegado a estos extremos? Esa era la pregunta que me daba vueltas la cabeza, a decir verdad es que yo amaba con locura y pasión a Sam, y al parecer el sentimiento era correspondido.
    Me recostó en la cama, me empieza a desabrochar la camisa y yo a quitarle el pantalón negro (KYYYYYAAA!!!)
    Inspecciona mi cuerpo con sus manos, sin dejar de besarme, se separa de mí, y me mira por un momento (Cabe mencionar que ya no traía nada puesto) sonrió y me dijo:
    =Estás hermosa
    Sonrojo un poco, se ríe bajito y me vuelve a besar, yo le correspondo, y créanme cuando le digo que todo lo que sucedió a continuación es privado, o podrán imaginárselo… fue mágico.
    Despierto en la mañana, para haber dormido en una cama individual junto con un hombre, fue bastante cómodo, me intento mover pero no puedo ya que siento dos brazos rodeándome la piel desnuda (>///////<)
    Suspiro y me doy la vuelta despacio, sin romper el contacto con Sam y me doy cuenta que está dormido, parecía un ángel de esa manera e inconscientemente acaricio su mejilla, eso hace que se despierte, y al verme me dice:
    =Hola linda, ¿Cómo dormiste?
    =Podríamos decir que no me quejo
    Se levanta y se dirige al baño, yo me quedo ahí pensando en como hacer para convencerlo de quedarme ahí hasta que muera.
    O-O-O-O-O-O-O-O-O-
    =Sam ¿a dónde vamos?
    =Tranquila, ya casi llegamos
    =Odio no ver ¡ya dime!
    =No, falta poco, se paciente
    Llevamos Sam y yo, un poco más de dos años juntos, y no me puedo quejar, la verdad es que desde la explosión del edificio, la vida me había vuelto a sonreír.
    El coche de repente paró y Sam me sacó del asiento del copiloto, caminamos hasta que me dijo:
    =Te voy a quitar la venda de los ojos a la cuenta de tres…
    Y después de oír tres, abro los ojos, encontrándome en una terraza con un camino de rosas, que terminaba en una mesa para dos, y una botella de champagne.
    =Sam…
    =Te gusta ¿cierto?
    =Es precioso
    Me siento y comenzamos a platicar, y después de una cena maravillosa y una plática muy amena, se puso serio, y yo me asusté.
    =Bueno pues, yo tengo que decirte algo Emily Young…
    = ¿Qué cosa?
    =Pues que yo- se levantó del asiento y se inclinó hacia mi, sacando una cajita de terciopelo rojo- tu y yo somos una excelente pareja, y ha decir verdad no se como hacerlo pero… eres la persona indicada para mí ¿te quieres casar conmigo? – y abrió la cajita dejando ver un hermoso anillo con un diamante pequeño al centro.
    =Oh Sam… ¡Claro que si!- y lo abracé era la mujer más feliz del mundo.

    Epílogo


    = ¡Mama! ¡Alexa me está molestando!
    = ¡No es cierto mamá todo lo que Alexis diga es una mentira total!
    = Niños no griten que van a alterar a su madre
    = Lo sentimos
    Veo que Sam abraza a nuestros dos hijos y le dijo a cada uno:
    =Recuerden que su mami en estos días puede estar un poco alterada, por que el bebé va a nacer…
    =Pero en cuanto nazca el bebé ustedes dos se van a olvidar de nosotros
    Sam ríe y decido acercarme a ellos
    = ¿De que te ríes?
    =De las tonterías que dicen nuestros hijos
    = ¿Qué andan diciendo?
    =Pues que en cuanto nazca el bebé, nos olvidaremos de ellos
    Suspiro y les dedico unas sonrisas a los dos pequeños…
    =Escúchenme Alexa y Alexis Uley Young ustedes NUNCA serán abandonados por nosotros ¿me entendieron? Por que si fuera verdad yo y su padre ya los habríamos abandonado ¿acaso ya lo hemos hecho?
    =No mamá- dijeron los dos
    =Bien pues entonces no digan tonterías y vengan a abrazar a su futuro hermanito o hermanita.
    Mis dos pequeños, corrieron y me abrazaron, Sam me dedica una de esas sonrisas tan lindas que tiene y me dice:
    =Emily Young Uley, eres la mujer más linda e inteligente que he conocido
    =Lo sé y tu el hombre que está hecho para mí
    Sam, se arrodilla y me da un beso muy tierno y profundo…
    = ¡Ahg! Váyanse a un hotel – dijo Alexa quien era una hermosa niña de 5 años con los ojos de su padre y el color de su cabello como el mío: negro
    =Si váyanse al hotel, golosos- le siguió Alexis quien era la replica exacta de Sam, pero con 4 años de edad.
    Sam y yo los vimos y nos comenzamos a reír.
    =Niños, cuando sean más grandes lo entenderán
    Ambos pequeños nos vieron a los dos sin comprender nada y se fueron corriendo a jugar como los hermanos que eran…
    =Bueno pues en unos minutos la comida estará lista
    =Ya te dije que no te esfuerces Emily
    =Quiero seguir haciendo la comida que tanto le gustan a nuestros niños, querido
    =Que torpe, enojona y terca eres…
    =Y tu que grosero eres
    Dije en broma lo último y Sam lo único que hizo fue besarme, y yo le correspondí el beso, y le dije:
    =Somos la familia más feliz que pueda existir ¿cierto?
    =No te equivocas en absoluto…
    Le sonreí y él me sonrió, que plena me siento desde entonces…
    FIN…