Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. I'm Happy.

    Hoy cumpleaños de Lavi, mii darle regalo XDD

    Y aquí está.

    Mi Dulce Regalo.

    En aquella fecha, Kanda estaba que no sabía qué hacer. No había pensado en nada que podría gustarle, lo único que sabía es que si no se apresuraba sería el único sin darle un regalo.


    Era importante, era el cumpleaños de su novio. Nadie en la Orden lo sabía, claro, por lo que no les extrañaría que el samurái no le hiciera ni un presente a Lavi o se presentara a la celebración que estaban organizándole. Pero se sentiría como el peor de las personas si no le daba nada.


    Así que, a pesar de todas las peticiones de Lenalee por que se quedara a ayudar y a esperar a que el pelirrojo volviera de la misión se marchó al pueblo para buscar algo que sería del agrado del Bookman Jr.


    Sabía que cualquier cosa que le diera a Lavi le gustaría, pero quería esforzarse en darle algo que sintiera que era indicado para él. Llegó a una pequeña librería y no dudó en entrar. A Lavi le fascina leer, no estaría mal obsequiarle un libro, pensó.


    Buscó en varios estantes, uno que le llamara la atención lo bastante; pasó por donde se encontraban las novelas, cuentos, historietas y algunas leyendas, pero ningún libro llamó su atención. Iba a salir, pero un pequeño estante junto a la puerta llamó su atención: había tarjetas de felicitaciones para cualquier ocasión, libros con pensamientos y cosas por el estilo. Tomó un libro pequeño, rojo, parecido al que Lavi solía llevar consigo, con unas palabras de color dorado en la parte superior Lo que significas para mí. Abrió el libro y leyó algo de lo que decía.


    Aquello que había leído era algo que tenía mucha razón, cada que despertaba Lavi era el primero que se encontraba en pensamientos, siguió leyendo unas frases más y terminó por comprar el libro. Era en ese libro donde se encontraban las cosas que a Lavi jamás se había atrevido a decirle de frente, sería una buena oportunidad para que el Bookman se diera cuenta de lo especial que era para él.


    Después de haber salido de ahí, se volvió a la Orden. Si no se equivocaba Lavi regresaría pronto de su misión, esperaba que ninguna complicación le hiciera perder su cumpleaños junto con sus amigos y su novio, más por su novio que por sus amigos. Guardó el pequeño libro en su abrigo y se dirigió al comedor, ya casi todo estaba listo, sólo faltaba que Lavi llegara. Fue a con Jerry y pidió Soba, Lenalee le preguntó que si se quedaría, tomó el silencio de Kanda como un sí y no se equivocó. Él se quedaría, porque aunque no quisiera admitirlo quería ser el primero en darle su regalo.


    Cuando estuvo a punto de acabar con su alimento, Lavi llegó. Nadie notó su sonrisa ante la sorpresa del menor por los decorativos que tenía el comedor. Habían recordado su cumpleaños y su más grande sorpresa, luego de buscar con la mirada, fue encontrar a Kanda ahí, sentado, disimulando una sonrisa que era sólo para él. Luego de que Lenalee, Krory y Allen se acercaran y le felicitaran por ese día, que seguramente era especial para el Bookman Jr. lo dejaron pasar, éste se acercó a Kanda. Nadie sospechó nada, hasta Allen habría ido directamente hacía él, con una gran diferencia, él lo señalaría y se pondría delate de él con una gran cara de sorpresa. Más sin embargo, Kanda, no se movió en lo más mínimo, quería que Lavi se acercara dado que si hacía un movimiento, sospecharían.


    — ¡Yuu! —Aquel nombramiento dicho por Lavi no importaba, no al menos si se tratase de él, pero debía conservar el típico carácter.


    —No me llames por mi nombre de pila, o te rebanaré —Lavi lo pilló, había mucha gente y se daría cuenta de lo que sucedía si no protestaba por su nombre. Una vez que Lavi estuvo lo suficientemente cerca, metió la mano a su abrigo, y con la otra mano, tomó la de Lavi; sacó el pequeño libro de su abrigo y lo puso en su mano sin que nadie lo notara—. Feliz cumpleaños.


    Una minúscula sonrisa se dibujó en el rostro de Kanda al percatarse del asombro de Lavi en ese momento; se levantó de la banca y cuando estaba a punto de andar, Lavi lo abrazó. Era su cumpleaños, qué más daba que los vieran, pensó. Pero no era la forma de pensar de Kanda. Susurró algo a su oído antes de soltarse de su agarre. Cuando Lenalee y Allen se acercaron a Lavi, se quedaron asombrados, no imaginaron que Kanda se dejaría abrazar por Lavi y mucho menos, que el pelirrojo siguiera ahí. Más sin embargo, no se habló más del tema.


    Disfrutó la fiesta preparada por la Orden, pero no como habría querido. Yuu Kanda no estaba ahí, si no se encontraba cerca de él, no era lo mismo, había un inmenso vacío en su pecho. No había visto el regalo de Kanda, lo había guardado en su abrigo, un regalo de Kanda era más especial que cualquier otra cosa, no tenía que ser visto por nadie más que por él, al fin y al cabo, era para él. Lenalee le obsequió una bufanda roja, mientras que Allen le había regalado cartas de Póker, tenía la impresión de que quería estrenarlas en un juego en el que según su mirada, no tendría compasión al derrotarlo. En fin, se hizo tarde y cuando se hubo despedido de todos, recordó lo que había dicho Kanda antes de salir de ahí.


    Se encaminó al lugar que había dicho, no era a su habitación, la biblioteca o a alguna otra parte de castillo, lo había citado en medio del bosque. Eso resultaba mejor, no quería llevarse alguna sorpresita más a menos de que Kanda fuera el autor. Escuchó un ruido, una rama romperse a unos cuantos pasos de ahí. Supuso que Kanda había sido y se acercó con cuidado. Efectivamente, era Kanda. Estaba recargado contra el árbol, con los ojos cerrados y la cabeza algo ladeada, traía el cabello suelto. Sonrió al notar que estaba dormido, se veía tan relajado y adorable en ese estado.


    Se acercó tratando de hacer el menor ruido posible y le abrazó por un lado, curiosamente, en el que Kanda estaba ladeado. Este al sentir el abrazo, inconfundible, se acomodo de tal modo que pudiese acurrucarse mejor contra su cuerpo.


    —Lavi... —Susurró entre sueños, Lavi sonrió cálidamente y comenzó a acariciar su cabello y su mejilla.


    —Dime, Yuu —Kanda abrió los ojos sorprendido de verlo ahí y más de estar abrazado a él. Trató de alejarse pero dejo de hacerlo cuando se dio cuenta que no lo iba a soltar, dado que lo había atraído más a su cuerpo, impidiéndole zafarse.


    —Suéltame, Usagi —Dijo, resignado. Si no podía zafarse, mejor se lo pedía.


    —No, Yuu —dijo con voz ronca y tranquila pegándolo más a su cuerpo—. Estoy muy cómodo así. Aparte, ¿Por qué no duermes un poco? Pronunciabas mi nombre tan magníficamente entre sueños. Amé tu expresión de amor cuando lo decías —Dijo, meloso. Kanda daba gracias el tener el cabello largo para esconder su sonrojo. Lavi notó esto de inmediato gracias a que Kanda trataba a toda costa de esconderlo—. Aww, Yuu...


    — ¡Cállate! —Cubrió su cara con la manga del abrigo. Lavi sonrió maliciosamente, muy pocas veces, había avergonzado a Kanda de esa manera. En realidad, no lo había logrado jamás. Este acontecimiento era histórico, pero preferiría no mencionarlo en sus registros, él era el único que podría saber de eso, nadie más.


    —Aww, Yuu... ¡Sabes perfectamente que tu dulzura no tiene límites! No te escondas, estás más lindo así —Lavi se estaba pasando, Kanda lo sabía, pero en esa situación ya no sabía que decir. Quería que la tierra lo tragara y lo escupiera en un lugar alejado de Lavi, pero a la vez no. Jamás podría estar lejos sin pensar en él. Quitó su mano de la cara y lo miró a los ojos—. Me gustas más así, aunque, de cualquier modo me gustas.


    Sin que Kanda fuera capaz de cubrirse de nuevo, Lavi lo besó en la mejilla unas cuantas veces, cada vez, iba acercándose más y más a sus labios donde Kanda lo esperaba con gusto una vez que se dio cuenta que Lavi quería jugar. Lo giró en un movimiento rápido y lo sentó sobre su regazo, quedando con ambas piernas a los costados del pelirrojo. Una vez llegó a sus labios, lo besó con ternura y amor al principio, pero había algo más detrás de ese beso. Aquel beso se fue haciendo algo necesario para ambos, saboreándolo con pasión Kanda acariciaba la cabellera de Lavi, apartando la banda de la cabeza de éste. Lavi se deleitaba con enredar sus dedos entre su cabello también; deslizaba sus dedos suavemente mientras acercaba más a Kanda contra su cuerpo.


    Se separaron despacio, Lavi entreabrió los ojos despacio, sin perder detalle de nada. Kanda parecía desesperado, y lo tomó de la nuca atrayéndolo en un beso más. Lavi correspondió sin protestar. Cómo lo había extrañado en la misión, se fue por 3 días y le parecieron una verdadera eternidad, pero valió la pena, recupero la Inocencia y estaba de vuela, junto a Kanda.


    —Yuu...


    Kanda fue bajando una vez se separó de su boca, besaba su cuello con posesión, dejándole en claro que él sería el único en tocarlo, como amaba a Yuu, todo de él le gustaba, sus cambios repentinos de personalidad, sus besos, todo. De repente, Kanda se detuvo. Esto desconcertó a Lavi, pero espero a que Kanda dijera o hiciera algo.


    —H-hay algo que he querido decirte, Lavi... No me he atrevido, lo sé y quiero que lo sepas, he pesado en eso últimamente y yo —Trataba de encontrar las palabras correctas al hacerlo, por el tono preocupado y algo temeroso que tomó Kanda repentinamente, Lavi espero que no fuera nada malo—... Te amo.


    El Bookman Jr. se quedó sin habla en ese momento, jamás creyó que viviría para escucharlo decirle eso, habría creído que se trataba de una broma, pero Kanda no era de hacer bromas, una vez que asimiló las palabras de Kanda, contuvo el habla un poco más y lo besó de nuevo. Sonreía interiormente, lo había dicho, lo había dicho, ¡en su cumpleaños!


    ¡Kanda lo había aceptado al fin!


    Ese había sido el mejor regalo que hubiera podido esperar jamás. Luego de un beso que al pelirrojo le costó demasiado prolongar, se separó deprisa y habló:
    — ¡Aww, Yuu! ¡También te amo, te amo demasiado! ¡No tienes idea de cuánto! —Lavi estaba fuera de control, estaba feliz, no podía ocultarlo. Kanda tomó la iniciativa de callarlo con otro beso, Lavi trataba de zafarse, por primera vez, del beso del japonés, quería decirle a Kanda lo mucho que lo amaba, y lo mucho que había esperado por esa confesión.


    Se libró del beso y siguió diciendo de lo mucho que esperó por eso. Kanda, fastidiado, cubrió la boca de Lavi con la manga de su abrigo, reprimiendo la voz de Lavi.
    —Tsk. Cállate ya —Dijo molesto, pero con un gran sonrojo en sus mejillas. Lavi logró quitar la manga de su cara, logrando respirar nuevamente.


    —Yuu, no seas malo. ¿Cómo querías que lo tomara? Dime, es la primera vez que me dices algo así, me has hecho tan feliz —Sonrió interiormente al escuchar eso; pero la sonrisa que Lavi tomó en ese momento no le dio muy buena espina—. Déjame escucharte de nuevo, por favor.


    —Tsk, no.


    — ¡Anda, se que quieres decirlo! —Lo abrazó con fuerza, frotando su mejilla contra la de él—. Por favor, por favor.


    —N-no...


    Lavi tuvo una brillante idea, funcionaría, lo sabía. Kanda no podía resistirse ante él. Lo había aceptado al decir que lo amaba.


    —Hazlo por mí, ¿Sí, shi? —Insistió, lo miro con una cara que destilaba ternura, Kanda, sonrojado, desvió la mirada y bajó un poco él rostro. Eso era un sí, Lavi lo sabía—. Te amo tanto Yuu.


    —También te amo, Lavi.


    Lavi contuvo las ganas de gritar que Kanda Yuu había dicho que lo amaba, sabía que, aunque Kanda lo amara, lo mataría si se atrevía. Se limitó a únicamente a abrazarle y besarle el cuello luego de haberle recorrido un poco el cabello, dando besos cortos fue subiendo hasta la altura de su oído.


    —Sabes, el que me hayas dicho que me amabas no fue el mejor regalo que recibí, ahora que lo pienso bien —Se separó de él, Kanda lo miro confuso y más aún porque Lavi mostraba una sonrisa que decía todo lo contrario—. Así es, Yuu. Eso no es lo mejor, si no que te tengo a mi lado, hoy, en mi cumpleaños. Ese es el mejor regalo que me has dado —Dio un corto beso en sus labios—. Pero, eso no impide que el que me hayas dicho eso, sea algo que me haya gustado más que cualquier otra cosa. ¿Y sabes? Lo mejor de todo, es que podré escucharte cada que lo quiera así.


    —Tsk.


    — ¿Verdad que sí? ¿Verdad? ¿Verdad...?


    —Cállate ya, lo haré cada que lo merezcas.


    —Entonces, tendrás que decirlo constantemente.


    —Y no me hagas enojar.


    Hay muere, pensó. Kanda sonrió con arrogancia, ya tenía a Lavi en sus manos, si Lavi quería escucharlo no lo haría molestar. Pero aún así, Lavi sonrió.


    — ¿Y si utilizo métodos para contentarte? —Preguntó seductoramente. Joder, ahí cambia la cosa, pensó. Sintió las tibias manos de Lavi por debajo de su camisa, acariciándole el pecho con suavidad, Kanda se estremeció—. Entonces, gano unas lindas palabritas de tu boca, entre otras cosas. ¿Nee, Yuu?


    —No, aquí no —Lavi supo a que se refería, asintió y notó que Kanda se movía tratando de levantarse—. No quisiera irme, pero mañana será otro día. Aparte, debes descansar, haber estado en una misión por tres días debió ser duro —Le tendió la mano para levantarse. Lavi la aceptó sin renegar, era cierto, no había descansado para nada, bueno, sólo un poco en el tren, pero era demasiado incómodo.


    —Bien, iré a descansar. Pero antes...


    Sin que Lavi dijera nada, Kanda lo tomó de la bufanda y lo atrajo hacía sí, besándolo. Al separarse se inclinó y tomó la banda de Lavi, se la acomodó y le dio las buenas noches. Lavi iba a replicar, le faltaba algo, Kanda lo sabía.


    —Vale, te amo. ¿Algo más? —Mencionó colocando sus brazos en la cadera. Lavi negó con la cabeza, todo en orden—. Entonces, vete a dormir ya, anda, rápido. O Bookman te regañará por nada.


    Este sin duda alguna, había sido el mejor día de su vida. Kanda había estado a su lado, le había dicho que lo amaba. ¡Había dicho que lo amaba! Trataba, inútilmente, de contener la emoción que sentía al recordar esas dos especiales palabras. Y le había regalado un libro, era cierto. No había visto para nada aquel libro, lo sacó de su abrigo y leyó la portada. Eso tenía que ser bueno. Abrió la primera página y notó que había algo que Kanda había escrito, leyó.


    «Tsk, Usagi.


    Quiero que te quede claro, muy en claro, que todo lo que dice en este libro, es lo que significas e importas en mi vida. Tengo que admitir, que no sabría qué hacer si no estuvieras presente en mi vida. Que disfrutes de tu cumpleaños.


    Te ama, Yuu.»

    Sonrió, y más sorprendente aún, estaba llorando. Conforme leía y leía lo que decía aquel libro, se sentía feliz, nada podía destruir su felicidad en ese momento, ni siquiera Panda, con sus golpes inesperados.
    Miró por la ventana, Kanda aún estaba afuera, le sorprendió verle con una sonrisa en el rostro, pero después de unos momentos, levantó la mirada y se dio cuenta que lo miraba, sólo a él. Luego de unos segundos ahí, se quedó embelesado viendo a Kanda caminar hacía dentro del castillo, no despegó su vista hasta que Kanda hubo desaparecido de su vista.


    Este día para Kanda, había sido mejor de lo que esperó. Lo había logrado, a Lavi no se le había visto jamás tan feliz. Eso le agradó, y más aún porque el intervino para que fuese feliz. Lavi era importante, más de lo que él pudiera imaginar, lo sabía. Y sabía que aquel te amo no había sido nada, en comparación a lo que sentía por él.
    Pero no dijo más, si Lavi estaba feliz con eso, estaba bien. Ya se daría cuenta en verdad de lo que Kanda sentía en verdad por él. Lo único que esperaba, era despertar a otro día para demostrárselo.



    ¿Qué sería de él sin su Baka Usagi? Pensó.


    Nada.


    Por eso decidió no volver a pensar en eso.
  2. [​IMG]




    Jo, bueno... digamoes que este es un Doujinshi que me encontre por ahí y que realmente es bueno y muy lindo n.n
    Espero sea de su agrado.

    Advertencia. Hard Yaoi u.u

    ¡Disfrútenlo!

    Archivos adjuntos:

    • 00a-portada.png
      00a-portada.png
      Tamaño del archivo:
      136.5 KB
      Vistas:
      17
    • 01.png
      01.png
      Tamaño del archivo:
      201 KB
      Vistas:
      15
    • 02.png
      02.png
      Tamaño del archivo:
      61.4 KB
      Vistas:
      19
    • 03.png
      03.png
      Tamaño del archivo:
      146.2 KB
      Vistas:
      20
    • 04.png
      04.png
      Tamaño del archivo:
      141.9 KB
      Vistas:
      17
    • 05.png
      05.png
      Tamaño del archivo:
      100.4 KB
      Vistas:
      20
    • 06.png
      06.png
      Tamaño del archivo:
      127.5 KB
      Vistas:
      17
    • 07.png
      07.png
      Tamaño del archivo:
      129.9 KB
      Vistas:
      16
    • 08.png
      08.png
      Tamaño del archivo:
      112.7 KB
      Vistas:
      19
    • 09.png
      09.png
      Tamaño del archivo:
      111.9 KB
      Vistas:
      14
    • 10.png
      10.png
      Tamaño del archivo:
      163.1 KB
      Vistas:
      16
    • 11.png
      11.png
      Tamaño del archivo:
      131.4 KB
      Vistas:
      18
    • 12.png
      12.png
      Tamaño del archivo:
      133.9 KB
      Vistas:
      16
    • 13.png
      13.png
      Tamaño del archivo:
      165.2 KB
      Vistas:
      21
    • 14.png
      14.png
      Tamaño del archivo:
      162.1 KB
      Vistas:
      18
    • 15.png
      15.png
      Tamaño del archivo:
      135.4 KB
      Vistas:
      14
    • 16.png
      16.png
      Tamaño del archivo:
      138 KB
      Vistas:
      15
    • 17.png
      17.png
      Tamaño del archivo:
      109.4 KB
      Vistas:
      20
    • 18.png
      18.png
      Tamaño del archivo:
      122.7 KB
      Vistas:
      21
    • 19.png
      19.png
      Tamaño del archivo:
      108.3 KB
      Vistas:
      15
    • 20.png
      20.png
      Tamaño del archivo:
      131.4 KB
      Vistas:
      18
    • 21.png
      21.png
      Tamaño del archivo:
      111.6 KB
      Vistas:
      20
    • 22.png
      22.png
      Tamaño del archivo:
      94.7 KB
      Vistas:
      17
    • 23.png
      23.png
      Tamaño del archivo:
      150.3 KB
      Vistas:
      24
    • 24.png
      24.png
      Tamaño del archivo:
      105.4 KB
      Vistas:
      18
    • 25.png
      25.png
      Tamaño del archivo:
      103.6 KB
      Vistas:
      24
    • 26.png
      26.png
      Tamaño del archivo:
      116.6 KB
      Vistas:
      18
    • 27.png
      27.png
      Tamaño del archivo:
      107.1 KB
      Vistas:
      19
    • 28.png
      28.png
      Tamaño del archivo:
      107.9 KB
      Vistas:
      21
    • 29.png
      29.png
      Tamaño del archivo:
      107.5 KB
      Vistas:
      17
    • 30.png
      30.png
      Tamaño del archivo:
      96.5 KB
      Vistas:
      17
    • 31.png
      31.png
      Tamaño del archivo:
      96.9 KB
      Vistas:
      18
    • 32.png
      32.png
      Tamaño del archivo:
      133.7 KB
      Vistas:
      21
    • 33.png
      33.png
      Tamaño del archivo:
      120.2 KB
      Vistas:
      17
    • 34.png
      34.png
      Tamaño del archivo:
      110.3 KB
      Vistas:
      19
    • 35.png
      35.png
      Tamaño del archivo:
      114.3 KB
      Vistas:
      19
    • 36.png
      36.png
      Tamaño del archivo:
      135.1 KB
      Vistas:
      17
    • 37.png
      37.png
      Tamaño del archivo:
      123.3 KB
      Vistas:
      20
    • 38.png
      38.png
      Tamaño del archivo:
      122 KB
      Vistas:
      17
    • 39.png
      39.png
      Tamaño del archivo:
      121.5 KB
      Vistas:
      18
    • 40.png
      40.png
      Tamaño del archivo:
      126.8 KB
      Vistas:
      20
    • 41.png
      41.png
      Tamaño del archivo:
      131.3 KB
      Vistas:
      19
    • 42.png
      42.png
      Tamaño del archivo:
      136.6 KB
      Vistas:
      16
    • 43.png
      43.png
      Tamaño del archivo:
      109.4 KB
      Vistas:
      17
    • 44.png
      44.png
      Tamaño del archivo:
      120.5 KB
      Vistas:
      18
    • 45.png
      45.png
      Tamaño del archivo:
      111.8 KB
      Vistas:
      19
    • 46.png
      46.png
      Tamaño del archivo:
      107.6 KB
      Vistas:
      18
    • 47.png
      47.png
      Tamaño del archivo:
      152.3 KB
      Vistas:
      20
    • 48.png
      48.png
      Tamaño del archivo:
      126.7 KB
      Vistas:
      15
    • 49.png
      49.png
      Tamaño del archivo:
      106.8 KB
      Vistas:
      15
    • 50.png
      50.png
      Tamaño del archivo:
      134.1 KB
      Vistas:
      16
    • 51.png
      51.png
      Tamaño del archivo:
      112.8 KB
      Vistas:
      16
    • 52.png
      52.png
      Tamaño del archivo:
      144.8 KB
      Vistas:
      17
    • 53-omake.png
      53-omake.png
      Tamaño del archivo:
      73.4 KB
      Vistas:
      18
    • 00b-contraportada.png
      00b-contraportada.png
      Tamaño del archivo:
      138.1 KB
      Vistas:
      16
  3. Bue... está es una canción del Bleach Beat Collection 2 (Season 2) - Hitsugaya, Hinamori & Matsumoto que me he tomado la molestia de traducir. Espero les guste ^^.

    Una fría brisa de noche cae sobre mi
    como los recuerdos que algún día viví.
    Gritando palabras crueles hacía el cielo,
    tengo un mal sabor en la boca tras hacerlo.

    "Cree en todo el mundo" nunca debes de decir,
    o verán la tristeza que hay en tu corazón.
    Con poder para proteger, también puedo dañar
    ¿Ahora qué es lo qué debo hacer?

    Creo en esta luz que puedo ver
    es brillante esta luz que hoy veo
    quédate a mi lado hoy, sólo cree en mi poder.

    Voy creciendo por la pura fuerza del tiempo
    pero hay veces en las que no puedo continuar.
    Antes sonreía y reía en voz muy fuerte
    pero ahora es distinto, nesesito tu ayuda.

    "Voy a vivir sola" esas palabras pronuncié
    de alguna marea encontraste una razón
    algo suficiente para creer en mi interior
    ¿Ahora qué es lo qué debo hacer?

    Creo en esta luz que puedo ver
    no hay nada más en que creer
    quédate a mi lado hoy, pues confundida estoy.

    Una parte de mi, esta tratando de encontrar razón
    la que me de fuerza para encontrar una humilde oración.

    La parte más débil de mi, es la fuente de toda mi emoción
    hasta donde termina mi corazón, pondré mi corazón
    lo haré a ésta luz, yo creo...

    Creo en esta luz que puedo ver
    es brillante esta luz que hoy veo
    quédate a mi lado hoy, sólo cree en mi poder.

    Creo en esta luz que puedo ver
    no hay nada más en que creer
    quédate a mi lado hoy, pues confundida estoy.
  4. Una débil nube de luz
    se alejaba del océano sin fin
    Desde lejos mirábamos
    como se difuminaba en.. el horizonte
    La soledad, se adueñaba de mi debilidad
    Porque desde el atardecer
    Nunca nada podrá cambiar
    en mi ser.

    Un ave que por los cielos no puede emprender el vuelo
    Algún dia será capaz del viento abrazar
    Aquel lugar sin igual que muy lejos de mi se-encuentra
    Espera por mi llegada, mi sueño ideal.

    Los niños caminan, en el verano soleado
    Pisan sin parar, las arenas de un claro mar
    Dejemos ir nuestras memorias al viento
    Protegeré con mis manos la esperanza.

    Una débil nube de luz
    mi vida cambio en el atardecer
    Nuestro camino se cruzó
    Para nunca poder separar, nuestro destino
    La eternidad, nuestras alas podrán pronto alcanzar
    La fuerza del océano azul
    usaremos para soñar
    por siempre.

    El viento que sopla con los matices de un nuevo recuerdo
    Vuelve a traer a mi alma sueños de ayer
    Los anhelos de fervor de un ave que cruza los cielos
    Vislumbran el paraíso que quiero tocar.

    Volví a recordar, largos caminos contigo
    nubes de gris, que azotaban nuestro vagar
    Guardemos hoy, esos momentos pasados
    Aunque el tiempo, fluya siempre sin descansar.

    Una débil nube de luz
    mi vida cambio en el atardecer
    Tu sonrisa pude mirar
    cuando vimos ese basto mar, frente a nosotros
    No olvidaré, que mirando al frente yo seguiré
    Nunca tu mano soltaré
    Viviremos juntos el amor
    por siempre.

    Una débil nube de luz
    se alejaba del océano sin fin
    Desde lejos mirábamos
    como se difuminaba en el horizonte
    La soledad, se adueñaba de mi debilidad
    Porque desde el atardecer
    Nunca nada podrá cambiar
    en mi ser.
  5. El Gran Genio Hyuuga, permanecía inmóvil en una cama, su habitación en la mansión Hyuuga a decir verdad, gravemente lastimado.

    -¿Por qué?- se preguntó, no pudo mover los labios o decirlo en el más inaudible susurro que su boca pudiese decir en esas condiciones. Cuando comenzaba a reaccionar su cuerpo, notó un peso encima, recargado en su torso, levantó cuidadosamente la cabeza y notó a su compañera de equipo recargada sobre él, aparentemente dormida.

    Neji, con las fuerzas que tenía, comenzó a levantar su mano izquierda y acarició el cabello de la kunoichi, hasta legar a su rostro, se veía tan hermosa durmiendo, cerca de él, lo hacía sentir ¿feliz? O simplemente, el simple hecho de tenerla cerca era como si todo su dolor al moverse no fuese nada.

    -Tenten…- logró hablar, en un susurro, el cual aún siendo débil la kunoichi lo pudo escuchar. Comenzó a moverse cuidadosamente, abrió lentamente sus castaños ojos despacio, esperando encontrar al Hyuuga despierto o volver a escuchar lo que seguramente pudo ser una alucinación. Por más duro, frío y cortante que fuera, quería escucharle una vez más.

    -¿Neji? ¿Ya estás…?- los ojos de la kunoichi se comenzaron a humedecer, al notar que nada en absoluto había cambiado desde que había entrado a la habitación de Neji.

    Era imposible tenerlo de nuevo al menos a estas alturas, sólo un deseo impotente era el que la hacía recordar algo tan doloroso que había sucedido, todo por su inexperiencia y su falta de atención a algo tan importante como lo era una misión.

    =FLASHBACK=

    El enemigo había logrado alcanzar a Neji y Tenten, ambos estaban lastimados de tanto haber luchado, pero era Tenten la que estaba más lastimada, por más que lo intentara su cuerpo, estaba en esas condiciones más pesado y no podía moverse con tanta facilidad como antes de comenzar.

    Lee y Gai-sensei, estaban luchando contra los demás ninjas enemigos, ellos habían dicho que continuaran, que el poder de la juventud acabaría con todos los faltantes, pero eran demasiados y lograron alcanzar a estos dos.

    No fue como lo había planeado el equipo, faltaba poco para llegar a la Aldea de la Roca por los pergaminos del Tsuchikage que tenía para Konoha. Tenten estaban un poco distraída, pero aún así tenía un kunai sujeto con la mano, por algún ataque sorpresa. No se percató de que varios ninjas le seguía a ella y a Neji. Un ninja se dispuso a atacar a Tenten por la espalda.

    -¡Tenten, cuidado!- Tenten no logró reaccionar a tiempo, Neji se atravesó y recibió el ataque protegiéndola a ella.

    Una Katana fue lo que por poco atraviesa por completo su cuerpo de no ser por Tenten, que le clava en el pecho el kunai que traía empuñado en la mano.

    Neji cayó al suelo casi agonizando, Tenten estaba en ese momento sola. Indefensa, pero era tanta la rabia junta que tenía por qué habían lastimado a Neji y el dolor que sentía en ese momento no era importante, tenía que matarlos a todos, tenía que luchar hasta el final, no ser un estorbo.

    Pudo atacarles con el Sougu Tenkasai, de un instante a otro todos a su alrededor estaban muertos, aparentemente agotada cayó al suelo y bajó la guardia por un momento, se dio cuenta que alguien le espiaba cerca y se apresuró a pensar en un plan, sencillo pero eficaz.

    Un ninja se escondía tras los arbustos, sin hacer el mejor ruido, esperando eso, que Tenten bajara la guardia. Cuando ésta hizo aparentar eso, el ninja se dispuso a atacar, repentino fue el momento en el que al ninja le había clavado un kunai en la espalda con un sello explosivo. Tenten logró detenerlo a él y a los demás, si aún quedaran ninjas con vida con la explosión morirían. Tomó a Neji y se alejaron lo más rápido posible de ahí, habían logrado llegar a la Aldea de la Roca, Lee y Gai los habían alcanzado ya.

    -¡Tenten! ¿Estás bien?- preguntó Lee llegando con Gai-sensei, ésta sonrió e hizo la pose típica de él y Gai-sensei, y dejó que su peso la hiciera caer. Lee se acercó hacía ellos, Gai estaba sorprendido; Tenten había mejorado sus habilidades, pero realmente había sido impresionante que ella los derrotara a todos, hubiera querido estar ahí para ver a su pupila en su flor de la juventud al límite.

    -Tenten, ¿aún puedes continuar?- preguntó Gai a su alumna. Está asintió con la cabeza y se trató levantar, cuidadosa y temblorosa lo logró, sus piernas se tambaleaban de un lado a otro, y podía más, pero aún así siguió de pie.

    -Si… estoy bien, Gai-sensei aún puedo…- cayó al suelo de lo débil que estaba, no pudo ni terminar de hablar, se había caído de rodillas, sus pies no se podían mover en ese momento.

    -Lee, lleva a Tenten yo llevaré a Neji- dijo Gai mientras levantaba a Neji.

    -Si, Gai-sensei- al decir esto, tomó cuidadosamente a Tenten entre sus brazos y junto a Gai-sensei, comenzaron a andar.

    =FIN DEL FLASHBACK=

    De ese acontecimiento había pasado una semana, una largar y dolorosa semana.

    Para Tenten, con el haber logrado completar la misión no era suficiente; una insignificante misión de Rango C, había dejado completamente herido a Neji, todo por su culpa, jamás se perdonaría una vez que Neji recobrara el conocimiento, le pediría mil y un disculpas.

    Una voz interrumpió aquella con templanza hacía su compañero. Esa voz era muy conocida por ella.

    -Tenten, es hora de irnos, ya es tarde y tienes que descansar- dijo Lee, que abrió cuidadosamente la puerta, y hasta no escuchar la voz de él, Tenten jamás habría notado que estuviese ahí.

    -Lee, yo me quiero quedar, si Neji llega a despertar, quiero ser la primera en verlo quiero pedirle disculpas, por mi culpa esta en cama, necesito verlo bien para ya no sentirme culpable, por favor entiéndelo, pídele a Hiashi-sama que me deje quedarme, por si llega a despertar- pidió Tenten, estaba a punto de llorar, Lee no quería verla así, asintió con la cabeza y salió de la habitación.

    El estar junto a Neji era lo mejor para Tenten, por esa razón bebía permanecer a su lado, para cuidarlo y velar por sus sueños, quería sentir a Neji junto a ella, no quería separarse jamás de él pero, ¿cómo decirlo? Neji jamás había demostrado sentimiento alguno por alguna chica, ¿por qué sería Tenten la excepción?

    Varios minutos pasaron, cuando Lee regresó notó que no venía sólo.

    -Hiashi-sama…- Tenten no creyó que la petición haría venir a Hiashi, volteó a ver a Lee y éste sólo dio una expresión de confundido.

    -Tenten, ¿en verdad quieres quedarte?- preguntó él Hyuuga mayor, Tenten estaba un poco nerviosa y habló en cuanto logró que le salieran las palabras.

    -Si usted me lo permite, Hiashi-sama- dijo ésta haciendo una reverencia, Hiashi cerró los ojos por un momento, en seña que lo estaba pensando. Al abrirlos, Tenten esperaba un “sí” por respuesta, tal vez Hiashi fuera estricto a simple vista, pero era bondadoso.

    -Bien, ordenare que te lleven a una habitación- Tenten no estuvo conforme con eso, y no tardó en hablar de nuevo.

    -Hiashi-sama, ¿no me podría permitir dormir en esta habitación?- preguntó Tenten, Hiashi salió de la habitación, dejando a Tenten sin una respuesta. Ya fuera Hiashi llamó a alguien de limpieza y pidió un sofá para la habitación, el cual trajeron en seguida. Entró de nuevo y se dispuso a hablar.

    -¿Te parece bien si duermes aquí?- preguntó Hiashi señalando el sofá que pusieron del lado derecho de la habitación, junto a la ventana. Tenten asintió- Muy bien, traiga unas cuantas cobijas a la jovencita por favor- esto último se dirigió a la muchacha que limpiaba fuera de la habitación, ésta sólo fue a traerlas.

    -Muchas gracias, Hiashi-sama- dijo antes de que él saliera de la habitación junto con Lee. Lo llevó hasta la salida y Lee se marchó.

    Tenten tomó las cobijas que se encontraban encima del sofá y comenzó a desdoblarlas, las tendió sobre el sofá y se recostó sobre ella con la mirada en el cielo de la habitación, volteó a ver al Hyuuga que se encontraba a su izquierda, cerró los ojos un momento y al abrirlos se levantó de nuevo y comenzó a caminar hacía él. Acarició suavemente su mejilla y sonrió un poco al ver el rostro de Neji, se veía rodeado de paz y eso le tranquilizaba un poco. Le besó en la frente, no traía la banda puesta, ni una sola venda, Tenten siempre había querido verlo sin ocultar esa marca, la que tanto maldecía por atarlo a un destino inevitable. Volvió al sofá y se durmió.

    Era de madrugada, Neji comenzó a abrir los ojos lentamente, notó que si compañera no estaba y eso le tranquilizó un momento hasta que levantó un poco la cabeza. Tenten estaba ahí. Dormida en un sofá, descansando un poco, Neji trató de levantarse, aún le dolía el cuerpo, pero quería velarla por un momento antes de que despertará y se repitiera lo de hace 5 días.

    Con pasos torpes el Hyuuga se acercó a ella, se arrodilló para estar a su altura, le acarició el cabello por un momento, lo traía suelo, jamás la había visto con el cabello suelto y realmente se miraba hermosa. Después su mano comenzó a tocar su rostro con la mano temblorosa, posó su mano sobre su rostro, Neji quería permanecer así, por un largo tiempo pero las cosas no salen siempre como tú las deseas…

    -Neji... – su nombre era todo lo que Tenten podía decir hasta ese momento, comenzó a abrir sus ojos, se encontró con el rostro de Neji, el cual esperaba que despertara- ¿Ya estás bien?

    Lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de la kunoichi, Neji asintió cuidadosamente con la cabeza y se apresuró a responder.

    -Sí, tanto tiempo sin verte Tenten- al decir esto, Tenten no lo pensó dos veces y abrazó delicadamente al Hyuuga, el cual aún sintiendo dolor se dejó abrazar por ella.

    Al soltarlo, Tenten bajó un poco su mirada, Neji se confundió un poco, pero espero a que hablara.

    -Neji, yo… lo siento, fui un estorbo de nuevo por mi culpa estas herido, yo…- Neji puso su dedo sobre la boca de Tenten, no quería escucharla más diciendo que era su culpa.

    -Tenten, jamás has pensado ¿Qué sí no hubiese querido salvarte lo no hubiese hecho?- Tenten seguía sin comprender lo que decía, era algo que, francamente necesitaba escuchar de nuevo.

    -Neji no te entiendo, estás diciéndome que…- Neji se apresuró a hablar.

    -Yo no soportaría que algo te pasara, no quiero alejarme más de ti, prométeme que estarás siempre junto a mí- pidió Neji tomando las cálidas manos de la kunoichi, un leve sonrojo apareció en las mejillas de éste, lo que provocó uno aún más fuerte en ella.

    -Neji, yo… te lo prometo.
  6. La luz del sol que se colaba por las entre abiertas cortinas, lastimaban los ojos de aquella kunoichi que comenzaba abrirlos buscando el despertador que no paraba de sonar.

    -Es tarde.

    ¿Cuántas veces habrá sonado el despertador para que fuera tarde? Tenía una misión, pero no se levanto muy apurada.

    Después de 15 minutos se encontraba fuera de su casa cerrando la puerta. Caminaba lentamente, no tenía prisa; saludaba a uno que otro conocido que pasaba por su lado.

    Después de unos minutos más, notó que alguien la observaba seriamente y detuvo el paso, era un chico, estaba recargado contra un árbol.

    -¿Por qué tan tarde, Tenten?- preguntó él shinobi, y caminó hasta ella.

    -¿Acaso te importa, Neji?- preguntó ella, de lo que respondiera dependía si le decía o no.

    No respondió. Comenzó a caminar, ella no s iba a quedar ahí parada, corrió hasta él y lo abrazó, éste se detuvo y volteó un poco la cabeza para verla, ésta había escondido su rostro en la espalda de él, como ella no podía verlo, sonrió débilmente, Tenten se separó de él.

    -No has respondido mi pregunta.

    -No contestaste la pregunta que te hice primero.

    Hubo un silencio incómodo, Tenten se apresuró a hablar.

    -Pues, quería ver tu expresión al llegar.

    La sonrisa de Tenten fue la que obligó al Hyuuga a sonreír también. Sintió la necesidad de responderle.

    -Sí.

    -¿Qué?- no entendió el porqué había dicho eso.

    -Si me importaba, y mucho.

    Tenten lo abrazó de nuevo, y rápidamente se separó de él.

    -Hay que apurarnos, es tarde.

    -No te preocupes, la misión se canceló.

    -¿Por qué?- preguntó Tenten sorprendida.

    -Enviaron a otros ninjas por qué no llegabas.

    -Lo siento- Tenten bajó su rostro algo avergonzada. Neji sonrió con arrogancia.

    -No es verdad. Pero podríamos hacer otra cosa en lo que nos queda de tiempo.