Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño

  1. Prologo
    Sara

    Ese día había sido como todos los demás hasta que en la hora de la comida
    se presento un invitado inesperado.
    -Buenos días Sr. Dark- dijo el recién llegado.
    -Ya pensábamos que no vendría. Como es que ha tardado tanto?
    -Lo lamento mucho, mi hijo estaba jugando.
    Le susurre a mi madre: - Mama quien es este hombre?
    -Callate- le dijo con un tono de enfado
    -Entra- dijo el hombre girándose hacia la puerta- no te quedes ahí quieto.
    Un joven de unos 10 años entro en el comedor. Tenia el pelo lacio, negro y
    escalado hasta los hombros, un peinado poco común 1995. Iba vestido con
    ropa informal: una camisa blanca, unos tejanos y unas bambas.
    - Sara, este es Ethan, tiene 14 años- ¿ 14 ? eso si que era divertido... vale si,
    era alto, pero tenia una cara muy infantil y sus rasgos no estaban muy definidos
    aún.
    - Hola- dijo con un hilito de voz casi inaudible.
    - Porque no le enseñas la casa querida- ¿querida? Pero en que idioma habla?
    - Vale mama- dije entre dientes y me lleve a Ethan de allí de inmediato.
    Me siguió durante unos minutos hasta que me agarro del brazo y me hizo
    parar.
    - ¿ Donde vamos ?- dijo con una voz algo a grave pero dulce.
    - A la cascada. Es mi lugar favorito y esta en el otro lado del jardín- le señalé
    la puerta que daba al exterior- es por allí- reanude la marcha.
    Al abrir la puerta entro una brisa bastante fría pero se disipó de inmediato.
    Cuando salimos al exterior se oyó un aullido procedente de los bosques de
    mas allá de las montañas.
    - Oye… como te llames, ¿ has odio eso ? Mejor volvamos- dijo él algo
    asustado.
    Cuando estaba a punto de ceder a esa cara suplicante se me ocurrió una
    buena idea.


    - ¿ De verdad te da miedo un simple perro grande ?- dije en un tono burlón- o
    es que el niñito ya tiene sueño ?- le pellizqué una mejilla.
    - Ja ja ja... que graciosa eres. Si quisiera podría derivar a ese lobo de un solo
    golpe.
    - Entonces, problema resuelto ! Venga vamos.
    Lo llevé por algunos caminos de tierra que se internaban en el bosque, cada
    vez más y más adentro y cuando parecía que Ethan no podría aguantar mucho
    mas, llegamos.
    - Es hermoso- casi tanto como… me detuve antes de acabar la frase. El me
    dedico una sonrisa- aun no has contestado a mi pregunta.
    - Como?
    - Como te llamas?
    - Sara. ¿ Es que no lo oiste cuando lo dijo mi padre o que?
    - No presté mucha atención a la conversación la verdad.
    - Sara, mi nombre es Sara. El tuyo era Ethan no?
    - Exacto!- parecía contento.
    - ¿ A que habéis venido tu y tu padre aquí?
    Parecía extrañado- Como, ¿ no lo sabes?
    - ¿ Si lo supiera te preguntaría?
    - Bueno… pues…- ¿ porque se estaba sonrojando?- lo que pasa es que
    estamos.... prometidos. - eso ultimo lo dijo rápido y me pareció no haberlo
    escuchado bién.
    Pregunté lentamente- ¿ Acabas de decir que estamos prometidos?
    El simplemente asintió con la cabeza, creo que ni él se lo creía.
    - Lo dices de verdad?
    - Si. Cuando mi padre me explicó que estábamos prometidos, me imaginé que
    serias.... bueno, menos atractiva. Una persona que pide compromiso debería
    ser aquella incapaz de encontrar pareja por si misma, en cambio tu… ¿ me
    pregunto por que arreglarían esto ?.
    Lo que iba a contarle no se lo había dicho nunca a nadie, pero como parecía
    interesado en el tema....
    - Nunca he salido de esta casa. Simplemente conozco estos bosques hasta
    donde se acaba la valla. Esto no es tan grande como parece... Y esa pared de
    piedra- señalo donde se encuentra la cascada- no se puede escalar- le dedico
    una sonrisa- así que, si no hicieran esto no tendrían descendencia- al pensar
    las ultimas palabras que acababa de pronunciar me sonroje e intenté rectificar.
    -Bueno ya me entiendes…
    El puso una cara divertida- Y por que no te dejan salir?
    - Ojalá lo supiera...- dije alzando las manos hacia el cielo.
    - Hermosa…
    - eh?
    - Me has odio perfectamente…- dijo mientras me agarraba por la cintura. Era
    mas alto que yo y para mirarle a los ojos tuve que inclinar la cabeza.
    - Suéltame !.
    - De verdad quieres que te suelte?- no tenia muy claro lo que quería.. asi que
    simplemente no contesté. Bajé la vista hasta sus labios, como los deseaba…
    ¡¿Pero en que estaba pensando ?! Tenia que quitármelo de la mente porque
    sabía lo que pasaría si los chicos se enteraban. En ese momento se oyeron
    aullidos. Se acercaban. Era demasiado tarde... si ellos si enteraban el
    compromiso podría romperse o quizas matarían a Ethan.. depende de lo que
    decidiera el líder de la manada.
    - Sara ! ¿que te pasa ? estas muy pálida.... no será por esos aullidos no?
    Tranquila, si vienen no permitiré que te hagan nada.
    - A mi no me harán nada.... será a ti.
    - A que te…- no pudo acabar la frase porque se dio cuenta de que estábamos
    rodeados por una manada de lobos.
    Entre ellos apareció un muchacho que se acerco a mi.
    - ¿ Quien es?- pregunto el muchacho
    - ¿ Como? ¿ no reconoces a un viejo amigo, Jonny?
    - ¿ Ethan?
    - ¿Como ?... como puede ser que tu y tu…- estaba muy confundida
    - Somos hermanos- dijeron a la vez. Luego continuo Jonathan- él heredo los
    poderes de mamá y yo los de papá.
    - Pues hombre, gracias por decirme que tenias un hermano ! y tu !- me giro
    hacia Ethan – ¿ que puedes hacer?- dije levantando una ceja.
    - Sara- dijo Jonathan, me gire hacia él- todos dicen lo mismo…Es el indicado
    Me caigo al suelo. No puede ser... ¿porque aceptan a Ethan ? ¿Es porque es
    el hermano del Alfa y no pueden matarlo? no. Se que no es eso... ellos no
    harían una estupidez así... son sabios y saben lo que dicen, no se tomarían
    algo así a la ligera...