Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Todo es jazz y olor a cigarro hasta que abres los ojos. Las persianas abiertas son un monstro que te escupe realidad a la cara. Hay una botella de tequila tirada en la alfombra. La mandrágora pintada en tu pared se marchita a cada minuto. Te levantas de la cama. Apagas la música. La mañana vestida de sangre te espera para ahogarte en su veneno.
    Estás a solas con el espectáculo de ver al gato destrozar un pájaro muerto.
    No te molestas en bañarte. Desayunas chilaquiles recalentados. Dejas caerte en el sillón. Eres un viejo esperándola. Esperas su vestido rojo, su pálida piel, su cabello negro, esperas sus flores secas, su escote de diosa.
    Pasas el día vaciando botellas de cerveza y cajetillas, acariciando el lomo gris de Ewers y releyendo un testamento que no dice nada. Y en la noche te preparas: la cama sucia de semen y un revólver.
    Madrugada. Un disparo en tu sien.
    Y el fuego te consume cigarro.
    Tu alma se disuelve en el vacío.
    La mandrágora se pudre. Las ratas destrozan la alfombra. La humedad crea manchas en el techo.
    Y entonces te levantas cubierto de polvo, con un agujero en la cabeza. Ewers te maúlla, sonríes.
    [FONT=&quot]La mujer que esperabas aparece frente a ti. “hoy no” te dice. Y su belleza se pudre dejando un esqueleto calcinado, olor a quemado y un sonido intermitente de saxofones, bajos y baterías.[/FONT]
  2. Liz tiene 17 años y un poema en la garganta que no ha podido decir, tiene ojos cristalinos y una gata que maúlla en francés, en la escuela dicen que se viste extravagante por los colores que combina, pero a ella no le importa, lo único que le importa es conocer el mundo para hacer un documental de este; sus obsesiones son viajar y el cine, aunque también le interesan las personas que usan sombrero, los narguiles, las novelas gráficas y el jazz.
    Vive en Loto, una ciudad pequeña de clima ambiguo, el lunes llovió, el martes nevó y el miércoles todo se evaporó por el calor que hubo, los habitantes están acostumbrados a esto y son casi insensibles al clima, incluso la vegetación que hay es resistente a tantos cambios, de hecho tienen una gran variedad de plantas y animales, a Liz le gusta mirar cómo los cuervos comen flores de bruma.
    Liz regresa a casa terminadas sus clases, se quita la bufanda y la boina, sirve leche a su gata que le contesta merci beaucoup y sonríe como gato Cheshire, Liz va a su habitación, lee cuentos de Poe y en la televisión ve el tráiler de una película que acaban de estrenar, busca dinero en su cajón y sale dirigiéndose al cine.

    La película no fue mala, pero tampoco buena, es de esas que basta con ver una sola vez, Liz sale del lugar y la noche la golpea con un repentino viento, la gente se va en sus coches y quienes caminan toman rumbo distinto al de ella, quien después de caminar algunas cuadras ve a lo lejos a un hombre con traje gris y sombrero de copa, sus canas y sonrisa inocente la convencen de que no puede ser una mala persona y le gustaría que la acompañara a casa, después de todo los viejos siempre tienen historias interesantes que contar. Acelera el paso pero el hombre lo hace también, Liz corre y aunque el hombre gris parece seguir caminando al mismo ritmo no puede alcanzarlo, ella se intriga aún más por él y lo llama con un grito, sin embargo él se mete en un callejón sin salida y ella al asomarse lo descubre vacío, se pregunta cómo pudo desaparecer, hasta razonar un poco viendo una puerta que se escondía entre las sombras. La puerta está abierta y Liz es curiosa.
  3. b-r

    viendo the dark knight en blue ray xD
  4. Puedo arrancarme los días del cuerpo, acariciar con la lengua la oscuridad para inyectarte luz.

    Puedo salir de un vaso, esconderme en el ruido de tu boca y formar nubes de sangre blanca. Puedo

    transformar tus vacíos, cambiar tu piel de color. Puedo encerrar la noche en ocho hilos, puedo

    quemar el sonido que mana de tus ojos, puedo hacer que mueras. Puedo ser alcohol, ser heroína,

    ser nada.