Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Weeeeno es la priemra vez k publiko parte de lo k escribo xo espero k os guste ^^(perdon por las faltas si hay xd)





    Los Devoradores de las Sombras


    Parte I: Encuentro

    - Es él?- Preguntó la sombra mas alta.
    - Parece que si…..- Susurró la sombra pequeña.
    Observaban, desde el tejado de una casa, a un chico apoyado en la parada del autobús. Un chico alto, esbelto. Con el pelo rubio, peinado con una pequeña cresta. Sus ojos verdes miraban la carretera nerviosamente y luego el reloj que llevaba en la muñeca. Así todo el rato.
    - Espera a alguien Jeremy – Afirmo la sombra alta.
    - Y como deduces eh?, Ángelo?- susurró Jeremy.
    - Mira – Dijo señalando hacia el chico. Jeremy bajo la vista. Era cierto.
    Un chico de pelo castaño claro, alto, se acercaba al chico rubio, sonriéndole y saludando con la mano. Cuando se reunieron los dos empezaron a caminar por la calle.
    - Esto no estaba previsto Ángelo. Sigámoslos.-Ordenó Jeremy mientras su cuerpo se materializaba en las Sombras. Ángelo lo siguió.

    Los chicos caminaban con normalidad mientras hablaban tranquilamente.
    Dentro de la mente de Ángelo escucho la voz de Jeremy.
    “Averigua de que hablan. Hemos de saberlo todo sobre ellos. Todo”
    Ángelo se acercó a ellos. Ningún humano podía verle en estado de materialización en las Sombras. Se puso al lado de los chicos.
    - Así que le dirás que no? – Dijo el chico de pelo castaño.
    - Lucas…..no estoy para amoríos. El partido de la semana que viene es importante vale? No me des la lata- Dijo mosqueado.
    - Joder Adrian! Sabes que tienes todos los puntos a tu favor – Exclamó.
    - En el futbol americano nunca se puede decir “suficiente”.
    - Lo que tu digas…- Suspiró Lucas. De repente miró a su alrededor – Oye.
    - Que?
    - No te parece que alguien nos sigue?- Adrian le miró extrañado. Paró y miró a su alrededor. Luego miró a Jeremy frunciendo el ceño.
    - Tío… de verdad….deja de ver películas de acción. No te sienta bien. – Dijo burlón.
    - Que te den!- le dijo enfadado mientras Adrian explotaba a carcajadas.
    Ángelo sonrió y salto al tejado de la casa mas lejana. A su lado apareció de las Sombras Jeremy.
    - Futbol americano- Dijo Ángelo solamente. Jeremy sonrío siniestramente.
    - Sigue al rubio, a Adrian. No lo dejes solo.
    - Donde iras tu?
    - Informare al jefe.
    Ángelo asintió mientras observaba el cuerpo de su compañero materializándose.

    ………………………………..

    - Objetivo localizado.- Susurró la silueta femenina escondida en una vieja ventana del callejón.
    - Elimina al espécimen vh-L5- dijo una voz que salía de un pequeño micrófono enganchado a su oreja.
    - Nivel 5? Me mandas para eliminar a un vampiro de mierda de nivel 5?- exclamó la silueta.
    - Charlotte!! Tienes suerte de que aun estés en activo. Te recuerdo que si no fuera por mi aun estarías en esas cuevas rodeada de caroñeros- Exclamó la voz del micrófono.
    - Vale Gabriela, no me lo recuerdes, aun me duelen las cicatrices- Dijo Charlotte en un suspiro. Siguió mirando al objetivo. Una mujer rubia, alta vestida de negro, pálida como un muerto. Estaba devorando a un pobre gato. Charlotte hizo una mueca de asco. En su brazo derecho había un brazalete púrpura con una escritura “D.S” escrita en rojo. Charlotte abrió los ojos ante la sorpresa:
    - Devoradores…de…las…sombras....- Susurro sorprendida.- Gabriela es un…
    - Te e oído. Nunca apagas el micro. Te envío refuerzos o puede tu sola?- Charlotte sonrió picadamente. Desenfundo su revolver Tanaka magnum.
    - Llevo las balas explosivas puestas?
    - Te las e puesto esta mañana. No se como te puede gustar este revolver, con lo fácil k sería llevar una de las nuevas.
    - Gabriela, el revolver Tanaka magnum 629 es un clásico, y es lo mejor para eliminar a estas criaturas del infierno.
    - Lo que tu digas. Campo libre. Cambio y corto.
    - Que empiece las fiesta…- Charlotte saltó de su escondite. Aterrizo detrás de la vampira. Esta se giró rápidamente y enseñó toda una hilera de ensangrentados dientes muy afilados. Dejó su presa y gruñó a Charlotte. De repente saltó hacia la ventana mas cercana.
    - A no! Tu no te escapas!- Charlotte apunto velozmente y disparó. La bala interceptó la huída, destrozando el tobillo de la vampira en una pequeña i silenciosa explosión.
    La hembra calo al suelo, retorciéndose de dolor. Charlotte se acercó a ella i le apunto en la cabeza.
    - No te lo había comentado? Estas balas son de explosión comprimida. Explotan sin causar el mas mínimo ruido y encima están rellenas de agua bendita.- Apunto a la cabeza- En el nombre de la Organización d’Estudio Paranormal…quedas libre de tus pecados.
    Charlotte miró el cadáver de la hembra vampira mientras se desintegraba.
    Los ojos de la hembra la miraban mientras desaparecía. Sus pálidos labios pronunciaron sus ultimas palabras:
    - Todos…..moriréis…..Dark…..Blood……- Charlotte se paralizó al oír ese nombre y la agarró con fuerza.
    - Que nombre as dicho? Habla criatura! Habla!!!- Charlotte miró los últimos restos de esa criatura. Ceniza.
    Suspiró. Ese nombre le traía unos recuerdos que habían sido borrados de mente para no causarle dolor .
    Guardó el arma y camino hacia la salida del callejón.
    - Gabriela vuelvo al centro andando.
    - Pero oye, pued…
    - Cambio y corto- Desactivo el micro y se lo quitó de la oreja, guardándolo en el bolsillo de su chaqueta.
    Camino entre la multitud. A los ojos de los ciudadanos normales era un chica de estatura media. Con el pelo castaño oscuro rizando, despeinado, dejando que los rizos camparan a sus anchas. Sus ojos marrones avellana miraban serenos la calle.
    Caminando, noto de repente un calambrazo en el brazo que había rozado un chico sin querer.
    Charlotte se giro rápidamente. Era un chico rubio acompañado por otro chico de pelo castaño. Decidió seguirlos.
    “ Esa energía no es normal en un humano y corriente y no noto partes biónicas ni ADN diferente al suyo”
    Siguió a los chicos hasta un bar. Se sentaron en una mesa, ella en una a su lado.
    - Adrian tampoco lo has hecho tan mal, el entrenador está orgulloso de ti. Lo sabes!
    - Si Lucas, pero algo raro me a pasado! Telo juro. A sido una sensación extraña.
    - Que notabas?- Dijo mientras daba pequeños sorbos a su bebida.
    - Un calor recorriendo todo mi cuerpo. Luego unas voces extrañas en mi cabeza, no sabía lo que me decían y después ese calor se fue directamente a mi pie en el momento que tenía que chutar y luego una sensación a….a…a frescor k me invadía el cuerpo.
    Charlotte miro fijamente a Adrian.
    “ Es imposible….no es posible que un ser divino halla escogido a un simple humano…”
    Charlotte miro de reojo a Adrian. Lucas noto su mirada y la miró extrañado.
    - Tío…- le dijo discretamente- esa chica del pelo rizado te mira como si le hubieras matado al gato.
    - De verdad?- Adrian se apoyó en el respaldo de la silla y noto un escalofrío – Vámonos, esto me mala espina.- Se levantaron y pagaron la cuenta. Charlotte los siguió por la calle. Adrian y Lucas notaban su presencia y cada vez iban más rápido. Se metieron por una callejuela que daba a un parque abandonado. Allí, Adrian sintió un escalofrío que le helo la sangre. La sensación de tener una espada en el cuello. Instinto asesino.
    Miró a su alrededor hasta descubrir a Ángelo, con su casaca negra ondeando al viento, subido a una farola, manteniendo el equilibrio.
    Los miraba con ojos divertidos, como un cazador que quería divertirse con sus presas.
    Charlotte llegó al parque y al ver a Ángelo se escondió detrás de un contenedor de basura mas cercano.
    - Ángelo…que coño hace aquí…- Cogió el micro y se lo puso en la oreja – Gabriela me recibes? Gabriela? Gabriela tengo problemas. Ángelo sigue vivo y seguramente Jeremy está con él, pero no lo veo – Esperó alguna respuesta pero sin éxito. Se sacó el micro y miró a los chicos. Debía salvarlos como fuera.
    - Es increíble que halla encontrado a un Ángel!!! Jajá jajá !! Jeremy se va a morir de envidia cuando lo sepa.- Parecía que hablara solo. Miró a Adrian y saló al suelo. Adrian y Lucas dieron un paso atrás.
    Charlotte desenfundo la Tanaka. Debía esperar el momento oportuno o les costaría la vida a los chicos y a ella.
    Adrian se puso delante de Lucas y miró desafiante a Ángelo.
    - Chico no te resistas y ven conmigo…te prometo que tu amigo..no..sufrirá daños..- Dijo sonriendo y dejando a la vista una peligrosa hilera de afilados colmillos.
    Lucas caminó lentamente hacia atrás para poder esconderse en el contenedor donde estaba escondida Charlotte.
    - Me pregunto que recompensa me darán por su cabeza…eh?.....Charlotte!!!!!!- Charlotte contuvo la respiración.
    Tres segundos.
    Solo tres segundos para apartarse de esos contenedores y no caer en las garras de Ángelo.
    Charlotte saltó hacia un lado.
    El contenedor explotó en mil pedazos.
    Algunos pedazos de plástico le hirieron con pequeños cortes en las mejillas i en las manos.
    Ángelo rugió al no dar al blanco.
    Tenia una fuerza y una rapidez increíble.
    Charlotte disparó a las piernas de Ángelo hiriéndolo levemente para poder tener tiempo suficiente para correr hacia Adrian y Lucas.
    Estos la miraron con sorpresa y temor.
    - Corred atontados!!!- Les gritó mientras los empujaba. Lucas y Adrian la siguieron sin rechistar.
    Diablos. Los cortes le escocían mucho. Las piernas le temblaban.
    Miedo.
    Eso es lo que sentía.
    Pero de repente una palmada en la espalda la saco de su trance. Miro atrás. Era Adrian que le sonreía y la ayudaba a correr más rápido.
    - Seguidme!! Se de un piso cerca de aquí!- Dijo aumentando el ritmo.
    Llegaron sin problemas a un piso echo un desastre. Pequeño.
    Lucas se tumbó en el único sofá que había. Agotados y sudorosos.
    Adrian miró a Charlotte, que se quitaba la chaqueta. Los cortes iban más allá de las mejillas y las manos. Tenía cortes por todo el cuerpo, le habían cortado un poco al ropa. Sangraba. A simple vista parecían cortes sin importancia pero no lo eran.
    Adrian se acercó a ella:
    - Quieres que te mire esos cortes?- Charlotte lo miró con sorpresa. Negó con la cabeza y se sentó en una silla de madera que estaba puesta al lado de una mesa de plástico verde.
    Adrian la miró interrogativo.- Quien eres? Quien era ese tipo? Y que coño es eso de un Ángel?- Le preguntó mosqueado. Charlotte suspiró. Entre las heridas y Adrian, no podía pensar en como volver a la central sin cruzarse con Ángelo.
    Miró a Adrian y saco su identificación. Un placa de de lata. Era un puño que rompía unas cadenas; el símbolo de la libertad, un lobo pequeño en un lado; fidelidad, y un dragón; coraje y sabiduría.
    Adrian cogió la placa. Leyó lo que ponía:
    - Charlotte, numero de identificación, 27931-f. Nivel, agente en solitario. Permiso de armas nº 505. Sección 5, protección i/o eliminación de sujetos asignados- Adrian miró la placa otra vez.- Que demonios es esto?!
    - Mi identificación.
    - Ya se que es una identificación. Pero de que?- Pregunto enfadado. Charlotte señalo la placa. Adrian leyó lo que ponía debajo del puño plateado.
    “Organización d’Estudio Paranormal”. Adrian alzo las dejas de la sorpresa.
    - En verdad es una tapadera porque nuestro trabajo es buscar y estudiar criaturas paranormales y si son peligrosas eliminarlas. Pero con ese nombre quedamos mejor.- Le quito la placa de las manos, luego miró a Lucas que se había quedado dormido en el sofá por el cansancio.- A tu amigo no le van las emociones fuertes eh?- Dijo para romper el hielo. Adrian la miró. Sus ojos pedían una explicación. Charlotte suspiró.- Me van a matar por esto que te voy a contar pero…mereces que te lo diga. Siéntate Adrian siéntate.- Se sentó, esperando.
    - Gracias…Charlotte.
    - Charlie para ti y no me des las gracias- Se quitó las botas y sacó unas vendas de su chaqueta. Empezó a hablar mientras se vendaba las heridas..- Haber…
    “Todo empezó en el siglo XV. Los templarios eran poderosos e incluso la iglesia los temía. Un conjunto de hombres creo una pequeña organización para estudiar criaturas paranormales.”
    - Entonces…ya existían?- Charlotte asintió.- Pero que entiendes por “criaturas paranormales”?- Charlotte río y luego lo miro seriamente.
    - Adrian crees en los vampiros?- dijo con una voz siniestra. Adrian alzo las cejas y exploto en carcajadas. Pero acabo rápido porque Charlotte no había cambiado su semblante serio.
    - Lo estas preguntando en serio?? L-los vampiros..existen…?- Dijo temblando.
    - El grandullón que os perseguía era uno. Que creías? Que la luz del sol y los ajos los matan? Por favor, la versión de Hollywood es muy pobre.
    - Joder….- Adrian se paso la mano por el pelo. Vampiros…increíble..
    - Sigo?- Adrian asintió aun en estado de shock- Bien…por donde iba?...a ya me acuerdo!
    “Esa pequeña organización fue creciendo poco a poco. Por todo el mundo tenia agentes y cada vez hacían servir tecnología mas avanzadas en su tiempo. Pero quince años después de su fundación apareció una secta vampiriza llamada Los Devoradores de las sombras.”
    Adrian trago saliva. El nombre era escalofriante.
    - “Eran vampiros que no respetaban las leyes de convivencia y comportamiento que los templarios habían creado para la existencia de humanos y criaturas en un mismo mundo sin problemas.
    Mataban por placer. Se iban haciendo cada vez mas numerosos y lo pero de todo es que la mayoría tenían habilidades especiales.
    Su líder era un vampiro DarkBlood…”- Charlotte se quedó callada de golpe al decir esa ultima palabra. Su cara cambió de color. Se puso blanca como la leche y sus ojos casi se salían de las orbitas.
    Adrian se asustó.
    - Charlie que pasa? Que es eso de DarkBlood?- Charlotte se levantó de golpe y miró por la ventana.
    - Ahora lo entiendo..Todo tiene sentido…- Susurró para sus adentros.
    - Charlie que es un DarkBlood?- Charlotte lo miró recuperada del golpe.
    - Un DarkBlood es un vampiro que proviene directamente del infierno, sin haber sido transformado. Solo puedo haber dos en un mismo siglo, sino crearían un colapso y el infierno se abriría para siempre, llevando la humanidad a un caos eterno- Dijo seriamente.
    - Pero que tiene que ver eso con la historia de tu organización?
    - El líder de la secta , que desde tiempos inmemoriales a sido nuestra enemiga, era un vampiro DarkBlood. Valtray Van Schlange , la serpiente roja, un asesino. El vampiro mas temido por todas las criaturas de la faz de la tierra.
    - Que le pasó?
    - Dimitri McClaymore, el agente mas poderoso de la organización lo destruyó, condenándolo a morar en las Sombras para siempre.
    - Las Sombras?
    - Es un mundo paralelo al nuestro. Algunos vampiros son capaces de materializarse en el para ir igual de rápido que la luz o un poco menos, para escuchar a hurtadillas, etc.
    Es práctico, pero su uso irresponsable puede tener consecuencias. Puedes volverte loco.
    - Creo que con todo esto cualquiera puede volverse loco.- Dijo Adrian suspirando.
    - Pero no lo entiendo…su condena era irreversible. Nadie puede salir de las Sombras después de ser condenado y a demás, el mundo de las Sombras fue cerrado y sellado para prohibir su uso.
    - Pero si alguien pudiera abrirlo otra vez…que provocaría?
    - Valtray Van Schlange podría salir libremente y empezar el caos otra vez. Pero eso es imposible. Se necesita tener un gran poder mágico y psíquico para romper el sello y además se tiene que tener la legendaria espada de Dimitri McClaymore, que esta en el almacén de reliquias de mi organización, vigilada veinticuatro horas. Ni el ladrón mas experto podría robarla.
    - Entonces a que a venido esa cara de espanto? Ni que hubieras visto el fantasma de Elvis.
    - Esta mañana, antes de encontraros, e eliminado a una vampira altamente peligrosa. Llevaba el brazalete de los Devoradores de las sombra, dijo “DarkBlood” antes de morir.
    - Y que problema hay? Has dicho que ese tal Valtray fue destruido no?
    - Así es, y Los Devoradores de las sombras fueron disueltos. Huyeron por todo el mundo. Pero, si un solo miembro de los D.S consiguiera romper el sello, primero consiguiendo la espada de Dimitri McClaymore y luego un sello de destierro, podría liberar a Valtray sin problemas. Los sellos de destierro los puedes conseguir incluso en un todo a cien, eso también es un problema.
    - Bueno, has dicho que esa espada esta segura en tu organización, no?
    - Si, por supuesto, nadie podría ganar a los poderos minotauros que tenemos como guardas, además es im…- Un pitido la interrumpió. Charlotte saco el micro del bolsillo de la chaqueta.- Gabriela?
    - Donde demonios estas!!!- Gritó tanto que incluso Adrian lo escuchó.
    - E tendido un problemilla pero ya está todo resuelto…
    - Problemilla?! Lo que tenemos aquí no es un problemilla. La jefa te está buscando.
    - Que a pasado?- dijo preocupada.
    - La han robado Charlie. A sido de repente, una explosión y...- dijo nerviosa.
    - Espera Gabriela…que han robado?- Charlotte miro aterrada a Adrian, que había seguido la conversación. Este la miraba igual de aterrado.
    - La espada de Dimitri McClaymore, Charlie. Han sido Los Devoradores de las sombras. Han dejado su marca. Charlotte vuelve a la cen…- Gabriela siguió hablando pero Charlotte ya no la escuchaba. Se quitó el micro y lo desactivó.
    - Charlie...que a pasado exactamente?- Preguntó aterrado. Charlotte se sentó, abatida y lo miró con seriedad y miedo.
    - Que Valtray Van Schlange va volver Adrian, y aun no te contado que papel tienes tu en esto. Estamos perdidos…- Dijo mientras se despeinaba.
    - Q-que papel tengo yo en…esto?- Dijo extrañado.- Oye!! Yo solo soy un chico normal de dieciséis años que…- Callo al mirar a Charlotte. Sus ojos eran serios- Soy un chico normal…verdad?





    gracias :)