género y especie y su versión continua
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. La vida es como un videojuego con universo sandbox que tiene tintes de openworld. Mucha gente lo ha jugado, ha pasado por diferentes niveles, mucha gente ha fracasado en el intento de llegar al final en el que no hay más realmente. Debo confesar que lloré la primera vez que jugué Journey, un videojuego que no cuenta puntos, que todo mundo puede pasar porque no puedes morir, bueno, está pensado para que mueras, algo así...

    ¿No sería genial tener una ruta de coordenadas trazadas a través de tu vida, a las que puedes llegar en determinado tiempo sin romperte la cabeza sobre a dónde se supone que debes ir? Bueno, la cultura, esa mole de pensamientos trascendentales, parece indicarnos las coordenadas de la vida, que en secuencia describen el sandbox en el que entramos al momento de nacer como en un videojuego. Pero a la pregunta de si sería genial o no, yo contesté "no". Verán: el orgullo es un estorbo para los que no son príncipes (totalmente en sentido Maquiavélico). Las coordenadas que nos da la cultura, generan domicilios, manzanas, donde hay vecinos y fiestas y bullicio, hay espacios y son contiguos. Si a la pregunta inicial de este párrafo respondes "no", como yo, ten por muy probable que no nos encontraremos en el universo, ten por muy probable que tus vecinos serán personas convertidas en sombras y espíritus sin cuerpo.

    En fin, que los domicilios son discretos y las coordenadas son continuas.
    a Nuhur le gusta esto.
  2. ¡NO!
    a Gex y ChaosLady les gusta esto.
  3. Así se percibe. Cuando tenía unos 13 años transferí (en lo posible) mi conciencia a la internet de entonces, porque el mundo de entonces no parecía tener un rumbo que me ilusionara para nada. Los adultos hablaban de la "globalización" todo el tiempo, como si se tratara del advenimiento de Jesucristo: "ustedes van a vivir en un mundo globalizado", decían, como si la consecuencia directa y necesaria de las reuniones de los líderes del mundo fuera la construcción del Cielo, que no tendría portero, nosotros sólo debíamos correr con toda nuestra energía mientras una aplastadora combustionaba a un metro de nuestras espaldas. Pero las fronteras siguen existiendo, excepto para la gente para la que de todos modos no existían. Por supuesto que está en nosotros el miedo a nosotros mismos, ¿quién no le teme a un hombre, a una mujer?

    Así que transferir mi conciencia, en lo posible, hacia la internet protegida por firewalls a la que pronto llegarán las cosas, en la que Microsoft, Twitter, Facebook, Spotify, Netflix, Google y un sinfín de instituciones mantienen fronteras virtuales ya no se vuelve una opción sino una extensión del mismo escenario. A eso sumo el desgaste de mi sintaxis por mi propio aislamiento, que me dificulta establecer contactos. Buscaré en la deep web un escenario diferente, uno que quizá me ilusione de nuevo, en el que un beta pueda andar de la mano con un delta sin tener idea de lo que son.
    a Gex le gusta esto.
  4. No me gustan las oraciones simples, cortas, claras y concisas. De todo lo que pude haber estudiado debido a este disgusto, elegí lo opuesto. Ahora debo aprender a hacer algo que me disgusta, pero ya casi lo tengo dominado.

    Pero también debo decir que todas esas maravillosas cosas que me gusta escribir como me gusta se han ido, y en parte, escribir como me gusta (con, todas, estas, comas, inútiles), es una de esas cosas que retengo en contra de su voluntad, porque no quiero aferrarme a mi pasado (no quiero), sólo quiero aferrarme a ciertas cosas de mi pasado; no obstante, si tengo que dejar ciertas cosas atrás, sólo me pasa de forma natural que se queden atrás y sólo reflexiono con las que realmente creo que me importaría llevar adelante. Al final me quedaré con las que me quede, porque la memoria no me obsesiona, porque no ejerzo mi voluntad sobre las letras que estoy escribiendo cuando escribo así. No me diagnostiquen, sólo escribo para que, cuando alguien lea cosas de esta cultura, si sobrevive cualquier cosa que se escriba (¡Faulkner va a sobrevivir a esta cultura!), piense que habíamos muchos tipos de estúpido... o algo así.
    a ChaosLady le gusta esto.
  5. Yo fui bloguero cuando todavía no existía la palabra blogosfera y ahora que existe pero ya sólo algunos la usan, sigo teniendo este blog pero ya no cambia de colores. Está casi muerto.

    Cuando los pobladores de Colhuacán emigraron al norte, generaciones después fundaron la ciudad de Tula, luego Tula decayó y se quedaron los atlantes viendo, todavía están ahí. Los últimos de Tula capaces de cambiar emigraron al sur, otra vez al Anáhuac y ahí refundaron Colhuacán. Así, Colhuacán es antecesora y predecesora, a la vez, de Tula.

    Me gusta husmear en la vida de los demás y con este blog abro las puertas para que la gente husmee en mi vida. Este blog es mi Tula, ¿quiénes serán mis atlantes?
    a re.
    a Gex le gusta esto.
  6. Para mí, de los espacios virtuales este es el que más se parece a uno de mis lugares favoritos de la ciudad: el Museo Taurino "La Faena", que en realidad se trata de una cantina.
    Una de las cosas que más hacen que este blog se parezca a La Faena es que el tránsito de entidades es lento. No es un lugar bonito, es viejo, la música resuena fuerte, también vieja pero no como un clásico, el curador del "museo" debe estar muerto o tan cansado como la tauromaquia. Los meseros han de tener más de 60 años. Ningún color es vibrante y nadie ahí se parece a la gente reflejada en las fotos de facebook o twitter. Lo único fresco que puedo recordar de La Faena es la cerveza (que curiosamente es un fermentado).
    Soy de esas personas que ven a la muerte como una recompensa. Porque si tomas a un gusano y con un palo lo revuelcas en el piso, te lo llevas a un mundo diferente a quince metros de distancia y luego lo devuelves pero terminas por enterrar ese palito de más, qué bueno.
  7. Decir que las cosas volvieron a la normalidad quizá sea demasiado decir. Sigo pasando semanas sin sexo, siento un vacío terrible en los intestinos cuando han pasado un par de semanas. Me masturbo y eso apenas llena el hoyo por unas horas, a veces lo tengo que hacer varias veces al día y al otro día y en lugares poco adecuados que a veces sorpresivamente me gustan. Ese hueco es como estar sediento y encontrar agua en un pozo demasiado profundo como para poderla alcanzar. En mi cabeza sólo hay sexo cuando ese vacío aparece, me lo piden los intestinos, me hacen pensar de mí que soy un insecto que tiene que hacer lo que tiene que hacer; y yo aplasto a los insectos que pueden ser peligrosos.
  8. Íbamos a ir a una fiesta, teníamos que comprar víveres y cosas de la casa. Te deprimiste tan pronto el Sol te dio a la cara y en cuanto vimos al niño vomitar la comida en la banqueta supe que hubieras querido quedarte en casa el día completo. Así que cambiamos los planes y la fiesta comenzó a desvanecerse de la agenda.

    Regresé a la casa antes porque ya no aguantabas mi presencia. Empezó a llover y pensé en ir por ti con un paraguas, pero ya estabas entrando cuando yo estaba listo para salir. Me pediste que me acostara un rato contigo en la cama, la lluvia arreció.

    Todavía, si lo busco bien, en la punta de mi mano, puedo oler mi hogar.
  9. OK. No es cierto. Pero si abro Opera Mini y entro a mi blog se reduce mucho el espacio de los contenidos del blog y se recortan los enunciados pareciendo versos. Algunos terminan siendo versos... al menos me gusta pensarlo así.
    a Milenia le gusta esto.
  10. Estaba pensando que me gustaría escribir un blog, de nuevo, otra vez, todo un año, de vez en cuando.
    Pero me di cuenta que mi blog no puede ser otro mas que este. Así que pasé un año tratando de recordar mi contraseña de CemZoo, porque ya ni siquiera tengo aquella dirección de correo electrónico y no utilizo Facebook (ajá, así como lo leyeron). Y la recordé.

    No me gusta nada que mi blog esté en CemZoo, la internet es una superficie minada; este blog es como mi hijo y las tortugas también vuelan. Estaría más seguro si estuviera en blogger o en wordpress, pero que sea parte de CemZoo tiene sentido, porque este blog ya es un niño grande: casi tiene diez años. De CemZoon en particular no tengo idea, no sé si haya gente de 30 años todavía en los foros, de hecho, un día de estos terminaré pensando que quizá lo mejor es que sea ilegal para un treintón entrar a páginas como esta.

    ¿Y ahora qué podría escribir yo en mi blog? Ya no se deja decir nada, ya no quiere escuchar.

    Quizá esta entrada no tenga nada que ver con las anteriores, pero han pasado 6 años. Hoy vi la primera entrada de este blog, no pasaba de uno o dos enunciados. Esta será otra primera entrada. Qué sé yo.
  11. Uno siempre va pensando que quiere esto y quiere aquello, que jamás va a ser tal o cuál y quiere ser como fulano y sutano. A veces ocurre que uno termina siendo un fulano o sutano y nunca puede llegar a ser tal o cuál. Pero generalmente, con algo de empeño, podemos terminar siendo tales o cuales sutanos, fulanos, consiguiendo esto y o aquello.

    Como esos niños que quieren ser policías o bomberos yo quería, de adulto, un Nóbel. Y ya entrado en años, bien metido en la vida, comienzo a darme cuenta que no he tomado precisamente las decisiones que me encaminarán de manera eficiente a un Nóbel; porque me he dado cuenta que hay otras cosas prioritarias para mí. Lo más importante: ser policía es ser alguien y ganar un Nóbel es estar en algo. Y yo quiero ser alguien. Estar en muchos algos.
    a Gex le gusta esto.
  12. Algunos dirán que es mi síndrome de senectud, en otros no sé cómo operará la lógica de sus juicios. No es que tengo no tengo muchas cosas que hacer; en fin, creé un grupo en los foros que se llama (unilateralmente) CZ Old Fashioned al cuál nadie tuvo la decencia de decir "el nombre apesta" o "el nombre no vale un quinto" o "el nombre está bueno"... como sea, la mayoría de los que ven mi blog quizá estén interesados, eso espero, los espero, sigan el link:
  13. AH, ya quiero que porten miblog al software de CZ y ya quiero poder tener compatibilidad con twitter.
  14. Todos los sistemas tienen entradas y salidas. Incluso los sistemas tan grandes como los universos es probable que tengan entradas y salidas. Sólo teóricamente existen los sistemas cerrados aunque muchos argüirían que el universo en el que vivimos es un sistema cerrado.

    Los seres vivos (los humanos, los perros, las bacterias, las algas, etc.) somos sistemas también. A algunos nos entra materia (lo que comemos) y a otros nos entra energía (los que la toman del sol) o ambas (los protistas que comen y hacen fotosíntesis, las plantas carnívoras, etc.). La mente es un sistema también e internet es un sistema que conecta muchas mentes, las ideas que metemos al sistema "internet" son las entradas y en ese sentido mi blog es un subsistema del sistema llamado internet. Los blogs de los demás, sus tuits, sus comentarios, los foros son parte de este sistema. Es un sistema caótico que funciona con unos cuantos protocolos.

    Pero he hablado casi exclusivamente de entradas y no de salidas. Una planta como sistema ingresa nutrientes, agua, CO2 y energía solar y sus salidas son O2, glucosa y proteínas por vías diversas. Meten energía y sacan materia. Nosotros metemos materia y sacamos materia algo "descompuesta".

    No he estructurado bien esta entrada de mi blog pero quiero llegar a la médula del asunto: me preocupan las salidas de este sistema que llamamos internet. Las entradas son ideas que generan un caos de cuya estructura sólo tenemos una idea (una más), ¿cuál es la mierda de la internet?
    a Mauricio Psy le gusta esto.
  15. No voy a dejar este blog, es muy importante para mí. Puedo estar ocupado haciendo dos, tres, diez o cien cosas pero no lo puedo abandonar. Este blog es parte de mi memoria, mis ideas y pasiones pretéritas.

    Siento vergüenza de haberlo dejado tantos años, de no haber puesto un bookmark que me recordara de vez en cuando que existía y que era algo que me importaba. Siento culpa por el olvido, porque la gente que me leía, que leía mi blog, dejó de venir a verlo como yo.

    Perdí cosas estos años, perdí gente estos años. Quiero a mis letras, quiero a las suyas y lo que representan.