Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. El pequeño duende que había vivido debajo de mi cama a comenzado a pensar que tal vez me tiene un poco de envidia. Entornando aquellos pequeños ojos llenos de algún sentimiento que no logró comprender del todo. Trata de hacerme saber, que en la mínima oportunidad que tenga se comportará idéntico a la llovizna… Logrando que mi cuerpo retroceda dos cuadros hasta la ventana, observando el pasar de niños, queriendo gritarles que lo ayuden con sus temores, ellos seguro no me escucharán y seguirán su camino, hasta donde deje de estar atenta a sus pasos.


    Hoy por la mañana una pequeña sonrisa a aflorado del pequeño Duende, tuve miedo de ver sus curvados labios turbarse sin explicación. Salí rápido de la cama para evitar tener contacto con esas frías manos.


    Mientras comía escuché la palabra “Cariño” Si tan sólo de sus labios la hubiese distinguido.


    Por la noche me he preguntado si acaso el pequeño Duende puede ver las estrellas o a desperdiciado su Tiempo ya pidiéndoles deseos. Su ropa negra como el carbón, suele teñirse del puro blanco cuando ve los golpeteos de la pretenciosa nieve que le susurra a cada paso “Saldrás”.


    ¡Oh!, Pero estas fechas han sido diferentes, con susurros arrogantes a dormido temprano, parece que su conciencia de hubiese ido dónde la Luna. Me cuestiono que soñará, que cosas se verán reflejadas en esa diminuta almohada.

    Si sus palabras se tiñen del más puro dolor; ¿Qué esperas el conejo de sus anhelos que haga? Si he de cargar con su dolor, rogaré por que el reloj se detenga. Por la eternidad, para poder saber sus secretos.

    Y es que debajo de mi cama…

    El alma del pequeño duende comienza a destrozarse; ¿Y qué es lo que le impide ser feliz?


    Así es como es D: (?)