Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]



    A LOS QUE ASUMAN LA LECTURA, LES AGRADEZCO SU TIEMPO.


    Mis brazos estaban cubiertos de sangre, quizás por todos los recuerdos dolorosos que habían marcado mi horrible cuerpo.
    Tanto tiempo ha pasado y aún no puedo olvidar.
    Y es que un asunto de esta magnitud no se puede dejar de lado tan fácilmente según los doctores.
    Las personas me vienen a ver, y no es por cariño o por amor sino por una profunda y notable lástima.
    Si tuviera el valor me borraría de este mundo sin dudarlo, pero aquí no me dan aire ni para pensar.

    Excepto ahora.

    Estoy contigo, con un vidrio en la mano, pero ya lo he pasado tantas veces que ni cosquillas me hacen.
    Pero no te importa, ¿cierto?

    Si tuviera que contarle a alguna persona algún día que es la vida, diría que no vale la pena.

    El sufrimiento nos rodea, ¡y es que es tan injusto!

    Yo siempre recibí todo, TODO.
    Al ser la única mujer de siete hermanos mi padre desquitaba sus fantasías en mí. Pero claro está, que mis hermanos nunca fueron capaces de defenderme.
    Cobardes.

    Mi madre desapareció cuando yo era muy pequeña, nunca supe ni como se llamaba.
    Pero tampoco a nadie le importó, porque nosotros a nadie le importamos.

    Un día mi padre me dijo que mi progenitora estaba enterrada en el antejardín junto con todas las demás mujeres que siempre tuvo.
    No lo creí.
    Y diez años después lo acusé.

    Los policías me aseguraron de que era cierto, la había asesinado asfixiándola.
    ¿Pero a mi madre o a otra mujer?
    Bueh… no lo supe y nunca me interesó.


    La verdad de las cosas es que me impresiona esa gente que dice que su vida es una basura.
    Yo que daría por comerme esa basura algún día.
    Es cierto
    Comía de las basuras todos los días.


    Nadie me entiende, nadie aquí me escucha.
    Todos dicen que soy la más loca de las pacientes.
    ¿Por qué el sufrimiento lo transforman en locura?

    Cambiaría la frase que escuché de la enfermera la última vez que me vino a drogar.

    -Tú, estás loca y nunca saldrás de aquí-

    No crees que se vería mejor algo así como…

    -Tú, has sufrido tanto, que te hundiremos aquí para siempre-

    Siempre he dicho que la verdad es más bonita, si es que a esto se le puede encontrar un sentido de belleza.

    Yo si lo veo.

    Supongo que tú también.


    Escapé de mi casa a los quince años de edad. Junto conmigo huyó mi hermano pequeño, quién como me contaron las enfermeras, murió de sobredosis ayer.
    En fin, nada nuevo, lo quería pero ni lloré.

    ¿Para que llorar?, es mucho mejor sonreírle a la desgracia.

    Yo siempre le he sonreído, sino ¿Cómo hubiera llegado hasta aquí?


    Tuve que buscar trabajo por doquier, trabajé en todo lo que tu imaginación podría llegar a pensar.

    En realidad, espero que me estés poniendo atención.


    Desamparada y en busca de algo mejor que el suelo llegué a las manos del hombre que me preguntaste.

    Él hizo esto.
    ¡Él hizo que me encerraran aquí!

    ¡MALDITO!

    ¡MALDITO!


    Pero espera…


    Ya lo asesiné.


    Volveré a ese momento, sólo por tu curiosidad.
    Ahora entenderás porqué lo maté, supe que serías muy comprensiva conmigo.


    -¿Qué estas haciendo?- preguntó la mujer del relato

    -Algo que debí haber hecho desde que te conocí- respondió

    Le empujó bruscamente a la cama y se montó arriba de ella

    -¿Por qué tenías que ser tan asquerosamente atractiva? maldita

    -No me hagas nada porque te lo haré pagar- respondió la mujer

    -¿Crees que con una súplica voy a arrepentirme?, que poco me conoces

    -Me estoy dando cuenta ahora

    -¿Sabes cual es tu defecto? Confías demasiado en la gente.

    El hombre la sujeto del mentón con una mano y con la otra emprendió un recorrido por su cuerpo

    -Cuando te dije que te amaba, me creías; Cuando te juré “amor eterno” sonreíste y lágrimas salieron por tus ojos emocionados. Que ridícula.

    -Conoces mi historia, si quieres joderle la vida a alguien, la mía ya lo está. Pensé que en ti podría encontrar amor pero por un poco de dignidad búscate otra perra que quiera hacerte el favor.

    -¿Me estás desafiando querida?

    -No, estoy tratando de no salir tan humillada de esto- aseguró ella

    -Me excita tu actitud


    Le dije que no lo hiciera, pero sólo había venido al mundo para hacerme daño.

    ¿Quieres detalles no?

    Bien, dame un segundo para recordarlo mejor.


    -No sabía que eras hombre- respondió ella

    -Ahora te lo voy a demostrar

    Presionó las cinturas formadas de la mujer y rajó desesperadamente su remera.

    -Sólo quiero saber porqué te tomaste todas las molestias de jurarme amor si tan sólo me querías hacer esto

    -Me excita ver sufrimiento… Estoy igual de trastornado que tú.

    La mujer sonrió

    -No te la voy a dejar fácil

    -Por eso te escogí

    Retiro toda la ropa de su cuerpo y empezó a lamerla


    Repugnante

    Pero yo no me quise resistirme…

    ¿Por qué?

    Porque tenía que guardar fuerzas para matarlo después y si no lo conseguía el SIDA haría ese trabajo por mí.


    Abrió sus piernas desnudas y su erección se hizo visible notoriamente.

    -Aún estás a tiempo de salvarte-dijo ella

    -Tú no serías capaz de hacerme daño- respondió él

    -Que poco me conoces- sonrió

    La penetró con insolencia y la empezó a embestir como nunca a nadie se lo había hecho.
    Ella respondía con gemidos de placer y dolor.
    Era humana, no los podía evitar.

    -¿Te gusta maldita?

    -¿Es todo lo que das?-dijo entre gemidos- pensé que eras más duro

    -Espero estés preparada, sino, no me importa

    Él subió las largas piernas de la mujer a sus hombros. Luego subía una cierta distancia, sin dejar de penetrarla, y bajaba bruscamente azotándola contra la cama

    -¡Aaaahhh!

    -gime, gime de placer


    Quizás deba admitir que me dio un sexo excelente…


    Estuvo haciéndole el mayor daño posible a su intimidad durante tres horas, hasta que empezó a bajar el ritmo y ella aprovechó para agarrar la botella a su lado

    -Nos encontraremos en el infierno patético asqueroso


    Al parecer le di un buen golpe porque no despertó sino hasta el día siguiente

    Ahhhh-suspiré en ese momento

    Estaba tan tranquila

    Miré a todos lados y encontré un encendedor.

    Esa vez también marqué en mi piel lo que había significado en mi vida aquel hombre

    Luego cuando despertó le apunte a la cabeza con el arma que llevaba para sus asaltos frecuentes.

    Lo besé
    Y lo maté

    Me gusta sonreír cuando recuerdo esa escena, podía verle las entrañas por el hoyo que le dejé en la cabeza.

    Gracioso, ¿no?

    Después el maldito y asqueroso parlamentario de su padre me envió a este lugar.
    No a la cárcel porque lo amenacé con decir que había contratado mis servicios sexuales a los diecisiete años.


    Aunque soy feliz acá.
    Todo es mas bello, todo tiene colores y todo me sonríe.

    ¿Crees que sea por la jeringa que me entierran día a día?

    Yo creo que es porque siempre fui feliz en el fondo.


    Ahora debes irte al infierno para hacer noticia a mi padre y a mi madre que los veré allí en unos años más.

    ¿Te preguntas como bajarás al infierno?

    Te respondo que llegarás perfectamente ahí porque también te mataré.

    Eso sí, tengo una última pregunta


    ¿Crees que me veo atractiva así de dañada con un pedazo tuyo?

    Yo te lo agradezco, si no hubieras sido un espejo quizás no te contaría esto.

    Adiós amigo, es hora de tu muerte, pronto nos encontraremos y hasta en la presencia del mismo diablo podremos seguir hablando.

    Hasta luego.