Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Quizá soy aún mas pequeña de lo que puedes creer. Me encuentro acurrucada y cubierta por miedos, no quiero que la pequeña trizadura en mis esfera termine por romper toda aquella proteccion que se me ha otorgado tan gracilmente.

    No veo en mi algo bueno. Y la condicion humana de la cual gozo, más bién llega a ser tan febril y desahuciada por su polaridad, que... como creer que soy un angel? como creer que en mi ha de encontrarse algo bueno si tambien conozco y siento lo perverso?.

    No somos perfectos. Es algo conclusivo.

    El tener conocimiento de ello, me hace sentirme aún más lejana de un futuro normal que antes. Y que hay de vivir en sociedad? Somos animales sociales despues de todo. Creo que tampoco es factible, siempre he querido y he pensando en el claustro al menos de forma temporal.
  2. Y tal como meses atrás había preevido Minato Namikaze medio en broma y advertencia. Una tarde de verano, llegó su hijo sin afeitar y con la ropa desgarrada, cargando un bolso deportivo y una maleta
    -Oto-san. Estoy en casa

    El rubio mayor divertido por el rostro avergonzado de su hijo y la ropa maltrecha, se hizo a un lado y le dejo pasar sabiendo, que Naruto probablemente no quería saber de regaños por un buen tiempo.

    -¿Y a que se debe esta visita a tu viejo padre eh?- le picó entretenido sin dejar de apoyarse en el marco de la puerta que daba a la cocina que ya de por sí estaba siendo atacada y vaciada por el "visitante", inmediatamente tras decir eso el rubio menor cerró la nevera y se sentó en la mesa con un pote de helado. Todo ello sucedió aletargadamente y sin una sola nota humorística de parte de Naruto

    -Me sacó a patadas del departamento- declaró con la mirada baja y un tono fastidiado - En serio, no sé como lo hizo pero me sacó hasta el pasillo del edificio ¡Y me cerró la puerta en la cara! ¡Sin un poco de compasión! ¿Puedes creerlo?- Dijo y luego se desahogo comiendo fieramente y de forma rebelde el helado a cucharadas grandes.

    Es que realmente para Naruto Uzumaki eso había sido una experiencia mala y una muy mala

    Minato se cruzó de brazos y en el rostro con una sonrisa ligera prefirió observar a su hijo. Hace algunas semanas que no le visitaba y generalmente este nunca le comunicaba ese tipo de cosas, ahora que le veía ahí enfadado como cuando era pequeño y llenándose de helado confirmaba parte de sus sospechas, su hijo no había crecido en ciertos aspectos y eso le confortaba.

    Seguía siendo el niñato malcriado de siempre.

    -Y cómo eso no le fue suficiente ¡¿Sabes lo que hizo?!- dijo levantando los brazos en signo de exclamación - Mientras yo estaba abajo hablando con el conserje para que me pasara la llave de reemplazo, ¡Me tiro la maleta y la mochila por la escalera! ¡Y me envió un mensaje al celular avisando que si quería dinero o ropa la fuese a buscar a casa de algún amigo! ¿Entiendes a lo que me refiero? ¡Estaba actuando como el bastardo que realmente es! ¡Me dejo en la calle prácticamente sin nada!

    No había razones para alarmarse se recordó el mayor, las cosas entre su hijo y su pareja siempre habían sido así. Esto no era más que una nueva exageración de ambos y pronto se solucionaría.

    Como cuando estaban en la secundaria y se metían en peleas con otros bandos para probarse a ellos mismos, al principio sería grave y después de un rato volverían a la actitud de siempre.

    Además Naruto siempre había sido bueno para sacar de quicio a las personas, seguramente ahora se trataba de algo similar.

    -Así que te sacó del departamento sólo con esa mochila y esa maleta -mencionó sin convicción y en tono de burla señalando los bultos en la entrada

    -¡Sí, así fue!- Se defendió el menor mientras se ponía de pie y aún con el pote de helado en las manos reclamaba - Lo que pasa es que tu viejo, no me quieres creer lo que te digo, pero es la verdad y la más sincera-dijo mientras caminaba inquieto y enfadado por la cocina comiendo helado - Así que necesito un lugar donde estar por algunos días hasta que se le quite ese mal humor que trae y me deje entrar- terminó de decir revelando el porque de su "visita" temporal

    Aún sin creer del todo la historia contada por su hijo, este le pedía asilo y una habitación. Realmente no se la pedía, se la estaba exigiendo sin recordar que el verano pasado había prometido no volver a quedarse en la casa, diciendo que ya tenía donde vivir.

    Y sin mencionar nada de ello guiado por el amor paterno el tenía que aceptarlo en casa... esto le quitaría el buen humor algunos días, y conociendo a su hijo le preguntó

    -Naruto, ¿Y hace cuantos días sucedió eso?

    El rubio menor enrojeció y mencionó algo en voz baja que no alcanzó a ser audible. Dejó el pote de helado en la cocina junto a la cuchara y se fue hasta el salón prendiendo el televisor con el mando sentándose en un sofá.

    -¿Dos días?-preguntó mientras le seguía hasta el salón y se apoyaba en la pared. Naruto negó levemente - ¿Cinco días? ¿Una semana?- inquirió intentando acertar, temiendo lo peor. -¿Cuanto fue?

    Sin querer voltearse con una sonrisa nerviosa y un evidente sonrojo, Naruto guardo silencio una vez más como cada vez que tenía problemas algo difíciles de resolver

    -¿Y como ha estado Itachi?- preguntó esquivando el tema - No he sabido mucho de él desde que me llamó para preguntar como se encontraba Sasuke...-mencionó con una leve mueca -Pero... tu vives con él, así que, ¿Cómo ha estado, eh?

    -No cambies el tema Naruto- dijo con voz solemne. Y para asegurarse de que esta vez obtendría una respuesta se acercó y presionó los hombros de su hijo con cierto énfasis doloroso y puntual, enterrando sus dedos en la piel acanelada del menor - y ahora se un buen hijo y dime, porque de otro modo no te quedarás aquí. ¿Hace cuanto fue eso?

    Naruto tembló y tragó dificultosamente la saliva en su boca, atorado con las palabras que no querían salir. El dolor en sus hombros aumentó presionándole y ya sabiendo tras largos años que no soportaba los métodos disuasivos de su padre, decidió hablar

    -Hace un mes- Minato cerró los ojos y juntando sus fuerzas volvió a presionar siendo más convincente si cabía - ¡Esta bien! ¡Esta bien! ¡Diré la verdad! Fue hace dos meses - dijo a regañadientes y con voz agria.

    Se supone que había planeado no ser tan honesto, y sin haber dicho demasiado, ya le habían descubierto. Era un fiasco, no sabía mentir

    Kaseiyo le soltó, y con un suspiro bastante sonoro tomó asiento junto a su hijo en el sofá. Por lo menos ahora, ya tenia una idea de como eran las cosas, tratar con un Uchiha no era fácil, y el menor de ellos, Sasuke, no era muy accesible, pero se supone que como había dicho Itachi era cosa de razonar con él, pero eh ahí el fallo.

    Naruto no sabía razonar en una conversación y terminar por convencer a una persona y menos a un Uchiha.

    Por algunos segundos miró a su hijo con afecto, entendiendo sus facciones agrias y malhumoradas.

    -Sin dinero, escasa ropa y sólo con una mochila y una maleta. ¿Se puede saber donde viviste esto dos meses?- le dijo en un tono que intentaba sonar comprensivo

    Naruto levanto la vista mientras se sujetaba la cabeza con las manos y sabiendo ya que no podía seguir omitiendo información se rindió

    -Primero estuve en casa de Sakura con sus padres, fueron unas dos semanas o algo así. Luego me fui donde Shikamaru que fue demasiado vago para echarme y así, de casa en departamentos, una noche pagué y dormí en un hotel... otra dormí en la oficina del trabajo, pero Gaara me critico sobre ética y como no estaba de ánimos de oírle me fui... cosas como esa

    -¿Estos dos meses? - Naruto asintió afligido -¿Que tan grave fue?

    -No demasiado- dijo cansadamente -Sólo le dije algunas cosas y se molestó. Tú conoces a Sasuke ¿no? Deberías saber como es de extremista

    -Si, pero. Posiblemente tú no te percataste del significado de lo que dijiste, y el pudo malinterpretar lo que querías decir

    Naruto iba a explicar que no habían existido los espacios para malinterpretar cuando alguien más entró a la habitación y respondió por él

    -Y para ser exactos, Sasuke no lo malinterpreto

    Aquellas palabras que sonaron con un leve tono acusador y a camino de regaño provenían de Itachi que acababa de llegar a casa. Minato le sonrió afectuosamente y se quedo ahí sentado junto a su hijo, sabiendo que el mayor de los Uchiha, se cerniría al tema porque le concernía por derecho, así que no se molesto en darle la bienvenida, o mencionar algo.

    - Cuando te llamé y pregunte por él, dijiste que no había sido grave Naruto-kun- dijo mientras se quitaba la chaqueta y se acomodaba -Pero cuando llamé a Sasuke mencionó que se rehusaba a hablar del tema y que no intentara involucrarme

    Minato le observo confuso

    -¿Tu ya lo sabias?- dijo sintiéndose excluido- ¿Y porque no me lo habías contado?

    -Naruto pidió que no te lo mencionara- el rubio menor sonrió sabiéndose descubierto - Supongo que sus intenciones al pedirme eso, fueron no preocuparte, ¿no es así Naruto-kun?

    -En realidad creo que no sirvió de mucho- gruño débilmente mirando a su progenitor - además se suponía que a esta fecha ya me habría perdonado

    -La excusa agrava la falta. -mencionó el Uchiha mientras prendía un cigarro y le daba tiempo al menor de reflexionar - ¿Entonces que es lo que planeas hacer?

    -Si tuviera una idea de como actuar supongo que no me encontraría aquí - dijo riendo avergonzado - Aunque dudo de que sirva de algo... cuando me responde las llamadas suele... decir cosas que... - Ante la atenta mirada de Minato e Itachi, se avergonzó aún más - bueno, jejeje, del tipo intimo, recriminaciones...


    "-Sasuke, ¿sabes? creo que esto es suficiente llevamos dos semanas con esta estupidez, déjame entrar al departamento, necesito descansar bastardo..."

    "-Jódete, no entraras a mi cama para follarme imbécil"

    "-pero, no me refiero a eso... "

    "-Sí, claro, tampoco a como no te puedo poner grilletes cuando te masturbo ¿cierto?"

    "-Pero, espera ¡No me cortes bastardo! Intenta pensar un poco..."

    "-Avisame, cuando te pueda volver a azotar sin que lloriquees gallina. Hablaremos entonces"


    -¿Te refieres a recriminaciones sexuales?- le preguntó Minato conteniendo una sonrisa, sacándole por algunos momentos de esos penosos recuerdos

    - Eh... sí algo así- reconoció el menor a duras penas. ¡Herían su orgullo de macho! - Pero... ¡no son siempre mi culpa! ¡Él es quién fuerza la situación y las convierte en sesiones descontroladas! ¡No es como si pudiera satisfacer todos sus arrebatos sexuales! Yo también los tengo...pero, ¡Pero, el me sobrepasa con creces! Sinceramente no sé de donde saco ese tipo de inclinaciones, al principio él no era así, lo puedo asegurar, fue con el tiempo que...

    En ese momento Naruto espabiló y se percató de que hablaba con su padre y el hermano de su pareja. Que si bien también habían formado una relación homosexual estable, y una realmente estable a diferencia de él y Sasuke, no dejaban de ser su familia. Y asuntos de dormitorio no se hablan con la familia... ¿cierto? Fue cuando sintió la mirada de ambos sobre él, que entendió que no querían escuchar ese tipo de historias y menos tan detalladas...

    Una tos grave llamó la atención de Naruto sacándole de sus preocupaciones

    -Creo que esas "inclinaciones" como tú le llamas son culpa mía, Naruto-kun- señaló Itachi sin dejar espacio a preguntas o reclamos y menos a las miradas confundidas y alteradas de Minato - Hace ya algún tiempo, antes de que ustedes fueran pareja, inicié a mi hermano en ese tipo de conocimientos

    Minato que se encontraba boquiabierto tras escuchar eso, intento articular algunas palabras que fueran comprensibles

    -Y como demonios, se te ocurre a ti, su hermano mayor- recalcó con acritud - ¿Enseñarle e instruirle sobre ese tipo de cosas a Sasuke eh? ¿Que tenias en la cabeza? ¿Si querías pervertirlo porque no buscaste cosas más normales? ¿Se te olvidaba que para eso existían los amigos y las muchachas? Por dios, Itachi... ¿Es que no lo pensaste?

    -Fuiste... ¿tú?- preguntó Naruto mientras sentía un episodio de rechazo hacia el Uchiha mayor- Tú... le enseñaste sobre todo "eso" a Sasuke- mencionó incrédulo.

    Joder, si que te podías llevar sorpresas si te sentabas a hablar con tus parientes, pensó el rubio mientras asimilaba la idea a la vez que negaba enfáticamente con la cabeza

    -No me malinterpreten- aclaró mientras dejaba el cigarro en un cenicero sobre la mesa de centro - Simplemente creía que le ayudaría un poco con sus conquistas, para saber enfrentarse a todas las manías y perversiones de las personas- se encogió de hombros - Sólo pensé en eso. Que tuviera éxito, disfrutará y no se sorprendiera demasiado, era mi hermano, desde mi punto de vista era mucho mejor estar ampliamente informado por fuentes seguras- dijo señalándose - y no por rumores o mitos falsos, estaba en aquella edad, no iba a dejar que sus hormonas se salieran fuera de mi control ¿O si? Prefería estar al tanto de lo que sabia y había experimentado para poder juzgarlo de acuerdo a eso.

    -¿Eres conciente que gracias a eso mi relación se ha visto afectada gravemente?- le preguntó el rubio suspirando

    -Pudo tener cierta influencia, lo acepto- dijo calmadamente - Aunque si no has logrado manejarle es porque no has sido un buen amante Naruto

    El Uchiha mayor recibió una mirada agria como respuesta

    -Aclaremos esto, fuiste tú quien lo crió sólo. Eso puedo entenderlo, hiciste lo que creías mejor para él- dijo Minato con un notorio movimiento nervioso en la ceja - Pero, desde cuando es que Sasuke desarrollo ese tipo de inclinaciones Sadomasoquistas... ¿Recuerdas, por lo menos su edad?

    Itachi sonrió orgulloso y pasando por alto la mirada reprobatoria del padre y el hijo respondió

    -La inclinación desde un principio, como a los catorce. A ejercerla...- hizo memoria - Creo que a los diecisiete. Supongo que a esa fecha las películas y las revistas ya no le parecieron suficientes... Aunque al parecer fueron en solitario….

    Naruto se mareó y sintiendo el estomago revuelto reconoció que por primera vez, su curiosidad estaba saciada y que no quería volver a saber del tema en mucho... aunque se tratara de Sasuke.

    Se puso de pie tras respirar profundamente y a pasos lentos subió con sus únicas pertenencias por ahora, la mochila y la maleta, hacia su cuarto en el segundo piso, por hoy, había sido demasiado.
    Sin aparentes soluciones y sólo con un poco de nueva información adquirida sobre la "fuente" de Sasuke, que realmente le había descolocado, decidió que lo mejor para su salud mental sería descansar. Por lo menos le reconforto la idea de que de la casa de su padre, no sería echado tan fácilmente.

    Después de cuatro días, al fin dormiría de forma decente, le parecía un milagro. Lo único que realmente quería pensar era encontrarse bajo la regadera en el baño de su dormitorio y poder asearse, estos días habían sido un caos y a su pesar, reconocía que para todos fue una gran molestia, le consolaba la idea de que, al menos parte de sus amigos se molestaron más con Sasuke que con él.

    Minato e Itachi guardaron silencio pasivamente, hasta que oyeron como se cerraba la puerta de la habitación de Naruto en el segundo piso. Luego los ojos azulados observaron a Itachi con expresión seria.

    Sin espacio a dudas el Uchiha mayor supo que se trataba de un "tenemos que hablar"

    - ¿Así que te encargaste de enseñarle ese tipo de cosas a tu hermanito eh?- gruño molesto - No quiero imaginar que otro tipo de cosas le habrás enseñado aparte de eso... ¿O me dirás que le dejaste sólo con la teórica?... Pedazo de genio

    Se presentía, desde que lo había mencionado, sabía que en cuanto tuvieran un momento a solas, Minato se lo recriminaría, no le parecía extraño. Así que se levantó del sillón donde estaba y se sentó junto a él cerrando los ojos cansadamente.

    -Sasuke, esta fuera de nuestras discusiones- le recordó mientras apoyaba su cabeza en el hombro de este - Al igual que Naruto es un tema aparte. Y por esta vez. No. No le hice nunca nada más allá de la teórica, sólo le inducía a una imagen mental describiéndole ese tipo de situaciones ¿Esta bien?

    En ese instante sintió cómo el cuerpo de su pareja se destensó. No del todo, pero era un avance.

    -Me pareció algo... incestuoso- Kaseiyo centró la mirada en la cabellera negra apoyada en su hombro - Y conociéndote- se mofó - Se que tipos de perversiones te van Ita-chan

    El mencionado sólo se removió un poco y alzó la vista encontrándose con una leve sonrisa y la mirada de Minato que tenia un toque de humor, al menos esta vez, no se lo había tomado tan personal, no era como si fuera a dejarle cuestionar su relación con Sasuke impunemente, sólo se trataba de esta vez.

    -Tedioso, eso es lo que eres Minato. Un insistente y tedioso imbécil. No le haría nada a mi hermano que no fuese por su propio bien

    Minato pareció pensarlo unos instantes y luego se alarmo, lo pensó mejor y reflexionó intentando mantener la calma. En el caso de que... ¿Itachi no lo haría cierto...?

    -Espera, déjame ver si lo entendí. Estás diciéndome que si lo mejor para tu hermano fuera encerrarse en si mismo y alejarse de las personas, me refiero en el caso de que sea gravemente dañado y le cueste reponerse... ¿Tu se lo permitirías? ¿No le harías reflexionar su decisión?

    -Eso depende de muchos factores, obviamente le aseguraría que la única persona en cual puede confiar soy yo.

    -Digamos que tampoco confiara en ti. ¿Como lo harías?

    -Me volvería la única persona para él. Reemplazaría todo lo que puede necesitar y me convertiría en todo ello para él- dijo seriamente preocupando a Minato - Inclusive si ese es el caso, como lo propones, podría tomar el rol de su amante si es lo que él desea o requiere. - Minato se acomodó y levantó el rostro del Uchiha para observar sus ojos, pidiendo una confirmación - Es la única persona por quien haría todo eso sin pensarlo Kaseiyo. Si el lo insinúa seriamente, inclusive podría dejar lo nuestro hasta aquí

    Eso era hablar a otro nivel, a un nivel muy preocupante y riesgoso. Para desgracia de Minato algo le decía que aquello no era para tomarse a la ligera.

    Debería tener cuidado con Sasuke, ocupaba un lugar demasiado importante en las prioridades de Itachi, y aquello no era sano para su relación y por consecuente para nadie.

    -De acuerdo. Sabes perfectamente lo que siento por ti, y sé lo que sientes por tu hermano. No me voy a entrometer, sé que no estoy en mi derecho- Mencionó pasando sus manos en torno a Itachi en un abrazo estrecho y reconfortante. - Pero me gustaría también aclarar que no permitiré que te vayas de mi lado- el Uchiha sonrío levemente y se recostó aún más en el cuerpo de Minato - Que me haya gustado un hombre, no es algo que voy a despreciar ¿Entiendes? Y a estas alturas siendo tú la segunda persona de quien me enamorado en mi vida, menos razones tengo para dejarte ir por un capricho de alguien más. Lamento decirlo de esta forma, pero, estos sentimientos te mantendrán atado a mí y yo no me esforzaré ni malgastaré el tiempo dejando que los rompas o hagas mierda fácilmente

    -Eso suena a condena- gruñó al verse limitado - De todos modos, eso no me impide ni me obliga a nada. Así que mientras tú no te equivoques y yo no haga grandes destrozos no habrá de qué jodida cosa preocuparse. Ahora suéltame

    -¿Que vas a hacer?

    -Si no me sueltas, te pegaré una patada y tu "amiguito" quedará inutilizable por algún tiempo

    Minato le soltó rápidamente entre risas

    -Esta bien, esta bien, ¡Que poca resistencia tienes hombre!

    Itachi se puso de pie con ademanes elegantes y a la vez un poco ariscos. Estaba agotado, y precisamente tener a Naruto en casa ocupando a Minato le agradaba, pero también le cansaba más rápidamente, esos dos tenían demasiada energía a su lado.

    Y como si fuera poco, eso significaba menos sexo ya que cuando el rubio menor llegaba a oír algún tipo de sonido o ruido de dudosa procedencia armaba un escándalo y hablaba de hombres indecentes pervirtiendo a una mente inocente como la de él.

    Lo cual certeramente estaba lejos de la realidad, y Minato se reía avergonzado sin mayor explicación que eso. Había que ver como se debía de soportar a Naruto y su escaso sentido de la intimidad ajena...

    -¿Que va a pasar con el tema de Naruto y Sasuke?- preguntó Kaseiyo, más a modo de divagación que pregunta real

    -Nada- Minato le observo sin entender - Sasuke está forzando la situación ¿No te das cuenta? Él quiere que de una vez por todas Naruto ceda y le permita hacer ciertas cosas que tu hijo no le permite... porque es un malcriado que se escuda en los posibles...

    -¿Y como es que tu sabes eso? - le cuestiono receloso

    -Tengo una grabación- dijo naturalmente encogiéndose de hombros -Sasuke me la pasó para que le creyera ¿Quieres oírla? Sinceramente no creo que le importe mucho, además, ya debió de pensar que te la mostraría y aún así me la pasó. Supongo que le agradó la idea de que pudiésemos criticar a Naruto y contradecirle si decía algo... creo que buscaba sacarle de quicio

    Minato sólo sintió cierta compasión y pensando en lo que sufría su hijo y aún sabiendo que era innecesario le pidió a Itachi oírla.

    Este buscó su celular y tras algunos minutos, guardaron silencio para oír la conversación que se desarrollaba.


    "-¡Deja de correr por la habitación Usuratonkashi! Ya te dije que no haré nada que no quieras"

    "-Entonces... ¿Que es "eso" que tienes escondido en tu espalda eh?"

    "-Pero si te va a gustar, ¡sólo quédate quieto idiota!"

    "-¡Ah, no! ¡Tú no me metes eso por el culo! ¡Viste el tamaño de esa "cosa"! ¡Es monstruosa! A ti te gustará- sonó acusador- pero lo que soy yo, a mi me basta con la que traías incorporado ¡Ni lo intentes me oyes! ¡Aléjate! ¡Aléjate que no respondo!"

    Minato al oír la voz de su hijo y ese tono histérico arrugó las cejas. Itachi sólo le señalo que la grabación continuaba e ignoro el disgusto que mostraba su pareja en el rostro.


    "-¡No exageres y acuéstate en la cama!"

    "-No confió en ti, de seguro me vendas los ojos y termino lleno de cicatrices y golpes internos. Mah, ¿Crees que no sé que te desquitaras por todo lo que te he hecho? ¿Que idiota crees que soy?"

    "-Uno bastante grande- de trasfondo se oyeron sonidos graves y el rebote de un cuerpo en la cama - Bien, te tengo... ahora que ya no quieres jugar con esto, ¿Tendré que dominarte primero?"

    "-No, basta, la ultima vez que hiciste eso... quede con quemaduras... vamos Sasuke quita eso de tu mano si...?"

    "-Pero si es una simple vela- sonó en tono burlón - la mecha ni siquiera te quema demasiado... además mírate, se ve que te gusta ¿Como puedes negarte? Estás duro"


    Itachi haciéndose el desentendido, soltó el lazo que amarraba su pelo y comenzó a desenredar la mayor parte de el, Minato sólo puso una de sus manos ocultando su rostro, el no quería saber tanto de la relación ni de la intimidad de su hijo... no esos detalles


    "-¡De acuerdo! Me rindo, ¡¿Estas feliz ahora?! ¡Así que deja esas cosas tuyas lejos de mi! Sí, ese látigo y las pinzas también ¡Y que no se te olvide quitar esas cuerdas! ¡Y no creas que no lo vi, también esa cosa rara que envía choques eléctricos! Muy estimulante puede ser ¡Pero luego duele como mil carajos!"

    "-Así que te rindes... eso fue inesperadamente fácil"

    "-Sí, pero no olvides que yo no soy uno de tus juguetitos con pilas, Yo si me canso"

    "-Soy bastante conciente de eso dobe." La grabación estuvo en silencio momentáneamente y las mayores se miraron entre sí -"¿Que esperas? ¿No me ibas a follar?"

    "-Es que... ya te dije necesito un poco de tiempo... Pero, no me mires así, vamos, si sabes que voy a terminar haciéndolo igual-" Se oye un risa nerviosa

    "- Apresúrate o terminaré atándote. Y creeme te usaré de todas formas, ni de coña voy a ser seme, sabes cuanto detesto hacerlo"



    La grabación no se detenía, y al parecer iba para largo. De todos modos, Minato no quería oír más. Ya entendía porque Sasuke no le dejaba volver al departamento a su hijo, y en cierto modo aunque no aprobaba que al menor de los Uchiha le gustase hacer todas esas cosas con Naruto, intento ponerse en su situación y con un gran esfuerzo de voluntad de su parte, llegó a una conclusión.

    Si Itachi fuese quien se rehusaba a ese tipo de cosas, y él realmente estuviera excitado y caliente por practicarlas con él, tomaría medidas. Y unas mucho más prácticas.

    Sasuke se fiaba en la confianza de su relación o tal vez en su propia seguridad, pero él no pensaría sobre eso... se iría más por el lado salvaje y aunque su arrogante neko se opusiera, el insistiría y estaba seguro de que terminaría por convencerlo.

    Aunque claro, Minato no tenía esos problemas.

    Lo que era sexo, se daba frecuentemente y de forma satisfactoria para ambos, o por lo menos, nunca había oído queja alguna de parte de Itachi, él solía gemir y gemir cada vez hasta que se enfadaba o perdía la voz, y aunque el seme no fuera otro que él, Itachi nunca se mostraba como pasivo.

    Pero si había que reconocer algo, era que el Uchiha mayor tenía un lado retorcido.

    Pero era a un nivel muchas mas intelectual que físico, aunque eso a veces solía ser un impedimento, rara vez se encontraba "presente" si es que no se le hablaba... Itachi tenía un mundo propio y las piezas en él, llámese personas conocidas o familiares, no eran más que meras fichas de puzzles.

    Minato por lo menos tomaba eso con humor, siempre que no fuera él una de las piezas de centro o una pieza desechable dentro del juego.

    -Ahora que sabes de que se trata, supongo que concuerdas en que no hay mucho de lo cual preocuparse- mencionó el hombre de piel pálida y marcadas ojeras angulares. Tras decir eso, detuvo la grabación - Actúan como un par de idiotas, ya que desde que se han conocido son escasos aunque drásticos los cambios que ha tenido su amistad. No tuvieron la necesidad de producir cambios entre ellos mismos para adaptarse al otro. En ese sentido, particularmente han tenido suerte

    Minato reconociendo la honestidad "objetiva" de su amante asintió

    -No sucedió como con nosotros- dijo deslizando una de sus manos por el pelo negro y largo de Itachi - Una vez nos conocimos por la culpa de ellos, nos tuvimos que ver de forma recurrente por los problemas que provocaban... a la larga, a medida que su relación se estrecho, la nuestra se vio obligada a lo mismo, para mantenernos enterados y a ellos lejos del sexo precoz. Aunque creo que fallamos en lo ultimo- dijo entre risas -Tuvieron suerte, no fue fácil que nos convenciéramos de esto, primeros ellos y luego nosotros.

    -Considera que nosotros solíamos acostarnos con mujeres... eso algo marcaba la pauta. Pero ellos se embarcaron y han practicado desde eso la monogamia, y sus únicas experiencias reales, han sido el otro

    Respirando el mismo aire, quizás por encontrarse a tan sólo escasos centímetros. Minato deslizo su boca por el delgado cuello pálido siendo abstraído por el sutil aroma que este desprendía.

    Repartió besos en aquella zona tan frágil mordiendo levemente la piel para adquirir mayor espacio.

    Dejándose llevar como siempre en estas situaciones Itachi posiciono su mano en la nuca de cabellos rubios agarrando firmemente una cantidad de pelo y dejo vagar de forma permisiva su otra mano en el trasero de su amante acariciándole firmemente sobre el pantalón.

    Al notar ese contacto, el mayor buscó acercarse más al cuerpo contrario y frotó su pelvis sugerentemente contra la de su amante en un balanceo que arrancaba lujuriosos aunque bajos gemidos debido a la sensación.

    Sus bocas se encontraron y sin darse tiempo alguno a respirar, unieron sus lenguas necesitados de contacto, envolviéndolas con la otra, en un sabor que les resultaba adictivo y que a la vez no parecía ser suficiente.

    Mordieron sus labios entre pasión desatada y a medida que dieron pasos descoordinados lograron caer sobre el sofá que les recibía ya como tantas veces a lo largo de su relación.

    Las sensaciones vertiginosas le abrumaban, Itachi fue conciente vagamente de que le desabotonaban la camisa con premura y que su piel era recorrida viciosamente por los labios del mayor que marcaba su cuerpo con gula.

    Entrando en razón y un poco en sus capacidades, este comenzó a ser lo mismo asombrándose de las ansias que le invadían por unirse al otro en una sensación intensa y placentera.

    Ambos aún frotándose con la tela del pantalón de por medio, comenzaron a sentir como sus miembros se ponían duros y las ganas de realizar el acto les atormentaba como pocas veces.

    Minato le había conseguido quitar la camisa con destreza y ahora terminaba de quitársela a si mismo, sin dejar de observar el cuerpo de piel pálida y delgado con aspecto atleta que tenia frente a él, vaciló sobre acariciar aquella piel o simplemente dirigirse al plato fuerte y ante la atenta mirada de Itachi consumida por el deseo

    Se decidió.

    Concentrado y degustando ya por adelantado, relamió sus labios, y se apresuró a desabrochar el pantalón del Uchiha y bajar rápidamente el cierre que se interponía entre el acto y sus deseos. Tan sólo faltando deslizar los centímetros necesarios para frotar aquella dureza con sus propias manos se vieron interrumpidos

    -Creo que se me quedo el celular acá abajo...

    Tan sólo a escasos minutos de cumplir su cometido, tuvo que remitir.

    Alertado por la voz de su hijo y el sonido de los pasos que parecían acercarse, tomó su camisa y se la colocó abrochándola lo más rápido que le fue posible, esperando que con el susto, la potente erección en su entrepierna bajara y así no alcanzara a ser descubierto.

    Intentando reponerse se dio leves golpecitos sobre el pantalón esperando que eso sirviera de algo.

    A diferencia suya, Itachi no hizo más que suspirar pesadamente y colocarse la camiseta sobre los pantalones ocultando el protuberante bulto que no parecía mermar ante la situación. Ni siquiera considero removerse de su posición: recostado en el sofá con el pecho desnudo, simplemente se colocó un brazo por sobre su rostro a modo de aflicción.

    -Disculpen pero mi celular...

    Naruto se detuvo y con los ojos bastante abiertos contemplo la escena: Su padre estaba sonrojado con una sonrisa nerviosa, y ya temiendo lo siguiente vio recostado en el sofá con apariencia resignada a Itachi, curiosamente sin la camisa... sólo eso le bastó para entender

    -Yo...yo no quería, sólo fue una casualidad...- dijo sin poder quitar la vista del bulto que se insinuaba bajo la camiseta de Itachi - Agh, demonios... mejor lo busco mañana, terminen lo que estaban haciendo- dijo mientras subía rápidamente de nuevo al segundo piso, nervioso y avergonzado

    Minato se quedo con las explicaciones en la boca y volteó a ver a Itachi que sentándose en el sofá, le habló

    -Hoy perdiste la oportunidad. Vete a satisfacer al baño, yo me acuesto- dijo agriamente mientras cruzaba el salón y desarreglado subía a la segunda planta, a la pieza que ambos compartían - Y te advierto, que no intentes nada - gritó fríamente

    El rubio mayor observo la sala, vacía, silenciosa y le pareció incomoda.

    Pensó en lo que segundos atrás estuvo a punto de concretar de no ser por su hijo. Lo que sus manos no tuvieron la posibilidad de acariciar y recorrer, lo que sus labios y su lengua no alcanzaron a probar, donde no pudo adentrarse ni refugiarse y todas las sensaciones que no disfruto.

    Sí, había que sacar pronto a Naruto de allí o arriesgaría más noches como esas.

    *


    En cuanto subió a la habitación, intentó calmarse. Había visto lo que en su vida quería ver. Su propio padre, Minato estaba duro, muy duro y excitado, por Dios, si hasta se le notaba en los ojos. Esa imagen le acosaría por mucho tiempo ¡Su propio padre!

    Estaba bien, el también tenia sexo con su pareja, comprendía las necesidades y los impulsos sexuales, pero... ¡Pero era su padre! Dios, que asco.

    Mientras intentaba apaciguar su mente y quitar esa imagen de su padre, se recostó sobre la cama absurdamente cansado, aún teniendo el pelo húmedo. Observo el techo blanco, liso y de apariencia pulcra, al parecer su familia había terminado con sus actividades nocturnas después de su interrupción.

    Cerró los ojos, sólo un poco, escasamente. Y no fue capaz de apartar esa otra imagen de su mente. Los largos cabellos negros enmarcando esa pálida y delgada piel, esa mirada de ojos negros, tan profunda y en parte indiferente. Ese abdomen plano y marcado con músculos, ese ombligo perfecto...

    - Se parecía tanto a Sasuke cuando...- murmuró abstraído- ¡Mierda! Es la falta de sexo, nada más que la falta de sexo. Son dos meses, no te preocupes Naruto a estas fechas es normal - Se dijo a si mismo en un intento de convencerse - No te calentaste con sólo ver la polla de... ¡Oh, no mierda!

    ¡¿Que carajos hacia ahora con el tamaño de esa erección?! Si incluso ya no soportaba traer el pantalón y se suponía que ese pantalón le quedaba suelto. ¡Mierda! ¡Estaba en la casa de su padre y el cerrojo de la habitación era débil y los sonidos se oían a través de las paredes!

    Aproblemado, entró el estomago todo lo que fue posible y levanto el trasero, para ser la alegoría de sacarse esos pantalones que le estaban quedando como segunda piel.

    Una vez tras haberlos logrado desabrochar se levantó y sigilosamente se acercó hasta la puerta y la cerró con el cerrojo. Eso le tranquilizo, pero ahora si debía enfrentarse al verdadero problema, uno al parecer bastante obstinado.

    Se volvió a recostar en la cama no sin antes, traer una toalla con él, y se hizo a la idea de que se encontraba en una situación completamente distinta.

    En su departamento, en la cama doble de la habitación, con Sasuke, que le besaba parcialmente negándose a satisfacerle del todo. Se quitó la polera e imagino que este le recorría el cuerpo con su mirada, deseoso de acariciarle y comenzar.

    Bajo sus manos, sintiendo como aquello comenzaba a surtir efecto y pellizcó con brusquedad sus pezones, deslizó la yema de sus dedos cómo lo hacía Sasuke, deliberadamente insinuándose al tacto por sobre la piel del ombligo, jugando con los delgados vellos rubios que marcaban el sendero directo a su miembro erecto, ansioso, duro y por sobre todo necesitado.

    Observo como en su fantasia, Sasuke se recostaba sobre él y sujetándose en sus muslos se preparaba para masturbarle.

    Sin vacilar centró ambas manos en su sexo, frotándolo lentamente y de forma torturante por su extensión, desde la base hasta la punta, acariciando el hinchado miembro como lo hacia Sasuke, este le beso y deslizo su lengua por el cuello haciendo que el Uzumaki en la realidad sintiera escalofríos y persistentemente sin alejarse de aquella imagen, busco con el tacto una almohada y la posiciono sobre su boca para acallar los gemidos que clamaban por salir.

    Sintió como su cuerpo elevaba la temperatura y aumentó el ritmo, enrojeció su rostro y tras que en su imagen Sasuke le besara, buscó la toalla y se termino corriendo en ella.

    Un problema menos.

    *


    Los días siguientes se vieron pasivos, no hubieron grandes hechos o enfados provocados por el "visitante", sólo que la tolerancia por parte de Minato se iba desgastando poco a poco y comenzaba a notarse en su incipiente mal humor, cuánto le afectaba encontrarse en periodo de abstinencia.

    Lo que era el Uchiha mayor. se mostraba reacio y un poco más osco de lo común, se limitaba con respuestas ásperas y se distanciaba para buscar tranquilidad. También traía más trabajo a casa, y pasaba horas sentado en el estudio junto a su portátil para finalizar los informes del día.

    Naruto estaba harto. La paciencia no era una de sus cualidades, y el hallarse en medio de una disputa y terreno neutro, donde no tenia derecho a opinar, le incomodaba.

    Además el cabreo de las noches pasadas aún no se le quitaba.

    Había estado soñando con Sasuke, ese tipo de sueños tenebrosos donde tras correr caías al fango, y uno de esos donde el Uchiha menor le empujaba para que cayera desde una azotea de un piso exageradamente alto, ese tipo de sueños sin retorno que te afligían.

    Uno de los sueños que más le desquicio, era donde despertaba y Sasuke recostado a su lado le decía que seguía soñando, y en ese justo instante, Naruto se daba cuenta de que soñaba y al despertar la imagen volvía a repetirse una y otra vez y nunca llegaba a despertar realmente.

    Está mañana se desespero aún más al notar que su miembro había despertado antes que él y rígido exigía compensaciones.

    Necesitaba volver a su vida normal lo más pronto posible. No podía seguir viviendo en esa situación de allegado en casa de su padre, además necesitaba ¡Sexo!

    Sí, el mismo asunto por el que comenzó la pelea era ahora lo que necesitaba ¡Sexo! ¡Sexo! ¡Y mucho más sexo!

    Le enfurecía el tener que reconocerlo. ¡Sasuke prácticamente era un ninfomano! ¡De seguro le termino contagiando ese gusto enfermo!
    Él no era nada más que un inocente dentro de todo aquel asunto, era Sasuke quien le imponía ese ritmo sin descanso, mañana tras mañana y noche tras noche ¡y en donde le encontrara!

    Todo comenzó porque aquella noche se negó, dijo que no estaba de humor. Se excuso diciendo que se encontraba cansado, pero no, el teme no aceptaba negaciones.

    Al principio el hecho de que Naruto se opusiera le excito y pensó que después de tanto tiempo al fin su amante le seguía el juego. Y continúo imponiendo sus instintos, hasta que Naruto colapso y gritó todo lo que le molestaba de él, sus insistencias, sus juguetitos maniacos y su sadismo siempre preparado para disfrutar de castigar en cualquier instante a Uzumaki Naruto.

    Pero Sasuke se molesto y luego de intentar todo tipo de cosas a las que Naruto escapo, le sacó del departamento en ropa interior con algunos moretones y heridas. El resto de la historia era verdad. Y aunque quisiera, de todos modos no podría entrar al entrar departamento. Sasuke había cambiado la chapa

    Ya ni siquiera le servia la llave.

    *


    -¿Que se supone que quieren?- dijo con un tono claramente fastidiado. Ellos no eran lo que esperaba encontrar exactamente al abrir la puerta, digamos que buscaba una cabeza rubia y la encontró, pero esta le pertenecía al padre de quien buscaba.

    Viniendo al tema... ¿Que diablos hacia el padre de Naruto con Itachi en su departamento?

    -Queremos que te reconcilies con Naruto- Declaró sin tapujos y con una mirada decidida Minato - Te ayudaremos como quieras. Pero, déjale entrar al departamento.

    -¿Dejarle entrar?- repitió en un tono irónico –Debería ser el quien pidiera eso, no tú Minato. Además el sabe bien que tiene que hacer para volver a entrar aquí

    Sasuke les observo con cierta malsana curiosidad. Itachi se hallaba cansado, pero tras largo tiempo conviviendo junto a el en su infancia, sabia que si su apariencia era cansada, debía ser realmente mucho más que eso. Y el viejo de Minato, ese comprensivo aunque autoritario Minato... frente a su puerta, con una inclinación perfecta en su reverencia, pidiéndole que volviera a aceptar a su hijo... que satisfactoria imagen ante sus ojos.

    -Que vueltas da la vida ¿No es así Minato?- se burló - Hace unos cinco años, me presente frente a tu puerta y con la misma inclinación, pedí que aceptaras mi relación con Naruto... ¿lo recuerdas?

    Kaseiyo se mantuvo en silencio y apretó sus puños con fuerza manteniendo la calma

    -Sasuke- le llamo Itachi en signo de advertencia, pero este hizo caso omiso y continuó
    - Te negaste y no una vez, sino reiteradamente. Pero me mantuve persistiendo, porque no quería que arruinaras tu relación con Naruto sólo porque este amaba a otro hombre, hasta que un día nos aceptaste... - mencionó con una sonrisa, y ante la mirada de clara advertencia que le transmitió Itachi con sus ojos, prefirió no seguir- Seria mejor hablar de esto adentro.

    Sin esperarles, se hizo a un lado y se dirigió a tomar asiento en uno de lo sillones. Itachi entró tras él y luego Minato con una apariencia algo más calmada y sin esa aura hostil.

    -Sasuke, creo que esta discusión ha llegado demasiado lejos- le insinuó su hermano mayor - Y no me refiero a lo grave de esta, sino que tu pelea con Naruto se desplazó hasta nuestro dormitorio- indicó señalándose a si mismo y a Kaseiyo- ¿No crees que ya es suficiente?

    -Depende. ¿Como se encuentra Naruto?- les pregunto interesado - ¿Va a dejar de resistirse?

    Minato considero la actitud de su hijo y desvió la mirada hacia Itachi. No iba a decir la verdad... ¿Cierto?

    -Aparentemente. Al parecer es poco lo que soportara más la situación. Aunque, tal vez... una vez se resuelva, no deberías exigirle tanto.

    -¿Me estas diciendo que hacer?- le preguntó molesto

    -No. Sólo hago una sugerencia. El también es un hombre, si la situación sigue se va a cansar muy pronto y va a buscar a alguien más para desahogarse. Si no terminas con esto, quizás sea el mismo Naruto quien lo haga

    -Y como sabes- Intervino Minato - Naruto no tiene mucha paciencia

    No tuvo que pensarlo. El mensaje llego rápido, claro y conciso. "Si no dejas tu posición obstinada te serán infiel"

    -Él no haría eso- dijo a la defensiva.

    Curiosamente en ese instante comenzó a encontrar que el sillón donde se encontraba era demasiado incomodo, que el aire que respiraba parecía ser más denso y que su boca, tenia un sabor amargo y seco que le molestaba

    -Conozco a mi hijo. Y creo que podría asegurarte que terminará haciéndolo pronto. Naruto siempre nos ha sorprendido, esta no podría ser la excepción.

    El Uchiha menor se negaba a lo que oía. Él no podía creer eso, era... tan fuera de lo que el conocía como la verdadera personalidad de Naruto.

    -Ese idiota, no sería capaz de estar con alguien más... es, imposible

    Itachi frunció el entrecejo y se acercó donde su hermano.

    Sasuke parecía ser el día de hoy algo inestable. Quizá, comenzó a pensar Itachi, debieron de aplazar un poco más la decisión de ir a hablar a su departamento con Minato... Sasuke había dudado demasiado rápido... ¿Donde se había ido su arrogancia y seguridad?
    ¿Ese era su hermano?

    -Minato, creo que ha sido suficiente.- dijo seriamente en defensiva de su hermano - Deberías irte. Yo iré a casa después - Kaseiyo asintió guardando una leve sonrisa cínica, y salió en silencio

    Ya había cumplido su parte y sinceramente se encontraba bastante satisfecho, para su cometido

    La puerta se cerró silenciosamente, Sasuke se hundió en el silencio y se dejó llevar por sus pensamientos los minutos siguientes ignorando a su hermano el mayor tiempo posible...

    Porque Naruto no haría eso... ¿Verdad?

    Itachi se sintió molesto. En un principio hubiera bastado con lo que él había dicho, pero no. Minato habló demás y ya era tarde para remediar o intentar darle otro sentido a esas palabras ya pronunciadas

    Intentó acariciarle el pelo a su hermano, darle apoyo o compresión sin que esto le resultara demasiado evidente, Sasuke era una persona segura de si mismo, normalmente se encontraba tan seguro de sus decisiones y capacidades que cuando alguien, decía o demostraba lo contrario, caía.

    Y descendía muy, muy profundo.

    Para colmo, Minato sabiendo los miedos de Sasuke y su mayor debilidad, la usó a su favor.

    Kaseiyo tendría que soportar unas cuantas críticas y peleas gracias a sus métodos. Se llevaría una gran reprimenda en cuanto se diera la oportunidad.

    Itachi se encargaría de que nunca más se le ocurriera hacer eso con su hermano. Nunca más.

    -Sólo debes actuar rápido, y de esa forma, no pasará nada grave Sasuke – Dijo captando la atención de su hermano menor, un poco más cómodo continuo - Conoces a Naruto, sabes bien lo que debes hacer. No dudes, no vaciles y no te preocupes. Confía en él

    Sasuke desvió la vista reticente a las palabras pronunciadas por su hermano.

    Las últimas semanas la desconfianza había surgido en su interior como un nuevo brote y las palabras dichas por ambos, comenzaban a afectarle. Lo que decía Itachi y Minato tenia sentido, Naruto también era un hombre y como tal si la situación se le hacia complicada lo más factible era que abandonara y buscara alguna persona más con quien saciarse. La infidelidad, prácticamente era una opción viable en situaciones como estas… ¿Por qué el idiota de Naruto rechazaría una opción tan fácil como esa?

    Se sentía fastidiado, molesto y finalmente confuso… Él en aquellos dos meses no había estado con nadie, y si sentía algún tipo de necesidad biológica como esa, se satisfacía con sus propios métodos, pero quizá la desconfianza innata que sentía por las personas, más este nuevo brote….
    ¿Cómo no desconfiar de él?

    Quería creer en Naruto y las confidencias que se hacían ambos cuando se sumían al interior de la pasión y la lujuria. Quería confiar en que este no buscaría alguien más, pero, como hacerlo…

    ¿Si la desconfianza amenaza tras cada pensamiento consumiéndolo?

    Itachi desistió en sus intentos de confortarle y le dejo sumido en sus pensamientos absorbiéndose a si mismo por la atmósfera de silencio en la habitación.

    Desde la muerte de sus padres, su hermano quedo con un miedo. Al principio y años después, este se fue acentuando, pero cada vez de manera más discreta, más oculta y celosamente guardado.

    Los años que le siguieron a eso, hizo que Sasuke se volviera una persona de carácter arisca y orgullosa. Dejo de relacionarse con personas que no fueran su hermano más de lo necesario y desconfió de todo el mundo.

    Irónicamente, quién cruzo las fuertes barreras y fronteras creadas por su hermano, fue Naruto. Y Sasuke una vez se halló indefenso ante alguien más, se preocupo de que esta nueva persona que ingresaba a pasos agigantados a su vida, fuese capaz de soportar todos sus rechazos, intentos de alejarse y periodos de silencio.

    Asombrosamente el rubio superó las pruebas, con cierta dificultad y muchas veces estando a punto de abandonar, este sacó fuerzas y logró sorprender a Sasuke, demostrándole que merecía el puesto que había labrado tan duramente a través del tiempo.

    Su hermano no lo reconoció de forma abierta ni expresiva, pero demostró silenciosamente a su modo, que el rubio era una persona que consideraba importante.

    Itachi se preguntó si Minato se había dado cuenta de que tan fuertes y graves habían sido sus palabras. Porque realmente, estas si habían logrado resquebrajar la estabilidad de su hermano.

    Perder a una persona, ser abandonado... para Sasuke, era algo más grave que para el resto de las personas. Y más si se trataba de alguien que ocupaba un lugar tan importante como el de Naruto.

    Sinceramente, seria difícil que perdonara a Minato por esto.

    *


    Habían transcurrido dos días.

    Las cosas para Sasuke Uchiha, no iban en un perfecto estado de equilibrio ni nada remoto a ello, en la oficina los últimos días le habían regaño más de lo normal sus superiores, que los informes se entregaban mal escritos, que las conexiones en los servidores del área este del ala central se encontraba sin red desde unas dos horas y aún no se había solucionado, que los técnicos en su área no estaban bien organizados y sus rendimientos eran bajos... quejas, reclamos, exigencias.

    Como si los problemas en su vida no fueran suficientes.

    La noche se encontraba pasiva y las calles no estaban muy transitadas. Sasuke aún manteniendo parte de su orgullo pese al cansancio se esforzaba en mantener una pose recta y seria al caminar.

    Con lo referente a Naruto, no había podido cambiar su manera de pensar, en su mente las últimas horas rondaba certeramente la posibilidad de llamarle, o ir mañana en el horario de almuerzo a buscarle a su trabajo y sacarlo de ahí para solucionar sus problemas de una vez por todas. La última opción le desagradaba y claramente iba en contra de su forma de actuar.

    ¿Ir a buscarle? Eso sí eran medidas drásticas. Él no le buscaba, no lo había hecho hasta ahora, siempre era al revés. Pero esta situación, ya era de por si una excepción ¿no?

    Dos meses separados era una situación que no debía mantenerse por más tiempo.

    Llego hasta el edificio del departamento. Subió las escaleras hastiado, el ascensor llevaba descompuesto ya cuatro días y aún tenían el estúpido cartel de "fuera de servicio", tras subir hasta el quinto piso caminó por el pasillo de baldosas azules y paredes blancas. Fuera de las puertas de los otros inquilinos se veían alfombras de "Bienvenido" o algún adorno que buscaba hacer más agradable o familiar el entorno, Sasuke como siempre decidió ignorar lo que en parte le molestaba, ese afecto tan familiar, a veces le provocaba envidia.

    Más de una vez se sorprendió a si mismo al sentir envidia de una familia paseando por el parque, los padres conversando pasivamente, los niños jugando o aquellas simples sonrisas que parecían sentirse tan reconfortantes.

    Sí el hubiese tenido ese tipo de cosas en la infancia... probablemente todo sería distinto.

    Busco la llave en sus bolsillos, cuando la encontró la observo algunos momentos prácticamente sin ánimos, la apretó fuertemente en su mano y la introdujo en la cerradura. La puerta abrió.

    Y aún así todo seguía siendo una mierda para él. Dos meses. Quizá era mejor cambiarse de departamento y dar definitivamente todo por perdido. Sí. Probablemente mañana buscaría otro departamento en un área menos transitada.

    Encendió las luces de la habitación principal y se ofuscó al ver todo exactamente como lo había dejado esta mañana. Sí. Mientras se cambiase pronto de departamento, ya no tendría de que preocuparse, era una buena decisión. Incluso, era mejor idea que ir en busca de Naruto mañana para aclarar las cosas.

    A partir de Mañana, Naruto sería parte del pasado.

    Sasuke fue hasta el baño, lavo su rostro y lo secó con una toalla que irónicamente era de ese tono naranja que tanto le gustaba al idiota. Hoy definidamente no tenía deseos de hacer nada. Apagó las luces que había encendido, y caminó por el estrecho pasillo hasta su habitación.

    Abrió la puerta, cerró los ojos cansinamente y se quitó la corbata que presionaba contra su cuello, la dejó caer en el suelo de la habitación y comenzó a desabotonar la camisa de tonalidad gris.

    Se oyó un ruido. Un leve sonido bajo que llamó su atención, le recordó al sonido que produce un cuerpo al moverse entre las sabanas. Sasuke alertó sus sentidos y el sonido volvió a repetirse.

    En la oscuridad de la habitación por más que se esforzaba en saber de donde provenía el dichoso sonido, no podía conseguirlo. Intentó no emitir ruido alguno y se acerco hasta la pared y presionó el interruptor.

    Cuando encendió la luz de la habitación, levantó la vista en dirección al extraño sonido. Sorprendido, intentó centrar la vista y distinguir lo que se presentaba ante él.

    Unos brazos bronceados levantados sobre la cabeza rubia con unas gruesas ataduras que sujetaban las manos colocadas firmemente en la nuca

    Restregó sus ojos y sin llegar a comprender aún el significado de lo que tenia frente a él, observo la amplia extensión del cuerpo visible, los labios carnosos sujetando la mordaza de cuero, el estomago liso y como a través de él bajaba una cuerda hasta la pelvis del vello rizado, sujetándose cruelmente entre el vello rubio y el miembro erecto de Naruto.

    Sasuke dio por entendida la situación, y en su rostro, comenzó a formarse una sonrisa leve y avariciosa.

    Las piernas denotaban la musculatura forzada al tener que hallarse atado, el pie derecho estaba atado en la parte del muslo interior de la misma pierna. Sasuke saboreó sus labios, ante sus ojos se encontraba una muy suculenta imagen, podía saborear el cuerpo y la enrojecida piel magullada por la presión de las cuerdas... la textura de los muslos y la dolorosa erección que seguramente traicionaba a su dueño.

    Caminó unos pasos, los necesarios para estar al lado de la cama y ver con todo detalle el rostro de quién se le ofrecía tan grandiosamente. Sujetó la barbilla del rubio y la mantuvo a su altura firmemente. No hubo algo que le deleitara más que presenciar esa mirada ansiosa y ese brillo necesitado en los ojos azules de Naruto. Los observo críticamente, encontrando lo que hace mucho tiempo esperaba... ansiedad, verdadera ansiedad y pasión, casi rayando en lo obsceno.

    -Que halagador detalle... - murmuró mientras presionaba uno de los opacos pezones - Encontrarte en mi habitación desnudo, y tan... expuesto, creo que, esto podría ser tu reivindicación... ¿no es así Naruto?

    El rubio gimió quedadamente a través de la mordaza, y cerró los ojos en lo que Sasuke supuso era un signo de aceptación. Divertido por aquella reacción presionó y pellizco aún más fuerte el pezón sensibilizándolo.

    -¿Esto es lo que quieres?- el rubio jadeó sonoramente en respuesta. Sasuke rió- Te tomó bastante tiempo aceptarlo, había comenzado a pensar que tendría que tomar medidas drásticas... pero supongo, que contigo aquí, la situación es distinta.

    Sasuke aún estaba molesto y en cierta forma resentido, en cambio Naruto se mostraba sumiso, como si aceptase por primera vez uno de sus castigos, pero al parecer esta vez mostraba una sincera satisfacción.

    Dejó el enrojecido pezón tranquilo y deslizó su mano hasta el estomago donde acarició levemente pero de vez en cuando ejerciendo presión. Luego de algunos segundos desató parcialmente el nudo que ataba las manos y la mordaza, dejando que Naruto pudiese hablar y gemir a su antojo. El rubio no demoró en ejercer una de estas posibilidades

    -¿Te gusta lo que estas viendo, teme?- murmuró bajamente - dos meses me parecieron un tiempo exagerado... ni te imaginas lo difícil que fue atarme - dijo con una leve sonrisa que Sasuke observo atentamente

    -¿Que si me gusta? - dijo tentadoramente - el tenerte tan indefenso bajo mí poder... gustar es poco, no sabes como me excita la situación...

    Diestramente alcanzó los labios de Naruto para besarlos y lamerlos, sin llegar ni permitir que este tomara dominio de la situación.

    Él era quien quitaba y proveía, al ver los intentos del rubio alzando la cabeza para alcanzar sus labios sonrió, se acercó y permitió que le besara, se dejó llevar y mordió la lengua contraria cuando esta intentó entrar en su boca, sin embargo, Sasuke adentró su lengua a la boca de Naruto y acaricio a la contraria, las fundió en nuevos besos y poco a poco le comenzó a faltar el aire. Se separó de él observando los ojos entrecerrados de su amante y acarició su miembro fielmente erecto.

    -No lo ocupaste con alguien más ¿cierto?- preguntó en un tono grave y lascivo mientras presionaba el sexo de Naruto con cierta experiencia. Conocía demasiado bien ese cuerpo, y específicamente esa área.

    El hombre de cabellos rubio sonrió y retorciéndose por las cuerdas, intentó calmar su ansiedad. Alzó descaradamente las caderas indicándole a Sasuke que es lo que exactamente quería

    -¿Crees que realmente seria capaz de hacer eso, bastardo?... -Sasuke le dirigió una mirada agria. En ese tiempo cosas peores había llegado a pensar del rubio, y además, esa respuesta no era lo suficientemente clara. Naruto se sintió indignado - Podría haberlo hecho. Claro que pude haberlo hecho, pero hay un maldito "pero" que no permitió que tomara esa idea en serio- aseguró

    En esos momentos Sasuke masturbo cruelmente a Naruto, muy lento y de pronto muy rápido. Maldita inseguridad, le estaba carcomiendo a cada nuevo segundo

    -¿Y cual fue ese gran "pero" Usuratonkashi?

    -Un maldito adicto al sexo- gimió entre excitado y molesto por no alcanzar el orgasmo. Sasuke se lo estaba negando, le acercaba demasiado a ese placer y luego le abandonaba. Era un maldito egoísta. Naruto respiró profundamente y confesó- Sólo eso bastaba, recordar al ninfómano de Sasuke Uchiha y ya tenía una maldita y punzante erección en la entrepierna- le criticó - Si no fuera porque... yo odiosamente te amo- menciono con un débil sonrojo - No me hubiera demorado en buscar alivio ¿Sabes?

    Tras oír eso, Sasuke finalmente le hizo llegar al orgasmo.

    -Eso sonó demasiado... vergonzoso- asumió el hombre de piel pálida mientras se recostaba a un lado de su pareja, que aún se encontraba atada -Incluso para ti fue extraño decirlo ¿Estoy en lo correcto?

    Naruto aún con aquel sonrojo que ahora se hacía más presente, mantuvo los ojos cerrados. Por las ataduras no podía voltearse ni besarlo, era bastante limitante para él porque realmente quería hacerlo, pero intentó calmar su ansiedad. Sasuke esperaba una respuesta…

    -Yo no quería- se defendió - Todo este tiempo fue torturante... mantenerme alejado de una cama agradable, sin tu obsesión porque coma alimentos sanos, sin tus críticas o ese jodido rostro de resignación que tienes cuando sabes que no haré algo... supongo que te extrañe. Debió haber sido eso- razonó - o al menos el conjunto de todas esas cosas

    Sasuke sonrío levemente sin que el rubio lo notara. Le había parecido "tierno" su comentario y ahora él también tenía un tenue sonrojo en el rostro por su culpa. Molesto se acostó boca abajo sobre la cama y oculto el rostro en una almohada pequeña.

    Maldito dobe que hablaba cosas vergonzosas cuando no debía.

    -Eh, teme. ¿Puedo preguntar algo?- Sasuke asintió con un leve sonido sin levantar la cabeza - Crees que... ¿Puedas desatarme ya? Es que las cuerdas me están causando comezón y necesitó rascarme- Argumentó meciendo el cuerpo torpemente sobre la cama

    -No

    Naruto se sintió contrariado. ¿Como que no podía hacerlo?

    -Espera, ¿Me podrías decir porque no me quieres desatar?- dijo en un intento de rescatar su escasa paciencia. Eso era algo que no se le había ocurrido cuando se ató (o más bien cuando le ayudaron a atarse)

    -No te voy a desatar, porque realmente no quiero hacerlo- dijo con una voz absoluta.

    Naruto colocó sus ojos en blanco, estaba seguro de que Sasuke estaría sonriendo en ese instante, pero... ¡Maldición! ¡¡Escocia mucho!!

    -Dame al menos una buena razón para no quitarme las cuerdas- exigió apesadumbrado.

    Aun no podía creer que estaba negociando esos términos. ¡Era estúpido!

    Sasuke sin ya el aparente sonrojo, levantó el rostro y observo a Naruto, la expresión cansada en su rostro, el cuerpo adormitado... era primera vez que el rubio estaba amarrado, sí, quizás merecía que lo soltara. Era sólo un principiante con el bondage

    -No te quejes- le avisó.

    Acto siguiente, tiró de la cuerda que envolvía su pene y procuró no dañarlo demasiado, luego se encargó de que el bello púbico no estuviese amarrado y se lo quito. Envolvió la cuerda en su brazo y desató los brazos y muñecas del rubio.

    -Princesa, eres libre- se mofó con una sonrisa irónica - Puedes hacer lo que desees. Pero yo tu salvador, me dispongo a descansar, así que ve buscando en que divertirte- le dijo con un expresivo movimiento de manos -Debe haber algo de ramen en la alacena si tienes hambre.

    Naruto sonrío ante la bromita y luego golpeó cariñosamente a Sasuke. Pero, en realidad, al escuchar ramen, ya sabía lo que era prioridad. Caminó hasta la cocina, encendiendo las luces a su paso y se adentró en busca de deliciosa y humeante comida. Todo ello lo hizo desnudo. Sasuke asimiló al oír el ruido que provocaba Naruto, que le tomaría unas buenas horas volver a ordenar la cocina de nuevo.

    Pero se encontraba feliz de que el rubio estuviera dando vueltas por el departamento y armando alboroto. Era mucho más confortante, si lo pensaba bien, ahora que Itachi estaba con Minato, y que las cosas se habían solucionado (Porque al parecer Naruto había aceptado finalmente ser sodomizado), sin analogías o metáforas, el realmente ahora tenía una familia.

    Sí vale. Todos eran hombres... pero eso que más da. Eran detalles

    Si eran capaces de pelear entre ellos y estar dispuestos a permanecer juntos... de eso se trataba una familia. Aunque aún odiara al viejo de Minato por el pasado y que le cayera mal ¿Ese no era el rol que cumplía el suegro?

    -¡¡Sasuke!!- gritó Naruto desde el pasillo llamando su atención - Se me había olvidado preguntarte algo

    El Uchiha enarcó una ceja. Segundos después apareció el rubio en la puerta de la habitación con una sonrisa traviesa, algo estaba tramando pensó Sasuke y estaba seguro de que... fuese lo que fuese, no le gustaría


    -Tú en el tiempo que estuvimos separados- comentó con un sonrojo - ¿Como lo hiciste?... digo conozco tus métodos pero... tengo esa duda- Sasuke le observo sin comprender del todo a que se refería y el sonrojo de Naruto se intensificó, se estaba comenzando a poner nervioso, se supone que Sasuke captaría el sentido de la frase... pero ahora tendría que explicarlo y eso era peor - Demonios... me refiero al deseo sexual... como fue... si lo solucionaste sólo o...

    -Naruto cuidado con lo que vas a decir- le advirtió su amante - Puede traerte ciertas desagradables consecuencias

    El rubio tragó saliva, estaba metido en un aprieto pero la curiosidad morbosa, podía más que las ganas de sobrevivir

    -Si lo hiciste sólo, ya sabes, a base de- hizo un movimiento con la mano bajo la cadera indicando a lo que se refería. Sasuke al entender bajo la vista y colocó una mano en su frente. Eso era demasiado vergonzoso - o lo hiciste con tus juguetitos, ¡Es que no estoy seguro hasta que punto me extrañaste!- se explicó alterado - Si fuiste tú sólo, lo normal... pero si ocupaste ese... ¿consolador?, ¡Era más real y entonces eso me suplantó! Sí, estoy orgulloso de llevarte hasta ese nivel pero... pero...- se excusó - ¡Ese era mi derecho! ¡Esa cosa pudo usurpar mi puesto! ¡Y yo no me voy a enterar, si no me lo dices!

    Sasuke sintió como su rostro subía y subía en cuanto a temperatura, y Naruto no dejaba de lloriquear o reclamar, o lo que sea que fuese eso.

    Está bien, a él le gustaba incorporar esos juguetes, pero... Naruto nunca se había enterado hasta que él intentó forzarlo a jugar también... demonios, que Naruto supiera de la existencia de "ellos" se debía a un lapsus de debilidad.

    Nunca debió intentarlo con Naruto ¡Nunca! Mierda, él no respondería eso... ¡Era imposible! ¡Inadmisible!

    -¡Naruto aléjate de mi habitación ahora!

    -¡No hasta que me digas cómo lo hiciste! ¡Está vez no me dejas con la duda bastardo!

    -¡Te he dicho que salgas!- amenazó Sasuke - ¡O te saco ahora mismo del departamento a patadas! ¿Me oíste?

    -¿Estás amenazándome?


    Sí, la vida suele ser un círculo vicioso.

    *

    En las sabanas aún quedaban resquicios del acto consumado minutos antes por los dos hombres. Había sido una noche acalorada y con bastantes encuentros y embestidas amorosas. Leves mordidas, besos húmedos, un amor y una pasión no tan desesperado si no más experimentado, pero no por ello menos ardiente.

    Kaseiyo aún continuaba recostado en la cama satisfecho, con su peculiar porte de Dios griego más acentuado que de costumbre. Tenía una expresión relajada en el rostro acompañada por una sonrisa que denotaba cuanto se había divertido poco antes retozando con su amante entre las sabanas y aún mucho antes en la escalera que daba al segundo piso.

    Itachi se encontraba en el baño de la habitación lavándose los resquicios de su actividad nocturna. El Uchiha mayor odiaba encontrarse pegajoso al día siguiente así que procuraba solucionar eso luego de tomar un descanso. Minato al principio le parecía algo exagerada esa actitud, pero bueno, cada uno con sus manías.

    Realmente había sido una suerte sacar a Naruto tan rápido de su casa. Y también había sido completamente un golpe de suerte que Sabaku no Gaara, un amigo de infancia de su hijo y compañero de trabajo, les hubiese ayudado a amarrarlo una vez entraron por el balcón y la ventana del departamento. Nunca había pensado que tan difícil era saltar de un balcón a otro en un quinto piso. Eso si le había sorprendido demasiado.

    También le sorprendió la rapidez con que Itachi había inmovilizado a Naruto y la facilidad con que le había amarrado sin pudor ni problema alguno. Él honestamente no estaba al tanto de esas habilidades del Uchiha mayor, y algo le decía que esa demostración no había sido nada.

    El resto fue normal, como ellos creían, Naruto terminó cediendo y aceptando que era la mejor forma de solucionar las cosas con Sasuke, poco ortodoxo a su parecer, pero quizás era la manera de proceder de ellos.

    Minato sonrió. Ellos aún eran jóvenes.

    Cuando Kaseiyo observo la débil puerta del baño sin llave ni cerradura. Intuyó que no había sido algo accidental. Esas eran las sutiles invitaciones de Itachi, y el no solía negarse.

    Sin demora alguna se levanto de la cama, y notando ya como su sexo comenzaba a endurecerse se apresuró... no había que hacer esperar a Itachi ¿no?... con una sonrisa perversa y varias ideas en mente abrió la puerta y se adentro hasta la ducha, donde estaba su amante tomando un merecido baño... observo cada gota deslizándose por ese pálido y delgado cuerpo con lujuria, el pelo largo adherido a la espalda por el agua y... comenzó a saborear una nueva ronda

    En el silencio de la habitación, en el dormitorio, donde ya no había nadie se oyó un pitido. Era el sonido de la contestadora.

    -Deje un mensaje después de la señal

    Se oyó un nuevo pitido alargado y luego silencio

    -Ehhh....-titubeó aquella voz -Soy yo, no me creerás lo que te voy a decir, ¿Pero, adivina que?- Se oyó una leve risa- ¿Podría ir a quedarme de nuevo en la casa?... Oto-san, es sólo por pocos días, lo prometo. Creo que la he vuelto a cagar.

    Sí definitivamente la vida da vueltas.

    Aunque en ciertas religiones se cree que más allá de un circulo, se define como un espiral, uno de vez en cuando aprende cosas.

    Primero escapa a casa de tu padre.


  3. Es difícil no vacilar en lo que crees que serán tus últimas palabras.

    De pronto, la sensación de tener la garganta seca se hacia extrañamente real. Los latidos acelerados o pasmosante calmados me sorprendían sobre mi propia reacción.

    Pero… Hay algo que te enseñan desde la cuna ¿no? Entonces, quien era yo para confesar mis sentimientos, partiendo por la base de que serian rechazados. Y en el resquicio de mi mente, algo murmuraba silenciosamente un quizás, una voz baja que se habría paso lentamente por mi mente, pero sin llegar a ser mas que un comentario fácil de ignorar.


    ¿Quien era yo para hacerle eso a un amigo? ¿No era mejor guardar silencio por la salud mental de ambos?

    Aunque la mía ya estaba estropeada

    -¿Que es lo que estaba diciendo?- dijo tontamente con una sonrisa- Ah, sí ya lo recuerdo bastardo. ¿Podrías creer que el muy estúpido de Lee se presentó en el instituto por tercera vez para retar a Maito Gai a una nueva competencia?

    Comenzaba de nuevo. Palabras sin sentido y de sonido despreocupado. Con un amplio velo de ignorancia sobre las cosas evidentes. Un idiota que quizás era demasiado previsible en ciertos sentidos. Un idiota que no se detenía a observar sus propias faltas. Demasiado superficial.

    Demasiado Vivo.

    -¿Y sabes que?- continuó, mientras abría una nueva botella de cerveza -Lo hizo frente a todos. Fue tan ridículo. Sasuke, lo hubieras visto. El único que no menciono nada fue Gai-sensei, que le ordenó entrenar más para estar a su nivel ¡y rechazo el reto! Pero el cejotas insistió...-

    No. Quizás era yo quien pensaba demasiado las cosas, tal vez era porque yo mismo no hacía más que analizar a las personas de mí alrededor que los veía de esa manera.

    En realidad. Los jodidos zánganos tampoco hacían nada. Cultivaban sueños basados en un hilo de pensamiento idealista en suposiciones y posibles vías alternas. Pero, también se encontraba la opción de que era yo quien me aferraba a pensar de esa manera.

    -¿Me estas oyendo Sasuke?- inquirió molesto el rubio por ser ignorado - Sabes que me gusta que me presten atención cuando hablo.

    -Si, si, te estoy oyendo

    Naruto frunció el ceño y balanceando descuidadamente la botella de cerveza en su mano le regaño. ¿Para que se juntaban si no era para hablar ese tipo de cosas?

    -Por lo menos podrías fingir prestar atención. Ya sé que lo sabes hacer muy bien teme. Y no me molesta, con que lo finjas me conformo.

    -Sí, claro. Continúa

    El rubio tras confirmar que Sasuke le prestaba un mínimo de su atención continuó su historia, un poco desganado, pero pocos minutos después se recompuso y aseveró que no le podía pedir más a Sasuke. Después de todo, este siempre se mostraba reticente a oír cosas tan banales y sin sentido como eran las que salían de la boca del Uzumaki

    -¡Y Sai lo confundió todo y armó un rumor de peligro! Treinta minutos después, todos creían que Lee se sentía atraído de una forma poco normal a Gai- al llegar a este punto Naruto produjo sonoras carcajadas, al parecer, había recordado otros detalles concernientes al tema- hasta Sakura se acerco y le dijo que en cierta forma y una muy particular, lo seguiría aceptando sin importar su preferencia sexual

    Naruto se mantuvo mucho tiempo riendo, mientras Sasuke le miraba incómodo sin comprender del todo que parte de lo dicho era divertido. Que Sakura creyera eso de Lee o que se acusaba -al parecer con razones- a lee de ser gay y estar "enamorado" de Maito.

    De pronto las risas provenientes de la boca del rubio se detuvieron y abrieron paso a una voz confusa y molesta.

    -¿Porque no te ríes?- le preguntó el rubio contrayendo el rostro en una expresión que con unas cuentas botellas de cerveza resultaba divertida -¿Que paso bastardo, no oíste lo que dije?

    Estaba borracho, ahora era oficial. Naruto Uzumaki tenía su décima tercera borrachera insustancial en lo que llevaba de sus veinte años. Y lo que no era un dato a despreciar: diez de las trece las había tenido en su departamento junto a Sasuke

    ¿Curioso no? La amistad conlleva muchas cosas, entre ellas las confesiones, el exaltar un tema en especifico y agrandarlo, malinterpretar cierta información intencionadamente y cuidar del compañero de salidas (que generalmente es el que nunca paga)

    Sasuke sabía bastante sobre eso, y a su parecer debía seguir sabiendo.

    De algún modo que el padre de Naruto, el viejo Minato, le hubiese encargado una tarea antes de morir, facilitaba las cosas a su conciencia.

    El rayo amarillo, como le decía en broma recordando su flamante carrera de corredor de coches, mientras convalecía en el hospital le hizo esa petición a espaldas de Naruto, asegurando que no es que desconfiara de su hijo, sino que a su pesar, de las capacidades de razonamiento de este

    Después de todo, Sasuke llevaba ya un buen tiempo haciendo reflexionar al Uzumaki y Minato era conciente de eso. ¿Que le podría molestar al Uchiha menor si ya lo hacia por voluntad propia?

    Al principio se sintió incomodo, sabia que Minato no le habría pedido eso si no confiara en sus capacidades, pero estaba seguro y jodidamente seguro que aquella no era la única razón para hacerle esa petición a él. Porque el rubio mayor había sonreído y parecía saber algo más, había cierta complicidad en sus palabras que por no decir menos le hicieron sudar y preocuparse.

    Minato desde ese entonces ya sabía lo que Sasuke sentía por su hijo. Por supuesto no lo dijo directamente pero aún sabiendo eso le encargo cuidar a Naruto.

    Sasuke no pudo evitar preguntarse ¿Eso había sido una forma de decir que le aceptaba? ¿Era... le había cedido a su hijo?

    Si, durante mucho tiempo e inclusive ahora cuando recordaba eso, se sentía avergonzado y también muy jodido e imbécil.

    -No puedes ser tan amargado, ¿me oyes?- la voz del rubio tan cercana a él le devolvió a la realidad. La habitación desordenada, los almohadones esparcidos en el suelo y el evidente aroma a alcohol que le rodeaba. -Deberías reírte, Lee no esta cambiado de acera y por supuesto no es gay- dijo con ademanes de mencionar algo que es de conocimiento publico- El quiere a Sakura y ella ignorando lo que siempre ha sabido le dice que le comprenderá si tiene esos gustos. Ella al decir eso se lo saco de encima por un buen tiempo-al decir eso rió y añadió- o eso cree ella.

    Sasuke pareció sorprenderse y el sólo hecho de creerse así, le sorprendió aún más. ¿No era que Naruto a su parecer era demasiado superficial? Y ahora, le venia con este lado humanitario y le decía que lo divertido era prácticamente el desarrollo de esa extraña relación de Sakura y Lee y no el aparente rumor en si. ¿Se había equivocado sobre Naruto?

    Al pensar en eso, Sasuke Uchiha comenzó a reír sin mayores razones.

    Naruto algo más conforme se levantó medio tambaleando camino a la cocina y trajo consigo unas tres botellas más de cervezas, se sentó en el suelo junto a su amigo apoyándose en el respaldo del sofá al igual que este y repartió las botellas, dos para el y una para Sasuke, con una sonrisa expresando que no había espacio a reclamos. En el interludio entre abrir una botella y beberla, se realizo una pregunta neutral

    -¿Que tal las chicas?- el rubio le miro confuso y bebió un trago de cerveza

    -Como siempre, es divertido estar con ellas pero sigo sin entenderlas- respondió mientras se acomodaba en el suelo y se recostaba observando a Sasuke - ¿y como te va a ti bastardo?

    -Nada importante- cortó el Uchiha con un tono desinteresado que hizo reír al Uzumaki y casi voltear su botella de cerveza -¿De que te ríes ahora idiota?- le preguntó en un tono cansado y molesto

    Naruto limpió las lagrimillas que se les escapaban de los ojos y posiciono una de sus manos tras su cabeza haciéndole de soporte

    -De lo estúpido de la situación, ahora ya no me parece extraño que Kiba diga que nos traemos algo- Sasuke le miro interrogante sin comprender a lo que se refería -ya sabes, que dejamos las curvas sinuosas y dulces para tratar con algo más firme y duro- dicho esto, tomando confianzas utilizó las piernas del Uchiha para apoyar su cabeza y dejo su mano sobre el estomago mientras que en la otra mantuvo la botella de cerveza ya casi vacía

    Sasuke sonrió levemente intentando tomar las cosas con humor

    -¿Sabes que otras cosas dicen Usuratonkashi?- le preguntó a lo que el rubio asintió para que continuara -que hace algún tiempo preferimos tomar el camino más oscuro y estrecho de la vida- al decir esto Naruto le miro sin entender el significado de la frase, luego de algunos segundos comenzó a reír afirmándose el estomago y resoplando- Creo que Gaara mencionó algo sobre el instinto animal y maldecir libremente...-Ambos se miraron a los ojos y sintieron un escalofrió.

    Algunas sospechas podían confirmarse, por lo menos ahora ya sabían los gustos de Gaara, acordaron algo: se irían con cuidado

    El rubio comenzó a tararear una canción y después de un rato alzó la vista para observar a Sasuke y se fijo en sus ojos cerrados y la leve sonrisa que este tenía en su rostro haciéndole ver más tranquilo, no tan maduro o tan arisco. Aquella expresión le agrado y de paso, le quito la cerveza que este tenia en su mano a medio terminar.

    -Dicen aún más cosas, pero estas no se rumorean ¿Nee… bastardo me oyes?- el hombre de pelo azabache asintió con los ojos cerrados- dicen que probablemente, las veces que nos juntamos en tu departamento tenemos sexo desenfrenado, que me dedico a morder tu estomago y que seguramente yo debo tener bajo la ropa las quemaduras de cigarro que haces para marcarme como de tu posesión- Naruto comenzó a mantener la vista fija en el rostro de Sasuke vigilando sus reacciones, con una leve sonrisa traviesa- También se dice que mantenemos un "pequeño juego" para nuestra privacidad ¿sabes?

    ¿A que iba toda esta conversación sobre los rumores a raíz de ellos dos? se pregunto Sasuke. Y es que mantener los ojos cerrados y no desviarse a pensar lo que la voz de Naruto incitaba era demasiado difícil y por Kami, el si quería desviarse en esos pensamientos un buen rato.

    -No debe ser muy complicado si es que se supone que lo juegas, Usuratonkashi- se mofó siguiendo el hilo de la conversación, Naruto hizo un ruido similar a un "cht" y se acomodó aún más en las piernas de su amigo

    -El juego se basa en actuar siempre que nos encontremos fuera de este departamento.-señalo mientras se sentaba y quitaba las botellas que le estorbaban hasta una zona mas lejana, Sasuke abrió los ojos y enarco una ceja camino a saberse fastidiado, sin embargo le dejo continuar - actuar como si no fuésemos mas que los amigos que hemos sido siempre, y es aquí donde se encuentra la diversión- dijo riendo por el efecto del alcohol que finalmente le cobraba la cordura- resistir frente a todos, las ganas de besar, morder, arañar, golpear y tocar al otro en signo de confidencia.

    -Detente- dijo Sasuke mientras respiraba para dar a entender lo que quería mas claramente - ¿Estas diciéndome que todos creen que somos unos masoquistas a base de este juego?- Naruto volvió a reír y asintió divertido -¿Que mierda de reputación es la que tenemos? dobe, ¿quien inicio ese rumor?

    -Espera, déjame terminar. Una de las reglas del juego, es negar toda información con respecto a esto y claro, estar de vez en cuando con algunas chicas sin llegar a concretar nada para probar la resistencia del otro. Gana...- y puso énfasis en esto levantando un dedo - quien al llegar a este departamento tome primero al otro, domine más y por supuesto lo haga mejor

    -¿Que... demonios?- dijo mientras se hacia la idea, quien podía ser tan retorcido de mente para darle a todo ello una explicación y finalmente convertirlos en pareja -¿Quien mierda fue, el que inicio ese rumor?- Naruto dejo una sonrisa a medio terminar y se acerco hasta estar a tan solo unos centímetros de la piel pálida

    -Ya sabes lo que dicen- murmuro levemente mientras respiraba el aroma de aquella piel pálida - que me gustan los juegos y soy un masoquista ¿No es así Sasuke?

    Ah, por supuesto. Naruto comenzó toda aquella retorcida historia haciéndoles pareja donde no cabían peros y se daba por hecho.

    Momento. ¡¿Naruto comenzó toda aquella retorcida historia haciéndoles pareja donde no cabían peros y se daba por hecho?!

    ¡¿Que Naruto hizo que...?!

    Bien, que unos labios se interpongan sobre los tuyos y que te besen ávidamente no deja mucho espacio para pensar. Que estos tengan sabor a cerveza y que te muerdan los labios hasta mezclar el sabor de la sangre tampoco sirve de mucho. Quedarse sin aire, mientras aún quieres estar en la boca ajena entrelazando tu lengua con la contraria un poco más sólo sirve para aturdir tus sentidos. Separarse para ver el rostro bronceado, las marcas en las mejillas que te parecieron fascinantes y los ojos azules que no comprendías ¿ayuda de algo?

    -¿Quieres saber quien gana este juego Usuratonkashi?

    -¡Hey, hey! ¡Que el juego lo invente yo!- reclamó Naruto cuando se vio de espaldas en el suelo, con la polera arremangada y una cabellera negra en su estomago mordiéndole la piel.

    Los gemidos bajos no tardaron en hacerse oír.

    Sasuke se encargo de bajarle los pantalones a Naruto a la vez que este buscaba extrañamente algo llamado "igualdad" quitándole la camiseta negra. En realidad ambos no concordaban, Sasuke buscaba desvestir al rubio y este quería desvestirlo a el, no se dieron tiempo a pensar de un orden o quien lo haría primero. Y de esta forma reconocieron el cuerpo contrario con ansias, arañando cada lugar donde deslizaron y posaron sus manos identificando la topografía contraria, dando libre albedrío a los deseos reprimidos y fantasías clausuradas.

    Jadeaban sonoramente cada vez que sus entrepiernas chocaban y buscaban un poco más de esa fricción a la vez que no querían ceder. Sasuke, que aun mantenía su camiseta puesta a base de tener las manos ocupadas en zonas más bajas, abrió lo suficiente su propio pantalón y tomó entre sus manos, inclinándose un poco, el miembro de Naruto logrando frotarlo contra el suyo.

    El rubio gimió al sentir la otra dureza contra él, y se quejo un poco ya que Sasuke le estaba aplastando con su cuerpo, al percatarse de que reclamar no le serviría de nada en una situación como esa, buscó la mirada oscura de su compañero de cama y le besó.

    Pausadamente la mano que les masturbaba a ambos se detuvo y el dueño de aquella mano se concentró en el beso y el como obtener aún más placer de el. Naruto, que mantenía los ojos abiertos y la atención fija en encontrarse más cómodo, junto un poco de fuerza y mientras intercambiaba posiciones le quito la camiseta a Sasuke.

    Si, igualdad. Él prácticamente no tenía sus pantalones y ahora Sasuke no tenia su camiseta.

    Momento... ¿eso era igualdad?

    Naruto no se dio tiempo a pensar, y aprovechando el hecho de que la piel pálida del cuerpo ajeno se encontraba expuesta, mordió uno de los pezones de este y deslizo su lengua por el, probando el sabor del cuerpo contrario, era extraño, aquello le excitaba, y ahora comenzaba a preguntarse ¿No era que a él le gustaban los pechos grandes?, pues bien, de ahora en adelante podría agregar como prioridad el cuerpo de Sasuke: diseño particular y personalizado sólo para uso exclusivo de Naruto Uzumaki.

    -¿Que jodida cosa... crees que haces?- dijo con cierta dificultad Sasuke. Si bien le excitaba y eso era bueno, le incomodaba que... Vamos, los senos se los acaricias y besas a una mujer... por Kami, aunque se sintiera bien, le era algo desacostumbrado. -¿No puedes hacer… lo que estas haciendo en otra parte, idiota?- mencionó entre gemidos

    Naruto ahogo una risa que intentaba escapar y hacerse oír, y sin saber muy bien porque, realizo el mismo acto en el otro pezón de Sasuke enrojeciéndole y dejándole igual de sensible que el anterior, cuando estuvo a punto de oír otra replica, hizo descender una de sus manos hasta el miembro del otro e ignorándolo, comenzó a masajear los testículos de este y la boca de Sasuke por algunos momentos no hizo más que gemir. Oh sí, y para gusto de Naruto gimió bastante

    Tras algunos breves minutos Sasuke tuvo su propio orgasmo a manos del Uzumaki y en cuanto recupero su estabilidad, aún con los ojos entrecerrados y la mente algo ida, comenzó a acariciar la piel de tono canela torpemente pero cumpliendo su función, le quito la polera azul dejándole sólo en calzoncillos, y a estas alturas, también comenzó a quitárselos de manera insistente delineando los contornos de los músculos y las caderas, sin desviarse de el camino hacia el vello púbico dorado, que escasamente encubría al miembro erecto.

    Naruto esta vez permaneció pasivo, con los latidos acelerados y algunos movimientos erráticos, pero pasivo y dejo que aquel bastardo a quien le costo tanto hacer su amigo se introdujera su miembro en la boca, lo humedeciera y soplara sobre el calientemente haciéndole la mamada de su vida.

    Sí, porque ninguna mujer lo hacía tan desvergonzadamente como podía hacerlo un hombre ansioso. Y entre que bajaba la mirada para presenciar lo que hacia Sasuke y la desviaba para no correrse en su boca, sintió en medio de uno de sus gemidos, cierto dedo intruso hurgueteando en lugares donde el sol no solía llegar y parte de su excitación comenzó a aflojar, su compañero de cama lo notó y no hizo nada mejor que suplementar las sensaciones para hacerle desviar la atención. Pero aún así mantenía la mirada oscura en las expresiones del rostro contrario evidenciando sus progresos.

    Y Sasuke Uchiha, se felicitó a si mismo

    El dedo continuó abriéndose paso entre aquella estrecha carne y finalmente tras encontrar lo que buscaba presionó.

    De la boca de Naruto no se oyó nada entendible pero Sasuke notó como el cuerpo del rubio se tensó visiblemente y luego distendió dejándole recostado y sumergido en oleadas de placer. Eso era suficiente, cuando se percató de que el rubio estaba a punto de correrse en su boca, sacó el miembro y presiono con uno de sus dedos la punta, eso le mantendría ocupado un rato pensó a la vez que abría un poco más las piernas del Uzumaki recorriendo los suaves muslos y a falta de recursos, ensalivo dos dedos y le penetró ya con los tres ensanchándole para el acto final.

    No sabia si sentirse ansioso o definitivamente caliente, esto era lo que quería y era lo que Naruto convirtió de la situación. Entonces, ¿porque en estos minutos, tenia un "pero"?

    -Continua...- le dijo el rubio excitado sin controlar su tono de voz - ¿Que es lo que... carajos te detiene?

    Quizás por el estado en que se hallaba, Naruto no se había dado cuenta, pero ni siquiera Sasuke sabía que le estaba deteniendo y un caso de impotencia no seria valido a estas alturas ¿no?

    -Ya sabes lo que dicen- mencionó el rubio riendo - Que no siempre eres tú quien cojea- y dicho eso, Naruto volvió a reírse descontroladamente, Sasuke se molestó por la "bromita" de ultima hora y le pellizco la piel del estomago y ya sin dudarlo se adentró en el cuerpo del rubio y tras algunos escasos segundos que les basto para besarse, comenzó a embestirle y a dirigirse hacia aquel punto que le daría placer a su compañero de cama, lo suficiente para que del mismo modo, este le llevara a él.

    Los cuerpos sudados se frotaron constantemente durante el acto y se hicieron oír los gemidos como protagonistas. El sudor coopero dándole el toque erótico a la situación y Naruto extrañamente se percato en medio de su propio placer que los ojos de Sasuke adquirieron una tonalidad rojiza antes de llegar al orgasmo, y siendo sincero entre todo aquello que sentía prefirió ignorarlo y dejarlo como una particularidad de su pareja, cuando sintió que el mismo ya no soportaría más, mordió el cuello de Sasuke y le succionó dejando una clara marca en aquella pálida piel, y se abandono al placer del orgasmo derramando su semen entre los estómagos sudados de ambos.

    Sasuke embistió un poco más con persistencia y con una grave gemido terminó fuera del rubio, ensuciando el suelo del departamento en el acto.

    Naruto, tras algunos segundos en los que respiro lentamente y bajo las piernas, estiró su mano en dirección a Sasuke y le señalo que la tomara silenciosamente como un acuerdo mutuo

    Pasaron minutos en los que descansaron de ese modo y aseveraron las nuevas experiencias para ambos, Sasuke volteó y gateando se acostó en el estomago del rubio y se quedo ahí mientras le acariciaban tranquilamente el sedoso pelo.

    Extrañamente después de lo ocurrido, les avergonzaba ver sus cuerpos desnudos y con resquicios de sus actividades.

    -¿Y esto....?

    -Pensé que lo sabias- mencionó el Uzumaki satisfecho - después de tanto rumores- sonrío - y así crees ser un genio

    Sasuke sólo se limitó a llamarlo idiota.

    Realmente esperaba que Minato no hubiese llegado a prever lo que acababa de suceder. "¿Así que esto planeabas cuando te encargue cuidar a mi hijo, eh?

    Si, aún estaba jodidamente avergonzado.

    Había pensado demasiado, y Naruto sólo se escudo en rumores hasta ese entonces infundados... y de pronto recordó

    -Gané- dijo silenciosamente con los ojos cerrados y dejándose vencer por los resquicios del alcohol.

    Naruto se enderezó levemente y observó a Sasuke, el muy bastardo se había quedado dormido. Sin voluntad para ello le levanto desganado quejándose un poco del dolor yaciente en su espalda y cruzando el departamento le llevo hasta su cama.

    Se quedo recostado sobre las sabanas mirando el techo y de vez en cuando el rostro de Sasuke. Sin estar muy seguro de haberlo hecho bien, removió las sabanas y observo la marca rojiza en la piel pálida.

    En verdad Sasuke había ganado. Pero esto era sólo el inicio de muchas noches en aquel departamento.

    Mientras pensaba en ello se preguntó si Sasuke recordaría que particularmente él era egoísta...

    --*-**-*-*-
  4. Naruto Uzumaki.

    Ese era su problema y un chico de cabellos azabaches no sabia que hacer al respecto.

    Cuando logro despertar en la mañana, tras haber estado divagando en el interior de sus pensamientos se percató de un suceso algo “extraño” o mejor dicho inusual en su habitación…

    Al acomodar su cuerpo para sentarse en la cama sintió una molesta y por no decir una bastante incomoda punzada al interior de su espalda baja lo cuál le mantuvo preocupado unos instantes… instantes en los cuales razono que probablemente se debía a que de una vez por todas el usuratonkashi de Naruto acertaba en algo.

    Aunque de solo pensarlo ya se sentía molesto, no era para nada agradable que cada vez que el rubio se enojase con el le recordará que era egocéntrico, orgulloso, prácticamente un capullo y además por sobre todo, algo que al parecer Naruto no se cansaba de repetir era aquello que tanto le molestaba mas que otras palabras…

    -Teme, acéptalo de una vez por todas: Eres un Estreñido-

    Quizás en estos minutos Naruto había tenido la razón… se encontraba estreñido.

    ¿Por qué más le habría de doler la espalda baja?

    Se intento mover lo menos posible en aquella posición ya que le era algo doloroso, decidió hacer una prueba y arqueo levemente la espalda, espero algunos segundos en caso de que el efecto fuese retardado, pero nada, al parecer el dolor punzante solo se
    hallaba localizado en su entrada lo que le produjo un leve episodio de vergüenza

    ¿Por qué me tienen que suceder este tipo de cosas?

    El hombre de cabellos cortos azabaches dirigió una de sus manos hacia su propio rostro para frotar los labios que le escocían. Un pensamiento atravesó su mente

    “Como si hubiese besado a alguien”

    Los sentía inflamados y al comprobarlo con el tacto se hallaban ásperos como si estuviesen resecos, incluso podría asegurar que le faltaban piel debido a la hinchazón y la sensibilidad que tenia en ellos.

    De pronto sintió la necesidad de besar a alguien.

    Aquella extraña sensación de anhelo posterior a un beso apasionado, la necesidad de sentir al interior de su boca los labios y lengua de una persona frotándose contra los suyos, acariciándose, compartiendo la intensidad de un momento donde el deseo prevalece ante todo, satisfaciendo sus instintos más humanos.

    Necesitaba. Anhelaba. Quería.

    No estaba seguro en que orden pero tenia que besar a alguien ahora.

    Cerro los ojos procurando calmarse pero una serie de imágenes pasaron por su mente, intento detenerlas, pero estas aumentaban en velocidad, y no sabia como conectarlas.

    Oscuridad, sombras,
    su cuerpo tropezándose contra la lámpara de pie, el sonido de risas,
    un brazo que le sujetaba, un rostro que no podía reconocer pero que le resultaba familiar, una botella de cerveza en su mano, las ropas dispersas en el suelo,
    el techo, el sonido del aire acondicionado, un jalon de cabello, una mordida,
    silencio, leves gemidos y murmuros, excitación, besos,
    el dolor de un golpe contra el suelo, risas escandalosas,
    aturdimiento, el frío de la pared, una sensación placentera y húmeda en la nuca,
    el movimiento agitado de la cama, el peso de un cuerpo sobre el suyo,
    ardor en la entrada, dolor, incomodidad, besos, una voz ronca y excitada en su oído, oleadas de placer, gemidos, su cuerpo en constante balanceo, jadeos,
    la excitación en su miembro, suspiros, calor, gemidos, la respiración entrecortada,
    cansancio, un beso suave, sueño, el sonido de pocas palabras

    Abrió los ojos con la respiración agitada intentando calmar sus latidos sobresaltados

    -¡¿Que demonios fue eso?!... yo, anoche… -observo sus manos pálidas buscando una respuesta -…que sucedió… que hice… anoche…- bajo la vista hacia su estomago centrando la mirada en unas manchas, o ¿¡eran marcas?!... –Ahh. No esto. Es… No… - confundido acerco su mano a una de aquellas manchas violáceas de mal aspecto, y la froto intentando limpiarla. “La mancha” no desaparecía…

    Era una marca… continuó descendiendo con la mirada hasta su cadera y ahí en su piel tan blanca estaba algo rojizo muy llamativo que simulaba ser una mordida,
    intento asimilar aquellas marcas con las imágenes que acababa de recordar…

    -Tsk-

    Estaba fastidiado, aquellas eran el tipo de cosas que no debían sucederle a él, por algo era una persona analítica para evitar este tipo de cosas…

    -“Maldición… ¿con quién me habré acostado?”-

    Sumido en sus pensamientos y la confusión del momento sujeto su cabeza entre las manos intentando tranquilizarse, para aclarar las cosas

    -Calma, debo calmarme… Necesito saber. No ya no quiero saber mas solo tengo que aclararme… si, ordenar las cosas… de acuerdo. Me acosté con alguien, ese alguien…-respiro profundamente para soportar aquello que iba a decir-es… un… un hombre… un maldito imbécil que no hallo nada mejor que hacer que… - con la rabia que comenzaba a sentir se desordeno bruscamente todos los cabellos y golpeo el colchón de la cama para desquitarse –¡aghh! ¡Es un maldito imbécil, un idiota al que se le ocurre marcarme el cuerpo y acostarse así nada más…no puedo creerlo! ¡Que tenia en la cabeza que no lo pensé dos veces… maldición…!

    El azabache aún frustrado y molesto permanecía en la cama desnudo insultando al idiota responsable de lo sucedido cuando oyó un sonido proveniente del baño ubicado en el pasillo, agudizo su oído asegurándose de que era en su departamento... y sí, era el sonido que hacia el agua al caer de la regadera

    -¡¿Todavía esta aquí?! Ese mal nacido me las paga ahora mismo… -

    Enderezó su cuerpo para ponerse de pie pero el dolor agudo en su entrada persistía haciéndolo caer sentado sobre la cama, molesto maldijo al tipo que estaba al interior del baño y se maldijo a si mismo por emborracharse.

    Ignoro la molestia que sentía al moverse y lo intento de nuevo. Se bajo de la cama y camino hacia el pasillo afirmándose en las paredes para caminar

    -Si me viera o se llega a enterar alguien de esto, me encargo yo mismo de castrarlos con un cuchillo de postre, malditos de seguro esto les haría mucha gracia-

    Desnudo y molesto dispuesto a matar a quien estuviese en el baño de su casa, sujeto la manilla de la puerta ideando una tras otra forma de hacerle pagar la humillación al culpable, volteo la perilla y sigilosamente se incorporo al interior del baño, observo la cortina cerrada y una figura tras ella

    -“Te tengo bastardo…”- pensó el azabache al oír como cerraba la regadera y la habitación quedaba en silencio de no ser por una respiración muy ansiosa y una relajada

    -Ahhh!!! Que buen día ttebayo’-dijo una voz grave muy alegre tras la cortina de la regadera

    -“Ese no puede ser él…” El azabache se hallaba paralizado sin poder moverse en la entrada del baño, esto era una muy mala broma… tenia que ser una muy mala broma

    -“ Naruto”-

    Se oyó el sonido de las cortinas al ser movidas a la vez que se volvía visible un hombre rubio de ojos azules, de un cuerpo delgado y alto que rondaba la misma edad del azabache, unos veintidós años.

    -¿He?- Naruto quedo sorprendido al ver a cierta persona al interior del baño- ¿En que momento entraste? Si querías usar el baño pudiste haber dicho ttebayo’-dijo el rubio fingiendo molestia- Te hubiese dejado pasar y así nos bañábamos juntos… -Naruto observo el rostro perplejo de aquel hombre - ¿Sasuke?… ¿estas bien? Te ves un poco pálido… ¿quieres que te ayude?... ¿Sasuke?...

    -Estas des…desnudo… - Fue lo único que salio de la boca del Uchiha ante tal escenario frente a sus ojos… es que… ¿ese era Naruto? desde cuando tenia ese cuerpo…
    Tan… ¿masculino? Tan fuerte… ¿y ese era su mejor amigo? ¿Se acostó nada más ni nada menos que con su mejor amigo? ¿Con el dobe de Naruto?

    -¿He? No me digas que querías que me bañase con ropa teme, es obvio que me encuentre desnudo—Argumento el rubio un poco extrañado- ¿oe, es en serio te encuentras bien?

    Sasuke aún un poco conmocionado observaba el cuerpo de quien se suponía se acostó con él. Definitivamente no se lo esperaba. Cerró los ojos recurriendo a toda la paciencia de la cual era capaz y se mantuvo quieto ante la atenta mirada de Naruto.

    -Este es el sueño más bizarro que he tenido.-declaró - Voy a acostarme. – Y en el acto negándose a abrir los ojos volvió a su habitación y se recostó en la cama silenciosamente.

    No lo pensó dos veces. Tenia que ser un sueño la realidad no era exactamente tan perversa y distorsionada.

    Aunque el estado somnoliento se apodero fácilmente de él, no pudo pasar por alto el leve sonido de las pisadas en el salón y el pasillo. Tenia que ser una broma. Aquello también debía ser parte del fatídico sueño.

    -¡¡Sasuke!! No encuentro el ramen. – chillo una molesta voz – Momento ¿Tienes ramen cierto? – Se produjo una silenciosa pausa –¿Sasuke? ¿Estás en tu cama? nee… ¿Bastardo?

    Y las posibilidades de que aquello fuese un extraño sueño se fueron al carajo cuando el sonido de las pisadas llegó hasta él.
    -¿Es en serio?- Sasuke intento persistir en que todo se trataba de un sueño –No me digas que la escena en el baño no fue una broma.

    -Sasuke despierta. Necesito saber donde esta el ramen.

    -Escúchame bien Usuratonkachi.- Dijo con un tono amenazador –Esto es un jodido sueño y tú no estas aquí. Así que no me acosté contigo. Ahora déjame dormir. Mañana te patearé el trasero si aún lo recuerdo. – Y satisfecho con haber aclarado algunos detalles de su pesadilla personal se oculto entre las sabanas.

    Naruto creyó que se reiría luego de oír eso. Pero por alguna razón parecía que Sasuke no estaba fingiendo. Y eso para él era aún más extraño. ¿Quien hablaba de ser cuerdo luego de lo que el Uchiha acababa de hacer? Suspiro pesadamente. Tendría un grave dolor de cabeza. Después de todo algo tenía que fallar

    -Sasuke no estás soñando.- Y espero una respuesta. Un movimiento, un gruñido e inclusive un zapato volador, pero no llegó nada de eso. Observo su propio cuerpo, seguía desnudo y sin rastros de pudor, sólo algunas débiles marcas en su piel bronceada.

    Podía dejar que el de cabellos azabaches creyera que no paso nada, después de todo en algunas horas tendría que aceptar la realidad. O podría arriesgarse a ser masacrado y perder su hombría en el proceso.

    Que podía decir, era masoquista

    Con una sonrisa se adentro lentamente por una orilla de la cama hasta llegar al lado del cuerpo de Sasuke. Una vez ahí le intento abrazar por la espalda para retenerlo pero más pronto de lo que esperaba recibió una patada en el estomago y cayó al suelo sonoramente.

    -¿Que demonios crees que haces? ¿No te dije que todo fue un sueño?

    -¿De que estas hablando? Recuerdas muy bien lo que paso –le dijo acusadoramente. –No creí que serias tan cobarde un día sábado por la mañana Sasuke-chan. –le dirigió una mirada pervertida y libidinosa –Después de todo lo que me dijiste e hiciste anoche. Ahora te haces el vergonzoso. – Se río escandalosamente – Aún lo puedo recordar…- dijo mientras imitaba la voz ronca del mayor- ¡Más fuerte! ¡¡Más fuerte te dije idiota!! ¡¡Como puedes ser tan imbécil que ni siquiera puedas hacerme sentir placer!! ¡¡Ah joder, eres el puto dios del sexo Naruto!! -

    Sasuke pudo sentir como se erizaban los pelos de su cuerpo con la descarga eléctrica que le produjo esa voz orgásmica. Y cuando un calor sofocante le comenzó a invadir perdió la cordura y “el todo es un sueño” se pudrió en el infierno.

    Naruto paso de la imitación con voz orgásmica de Sasuke inmediatamente a quedarse sin respiración recostado sobre el suelo victima del asedio de unos labios ajenos a los suyos. La misma reacción incoherente de ayer pensó, igual de descarada y violenta sin rasgo de conciencia alguna.

    El Uchiha se posiciono sobre él sin dejar entrever su rostro y le mordió hambrientamente el cuello y la clavícula. Naruto reacciono jadeando sonoramente

    –Hmn… Sí, que gusto. Tan caliente...- y del mismo modo los gemidos continuaron cada uno más arrebatado que el anterior.

    Sasuke dejó de pensar siendo guiado por el instinto y continúo con su tarea de marcar el bronceado cuerpo bajo él.

    Desde un principio le abstrajo el aroma y el calor que provenía del cuerpo de Naruto, sentía que los recuerdos de la noche anterior volvían más visibles ante él con los gemidos y jadeos, las embestidas, susurros y la excitación todo mezclado sin un orden en concreto.

    Naruto no soporto más aquella placentera tortura y acaricio el cuerpo de Sasuke con deseos de poseerle al igual que la noche anterior, invirtió las posiciones aún con Sasuke sobre él y le dejo de espaldas al suelo a su disposición. Este le dirigía una mirada ansiosa y perversa cargada de excitación contenida

    -¿Que pasa idiota ya no aguantas más? ¿Te quieres venir?

    -Como si tú lo pudieras soportar más – le dijo burlonamente acariciándole el hinchado miembro bajo el boxer -¿Estamos ansiosos no Sasuke?

    -Usuratonkachi. Eres un jodido desviado- le dijo con una sonrisa descarada, el rubio sólo continuo masturbándole insistentemente mientras que con la otra mano le frotaba los testículos

    –¿Quien habla de desviados teme? Fuiste tú quien me invito a tu cama anoche. Y que puedo decir… es excitante hacerlo con un tipo ¿no crees? Y en especial si tiene tan mal carácter como tú.-Se acerco a su oído y con una voz grave cargada de excitación le dijo -Que ganas tenia de hacer esto Sasuke. Llevaba mucho tiempo fantaseando contigo… años de amistad, sin que las mujeres me satisficieran. Bastardo, me obsesione tanto con esta idea que...- Naruto sonrío mientras le mordió levemente el oído – que no te parezca extraño si no entiendes lo que pasa. Supongo que ya sabes que estas drogado. –le confesó mientras alternaba las masturbaciones con ambiciosas lamidas en el estrecho interior del cuerpo de este.

    -¿Drogado?- gemido- ¿No tenias otra excusa para que me acostara contigo o qué?

    -Ves- dijo el rubio riendo – Tú no dirías ni estarías en esta posición de no estar drogado Eres demasiado orgulloso. Aunque a estas horas el efecto ya debió de haber pasado

    -¿A-afrodisiaco?

    -No. En realidad sólo fueron calmantes y tranquilizantes. Lo suficiente como para desinhibirte

    Sasuke le miro confundido y se río dificultosamente, ¿fue tan fácil? Pensó

    Los gemidos no tardaron en hacerse presentes en la habitación resonando en las paredes,
    Sasuke tenia el cuerpo sudado y sentía como se acercaba peligrosamente el orgasmo más colosal que había tenido en su vida.

    -Na… Naruto ya… basta- hablo dificultosamente entre gemidos roncos –Detente johaaa der… Usuratonkachi te estoy hablando! – Pero el rubio seguía introduciendo su lengua en aquella estrecha profundidad que le embargaba exquisitamente hasta que Sasuke sin poder aguantar más llego al clímax en su mano y las oleadas de placer le hicieron sucumbir perdiendo exquisitamente sus fuerzas

    El rubio le beso pasivamente los labios descendiendo por su amplio y firme pecho mordiendo levemente las tetillas y la piel del ombligo ante los leves pero satisfechos gruñidos por parte del Uchiha comenzó a dirigir rasguños en el estomago y la zona de las caderas.

    -La voy a meter. ¿Esta bien? – cuando acercó su miembro a la entrada del pálido cuerpo sintió la tensión que provenía de este. Ante esa reacción le dirigió una mirada calida a Sasuke encontrándose con los oscuros ojos sorpresivamente ansiosos. -Sólo relájate, no te dolerá.

    Sasuke destensó lentamente el cuerpo aún inquieto

    -Apresúrate. No me hagas esperar ahora dobe

    -Si sigues diciendo eso comenzaré a traducirlo seriamente como un “te quiero” – le dijo divertido mientras se introducía en la ardiente estrechez de su cuerpo –ahh, joder.-gimió- Relájate Sasuke, de veras duele. Si no te calmas será doloroso para ambos- Tras decir eso se acerco y le beso dulcemente los labios en un intento de transmitirle paz, pero aún así podía sentir como retorcía su cuerpo intentando liberarse de él. –Shhh… está bien, ya pasará, sólo no te muevas mucho.

    -¿A quien crees, qu…que le hablas así usuratonkashi? – pronuncio trabajosamente – joder, ¿con quién lo estas haciendo, conmigo o con una nena?

    Naruto le observo entretenido, con quien lo hacia no lo dudaba, pero mierda, a veces quieres ser “sutil” y te encuentras con un rostro frio y desdeñoso que te criticaba hasta en ese tipo de situaciones. Ya decía él. Aunque la situación estuviese buena, no era para tanto. Quizás dejaría que sus fantasías se resguardasen un poco antes de intentar cumplirlas… aunque un “por favor… más” no era algo que pudiese esperar. Bueno, por mientras se conformaría con un poco de sexo duro.

    Sasuke sí era bueno en eso.

    Sin esperar un previo aviso comenzó a embestir fuertemente el cuerpo pálido bajo él.

    Naruto absorto en aquella sensación de estrechez que le ceñía camino directo a: “Vía placer” dejó de oír los leves gruñidos ahogados que producía su compañero de cama, para penetrarle más fuerte aumentando el roce de ambos cuerpos, poco a poco comenzó a llegarle el sonido grave de los gemidos de Sasuke repercutiendo por la habitación

    El rubio sólo pudo pensar al igual que la noche anterior “¡Gracias Itachi!”

    Owary



    Omake

    Dos días antes

    En una habitación al interior de un departamento de tonos oscuros y aspecto formal, se encontraban dos personas entablando una conversación, una de ellas era Uzumaki Naruto con su ya acostumbrada chaqueta de tono anaranjado y su pantalón de mezclilla negro, el rubio para ser más preciso estaba sentado en un sofá de cuero carmín.

    -Creo que aún no entiendo exactamente de lo que me querías hablar, Itachi- Mencionó el rubio en un intento de obtener la atención del Uchiha mayor

    Uchiha Itachi –la segunda persona en la habitación- se encontraba recostado boca arriba en su amplia cama con un semblante tranquilo y los ojos cerrados, evitando observar la chaqueta del rubio que tan dañina a su sensible vista le parecía.

    -Es sencillo, ya te lo dije Naruto-kun.-el rubio al oírle se sintió levemente irritado, si bien le agradaba el hermano de Sasuke, su tono de voz tan apacible y calmado le ponía de nervios siempre que le oía-Se trata de Sasuke.-mencionó mientras se componía en la cama para observar como el ruidoso rubio expresaba un desmesurado interés en su rostro.- y la amistad que mantiene contigo Naruto-kun.

    Tras una larga pausa, en donde Naruto se acomodó en el sillón y pareció considerar que se encontraba en un ambiente hostil, Itachi prosiguió satisfecho

    –Quiero que te alejes de él- Naruto al oírle sonrió sardónicamente y de la misma forma en que lo dijo Itachi respondió él.

    -No voy a hacerlo. No abandono a mis amigos por voluntad propia y menos lo hago por otros. –Luego agregó mientras se ponía de pie en dirección a la puerta – ¿Era sólo eso de lo querías hablar?

    Itachi sonrió extrañamente y paso una mano por su pelo ordenando los cabellos sueltos, la respuesta de Naruto era exactamente la que estaba esperando, si hubiese permanecido más tiempo en la habitación tras eso, probablemente no le consideraría una persona segura. Ese mocoso ruidoso se había ganado un punto a favor. Era algo para considerarse –dime, ¿realmente lo consideras un amigo? ¿o hay una especie de interés de por medio mayor que una amistad?

    Naruto le observo inquisitivo buscando un origen a aquella pregunta, pero no encontró algo más que una especie de sobreprotección egoísta y desconfianza innata

    -Sasuke es prácticamente mi hermano- le contestó el rubio, como había acostumbrado a hacerlo desde hace algunos años a todos aquellos que preguntaban –No tengo ningún interés más que mantener nuestra amistad. – se encogió de hombros – El mayor obstáculo a superar no han sido intereses propios o ajenos. Si no, el propio bastardo de tu hermano. Pero yo puedo con nosotros dos.

    -Bien. Ahora dime la verdad. ¿Sientes algo más por mi hermano?

    Naruto mantuvo un incomodo silencio. Se rasco la nuca aproblemado y sonrió cansado

    Itachi no necesito oír una respuesta, de todos modos ya lo sabía

    -Supongo que son más de tres años- Naruto asintió con la cabeza - ¿Te corresponden?

    -No creo que se haya dado cuenta- Itachi pareció considerarlo mientras buscaba un cigarrillo que anteriormente estaba sobre la cama. Naruto saco uno de su chaqueta y se lo entrego junto a un encendedor. El mayor sonrío ante el comportamiento gentil del rubio

    –Es posible. Aunque yo creo que sabe ocultar sus intenciones. Es mi hermano después de todo- mencionó antes de colocarse el cigarrillo sobre los labios y encenderlo

    -Estás queriendo decir…

    -Sasuke no es gay- dijo Itachi fijando su mirada en Naruto – Pero yo soy su hermano mayor y hay cosas que él cree que yo no sé. – sonrío – Una de ellas es que es no resiste el alcohol, - El rubio asintió. Había tenido tiempo y años de sobra para confirmarlo – Entre otras que hace ya dos meses no tiene sexo con nadie, que tiene una personalidad inestable- Hizo una pausa para botar una bocanada de humo grisáceo. Hablar sobre todo lo que sabía de Sasuke era uno de sus temas favoritos. Continuó con una expresión divertida.- también sé que hace un año y medio se acostó con todas las mujeres que conocía para comprobar que no tenia sentimientos homosexuales…

    Naruto se sorprendió. …l no sabía nada de eso. Aunque si lo pensaba era coherente, pero y como ni siquiera le llegaron rumores… lo pensó mejor. Sakura había estado muy feliz en esa época. Sí había que admitirlo, hasta Karin había estado de buen humor

    -¿Tienes una idea de porque dejamos de vivir juntos?- le preguntó el Uchiha mayor sacándole de sus pensamientos.

    -Supongo que fue por demostrar ser independiente. Lo normal. O eso dijo él.

    Itachi río con sorna mientras se ponía de pie. Su hermanito si que tenía amigos crédulos.

    -Error. En cierta parte fue por independencia.- dijo agachándose frente a un mueble y abriendo el ultimo cajón. – Sasuke habla dormido ¿sabes? Una noche pase frente a su habitación y le espié un rato- Ante la mirada recriminadora y desconfiada de Naruto. Explico- pensé que maldecía o algo así. En cambio me lleve una sorpresa. Tenía un sueño húmedo, uno bastante divertido- río al recordarlo- y decidí quedarme. Ya sabes, vouyerismo. ¡Lo encontré!

    Naruto le miró confundido y pocos segundos después entendió a que se refería.
    Itachi le mostraba una bolsita de tela opaca cerrada con una cadena.

    -¿Que es eso?- le preguntó el rubio acercándose picado por la curiosidad.

    Itachi que ya se encontraba de pie, apagó el cigarrillo y le puso una mano en el hombro a Naruto en signo de confidencia. El mayor portaba una sonrisa y una mirada extraña, algo retorcida. Naruto se sintió levemente intimidado

    -A partir de hoy. Algo que apreciarás. – dijo desordenándole el pelo al rubio mientras le volvía a pasar una mano en el hombro- Cómo te iba diciendo, esa noche Sasuke tenia un sueño “divertido” y yo me quede a oírlo. Como hermano mayor tengo algunos beneficios sobre su vida. Uno de ellos es tener libertad de acción para interferir en sus decisiones o su futuro. Si quisiera podría manejar algunas partes de su vida y él ni se percataría hasta que fuese demasiado tarde

    -Y el punto era…- dijo Naruto que se estaba impacientando con el comportamiento del mayor. Itachi le miró ofendido, pero continuo de todas formas

    -El punto era que cuando comenzó a gemir, dijo algo como “más duro” y me compadecí de aquella que se acostara con él, pero seguí oyendo y entendí algo: No era con una mujer. Y no era el dominante. – A estas alturas Naruto escuchaba atentamente sin perderse ningún detalle e intentaba interpretar las expresiones del mayor para conseguir información adicional- y en eso, supuse que habría llegado al clímax y gimió tu nombre repetidas veces. – Itachi se separó de Naruto y dejo la pequeña bolsa de tela en un bolsillo de la chaqueta naranja. El rubio ante lo oído no sabía si sonreír o golpearse por estúpido ¡Tanto tiempo que había perdido!

    -Cómo te dije Sasuke no es homosexual, pero esta ansioso por serlo. Y yo como buen hermano pensé que podría ayudar.- dijo Itachi mientras se amarraba el pelo en una coleta – lo que hay dentro de la bolsa, son algunos tranquilizantes y calmantes musculares, si quieres le puedes sumar un poco de alcohol y ahí está. La debilidad de Sasuke más algo para desinhibirlo y quitarle un poco la moral. Conjunto ganador en este caso. El resto es problema tuyo.

    Naruto tenía una mirada lujuriosa y unas increíbles ansias de poner en acción todo lo que alguna vez había soñado o imaginado con el tormento de sus sueños. Confiado palpó en su chaqueta el bolsillo donde estaba la pequeña bolsita de tela que le ayudaría en su propósito.

    Qué podía decir. Se sentía afortunado.

    Itachi sólo se regocijo en su buena acción del mes. Pobre de Sasuke pensó, ahora nunca volvería a caminar igual, en fin, sería el precio a pagar, tampoco podría quejarse mucho.

    Tras algunos minutos de silencio y dada la conversación por finalizada Naruto se dirigía a la salida del departamento, cuando sintió cómo Itachi le golpeaba en la nuca haciéndole caer al suelo. Acto siguiente sintió como al parecer este ponía su pie sobre su cabeza forzándole a permanecer en el suelo dolorosamente.

    -¡¿Qué mierda te pasa?!- le gritó el rubio encolerizado desde el suelo

    -Te estoy dando una advertencia Naruto-kun…

    La voz grave de Itachi es una de las cosas que según Naruto le acompañaran de ahora en adelante en sus peores pesadillas, extrañamente estas solían tener un cielo rojo, siempre asociado a un cielo bañado en sangre y parecía ser un espacio sin fin.

    Las palabras que pronunció aquel día como advertencia el Uchiha mayor se grabaron en la memoria de Naruto, y este prefiere no recordarlas.

    Siempre que Sasuke amenaza con terminar su relación. Naruto murmura cosas como “Claro, no eres tú quien arriesga su vida” o “Espero que no me siga después de mi muerte”
  5. Me encontraba bastante molesto en ese minuto como para pensar en reanudar la conversación. Observaba la puerta sintiéndome inseguro sobre nosotros, sobre lo que conformábamos y lo que las personas podrían llegar a pensar si se enteraran de la verdad de nuestra relación.

    ¿Como evitar sentirme preocupado por esto?

    Yo, un hombre exitoso que trabaja en la empresa familiar, aspirante a presidente con un único contrincante: mi hermano mayor

    ¿Podría expresarme del modo que quiero aún sabiendo que tengo una imagen que cuidar?

    Hijo de una familia tradicionalista, criado estrictamente según normas y éticas sociales desde la infancia para afrontar a la sociedad con el orgullo y la dignidad propia del clan donde nací. Uno de los hijos de la familia principal del cual se espera cumplir los designios de su padre y que proporcione lo que se desea de él al clan.

    En este caso un matrimonio.

    Un matrimonio arreglado.

    Para extender las redes del clan a través de todos los medios. Conveniencia. El clan gana a través de mi.

    Soy el hijo de Fugaku Uchiha. No debo olvidarlo

    "Naruto..."

    No debería involucrarme más en esto, con mis actos sólo empeoro el día en que al observar su rostro, presionado por mis obligaciones para con el clan no aguantaré más. Si estas actitudes continúan solo alimento aquel día cuando con el tono más frío y distante le diré:

    - "Esto fue temporal. Fue divertido jugar contigo. ¿Que creías que pasaría Usuratonkashi, que seriamos amantes hasta que alguien del clan lo descubriese? Que idiota."

    No.

    Las cosas no sucederán de esta forma. Simplemente contraeré matrimonio con la primogénita de los Haruno, y no volveré a verlo más. Desapareceré de su vida como debió de ser desde el principio. Respetaré los deseos del clan. No seré yo quien los deshonre.

    *Me estas diciendo que prefieres romper aquello que hemos construido juntos. Que no eres capaz de dejar tu orgullo de lado por la persona que no es sólo tu mejor amigo sino que el hombre con quien has compartido la cama. El único hombre con quien has compartido la cama. La única persona con quien te has acostado. A quien se supone que amas. Dime, realmente rompes todo esto por tradiciones y el clan.*

    Apreté fuertemente mi puño derecho. Siento como mi cuerpo se va tensando a la vez que la impotencia recorre libremente por mi mente.

    No puede decir eso. El no es quien para decir eso. El no sabe todo lo que he tenido que pasar para que padre se sienta orgulloso de mi. El no sabe las cosas que he
    tenido que hacer para dejar de ser la sombra de mi hermano.

    Naruto no eres quien para decir eso.

    *Un lazo Sasuke. Planeas romper aquello que nos une. Un sentimiento, algo que va más allá de la aceptación y la comprensión. Estás perdido, hundido en lo que debes hacer y lo que no debes. En lo que esperan de ti. ¿No les has dado suficiente? ¿No les has demostrado ya suficiente? Sasuke, para ellos no eres más que un simple muñeco. Un clan. No sé lo que es tener uno, y lo sabes. Pero sí se que tu eres más de lo que ellos te han visto bastardo. Dime con voz firme si realmente planeas terminar esto por ellos. Por quienes no te aprecian ttebayo*

    Cigarros. Necesito un cigarro. En los bolsillos debo tener alguno... necesito un cigarro ¡Demonios, donde están los malditos cigarros!

    Tsk, están en el departamento. No puedo entrar así molesto maldiciendo, no puedo darle en el gusto y que me vea así por sus palabras.

    Aún no lo comprendo. Ha transcurrido un año y medio desde aquel día. ¿Como es que termine enredando mis pies con los de él en una cama?, ¿Como es que me acosté con él?, Los recuerdos son claros sé lo que sucedió pero no él cómo. Podría culpar a la ingesta excesiva de alcohol. El alcohol siempre tiene la culpa de todo lo que sucede. La excusa sería perfecta de no ser por un maldito detalle, ni el dobe ni yo estábamos bebidos aquella noche. Estábamos concientes de lo que estaba sucediendo
    lo recuerdo, inclusive cuando él pregunto:

    -¿estas seguro de lo que estamos haciendo?- La expresión de su rostro era preocupada. Sus ojos buscaban mi mirada esquiva, excitada, deseosa. El verlo preocupado me molesto. ¿porque no se limitaba simplemente a dejar que sucediesen las cosas? ¿Tenia que ser tan idiota siempre? -... digo, no es que yo este inseguro sobre esto. De hecho yo sé que es lo que quiero. Pero... ¿y tu, estas seguro de que no te arrepentirás si sucede esto Sasuke?-

    Su mirada expresando preocupación era lo menos que necesitaba ver en aquel día. Si estaba con él era porque estaba cansado de fingir ser yo, y ahí en su habitación en uno de los silencios más confortables, a él se le ocurría dudar sobre lo que yo podía sentir. Tan dobe como él puede serlo no supo comprender que en aquel silencio estaba su respuesta, en mis actos.

    Solo quería que se callara y retomar lo que se había detenido. Pero si no le aclaraba su maldita interrogante, probablemente aquella noche de desenfrenado sexo, se iría al carajo y con la excitación que tenia en mi entrepierna no veía eso como una posibilidad. O era con él ahí en ese minuto o sería más tarde en algún día a riesgo de que la situación ya no se pudiese sostener más.

    Decir que el idiota de Naruto me atraía sexualmente era poco, eso lo hubiese solucionado rápidamente tras algunas tórridas noches en mi habitación. Pero sostener que los años de amistad, rivalidad y apoyo encajaban de una macabra y extraña forma haciendo de "el gustar" algo más desarrollado era... en ese minuto, con su cuerpo bajo el mío era tan fuerte el deseo de posesividad con su persona que, no podía dudarlo. Había algo muy fuerte que me mantenía al lado de el y por voluntad.

    -Dobe, óyeme bien porque esto no lo repetiré.- Deslice una de mis manos hasta la parte trasera de su cuello sujetándole el pelo de forma brusca. Tener que aclarar algo como eso no me hacia sentir bien, observe su boca deseando morder los labios, compartiendo el mismo aire. -Te necesito. Y si algo como esto esta sucediendo no es una simple casualidad, es porque yo lo deseo al igual que tú - guarde silencio para observar su mirada expectante, casi satisfecha. -Ahora cállate y bésame Usuratonkachi, estamos perdiendo el tiempo-

    Su sonrisa, aquella de haber obtenido algo que deseaba. Realmente era una adicción que cada día se entrometía más en mis planes

    Los cigarros. Quiero un cigarro para que estos recuerdos pasen más inadvertidos. Para que esta estúpida sonrisa se esfume de mis labios.

    Aún no comprendo que tiene ese dobe que aquella noche donde todo iba bien termine siendo yo a quien le dieron. Y no supe como. Pero de que aquel rubio es tremendamente sexy en la cama y posesivo es indesmentible. Así me gusta, que me envista mientras le grito como hacerlo sin dejar el mando. Quien iba a decir que yo, que Uchiha Sasuke terminara siendo el pasivo y que no le gustara de otra forma... detalles, son malditos detalles que no deberían tener valor en realidad. No tienen importancia.

    No cuando sé los pasos que debo seguir y como debo actuar, esto es seguramente algo pasajero que aunque en estos minutos me mantenga ocupado pronto desaparecerá y podré volver a mi vida de siempre. Aquella vida donde no existe Naruto Uzumaki, ni sus constantes habladurías sobre lo que desea realizar en un futuro no muy lejano, de como demostraría su verdadero valor a todas aquellas personas que alguna vez lo menos preciaron o se burlaron de él sin una verdadera excusa.

    Estoy envidioso de él

    Puede soñar con convertirse en alguien, sin que el realismo de su vida ni la de sus semejantes le afecte ni fluctúen en sus planes, porque aunque en su camino existan personas que pueden intervenir, él no se preocupa ni abandona su sueño. Ese idiota no esta por completo en la tierra, es un idealista que intenta salvar a las personas de sus propios karmas, de sus auto-impuestos límites o fallos. Siempre encuentra una manera de lograr que las personas dejen atrás sus errores para vivir el presente. No sabe cuanto lo detesto y envidio.

    Sin embargo durante todo este tiempo en él cuál "esto" dejo de ser solamente una amistad...

    Mi corazón. En aquel momento al pensar eso, se acelero. Y sonreí amargamente

    Las personas han cambiado. Y yo aún permanezco junto a él

    ¿Que demonios puedo hacer? Si sólo él fuese un poco... ahh, no lo sé. Simplemente creo que al estar con él... Yo me he ido perdiendo a mi mismo... Todas mis ambiciones. Lo que me había propuesto. Lo que debía ser... Me ha dejado de importar.

    *Las cosas están saliendo bien, ¿no lo crees así Sasuke?*

    Y él aún cree eso...

    Esto es un problema. Un fastidio. Si permanezco junto a él seguiré descuidando mis deberes. El puesto en la empresa, el compromiso que se debe efectuar. Mierda, y con todo el papeleo que no he tramitado y el imbécil de Suigetsu que cree estar enamorado de Karin, que no me deja tranquilo ni siquiera en horarios de descanso...

    *Aquello es fácil de solucionar Sasuke. Estás siempre bajo presión exigiéndote ser el mejor, intentando superar a Itachi sin seguir sus propios pasos. Debes abandonar si es tanto lo que te molesta. Deberías dejar de engañarte. Realmente sólo te conformas con ello. Te evades teme. Tarde o temprano recordarás la realidad*

    Realidad. De que realidad me esta hablando el Usuratonkashi si es él quien siempre se encuentra soñando con lo que hará.

    Soy yo quien debería decir que tarde o temprano se encontrará con la realidad. Es demasiado bueno. No comprende que las personas se pueden aprovechar de su comportamiento.

    Observe la puerta frente a mí por enésima vez... No sé si quiero ver su rostro luego de que reñimos. Lo mejor seria volver al trabajo aún hay muchas cosas que hacer ahí. He descuidado todo por demasiado tiempo.

    Caminé unas cuantas cuadras fuera del edificio cuando observe el celular.

    Llamada entrante. Itachi Uchiha

    ¿Debería responder?. Sí el también es una parte de mi vida, una parte desagradable de mi vida.

    -Ototo- su voz se escucha alterada- Necesito saber donde te encuentras. -

    -No es algo que te interese. Para que llamas, habla rápido o voy a cortar-

    -Estás con Naruto.-"Su tono de voz ¿Porque lo afirma?" -Te has quedado en silencio. Debes estar con él. Seré claro. Lo sé todo.-

    -Deja de decir estupideces. No estoy con Naruto. Responde. ¿Que es lo que sabes Itachi?- "Vamos. No había manera de que entere, debe estar bromeando"

    -Lo sé todo. Y no sólo yo Oka-san también. Está preocupada, aún no lo puede asimilar, dice que debió cometer en algún momento un error. Se está culpando ella misma.- "Esto no puede estar sucediendo" -No sé que creer de ti Ototo, no me esperaba algo como esto- "Un grave error" -¿Sasuke estas escuchando mis palabras?-

    - Sí... te estoy oyendo- "Todo se ha venido abajo"

    -Tu voz se escucha insegura, por lo menos estas arrepentido. - Se oyó el sonido de una respiración profunda- Está bien presta atención a mis palabras. No hagas absolutamente nada hasta que termine de hablar. - "La humillación. Nadie soportara este comportamiento. He cometido una grave falta." -Sasuke, aún estás a camino de solucionarlo. Respóndeme sinceramente. ¿Que es lo que sientes por Naruto-kun?- "¿que es lo que siento por él? Yo en realidad... “-Ototo. No cometas un grave error. Quieres superarme, no sigas mis pasos ni los que crees correctos. En estos momentos... -

    -¿Que demonios estas diciendo Itachi? explícate.

    -Abandona la empresa.- "¿Abandonar la empresa?... sus mismas palabras..."

    -¿Que estas queriendo decir con eso? No creas que te dejaré el camino libre sólo por que lo estas diciendo en estos momentos-

    -Estúpido hermano menor. No estas entendiendo nada. Tú estás con él por alguna razón. Y espero que no sea sólo sexo. ¿Me oyes? Sasuke te conozco. Le tienes cariño... lo quieres. No cometas mi error. La familia es un engaño, no hagas lo que ellos quieren. Todas las personas involucradas son manipuladas. ¿El lazo con él es fuerte cierto?- " Naruto yo, nuestro lazo... en verdad..."

    -Puedo hacerle entender esto a Oka-san. Ella siempre te ha amado. Lo comprenderá. Sabes Sasuke, creo que después de todo haz madurado.-

    -Estas diciendo que... ¿esta bien? -

    -No he dicho eso, pero si que es lo algo mejor que tomar mi elección. Será difícil, no querrán verte el rostro cuando se enteren, puedo enviarte dinero los primeros meses. Encontrarás trabajo en un buen lugar. No me hagas arrepentirme de lo que he dicho, me siento orgulloso de ti. -

    -...Espera, no lo comprendo. ¿Como te enteraste de esta situación? - " Me duele la cabeza. Es demasiado..."

    -No es algo que quieras saber. Deberías ser más cuidadoso con tus salidas nocturnas. Si no fuera yo a quien le pidieron vigilarte ahora estarías enfrentándote a Oto-san.

    -Así que fue eso. Creía haberlo ocultado bien. No pensé que desconfiarían de mi

    -Te he dicho, las personas son manipulables no les importa desconfiar de sus propios hijos.

    -Hn, no me lo esperaba

    -Bien, ahora haz las cosas como debes. Ve con Naruto-kun, si puedes aférrate a él y no vuelvas esta noche. Si no, creeré que eres un maldito cobarde.-

    La llamada se cortó... debió de haber entrado alguien.

    Estoy confundido. De pronto todo aquello desapareció y la única palabra en mi mente fue su nombre. ¿Aferrarme a él? ¿Como pudo haber dicho aquellas palabras? Itachi... eres un bastardo.

    .

    -Sasuke... Son las tres de la madrugada

    Aquella voz entre todo lo que había bebido me sonó a gloria.

    -Apestas a alcohol y cigarro. ¿Que es lo que pretendías tocando a mi puerta?

    Creo que lo comprendo, sólo un dobe cómo él estaba despierto. Después de todo, habíamos peleado... y pensar que ahora ya no había impedimentos

    Su pelo rubio completamente desordenado, los ojos azules tan vivaces de siempre, los labios en una actitud que pretendía ser de regaño... ¿Que era de todo aquello, lo que me obligaba a permanecer con él?.

    -agh, demonios. No puedo estar molesto contigo teme, entra ya de una vez-

    Pudo ser el alcohol, o lo que dijo Itachi. no lo sé y creo que no me interesa, también puedo culparlo a él por sonreír... en aquel instante me acerqué a él y lo besé. Sus labios cálidos no se negaron, pocas veces se resistían.

    Aquella noche hacia frío, mi cuerpo se hallaba desabrigado. Pero realmente no lo sentí, tenia sujetado uno de sus brazos mientras lo besaba y él tras forzar un poco tiró de mi polera profundizando aquel beso húmedo. Necesitaba contacto con él. Sentir su piel más cerca y sin dudar en la trayectoria mi pierna se interpuso entre las del bruscamente. Como respuesta a ello sentí una mordida en mi labio inferior que ardía, sólo lograba calentarme más con eso, el agarre de mi polera cedió y en cambio sujeto mi rostro sin separar los labios hundiéndolos más, su lengua ansiosa no se detenía en su trabajo contra la mía. Aquello era sólo él comienzo de lo que llegaría a suceder. Me estaba excitando demasiado y él se encontraba igual que yo. De pronto se detuvo y su mirada era demasiado lasciva y viciada, yo sólo observaba sus labios a escasos centímetros. Quería morderlos, apoderarme de ellos sin descanso. Me acerque para continuar y él me detuvo. ¿Me estaba rechazando? No podía ser eso aún mantenía aquella mirada lujuriosa

    -Sasuke... no sé que sucedió. Pero ahora, sólo quiero acostarme contigo, luego solucionamos el problema.- tan pronto como termino de decir aquellas palabras intercambio las posiciones y cerró la puerta tras de mi. No lo pensó mucho, normal en él.

    .

    -Joder - En una habitación oscura, se oían lo sonidos descordinados de dos cuerpos chocando entre sí -Mh, Sasuke. Estas jodidamente estrecho ttebayo'. Lo único que quiero es... -

    -Agh, no ha.. hables tanto... - se oyó en un gemido grave -Sólo hazlo más fuerte dobe. Que... - el cuerpo sudado del azabache se retorcía de placer mientras era rápidamente embestido por el rubio - Sí... mhn, más fuerte.- Jadeo al recibir una nueva embestida en el cuerpo, seguro de que a estas alturas ya no sentía las piernas

    El rubio le sonrío excitado. Sasuke cada vez se hallaba más participativo, podía sentir como le apretaba la cadera con sus piernas profundizando las penetraciones - Te gusta así Sasuke-teme, ¿he?, aún puedo darte más duro, quiero que grites, ¿puedes bastardo? vamos... gime más fuerte... vamos que quiero hacértelo como una fiera.- pronuncio con voz ronca mientras mordía fuertemente el hombro del Uchiha, rozando sus cuerpos insistentemente

    De los labios de Sasuke salio un largo y profundo gemido que hizo vibrar el cuerpo del rubio al ser oído. Abrió los ojos para ver el rostro de su amante que se mantenía oculto tras el brazo apoyado en su frente. - Si te detienes...- dijo al sentirse observado- prometo que te golpeo Usuratonkachi. Pateare tu culo y luego no me interesara cuanto grites o me maldigas, Te daré tan fuerte por el trasero que no te atreverás... no te atreverás a desobedecer en la cama, me oyes. Zorro. - Ante la amenaza salida de labios del Uchiha, Naruto sonrío en son de burla "Así que con esas..."
    Quito bruscamente el brazo tras el que se ocultaba Sasuke y le beso al ritmo de las embestidas que no se detenían. La velocidad con las que venían cada vez aumentaba y el azabache ya sin aliento no hacia más que gemir buscando mayor contacto, era el delirio puro y duro, una de las mejores veces entre ellos. Naruto simplemente golpeaba en su interior con fuertes y precisas embestidas en el mismo punto.

    -Qu-e pasa... Sa... Sasuke-teme.- Hablo entrecortado el rubio -Tan bien lo estoy haciendo que ya no puedes ni hablar.- y tras eso jadeo sensualmente en el cuello del azabache. Al cuál ya le quedaba poco para llegar al orgasmo después de oír esa voz tan ronca envuelta en placer.

    Naruto sintió como aquellas paredes estrechas oprimían su miembro fuertemente y gimió descontrolado -Ah... Sasuke, si sigues haciendo eso.. .yo... agh, que estrecho-jadeo introduciéndose en su pareja- maldito pervertido sadomasoquista, como sigas así... - Sasuke alzó las caderas produciendo una estocada en si interior más fuerte que las anteriores, muy profunda. Podía sentir como aquello se abría paso más allá de donde debía, y que jodidamente bien se sentía al saberlo. Si no le dolía realmente no era buen sexo.

    Luego de mucho tiempo Naruto había aprendido que a Sasuke le gustaba sólo cuándo ya no podía ni su propio cuerpo de tan adolorido y adormecido que estaba, comprendió también que en contra de todo, nunca, pero nunca debía masturbar a Sasuke mientras lo hacían, le encantaba aquel dolor punzante de su miembro al estar tan excitado y desatendido... mejor así pensaba. Entonces Naruto sólo se ocupaba de dar más fuerte y descontrolado cada vez que tenían sexo.

    -Do-be-gimió agudamente el azabache -ya... queda poco. Cambiemos-

    -¿que?-dijo cansado Naruto -¿estas loco?, no puedes ni moverte y piensas cambiar de posición... - alzo una de las piernas del Uchiha más alto apoyándola en su hombro. -me encantaría que comenzarás a auto penetrarte teme... pero, en estas condiciones... sería difícil... yo también estoy por llegar..-jadeo el rubio divertido -Hmn, se está mejor cuando eres sumiso ¿ves?.

    -No digas tonterías... -bramó falsamente disgustado... porque la verdad es que se moría de placer ahí mismo -yo... con un dobe como tú... agh... Naruto... tengo algo que decirte... - sintió una embestida profunda que le dejo sin aliento -... yo, renuncie...- Naruto se quedo atónito al oír eso. ¿Era verdad? ¿En realidad renuncio a todo?... su corazón se altero y comenzó a latir más rápido y agitado.. -Ita.. Itachi lo supo todo.. y dijo que estaba bien... el muy bastardo dijo que me quedara contigo...- comenzó a sonreír acercándose a los labios del rubio que le miraba sorprendido... -yo... Naruto - y aquellos labios no le dejaron terminar la frase besándole vorazmente

    -Sasuke- gimió mientras le besaba el cuello y los hombros- Sasuke... Sasuke-teme... juntos, Al fin serás mío... sólo mío bastardo...

    -no te emociones que si no terminamos esto ahora va a amanecer Usuratonkachi... -dijo con una sonrisa sincera. se sentía tan libre de culpas y tranquilo -te recuerdo que esto aún no termina... y yo quiero más zorrito- dicho esto paso sus brazos tras las caderas del rubio y al besarlo presiono las piernas y los brazos logrando una embestida muy dolorosa y tremendamente placentera para ambos.

    .

    Naruto aún no despertaba. Tenía el sueño pesado.

    Sasuke observo detalladamente su rostro, aquella expresión tranquila y calmada, la piel exquisitamente bronceada a tono con el rubio cabello desordenado...

    Y pensar que esto podría ser todos los días desde ahora. El abrazo posesivo en su cintura, las piernas estrechamente cruzadas con las del otro, su cuerpo normalmente frío se hallaba tibio, los labios le ardían y sabían a sangre.

    En ese instante sintió cómo Naruto presionaba un poco más el abrazo volviéndolo estrecho, entre el silencio de la habitación oyó un gemido proveniente de sus labios, sus entrepiernas chocaron gracias al movimiento del rubio "me estoy excitando" pensó, y el rostro de Naruto parecía hallarse durmiendo. Espero asegurarse de que no se equivocaba, el rubio descansaba placidamente en el octavo sueño. Lo dudó algunos segundos, y tras eso... menciono débilmente dos palabras.

    Dos palabras que Naruto siempre quiso oír. Pero por las cuáles no pediría. Aquellas dos palabras que tras leves movimientos acompañaron a Sasuke fuera de la habitación.

    Naruto sonrío por aquellas dos palabras. Si Sasuke se enteraba que las había oído, seguramente las negaría.

    Pero las había oído y simplemente sonrío satisfecho.

    -Se supone que no te enamorarías teme.

    Ahora el día podía comenzar placidamente pensó el rubio.