Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Bueno aquí pongo otra conti, :D.

    -Y ¿cómo harás para que se entere?
    -No lo sé, ya lo pensaré.
    Kankuro se fue de la habitación, dejando solo a Gaara. Éste se tumbó en su cama y al rato se quedó dormido.
    A la mañana siguiente, Sakura se levantó muy temprano y se preparó para ir al instituto. Desayunó y salió de su casa. Su madre había salido temprano así que estuvo todo el rato sola. Llegó al instituto y nada más entrar en su aula se encontró un libro llamado "La bestia de Sunagakure". Sakura le echó un ojo y lo guardó en la mochila. Mientras que en otro lugar, Gaara observaba a Sakura coger el libro, ahora todo iba bien, mientras que ella se diese cuenta que él tenía en su interior esa cosa seguro que podría ser amigo de Sakura.
    Las clases empezaron y todo el mundo se sentó en su sitio. EN el receso, Sakura se acercó a Gaara.
    -Ohayo Gaara-kun.
    -Ohayo Sakura. ¿Qué tal te fue ayer?
    -Bien, :). ¿Y a tí?
    -Hn, bien. -Gaara miró de reojo a la mochila de Sakura y vio que aún tenía el libro. Luego él la invitó a tomar algo en la cafetería, fueron y se encontraron a todos los amigos de Sakura, incluyendo a Sasuke y a Neji, que seguían callados como siempre.
  2. Al llegar, Gaara se fue a su habitación y se tumbó en la cama. Estaba pensando en Sakura, no se la podía sacar de la cabeza por más que quisiera. Ésto preocupó a los hermanos de Gaara. Kankuro decidió entrar y hablar con su hermano.
    -¿Qué ocurre, Gaara?
    -Hn, nada.
    -Oye a mí no me mientes, cuando pones esa cara es que te ocurre algo y la verdad que tiene que ser algo muy gordo para que estés así.
    -¿Te has dado cuenta de la chica que se sienta a mí lado?
    -Mmm, ¡ah sí! La muchacha del pelo rosa. Muy guapa la verdad.
    -Pues, es que no me la puedo sacar de la cabeza.
    -¿Pero recuerdas que tú no puedes...?
    -Sí, sí me acuerdo. Se asustaría y se alejaría de mí. Lo tendría que averiguar ella misma.
  3. Al llegar, Gaara se fue a su habitación y se tumbó en la cama. Estaba pensando en Sakura, no se la podía sacar de la cabeza por más que quisiera. Ésto preocupó a los hermanos de Gaara. Kankuro decidió entrar y hablar con su hermano.
    -¿Qué ocurre, Gaara?
    -Hn, nada.
    -Oye a mí no me mientes, cuando pones esa cara es que te ocurre algo y la verdad que tiene que ser algo muy gordo para que estés así.
    -¿Te has dado cuenta de la chica que se sienta a mí lado?
    -Mmm, ¡ah sí! La muchacha del pelo rosa. Muy guapa la verdad.
    -Pues, es que no me la puedo sacar de la cabeza.
    -¿Pero recuerdas que tú no puedes...?
    -Sí, sí me acuerdo. Se asustaría y se alejaría de mí. Lo tendría que averiguar ella misma.
  4. Era un día soleado, en Konoha había una muchacha andando por el parque que está al lado de su casa. Acababa de terminar las clases. Llegó a la puerta de su casa y entró. Se dirigió a su habitación y se quitó la mochila y la chaqueta, luego fue a ver si su madre le había quedado alguna nota. Bajó las escaleras, fue a la derecha y cruzó el salón, y finalmente todo recto para llegar a la cocina. La cocina era de mármol, y los muebles eran de madera, excepto el frigorífico.
    Se dirigió al frigo y cogió una botella de agua mineral, luego se fue a su habitación, prendió el ordenador y se puso a chatear en el msn. Cuando fue a abrir el correo tenía un mensaje de su madre. Éste decía:
    "Sakura, tu padre y yo hemos ido a Tokio a ver a tus abuelos, nos quedaremos bastante tiempo, así que cuídate. Por cierto, tienes dinero en la alacena para ir a comprar algo de comer. Y no te preocupes que nos mantendremos en contacto por el msn. Besos."

    Sakura al terminar de leerlo, quitó la pestaña del correo y se fijó de que todos sus amigos estaban desconectados, así que se desconectó y fue a por la mochila, he hizo los deberes.
    Luego, a las seis de la tarde fue al supermercado. Cogió todo lo que iba a comprar y se dirigió hacia la caja registradora. Cuando choca contra alguien.
    -Lo siento, de verdad.
    Sakura sin mirar a la persona con quien había chocado, se levantó y luego le miró. Éste tenía unos ojos verdes jades, al igual que ella. Pero éste era pelirrojo, y llevaba un pantalón deportivo y una camiseta de mangas cortas.
    -Hn, no pasa nada.
    -Es que no venía atente, lo siento. Me llamo Haruno Sakura.
    -Encantado, Sabaku no Gaara.
    -bueno, adiós.
    -Adiós.
    Sakura siguió su camino hacia la caja registradora, pagó y se dirigió a su casa. En el camino iba pensando cuando chocó con ese muchacho.
    -"Era bastante mono. ¿Pero qué pienso? Él ni siquiera es un amigo mío."
    Sakura llegó a su casa, colocó la compra y se preparó un poco de sushi. Cenó y se fue a dormir.

    A la mañana siguiente, Sakura se levantó se preparó, se puso el uniforme del instituto y se fue al instituto. Al llegar a su clase ve que ya todos estaban allí.
    -Ohayo, chicos.
    -Ohayo, Sakura-chan. -Gritó un rubio hiperactivo, cabeza hueca y rubio de nombre Uzumaki Naruto.
    -Naruto, por favor. ¡No grites!
    -Hmp.
    -Ah, hola Uchiha.
    Sakura fue a saludar a las chicas. En cuanto entró el profesor todos se sentaron.
    -Bien chicos, os tengo una noticia. Ha venido desde Sunagakure tres nuevos alumnos. Pasad, por favor.
    Sakura vio a los tres. La única chica que había era rubia con cuatro coletas y se llamaba Temari, el muchacho de su derecha era moreno, y al parecer hermano de Temari, éste se llamaba Kankuro y luego Sakura giró su mirada al tercer integrante y se encontró con el muchacho que chocó con ella en el supermercado. Sakura se quedó en shock al verle en su mismo instituto.
    -Bien, Gaara. Siéntate al lado de Sakura.
    Gaara se sentó, y se miraron. En la cara de Sakura se formó una sonrisa, la cual conmovió a Gaara. kankuro y Temari se sentaron detrás de ellos. Y el profesor empezó a dar la clase. En todo el día Gaara y Sakura se miraban de reojo, cuando Gaara miraba a Sakura, ella giraba la cabeza en dirección a la pizarra o también viceversa.
    Cuando terminaron las clases, Sakura se acercó corriendo a Hinata y a Tenten, sus mejores amigas.
    -¡Chicas!
    -Sakura, ¿estás bien? Estás toda roja.
    -¿Qué dices, Hina-chan?
    Sakura estaba totalmente distraída pensando en Gaara.
    -Que estas toda roja -repitió Tente.
    -Ah, bueno. Es que... pues, verán... ayer me encontré en el supermercado con el nuevo chico de la clase.
    -¿Cuál? ¿El moreno?
    -No, el pelirrrojo. Gaara.
    -Pues, viene en esta dirección -avisó Tenten. Sakura se despidió de sus amigas y fue a hablar con Gaara.
    -Hola.
    -Hola, pensé que no te volvería a ver.
    -Yo tampoco, jeje -dijo Sakura-. ¿Y qué te trae por aquí?
    -A mi padre le han mandado a trabajar.
    -¿Y tú madre?
    -Ella murió... -dijo Gaara con voz triste y mirando para abajo.
    -Lo siento.
    Sakura y Gaara se dirigieron. Gaara acompañó a Sakura a su casa. Cuando ésta entró en su casa, Gaara se dirigió a su casa. En la cual ya se encontraban sus hermanos.