Dejen sus comentarios, si gustan<3
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Una Lágrima
    Y heme aquí, solo nuevamente. Oh Dios, como me pesa esta soledad y el frío de la noche penetra hasta mis huesos, pero esto es insignificante ante lo que mi corazón intenta soportar; que triste realidad. Si supieras, amada mía, como te extraño. Aún sigo sin entender el porqué de tu repentina partida, ¿hice algo malo? La duda me carcome por dentro.

    Ven a mí por favor, y explícame en qué he fallado, te juro que arreglaré mi defecto. Seré quien quiera que seas, me convertiré en lo que anhelas, pero vuelve a mi lado, princesa, te lo ruego, ¡no! Te lo suplico. Siento que cada minuto que pasa desfallezco sin tu presencia, ¿cómo hacerte entender que eres todo para mí? Oh, vamos, más evidente no puedo ser.

    Quizás, amor mío, si te doy algo volverás a mi lado. Nada material poseo, y en el estado en el que me encuentro, solo una lágrima te puedo regalar, espero, de todo corazón, que sea pago suficiente para que vuelvas a mi lado.

    Una lágrima, amada mía, una lágrima hambrienta de tu amor.
    a Dark Lady le gusta esto.
  2. Recuerdos [Zero]

    Bufó con molestia por enésima vez, cerró sus orbes amatistas intentado alejar aquellos recuerdos que empezaban a invadirlo, nuevamente, sin su consentimiento; él nunca autorizaría tal estupidez, no podía darse el lujo de sucumbir ante los recuerdos que lo que una vez fue… o quiso que fuera. Pero, ¿qué decir? Su mente siempre hacía lo que se le viniera en gana.

    Se sentía asqueado de tan sólo pensar en ella, de tan sólo querer tenerla entre sus brazos, de escuchar sus constantes regaños, de verla sonreír aparentando ser fuerte ante los demás, pero sobre todo, de una vez más probar la razón de su delirio.

    Porque aunque lo niegue incontable veces y muestre al exterior una máscara de frialdad; por dentro siempre estará devastado, añorando su presencia en silencio, queriendo -por momentos- devolver el tiempo atrás y convertir la amarga realidad que estaba viviendo en una mentira.

    Porque para Zero, Yuuki es y siempre será la razón de su palpitar.
  3. Isabella


    De rodillas cayó en el frío suelo de su azulada habitación y cerró los ojos con desesperación en un intento de que sus lágrimas cesaran, ya no quería llorar más, quería que el dolor se detuviera. Un ligero temblor sacudió su espina dorsal y el recuerdo de lo que experimentó hace minutos quebró su corazón. Bella estaba destrozada. De golpe abrió sus orbes negros y con mucho esfuerzo se levantó del suelo, a paso lento caminó hacia el baño de su habitación. Necesitaba darse una ducha con urgencia, se sentía asqueada, se sentía sucia. Y así estaba. Cuando sus pies pisaron la ducha, cerró la cortina tras ella con lentitud y con la mano temblorosa abrió el grifo del agua.

    Bella sentía como el agua viajaba a gran velocidad sobre su cuerpo, empapando la ropa destrozada que portaba. Decidió quitársela, esta era un obstáculo para limpiar su blanquecino cuerpo, el cual ahora estaba adornado por múltiples heridas que le ocasionaron. Ahogó un gemido de dolor cuando las gotas de agua recorrían su cuerpo con frenesí, se sentía como agujas que atravesaban su piel sin compasión alguna, pero ese era un dolor insignificante comparado con lo que su alma estaba sintiendo.

    Agarró la esponja blanca que siempre usaba para limpiarse, le juntó un poco de jabón líquido y empezó a restregar su cuerpo. Lo hacía con brusquedad, sin importar que sus heridas palpitaran por el brusco tacto, sin importar cuánto dolía, Bella anhelaba con desesperación borrar de su cuerpo aquella repugnante esencia que tanto aborrecía. Necesita que con sus bruscas caricias desaparecía el dolor, que el agua se llevará lo que estaba sintiendo. Necesitaba borrar la sensación de como su piel fue tocada sin permiso alguno, de cómo se adentraron en su ser sin compasión alguna, necesitaba que el dolor desapareciera y que los recuerdos se extinguieran. Necesitaba borrar la esencia de su violación.

    Su cuerpo tembló con desesperación, y amargas lágrimas recorrían sus mejillas confundiéndose con el agua de la ducha; se sentía tan mal. Pero nada podía hacer para eliminar o cambiar lo que hace minutos vivió; era la cruda realidad y tendría que vivir con ello por siempre. Pero Bella se rehusaba a tal cosa.

    Cerró el grifo del agua, y las gotas que en su cuerpo permanecían caían sobre el suelo en su sonido sordo e insignificante. Agarró la toalla blanca que residía sobre la barra de metal y secó lo más que puedo su cuerpo. Las heridas no sangraban, pero el dolor seguía latente. Se tapó con la misma y con pasos torpes se colocó frente al espejo del baño, y miró su reflejo a través del mismo.

    Una mueca de tristeza atravesó su pálido rostro, Bella se veía tan mal. Apartó con delicadeza el cabello castaño que a su cara se había adherido gracias al agua y se miró con más atención. Pequeñas heridas decoraban sus mejillas y mentón, y sus orbes negros irradiaban una tristeza profunda e inalcanzable. Esa no era ella, Bella se caracterizaba por irradiar felicidad a todo hora y en todo lugar, una chica muy extrovertida y amable, ahora, la había convertido en su opuesto, una chica en la oscuridad perpetua.

    Pero no, ella no iba a permitir tal cosa. Ella no iba a permitir que la anterior Bella se transformara en algo tan deprimente. Con determinación e ignorando por momentos lo que estaba sintiendo, agarró las tijeras que yacían aun lado del lavamanos, su mano temblaba de miedo y su corazón latía desenfrenadamente; era la mejor opción, ella lo sabía. Era la solución para salvar a la Bella que siempre fue.

    Un mechón tras otro caía su sobre el lavamanos y piso, cubriendo ambos de su cabello castaño. Se cortó lo más que pudo, demasiado a decir verdad. El cabello que antes le llegaba por las caderas ahora rozaba su mandíbula, en capas irregulares. Se veía diferente sí, y quizás con un cambio de color nadie la reconocería, y esa era la idea.

    Quería que su antigua Bella quedara como un recuerdo hermoso, y no como algo doloroso. Ahora haría lo posible para no ser más lo que antes fue, cambiaría a más no poder para no recordar el inmenso dolor que le provocaba ser como antes. Esta sería la única manera de olvidar, sabiendo que lo que experimentó lo vivió su antigua Bella, no ella.

    Y esta ahora parecía ser una buena circunstancia para usar su nombre completo, el cual en momentos anteriores se rehusó a usar, pero esa era cosa de Bella y ya ella pertenecía al pasado.

    Ahora Isabella viviría el presente.
  4. Falsa sonrisa

    Ella respira profundamente y posa en sus labios una sonrisa.

    Todos creen que es verdadera, llena de felicidad, pues sus hoyuelos están presentes en cada mejilla. Todos ven sus blancos dientes resplandecer, su cuidada dentadura resaltar, y por eso todos creen que es verdadera.

    Pero no, nadie parecer ver la realidad. Detrás de aquellos hoyuelos, detrás de aquella dentadura bien cuidada, hay una niña asustada.

    Nadie parecer ver que lo que ella muestra al mundo, es una mascara. Y que detrás de esa mascara se esconde la más profunda tristeza.

    Porque nadie se percata que aquella sonrisa, aquellos hoyuelos son y siempre serán falsos.
    a Inu Rinne le gusta esto.
  5. Bang
    [Aidou Hanabusa]


    Porqué los efectos que causaba en las chicas de la clase diurna eran sorprendentes, porqué ellas siempre caían rendidas a sus pies.

    Porqué con un solo Bang de su pistola imaginaria que con sus dedos formaba, hechizaba a todas las chicas, llegando a los oídos del Idol, suspiros y halagos, por parte de ellas.

    Porqué a él le encantaba el efecto que provocaba en cada estudiante, y agradecido estaba con su Bang.
  6. No, no quería
    La tenue brisa pasa entre mis cabellos marrones, misma que acaricia suavemente mi rostro, es lo único que me digno a sentir, no, es lo único que puedo sentir.

    Me lo han robado.

    Mis ilusiones, mi esperanza, mi fe, mi amor, mi energía, mi corazón… ¿Quién se los ha llevado?
    [​IMG]
    A mis oídos llegaron las palabras de la verdad. ¿Cuándo fue? Ah si, hace tres meses. Vaya, ¿cuánto tiempo se toman las personas para superar las situaciones y seguir adelante?
    [​IMG]
    Nunca me hubiese imaginado que fingir fuese tan fácil, quizás deba estudiar actuación. Todos los días poso en mis labios una sonrisa, y nadie logra ver que detrás de esos hoyuelos que se forman en mis mejillas, detrás de esa blanca dentadura, hay una tristeza profunda. ¿Sorprendente, no? Si supieran a cuanta gente le sonrio…
    [​IMG]
    Cada día que pasa, tengo presente el pensamiento de que quizás hubiese sido mejor no saber la verdad.
    Nadie me preguntó si yo quería saberla.
    Y no, yo no quería.
  7. Fue uno de mis primeros escritos, así que, perdonen si tiene errores :$ Todo es narrado por Sesshomaru.


    Pagando las consecuencias. (Rin/Sesshomaru)

    ¿Puede el amor cambiar en una persona su personalidad, su manera de ser, la manera de ver las cosas, ver desde otro ángulo la vida?, ¿tiene el amor semejante poder? ¿Como es qué de un momento a otro pase de ser un youkai temido por todos, frío y sin compasión, con el corazón envuelto en el más frío hielo existente , reforzado por miles de cadenas y miles de candados, ocultando las llaves para que nadie pudiese abrirlo y así yo lo había decidido, pero como es que Rin había podido conseguir esa llave y atreverse a sin ninguna compasión abrir cada uno de los candados que rodeaba su corazón, a quitar las cadenas y poco a poco a derretir el hielo en el que mi corazón albergaba? Si ella lo había hecho, consiente o inconscientemente lo había hecho y ahora tendrá que pagar las consecuencias.

    Tome señor Sesshomaru, corte estas flores para usted Extendiendo su mano me las mostró, eran unas seis en total, tres rojas y tres blancas, al aceptarlas vi como una sonrisa se formo en sus labios, una sonrisa inocente, si tan solo ella supiera los estragos que ha estado causando en mi interior no sonreiría de manera tan “inocente”.


    -O-O-O-O-O-O-O-O-O-O-


    La noche había caído, dando paso al cielo negro alumbrado por su fiel acompañante que esta noche se encontraba en su máximo esplendor, debía admitirlo cuando la luna se encontraba completa se veía hermosa, haciendo su presencia notar, no necesitaba estrellas que las acompañara, con ella era más suficiente y de un momento a otro y sin ningún permiso la imagen de Rin vino a su mente.

    Rin se encontraba frente a Ah-Un, acariciándolo y dándole de comer, y hay fue cuando caí en cuenta, sus piernas esbeltas, su cuerpo, su cabello negro como la noche que le llegaba hasta mas debajo de la cintura, sus ojos chocolates en la que en más de una vez me perdía, y sentí la verdad abofeteando mi cara, Rin ya no era una niña ya era toda una mujer de 18 años, aun conservando ese aire inocente que la caracterizaba, pero era el momento de para pagar las consecuencias de lo que había hecho sin mi consentimiento.

    Señor Sesshomaru voy a dormir, buenas noches Me dijo depositando un suave beso en mi mejilla como todas las noches lo hacia, costumbre que empezó cuando fue resucitada por segunda vez.

    Rin, duerme conmigo Aunque sonaba como una orden, le hable con un tono tranquilo y suave, casi en un susurro.

    De acuerdo, señor Sesshomaru Me dijo embozando su mejor sonrisa, como me gustaba verla sonreír, le di espacio para que se recostara junto a mi y así lo hizo, la noche estaba fría así que la cubrí con mi estola, lo que menos quería era que se enfermera.

    Buenas noches, señor Sesshomaru ¿Señor Sesshomaru?... Esas palabras no me gustaban que salieran de su boca, eso tendría que cambiar.

    Rin, de ahora en adelante, llámame Sesshomaru solamente Vi sorpresa en sus ojos pero no dijo nada, simplemente acepto.

    De acuerdo, Señ… Ehh Sesshomaru Regalándome otra sonrisa más, es que ¿no se cansaba de sonreír? Y esperaba que nunca lo hiciera, su mejor atributo era su bella sonrisa acompañado de su inocencia.


    -O-O-O-O-O-O-O-O-O-O-O-O-O-


    Sesshomaru… Escucho un susurro escapar de tu boca, esa sola palabra hizo que mis labios se quebraran en una sonrisa, ya era pasada la media noche y todo este tiempo no hacía más que observarla y velar por sus sueños, Rin la niña que conoció cuando se encontraba mal herido ahora era toda una mujer, mi mujer, mi niña, mi humana, ¡mía! y de nadie más así es como ella pagaría las consecuencias de lo que le había hecho a mi frío corazón, tendría que responsabilizarse por sus actos, y ¿como lo haría? Nadie la tocaría, solo yo, nadie la besaría, solo yo, nadie podría verla, solo yo, nadie podría enamorarla más que yo, este era el castigo que ella recibiría pero también tendrá sus recompensas, la amaría, respetaría y protegería con mi vida.
  8. Fidelidad
    [Jaken]

    Porque no importa cuantas veces sea pisoteado, humillado, abandonado e incluso excluido del grupo, el siempre permanecerá firme junto a su amo.

    Porque Sesshomaru es y siempre será, su máxima representación, y a pesar de su indiferencia y malos tratos, el siempre estará junto a él.

    Porque no importa las circunstancias en la que se encuentre, Jaken se sentía orgulloso de ser el único y fiel lacayo de Sesshomaru.

    Porque en ciertas ocasiones la palabra fidelidad se quedaba corta para definir a Jaken.
    a Inu Rinne le gusta esto.
  9. Su pequeña protegida

    [Sesshomaru&Rin]


    Su mirada dorada se encontraba contemplando el atardecer, viendo cómo el sol se ocultaba detrás de tan inmensa montaña dando paso a la oscuridad que la noche poseía, adornado por una manto estrellado extendiéndose elegantemente por el inmenso cielo, las estrellas con su singular titilar podían embelesar a cualquiera, la luna que en su máximo esplendor captaba la completa atención de quien la mirara y Sesshomaru no era la excepción.
    Era una escena de costumbre, rayando en el límite de la rutina, su espalda contra el tronco de aquel árbol algo desgastado, su pierna derecha extendida al máximo, mientras la izquierda estaba levemente doblada.

    —Señor Sesshomaru, Rin tiene sueño y va a dormir —la niña le informaba al youkai que ni se inmutó ante sus palabras, pretendiendo ignorarla —Buenas noches señor Sesshomaru, que descanse —un sonrojo violento cruzó por las mejillas de la pequeña mientras depositaba un suave beso en la mejilla de Sesshomaru.

    Sus ojos demostraron sorpresa, pero rápidamente se repuso, aparentando indiferencia, lentamente volteó la cabeza hasta quedar frente a la pequeña niña, quien poseía una sonrisa algo traviesa en su rostro, ignorando todo aquello, le habló.


    —Duérmete, Rin —una orden salió de su boca, cargada con un tono de suavidad que sólo Sesshomaru podía expresar con ella.

    La niña sin más que decirle se recostó sobre Ah-Un, cerrando lentamente sus parpados, perdiéndose en el mundo de los sueños bajo la mirada vigilante de su protector.


    ¿En qué momento todo cambió?, ¿y en qué momento ese cambio fue tan notable? Eran las preguntas que por la mente del youkai rondaban, torturándose internamente cada noche...

    Supervivencia. Esa sola palabra describía lo que el youkai anhelaba, acompañado de los objetivos como ser el más fuerte, el más temido por todos, el más respetado… Pero sus planes cambiaron abruptamente, él lo sabía, cuando Rin fue traída de la muerte por segunda vez, él lo supo, y así lo aceptó.

    Con su mirada posada en el astro brillante, la escena de como la alma de Rin fue devuelta a su cuerpo por segunda vez llegó a su mente, haciendo que inconscientemente sus labios se curvaran en una sonrisa.

    “Hmp… Quizás el camino de la supervivencia pueda esperar un poco más” fueron en ese instante las exactas palabras que cruzaron por su mente, mientras a paso lento se colocó frente a su protegida, y por acto de impulso acarició suavemente su rostro.
    a Inu Rinne le gusta esto.
  10. Algo que vino a mi mente, quizás este falto de descripción, le falten elementos importantes, pero no sé, a mi me gustó :3
    Advertencia: Posible Ooc y no hay unión de la pareja.


    [Kagome]

    Si, eso soy y siempre seré. Una estúpida por haberme enamorado de aquel ser. ¿Cómo pude permitir que mi corazón latiera por alguien como él? Simplemente era una estúpida.


    Y heme aquí, mirándolo con intensidad detrás de este espinoso arbusto que maltrata levemente mi piel, provocándome mucho dolor, y entonces si duele tanto ¿Por qué no me alejo de este arbusto? Porque el deseo y el querer no me lo permitían, y claro, mi grado de estupidez sobrepasó el límite establecido.

    Embobada y hechizada me sentía de tan solo ver su larga cabellera plateada balancearse elegantemente al compás de la tenue brisa. Verlo ahí, sentado elegantemente bajo ese árbol, me fascinaba, me enloquecía, me enamoraba…
    Porque soy una estúpida por haberme enamorado de Sesshomaru.

    [Sesshomaru]

    Estúpido. Eso era y mucho más. Yo mismo he pisoteado mi tan preciado orgullo. ¿En que momento permití que esa humana se adentrara en mi frío corazón? Simplemente era un estúpido.

    Lo deseaba. Ridículamente deseaba ver a la humana, deseaba saber si estaba bien, deseaba tenerla a mi lado y arrancarla de los brazos de mi medio hermano, tenerla junto a mí y para mí.
    Un gruñido escapa de mi boca al tener tales pensamientos, eran simplemente absurdos, no propios de mí, pero estúpidamente ciertos. Esa humana, sin previo aviso, estaba haciendo estragos en mi interior. ¿Lo peor? Es que yo lo permitía y me gustaba.

    Porque soy un estúpido por haberme enamorado de Kagome.
    a Inu Rinne le gusta esto.
  11. Corto, falto de descripción, pero nah, me gustó :3


    ¿Desearlo?

    Y ahí estaba de nuevo, como todas las mañanas, aquel sabor y sensación posada en mis rojizos labios, el anhelo y el deseo impregnando en mi ser y mi pálida piel. ¿Acaso esta tenue sensación nunca desaparecería? Y un rotundo no, obtenía como respuesta.

    Lo sabía perfectamente, y aun así seguía con este absurdo sentimiento. ¿Acaso no podré olvidar tu nombre? Si tan solo pudiera y quisiera hacerlo, todas aquellas sensaciones se esfumarían, sin titubear, sin pensarlo, sin remordimiento.

    Quizás todo era cuestión de desearlo, pero… Ni tu eres un genio, ni yo tengo una lámpara.
    a Kentaurus y Inu Rinne les gusta esto.
  12. Algo corto que se me ocurrio un día :3

    Ridículo

    [Sesshomaru]


    No, ciertamente no había otra palabra para describir mis acciones, tan ridículas como mis pensamientos. ¿Acaso podría caer más bajo? Imposible. He pisoteado mi propio orgullo.

    Con mi acostumbrado porte elegante, mi espalda da contra la rama del árbol en el que me encuentro recostado, y mi mirada esta posada sobre la esbelta figura de aquella humana.

    Kagome, así se llama. Sintiendo celos al ver como mi medio hermano pronuncia innumerables veces su nombre, y ella gustosamente sonríe, pocas veces se sonroja. Internamente deseaba estar en el lugar de mi medio hermano, con la intención de que aquellas sonrisas, aquellos sonrojos me pertenecieran.

    Ciertamente un deseo absurdo, tan impropio de mí. Pero la verdad es que no había marcha atrás, esto no tenía cavidad para una negación, o para un posible rechazo, aquella humana se había colado en mi corazón, haciendo estragos en mi interior.

    Realmente ridículo.