Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Ver archivo adjunto 9438

    Titulo: El accidente

    Sumary: Lo que no me esperaba es que ella ahora tomara el mando, volvimos a dar vueltas en la cama volviendo a quedar abajo, vi. como en su mirada era picara e inocente.

    Fandom: Inuyasha

    Pareja: Sesshomaru x Kagome

    Cantidad de palabras: 1498 palabras + titulo

    Clasificación: M

    Palabra escogida: cama


    Todo empezó en Tokio, mi nombre es Sesshomaru Taisho tengo 22 años yo era novio de Kagura Urogataya la amaba o eso es lo que yo pensaba cuando descubrí que me estaba traicionando con mi hermano Inuyasha Taisho, estaba destrozado pero solo una persona me levanto de esa tristeza en la que estaba, ella era como un ángel, era bondadosa, muy dulce y muy hermosa, ella era Kagome Higurashi ella era dos años menor que yo, era mi mejor amiga siempre estaba a mi lado en las buenas y las malas, ella estuvo allí para mi y trataba de distraerme y no pensar en Kagura, y conforme pasaba el tiempo me iba olvidando de ella gracias a Kagome, y ella al igual que yo sufría por amor, ella era novia de Inuyasha y cuando llego a su departamento lo encontró revolcándose con Kagura, los dos juramos que lo íbamos a superar juntos, pasábamos mas tiempo divirtiéndonos los dos, pero conforme pasaba el tiempo, con ella sentía algo extraño en mi corazón pero no entendía qué, hasta que me di cuenta que no dejaba de pensar en ella y fue cuando descubrí que estaba enamorado de ella, intentaba decirle de mis sentimientos pero tenia miedo a que ella no me correspondiera, pero un pequeño accidente sucedió que yo nunca olvidare, y empezó así:

    Yo estaba en su departamento íbamos a cenar juntos mientras ella cocinaba yo ponía los platos en la mesa.

    -¿Sesshomaru ya terminaste de poner los platos en la mesa?-escuche que me dijo con su encantadora voz.

    -Ya- le grite desde el comedor.

    Ella salio de la cocina con una comida que olía exquisita. En toda la cena estuvimos platicando, me encantaba escucharla cada vez que ella hablaba mi corazón latía como no me imaginaba, terminamos de comer y mientras ella lavaba los platos yo puse un poco de música, cuando ella termino salio de la cocina, me quito el control del radio y cambio de canción.

    -Esa está mucho mejor- dijo con una sonrisa en su rostro.

    Le arrebaté el control y puse la canción anterior- Esa me gusta mas- dijo con seriedad.

    Empezamos a pelearnos por el control, ella jalaba por un lado del control y yo por el otro, pero yo jale con mucha fuerza el control hacia mi pero con el venia Kagome y topó en mi, yo la sostuve para que no cayera, nuestras miradas chocaron y al mismo tiempo sentía que mi corazón palpitaba a mil por segundo, cada vez nos acercábamos mas hasta que nuestros labios se juntaron en un tierno beso, después de un par de minutos tuvimos que separarnos gracias al bendito aire, respirábamos con dificultad pero no dejaba de verla, su rostro se veía tan hermoso con ese color carmesí en sus mejillas, me sorprendí al sentir los labios de Kagome en los míos, yo le correspondí el beso pero este se volvía de tierno a uno muy apasionado, con mis manos recorría toda su espalda, mientras que ella enredaba sus dedos en mi cabello. Poco a poco le fui desatando el nudo de atrás de su vestido para después desabrochar los botones de adelante, ella no hacia nada por detenerme sino que al contrario, ella me desabrochaba mi camisa, cuando terminé de desabrochar todos los botones le fui quitando el vestido hasta llegar hasta sus hombros, deje de besarla para después pasar por su cuello y después pasar por sus hombros, oía como ella soltaba pequeños suspiros, volví a besar sus labios mientras ella me agarraba de mi camisa y me dirigía hacia su cuarto en el camino le había quitado por completo el vestido, abrí la puerta del cuarto la agarre de la cintura y la llevaba hacia la cama, la recosté y me quite la camisa, le volví a besar esos labios tan tentadores, mientras que mis manos recorrían todo su cuerpo hasta que se detuvieron en sus bien formados pechos, escuche como ella soltó un gemido, eso era música para mis oídos, empecé a besar su cuello e iba bajando poco a poco mientras que dejaba un camino de besos y saliva, llegue a sus pechos le daba pequeños besos pero su sostén me molestaba, pero algo me sorprendió, y es que Kagome empezó a besar mi cuello y me voltio, así quedando ella encima de mi, siguió besando mi cuello, eso se sentía tan bien que no pude resistir, solté un suspiro que al parecer eso quería escuchar Kagome, mientras nos volvíamos a besar sentí con ella bajaba su mano hasta llegar a mi pantalón, me desabrocho el pantalón y metió una de sus manos, Dios…no pude soportar excitarme, eso se sentía tan placentero, pero yo no iba a quedarme atrás, desabroche el su sostén y quitándoselo por completo, volvimos a girar pero esta vez quedando ella debajo, volví a besarla para después bajar por su cuello hasta llegar a sus pechos, con mi mano derecha aprisione su pecho izquierdo mientras que con mi boca besaba, lamía y mordisqueaba su pecho derecho.

    -Ahh¡¡…Se...Ssho...Maru…ahh¡¡-escuche como mencionaba mi nombre entre gemidos.

    Con mi mamo masajeaba su pecho, haciendo que su pezón se pusiera duro, varios minutos después solté sus pecho para después dejar otro camino de besos y saliva en su vientre hasta llegar a su intimidad…poco a poco bajé su braga hasta sacársela por completo, ella estaba tan mojada que se veía muy bien, acaricie su intimidad, mientras que ella gemía mas duro y arqueaba la espalda por la sensación que esto le hacia sentir, metí dos dedos en su interior después tres… ella gemía sin parar hasta que llego al orgasmo, ella jadeaba y se tranquilizaba un poco, yo me acerque a su intimidad para darle pequeños besos y después metí mi lengua, mientras que ella agarraba mi cabeza y me empujaba mas a su intimidad.

    -Ahhhhhhhhhhhhh¡¡¡¡-ella había llegado a su segundo orgasmo, me sentía tan orgulloso por mi trabajo.

    Lo que no me esperaba es que ella ahora tomara el mando, volvimos a dar vueltas en la cama volviendo a quedar abajo, vi como en su mirada era picara e inocente, adoraba ver ese rostro así, bajo a mi pecho, besaba todo mi torso y daba pequeños mordiscos a mis pezones, eso se sentía espectacular, pero me estremecí, cuando vi que ella bajo mis pantalones junto con mis bóxer hasta quitármelos por completo, mi pene estaba duro como roca; Kagome tomo con sus manos mi miembro y daba lamidas alrededor de la cabeza.

    -ahh¡¡¡- no podía soportar gemir era tan placentero.

    Kagome metía mi miembro en su boca, como toda una experta y lo era ya que esta no es nuestra primera vez, con nuestras parejas anteriores aviamos tenido relaciones antes de que nos traicionaran de esa forma, en fin, yo sentía que mi orgasmo se acercaba, hasta que me corrí en la boca de Kagome, ella se lo trago y saco mi miembro de su boca, mientras que yo jadeaba pero no estaba cansado aún, era mi turno, la acosté en la cama y abrí sus piernas, me posicione para penetrarla, la bese mientras metía mi miembro en su cavidad, al sentir esto Kagome gemía de placer y empezábamos el vaivén de caderas a un ritmo normal, que poco a poco era rápido.

    -ahh… Sesshomaru…ahh…te… amo…-dijo Kagome entre gemidos.

    Me detuve en seco, me había paralizado al escuchar esas palabras, mi mente aun no procesaba la información dada.

    -¿que?-dije sorprendido.

    -te amo Sesshomaru, desde el primer día en que te conocí-sentía que mi corazón explotaba de la felicidad.

    -¿pero Inuyasha…?- dije con algo de duda.

    -No lo amo, nunca lo ame-dijo muy segura de lo que decía.

    -¿entonces porque te comprometiste con él?- aun dudaba en lo que escuchaba.

    -Porque pensé que solo así te podría olvidar, pero fue lo contrario te amaba mas que antes, y cuando tenia relaciones con él no sentía nada mas que dolor en mi corazón porque sentía que te traicionaba- dijo entre lagrimas.

    Me sentía un completo estúpido por hacerla sufrir tanto tiempo, y no soportaba verla llorar.

    -Lo siento- le dije con ternura.

    -¿Qué?-dijo con gran duda en su rostro.

    -Perdóname por hacerte sufrir tanto, y yo…también te amo- dije con una sonrisa.

    Le limpie sus lágrimas y la volví a besar mientras que la volvía a penetrar, después de unos largos minutos cambiamos de posición, esta vez ella estaba encima de mi, la agarraba de la cintura mientras que ella daba pequeños saltos poco a poco lo hacíamos mas rápido volvimos a la posición anterior y mucho mas velos que antes, los dos al mismo tiempo llegamos al éxtasis juntos, caí a la par de Kagome le di un último beso para quedar profundamente dormidos.

    Ya han pasado 3 años desde que paso todo esto, me case con Kagome y tenemos un hijo de tres años, si después del “accidente” Kagome quedo embarazada de Shipo y ahora tenemos una hija que se llama Rin, desde entonces mi vida esta llena de alegría.



    espero q les haya gustado, es mi primer lemos :P.

    Archivos adjuntos: